Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.6: Mary Wollstonecraft, de una reivindicación de los derechos de la mujer- con restricciones sobre temas políticos y morales (1792)

  • Page ID
    102091
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Mary Wollstonecraft, de una reivindicación de los derechos de la mujer: con restricciones sobre temas políticos y morales (1792)

    Jeanette A. Laredo

    El Debutante (1807) de Henry Fuseli muestra a una mujer, víctima de convenciones sociales masculinas, atada a la pared, hecha para coser y custodiada por institutrices. El panorama refleja las opiniones de Mary Wollstonecraft en Los derechos de las mujeres.

    Las mujeres están en todas partes en este deplorable estado; pues, para preservar su inocencia, como se denomina cortésmente a la ignorancia, se les oculta la verdad, y se les hace asumir un carácter artificial antes de que sus facultades hayan adquirido alguna fuerza. Enseñó desde su infancia, que la belleza es el cetro de la mujer, la mente se forma al cuerpo, y, deambulando alrededor de su jaula dorada, solo busca adornar su prisión. Los hombres tienen diversos empleos y actividades que atraen su atención, y dan un carácter a la mente de apertura; pero las mujeres, confinadas a una sola, y teniendo sus pensamientos constantemente dirigidos a la parte más insignificante de sí mismas, rara vez extienden sus puntos de vista más allá del triunfo de la hora. Pero fue su comprensión alguna vez emancipada de la esclavitud a la que el orgullo y la sensualidad del hombre y su deseo miope, como el de dominio en tiranos, de dominio actual, los ha sometido, probablemente deberíamos leer de sus debilidades con sorpresa. Se me debe permitir perseguir el argumento un poco más lejos.

    Quizás, si se permitiera la existencia de un ser maligno, que en el lenguaje alegórico de las escrituras iba buscando a quien devorara, no podría degradar más efectivamente el carácter humano que dándole a un hombre un poder absoluto.

    Este argumento se ramifica en diversas ramificaciones. El nacimiento, las riquezas, y toda ventaja intrínseca que exaltar a un hombre por encima de sus semejantes, sin ningún esfuerzo mental, lo hunden en realidad por debajo de ellos. En proporción a su debilidad, se le juega diseñando hombres, hasta que el monstruo hinchado haya perdido todas las huellas de la humanidad. Y que tribus de hombres, como bandadas de ovejas, sigan silenciosamente a tal líder, es un solecismo que sólo un deseo de disfrute presente y estrechez de comprensión puede resolver. Educados en la dependencia servil, y enervados por el lujo y la pereza, ¿dónde encontraremos hombres que se levanten para hacer valer los derechos del hombre; o reivindicar el privilegio de los seres morales, que no deberían tener sino un camino hacia la excelencia? La esclavitud a los monarcas y ministros, de la que el mundo tardará en liberarse, y cuyo agarre mortal detiene el progreso de la mente humana, aún no está abolida.

    No dejemos que los hombres entonces en el orgullo del poder, usen los mismos argumentos que los reyes tiránicos y los ministros venales han utilizado, y afirman falazmente, que esa mujer debe ser sometida porque siempre lo ha sido. Pero, cuando el hombre, gobernado por leyes razonables, disfruta de su libertad natural, que desprecie a la mujer, si ella no la comparte con él; y, hasta que llegue ese glorioso período, al descantarse sobre la locura del sexo, que no pase por alto el suyo.

    Es cierto que las mujeres obtienen el poder por medios injustos, practicando o fomentando el vicio, evidentemente pierden el rango que la razón les asignaría, y se convierten en esclavas abyectas o tiranos caprichosos. Pierden toda sencillez, toda dignidad mental, al adquirir el poder, y actúan como hombres se observa actuar cuando han sido exaltados por los mismos medios.

    Es tiempo de efectuar una revolución en los modales femeninos, tiempo de devolverles su dignidad perdida, y hacerlas, como parte de la especie humana, trabajar reformándose para reformar el mundo. Es hora de separar la moral inmutable de los modales locales. Si los hombres son semidioses, ¡por qué vamos a servirles! Y si la dignidad del alma femenina es tan discutible como la de los animales, si su razón no brinda suficiente luz para dirigir su conducta mientras se niega el instinto infalible, seguramente son de todas las criaturas las más miserables y, dobladas bajo la mano de hierro del destino, deben someterse a ser un DEFECTO JUSTO en creación. Pero justificar las formas de providencia respetándolas, señalando alguna razón irrefragable para así hacer que una porción tan grande de la humanidad rinda cuentas y no rinda cuentas, confundiría al casuista más sutil.

    El único fundamento sólido de la moralidad parece ser el carácter del Ser Supremo; cuya armonía surge de un equilibrio de atributos; y, para hablar con reverencia, un atributo parece implicar la NECESIDAD de otro. Debe ser justo, porque es sabio, debe ser bueno, porque es omnipotente. Porque, para exaltar un atributo a expensas de otro igualmente noble y necesario, lleva el sello de la razón deformada del hombre, el homenaje a la pasión. El hombre, acostumbrado a inclinarse ante el poder en su estado salvaje, rara vez puede despojarse de este prejuicio bárbaro incluso cuando la civilización determina lo superior que es mental a la fuerza corporal; y su razón está nublada por estas crudas opiniones, incluso cuando piensa en la Deidad. Su omnipotencia está hecha para tragarse, o presidir sus otros atributos, y se supone que esos mortales limitan su poder irreverentemente, que piensan que debe ser regulado por su sabiduría.

    Renuncio a esa especie de humildad que, tras investigar la naturaleza, se detiene en el autor. El Alto y Altísimo, que habita la eternidad, sin duda posee muchos atributos de los que no podemos formar ninguna concepción; pero la razón me dice que no pueden chocar con los que adoro, y me veo obligado a escuchar su voz.

    Parece natural que el hombre busque la excelencia, y o bien rastrearla en el objeto que adora, o ciegamente invertirla con perfección como prenda. Pero, ¿qué efecto puede tener este último modo de culto en la conducta moral de un ser racional? Se inclina al poder; adora una nube oscura, que puede abrirle una perspectiva brillante, o estallar en furia enojada y sin ley sobre su devota cabeza, no sabe por qué. Y, suponiendo que la Deidad actúe desde el impulso vago de una voluntad no dirigida, el hombre también debe seguir las suyas, o actuar según reglas, deducidas de principios que niega por irreverentes. En este dilema han caído tanto entusiastas como pensadores más fríos, cuando trabajaron para liberar a los hombres de las restricciones saludables que impone una concepción justa del carácter de Dios.

    No es impío así escanear los atributos del Todopoderoso: de hecho, ¿quién puede evitarlo que ejerce sus facultades? porque amar a Dios como fuente de sabiduría, bondad y poder, parece ser el único culto útil para un ser que desea adquirir virtud o conocimiento. Un afecto ciego e inquieto puede, como las pasiones humanas, ocupar la mente y calentar el corazón, mientras que, para hacer justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con nuestro Dios, se olvida. Perseguiré aún más este tema, cuando considere la religión en una luz opuesta a la recomendada por el doctor Gregory, quien la trata como cuestión de sentimiento o gusto.

    Regresar de esta aparente digresión. Era de desear, que las mujeres atesoraran un afecto por sus maridos, fundado en el mismo principio sobre el que debe apoyarse la devoción. No hay otra base firme bajo el cielo, pues que tengan cuidado con la luz falaz del sentimiento; muy a menudo utilizada como una frase más suave para la sensualidad. Se deduce entonces, creo, que desde su infancia las mujeres deberían estar calladas como príncipes orientales, o bien educadas de tal manera que puedan pensar y actuar por sí mismas.

    ¿Por qué los hombres se detienen entre dos opiniones y esperan imposibilidades? ¿Por qué esperan la virtud de un esclavo, o de un ser al que la constitución de la sociedad civil ha debilitado, si no vicioso?

    Todavía sé que requerirá de un tiempo considerable para erradicar los prejuicios firmemente arraigados que los sensualistas han plantado; también requerirá algún tiempo para convencer a las mujeres de que actúan en contra de su interés real a mayor escala, cuando aprecian o afectan la debilidad bajo el nombre de delicadeza, y convencer al mundo de que la fuente envenenada de vicios y locuras femeninas, si fuera necesario, en cumplimiento de la costumbre, usar términos sinónimos en un sentido laxa, ha sido el sensual homenaje que se le rindió a la belleza: a la belleza de los rasgos; porque ha sido observado astutamente por un escritor alemán, que una bonita a la mujer, como objeto de deseo, generalmente se le permite ser así por hombres de todas las descripciones; mientras que una mujer fina, que inspira emociones más sublimes mostrando belleza intelectual, puede ser ignorada u observada con indiferencia, por aquellos hombres que encuentran su felicidad en la gratificación de sus apetitos. Preveo una réplica obvia; mientras el hombre sigue siendo un ser tan imperfecto como parece haber sido hasta ahora, él será, más o menos, esclavo de sus apetitos; y aquellas mujeres que obtienen mayor poder que gratifican a una predominante, el sexo se degrada por una necesidad física, si no por una necesidad moral.

    Esta objeción tiene, le concedo, cierta fuerza; pero si bien existe un precepto tan sublime, como “sé puro como tu padre celestial es puro”; parecería que las virtudes del hombre no están limitadas por el Ser que solo las podría limitar; y que pueda seguir adelante sin considerar si sale de su esfera por complaciendo una ambición tan noble. A las olas salvajes se ha dicho: “hasta ahora irás, y no más; y aquí se quedarán tus orgullosas olas”. Vainamente entonces golpean y hacen espuma, restringidos por el poder que confina a los planetas en apuros dentro de sus órbitas, la materia cede al gran Espíritu gobernante. Pero un alma inmortal, no contenida por las leyes mecánicas, y luchando por liberarse de los grilletes de la materia, contribuye, en lugar de perturbar, al orden de la creación, cuando, cooperando con el Padre de los espíritus, trata de gobernarse por la regla invariable que, en cierto grado, ante la cual nuestro la imaginación se desmaya, el universo está regulado.

    Además, si las mujeres son educadas para la dependencia, es decir, para actuar de acuerdo con la voluntad de otro ser falible, y someterse, bien o mal, al poder, ¿dónde vamos a parar? ¿Deben ser considerados virregentes, autorizados a reinar sobre un dominio pequeño y responder de su conducta ante un tribunal superior, susceptible de error?

    No será difícil probar, que tales delegados actuarán como hombres sometidos por el miedo, y harán que sus hijos y sirvientes soporten su opresión tiránica. Como se someten sin razón, lo harán, al no tener reglas fijas para cuadrar su conducta, ser amables o crueles, tal como lo dirige el capricho del momento; y no debemos preguntarnos si a veces, irritados por su pesado yugo, toman un placer maligno al apoyarlo sobre hombros más débiles.

    Pero, suponiendo que una mujer, entrenada hasta la obediencia, esté casada con un hombre sensato, que dirija su juicio, sin hacerla sentir el servilismo de su sujeción, para actuar con tanta propiedad por esta luz reflejada como se puede esperar cuando se toma la razón de segunda mano, sin embargo, no puede asegurar la vida de su protector; puede morir y dejarla con una familia numerosa.

    Un doble deber recae en ella; educarlos en el carácter de padre y madre; formar sus principios y asegurar sus bienes. Pero, ¡ay! ella nunca ha pensado, y mucho menos actuó por sí misma. Ella sólo ha aprendido a complacer a los hombres, a depender con gracia de ellos; sin embargo, cargada de hijos, ¿cómo va a obtener otro protector; un marido para suplir el lugar de la razón? Un hombre racional, porque no estamos pisando terreno romántico, aunque pueda pensarla como una criatura dócil agradable, no elegirá casarse con una FAMILIA por amor, cuando el mundo contiene muchas más criaturas bonitas. ¿Qué va a ser entonces de ella? O cae presa fácil de algún malvado cazador de fortuna, que defrauda a sus hijos de su herencia paterna, y la hace miserable; o se convierte en víctima del descontento y la indulgencia ciega. Incapaz de educar a sus hijos, ni impresionarlos con respeto; pues no es un juego de palabras para afirmar, que nunca se respete a las personas, aunque llenen una estación importante, que no son respetables; suspira bajo la angustia del arrepentimiento impotente inservible. El diente de la serpiente entra en su alma misma, y los vicios de la juventud licenciosa la llevan con dolor, si no con pobreza también, a la tumba.

    Esta no es una imagen sobrecargada; por el contrario, es un caso muy posible, y algo similar debió haber caído bajo cada ojo atento.

    Sin embargo, lo he dado por sentado, que estaba bien dispuesta, aunque la experiencia demuestra, que la ciega puede ser conducida tan fácilmente a una zanja como a lo largo del camino trillado. Pero suponiendo, ninguna conjetura muy improbable, que un ser que sólo se le enseña a complacer debe encontrar aún su felicidad en complacer; ¡qué ejemplo de locura, por no decir vicio, será para sus hijas inocentes! La madre se perderá en la coqueta, y, en lugar de hacer amigos de sus hijas, las verá con ojos recelos, pues son rivales —rivales más crueles que cualquier otro, porque invitan a una comparación, y la sacan del trono de la belleza, que nunca ha pensado en un asiento en el banquillo de la razón.

    No requiere de un lápiz vivo, ni del contorno discriminatorio de una caricatura, para esbozar las miserias domésticas y los vicios mezquinos que difunde tal amante de una familia. Aún así, sólo actúa como mujer debe actuar, criada según el sistema de Rousseau. Nunca se le puede reprochar por ser masculina, o salir de su esfera; más aún, puede observar otra de sus grandes reglas, y, conservando cautelosamente su reputación libre de mancha, ser considerada una buena clase de mujer. Sin embargo, ¿en qué sentido se le puede llamar buena? Ella se abstiene, es cierto, sin ninguna gran lucha, de cometer crímenes graves; pero ¿cómo cumple con sus deberes? ¡Deberes! —en verdad tiene suficiente en lo que pensar para adornar su cuerpo y amamantar una constitución débil.

    Con respecto a la religión, nunca presumió juzgar por sí misma; sino que conformó, como debería ser una criatura dependiente, a las ceremonias de la iglesia en la que fue criada, creyendo piadosamente, que cabezas más sabias que las suyas han asentado ese negocio: y no dudar es su punto de perfección. Por lo tanto, paga su tythe de menta y cummin, y le agradece a Dios que no es como lo son las otras mujeres. ¡Estos son los efectos bendecidos de una buena educación! estas las virtudes del compañero de ayuda del hombre. Debo hacer mi relevo dibujando un cuadro diferente.

    Que la fantasía presente ahora a una mujer con una comprensión tolerable, pues no deseo abandonar la línea de la mediocridad, cuya constitución, fortalecida por el ejercicio, ha permitido que su cuerpo adquiera todo su vigor; su mente, al mismo tiempo, expandiéndose gradualmente para comprender los deberes morales de la vida, y en qué la virtud humana y la dignidad consisten. Formada así por los deberes relativos de su puesto, se casa desde el afecto, sin perder de vista la prudencia, y mirando más allá de la felicidad matrimonial, asegura el respeto de su marido antes de que sea necesario ejercer artes mezquinas para complacerlo, y alimentar una llama moribunda, que la naturaleza condenó a caducar cuando el objeto se hizo familiar, cuando la amistad y la indulgencia tienen lugar de un afecto más ardiente. Esta es la muerte natural del amor, y la paz doméstica no es destruida por las luchas para evitar su extinción. También supongo que el marido sea virtuoso; o ella todavía está más en falta de principios independientes.

    El destino, sin embargo, rompe este empate. Se le deja viuda, quizás, sin una provisión suficiente: ¡pero no está desolada! Se siente la punzada de la naturaleza; pero después del tiempo ha ablandado el dolor en resignación melancólica, su corazón se vuelve hacia sus hijos con afición redoblada, y ansiosa por proveerlos, el afecto le da un elenco heroico sagrado a sus deberes maternos. Ella piensa que no sólo el ojo ve sus virtuosos esfuerzos, de los que ahora debe fluir todo su consuelo, y cuya aprobación es la vida; sino que su imaginación, un poco abstraída y exaltada por el dolor, habita en la aficionada esperanza, de que los ojos que cerró su mano temblorosa, puedan ver todavía cómo somete a todos los descarriados pasión por cumplir con el doble deber de ser el padre así como la madre de sus hijos. Elevada al heroísmo por las desgracias, reprime el primer desmayo de una inclinación natural, antes de que madure en amor, y en el florecimiento de la vida olvida su sexo, olvida el placer de una pasión despertadora, que de nuevo podría haber sido inspirada y regresada. Ya no piensa en agradar, y la dignidad consciente le impide enorgullecerse por los elogios que exige su conducta. Sus hijos tienen su amor, y sus esperanzas más brillantes están más allá de la tumba, donde su imaginación a menudo se desvía.

    Creo que la veo rodeada de sus hijos, cosechando la recompensa de su atención. El ojo inteligente se encuentra con el de ella, mientras que la salud y la inocencia sonríen en sus gorditas mejillas, y a medida que crecen los cuidados de la vida se ven disminuidos por su agradecida atención. Vive para ver las virtudes que se esforzó por plantar sobre principios, fijados en hábitos, para ver a sus hijos alcanzar una fuerza de carácter suficiente para permitirles soportar la adversidad sin olvidar el ejemplo de su madre.

    La tarea de la vida así cumplida, ella espera tranquilamente el sueño de la muerte, y levantándose de la tumba puede decir, he aquí, tú me diste un talento, y aquí hay cinco talentos.

    Deseo resumir lo que he dicho en pocas palabras, pues aquí arrojo mi guantelete, y niego la existencia de virtudes sexuales, no exceptuando la modestia. Para el hombre y la mujer, la verdad, si entiendo el significado de la palabra, debe ser la misma; sin embargo, el personaje femenino imaginario, tan hermosamente dibujado por poetas y novelistas, exigiendo el sacrificio de la verdad y la sinceridad, la virtud se convierte en una idea relativa, no teniendo otra base que la utilidad, y de esa utilidad los hombres pretenden arbitrariamente para juzgar, conformándolo a su propia conveniencia.

    Las mujeres, permito, pueden tener diferentes deberes que cumplir; pero son deberes HUMANOS, y los principios que deben regular el desempeño de las mismas, sostengo firmemente, deben ser los mismos.

    Para llegar a ser respetables, es necesario el ejercicio de su comprensión, no hay otro fundamento para la independencia de carácter; quiero decir explícitamente, que sólo deben inclinarse ante la autoridad de la razón, en lugar de ser los MODOS esclavos de la opinión.

    En las filas superiores de la vida ¿cuán raramente nos encontramos con un hombre de habilidades superiores, o incluso adquisiciones comunes? El motivo me parece claro; el estado en el que nacen era antinatural. El carácter humano ha estado formado alguna vez por los empleos que persigue el individuo, o clase; y si las facultades no se agudizan por la necesidad, deben permanecer obtusas. El argumento puede extenderse justamente a las mujeres; pues pocas veces ocupadas por negocios serios, la búsqueda del placer le da esa insignificancia a su carácter que vuelve tan insípida a la sociedad de los GRANDES. La misma falta de firmeza, producida por una causa similar, los obliga a ambos a volar de sí mismos a placeres ruidosos, y pasiones artificiales, hasta que la vanidad tiene lugar de todo afecto social, y las características de la humanidad apenas se pueden discernir. Tales son las bendiciones de los gobiernos civiles, tal como están actualmente organizados, que la riqueza y la suavidad femenina tienden igualmente a debilitar a la humanidad, y son producidas por la misma causa; pero permitiendo que las mujeres sean criaturas racionales se les debe incitar a adquirir virtudes que pueden llamar suyas, porque ¿cómo puede ser racional ser ennoblecido por cualquier cosa que no se obtenga por sus PROPIOS esfuerzos?