Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.8: El lector legal

  • Page ID
    103890
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Un lector jurídico es una persona que ha recibido formación jurídica. El tipo de lector legal más común que pensamos es un juez; otros tipos de lectores legales incluyen abogados, profesores de derecho y estudiantes de derecho. Para tu primer año de estudios de derecho, los tipos de documentos que escribes suelen estar dirigidos a lectores legales, y a continuación discutiremos puntos en común en lectores legales que debes recordar cuando escribes. No obstante, hay que tener en cuenta que todas las audiencias, y no sólo los lectores legales, valoran muchos de estos mismos atributos a la hora de leer obras escritas.

    Cuando una persona lee escritura legal, esa persona suele buscar una respuesta a un problema legal. El enfoque del escritor, entonces, debe estar en proporcionar un documento que haga lo más fácil posible para el lector encontrar lo que está buscando. Cuando el lector se siente cómodo mientras lee algo, es más probable que le den credibilidad al autor y asuman que lo que el autor (¡tú!) está diciendo que es correcto.

    La redacción jurídica es un tipo de redacción técnica. Michael J. Higdon, El lector jurídico: una exposición, 43 N.M. L. Rev. 77, 80 (2013). Higdon describe diez atributos que definen la escritura técnica, enumerados a continuación:

    1. Pertenece a un tema técnico
    2. Tiene un propósito
    3. Tiene un objetivo
    4. Transmite información/hechos/datos
    5. Impersonal
    6. Conciso
    7. Dirigido
    8. Realizado con un estilo particular y en un formato particular
    9. Archival
    10. Cita contribuciones de otros

    Id. Esta lista también describe lo que busca tu lector legal al leer tu trabajo. Debes tener en cuenta estos atributos cuando escribas y esforzarte por incluirlos todos en tu producto terminado.

    Ahora que hemos definido un lector legal y sus expectativas a la hora de leer tu trabajo, veamos ahora cómo describir al lector legal.

    Recuerda que un lector legal está buscando una respuesta, lo que significa que debes presentar tu información de forma rápida y sencilla. De hecho, debes exponer la respuesta al tema legal al inicio y luego usar el resto del documento para respaldar por qué tu respuesta es correcta. La escritura jurídica no es una novela de misterio y no es stand-up comedy, así que no guardes la identidad del asesino ni el remate hasta el final del documento.

    Un lector legal busca una hoja de ruta al inicio de un documento escrito. Al saber cómo se va a presentar la información y en qué orden, el lector puede seguir mejor junto con sus pruebas de respaldo que proporcione para respaldar su respuesta al tema legal. A veces, un lector querrá saltar a una sección en particular, y la hoja de ruta le permite al lector saber en qué parte del papel buscar una parte específica. Por supuesto, ¡tendrás que estar seguro de seguir la hoja de ruta que proporciones a medida que avanzas en tu escritura!

    Su documento general debe organizarse mediante el uso de estructuras de escritura legal convencionales, debe emplear transiciones y conectores a medida que avanza de paso a paso, y debe usar encabezados y subtítulos cuando simplifican para el lector navegar por el documento. Adicionalmente, tu idioma debe ser claro y accesible. Esto significa que no debes tener errores gramaticales ni errores tipográficos; debes tener frases temáticas fuertes para introducir las ideas en cada uno de tus párrafos; y tus oraciones deben fluir fácilmente de uno a otro.

    Aquí vienen las partes más duras sobre un lector legal. Debido a que el lector está buscando una respuesta, quiere llegar a la respuesta rápidamente y encontrar la respuesta durante el primer (y tal vez solo) tiempo leyendo su trabajo. Esto no tiene nada que ver contigo o no valorar tu trabajo. Más bien, el lector está usando tu escritura como herramienta, y una herramienta funciona mejor cuando se puede usar de manera rápida y eficiente y luego guardarla. Esta es una de las transiciones más difíciles de realizar para los estudiantes. Su escritura ya no pretende asombrar al lector con la novedad de sus ideas y la fluidez de su prosa. El lector no se sentará con una taza de café en la mano y se acurrucará para leer su cautivadora discusión sobre el demandante de calaveras delgadas. Piensa en cómo lees tus casos para clase: los estás leyendo para entender los conceptos, para poder responder correctamente en una llamada fría, y para desempeñarte bien en el examen. El lector de su documento legal siente lo mismo al leer su trabajo.

    Un lector legal tampoco es probable que te vaya a dar el beneficio de la duda. El lector buscará agujeros en tu argumento. El lector también abordará su escritura con escepticismo. Nuevamente, esto no tiene nada que ver con juzgarte como persona. La formación jurídica del lector significa probar las conclusiones y pruebas de apoyo para determinar la solidez del argumento.

    Conclusión

    Comprender las características de un lector legal le permite escribir un documento que su audiencia encuentre utilizable. Además, al proporcionar al lector legal lo que busca, aumentas tu credibilidad con el lector. Cuando el lector puede usar tu trabajo y cree en tu credibilidad, es más probable que esté de acuerdo con tu posición.

    Para una lectura adicional

    Michael J. Higdon, El lector jurídico: una exposición, 43 N.M. L. Rev. 77 (2013).

    Bryan A. Garner, Conoce a tu lector: Redacción para el público jurídico, Mich. B.J., nov. 2019, a los 46.

    Ross Guberman, jueces hablando en voz baja lo que anhelan cuando leen, Litigio, verano de 2018, a los 48 años.

    Ann Sinsheimer & David J. Herring, Abogados en el Trabajo: Un estudio de las prácticas de lectura, escritura y comunicación de los profesionales del Derecho, 21 Redacción jurídica: J. Redacción jurídica Inst. 63 (2016).

    Andrew M. Carter, La capacidad limitada del lector Una teoría de la memoria de trabajo para escritores jurídicos, 11 Comm. & Retórica: JALWD 31 (2014).

    Laura A. Webb Por qué los escritores jurídicos deberían pensar como maestros, 67 J. Legal Educ. 315 (2017).

    Joe Fore, ¿Por qué deberías sudar las cosas pequeñas? Anime a los estudiantes a eliminar los MMs marrones de su redacción legal, 25 Núm. 1 Perpp: Enseñanza de Res legales y redacción 18 (2016).


    This page titled 1.8: El lector legal is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Jean Mangan, Brittany Blanchard, Gabrielle Gravel, Chase Lyndale, & Connely Doizé (Affordable Learning Goergia) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.