Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.4: Era de la Ilustración

  • Page ID
    102893
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Experimentos científicos como el que se muestra en la figura 1 se ofrecieron como fascinantes espectáculos al público a mediados del siglo XVIII. En la pintura de Joseph Wright de Derby Un filósofo dando una conferencia en el Orrery (1765), vemos la demostración de un Orrery, un modelo mecánico del sistema solar que se utilizó para demostrar los movimientos de los planetas alrededor del sol, haciendo que el universo pareciera casi como un reloj.

    Un grupo de hombres y niños alrededor de un oratorio. La luz del oratorio ilumina las figuras que nos miran, mientras que las del otro lado del oratorio (el mismo lado que el espectador) son retroiluminadas, y sombreadas.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Joseph Wright de Derby, Un filósofo dando esa conferencia sobre el orrio, c. 1766

    En el centro del Orrery hay una luz de gas, que representa al sol (aunque la figura que se encuentra en primer plano de espaldas a nosotros bloquea esto desde nuestra vista); los arcos representan las órbitas de los planetas. Wright se concentra en los rostros de las figuras para crear una narrativa convincente.

    Con pinturas como estas, Wright inventó un nuevo tema: escenas de experimentos y nueva maquinaria, y los inicios de la Revolución Industrial (piense en ciudades, ferrocarriles, energía de vapor, gas y luego luz eléctrica, fábricas, máquinas, contaminación). La fascinación de Wright por la luz, las sombras extrañas y la oscuridad, revela la influencia del arte barroco.

    Ilustración

    Hacia mediados del siglo XVIII se produjo un cambio de pensamiento. A este cambio se le conoce como la Ilustración. Probablemente ya hayas oído hablar de algunas figuras importantes de la Ilustración, como Rousseau, Diderot y Voltaire. Es útil pienso pensar en la palabra “iluminar” aquí —la idea de arrojar luz sobre algo, iluminarlo, dejarlo claro.

    Los pensadores de la Ilustración, influenciados por las revoluciones científicas del siglo anterior, creían en arrojar la luz de la ciencia y la razón sobre el mundo, y para cuestionar las ideas tradicionales y las formas de hacer las cosas. La revolución científica (basada en la observación empírica, y no en la metafísica o la espiritualidad) dio la impresión de que el universo se comportó de acuerdo con leyes universales e inmutables (piense aquí en Newton). Esto proporcionó un modelo para mirar racionalmente tanto a las instituciones humanas como a la naturaleza.

    Razón e Igualdad

    Rousseau, por ejemplo, comenzó a cuestionar la idea del derecho divino de los Reyes. En El contrato social, escribió que el Rey no recibe, de hecho, su poder de Dios, sino de la voluntad general del pueblo. ¡Esto, por supuesto, implica que “el pueblo” también puede quitarle ese poder! Los pensadores de la Ilustración también discutieron otras ideas que son los principios fundacionales de cualquier democracia: la idea de la importancia del individuo que puede razonar por sí mismo, la idea de igualdad ante la ley y la idea de derechos naturales. La Ilustración fue un período de profundo optimismo, un sentido que con la ciencia y la razón —y el consiguiente desprendimiento de viejas supersticiones— los seres humanos y la sociedad humana mejorarían.

    Probablemente ya se pueda decir que la Ilustración era anticlerical; era, en su mayor parte, opuesta al catolicismo tradicional. En cambio, los pensadores de la Ilustración desarrollaron una manera de entender el universo llamado Deismo; la idea, más o menos, es que hay un Dios, sino que este Dios no es la figura del Antiguo y del Nuevo Testamento, activamente involucrado en los asuntos humanos. Es más como un relojero que, una vez que hace el reloj y lo enrolla, no tiene nada más que ver con él.

    La Ilustración, la monarquía y la revolución

    La Ilustración alentó la crítica a la corrupción de la monarquía (en este punto el rey Luis XVI), y de la aristocracia. Los pensadores de enloqueo condenaron el arte rococó por ser inmoral e indecente, y llamaron a un nuevo tipo de arte que fuera moral en lugar de inmoral, y enseñarle a la gente lo correcto y lo incorrecto.

    Denis Diderot, filósofo de la Ilustración, escritor y crítico de arte, escribió que el objetivo del arte era “hacer atractiva la virtud, vicio odiosa, ridiculizar contundente; ese es el objetivo de todo hombre honesto que toma la pluma, el pincel o el cincel' (Essai sur la peinture).

    Estas nuevas formas de pensar, combinadas con una crisis financiera (el país estaba literalmente en bancarrota) y las malas cosechas dejaron a muchos franceses comunes enojados y hambrientos. En 1789 comenzó la Revolución Francesa. En su primera etapa, todo lo que piden los revolucionarios es una constitución que limite el poder del rey. Lea la Declaración de los Derechos del Hombre, un documento producido por los revolucionarios al inicio de la revolución.

    Al final fracasó la idea de una constitución, y la revolución entró en una etapa más radical. En 1792, Luis XVI y su esposa María Antonieta, fueron decapitados junto con miles de otros aristócratas que se cree que son leales a la monarquía.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente
    Contenido de dominio público

    9.4: Era de la Ilustración is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.