Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.1: Buscando lo bueno

  • Page ID
    101509
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Durante mis 28 años como Jefe de Policía, mi carácter y los miembros de la agencia policial que dirigí fueron críticos para la prestación de servicios. Ahí radica la base del éxito en el logro de metas y objetivos es seleccionar a los mejores miembros para servir. Además, la comprensión de las teorías que rodean la ética de la virtud es ineludible para el líder. Los miembros de la comunidad tienen el derecho absoluto de esperar estándares morales más altos de sus centuriones que ellos, la comunidad está dispuesta a vivir. Esto se discute en detalle más adelante en los procesos de selección.

    La virtud se asocia comúnmente con el buen carácter, el buen juicio y la buena toma de decisiones éticas. Obviamente estos son característicos buscados en empleados de justicia penal y roles de liderazgo. La virtud es un comportamiento que muestra altos estándares morales y la Ética de la Virtud (o Teoría de la Virtud) es un enfoque de la Ética que enfatiza el carácter de un individuo como elemento clave del pensamiento ético (Enfoque Deontológico), más que reglas sobre los actos o consecuencias del acto mismo (Enfoque Teleológico) ( Carr, & Steutel, 1999). Adler, (1991) sostiene La virtud moral puede definirse como “el hábito del deseo correcto” (p.1).

    La ética de la virtud o teoría de la ética de la virtud tiene sus raíces situadas en las obras de Platón, Sócrates y Aristóteles. Sócrates involucró a sus seguidores en una batería de diálogo de preguntas y respuestas, obligando a sus alumnos a desarrollar su propia teoría. Esto se ha dado a conocer como el Método Socrático. Consideraba que el conocimiento, la sabiduría y la virtud eran idénticos (Albanese, 2010). Platón dedicó su estudio a escribir atribuyendo la virtud Sócrates como el conocimiento del bien y del mal que es un requisito previo para lograr el bien último o la eudemonia. La eudemonia se define como el estado de excelencia de una persona caracterizado por el florecimiento objetivo a lo largo de toda la vida, y se logra a través del ejercicio de la virtud moral, la sabiduría práctica y la racionalidad, que es lo que todos los deseos y acciones humanas pretenden lograr (Collins English Dictionary, 2014).

    Platón se desilusionó con la corrupción gubernamental tras la muerte de su mentor, Sócrates a manos del gobierno. Consideró que pocas leyes eran necesarias debido a la moralidad y el carácter altamente desarrollados de los habitantes (Albanese, 2010). Aristóteles, alumno de Platón, formó su propia escuela, El Liceo donde produjo más de 400 obras que abarcan varios temas. Una de esas obras, la Ética Nicomaca proporcionó el primer estudio de la historia de la ética en la civilización occidental (Albanese, 2010). Según Aristóteles, todas las búsquedas humanas van dirigidas a algún bien, se necesita una vida completa para lograr la felicidad porque ocurren muchos cambios en la vida; hay altibajos. En otras palabras, “cómo debería vivir la gente su vida”. Esto se establece, no por el honor, la riqueza o el poder, sino por la actividad racional de acuerdo con la virtud a lo largo de una vida completa, no a diferencia de la autorrealización afirmada en la Jerarquía de Necesidad de Maslow (Aristóteles, 1998).

    Esta justificación se ha manifestado a lo largo de la historia para incluir disciplinas contemporáneas de estudio como la teología, la ciencia política, la sociología, la criminología y la justicia penal. Algunos otros filósofos importantes contribuyentes de la ética que siguieron a Sócrates, Platón y Aristóteles son: Emmanuel Kant (1724-1804) ética deontológica (deber); John Stuart Mills (1806-1873) teleológico (acción se juzga en los resultados); Jeremy Bentham (1748-1832) consecuencialismo (promueve la felicidad y ausencia de dolor); y el consecuencialismo también se puede encontrar en las obras de Cesare Beccaria (1738-1794) libre elección. Beccaria, una reformista de prisión temprana, trajo atención al castigo en los Sistemas de Justicia Penal durante el Periodo de Iluminación en Europa (Albanese, 2010). Las obras de estos filósofos tienen sus raíces en los Derechos Naturales que son los derechos fundamentales de la vida, la libertad y la propiedad.

    Consecuencialismo o teorías consecuencialistas, a diferencia de la virtud y teorías deontológicas, sostienen que sólo las consecuencias, o resultados, de las acciones importan moralmente.... La forma más común de consecuencialismo es el utilitarismo. El utilitarismo también se distingue por la imparcialidad y la neutralidad de agente (Teorías utilitarias, n, d,).


    2.1: Buscando lo bueno is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.