Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.5: Más allá del bien y del mal (Friedrich Nietzsche)

  • Page ID
    101239
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    29 Más allá del bien y del mal
    Friedrich Nietzsche 91

    Más allá del bien y del mal

    En un recorrido por las muchas moralidades más finas y gruesas que hasta ahora han prevalecido o aún prevalecen en la tierra, encontré ciertos rasgos recurrentes regularmente juntos, y conectados entre sí, hasta que finalmente se me revelaron dos tipos primarios, y se sacó a la luz una distinción radical.

    Hay MAESTRO-MORALIDAD y ESLAVO-MORALIDAD, —Yo añadiría de inmediato, sin embargo, que en todas las civilizaciones superiores y mixtas, también hay intentos de reconciliación de las dos moralidades, pero uno encuentra todavía más a menudo la confusión y el malentendido mutuo de ellas, de hecho a veces su estrecha yuxtaposición —incluso en el mismo hombre, dentro de una sola alma. Las distinciones de los valores morales se han originado en una casta gobernante, agradablemente consciente de ser diferente de la gobernada, o entre la clase gobernada, los esclavos y dependientes de todo tipo.

    En el primer caso, cuando son los gobernantes quienes determinan la concepción “buena”, es la disposición exaltada, orgullosa la que se considera como el rasgo distintivo, y la que determina el orden de rango. El noble tipo de hombre separa de sí mismo a los seres en los que se muestra lo contrario de esta exaltada y orgullosa disposición los desprecia. Que de inmediato se haga notar que en este primer tipo de moralidad la antítesis “buena” y “mala” significa prácticamente lo mismo que “noble” y “despreciable”, —la antítesis “buena” y “mala” es de un origen diferente. Se desprecian los cobardes, los tímidos, los insignificantes y los que piensan meramente de estrecha utilidad; además, también, los desconfiados, con sus miradas constreñidas, los abasivos, los hombres de la clase de perros que se dejan abusar, los aduladores mendicantes, y sobre todo los mentirosos: —es fundamental creencia de todos los aristócratas de que la gente común es falsa. “Nosotros los veraces” —la nobleza en la antigua Grecia se llamaba a sí misma.

    Es obvio que en todas partes las denominaciones de valor moral se aplicaron al principio a los MEN; y solo se aplicaron derivativamente y en un periodo posterior a ACCIONES; es un grave error, por lo tanto, cuando los historiadores de la moral comienzan con preguntas como: “¿Por qué se han alabado las acciones comprensivas?” El noble tipo de hombre se considera a sí mismo como un determinador de valores; no requiere ser aprobado; emite el juicio: “Lo que me perjudica es lesivo en sí mismo”; sabe que es él mismo sólo quien le confiere honor a las cosas; es un CREADOR DE VALORES. Honra todo lo que reconoce en sí mismo: tal moralidad equivale a la autoglorificación. En primer plano está el sentimiento de plenitud, de poder, que busca desbordarse, la felicidad de la alta tensión, la conciencia de una riqueza que daría y otorgaría: —el hombre noble también ayuda a los desafortunados, pero no —o escasamente— por lástima, sino por un impulso generado por el súper- abundancia de poder. El hombre noble honra en sí mismo al poderoso, también al que tiene poder sobre sí mismo, que sabe hablar y guardar silencio, que se complace en someterse a severidad y dureza, y tiene reverencia por todo lo que es severo y duro. “Wotan me puso un corazón duro en el pecho”, dice una vieja saga escandinava: así se expresa con razón desde el alma de un orgulloso vikingo. Tal tipo de hombre está incluso orgulloso de no estar hecho para la simpatía; el héroe de la Saga, por lo tanto, agrega con avidez: “El que no tiene un corazón duro cuando es joven, nunca tendrá uno”. Los nobles y valientes que piensan así son los más alejados de la moralidad que ve precisamente en la simpatía, o en actuar por el bien de los demás, o en el DESINTERESAMIENTO, característica de la moral; la fe en uno mismo, el orgullo en uno mismo, una enemistad radical y la ironía hacia el “desinterés”, pertenecen como definitivamente a la moral noble, al igual que un desprecio descuidado y precaución ante la presencia de la simpatía y el “corazón cálido”.

    Son los poderosos quienes SABEN honrar, es su arte, su dominio para la invención. La profunda reverencia por la edad y por la tradición —toda ley descansa sobre esta doble reverencia—, la creencia y el prejuicio a favor de los antepasados y desfavorables para los recién llegados, es típico en la moralidad de los poderosos; y si, a la inversa, los hombres de “ideas modernas” creen casi instintivamente en el “progreso” y en el “futuro”, y cada vez son más carentes de respeto a la vejez, el origen innoble de estas “ideas” se ha traicionado complacientemente con ello.

    Una moralidad de la clase dominante, sin embargo, es más especialmente ajena e irritante para el gusto actual en la severidad de su principio de que uno tiene deberes solo con los iguales; que uno puede actuar hacia seres de rango inferior, hacia todo lo que es extraño, tal como le parece bueno a uno, o “como el corazón desea”, y en todo caso “más allá del bien y del mal”: es aquí donde la simpatía y sentimientos similares pueden tener cabida. La capacidad y obligación de ejercer la gratitud prolongada y la venganza prolongada —tanto sólo dentro del círculo de iguales, —artfulness en represalia, RAFINACIÓN de la idea en la amistad, cierta necesidad de tener enemigos (como salidas para las emociones de envidia, riña, arroganza— de hecho, para ser un buen AMIGO): todas estas son características típicas de la noble moralidad, que, como se ha señalado, no es la moralidad de las “ideas modernas”, por lo que en la actualidad es difícil de realizar, y también de desenterrar y revelar.

    Es de otra manera con el segundo tipo de moralidad, ESLAVO-MORALIDAD. Suponiendo que los abusados, los oprimidos, los que sufren, los no emancipados, los cansados y los inciertos de sí mismos deberían moralizar, ¿cuál será el elemento común en sus estimaciones morales? Probablemente una sospecha pesimista con respecto a toda la situación del hombre encontrará expresión, tal vez una condena del hombre, junto con su situación. El esclavo tiene un ojo desfavorable para las virtudes de los poderosos; tiene escepticismo y desconfianza, un REFINAMIENTO de desconfianza de todo lo “bueno” que hay honrado —se desvanecería persuadirse de que la misma felicidad allí no es genuina. Por otra parte, AQUELAS cualidades que sirven para aliviar la existencia de los enfermos son traídas a la prominencia e inundadas de luz; es aquí donde la simpatía, la amable, la mano amiga, el corazón cálido, la paciencia, la diligencia, la humildad y la amabilidad logran honrar; porque aquí éstas son las más útiles cualidades, y casi el único medio de soportar la carga de la existencia. La moralidad esclavista es esencialmente la moralidad de la utilidad.

    Aquí está la sede del origen de la famosa antítesis “buena” y “mala” :—se supone que el poder y la peligrosidad residen en el mal, cierta espantosidad, sutileza y fuerza, que no admiten ser despreciadas. De acuerdo con la esclavidad-moral, por lo tanto, el hombre “malo” despierta miedo; según la maestro-moralidad, es precisamente el hombre “bueno” el que despierta el miedo y busca despertarlo, mientras que el hombre malo es considerado como el ser despreciable.

    El contraste alcanza su máximo cuando, de acuerdo con las consecuencias lógicas de la moral esclavista, un matiz de depreciación —puede ser leve y bien intencionado— por fin se adhiere al hombre “bueno” de esta moralidad; porque, según la modalidad servil de pensamiento, el hombre bueno debe ser en todo caso el Hombre SEGURO: es bondadoso, fácilmente engañado, quizás un poco estúpido, un bonhomme. En todas partes donde la moral esclavista gana el ascenso, el lenguaje muestra una tendencia a aproximarse a los significados de las palabras “bueno” y “estúpido”.

    Para revisión y discusión

    1. Describir los dos tipos de moralidades que Nietzsche dice que existen.

    2. ¿Cómo sería alguien que está “más allá de la moralidad”? ¿Qué crees que harían?

    3. Piense en el Anillo de Gyges y la idea de que Glaucon afirma que la gente haría lo que quiera y está en su propio interés si pudiera hacer cualquier cosa sin temor a consecuencias. ¿Qué tipo de cosas crees que haría “Nietzschean Supermen”, teniendo en cuenta que vivirían sus vidas sin miedo a las consecuencias?


    This page titled 5.5: Más allá del bien y del mal (Friedrich Nietzsche) is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Noah Levin (NGE Far Press) .