Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.6: Acuñación, uso de la moneda y mercados

  • Page ID
    51565
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El dinero es sinónimo de una comprensión moderna de los mercados. El estudio de los sistemas de acuñación romanos tiene un distinguido árbol genealógico e hizo una importante contribución a nuestra comprensión de la economía romana (Duncan-Jones, 1994; K. Greene, 1986, p. 48-66; Howgego, 1995; Kent, 1987; King y Wigg, 1996). Aunque hubo tiempos y lugares en los que la oferta de dinero iba seriamente atrasada, la más impactante característica es el nivel de monetización e integración alcanzado (Howgego, 1992, 1994). La eventual evolución del sistema monetario, apropiado para servir a las transacciones de un mercado pequeño, es uno de los más claros indicadores de una economía de mercado, aunque la evidencia que muestra que las transacciones no efectuadas en metálico eran a menudo contadas en términos metálicos para crear sistemas de crédito sencillos es mucho más impresionante (Rathbone, 1991, p. 318-330). Aunque la banca antigua era relativamente local en su funcionamiento (Andreau 1999, 2000), había casos de préstamos que, sacados en un puerto, eran pagados en otro después de la venta de la carga (D. 45.1.122.1). La existencia de mercados en el mundo antiguo –en el sentido en que son entendidos por los economistas modernos– ha sido muy debatida (Polanyi et al., 1957; Temin, 2001). Si los mercados permanecen escurridizos, la evidencia de “mercados institucionales” es más concreta. El desarrollo de los lugares de mercado físicos es paralelo a la evolución de la moneda (de Ligt, 1993; Frayn, 1993). Muchos mercados romanos eran periódicos, sujetos a un ciclo regular, originalmente basados en una semana de ocho días, y se realizaban mercados calculados inclusive cada nueve días –de aquí el término, nundinae (de Ligt, 1993; Mac-Mullen, 1970; B. D. Shaw, 1981a). El Estado romano mantenía fuertes controles sobre los mercados; era necesario buscar la aprobación del senado romano o del emperador para establecer un mercado nuevo (CIL VIII 11,451, 23,246).


    2.6: Acuñación, uso de la moneda y mercados is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by David Mattingly, Traducción: Dr. Diego Santos, Revisión: Dr. Sergio González Sánchez.