Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.3: Narrativa

  • Page ID
    101556
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Este es tu primer elemento o patrón grande para la escritura personal. Este patrón, como todos los patrones que elaborarás, encajará potencialmente en algún lugar de tu ensayo personal.

    Tu narrativa será en forma de anécdota. Una anécdota es una narrativa corta y personal sobre algo que te ha sucedido en tu pasado. También tiene un punto en contarlo. En este caso, debe involucrar, aludir o incluir de otra manera su objeto o lugar; sin embargo, no tiene que ser “sobre” su objeto o lugar.

    Elementos de una anécdota

    1. Quién, Dónde, Cuándo

    ¿Alguna vez te has preguntado por qué los cuentos infantiles empiezan algo así?

    Érase una vez, en una galaxia muy, muy lejana, los maestros estaban asquerosos...

    Es el inicio de una narración sencilla. También contiene todos los elementos de un comienzo a cualquier narrativa: cuándo, dónde y quién. Una anécdota, por ser corta, comenzará de manera similar:

    Un día, mientras estaba sentada en una señal de alto esperando que cambiara la luz...

    Esta pequeña partícula de una anécdota cuenta cuándo, quién, y dónde antes de que termine incluso la primera oración.

    Nota

    Una anécdota establece un incidente en particular; no habla de un largo periodo de tiempo.

    2. Qué pasó (Secuencia de eventos)

    Cualquier narrativa también incluye una secuencia de eventos. Deberías poder leer una anécdota y contar qué pasa primero, qué pasa después, y así sucesivamente. En la siguiente anécdota, las palabras en negritas sugieren cada evento en la secuencia:

    3. Punto implícito

    La mayoría de nosotros queremos asegurarnos de que “transmitimos el punto” a cualquier historia que estemos contando, asumiendo que tiene un punto. Para ello, tendemos a explicar lo que estamos contando. A veces es muy difícil parar. No obstante, detenerse de manera oportuna permite al lector sacar sus propias conclusiones.

    Ejemplo\(\PageIndex{1}\): Anecdote

    [Quién, Dónde, Cuándo] Mi primer día de universidad estacioné en el “Cuarenta Sur”, que es lo que todos llamaban el enorme estacionamiento al borde del campus. Eran las siete cuarenta y cinco de la mañana, brumosas y frescas. [Secuencia de eventos] Caminé por el estacionamiento, crucé una calle transitada, caminé sobre un arroyo, atravesé un estacionamiento de “profesores”, crucé otra calle y llegué a la primera fila de edificios del campus. Caminé entre edificios, pasando por la biblioteca y el centro comercial de estudiantes. Pasé por muchos estudiantes tranquilos y nerviosos en el camino. Muchos de ellos me sonrieron. Un trío de chicas jóvenes incluso se reía suavemente entre ellas cuando todas sonreían y me decían “Hola” de inmediato. Para cuando llegué a mi salón de clases, lejos del otro lado del campus del estacionamiento, estaba sonriendo y diciendo audazmente “Hola” a todos, también, particularmente a las chicas. Cada uno de ellos sonrió o respondió con un “Hola” o hizo un comentario amistoso o incluso se rió entre dientes alegremente. Era mi primer día de universidad.

    Cuando encontré el edificio que buscaba, apareció un amigo de la secundaria. ¡Ella estaba en mi primera clase! Le sonreí y le dije: “¡Hola!” Ella me miró. Ella sonrió. Entonces se rió. [Punto implícito] Ella dijo: “¿Por qué llevas un calcetín en tu camisa?” Miré hacia abajo. Un calcetín había salido de la secadora aferrándose a mi camisa.

    Mostrar, no contar

    En la anécdota anterior, me siento muy tentado a decirle al lector lo que sentí en este momento me di cuenta de que todos se estaban riendo de mí en lugar de solo ser amigables. Para el final, donde está el punto en este caso, lo mejor es dejar que el lector inferya (sacar conclusiones, rellenar los espacios en blanco) lo que sucede implícitamente en lugar de declarar explícitamente cuál es el punto, o lo que sintió el narrador, o cualquier otra cosa.

    Nota

    Cuanto más indirecto seas sobre tu objeto o lugar, mejor. En la anécdota anterior, podría ser obvio que mi objeto es un calcetín o mi lugar es un estacionamiento. El punto es que no es una anécdota “sobre” un calcetín; se le hace referencia indirectamente.

    ¿Cómo mostramos en lugar de contar? Primero, describe lo que ves (realmente no veo nada con “Estaba TAN avergonzado...”) o lo que hueles, oyes, o saboreas, pero NO lo que sientes. Una manera fácil de comprobar si estás mostrando o contando es repasando tu anécdota y subrayando los verbos. Si los verbos son “ser” -verbos (is, era, eran, etc.) o verbos que describen acciones que no podemos ver (“pensé...” “Yo creía...” “imaginé...” “me molestó...” y así sucesivamente) entonces probablemente estés contando. En la frase anterior usé “caminé”, “dando conferencias”, “rasgado” y “dijo”.

    Pregunta más común: “¿Qué hace que las historias o anécdotas sean interesantes y algo con lo que pueda relacionarme?”

    En realidad, es un principio simple, aunque puede que no sea obvio. Aquí está el principio: “relacionamos” o “conectamos” más fácilmente a situaciones que reconocemos y así rellenamos los espacios en blanco. Si me “dices”, por ejemplo, “estaba TAN avergonzado...” entonces no me has dejado llenar MI vergüenza. Por otro lado, si me “muestras” una escena, me permite encajar mi propia experiencia en ella:

    “Pasé por la esquina de la bandeja de pizarra blanca de aluminio mientras daba conferencias a una clase. Me arrancó el pantalón. Después de un momento dije, 'Clase destituida'”.

    Como escritor de esas declaraciones, espero que llenes algún momento igualmente embarazoso sin que yo te diga que eso es lo que se supone que debes hacer. La conexión, el acto de “rellenar”, es lo que la gente suele llamar “relacionarse”.

    Curiosamente, ni siquiera importa si los lectores llenan o no lo que pretendo que llenen, como señalé anteriormente; es el acto de llenar nuestras propias experiencias lo que nos hace “relacionarnos” con un incidente. Desde la perspectiva de un escritor, eso significa que debemos mostrar en lugar de contar.

    Segundo, resistir la tentación de “explicar”. ¡Déjame llenar los espacios en blanco! Es mucho más personal cuando me doy cuenta de que es una situación embarazosa que cuando me dicen que es una situación embarazosa.

    Asignación: Escribir una anécdota que contenga quién, dónde, cuándo y qué sucede (una secuencia de eventos). Piensa en una anécdota que involucre, alude o incluya de otro modo tu objeto o lugar; no tiene que ser “sobre” tu lugar. Tampoco tiene que ser “cierto” en el sentido estricto de la palabra; no podremos verificar ningún detalle creíble si se suman al efecto de la anécdota. Escríbela. Mantenlo simple y al grano.

    Pregunta más común: “¿Y si el lector no saca la misma conclusión o rellena los espacios en blanco de la manera que yo quiero que haga?”

    ¡No importa! Lo que importa más que cualquier otra cosa es que el lector llene los espacios en blanco —aunque no sea lo que pretendes. Es el proceso de llenado de espacios en blanco que dibuja en un lector. Si está un poco apagada, no importa —el lector sigue enganchado.

    lista de comprobación

    Una vez que termine de escribir su anécdota, revísela de acuerdo con estas notas específicas de estructura y estilo y principios de escritura:

    1. Busque para asegurarse de que tiene la siguiente información cerca del inicio:

    ___¿ Quién está involucrado?

    Quién está involucrado - nombres de nombre, ser específicos sobre edades y relaciones pero no demasiado vergonzoso:

    Derecha: “... mi hermana de ocho años, Bovina...”

    Mal: “... el tío de mi madrastro del lado de su padre, George “I Told You So” Johnson, quien cumplirá 32 años el 6 de agosto de 2001, a las 7:03pm...”

    ___¿ Cuándo se llevó a cabo?

    Cuando tuvo lugar tu anécdota, esto debería ser un momento en el tiempo, o al menos debería haber sucedido en el transcurso de un corto período de tiempo:

    Derecha: “una mañana cuando estaba en séptimo grado”

    Mal: “... durante mi año de séptimo grado...”

    ___¿ Dónde se llevó a cabo?

    Donde tuvo lugar tu anécdota -nuevamente, ser bastante específico, pero sin ninguna descripción física del lugar a menos que los detalles sean importantes para señalar la anécdota:

    Derecha: “... bajo el árbol de pacana afuera de la casa donde vivía en el campamento...”

    Mal: “... en un campamento...”

    2. El resto de la anécdota debería mostrar lo que sucedió como una secuencia de eventos (¿qué pasó primero? entonces, ¿qué pasó? y así sucesivamente).

    ___Secuencia de eventos

    Debe haber al menos 3 eventos en la secuencia de eventos. Si tu anécdota es muy breve, cada evento debe estar en una frase propia:

    Mal: “Fuimos a la tienda, compramos el removedor de cerumen, luego nos fuimos a casa y lo frotamos en el gato”.

    Cada uno de esos hechos debe estar en una oración separada.

    3. Haz que tu final o punto esté implícito.

    ___Punto implícito

    Tu final o punto no debe afirmarse explícitamente; deberías darme la suficiente información dentro de la propia anécdota para que pueda sacar mis propias conclusiones (aunque no sean exactamente lo que quieres que concluya).

    Mal: “Fue el mejor cumpleaños que he tenido”.

    Derecha: "" (déjalo apagado)

    4. Mostrar en lugar de contar.

    ___Mostrar; no digas

    Presta mucha atención a esto y revisa cada oración. Con verbos y adjetivos en particular, asegúrate de “mostrarme” algo que pueda ver sucediendo, una escena. Si usas frases o palabras como “pensé”, “él quería”, “me puso triste”, “fue terrible”, “estaba tan avergonzado”, y así sucesivamente, están “diciendo” (diciéndome qué pensar o sentir) en lugar de “mostrar” (mostrarme lo que quieres que vea). Elimina palabras, frases u oraciones “diciendo”. Si son importantes hasta el punto de la anécdota, sustitúyalos por palabras “mostrando”:

    Mal: “... debió doler cuando agarró la pelota...”

    Derecha: “... la pelota se disparó en su guante con un fuerte 'pop'; hizo una mueca, dejó caer la pelota y el guante, y metió la mano en el cofre de hielo...”

    Clichés

    ¿Qué son los 'clichés' y por qué no podemos usarlos? :

    Los clichés son frases y expresiones figurativas que probablemente hayas escuchado un millón de veces. Para nuestros propósitos, hay dos tipos de clichés: los que te saltan y los que usamos sin pensar.

    Si estás prestando atención, notarás que las dos frases anteriores contienen al menos 3 clichés. También podrías notar que los clichés son los más adecuados para el lenguaje hablado, porque están fácilmente disponibles y a veces cuando hablamos, no tenemos tiempo para reemplazar una expresión común por una única. No obstante, SÍ tenemos tiempo para reemplazar los clichés mientras escribimos.

    El problema con los clichés por escrito es que son demasiado generales cuando deberíamos ser mucho más específicos. También tienden a contar en lugar de mostrar. En la primera frase anterior, lo más probable es que hayamos escuchado la frase, “probablemente hayan escuchado un millón de veces”. En el discurso, esa expresión funciona. Por escrito, debe ser literal más que figurativo. La primera frase es mejor de esta manera:

    Los clichés son frases y expresiones figurativas que hemos escuchado tantas veces que todos compartimos alguna comprensión de lo que significan.

    No es exactamente lo que pensabas cuando la leíste al principio de esta respuesta, ¿verdad? Es por ello que ser literal y específico en la escritura es mejor que figurativo y vago por regla general.

    Aquí hay una reescritura de la segunda oración al inicio de esta respuesta:

    Para nuestros propósitos, hay dos tipos de clichés: los que son expresiones obvias (como “Puedes llevar a un caballo al agua...”) y los que no forman parte de las expresiones pero parecen “ir” fácilmente en un grupo de palabras (como “usamos sin pensar”).

    El segundo tipo es más difícil de identificar y erradicar. Por lo general es un grupo de palabras que hemos escuchado antes que no agrega nada a una declaración. Por ejemplo, en lugar de “Vimos las donas rodar por la calle todas las noches”, podrías sentirte tentado a agregarle de esta manera: “Vimos las donas rodar por la calle todas y cada una de las noches”. No.

    Evita los clichés en tu escritura

    Ejemplo\(\PageIndex{2}\): draft

    Anécdota

    Un día durante el verano antes de la secundaria, estaba solo en casa. Normalmente hacía calor durante el verano en Texas y yo estaba dentro de la casa viendo la televisión. Sonó el timbre. Caminé hacia la puerta principal y la abrí. No había nadie ahí. Me paré un momento, luego cerré la puerta y caminé de regreso a la sala de televisión.

    A los pocos minutos volvió a sonar el timbre. Esta vez, salté de la silla y corrí hacia la puerta principal, y la abrí violentamente. Otra vez, no hay nadie ahí. Salí y miré arriba y abajo de la cuadra. Nadie. Mientras estaba parado en la puerta abierta, oí un golpe en la puerta trasera. Volví corriendo a través de la casa y abrí la puerta trasera. Tampoco hay nadie ahí. Entonces, volvió a sonar el timbre.

    Había una ventana en el sótano a un lado de esta casa que daba a nivel del suelo. Me mudé a esa ventana y esperé. Después de un minuto, un pequeño vecino pasó corriendo por la ventana desde el frente de la casa hacia atrás, luego de atrás hacia adelante.

    Llené una jarra con agua. Me incliné hacia la puerta trasera y esperé. Cuando sonó el timbre en la puerta principal, conté para mí mismo, con la mano en el pomo de la puerta trasera. Antes de que llamara, abrí la puerta. Al chico le levantaron la mano para tocar. Le tiré el agua a la cara. Estaba empapado. Su mano aún estaba levantada para tocar. Cerré la puerta.

    Nunca lo volví a ver.


    This page titled 5.3: Narrativa is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Stephen V. Poulter.