Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.1: ¡Hablemos de sexo!

  • Page ID
    148576
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    ¿Ese subtítulo te llamó la atención? ¡Bien! Pero en esta sección no vamos a estar discutiendo las relaciones sexuales, o la actividad sexual; más bien, estaremos hablando de sexo (como categoría biológica) y género. Las personas suelen utilizar los términos “sexo” y “género” indistintamente; sin embargo, estos términos son dos entidades separadas. El sexo es la clasificación biológica y características de uno como masculino o femenino. 7 El sexo de una persona se determina en cuanto el esperma llega al óvulo. Cada óvulo es un cromosoma X, y los espermatozoides pueden ser cromosomas X o Y. Por lo tanto, si un espermatozoide X llega al óvulo, el individuo tendrá XX cromosomas (hembra), y si un espermatozoide Y llega al óvulo, el individuo tendrá cromosomas XY (macho). El término “sexo” se refiere a la biología y debe utilizarse cuando se enfatizan las distinciones biológicas. Por ejemplo, “Hay diferencias de sexo en la producción de hormonas”.

    Las principales diferencias entre los sexos son las partes del cuerpo reproductivo, que se desarrollan en reacción a los niveles hormonales introducidos cuando el embrión es de sólo nueve semanas aproximadamente. En este punto del embarazo, el embrión desarrollará las gónadas, o glándulas reproductivas. Son los diminutos comienzos de los testículos o de los ovarios. Sin embargo, las anomalías hormonales pueden (y ocurren) ocurren durante esas primeras etapas de desarrollo. Estas anomalías pueden dar como resultado que los genitales externos no sean fácilmente discernibles como masculinos o femeninos. En estos casos, es probable que el individuo sea identificado como intersexado.

    Los machos y las hembras tienen mucho más en común que diferencias. Por ejemplo, pensemos en nuestros órganos, cabello, piel, extremidades, sistemas nerviosos, sistemas endocrinos, etc. Las similitudes en estas cosas superan con creces las diferencias en machos y hembras. Sin embargo, prestamos mucha atención social a las diferencias entre sexos, muchas veces incluso buscando esas diferencias fisiológicas para explicar las diferencias de comportamiento.

    El género, en cambio, sirve como indicador cultural de la identidad personal y social de una persona. 8 El género, para el individuo, comienza con la asignación de sexo, y el sexo se asigna sobre la base de los genitales observables al nacer. En otras palabras, el sexo es naturaleza, y el género es crianza. El sexo está predeterminado, y el género se aprende a través de la socialización. El género es algo que hacemos. 9 Por lo tanto, el género es una construcción social psicológicamente arraigada que surge activamente en la interacción y los comportamientos humanos cotidianos. Aprendemos masculinidad; aprendemos feminidad. Entonces hacemos masculinidad, y hacemos feminidad. Y ¿qué tal todos esos comportamientos que no describimos como estrictamente masculinos o femeninos? ¡Entra en androginia! Los comportamientos andróginos son todos comportamientos que no encajan perfectamente en nuestras construcciones masculinas o femeninas. Por lo tanto, nuestros comportamientos pueden describirse como masculinos, femeninos o andróginos. Y al igual que caminar o hablar son comportamientos aprendidos, también lo son nuestras interpretaciones de etiquetar nuestros comportamientos como masculinos, femeninos o andróginos.

    El género se refiere a las actitudes, sentimientos y comportamientos que una cultura determinada asocia con el sexo biológico de una persona. El comportamiento compatible con las expectativas culturales se denomina normativa de género; los comportamientos que se consideran incompatibles con estas expectativas constituyen una inconformidad de género. 10 La expresión de género es la presentación de un individuo, incluyendo apariencia física, elección de ropa y accesorios, y comportamientos que expresan aspectos de identidad o rol de género. La expresión de género puede o no ajustarse a la identidad de género de una persona. La identidad de género se refiere al sentido de uno mismo como masculino, femenino, andrógino o transgénero. 11 La disforia de género se refiere a la incomodidad o angustia que se asocia con una discrepancia entre la identidad de género de una persona y el sexo de esa persona asignado al nacer. 12 Transgénero es un término general que se utiliza para describir la gama completa de personas cuya identidad de género y/o rol de género no se ajustan a lo que normalmente se asocia con su sexo asignado al nacimiento.13

    El género se forma a través de nuestro proceso de aprendizaje, y está influenciado por todo tipo de cosas fuera del individuo, como la familia, los amigos, la televisión, las redes sociales, los maestros, los políticos, la legislación, las instituciones y la cultura. La conceptualización occidental de género refleja una construcción bipolar, reconociendo como dominantes dos categorías principales de género (masculinidad y feminidad). La construcción occidental del género también refuerza la idea de que los machos son masculinos mientras que las mujeres son femeninas, y muchas veces esta idea se lleva más allá con la interpretación occidental del género sugiriendo que las personas nacen de un género específico. ¿Constricción? Sí. ¿Sobre-simplificado? Absolutamente. ¿Completamente inexacto? ¡Apuesta! Esta interpretación del género está modelada de manera estrecha por una perpesctiva tradicional europea. Tomemos, por ejemplo, la interpretación del género de muchos indios de las llanuras en la que las personas pueden ser de dos espíritus, conocido como berdache. 14 Berdache no fue reconocido como una tercera categoría; en cambio, se utilizó el término para describir el continuum del comportamiento humano que no encajaba perfectamente en las nociones europeas de lo que significaba ser masculino o femenino. De hecho, el término berdache tiene una historia que desvía sus orígenes eurocéntricos y etnocentrismo de la mayoría de los observadores europeos y europeos americanos de los siglos XVII, XVIII y XIX de las culturas nativas americanas.

    Gemelos idénticos varones, Bruce y Brian Reimer, nacieron en 1963 de padres Janet y Ron Reimer. Durante una circuncisión de rutina, Bruce tenía su pene casi quemado. El Dr. John Money fue psicólogo, sexólogo y autor, especializado en investigación sobre identidad sexual y biología de género. Janet Reimer escribió al Dr. John Money buscando ayuda para su hijo a quien temía que no tuviera una identidad sexual o de género porque sus genitales habían sido mutilados. Ante el fuerte aliento del Dr. Money, los padres del niño optaron por la cirugía de reasignación de sexo para su bebé de 17 meses. El niño fue reasignado sexualmente a una mujer con terapia hormonal de por vida. El Dr. Money declaró la cirugía y reasignación un éxito total en 1973. Desde muy joven, Bruce (que había sido renombrada como Brenda) demostró comportamientos que indicaban que no quería usar vestidos, jugar con muñecas o ayudar con las tareas domésticas tradicionalmente femeninas. A los 12 años (muchos años antes) Brenda comenzó a experimentar graves problemas emocionales porque, a pesar de que estaba recibiendo estrógeno regularmente, parecía muy masculina y fue la peor parte de muchas bromistas y bullying en la escuela y de sus compañeros. A los 14 años, la niña rechazó más terapia hormonal o cirugías genitales, y su padre finalmente le dijo la verdad sobre su historial médico. Según los informes, se sintió aliviada y comenzó la terapia hormonal masculina, se sometió a una cirugía de reconstrucción genital para crear un pene, y se sometió a una mastectomía, y cambió su nombre por David. Los investigadores concluyeron que una persona podría ser socializada “exitosamente” como mujer porque esencialmente su cerebro “sabía lo contrario”.

    Además de su difícil relación de por vida con sus padres y compañeros y su propia identidad, Reimer tuvo que lidiar con el desempleo y la muerte de su hermano Brian por una sobredosis de antidepresivos en 2002. En 2004, su esposa Jane le dijo que quería separarse. En la mañana del 4 de mayo de 2004, Reimer condujo hasta el estacionamiento de una tienda de abarrotes y se quitó la vida disparándose en la cabeza con una escopeta aserrada. Tenía 38 años.

    David Reimer nos enseñó mucho sobre la categoría sexual y el logro de género. Si bien el género se aprende a través de un proceso de socialización, no podemos socializar ni capacitar a alguien en su identidad sexual. En otras palabras, un niño puede ser socializado para “actuar como una niña” o una niña puede ser socializada para “actuar como un niño”, pero no se puede socializar a alguien haciéndole creer que es del sexo opuesto. También nos enseñó que nuestros cerebros se desarrollan como siendo ya sea masculino o femenino. Y la mayoría de las veces, nuestro desarrollo genital se alinea con el desarrollo de nuestro cerebro, pero a veces no. David Reimer informó que desde muy joven “sólo sabía” que no era una niña, aunque nunca supo que había nacido varón.

    Testosterona y Género

    Los machos y las hembras producen las mismas hormonas, pero en diferentes cantidades. Las hembras secretan más estrógeno y los machos segregan más testosterona. Los estudios realizados han concluido, de hecho, que más testosterona sí conduce a un comportamiento más agresivo. Sin embargo la mayoría de estos estudios se han realizado en animales, en donde al animal se le inyectarán altos niveles de testosterona y se producirá un comportamiento agresivo. Muchas personas sienten que estos hallazgos son indicativos de comportamientos masculinos, a veces han estado excusando comportamientos excesivamente agresivos con excusas como, “Los chicos serán niños”. Pero tal vez una respuesta más apropiada sería “los chicos serán a$$h*les” cuando veamos un comportamiento excesivamente agresivo. Porque las personas necesitan ser cautelosas a la hora de interpretar los resultados de los estudios mencionados anteriormente, ya que existe una tremenda variación en el comportamiento entre las especies animales.

    En la investigación en humanos, los niveles más altos de testosterona se han relacionado con mayores niveles de nerviosismo, competitividad y ira, en mujeres y hombres. Además, los niveles hormonales fluctúan a lo largo del día y están influenciados por el ambiente. Piénsalo: ¿Cómo crees que son tus niveles hormonales cuando estás a punto de saltar de un avión versus sentarte en el sofá viendo televisión? Por lo tanto, la biología misma está influenciada y afectada por el medio ambiente. El mito de que la testosterona por sí sola afecta el comportamiento de los hombres ha sido desacreditado.

    Además, las hormonas no dictan el comportamiento. Las hormonas pueden afectar el estado de ánimo, pero no dictan el comportamiento. Considera un momento en el que sentiste que no eras capaz de demostrar tus comportamientos deseados debido al contexto social en el que estabas comprometido. A lo mejor estabas en un aula o un lugar de trabajo o lo que sea, y cuando te sentías agresivo, molesto o enojado pudiste controlar tus emociones y comportamientos debido al contexto social. Entonces, mientras las hormonas estaban afectando el estado de ánimo, no dictaron tu comportamiento. Pudiste controlar tu comportamiento por el entorno en el que estabas. Por lo tanto, el comportamiento está altamente gobernado, no por la hormona, sino por la situación o contexto en el que ocurre.

    Además, las investigaciones indican que las mujeres pueden ser tan agresivas como los hombres cuando son recompensadas por sus comportamientos (atletas) o cuando piensan que es seguro hacerlo evitando sanciones sociales. Piensa en gente como Ronda Rousey, Serena Williams, Hillary Clinton, Pink o Chyna. Todas estas mujeres tienen en común ser recompensadas por lo que tradicionalmente se ha descrito como comportamientos masculinos. ¿Les pasa algo? No. ¿Son biológicamente menos hembras que otras hembras? No.

    Mujeres, hormonas y comportamientos

    Los chistes sobre los niveles hormonales de las mujeres son viejos. En serio, muy viejo. Como, necesitamos algún material nuevo. ¿Cómo se sigue riendo la gente de los chistes del síndrome premenstrual? No lo sé, pero los niveles hormonales de las mujeres (especialmente la testosterona) no fluctúan tanto como los de los hombres a lo largo del día. Voy a decir eso otra vez para asegurarme de que realmente lees esa última frase. Los niveles hormonales de las mujeres (especialmente la testosterona) no fluctúan tanto como los de los hombres a lo largo del día. Más bien, la producción de hormonas femeninas está influenciada por los ciclos reproductivos mensuales así como el cese de la capacidad reproductiva (menopausia) durante el curso de la vida. Entonces, realmente, en lugar de acusar a las mujeres de volverse locas una vez al mes, ¡las mujeres podrían acusar a los hombres de volverse locos todos los días! No, no, estoy bromeando, y ese no es el tipo de igualdad por la que luchan los sociólogos.

    Tanto las niñas como los niños aprenden actitudes negativas hacia la menstruación a edades tempranas. Estas creencias negativas influyen en las experiencias de las mujeres con los síntomas del síndrome premenstrual. Es decir, si a las mujeres se les enseña PMS id horrible, las mujeres pueden esperar la horradez, y luego producir comportamientos que reflejen esa horradeza. Si bien muchas mujeres reportan alas del estado de ánimo, las investigaciones muestran que la probabilidad negativa en el estado de ánimo así como los cambios físicos tienen que ver más con eventos externos estresantes que con la fase del síndrome premenstrual. Entonces, las mujeres podrían estar reaccionando al síndrome premenstrual y excusando nuestro comportamiento a veces horrible al culparlo a esta fase que ocurre. Algo así como todo eso de “los chicos serán chicos”, ¿eh?

    En estudios en los que participaron hombres y mujeres, los hombres tenían la misma probabilidad de expresar cambios de humor, problemas en el trabajo e incomodidad física. Los hombres en realidad están sujetos a un ciclo hormonal diario en el que los niveles de testosterona alcanzan su punto máximo aproximadamente a las 4 am y son los más bajos a las 8 “Cuando la gente dice que no se puede confiar en las mujeres porque circulan todos los meses, mi respuesta es que los hombres andan en bicicleta todos los días, por lo que solo se les debe permitir negociar tratados de paz por la noche”. — June Reinisch.

    7 Young, R. (20090401). Sexo/Género. AMA Manual de Estilo. Recuperado el 17 de oct. 2016, de
    http://www.amamanualofstyle.com/view /10.1093/jama/9780195176339.001.0001/med-9780195176339-div2-350.
    8 Ibíd.
    9 Haciendo Género. Candace West; Don H. Zimmerman. Género y Sociedad, Vol. 1, Núm. 2. (jun., 1987), pp. 125-151.
    10 Asociación Americana de Psicología. (2012). Lineamientos para la práctica psicológica con
    clientes lesbianas, gays y bisexuales. Psicólogo americano, 67 (1), 10—42. doi: 10.1037/a0024659
    11 Ibid
    12 Asociación Americana de Psicología y Asociación Nacional de Psicólogos Escolares. (2015). Resolución sobre diversidad de género y orientación
    sexual en niños, niñas y adolescentes en escuelas. Recuperado de
    http://www.apa.org/about/policy/orie...diversity.aspx
    13 American Psychological Association. (2015). Lineamientos para la práctica psicológica con personas transgénero y
    no conformes de género. Psicólogo Americano, 70 (9), 832-864.
    14 Estrada, Gabriel S. 2011. “Dos Espíritus, Nádleeh, y la Mirada Navajo LGBTQ2”. American Indian Culture and Research
    Journal
    35 (4) :167-190.


    This page titled 2.1: ¡Hablemos de sexo! is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Katie Coleman via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.