Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

8.8: Revisión del Departamento Correccional de Pensilvania

  • Page ID
    101480
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Rehabilitación y reincidencia

    Es un supuesto de esta sección de discusión que cualquier combinación de factores sociales, biológicos o psicológicos puede proporcionar una vía más clara de conducta delictiva. De esta manera, a partir de la investigación se proporcionó que no existe un camino claramente articulado que efectúe el comportamiento de un individuo, sino más bien un laberinto de funciones biológicas, sociales y psicológicas interconectadas que influyen en el comportamiento. Por lo tanto, la rehabilitación de un delincuente puede no ser tan fácil como la mayoría de las aplicaciones de cortadores de galletas o el método de “talla única” que se ha practicado durante décadas (Bartol & Bartol, 2008).

    Bartol & Bartol (2008) afirman que “en términos de intervenciones, como era de esperar, rara vez se recomendaba terapia familiar y medicación” (p.215). Sin embargo, entendiendo que prevenir todos los actos de violencia o comportamiento delictivo es un objetivo inalcanzable, las evaluaciones neuropsicológicas son útiles para predecir futuros problemas de comportamiento y, por lo tanto, deben ser evaluaciones ordenadas por la corte para infractores de víctimas y abusadores de abuso doméstico, víctimas de abuso infantil y abusadores e hijos de aclimatación frecuente e intensa a hogares desagradables y disfuncionales (Bartol & Bartol, 2008). Además, la aplicación de una Terapia Multisistémica (MST) debe aplicarse al tratamiento de los infractores. El costo es relativo exactamente a lo que intentas proteger.

    Investigaciones recientes que se centraron en las tasas de reincidencia de reclusos que han recibido formación educativa y vocacional mientras estaban encarcelados deben brindar atención a las habilidades requeridas para la consideración laboral cuando son liberados (Hull, Forrester, Brown, Jobe y McCullen, 2000). Su estudio apoya los supuestos de esta discusión de que los programas no deben ser genéricos, sino específicamente enfocados a desarrollar habilidades en ciertas áreas necesarias de la comunidad en general. Los programas de rehabilitación correccional siempre que lo hicieron encontraron que los índices de reincidencia de los internos fueron significativamente menores que los que no recibieron capacitación. Además de la capacitación en habilidades que se requiere de los internos, igualmente importantes son las evaluaciones de preselección de los internos al ingresar al sistema. Las siguientes secciones abordan investigaciones más contemporáneas sobre la conducta delictiva y la conducta antisocial que pueden poseer claves para evaluar a los internos y evaluar metodologías de rehabilitación influyentes.

    Aspectos neurológicos

    La neurofisiología es el estudio de la actividad cerebral y las deficiencias neurológicas pueden conducir al desarrollo de rasgos de personalidad vinculados a comportamientos antisociales; y ahora hay evidencia de que el bajo autocontrol de hecho puede ser regulado y controlado por la corteza prefrontal del cerebro (Beaver, Wright y DeLiSi, 2007). Dolan & Anderson (2002) afirman” que los delincuentes agresivos con trastornos de personalidad muestran evidencia de una amplia gama de déficits en la función ejecutiva y de memoria, particularmente la formación de conceptos y la memoria lógica, encaja con gran parte de la literatura existente en poblaciones antisociales. Sin embargo, hemos demostrado que son los delincuentes con alta impulsividad de rasgo los que tienen déficits de esta naturaleza: un hallazgo que puede tener implicaciones especiales para las intervenciones terapéuticas” (p. 522). Las evaluaciones neuropsicológicas de los delincuentes sexuales es el vínculo más común entre las irregularidades cerebrales y los delitos y/o desviaciones sexuales incluyendo diversos tipos de desviación y delincuentes como exhibicionista, pedófilos y violador de adultos (Joyal, Black & Dassylva, 2007).

    Seo, Patrick & Kennealy dan fe de que “la agresión impulsiva se ha relacionado con la emoción negativa incontrolable, y la incapacidad para regular impulsos agresivos que a menudo pueden conducir a comportamientos violentos. La literatura neuropsicológica sugiere que los individuos con agresión impulsiva pueden presentar anomalías en regiones cerebrales involucradas en el control de la emoción como la corteza prefrontal, la amígdala y el núcleo accumbens” (p. 386). La agresión impulsiva se ha asociado con diversas condiciones patológicas que incluyen depresión, suicidio y abuso de sustancias, lo que sugiere un mal funcionamiento biológico y neurológico común que involucra anormalidades del sistema de serotonina y dopamina. Tiihonen et al. (2008, p. 206) pretenden “este estudio reporta la primera evidencia de que los delincuentes violentos persistentes que cumplen con los criterios diagnósticos para el trastorno de personalidad antisocial se caracterizan por una anatomía cerebral anormal cuando se comparan con hombres sanos”. Con base en la discusión anterior, es lógico que los funcionarios correccionales deseen procesar a los internos según la necesidad y el resultado esperado con base en la evaluación individual del interno.

    Aspectos Genéticos

    Se encontró que el gen que codifica la enzima neurotransmisor-metabolizadora monoamina Oxidasa A (MAOA) moderaba el efecto del maltrato. Los altos niveles de expresión de MAOA fueron menos propensos a desarrollar problemas antisociales y lo contrario es cierto. El hallazgo en este estudio explicará parcialmente el hecho de que no todos los niños sometidos a malos tratos desarrollarán mecanismos antisociales para hacer frente (Caspi et al., 2002). “El gen MAOA se localiza en el cromosoma X; codifica la enzima MAOA que metaboliza neurotransmisores como la norepinefrina, serotonina y dopamina haciéndolos inactivos... Las deficiencias genéticas en la actividad de MAOA se han relacionado con la agresión en ratones y humanos” (Caspi et al., 2002, p. 582). Su estudio consistió en una muestra de 1,037 desde el nacimiento hasta la edad adulta hasta los 26 años midiendo cuatro tipos de comportamiento antisocial y encontró para los cuatro resultados antisociales el patrón de hallazgos fue consistente con la hipótesis de que la asociación entre maltrato y comportamiento antisocial es condicional dependiente del genotipo MAOA del niño. Cuanto menor sea el gen MAOA acompañado de maltrato, el riesgo sustancial de trastorno de conducta en niños para posteriormente desarrollar síntomas antisociales de personalidad en la edad adulta (Caspi et al., 2002).

    Coccaro, Kavoussi y McNamee (2000) se centran en la evidencia que sugiere que existen predisposiciones biológicas a la agresión. Los autores revisaron un caso en el que este tema surgió en una evaluación forense y discutieron las implicaciones de estos hallazgos en entornos delictivos. La agresión puede ser verbal, dirigida a objetos inanimados, dirigida a otros seres vivos, y puede ser defensiva, depredadora o impulsiva. La mayoría de los estudios apuntan a la serotonina como uno de los neurotransmisores centrales más importantes que subyacen a la modulación de la agresión impulsiva. El trabajo de estos autores apunta a la posible vulnerabilidad biológica a la agresión por influencias genéticas. Los autores apoyan la genética y el comportamiento agresivo y antisocial debido a medidas de serotonina y estudios del lóbulo frontal ya que observaron que: Una de las variables biológicas más documentadas implicadas en el comportamiento agresivo es el neurotransmisor serotonina. Más recientemente, Coccaro et al. (2000) revisaron extensamente la relación entre la serotonina y la violencia dirigida externamente. Referenciaron más de 20 estudios, y sus resultados corroboraron hallazgos anteriores de una relación entre baja serotonina y altas incidencias de comportamiento violento. También reportaron evidencia donde el aumento de los niveles de serotonina resultó en una disminución de las respuestas agresivas en los

    Estos supuestos presumiblemente han llevado a una reforma penitenciaria unilateral a nivel nacional y en el sistema PA DOCS esbozado en los programas mencionados anteriormente. PA DOCS en comparación con otros estados puede ser presentado como líder en programas de reducción de riesgos basados en datos conductuales de investigación empírica. Pennsylvania DOCS tiene varios programas de reingreso para ayudar con la transición de la prisión de regreso a la comunidad. Los estudios han revelado que estos programas de transición tienen éxito en la reducción de la reincidencia (Listwan, Cullen, & Latessa, 2006). Los investigadores admitirán que no hay una bala de plata a la causalidad del delito y requiere investigación en la mayoría de los aspectos de la vida para encontrar el vínculo. Los investigadores también reconocerán que no hay una solución para los delincuentes. Pensilvania se ha comprometido con los tratamientos basados en el comportamiento y los resultados de acuerdo con esta última filosofía.


    8.8: Revisión del Departamento Correccional de Pensilvania is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.