Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.5: Polinización y Dispersión de Semillas

  • Page ID
    52904
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Se estima que el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de polinizadores como avispas, aves, murciélagos y abejas, para reproducirse. Las plantas y sus polinizadores están cada vez más amenazados en todo el mundo (Buchmann y Nabhan 1995; Kremen y Ricketts 2000). La polinización es crítica para la mayoría de los cultivos principales y prácticamente imposible de reemplazar. Por ejemplo, imagínese lo costoso que sería el fruto (y lo poco que estaría disponible) si sus polinizadores naturales ya no existieran y cada flor en desarrollo tuviera que ser fertilizada a mano.

    Muchas especies animales son importantes dispersores de semillas de plantas. Se ha planteado la hipótesis de que la pérdida de un dispersor de semillas podría provocar la extinción de una planta. En la actualidad, no hay ningún ejemplo donde esto haya ocurrido. Un ejemplo famoso que a menudo se ha citado anteriormente es el caso del dodo (Raphus cucullatus) y el tambalacoque (Sideroxylon grandiflorum). El dodo, un gran ave no voladora que habitaba la isla de Mauricio en el Océano Índico, se extinguió debido a la caza excesiva a fines del siglo XVII. Alguna vez se pensó que el tambalacoque, un árbol ahora en peligro de extinción, dependía del dodo para germinar sus semillas de carcasa dura (Temple 1977). En la década de 1970, sólo quedaban 13 árboles y se pensaba que el árbol no se había reproducido desde hacía 300 años. Las semillas del árbol tienen una capa muy dura, como experimento fueron alimentadas a un pavo; después de pasar por su molleja las semillas fueron viables y germinaron. Este experimento llevó a los científicos a creer que la extinción del dodo se acopló a la incapacidad de reproducción del tambalacoque. Sin embargo, esta hipótesis no ha resistido un mayor escrutinio, ya que hubo varias otras especies (incluidas tres especies ahora extintas, un loro de pico grande, una tortuga gigante y un lagarto gigante) que también fueron capaces de craquear la semilla (Witmar y Cheke 1991; Catling 2001). Así, muchos factores, entre ellos la pérdida del dodo, podrían haber contribuido al declive del tambalacoque. (Para más detalles sobre las causas de extinción ver Perspectivas históricas sobre la extinción y la actual crisis de la biodiversidad). Desafortunadamente, los descensos y/o extinciones de especies a menudo no se observan y, por lo tanto, es difícil desentrañar la causa del resultado final, ya que múltiples factores suelen operar simultáneamente. Problemas similares existen hoy en día para comprender los descensos actuales de la población. Por ejemplo, en una especie dada, la disminución de la población puede ser causada por la pérdida de hábitat, la pérdida de especies presas o la pérdida de depredadores, una combinación de estos factores, o posiblemente alguna otra causa aún no identificada, como la enfermedad.

    En los bosques de pinos del oeste de América del Norte, los córvidos (incluidos los arriendos, urracas y cuervos), las ardillas y los osos juegan un papel en la dispersión de semillas. El cascanueces de Clark (Nucifraga columbiana) está particularmente bien adaptado a la dispersión de semillas de pino de corteza blanca (Pinus albicaulis) (Lanner 1996). El cascanueces quita las semillas sin alas de los conos, que de otra manera no se abrirían por sí solos. Los cascanueces esconden las semillas en grumos. Cuando las semillas no consumidas finalmente crecen, se agrupan, lo que explica el patrón de distribución típico del pino de corteza blanca en el bosque.

    En áreas tropicales, los mamíferos grandes y las aves frugívoras juegan un papel clave en la dispersión de las semillas de los árboles y el mantenimiento de la diversidad arbórea en grandes áreas. Por ejemplo, los bellbirds de tres alas (Procnias tricarunculata) son importantes dispersores de semillas de árboles de miembros de la familia Lauraceae en Costa Rica. Debido a que los bellbirds regresan una y otra vez a una o más perchas favoritas, se llevan el fruto y sus semillas lejos del árbol padre, extendiendo los árboles Lauraceae por todo el bosque (Wenny y Levy 1998).


    This page titled 1.5: Polinización y Dispersión de Semillas is shared under a CC BY 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Nora Bynum via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.