Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2: Evaluar argumentos

  • Page ID
    102699
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Una aplicación particularmente relevante de la lógica es evaluar la fuerza relativa de las afirmaciones filosóficas. Si bien los temas tratados por los filósofos son fascinantes, a menudo es difícil determinar qué posiciones sobre estos temas son las adecuadas. A muchos estudiantes se les lleva a pensar que la filosofía es sólo una cuestión de opinión. Después de todo, ¿quién podría afirmar conocer la respuesta final a las preguntas filosóficas?

    No es probable que alguien sepa alguna vez la respuesta final a preguntas filosóficas profundas. Sin embargo, claramente hay respuestas mejores y peores; y la filosofía puede ayudarnos a distinguirlas. Este capítulo te dará algunas herramientas para comenzar a distinguir qué posiciones sobre temas filosóficos están bien fundadas y cuáles no. Cuando una persona hace una afirmación sobre un tema filosófico, debe preguntarse: “¿Cuáles son los argumentos para apoyar esa afirmación?” Una vez que haya identificado un argumento, puede utilizar estas herramientas para evaluar si es bueno o malo, si la evidencia y el razonamiento realmente apoyan la afirmación o no.

    En términos generales, hay dos características de los argumentos que los hacen buenos: (1) la estructura del argumento y (2) la veracidad de las pruebas aportadas por el argumento. La lógica se ocupa más directamente de la estructura de los argumentos. Cuando examinamos la lógica de los argumentos, nos interesa saber si los argumentos tienen la arquitectura correcta, si la evidencia proporcionada es el tipo correcto de evidencia para sustentar la conclusión extraída. No obstante, una vez que tratamos de evaluar la verdad de la conclusión, necesitamos saber si la evidencia es cierta. Analizaremos ambas consideraciones en lo que sigue.

    Inferencia e implicación: por qué las conclusiones se derivan de las premisas

    Un argumento es una serie conectada de proposiciones, algunas de las cuales se llaman premisas y al menos una de las cuales es una conclusión. Las premisas aportan las razones o pruebas que sustentan la conclusión. Desde el punto de vista del lector, un argumento pretende persuadir al lector de que, una vez que las premisas son aceptadas como verdaderas, de ellas se desprende la conclusión. Si el lector acepta las premisas, entonces ella debería aceptar la conclusión. El acto de razonamiento que conecta las premisas con la conclusión se denomina inferencia. Un buen argumento apoya una inferencia racional a la conclusión, un mal argumento no apoya ninguna inferencia racional a la conclusión. [1]

    Considera el siguiente ejemplo:

    1. Todos los seres humanos son mortales.
    2. Sócrates es un ser humano.
    3. Sócrates es mortal.

    Este argumento afirma que Sócrates es mortal. Lo hace apelando al hecho de que Sócrates es un ser humano, junto con la idea de que todos los seres humanos son mortales. Claramente existe una fuerte conexión entre las premisas y la conclusión. Imagínese a un lector que acepte ambas premisas pero que niegue la conclusión. Esta persona tendría que creer que Sócrates es un ser humano y que todos los seres humanos son mortales, pero aún así negar que Sócrates es mortal. ¿Cómo podría una persona así mantener esa creencia? ¡Simplemente no parece racional creer las premisas sino negar la conclusión!

    Consideremos ahora el siguiente argumento:

    1. Hoy vi un gato negro.
    2. Me duele la rodilla.
    3. Va a llover.

    Supongamos que sí, de hecho, llueva y la persona que avance este argumento cree que va a llover. ¿Esa persona está justificada en su creencia de que va a llover? ¡No basado en el argumento que aquí se presenta! En este argumento, existe una conexión muy débil entre las premisas y la conclusión. Entonces, aunque la conclusión resulte ser cierta, no hay razón para que un lector deba aceptar la conclusión dada estas premisas (puede haber otras razones para pensar que va a llover que aquí no se proporcionan, claro). El punto es que estas premisas no proporcionan el tipo de prueba adecuado para justificar la conclusión.

    Hasta el momento, he descrito la conexión entre premisas y conclusión en términos de la demanda psicológica que se le pone a un lector del argumento. Sin embargo, podemos describir esta conexión desde otra perspectiva. Podemos decir que las premisas de un argumento implican lógicamente una conclusión. Cualquiera de las dos formas de hablar es correcta. Lo que aseveran es que los buenos argumentos presentan una fuerte conexión entre la verdad de las premisas y la verdad de la conclusión. En las próximas secciones, examinaremos tres tipos diferentes de conexión lógica, cada uno con sus propias reglas de evaluación. A veces se garantiza la implicación lógica (como en el caso de los argumentos deductivos), a veces la conexión lógica solo asegura que la conclusión sea probable (como ocurre con los argumentos inductivos y abductivos).

    Argumentos deductivos

    Los argumentos deductivos son el tipo de argumento más común en la filosofía, y por una buena razón. Los argumentos deductivos intentan demostrar que la conclusión se deriva necesariamente de las premisas. Siempre y cuando las premisas de un buen argumento deductivo sean ciertas, la conclusión es verdadera como cuestión de lógica. Esto quiere decir que si sé que las premisas son ciertas, ¡sé con certeza cien por ciento que la conclusión también es cierta! Esto puede ser difícil de creer; después de todo, ¿cómo podemos estar absolutamente seguros de algo? Pero fíjense lo que estoy diciendo: no estoy diciendo que sepamos que la conclusión es cierta con certeza del cien por ciento. Estoy diciendo que podemos estar cien por ciento seguros de que la conclusión es cierta, con la condición de que las premisas sean ciertas. Si una de las premisas es falsa, entonces no se garantiza la conclusión.

    Aquí hay dos ejemplos de buenos argumentos deductivos. Ambos son válidos y tienen verdaderas premisas. Un argumento válido es un argumento cuyas premisas garantizan la verdad de la conclusión. Es decir, si las premisas son verdaderas, entonces es imposible que la conclusión sea falsa. Un argumento deductivo válido cuyas premisas son todas verdaderas se denomina argumento sólido.

    1. Si llovió afuera, entonces las calles estarán mojadas.
    2. Llovió afuera.
    3. Las calles están mojadas.
    1. O el mundo terminó el 12 de diciembre de 2012 o continúa hoy.
    2. El mundo no terminó el 12 de diciembre de 2012.
    3. El mundo continúa hoy.

    Ojalá se pueda ver que estos argumentos presentan una estrecha conexión entre las premisas y la conclusión. Parece imposible negar la conclusión al tiempo que se acepta que las premisas son todas ciertas. Esto es lo que los hace válidos argumentos deductivos. Para mostrar lo que sucede cuando argumentos similares emplean premisas falsas, considera los siguientes ejemplos:

    1. Si Rusia gana la Copa Mundial de la FIFA 2018, entonces Rusia es el vigente campeón mundial de la FIFA [en 2019].
    2. Rusia ganó la Copa Mundial de la FIFA 2018.
    3. Rusia es el vigente campeón mundial de la FIFA [en 2019].
    1. O la nieve es fría o la nieve es seca.
    2. La nieve no es fría.
    3. La nieve es seca.

    Es posible que reconozcas que estos argumentos tienen la misma estructura que los dos argumentos anteriores. Es decir, cada uno expresa la misma conexión entre las premisas y la conclusión, y todas son deductivamente válidas. No obstante, estos dos últimos argumentos tienen al menos una premisa falsa y esta premisa falsa es la razón por la que estos argumentos por lo demás válidos llegan a una conclusión falsa. En el caso de estos argumentos, la estructura es buena, pero la evidencia es mala.

    Los argumentos deductivos son válidos o inválidos por la forma o estructura del argumento. Son sonoros o insonoros basados en la forma, más el contenido. Es posible que te familiarices con algunas de las formas comunes de argumentos (muchos de ellos tienen nombres) y una vez que lo hagas, podrás saber cuándo un argumento deductivo es inválido.

    Ahora veamos algunos argumentos deductivos inválidos. Se trata de argumentos que tienen la estructura o forma equivocadas. Quizás hayas escuchado un argumento lúdico como el siguiente:

    1. La hierba es verde.
    2. El dinero es verde.
    3. La hierba es dinero.

    Aquí hay otro ejemplo del mismo argumento:

    1. Todos los tigres son felinos.
    2. Todos los leones son felinos.
    3. Todos los tigres son leones.

    Estos argumentos son ejemplos de la falacia del término medio no distribuido. El nombre no es importante, pero tal vez reconozcas lo que está pasando aquí. Los dos tipos de objetos en cada conclusión son cada uno miembro de algún tercer tipo, pero no son miembros el uno del otro. Entonces, las premisas son todas ciertas, pero las conclusiones son falsas. Si encuentras un argumento con esta estructura, sabrás que es inválido.

    Pero, ¿qué haces si no puedes reconocer inmediatamente cuando un argumento es inválido? Los filósofos buscan contraejemplos. Un contraejemplo es un escenario en el que las premisas del argumento son verdaderas mientras que la conclusión es claramente falsa. Esto demuestra automáticamente que es posible que las premisas del argumento sean verdaderas y que la conclusión sea falsa. Entonces, un contraejemplo demuestra que el argumento no es válido. Después de todo, la validez requiere que si todas las premisas son verdaderas, la conclusión no puede ser falsa. Consideremos el siguiente argumento, que es un ejemplo de una falacia llamada afirmación de lo consecuente:

    1. Si llovió afuera, entonces las calles estarán mojadas.
    2. Las calles están mojadas.
    3. Llovió afuera.

    ¿Te imaginas un escenario donde las premisas son verdaderas, pero la conclusión es falsa?

    ¿Y si una red de agua se rompiera e inundara las calles? Entonces las calles estarían mojadas, pero puede que no haya llovido. Seguiría siendo cierto que si hubiera llovido, las calles estarían mojadas, pero en este escenario aunque no lloviera, las calles seguirían mojadas. Entonces, el escenario donde se rompe una red de agua demuestra que este argumento no es válido.

    El método de contraejemplo también se puede aplicar a argumentos donde no hay un escenario claro que haga verdaderas las premisas y la conclusión falsa, pero tendremos que aplicarla un poco diferente. En estos casos, necesitamos imaginar otro argumento que tenga exactamente la misma estructura que el argumento en cuestión pero que utilice proposiciones que produzcan más fácilmente un contraejemplo. Supongamos que hice el siguiente argumento:

    1. La mayoría de las personas que viven cerca de la costa saben nadar.
    2. María vive cerca de la costa.
    3. María sabe nadar.

    No sé si María sabe nadar, pero sí sé que este argumento no proporciona razones suficientes para que sepamos que María sabe nadar. Esto lo puedo demostrar imaginando otro argumento con la misma estructura que este argumento, pero las premisas de este argumento son claramente ciertas mientras que su conclusión es falsa:

    1. La mayoría de los meses en el año calendario tienen al menos 30 días.
    2. Febrero es un mes en el año calendario.
    3. Febrero tiene al menos 30 días.

    Para revisar, los argumentos deductivos pretenden llevar a una conclusión que debe ser cierta si todas las premisas son verdaderas. Pero hay muchas maneras en que un argumento deductivo puede salir mal. Para evaluar un argumento deductivo, debemos responder a las siguientes preguntas:

    • ¿Son verdaderas las premisas? Si las premisas no son verdaderas, entonces aunque el argumento sea válido, no se garantiza que la conclusión sea cierta.
    • ¿Es válida la forma del argumento? ¿Este argumento tiene exactamente la misma estructura que uno de los argumentos inválidos señalados en este capítulo o en otra parte de este libro? [2]
    • ¿Se te ocurre un contraejemplo para el argumento? Si puedes imaginar un caso en el que las premisas son verdaderas pero la conclusión es falsa, entonces has demostrado que el argumento es inválido.

    Argumentos inductivos

    Casi toda la lógica formal que se enseña a los estudiantes de filosofía es deductiva. Esto se debe a que tenemos un sistema formal muy bien establecido, llamado lógica de primer orden, que explica la validez deductiva. [3] Por el contrario, la mayoría de las inferencias que hacemos a diario son inductivas o abductivas. El problema es que la lógica que rige las inferencias inductivas y abductivas es significativamente más compleja y más difícil de formalizar que las inferencias deductivas.

    La principal diferencia entre los argumentos deductivos y los argumentos inductivos o abductivos es que si bien los primeros tienen como objetivo garantizar la verdad de la conclusión, los argumentos segundos sólo pretenden que la conclusión sea más probable. Incluso las conclusiones de los mejores argumentos inductivos y abductivos aún pueden resultar falsas. En consecuencia, no nos referimos a estos argumentos como válidos o inválidos. En cambio, los argumentos con buenas inferencias inductivas y abductivas son fuertes; los malos son débiles. Del mismo modo, los argumentos inductivos o abductivos fuertes con premisas verdaderas se denominan convincentes.

    Aquí tienes una tabla para ayudarte a recordar estas distinciones:

    Términos utilizados al evaluar varios tipos de argumentos
    Calidad de Inferencia Deductivo Inductivo Secuestrador
    Mala inferencia No válido Débil Débil
    Buena inferencia Válido Fuerte Fuerte
    Buena inferencia + verdaderas premisas Sonido Cogent Cogent

    Las inferencias inductivas suelen implicar una apelación a la experiencia pasada con el fin de inferir alguna afirmación adicional directamente relacionada con esa experiencia. En su formulación clásica, las inferencias inductivas pasan de instancias observadas a instancias no observadas, razonando que lo que aún no se observa se asemejará a lo que se ha observado antes. Generalizaciones, inferencias estadísticas y pronósticos sobre el futuro son ejemplos de inferencia inductiva. [4] Un ejemplo clásico es el siguiente:

    1. El Sol salió hoy.
    2. El Sol salió ayer.
    3. El Sol ha salido todos los días de la historia humana.
    4. Mañana saldrá el Sol.

    Quizás te preguntes por qué esta conclusión es meramente probable. ¿Hay algo más seguro que el hecho de que mañana saldrá el Sol? Bueno, no mucho. Pero en algún momento en el futuro, el Sol, como todas las demás estrellas, se apagará y su luz se volverá tan tenue que no habrá amanecer en la Tierra. De manera más radical, imagina un asteroide interrumpiendo la rotación de la Tierra para que no pueda girar en coordinación con nuestros reloj de 24 horas; en este caso, el Sol tampoco saldría mañana. Por último, cualquier inferencia sobre el futuro debe contener siempre cierto grado de incertidumbre porque no podemos estar seguros de que el futuro se asemeje al pasado. Entonces, aunque la inferencia es muy fuerte, no nos proporciona una certeza del cien por ciento.

    Considera la siguiente inferencia, muy similar, desde la perspectiva de un pollo:

    1. Cuando el granjero llegó ayer al gallinero, nos trajo comida.
    2. Cuando el granjero llegó al gallinero el día anterior, nos trajo comida.
    3. Todos los días que puedo recordar, el granjero ha venido al gallinero para traernos comida.
    4. Cuando el agricultor venga hoy, traerá comida.

    Desde la perspectiva de un pollo, esta inferencia se ve igual de fuerte que la anterior. ¡Pero este pollo se sorprenderá ese fatídico día en que el granjero llegue al gallinero con un hacha para matarla! Desde la perspectiva del pollo, la inferencia puede parecer fuerte, pero desde la perspectiva del granjero, es fatalmente defectuosa. La inferencia del pollo comparte algunas similitudes con el siguiente ejemplo:

    1. Una encuesta reciente de más de 5 mil personas en Estados Unidos encontró que el 85% de ellas son miembros de la Asociación Nacional del Rifle.
    2. La encuesta encontró que el 98% de los encuestados se oponía fuerte o muy fuertemente a cualquier regulación de armas de fuego.
    3. El apoyo a los derechos de armas es muy fuerte en Estados Unidos.

    Si bien la conclusión de este argumento puede ser cierta y ciertamente parece apoyarse en las premisas, existe una debilidad clave que socava el argumento. Puede sospechar que estos números de encuestas presentan un apoyo inusualmente alto para las armas, incluso en Estados Unidos. [5] Entonces, puede sospechar que algo anda mal con los datos. Pero si te digo que esta encuesta fue tomada fuera de un show de armas, entonces deberías darte cuenta de que los datos pueden ser correctos, pero la muestra es claramente defectuosa. Esto revela algo importante sobre las inferencias inductivas. Las inferencias inductivas dependen de si el conjunto muestral de experiencias del que se infiere la conclusión es representativo de toda la población descrita en la conclusión. En los casos de los derechos de pollo y arma de fuego, se nos proporciona una muestra de experiencias que no son representativas de las poblaciones en la conclusión. Si queremos generalizar sobre el comportamiento de los criadores de pollos, necesitamos probar el rango de comportamientos en los que se involucra un granjero. Un pollo puede no tener suficientes puntos de datos para hacer una generalización sobre el comportamiento del agricultor. De igual manera, si queremos hacer un reclamo sobre las preferencias de control de armas en Estados Unidos, necesitamos tener una muestra que represente a todos los estadounidenses, no solo a los que asisten a espectáculos de armas. La muestra de experiencias en un fuerte argumento inductivo debe ser representativa de la conclusión que se extrae de ella.

    Para revisar, fuertes inferencias inductivas conducen a conclusiones que se hacen más probables por las premisas, pero que no se garantiza que sean ciertas. Por lo general, se utilizan para hacer generalizaciones, inferir probabilidades estadísticas y hacer pronósticos sobre el futuro. Para evaluar una inferencia inductiva, debes usar las siguientes pautas:

    • ¿Son verdaderas las premisas? Al igual que los argumentos deductivos, los argumentos inductivos requieren verdaderas premisas para inferir que es probable que la conclusión sea cierta.
    • ¿Los ejemplos citados en las instalaciones son una muestra lo suficientemente grande? Cuanto mayor sea la muestra, mayor será la probabilidad de que sea representativa de la población en su conjunto, y así más probables serán fuertes las inferencias inductivas que se hagan sobre la base de la misma.

    Argumentos abductivos

    Los argumentos abductivos producen conclusiones que intentan explicar los fenómenos encontrados en las premisas. Desde el punto de vista del sentido común, podemos pensar en las inferencias abductivas como “leer entre líneas”, “usar pistas de contexto” o “juntar dos y dos”. Normalmente usamos estas frases para describir una inferencia a una explicación que no se proporciona explícitamente. Es por ello que a los argumentos abductivos se les suele llamar una “inferencia a la mejor explicación”. Desde una perspectiva científica, la abducción es una parte crítica de la formación de hipótesis. Mientras que el clásico “método científico” enseña que la ciencia es deductiva y que el propósito de la experimentación es probar una hipótesis (confirmando o desconfirmando la hipótesis), no siempre está claro cómo los científicos llegan a una hipótesis. El secuestro proporciona una explicación de cómo los científicos generan hipótesis probables para las pruebas experimentales.

    A pesar de que Sherlock Holmes es famoso por declarar, en el transcurso de sus investigaciones, “Deducción, mi querido Watson”, ¡probablemente debería haber dicho “Secuestro”! Considere la siguiente inferencia:

    1. El cuerpo de la víctima presenta múltiples puñaladas en su costado derecho.
    2. Había pruebas de una lucha entre el asesino y la víctima.
    3. El asesino era zurdo.

    Debe reconocer que la conclusión no está garantizada por las premisas, y por lo tanto no es un argumento deductivo. Adicionalmente, el argumento no es inductivo, porque la conclusión no es simplemente una extensión de experiencias pasadas. Este argumento intenta proporcionar la mejor explicación de las pruebas en las premisas. En una lucha, es más probable que dos personas estén paradas cara a cara. Además, el asesino probablemente atacó con su mano dominante. Sería antinatural que una persona diestra apuñalara con su mano izquierda o apuñalara a una persona frente a ella del lado derecho de esa persona. Entonces, el hecho de que el asesino sea zurdo proporciona la explicación más probable de las puñaladas.

    Usas este tipo de inferencias regularmente. Por ejemplo, supongamos que cuando llegue a casa del trabajo, note que la puerta de su departamento está desbloqueada y varios artículos del refrigerador están afuera en el mostrador. Podrías inferir que tu compañero de cuarto está en casa. Por supuesto, no se garantiza que esta explicación sea cierta. Por ejemplo, es posible que te hayas olvidado de cerrar la puerta y guardar tu comida en tu prisa por salir por la puerta. Las inferencias abductivas intentan razonar hasta la conclusión más probable, no una que se garantice que sea cierta.

    ¿Qué hace que una inferencia abductiva sea fuerte o débil? Las buenas explicaciones deben tener en cuenta todas las pruebas disponibles. Si la conclusión deja alguna evidencia inexplicable, entonces probablemente no sea un argumento fuerte. Adicionalmente, las reclamaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Si una explicación requiere creer en alguna entidad completamente novedosa o sobrenatural, o generalmente nos obliga a revisar creencias profundamente arraigadas, entonces debemos exigir que la evidencia para esta explicación sea muy sólida. Por último, al evaluar explicaciones alternativas, debemos prestar atención al consejo de “La navaja de Ockham”. Guillermo de Ockham argumentó que dadas dos explicaciones cualesquiera, la más simple es más probable que sea cierta. En otras palabras, debemos ser escépticos ante explicaciones que requieren mecánicas complejas, extensas advertencias y excepciones, o un conjunto de circunstancias extremadamente precisas, para que sean ciertas. [6]

    Considere los siguientes argumentos con premisas idénticas:

    1. Ha habido cientos de historias sobre objetos extraños en el cielo nocturno.
    2. Hay alguna evidencia en video de estos extraños objetos.
    3. Algunas personas han recordado encuentros con formas de vida extraterrestre.
    4. No hay relatos científicos revisados por pares de formas de vida extraterrestres que visitan la tierra.
    5. Debe haber una vasta conspiración que niegue la existencia de extraterrestres.
    1. Ha habido cientos de historias sobre objetos extraños en el cielo nocturno.
    2. Hay alguna evidencia en video de estos extraños objetos.
    3. Algunas personas han recordado encuentros con formas de vida extraterrestre.
    4. No hay relatos científicos revisados por pares de formas de vida extraterrestres que visitan la tierra.
    5. Las historias, videos y recuerdos son probablemente el resultado de confusión, confabulación o exageración, o son simples falsificaciones.

    ¿Cuál es la explicación más probable?

    Para revisar, las inferencias abductivas aseveran una conclusión que las premisas no garantizan, pero que tiene como objetivo brindar la explicación más probable de los fenómenos detallados en las premisas. Para evaluar la fuerza de una inferencia abductiva, use las siguientes pautas:

    • ¿Se proporcionan todas las pruebas pertinentes? Si faltan piezas críticas de información, entonces puede que no sea posible saber cuál es la explicación correcta.
    • ¿La conclusión explica todas las pruebas aportadas? Si la conclusión no da cuenta de alguna de las pruebas, entonces puede que no sea la mejor explicación.
    • ¡Las reclamaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias! Si la conclusión afirma algo novedoso, sorprendente o contrario a las explicaciones estándar, entonces la evidencia debería ser igualmente convincente.
    • Usa la navaja de Ockham; reconoce que la más simple de dos explicaciones es probablemente la correcta.

    EJERCIOS

    Ejercicio Uno

    Para cada argumento decidir si es deductivo, inductivo o abductivo. Si contiene más de un tipo de inferencia, indique cuál.

    Ejemplo:

    1. Todo ser humano tiene un corazón,
    2. Si algo tiene corazón, entonces tiene hígado
    3. Todo ser humano tiene hígado

    Respuesta: Este es un argumento deductivo porque se trata de demostrar que es imposible que la conclusión sea falsa si las premisas son verdaderas.

      1. Pollos de mi granja han desaparecido,
      2. Mi granja está en la campiña británica,
      3. Hay zorros matando a mis gallinas
      1. Todos los flamencos son pájaros rosados,
      2. Todos los flamencos son criaturas que respiran fuego,
      3. Algunos pájaros rosados son criaturas que respiran fuego
      1. Todos los viernes en lo que va del año la cafetería ha servido pescado y patatas fritas,
      2. Si la cafetería sirve pescado y papas fritas y quiero pescado y papas fritas entonces debería traer 4 libras esterlinas.
      3. Si la cafetería no sirve pescado y papas fritas entonces no debería traer £4,
      4. Siempre quiero pescado y patatas fritas,
      5. Debería traer 4£ el próximo viernes
      1. Si Bob Dylan o Italo Calvino fueran galardonados con el Premio Nobel de Literatura, entonces las elecciones que hiciera la Academia Sueca serían respetables,
      2. Las elecciones de la Academia Sueca no son respetables,
      3. Ni Bob Dylan ni Italo Calvino han sido galardonados con el Premio Nobel de Literatura
      1. En todos los juegos que han disputado los Medias Rojas de Boston en lo que va de la temporada han sido mejores que su oposición,
      2. Si un equipo juega mejor que su oposición en cada partido entonces gana la Serie Mundial
      3. Los Medias Rojas de Boston ganarán la liguilla
      1. Hay luces encendidas en la habitación delantera y hay ruidos que vienen de arriba,
      2. Si hay ruidos que vienen de arriba entonces Emma está en la casa,
      3. Emma está en la casa

    Ejercicio Dos

    Dar ejemplos de argumentos que tienen cada una de las siguientes propiedades:

    1. Sonido
    2. Válido, y tiene al menos una premisa falsa y una conclusión falsa
    3. Válido, y tiene al menos una premisa falsa y una conclusión verdadera
    4. No válido, y tiene al menos una premisa falsa y una conclusión falsa
    5. No válido, y tiene al menos una premisa falsa y una conclusión verdadera
    6. No válido, y tiene verdaderas premisas y una conclusión verdadera
    7. No válido, y tiene verdaderas premisas y una conclusión falsa
    8. Fuerte, pero inválido [Pista: Piense en argumentos inductivos.]

    1. Esto no quiere decir que los malos argumentos no puedan ser psicológicamente persuasivos. De hecho, a menudo la gente es persuadida por los malos argumentos. Sin embargo, una buena valoración filosófica de un argumento debe basarse únicamente en la racionalidad de sus inferencias.
    2. Los capítulos 3 y 4 de esta Introducción abordan los tipos de falacias. Las falacias son solo errores sistemáticos cometidos dentro de los argumentos. Puedes conocer más ejemplos de formas de argumento inválidas en estos capítulos.
    3. El capítulo 3 introduce la lógica formal.
    4. Podrán notar que la inferencia de la sección anterior sobre la posibilidad de que María pueda nadar podría reformularse como una especie de argumento inductivo. Si es cierto que la mayoría de las personas que viven cerca de la costa pueden nadar y María vive cerca de la costa, entonces se deduce que María probablemente pueda nadar. Esto demuestra una diferencia importante entre los argumentos deductivos e inductivos.
    5. Véase, por ejemplo, encuestas recientes de Gallup: 2019. “Armas”. http://news.gallup.com/poll/1645/guns.aspx.
    6. Si bien la navaja de Ockham es una buena regla general para evaluar las explicaciones, existe un considerable debate entre los filósofos de la ciencia sobre si la simplicidad es una característica de buenas explicaciones científicas o no.

    This page titled 2: Evaluar argumentos is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Nathan Smith (Rebus Publishing) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.