Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.1: La Stola y otras prendas 'femeninas'

  • Page ID
    102596
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    INTRODUCCIÓN A LA ESTOLA

    Dibujo de una matrona romana en una estola.

    Así como lo fue para los hombres en la antigüedad romana, el vestido, el cabello y el maquillaje de las mujeres atrajeron particular atención y crítica en Roma, lo que no es del todo diferente a las costumbres de hoy en día. Se suponía que las mujeres romanas debían ser presentables y usar ropa que coincidiera con su condición, ya sea como matrona o como ciudadana de clase baja, liberta (ex esclava) o esclava.

    A principios de Roma tanto hombres como mujeres vestían togas pero en algún momento, la toga se convirtió en una prenda solo masculina. Durante la mayor parte de la historia romana antigua, respetables mujeres romanas llevaban la estola —un vestido largo que llegaba hasta los pies y que llevaba sobre una túnica. La estola solía ser sin mangas y podía estar hecha de una gama de materiales, aunque tradicionalmente había sido hecha de lana, como la toga. Las mujeres romanas llevaban sobre ella una capa llamada palla cuando salían en público.

    Stola - Gpedia, Tu Enciclopedia

    Estatua de Livia Drusilla vistiendo estola y palla

    VESTIRSE RESPETUOSAMENTE

    El autor cristiano Tertuliano escribió todo un tratado sobre el vestido de mujer. Es muy largo y repetitivo pero lo siguiente te da una muestra de cómo fomentó el juicio de las mujeres que no se vestían 'respetablemente':

    8 La ropa que no está de acuerdo con la naturaleza y la modestia merece miradas deslumbrantes, señalar con el dedo y asentir críticos. En verdad, si con Menandrean [1] lujo un hombre puede estar detrás de él con un vestido refinado, ¿puede escuchar de cerca las palabras que escuchó el autor del cómic: “¿qué es este loco estropeando una capa espléndida?” Pero ahora que ha desaparecido la ceja de la vigilancia censural, ¿cuánto terreno para la crítica proporciona la falta de distinción? 4 [Se puede ver] a los libertos vestidos les gustaban los jinetes, los esclavos marcados con azotes en el vestido de la nobleza, los cautivos vestidos de nacidos libres, y los cuellos rojos como habitantes de la ciudad, los idiotas como hombres del foro, los ciudadanos como soldados. El portador de cadáveres, el chulo, y el entrenador de gladiadores: visten como tú.

    9 Mirad también a las mujeres. Ahí se puede ver lo que destacó Severo Caecina ante el Senado: matronas que aparecen en público sin estolas. 2 Bajo los decretos del augur Léntulo, los que se habían deshonrado de esta manera fueron castigados como si por mala conducta sexual, ya que la prenda que era testigo y guardia de la dignidad había sido se sintió como un impedimento para practicar la fornicación y así habían sido dejadas caer sedulamente por algunas mujeres.3 Pero ahora, cometiendo lujuria contra sí mismas y haciéndose más fácilmente accesibles, han renunciado a la estola, al atuendo de lino, al capó susurrante, a la cabeza-vestido peludo, sí, incluso a las camadas y sillas portátiles, en las que se habían mantenido privadas y separadas incluso en público. 4 Pero algunas apagan sus propias luces, mientras que otras encienden luces que no son de ellos [...] 4.10 Y cuando el encargado de los baños públicos abaniza su bata de seda, y consuela con collares un cuello que es menos puro que los baños, y usa brazaletes —que, como parte de lo que se le dio a hombres valientes, hasta matronas habrían poseído indiscretamente— para insertar sus manos que son culpables de cada acto vergonzoso, y le cabe en su pierna maculada un zapato blanco o rojizo, entonces ¿por qué no miras estas prendas?

    Tertuliano, En el Vestido de Mujer 3.8-4.10

    VESTIR MAL

    No todas las mujeres querían vestirse con una estola. El satírico Juvenal atacó a mujeres que se atrevieron a quitarse la ropa tradicional de las mujeres y ponerse equipo de ejercicio y armadura. Estas mujeres incluso se entrenaron en los deportes romanos, lo que les valió un duro criticismo por no conformarse a las expectativas de su género.

    Ni siquiera tengo que hablar de las envolturas moradas y los aceites de lucha que usan las mujeres. ¿Quién no ha visto a uno de ellos golpear un tocón, perforarlo de un lado a otro con una lámina, lanzarlo con un escudo y atravesar todos los movimientos adecuados? — ¡Una respetable madre verdaderamente calificada para tocar una trompeta en el Floralia! A menos que, en efecto, esté amamantando alguna ambición adicional en su seno, y esté practicando para la arena real. ¿Qué modestia puedes esperar de una mujer que usa casco, detesta su propio género y disfruta de hazañas de fuerza? Sin embargo, ella no elegiría ser hombre, conociendo las alegrías superiores de la feminidad. ¡Qué buena cosa para un marido, en una subasta de los bienes de su esposa, ver su cinturón y brazaletes y penachos puestos a la venta, con un protector de piernas que cubre media pierna izquierda; o si ella pelea otro tipo de batalla, qué encantada estarás al ver a tu joven esposa deshacerse de sus chicharrones! Sin embargo, estas son las mujeres que encuentran demasiado caliente la más delgada de las túnicas delgadas, cuya delicada carne es rozada por el mejor tejido de seda. ¡Mira cómo calza mientras recorre sus ejercicios prescritos; cómo se dobla bajo el peso de su casco; qué grandes y gruesas son las vendas que encierran sus ronchas; y luego ríe cuando pone los brazos y se muestra como mujer! Cuéntanos, nietas de Lépido, o del ciego Metelo, o de Fabius Gurges, ¿qué esposa de gladiador asumió alguna vez pertrechos como estos? ¿Cuándo jadeó alguna vez la esposa de Asilo contra un tocón?

    Sátira Juvenal 6.245-67

    REFLEJAR

    ¿Cómo coinciden las ideas de Juvenal de que las mujeres “se visten mal” con las ideas contemporáneas de lo que las mujeres deben y no deben usar? ¿Cuánto, si acaso, ha cambiado la vigilancia de la ropa de mujer en los últimos 2000 años?

    Citas y lecturas adicionales:

    Olson, K. (2006) 'Matrona y Puta: Vestimenta y Definición en la Antigüedad Romana'. En
    Prostitutas y cortesanas en el mundo antiguo, ed. por Faraone, C.A. & McClure, L. Wisconsin: The University of Wisconsin Press, 186-204.

    Olson, K. 2008. El vestido y la mujer romana: la autopresentación y la sociedad. Routledge.

    Atribuciones de medios

    • mujer en stola

    1. Menander fue un escritor griego de comedia que vivió alrededor de 342/41 — 290 a.C.

    This page titled 2.1: La Stola y otras prendas 'femeninas' is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .