Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

5.4: E-waste- El lado oscuro de la ley de Moore

  • Page ID
    61397
    • Anonymous
    • LibreTexts

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Objetivos de aprendizaje

    Después de estudiar esta sección deberías poder hacer lo siguiente:

    1. Entender la magnitud de los problemas ambientales causados por la computación rápidamente obsoleta, más rápida y barata.
    2. Explicar las limitaciones de los enfoques que intentan abordar los desechos electrónicos.
    3. Entender los riesgos a los que están expuestas las empresas cuando no se considera completamente el ciclo de vida de los productos que venden o consumen.
    4. Hacer preguntas que expongan sobre cuestiones éticas en los productos y procesos de una firma o socio, y que ayuden al gerente a comportarse de manera más responsable.

    Deberíamos celebrar la gran generosa Ley de Moore y la industria tecnológica que otorga a nuestras vidas. Los costos caen, los trabajadores se vuelven más productivos, las innovaciones florecen y nos ahogamos en un buffet de entretenimiento digital que incluye música, películas y juegos. Pero hay un lado oscuro en este avance más rápido y más barato. Una PC tiene una vida útil esperada de tres a cinco años. ¿Un celular? Dos años o menos. La rápida obsolescencia significa la creación de montañas cada vez mayores de basura tecnológica desechada, conocida como desechos electrónicos o desechos electrónicos. Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), en 2007 solo Estados Unidos generó más de 2.5 millones de toneladas de desechos electrónicos 1, y los resultados no son bonitos. La electrónica de consumo y los equipos informáticos pueden ser un cóctel tóxico que incluye cadmio, mercurio, plomo y otros materiales peligrosos. Una vez llamado el “efluente de los ricos”, los desechos electrónicos solo aumentarán con el aumento de los niveles de vida en todo el mundo.

    La respuesta rápida sería reciclar estas cosas. Los desechos electrónicos no solo contienen materiales reciclables convencionales con los que todos estamos familiarizados, como los plásticos y el aluminio, sino que también contienen pequeños trozos de metales cada vez más valiosos como la plata, el platino y el cobre. De hecho, hay más oro en una libra de equipo tecnológico desechado que en una libra de mineral minado (Kovessy, 2008). Pero como muestra el sórdido historial del manejo de desechos electrónicos, a menudo hay una desconexión entre los consumidores y los gerentes que quieren hacer el bien y esos esfuerzos que realmente están haciendo el bien. Las complejidades de la cadena de valor moderna, los caprichos del derecho internacional y las acciones nefastas de quienes están dispuestos a poner las ganancias por encima de los principios muestran lo difícil que será abordar este problema.

    El proceso de separar los materiales densamente empaquetados dentro de los productos tecnológicos para que el valor de los desechos electrónicos se pueda cosechar de manera efectiva es extremadamente intensivo en mano de obra, más parecido a la fabricación inversa que cualquier tipo de esfuerzo de reciclaje en la acera. Enviar desechos electrónicos al extranjero puede ser diez veces más barato que tratarlos en casa (Bodeen, 2007), por lo que no es sorprendente que hasta el 80 por ciento del material que se dejó para reciclar finalmente se exporte (Royte, 2006). Gran parte de estos desechos terminan en China, el sur de Asia o África subsahariana, donde se procesan en pésimas condiciones.

    Consideremos el ejemplo de Guiyu, China, región cuya intoxicación ha sido ampliamente crónica por organizaciones como la Silicon Valley Toxics Coalition, la Basel Action Network (BAN) y Greenpeace. Los trabajadores en Guiyu y sus alrededores trabajan sin equipo de protección, respirando nubes de toxinas generadas a medida que queman las pieles de plástico de los cables para llegar al cobre que hay dentro. Otros usan cubetas, ollas o sartenes similares a wok (en muchos casos los mismos implementos utilizados para cocinar) para encerrar componentes en baños ácidos y liberar metales preciosos, procesos de recuperación que crean aún más toxinas. Los lodos residuales y las canales de lo que sobran se vierten con mayor frecuencia en campos y arroyos cercanos. Las muestras de agua tomadas en la región mostraron niveles de contaminación por plomo y metales pesados entre cuatrocientas y seiscientas veces mayores a lo que los estándares internacionales consideran seguros (Grossman, 2006). El área está tan contaminada que el agua potable debe ser transportada por camión desde dieciocho millas de distancia. Los embarazos tienen seis veces más probabilidades de terminar en aborto espontáneo, y el 70 por ciento de los niños de la región tienen demasiado plomo en la sangre 2.

    Figura 5.5 Fotos de Guiyu, China (Biggs, 2008)

    Russ Allison Loar — Junk Mountain CC BY-NC-ND 2.0.


    This page titled 5.4: E-waste- El lado oscuro de la ley de Moore is shared under a CC BY-NC-SA 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.