Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.11: Evaluar el lenguaje

  • Page ID
    101150
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Otra técnica retórica que se encuentra comúnmente en la argumentación es el uso del lenguaje evaluativo para influir en la audiencia para que acepte la conclusión a la que se está argumentando. El lenguaje evaluativo se puede contrastar con el lenguaje descriptivo. Mientras que el lenguaje descriptivo simplemente describe un estado de cosas, sin emitir juicio (positivo o negativo) sobre ese estado de cosas, el lenguaje evaluativo se utiliza para emitir algún tipo de juicio, positivo o negativo, sobre algo. Contraste las dos afirmaciones siguientes:

    Bob es alto.

    Bob es bueno.

    “Alto” es un término descriptivo ya que ser alto no es, en sí mismo, nada bueno ni malo. Más bien, es un término puramente descriptivo que no pasa ningún tipo de juicio, positivo o negativo, sobre el hecho de que Bob es alto. En contraste, “bueno” es un término puramente evaluativo, lo que significa que lo único que hace la palabra es hacer una evaluación (en este caso, una evaluación positiva) y no lleva ningún contenido descriptivo. “Bueno”, “malo”, “correcto” e “incorrecto” son ejemplos de términos puramente evaluativos. Un término más interesante es uno que es parcialmente descriptivo y parcialmente evaluativo. Por ejemplo:

    Bob es entrometido.

    “Nosy” es un término negativamente evaluativo ya que llamar a alguien entrometido es hacer una evaluación negativa de él—o al menos de ese aspecto de ellos. Pero también implica un contenido descriptivo, como que Bob siente curiosidad por los asuntos ajenos. Podríamos redescribir la molestia de Bob usando un lenguaje puramente descriptivo:

    Bob tiene mucha curiosidad por los asuntos ajenos.

    Observe que si bien la frase “muy curiosa sobre los asuntos ajenos” sí capta el sentido descriptivo de “entrometido”, no capta el sentido evaluativo de entrometido, ya que no lleva consigo la connotación negativa que hace “entrometido”.

    El lenguaje evaluativo está plagado en nuestra sociedad, quizás sobre todo en el discurso político. Esto no es sorprendente ya que al usar el lenguaje evaluativo para describir ciertas personas, acciones o eventos podemos influir en cómo las personas entienden e interpretan el mundo. Si puedes conseguir que una persona piense en alguien o algún estado de cosas en términos de un término evaluativo positiva o negativamente, es probable que puedas influir en su evaluación de esa persona o estado de cosas. Ese es uno de los usos retóricos del lenguaje evaluativo. Compare, por ejemplo,

    Bob es un rebelde.

    Bob es un luchador por la libertad.

    Mientras que “rebelde” tiende a ser un término negativamente evaluativo, “luchador por la libertad”, al menos para muchos estadounidenses, tiende a ser un término positivamente evaluativo. Ambas palabras, sin embargo, tienen el mismo contenido descriptivo, es decir, que Bob es alguien que se ha levantado en resistencia armada a un gobierno existente. La diferencia es que mientras que “rebelde” hace una evaluación negativa, “luchador por la libertad” hace una evaluación positiva. El cuadro 3 a continuación da un pequeño muestreo de algunos términos evaluativos.

    hermosa peligroso derrochador furtivo lindo
    asesinato prudente valiente tímido entrometido
    descuidado inteligente capaz loco curt

    El inglés contiene un interesante mecanismo para convertir términos positivamente evaluativos en negativos. Todo lo que tienes que hacer es poner la palabra “también” antes de un término positivamente evaluativo y de repente asumirá una connotación negativa. Compara lo siguiente:

    John es honesto.

    John es demasiado honesto.

    Mientras que “honesto” es un término positivamente evaluativo, “demasiado honesto” es un término negativamente evaluativo. Cuando alguien describe a John como “demasiado honesto”, podemos imaginar fácilmente a esa persona pasando a describir cómo la honestidad de John es en realidad una responsabilidad o rasgo negativo. No es así cuando simplemente se le describe como honesto. Dado que la palabra “también” indica un exceso, y decir que algo es un exceso es hacer una crítica, podemos ver por qué la palabra “también” cambia la valencia de una evaluación de positiva a negativa.

    Al igual que asegurar y descontar (sección 1.10), utilizar el lenguaje evaluativo para tratar de influir en el público es una técnica retórica. Como tal, se preocupa más por la persuasión no racional que por dar razones. La persuasión no racional es omnipresente en nuestra sociedad actual, no menos importante porque la publicidad es omnipresente y la publicidad de hoy casi siempre usa persuasión no racional. Piensa en la última vez que viste alguna evidencia comercial presente de por qué deberías comprar su producto (es decir, nunca) y te darás cuenta de lo penetrante que es este tipo de retórica. La filosofía tiene una relación complicada con la retórica, una relación que se remonta a la Antigua Grecia. A Sócrates no le gustaban aquellos, como los sofistas, que prometieron enseñar a la gente a persuadir efectivamente a alguien de algo, independientemente de que esa cosa fuera cierta. Si bien algunas personas podrían afirmar que no existe una diferencia esencial entre dar razones para aceptar una conclusión y tratar de persuadir por cualquier medio, la mayoría de los filósofos, incluido el autor de este texto, piensan lo contrario. Si definimos la retórica como el arte de la persuasión, entonces aunque la argumentación es una especie de retórica (ya que es una forma de persuadir), no toda la retórica es argumentación. La diferencia esencial, como ya se insinuó, es que la argumentación intenta persuadir dando razones mientras que la retórica intenta persuadir por cualquier medio, incluso por medios no racionales. Si te digo una y otra vez (en formas creativas y subliminales) que bebas Cerveza x porque Cerveza x es la mejor cerveza, entonces muy bien puede que te haga pensar que Beer x es la mejor cerveza, pero con ello no te he dado un argumento de que Beer x es la mejor cerveza. Pensándolo racionalmente, el mero hecho de que te haya dicho muchas veces que Beer x es la mejor cerveza no te da ninguna buena razón para creer que Beer x es de hecho la mejor cerveza.

    Los dispositivos retóricos encuestados en las dos últimas secciones—especialmente el aseguramiento, el descuento y el uso del lenguaje evaluativo— pueden ser formas efectivas de persuadir a la gente, pero no son lo mismo que ofrecer un argumento. Y si intentamos verlos como argumentos, resultan ser típicamente argumentos bastante pobres. Una de las muchas cosas que estudian los psicólogos es cómo se nos persuade a creer o hacer cosas. Como ciencia empírica, la psicología intenta describir y explicar cómo son las cosas, en este caso, los procesos que nos llevan a creer o actuar como nosotros. La lógica, en contraste, no es una ciencia empírica. La lógica no es tratar de decirnos cómo pensamos, sino qué es el buen pensar y, así, cómo debemos pensar. El estudio de la lógica es el estudio de la naturaleza de los argumentos y, lo que es más importante, de lo que distingue a un argumento bueno de uno malo. “Bueno” y “malo” son lo que los filósofos llaman conceptos normativos porque involucran estándares de evaluación. 4 Dado que la lógica se refiere a lo que hace de algo un buen argumento, la lógica a veces se denomina ciencia normativa. Ellos clave estándar de evaluación de argumentos que hemos visto hasta ahora es el de validez. En el capítulo 2 consideraremos algunos métodos más precisos y formales de entender la validez. Otras “ciencias normativas” incluyen la ética (el estudio de lo que es una buena vida y cómo debemos vivir) y la epistemología (el estudio de lo que tenemos buenas razones para creer).


    4 Nos encontramos con conceptos normativos al discutir los enunciados normativos en la sección 1.9.


    This page titled 1.11: Evaluar el lenguaje is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Matthew Van Cleave.