Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

12.1: Circunstancias Exigentes

  • Page ID
    152815
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los policías a menudo se ven obligados a hacer judg de fracción de segundo en circunstancias tensas, inciertas y que evolucionan rápidamente. 1

    La mayoría de la gente probablemente estaría de acuerdo en que los oficiales que encuentran circunstancias exigentes deben hacer lo que sea razonablemente necesario para calmar rápidamente la situación, incluyendo hacer una entrada forzosa a una residencia. Ciertamente, la mayoría de la gente que paga impuestos insistiría en ello. Y esa es, de hecho, la ley en California y en la mayoría de los estados. Excepto que hay un problema: Nadie está muy seguro de lo que engloba el término “circunstancias exigentes”.

    A lo largo de los años, se ha definido de diversas maneras como una situación en la que existe una “necesidad imperiosa de actuar oficial"2 o una condición en la que sin duda ocurrirán “consecuencias reales, inmediatas y graves” 3, y una “crisis importante inmediata”. 4 Pero la definición más concisa y precisa la proporcionó el Séptimo Circuito que decía que el término “circunstancias exigentes” es meramente “jerga jurídica” para una “emergencia”. 5

    Además de su fuzziness, el número de situaciones que califican como circunstancias exigentes se ha expandido mucho. Al principio se limitaba a amenazas inminentes a la seguridad pública. Pero con el tiempo los tribunales comenzaron a emplearla en situaciones en las que el daño amenazado era la destrucción de pruebas o la aprehensión de sospechosos que huían. 6

    Y entonces los tribunales comenzaron a reconocer un tipo completamente nuevo de circunstancia exigente que se conoció como “cuidado comunitario” o a veces “necesidades especiales”. Se trata esencialmente de situaciones que están “totalmente divorciadas de la detección, investigación o adquisición de pruebas” 7 y que tampoco se elevaron al nivel de una verdadera emergencia y, sin embargo, los oficiales creyeron que necesitaban actuar y su creencia era objetivamente razonable. Como observó el Noveno Circuito, el término “circunstancias apremiantes” se ha convertido en “más un grupo residual de situaciones fácticas que no encajan en otras excepciones establecidas [al requisito de orden judicial]”. 8

    Otro cambio en la ley fue el establecimiento de una prueba más simple y elástica para determinar si una situación caía en la categoría de “exigente”. Se le conoce como “La prueba de equilibrio”, y ahí es donde comenzaremos.

    La prueba de equilibrio

    En el pasado, una amenaza podía calificarse de emergencia sólo si los oficiales tenían causa probable para creer que se materializaría. 9 El problema con este requisito era que, al centrarse en si había pruebas suficientes de que existía una amenaza, los tribunales a veces ignoraban la razonabilidad general de la creencia de un funcionario de que existía una amenaza. También a veces despreciarían la razonabilidad de la manera en que los oficiales respondieron. Por ejemplo, un juez que solo estuviera interesado en si había causa probable para creer que algún daño estaba a punto de ocurrir pasaría por alto circunstancias tan aparentemente importantes como la magnitud de la amenaza, la probabilidad de que la amenaza se materializara y si la respuesta de los oficiales a la situación era proporcional a la amenaza.

    Por estas razones, la Suprema Corte resolvió abandonar el requisito de causa probable y, como se señaló, sustituirlo por un tipo de prueba de equilibrio. Específicamente, dictaminó que sería lícita una búsqueda o incautación en virtud de las circunstancias apremiantes excepción al requisito de orden judicial si la necesidad de la respuesta de los oficiales superara su intrusión. 10 O, como lo expresó el Cuarto Circuito, “A medida que aumenta la probabilidad, urgencia y magnitud de una amenaza, también lo hace la justificación y alcance de la acción preventiva policial”. 11

    Una consecuencia importante de esta prueba (a diferencia de un requisito de causa probable) es que si la necesidad de la intrusión no era alta, los oficiales podrían aún ser capaces de responder si pudieran reducir la intrusividad a su respuesta.

    Hay, sin embargo, una excepción a la regla de que no se requiere causa probable. Se refiere a entradas forzosas a viviendas que, por su propia naturaleza, son tan intrusivas que la necesidad de tal respuesta puede superar su intrusión sólo si los oficiales tenían causa probable para creer que la amenaza se materializaría. 12

    La necesidad de una acción inmediata

    El primer y más importante paso en la aplicación de la prueba de equilibrio es evaluar la fuerza de la necesidad de una búsqueda o convulsión inmediata. Al tomar esta determinación, los tribunales aplican los siguientes principios generales.

    La prueba de “oficial razonable”

    Al evaluar la importancia de una amenaza —ya sea una amenaza a la vida de una persona, a una investigación o a un interés de cuidado comunitario— los tribunales aplican la prueba de “oficial razonable”. Esto significa que examinan las circunstancias desde la perspectiva del proverbial oficial “razonable” que, si bien a veces comete errores, siempre es capaz de dar una explicación sensata de sus acciones. 13 “La cuestión central”, dijo el Segundo Circuito, “es si los hechos, tal y como aparecieron al momento de ingresar, llevarían a un oficial razonable y experimentado a creer que había una urgente necesidad de prestar ayuda o tomar medidas”. 14

    Otra forma de aplicar esta prueba es pensar: “¿Cómo respondería el público si la amenaza se materializara pero yo no hice nada o esperé una orden judicial?” 15 Como lo expresó el Tribunal de Apelación, “Al probar la razonabilidad de la búsqueda, podríamos preguntarnos cómo habría aparecido la situación si el pistolero que huía armado con una escopeta hubiera disparado y posiblemente matado a otros oficiales o ciudadanos mientras los oficiales le explicaban el asunto a un magistrado” 6. 0

    Capacitación y experiencia

    Debido a que la capacitación y experiencia de un funcionario “puede ser crítica para traducir las observaciones en conclusiones razonables” 17, los tribunales también tomarán en cuenta la capacitación y experiencia de los oficiales respondedores en lo que respecta a tales asuntos.

    Confiabilidad de la información

    A diferencia de la prueba de causa probable que se centra en gran medida en la confiabilidad de la información sobre la que se hizo el juicio del oficial, la prueba de equilibrio es más flexible. En cambio, la importancia de la información confiable disminuye a medida que aumenta la necesidad de una acción inmediata. 18 Así, al aplicar la prueba de equilibrio en Florida v. J.L., la Suprema Corte dijo: “No decimos, por ejemplo, que un reporte de una persona que porta una bomba necesita llevar los indicios de confiabilidad que exigimos para un reporte de una persona portando un arma de fuego antes de que la policía pueda constitucionalmente realizar un registro”. 19 De igual manera, el Undécimo Circuito dijo que “cuando una emergencia es reportada por una persona que llama anónima, la necesidad de una acción inmediata puede superar la necesidad de verificar la confiabilidad de la persona que llama”. 20 También cabe señalar que la existencia de información contradictoria en cuanto a la naturaleza o alcance de una amenaza no necesariamente elimina la necesidad de actuar de inmediato. 21

    Magnitud del daño potencial

    No es de extrañar que la más pesada de todas las circunstancias relevantes sea la magnitud del daño potencial que pudiera derivarse si los oficiales demoraban la toma de medidas. Como explicó el Noveno Circuito, “[W] si existe una amenaza inmediata a la seguridad del oficial que lo detiene u otros, el factor más importante” es la magnitud de la amenaza potencial. 22 Discutiremos este tema más adelante con más detalle.

    El daño es “inminente”

    Los tribunales suelen decir que la amenaza debe haber sido “inminente”. Pero esto solo significa que los oficiales debieron haber creído razonablemente que la amenaza se habría materializado antes de que hubieran podido obtener una orden judicial. 23 Así, el Tribunal de Apelación observó, “Inminente esencialmente significa que es razonable anticipar que la amenaza de lesión ocurrirá en tan poco tiempo que no es factible obtener una orden de cateo”. 24

    La motivación de los oficiales

    La motivación de los oficiales para tomar medidas no es importante para aplicar la prueba de equilibrio en situaciones de emergencia y emergencia investigativa porque su estado mental no tiene nada que ver con la magnitud de la amenaza o la razonabilidad de su respuesta. 25 Así, en un caso de ayuda de emergencia, Brigham City v. Stuart, la Suprema Corte dijo: “Por lo tanto, aquí no importa si los agentes entraron a la cocina para detener a los encuestados y reunir pruebas en su contra o para ayudar a los heridos y prevenir más violencia”. 26

    En los casos de cuidado comunitario, sin embargo, la motivación de los oficiales es significativa porque la palabra “cuidado” implica que los oficiales deben haber sido motivados por un interés “cuidador”. Como observó la Suprema Corte de California, “La característica definitoria de las funciones de cuidado comunitario es que no están totalmente relacionadas con los deberes de investigación penal de la policía”. 27

    La forma de respuesta del oficial

    Independientemente de la naturaleza de la amenaza, no se confirmará un registro o incautación sin orden judicial si los oficiales no respondieron a la amenaza de manera razonable. Como explicó el tribunal en People v. Ray, “La conducta posterior al ingreso del oficial debe limitarse cuidadosamente a lograr el objetivo que justificó la entrada, el oficial no podrá hacer más de lo razonablemente necesario para determinar si alguien necesita asistencia o si los bienes están en riesgo y prestar esa asistencia o proteger esos bienes.” 28

    Sin embargo, un retraso puede ser menos significativo si los oficiales necesitaban tiempo adicional para evaluar la situación o idear una respuesta adecuada. 29 Como señaló la Suprema Corte de California, “No se requiere que un oficial se apresure ciegamente a un posible laboratorio de drogas ilícitas y posiblemente se encuentre con individuos armados que custodiaban la empresa, sin tener en cuenta su propia seguridad solo para mostrar su creencia de buena fe que la situación es emergente”. 30

    Habiendo examinado los principios generales que se aplican para determinar si existían circunstancias apremiantes, ahora mostraremos cómo esos principios son aplicados por los tribunales en las tres categorías de circunstancias apremiantes: (1) amenaza inminente a una persona o bienes, (2) cuidado comunitario, y (2) investigación emergencias.

    Peligro inminente para una persona

    La necesidad de una intervención policial rápida es mayor —y casi siempre justificará una respuesta inmediata e intrusiva— cuando los oficiales creyeron razonablemente que era necesario eliminar o abordar una amenaza inminente a la salud, la seguridad o a veces la propiedad de una persona. “La emergencia más apremiante de todas”, dijo el Tribunal de Apelación, “es el rescate de la vida humana cuando el tiempo es esencial”. 31 O como lo expresó el Cuarto Circuito, “[P] pudriendo la seguridad pública es la razón por la que existen policías”. 32

    PERSONA LESADA

    Que una persona en una residencia haya resultado lesionada no es una circunstancia exigente. Pero se convierte en uno si los oficiales creían razonablemente que la vida o la seguridad de la persona estaban en riesgo, aunque no pusiera en peligro la vida. Por ejemplo, en Brigham City v. Stuart 33 policías respondieron a una denuncia por ruido a las 3 de la mañana y caminaban hasta la casa cuando, al pasar por una ventana, vieron a cuatro adultos “intentando, con cierta dificultad, contener a un menor”, momento en el que el menor “se rompió libre y le pegó a uno de los adultos en la cara”, provocando que escupiera sangre. De inmediato los oficiales abrieron la puerta de la pantalla, entraron a la residencia y detuvieron la pelea. También detuvieron a algunos de los adultos por conducta desordenada y contribuir a la delincuencia de un menor.

    Los detenidos argumentaron ante el tribunal que la entrada de los oficiales era ilegal porque no había una amenaza significativa para nadie. Específicamente, aseguraron que “la lesión causada por el puñetazo del menor fue insuficiente para desencadenar la llamada 'doctrina de auxilio de emergencia'” porque la víctima no quedó inconsciente ni al menos semiconsciente. Al rechazar este argumento, la Suprema Corte señaló que “el papel de un oficial del orden público incluye prevenir la violencia y restaurar el orden, no simplemente prestar primeros auxilios a las bajas; un oficial no es como un árbitro de boxeo (o hockey), preparado para detener una pelea sólo si se vuelve demasiado unilateral”.

    Obsérvese que en Stuart, la existencia de una amenaza se basó en pruebas directas. En la mayoría de los casos, sin embargo, se basará en pruebas circunstanciales, como las siguientes:

    PERSONA ENFERMADA: Al enterarse de que uno de los ocupantes de un departamento estaba “enfermizo”, los oficiales llamaron a la puerta. Podía escuchar varios gemidos o gemidos desde el interior, pero nadie abrió la puerta. 34

    PERSONA INRESPONDIENTE: Los oficiales caminaban por la puerta abierta de una habitación de hotel cuando vieron a un hombre “sentado en la cama con la cara tendida en una cómoda al pie de la cama”. También vieron “un espejo roto y dentado” y “bolas oscuras” que parecían ser heroína. 35

    TIRO FUERA DE UN HOGAR: Aunque el tiroteo al parecer ocurrió justo afuera del domicilio, había manchas de sangre en la puerta que indicaban que “una víctima sangrante había entrado en contacto con la puerta, ya sea entrando o saliendo de la residencia”. 36

    TIRO DENTRO DE UN HOGAR: Los oficiales respondieron al reporte de un tiroteo dentro de una casa. Nadie los conoció cuando llegaron y la casa estaba oscura, pero había dos autos en la entrada y las luces afuera estaban encendidas. Cuando nadie abrió la puerta, los oficiales entraron por una ventana. 37

    IRRACIONAL Y VIOLENTO: Un hombre dentro de una habitación de motel parecía ser “irracional, agitado y extraño”; llevaba dos cuchillos; su habitación de motel estaba “en desorden, con muebles volcados, camas destrozadas, y el piso lleno de jeringas y un trapo ensangrentado”. 38

    NIÑO EN PELIGRO: Una persona anónima que llamó al 911 informó que una niña estaba siendo golpeada por sus padres; es decir, que ahora estaba ocurriendo. Cuando llegaron los oficiales escucharon a un hombre gritar dentro de la casa, y luego el hombre los “bombardeó” con una “serie de blasfemias”. 39

    NIÑO EN PELIGRO: La policía recibió el reporte de “dos niños pequeños que quedaron” solos en un departamento. Nadie contestó a la puerta. Llegó una mujer y comenzó a ingresar al departamento. Un oficial vio “considerable basura y ropa sucia esparcida por el área de la cocina”, y la mujer estaba borracha. 40

    911 Hangups

    Cuando las personas necesitan ayuda inmediata, suelen llamar al 911. Pero a veces las personas que marcan el 911 cuelgan antes de que se complete la llamada o mientras el despachador está tratando de obtener información. En tales casos, el operador del 911 no tendrá forma de saber si la conexión se perdió porque la persona que llamó perdió el conocimiento, o porque alguien estaba impidiendo que la persona que llama completara la llamada, o si la persona que llamó era un niño que tenía curiosidad sobre lo que sucede cuando alguien marca el 911. El operador no puede, sin embargo, ignorar la llamada. Como observó el Séptimo Circuito, un “sistema 911 diseñado para dar una respuesta de emergencia a las propinas telefónicas no podría operar si la policía tuviera que verificar la identidad de todas las personas que llamaban y poner a prueba su afirmación de haber visto delitos en curso”. 41

    Entonces, ¿cómo pueden los oficiales que respondieron determinar si una resaca del 911 constituye una emergencia que justificaría un registro o incautación? Si bien no hay respuestas fáciles, los tribunales suelen dictaminar que tal respuesta está justificada si los oficiales vieron o escucharon algo a su llegada que fuera consistente con un llamado de auxilio. Por ejemplo, al aplicar este principio, los tribunales han señalado lo siguiente:

    • “[La] combinación de una llamada colgada al 911, una llamada de retorno sin respuesta y una puerta abierta sin respuestas desde dentro de la residencia es suficiente para satisfacer el requisito de urgencia”. 42
    • “Aún más alarmante, alguien contestaba el teléfono pero inmediatamente lo volvía a colocar en el receptor”. 43
    • Un hombre “histérico” llamó a la policía a las 5 de la mañana y gritó: “¡Traigan ya a los policías aquí!” Después de que el hombre dio su dirección, se desconectó el teléfono; la puerta principal estaba entreabierta. 44
    • La mujer que abrió la puerta para los oficiales que respondieron estaba nerviosa y les dio “obviamente declaraciones falsas”, lo que los llevó a creer “había sido amenazada o temida represalias en caso de que diera respuestas honestas”. 45

    Violencia intrafamiliar

    En el tema de las llamadas de violencia intrafamiliar, el Noveno Circuito señaló que su volatilidad los hace “particularmente adecuados para una aplicación de la doctrina de emergencia”. 46 Así, en Tierney v. Davidson el Segundo Circuito dijo: “Los tribunales han reconocido el carácter combustible de las controversias internas, y han otorgado gran latitud a la creencia de un funcionario de que la entrada sin orden judicial estaba justificada por circunstancias apremiantes cuando el oficial tenía razones sustanciales para creen que una de las partes en la controversia estaba en peligro.” 47

    Aún así, como en los casos de hangup 911, los tribunales parecen requerir alguna circunstancia adicional sospechosa o corroborante antes de que los oficiales puedan entrar sin orden judicial. “No sugerimos”, dijo el Noveno Circuito, “que los casos de abuso doméstico crean una necesidad per se exigente de entrada sin orden judicial; más bien, debemos evaluar las circunstancias totales, presentadas ante el oficial de la ley antes de una búsqueda, para determinar si circunstancias apremiantes aliviaron al oficial de la necesidad consuetudinaria de un previo orden judicial.” 48

    Por ejemplo, en People v. Pou 49 oficiales de LAPD respondieron a un reporte de una “mujer gritando” en cierta dirección. Cuando llegaron, pudieron escuchar el sonido “muy fuerte” de la gente discutiendo. Los oficiales llamaron y anunciaron varias veces, pero nadie respondió. Por último, un hombre abrió y la puerta y los oficiales le dijeron que necesitaban “entrar y mirar el departamento para asegurarse de que todos estuvieran bien”. Cuando el hombre se negó a admitirlos, ingresaron y realizaron una barrida protectora. “En estas circunstancias”, dijo el tribunal, “era objetivamente razonable que un oficial creyera que era necesario el ingreso inmediato para prestar asistencia de emergencia a una víctima femenina gritando en su interior o para evitar que un perpetrador infligiera daño inmediato adicional a esa víctima u otras personas dentro del casa.”

    De igual manera, en People v Higgins 50 agentes fueron despachados a las once de la noche a un reporte anónimo de un disturbio doméstico que involucró a “un hombre empujando a una mujer”. Nadie respondió a sus golpes, pero vieron a un hombre dentro de la residencia y luego escucharon un “grito”. Llamaron de nuevo, y una mujer abrió la puerta. “Ella respiraba pesadamente y parecía extremadamente asustada, asustada, muy inquieta y muy nerviosa”. Los oficiales también notaron una “pequeña marca roja” debajo de un ojo y “una ligera oscuridad debajo de ambos ojos”. La mujer trató de explicar la preocupación de los oficiales al decir que se lesionó al caer por unas escaleras, y que el ruido de la caída pudo haber incitado a alguien a llamar a la policía. Al decir que su novio se había ido, sabían que estaba mintiendo (porque le escucharon “gritar”), momento en el que entraron por la fuerza. Al dictaminar que la entrada era lícita, el tribunal señaló que la mujer “estaba sumamente asustada y parecía haber sido víctima de un delito grave de agresión. Además, [ella] mintió sobre estar sola y les dio a los oficiales una historia sospechosa de haberse caído por las escaleras”.

    En Pou y Higgins los oficiales habían visto y oído claramente lo suficiente como para creer razonablemente que una entrada inmediata estaba justificada por circunstancias exigentes. En muchos casos, sin embargo, los oficiales que respondieron no tendrán nada más que un reporte de violencia doméstica por parte de una persona que llama al 911. Si bien normalmente es necesaria alguna circunstancia sospechosa adicional antes de que los oficiales puedan ingresar por la fuerza a un domicilio solo en base a eso, los tribunales han dictaminado que una llamada al 911 puede, en sí misma, justificar una respuesta menos intrusiva, como el allanamiento. Esto se debe a que es de conocimiento común que las llamadas al 911 son rastreadas y grabadas, y por lo tanto las personas que llaman al 911 en lugar de una línea que no es de emergencia están (al menos en cierta medida) dejándose expuestas a la identificación aunque dieran un nombre falso o se negaran a identificarse. 51 Como señaló la Suprema Corte, “Una llamada al 911 tiene algunas características que permiten identificar y rastrear a las personas que llaman, y así brindar algunas salvaguardas contra la realización de informes falsos con inmunidad”. 52

    Por ejemplo, en Estados Unidos v. Cutchin el Circuito D.C. confirmó una parada de automóvil basada únicamente en un reporte del 911 de que el conductor tenía una escopeta recortada y una pistola calibre .38 a su lado. En tales casos, dijo el tribunal, siempre y cuando la persona que llamó no pareciera ser poco confiable, “un despachador puede alertar por radio a otros oficiales, quienes luego pueden confiar en el reporte, aunque no puedan dar fe de ello”. 53

    Personas desaparecidas

    Por lo general, los tribunales han confirmado entradas forzosas a un domicilio con el propósito de localizar a una persona desaparecida cuando (1) los agentes creyeron razonablemente que el reporte era confiable, 2) las circunstancias que rodearon la desaparición eran suficientemente sospechosas, y 3) había razones para creer que un inmediato la entrada sin orden judicial fue necesaria para confirmar o disipar sus sospechas. Dos ejemplos:

    En People v. Rogers 54 una mujer notificó a la policía de San Diego que había desaparecido una amiga llamada Beatrice, que vivía con Rogers en un complejo de departamentos que él manejaba y, a pesar de que Beatrice llevaba tres semanas desaparecida, Rogers se había negado a presentar un reporte de persona desaparecida . Además, anteriormente había escuchado a Rogers amenazar con encerrar a Beatrice en un trastero en el sótano. Un investigador llamó por teléfono a Rogers quien afirmó que Beatrice llevaba desaparecida apenas una semana más o menos, momento en el que Rogers dijo que “tenía que irse”, y rápidamente colgó. Ese mismo día, el investigador y los uniformados fueron al departamento y hablaron con Rogers quien aseguró que Beatrice podría haber ido a México “con alguien”. El investigador le preguntó si podía mirar en el almacén solo para confirmar que no estaba detenida ahí. En ese punto, el “cuello de Rogers comenzó a palpitar visiblemente” y dijo que no. El investigador entonces ingresó por la fuerza y encontró los restos de Beatrice. Rogers fue acusada de su asesinato. Al dictaminar que el ingreso estaba justificado, el tribunal señaló, entre otras cosas, la “notable falta de preocupación de Rogers por el paradero de la madre de su hijo” y su “reacción física” cuando el investigador mencionó su amenaza de encerrar a Beatrice en el almacén.

    En People v. Macioce, 55 algunos amigos del señor y la señora Macioce notificaron a la policía de San José que la pareja estaba desaparecida. Los amigos estaban especialmente preocupados porque los Macioces faltaban a una reunión regular de la iglesia a la que solían asistir, y también porque el señor Macioce no se presentó para una operación de rodilla. También dijeron que el auto del Macioce estaba estacionado en la cochera pero, durante los dos últimos días, habían llamado varias veces a la puerta de la casa pero nadie respondió y el correo se amontonaba. Cuando los oficiales tampoco recibieron respuesta en la puerta principal, ingresaron al departamento y descubrieron el cuerpo del señor Macioce quien, al final resultó que, había sido asesinado por la señora Macioce. Al rechazar la moción de la señora Macioce de suprimir todo lo que hay en la casa (incluido el cadáver de su marido) el tribunal dijo que la entrada sin orden judicial “era eminentemente razonable”.

    Laboratorios de medicamentos

    Un laboratorio de drogas ilegales en un hogar o negocio constituirá una circunstancia apremiante si los oficiales tuvieran conocimiento de hechos que indicaran razonablemente que representaba una amenaza inminente. 56 Este requisito se satisface automáticamente si los oficiales creían razonablemente que el laboratorio estaba siendo utilizado para fabricar metanfetamina o PCP porque los químicos utilizados para producir estas sustancias tienden a explotar. 57

    ¿Qué pasa con el olor a éter? Es discutible que cualquier olor detectable de éter proveniente de un hogar constituye una circunstancia exigente porque el éter es altamente volátil. 58 Por ejemplo, en People v. Stegman, 59 en el que se detectó el olor a dos casas de distancia, el tribunal dijo: “El éter a tan altos niveles de concentración sería altamente peligroso independientemente de su propósito, constituyendo así una circunstancia exigente.”

    cadáveres

    No se requiere que los oficiales que respondan a un reporte de un cadáver dentro de un domicilio u otro lugar asuman que la persona denunciante pudo hacer una determinación médica de que la persona había fallecido. En consecuencia, podrán ingresar a las instalaciones para confirmar. 60 Como observó el Circuito D.C., “Actuando ante reportes de cadáveres, la policía puede encontrar que los 'cuerpos' son borrachos comunes, diabéticos en estado de shock, o pacientes cardíacos angustiados. Incluso los aparentemente muertos suelen ser salvados por una rápida respuesta policial”. 61

    Si los oficiales detectan el olor de un cuerpo en descomposición proveniente de las instalaciones, se ha sostenido que si una persona muere en circunstancias sospechosas, no es irrazonable que los oficiales ingresen para asegurarse de que no haya nadie en el local que pueda ser salvado. Dijo el Noveno Circuito, “[Un] reporte de un cadáver puede llevar fácilmente a los oficiales a creer que alguien podría estar necesitando ayuda inmediata”. 62 Obsérvese que el forense tiene derecho legal a ingresar para examinar el cuerpo y tomar otras acciones que la ley requiera. 63

    Amenazas de Investigación

    Si bien no existe una excepción en la “escena del crimen” al requisito de orden judicial, los tribunales han reconocido sistemáticamente una excepción en situaciones en las que existió una amenaza inminente de que las pruebas de un delito serían destruidas o corrompidas, o que un sospechoso estaba, o pronto estará, en fuga. 64

    La licitud de una búsqueda basada en tal amenaza —una “emergencia investigativa ”— se determina técnicamente empleando la misma prueba de equilibrio que se emplea en las demás circunstancias apremiantes; es decir, es lícita si la necesidad de la acción excedió su intrusión. En la práctica, sin embargo, las restricciones a las amenazas de investigación son mayores porque el objetivo de los oficiales es proteger un interés policial en lugar de una amenaza para el público en general (aunque estas amenazas no son necesariamente mutuamente excluyentes).

    La principal restricción a las amenazas de investigación se refiere a las entradas sin orden judicial en los hogares. En estos casos los tribunales siguen aplicando la prueba de equilibrio, pero generalmente requieren que la porción de necesidad de la prueba sea apoyada por causa probable. 65 Aunque como se señaló anteriormente, no se requiere causa probable cuando la entrada de emergencia a una vivienda se basaba en una amenaza inminente a personas o bienes, la mayoría de los tribunales lo consideran un requisito absoluto cuando el único objetivo es desactivar una amenaza que se basa únicamente en un interés policial. 66 Además, los tribunales generalmente no son aptos para sostener una intrusión basada en la destrucción de pruebas o persecución “nueva” a menos que el delito investigado fuera especialmente grave. 67 (Como discutiremos más adelante, la gravedad del delito no es un factor importante cuando los oficiales están en persecución “caliente”).

    Destrucción de pruebas

    Probablemente la emergencia investigativa más común es la amenaza de que ciertas pruebas serían destruidas si los oficiales esperaban una orden judicial. 68 Esto se debe a que muchas pruebas pueden ser destruidas rápidamente, y su destrucción es una prioridad para la mayoría de los delincuentes cuando piensan que la policía se está acercando. Existen, sin embargo, tres requisitos que deben cumplirse para invocar esta circunstancia apremiante:

    PRUEBAS EN LAS

    Los oficiales debieron haber tenido causa probable para creer que había pruebas destructibles en las instalaciones. 69 A falta de prueba directa, la causa probable puede basarse en la inferencia lógica. Por ejemplo, las personas que cometen ciertos delitos (como los traficantes de drogas) suelen poseer ciertos instrumentos o frutos del delito, y suelen guardar estas cosas en su casa, automóvil u otro lugar relativamente seguro. 70

    1. DELITO CARCELABLE: Aunque el delito investigado no tiene por qué ser “grave” o incluso un delito grave, 71 debe llevar consigo una posible sentencia de cárcel. 72
    2. DESTRUCCIÓN INMINANTE: Los oficiales deben haber tenido conocimiento de alguna circunstancia que razonablemente indicara que el sospechoso o alguien más estaba a punto de destruir las pruebas. 73 Así, la mera posibilidad de destrucción no constituye una circunstancia apremiante. 74

    Un indicio común de que las pruebas estaban a punto de ser destruidas es que, al llegar a ejecutar una orden de cateo, los oficiales vieron u escucharon una conmoción dentro de la residencia que, en base a su capacitación y experiencia, se interpretó razonablemente como que indicaba que los ocupantes estaban destruyendo pruebas o estaban a punto de para comenzar. 75 Por ejemplo, en People v. Ortiz dos oficiales que pasaban por una puerta abierta a una habitación de hotel vieron a una mujer “contando paquetes de heroína y colocándolos sobre una mesa”. Entonces los oficiales ingresaron sin orden judicial y el tribunal dictaminó que la entrada era lícita porque:

    Vistos objetivamente, estos hechos fueron suficientes para llevar a un oficial razonable a creer que el acusado o la mujer vieron, o podrían haber visto, a los oficiales. Dado que es de conocimiento común que quienes poseen drogas a menudo intentan destruir las pruebas cuando son observadas por agentes del orden, era razonable que [el oficial] creyera el contrabando que vio frente al acusado y la mujer estaba en peligro inminente de ser destruida. 76

    Algunos otros ejemplos:

    • Después de tocar, los oficiales “escucharon ruidos que sonaban como objetos que se movían”. 77
    • Después de que los oficiales llamaron y anunciaron, el sospechoso “desapareció detrás de las cortinas, y los oficiales escucharon un movimiento de pies y el sonido de personas que se movían rápidamente por el departamento”. 78
    • Cuando un ocupante abrió la puerta y vio que los llamantes eran oficiales, inmediatamente intentó cerrar la puerta de golpe. 79
    • Después de que los oficiales llamaron y anunciaron, la sospechosa abrió la puerta pero de inmediato la cerró de golpe cuando se le informó que su cómplice había consentido en una búsqueda. Entonces, los oficiales “escucharon pasos que huían de la puerta, se encendía un grifo y se abrieron y cerraban los cajones por golpes”. Dijo el tribunal: “Se trata de señales clásicas que indican destrucción de pruebas”. 80
    • Otro letrero “clásico” es el “lavado repetido del inodoro detrás de la puerta cerrada del baño en locales donde [se están guardando drogas] y la policía está en el umbral”. 81

    También podría ser razonable creer que un sospechoso dentro de la casa destruiría pruebas si hubiera razones para creer que acababa de enterarse, o aprendería rápidamente, que un cómplice o coocupante había sido detenido y, por lo tanto, tendría motivos para cooperar con los oficiales. 82 Como explicó el Circuito del D.C., “[L] a los policías tendrán una creencia objetivamente razonable de que las pruebas serán destruidas si pueden demostrar que creyeron razonablemente que los poseedores del contrabando estaban conscientes de que los policías estaban tras su rastro”. 83

    Así, en People v. Freeny el tribunal concluyó que los oficiales de narcóticos en Los Ángeles creían razonablemente que la esposa del sospechoso destruiría drogas en la casa porque ella estaba adentro y su esposo acababa de ser detenido a cierta distancia después de vender drogas a un oficial encubierto. Dijo el tribunal: “Ningún hombre razonable podría concluir que no sea que la señora Freeny destruiría pruebas de su culpabilidad, lo que era igual a la de recurrente, si se enteraba de su detención”. 84

    Tenga en cuenta, sin embargo, que aunque existiera una amenaza de destrucción inminente, no se confirmará una entrada o registro sin orden judicial si los oficiales dijeron o hicieron algo antes de ingresar que sabían, o deberían haber sabido, habrían proporcionado a los ocupantes un motivo para destruir pruebas de inmediato; por ejemplo, un oficial sin una orden judicial decía “abre la puerta o la abriremos”. 85 Además, en la mayoría de los casos las pruebas pueden estar suficientemente protegidas asegurando los locales mientras se busca una orden judicial.

    Persecución caliente

    En el contexto de circunstancias apremiantes, se produce una persecución “caliente” cuando (1) los agentes tenían causa probable para detener al sospechoso, (2) la detención se “puso en marcha” en un lugar público (que incluye la puerta del domicilio del detenido), y (3) el sospechoso respondió retirándose a su domicilio u otro lugar privado. Cuando esto sucede, los agentes pueden perseguirlo dentro porque, dijo la Suprema Corte, “un sospechoso no podrá vencer una detención que haya sido puesta en marcha en un lugar público por el recurso de escaparse a un lugar privado”. 86

    Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos v. Santana, 87 oficiales en Filadelfia fueron a la casa de Santana para detenerla porque acababa de vender drogas a un oficial encubierto. Al llegar, la vieron parada en la puerta. Ella también los vio, y corrió dentro. Después de que ingresaron y la detuvieron, los agentes incautaron pruebas a simple vista que Santana pensó que debían ser suprimidas. El Tribunal Supremo no estuvo de acuerdo, dictaminando que los oficiales en persecución “caliente” no necesitan terminar una persecución cuando el sospechoso huye a una residencia. Algunos otros ejemplos:

    • Al responder a un reporte de una disputa doméstica, los oficiales encontraron a la víctima fuera de su domicilio. Su cara y nariz estaban rojas y estaba “llorando incontrolablemente”. Ella dijo que su esposo, que estaba dentro de la casa, la había “golpeado algunas veces en la cara”. El esposo abrió la puerta cuando los oficiales llamaron pero, al ver a los oficiales, intentó cerrarla. Entraron los oficiales. 88
    • Mientras vigilaba un auto robado, un oficial vio a un ladrón de autos conocido caminar hacia el lado del conductor y extender la mano “como para abrir la puerta”. Cuando el ladrón vio al oficial, se encontró con su casa cercana. El oficial lo persiguió dentro y lo detuvo. 89
    • Un oficial que estaba investigando un reporte de un “olor muy fuerte a éter” proveniente de un departamento, vio a Luna salir del departamento. Luna parecía estar bajo la influencia del PCP. Cuando el oficial le ordenó “bajar las escaleras”, Luna volvió al departamento y cerró la puerta. El oficial entró tras ella. 90
    • Un oficial intentó hacer una parada de tránsito en Lloyd quien hizo caso omiso del semáforo en rojo y la sirena del oficial, condujo a su casa y corrió al interior. Entraron y lo detuvieron. 91

    Obsérvese que si bien las demás emergencias de investigación sólo pueden invocarse si el delito investigado fue especialmente grave, este requisito no aplica a las búsquedas calientes. Según explicó la Suprema Corte, “Cuando la persecución al domicilio se basaba en una detención puesta en marcha en un lugar público, el hecho de que los delitos que justificaban la detención inicial o detención fueran faltas no tiene importancia para determinar la validez del ingreso sin orden judicial”. 92

    Por último, un sospechoso que huye de oficiales desencadena la excepción de persecución “caliente” a pesar de que el crimen ocurrió en un momento anterior. Así, los tribunales han dictaminado que una persecución caliente “no tiene por qué ser un matiz y grito extendidos en y sobre las calles públicas”, 93 sino que debe ser “inmediata o continua”. 94 Por ejemplo, en People v. Patino, 95 oficiales del LAPD fueron despachados a altas horas de la noche a una silenciosa alarma de robo en un bar. Al llegar, vieron a un hombre “retrocediendo por la puerta principal portando una caja”. Cuando el hombre vio a los oficiales, dejó caer la caja y escapó. Aproximadamente una hora después, los oficiales lo volvieron a ver y retomaron la persecución. Cuando el hombre se topó con un departamento, los oficiales entraron tras él y se encontraron con Patino quien finalmente fue detenido por obstrucción. Patino sostuvo que la entrada de los oficiales era ilegal, pero el tribunal no estuvo de acuerdo porque “[e] los hechos demuestran que los oficiales estaban persiguiendo al sospechoso de robo a pesar de que había transcurrido una hora después de que primero persiguieran al sospechoso”.

    Persecuciones “frescas”

    A diferencia de las búsquedas “calientes”, las búsquedas “frescas” no son persecuciones físicas. En cambio, son búsquedas en el sentido de que oficiales con causa probable están tratando activamente de aprehender al sospechoso y, al hacerlo, están respondiendo rápidamente al desarrollo de información sobre su paradero; y eventualmente esa información se suma a causa probable para creer que actualmente se encuentra dentro de su hogar u otra estructura privada. 96 Los casos indican que se permitirá una entrada basada en “nueva persecución” si existieran las siguientes circunstancias:

    (1) Delito grave: El delito investigado debe haber sido un delito grave, generalmente violento. 97

    2) Diligencia: En todo momento los oficiales deben haber sido diligentes en su intento de aprehender al autor. 98

    3) Sospechoso localizado: Los oficiales deben haber desarrollado causa probable para creer que el autor se encontraba actualmente dentro de una determinada casa o estructura. 99

    (4) Prueba de huida: Los oficiales deben haber creído razonablemente que el perpetrador se encontraba en vuelo activo o pronto lo estaría.

    En algunos casos, la creencia de un oficial de que un sospechoso está huyendo se basará en pruebas directas. Un ejemplo lo encuentra en People v. Lopez donde los oficiales del LAPD se enteraron de que un sospechoso de asesinato se hospedaba en cierto motel, y que alguien pronto le estaría entregando dinero para que pudiera escapar a Texas. 100 En la mayoría de los casos, sin embargo, las pruebas de huida se basarán en pruebas circunstanciales. Los ejemplos incluyen ver un nuevo rastro de sangre que conduce desde la escena de un asesinato hasta la casa del sospechoso, 101 y saber que una violenta libertad en libertad vigilada estaba tratando de evitar la detención al quedarse en diferentes hogares. 102

    En algunos casos, el hecho de que el sospechoso hubiera cometido recientemente un delito grave también puede justificar la conclusión de que se encuentra en huida activa. Esto se debe a que el autor de tal delito esperará un esfuerzo inmediato y total para identificarlo y aprehenderlo. La duración de tal esfuerzo variará dependiendo de la gravedad del delito y del número de pistas. En todo caso, si durante este tiempo los oficiales desarrollaron causa probable para creer que el autor se encontraba dentro de su domicilio u otro lugar, una entrada sin orden judicial generalmente se justificará bajo la doctrina de persecución “fresca”. Ejemplos:

    • A las 8 de la mañana, Hayden robó a punta de pistola a un empleado de la compañía de taxis de Baltimore. Al irse, alguien en la oficina gritó “atraco”, y dos taxistas de los alrededores escucharon esto, vieron a Hayden y lo siguieron hasta su casa cercana. Policías fueron alertados, llegaron rápidamente, entraron y detuvieron a Hayden. Juzgado: “A la policía se le informó que se había producido un robo a mano armada, y que el sospechoso había ingresado al 2111 Cocoa Lane menos de cinco minutos antes de llegar a él. Actuaron razonablemente cuando entraron a la casa y comenzaron a buscar a un hombre de la descripción que les habían dado”. 103
    • El cuerpo de una joven fue descubierto a las 5:20 AM a lo largo de una carretera en el condado de Placer. Ella había sido violada, robada y asesinada. Los detectives del alguacil rápidamente identificaron a la mujer y desarrollaron una causa probable para creer que Williams era el perpetrador. Al día siguiente, encontraron el auto robado de la víctima cerca del apartamento de la novia de Williams. Entraron al departamento y lo detuvieron. Al dictaminar que la detención era lícita bajo la doctrina de persecución “fresca”, el tribunal señaló que la investigación procedió de manera constante y diligente desde el momento en que se descubrió el cuerpo y que “la proximidad del automóvil de la víctima sugería claramente la presencia del acusado en el departamento, y también hizo que el vuelo fuera realista posibilidad.” 104
    • Gilbert mató a un policía en la Alhambra durante un robo a un banco fallido. Él y uno de sus cómplices, King, se escaparon pero, desconocidos para ellos, un tercer cómplice llamado Weaver fue capturado pocos minutos después. Weaver identificó a Gilbert como el tirador y dijo a los oficiales dónde vivía. Mientras se dirigían al departamento, los oficiales se enteraron de que King acababa de salir del departamento. Pensando que Gilbert todavía estaba dentro, los oficiales entraron por la fuerza. A pesar de que Gilbert no estaba allí, los oficiales encontraron pruebas a simple vista. Durante una audiencia de supresión, uno de los oficiales testificó que “sabíamos.. había tres ladrones. Uno resultó herido y contabilizado, uno acababa de salir unos minutos antes, y había un tercero desconocido. Presumiblemente estaba en el departamento”. El tribunal respondió: “Dado que los oficiales estaban en nueva persecución de dos ladrones que escaparon en el mismo automóvil, la suposición [del oficial] no fue irrazonable. Entraron los oficiales, no para hacer una búsqueda exploratoria general para encontrar pruebas de culpabilidad, sino en nueva persecución para buscar a un sospechoso y hacer una detención. Un policía había sido baleado, un sospechoso estaba escapando y otro sospechoso probablemente se escaparía”. 105

    Cuidados Comunitarios

    Como se señaló anteriormente, el papel de los agentes del orden en la comunidad ha crecido a lo largo de los años. De hecho, ahora incluye una “infinita variedad de servicios” 106, que están “totalmente divorciados de la detección, investigación o adquisición de pruebas relacionadas con la violación de un estatuto penal”. 107 En ocasiones, los oficiales que respondieron determinan que no pueden resolver el asunto a menos que ingresen o tal vez incluso registren una casa, negocio o automóvil. ¿Pueden hacerlo sin una orden judicial?

    En el pasado, la respuesta solía ser no porque no había una amenaza demostrable para la vida o la propiedad. 108 Pero a medida que pasaba el tiempo, empezaron a surgir casos en los que los tribunales reconocerían que, a pesar de la ausencia de una verdadera emergencia, no podían culpar a los oficiales por intervenir. Algunos de estos tribunales evitaron el tema invocando las reglas de “error inofensivo” o “inevitable descubrimiento”, o diciendo que existía una verdadera emergencia aunque obviamente no lo hizo.Otros dictaminarían que la búsqueda era ilegal y que las pruebas deben ser suprimidas pero, al mismo tiempo, dirían algo así como, “No creo que los oficiales se equivocaran en lo que hicieron. De hecho, los encomio”.

    Con el tiempo, sin embargo, los tribunales comenzaron a enfrentar el tema. Uno de los primeros en hacerlo fue el Tribunal Supremo de California que, en People v. Ray, señaló a muchas personas hoy en día “desconocen los nombres de [sus] vecinos de al lado” y que “las tareas que vecinos, amigos o familiares pueden haber realizado en el pasado ahora recaen en manos de la policía”. Y, dijo el tribunal, habría “consecuencias seriamente indeseables para la sociedad en general” si se requiriera a los oficiales que explicaran a la persona denunciante: “Lo siento. No te podemos ayudar. Necesitamos una orden pero no podemos conseguir una porque no hay 'delito'”. 109

    Es por ello que los tribunales reconocen ahora la circunstancia relativamente nueva y exigente que se ha dado a conocer como “cuidado comunitario” o “necesidades especiales”. 110 Ejemplos de situaciones típicas de cuidado comunitario incluyen “verificar las llamadas de bienestar”, despejar accidentes vehiculares, buscar niños perdidos y, recientemente, intentar acorralar a un caballo suelto. 111

    CUIDADO VS. Circunstancias exigentes

    Si bien algunos tribunales han sugerido que el cuidado comunitario y las circunstancias exigentes son conceptos separados, no lo son. Por el contrario, ambos están (1) basados en una necesidad situacional y fácilmente aparente que sólo pueden ser satisfechas, o tradicionalmente cumplidas, por los agentes del orden; y (2) están sujetos a la misma prueba de equilibrio: la acción policial es lícita si la necesidad de la misma superó su intrusión.

    Sin embargo, existen tres diferencias significativas entre el cuidado de la comunidad y las circunstancias exigentes. En primer lugar, las situaciones de cuidado comunitario no son, por definición, tan peligrosas como las circunstancias tradicionales exigentes. 112 Esto significa que las búsquedas e incautaciones basadas en el cuidado comunitario se mantendrán normalmente solo si la respuesta de los oficiales fue relativamente no intrusiva. Segundo, una intrusión basada en un interés de cuidado comunitario puede considerarse ilegal si el tribunal determina que la única motivación de los oficiales era realizar una detención u obtener pruebas. 113 Como explicó la Corte Suprema de California, “[C] nuestros deben estar especialmente atentos en la protección contra el subterfugio, es decir, una falsa confianza en la justificación de la seguridad personal o protección patrimonial cuando el verdadero propósito era buscar pruebas del delito”. 114

    Tercero, a diferencia de las acciones policiales que se basan en circunstancias apremiantes, no se espera que los oficiales respondan a todas las situaciones que puedan justificarse por un interés de cuidado comunitario. Como explicó la Corte de Apelaciones de Nueva York:

    [W] e ni queremos ni autorizar a la policía a incautar a personas o locales para remediar lo que pudiera caracterizarse como irritantes menores. La gente a veces crea olores de cocina o hace ruido hasta el punto en que los vecinos se quejan. Pero como vivimos en una sociedad libre, no esperamos que la policía reaccione ante quejas tan relativamente menores rompiendo la puerta. 115

    Aún así, puede suceder ocasionalmente que los oficiales no puedan simplemente ignorar el problema sólo porque podría clasificarse como un “irritante menor”. Por ejemplo, en U.S. v. Rohrig 116 oficiales respondieron a un reporte de música fuerte proveniente de la casa de Rohrig. La hora era la 1:30 A.M., y la música era tan alta que los oficiales podían oírla a una cuadra de distancia. Al detenerse, varios “vecinos vestidos de pijama salieron de sus casas para quejarse del ruido”. Los oficiales llamaron a la puerta de Rohrig y “gritaron para anunciar su presencia” pero nadie respondió. Al no tener alternativas aparentes (aparte de dejar a los vecinos a merced de los atronadores altavoces de Rohrig), los oficiales entraron a la casa por una puerta abierta y vieron plantas de marihuana de pared a pared. No sólo dictaminó el tribunal que la respuesta de los oficiales era apropiada, sino que señaló lo absurdo de prohibirles asistir a los vecinos:

    [I] si insistimos en mantener el requisito de orden judicial en estas circunstancias, en efecto decimos a los vecinos del Demandado que “mero” ruido ruidoso y perturbador en medio de la noche no representa “suficiente” de emergencia para justificar una respuesta inmediata, tal vez porque tal situación 'sólo' amenaza a la la tranquilidad de los vecinos en lugar de sus vidas o bienes. Dudamos que este resultado concordara con la comprensión de los vecinos de la “razonabilidad”.

    Intrusividad de la respuesta

    Hasta el momento hemos estado discutiendo cómo los tribunales determinan la fuerza de la necesidad de ingresar a una residencia o tomar otras acciones en respuesta a una circunstancia exigente. Ahora, habiendo determinado la importancia de actuar, los tribunales deben sopesar esta circunstancia contra la intrusión de las acciones de los oficiales. Y si la necesidad era igual o mayor que la intrusividad, la respuesta policial se considerará lícita. De lo contrario, no lo hará.

    Pero, además de la intrusión abstracta de la respuesta de los oficiales (o a veces en lugar de ella), los tribunales se centrarán más en si los oficiales respondieron a la amenaza de manera razonable, 117 lo que esencialmente significa que su respuesta mostró un “sentido de proporción”. 118

    Sin embargo, los oficiales no están obligados a utilizar los medios menos intrusivos para apagar la emergencia. Como explicó la Suprema Corte, “la cuestión no es simplemente si se disponía de alguna otra alternativa, sino si la policía actuó de manera injustificada al no reconocerla o perseguirla”. 119 Además, se ha advertido a los tribunales para evitar cuestionar la valoración de los oficiales sobre la necesidad de acción inmediata siempre y cuando se encuentre dentro de los límites de la razonabilidad. Así, la Corte de Apelaciones de California observó: “Por supuesto, desde la seguridad de nuestra elevada perspectiva, y a pesar de nuestra total falta de experiencia práctica en la materia, podríamos cuestionarnos si quienes físicamente enfrentaron el peligro en esta instancia, seleccionaron o no el 'mejor' curso de acción disponible”. 120

    Si bien no es posible clasificar las diversas respuestas policiales en una escala de intrusividad, hay algunas generalizaciones que se pueden hacer.

    ENTRAR A UN HOGAR: La más intrusiva de las respuestas policiales habituales ante circunstancias exigentes es la entrada forzosa a un domicilio. Como observó la Suprema Corte, “[P] la entrada hisica del domicilio es el principal mal contra el que se dirige la redacción de la Cuarta Enmienda”. 121 Por esta razón (como se discutió anteriormente) los tribunales han dictaminado consistentemente que tal respuesta intrusiva sólo puede justificarse si los oficiales tenían causa probable para creer que la amenaza se materializaría.

    Señalar también que, además de la entrada física, los tribunales considerarán si los oficiales dieron aviso de su identidad y finalidad de antemano. Nuevamente citando a la Suprema Corte, “[L] el método de ingreso de un oficial a una vivienda [se encuentra] entre los factores a considerar”. 122

    DESPUÉS DE LA ENTRADA: Si bien se permite una búsqueda completa si era razonablemente necesaria, 123 rara vez es necesaria porque la mayoría de las amenazas se pueden desactivar realizando un “barrido” o “recorrido” para localizar a un sospechoso que huye o determinar si hay alguien dentro que necesite ayuda o que pueda destruir pruebas . Entonces, si es necesario, los oficiales pueden asegurar el local en espera de la emisión de una orden judicial, ya sea retirando a los ocupantes o impidiendo que alguien ingrese. Por ejemplo, en Segura v. Estados Unidos la Suprema Corte señaló que “[i] en este caso, los agentes ingresaron y aseguraron el departamento desde dentro. Podría decirse que el curso más sabio habría sido partir de inmediato y asegurar el local desde el exterior mediante una 'vigilancia' una vez que el control de seguridad reveló que nadie más que los detenidos se encontraban en el departamento. Pero el método realmente empleado no requiere de un resultado diferente”. 124

    TRAVISO: El mero hecho de caminar sobre la propiedad de un sospechoso puede constituir un registro técnico, pero es relativamente no intrusivo, y se considerará razonable si la entrada de los oficiales estaba restringida a áreas que necesitaban ser revisadas para desactivar la amenaza. 125 Si había razones para creer que existía una emergencia dentro de una vivienda, el acto de un oficial de mirar a través de las ventanas desde el exterior también se considera no intrusivo. 126

    HACER SEGURO: Si la emergencia resultó de una condición peligrosa (por ejemplo, un laboratorio de metanfetamina), los oficiales pueden hacer aquellas cosas que sean razonablemente necesarias para eliminar la amenaza, incluido un registro. Como observó el Cuarto Circuito, “La autoridad para desactivar una amenaza en una emergencia incluye necesariamente a la autoridad para realizar búsquedas encaminadas a descubrir el alcance de la amenaza”. 127

    BUSCAR CELULARES: Los oficiales pueden acceder al contenido de un celular sin orden judicial si creían razonablemente que era necesario el acceso inmediato para desactivar un peligro inminente de muerte o lesiones físicas graves. 128 De lo contrario, los oficiales deberán incautar el teléfono para protegerlo y su contenido de la destrucción, para luego buscar una orden judicial. 129

    Vacante y Reingreso

    Los oficiales que hayan ingresado a una casa o negocio en circunstancias apremiantes deben irse dentro de un plazo razonable después de que se haya eliminado la amenaza a personas, bienes o pruebas. Como se señaló, sin embargo, pueden asegurar los locales (es decir, temporalmente “incautarlos”) en espera de la emisión de una orden de cateo si creyeron razonablemente que tenían causa probable para una. 130 Así, los oficiales deben evitar lo ocurrido en el histórico caso de Mincey v. Arizona. 131

    Aquí, un oficial en Tucson fue asesinado por un traficante de drogas cuando los agentes ingresaron al apartamento del sospechoso para ejecutar una orden de cateo. Después de que se aseguraron los locales, los oficiales supervisaron el retiro del cuerpo del oficial y se aseguraron de que “la escena se alterara lo menos posible”. Estas acciones eran claramente permisibles. Pero entonces los oficiales “procedieron a recabar pruebas”. De hecho, permanecieron cuatro días en el domicilio, tiempo durante el cual “abrieron cajones, clósets y alacenas, e inspeccionaron su contenido; vaciaron bolsillos de ropa; cavaron fragmentos de bala de las paredes y pisos; levantaron tramos de la alfombra y los retiraron para su examen”. Todo dicho, incautaron entre 200 y 300 artículos.

    En la Suprema Corte, el gobierno exhortó a la Corte a establecer una “excepción en la escena del crimen” al requisito de orden judicial o, al menos, una excepción de “escena del crimen”. El Tribunal se negó. Si bien reconoció que el delito investigado era excepcionalmente grave, y aunque los oficiales tenían causa probable de una orden que pudiera haber autorizado una búsqueda intensiva, dictaminó que “el registro sin orden judicial del apartamento de Mincey no era constitucionalmente permisible simplemente porque un allí había ocurrido recientemente un homicidio”.

    Cuándo desocupar

    Como la mayoría de las cosas que involucran circunstancias exigentes, no existe una prueba simple para determinar el punto en el que los oficiales deben detenerse y obtener autorización judicial para cualquier intrusión adicional. Por lo que simplemente revisaremos algunos ejemplos de situaciones en las que los tribunales abordaron el tema.

    EXPLOSIVOS: La emergencia creada por la presencia de explosivos en una estructura terminó cuando se ha eliminado el peligro. 132

    QUÍMICOS PELIGROSOS: La emergencia terminó cuando se ha eliminado el peligro inminente de incendio o explosión. 133

    FUEGOS ESTRUCTURALES: La urgencia causada por un incendio de estructura residencial o comercial no termina automáticamente cuando el fuego está bajo control o incluso con el “rociado de la última llama” 4 30 En su lugar, termina después de que los investigadores hayan determinado la causa y origen del incendio, 135 y han determinado que los locales eran seguros para su reocupación. 136 El tiempo que sea razonablemente necesario para tales fines dependerá del tamaño de la estructura; condiciones que hicieron que la investigación fuera más lenta, como humo intenso y poca iluminación; y si hubo otras circunstancias que retrasaron la investigación, como la presencia de explosivos o sustancias químicas peligrosas. 137 Aún así, se requerirá una orden judicial cuando los investigadores hayan concluido que la causa fue un incendio provocado y su propósito había pasado de encontrar la causa y origen a realizar una investigación penal. 138

    TIRO DENTRO DE UNA RESIDENCIA: La emergencia creada por un asesinato o tiroteo no fatal en una residencia termina después de que los agentes hubieran determinado que no había sospechosos u otras víctimas en el lugar de los hechos, la víctima había sido removida, y no hubo amenaza de pruebas localizadas en su interior. 139

    SUSPECTO BARRICADO: La amenaza termina después de que el sospechoso fue detenido y los agentes determinaron que no había víctimas ni otros sospechosos en su interior. 140

    ROBO EN PROGRESO: La emergencia termina luego de que agentes detuvieron al ladrón y hubieran determinado que no había cómplices en las instalaciones, y que los vecinos no necesitaban ayuda de emergencia. 141

    Reentrada

    Después de desocupar el local, los oficiales no podrán reingresar a menos que cuenten con una orden de cateo o consentimiento. 142 Excepción: Los oficiales podrán volver a ingresar con el propósito limitado de incautar pruebas si (1) vieron las pruebas a simple vista mientras se encontraban legalmente dentro; 2) por circunstancias apremiantes, no era práctico incautar las pruebas antes de que se neutralizara la emergencia; y 3) los oficiales no lo habían hecho rindieron su control de los locales. 143

    Por ejemplo, en People v. Tribunal Superior (Quinn) 144 un oficial ingresó a una vivienda por motivos de persecución en caliente. Mientras buscaba al sospechoso, vio drogas que no incautó porque el sospechoso seguía prófugo. Inmediatamente después de detener al sospechoso y sacarlo del local, el agente volvió a ingresar a la residencia y recuperó la droga. A pesar de que la emergencia había terminado cuando el oficial volvió a entrar, el tribunal dictaminó que el reingreso era lícito porque el oficial “no trinchó en ningún interés protegido constitucionalmente al regresar con el único propósito de recuperar el contrabando que había observado momentos antes en el dormitorio pero que no había estado entonces en un posición para apoderarse.”

    De igual manera, en Cleaver v. Tribunal Superior dos hombres dispararon a tiros a dos oficiales en Oakland luego, tras un tiroteo, se atrincheraron en el sótano de una vivienda. Aproximadamente dos horas después, los agentes lanzaron un bote de gas lacrimógeno al interior del edificio, provocando un incendio. 145 Uno de los sospechosos fue asesinado a balazos cuando huía; el otro, Cleaver, fue detenido. Los técnicos de evidencia inicialmente no pudieron ingresar al sótano debido al humo y los gases lacrimógenos. Pero unas tres horas después uno de ellos ingresó y incautó algunas pruebas pero no pudo realizar una búsqueda exhaustiva debido a la alteración de la visibilidad. Alrededor de seis horas después, un oficial ingresó y recuperó pruebas adicionales.

    Al sostener ambas reentradas, la Suprema Corte de California dijo: “La búsqueda de las 11:30 P.M. se vio frustrada por humo residual, humos y gases lacrimógenos. Los retrasos relativamente cortos hasta las 2 de la mañana y las 8 de la mañana necesarios por la oscuridad y la continua alteración de la visibilidad, no pueden considerarse constitucionalmente impropios o irrazonables bajo todas las circunstancias aún en este caso”.

    Referencias

    1. Graham contra Connor (1989) 490 U.S. 386, 397.
    2. Michigan c. Tyler (1978) 436 U.S. 499, 509.
    3. U.S. v. Williams (6to Cir. 2003) 354 F.3d 497, 503.
    4. En re Caso Sellado (D.C. Cir. 1998) 153 F.3d 759, 766.
    5. U.S. v. Collins (7mo Cir. 2007) 510 F.3d 697, 699.
    6. Ver Ker v. California (1963) 374 U.S. 38 [nueva persecución].
    7. Cady v. Dombrowski (1973) 413 U.S. 433, 441 [arma de fuego en un vehículo].
    8. Murdock v. Stout (9º Cir. 1995) 54 F.3d 1437, 1440.
    9. Véase, por ejemplo, People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 471.
    10. Véase Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 331 [“[W] e equilibrar las preocupaciones relacionadas con la privacidad y la aplicación de la ley para determinar si la intrusión fue razonable.”]; Illinois v. Lidster (2004) 540 U.S. 419, 426 [“[I] n juzgando razonabilidad, miramos a la gravedad de las preocupaciones públicas atendidas por la incautación, el grado en que la incautación favorece el interés público, y la severidad de la injerencia en la libertad individual.”].
    11. Mora v. Ciudad de Gaithersburg (4to Cir. 2008) 519 F.3d 216, 224.
    12. Ver People v. Lujano (2014) 229 Cal.app.4th 175, 183 [“Pero para caer dentro de las circunstancias apremiantes excepción al requisito de orden judicial, una detención o detención dentro de un hogar o vivienda debe ser apoyada tanto por causa probable como por la existencia de exigentes circunstancias.”]; U.S. v. Alaimalo (9th Cir. 2002) 313 F.3d 1188, 1193 [“Aun cuando existan circunstancias apremiantes, los policías deben tener causa probable para apoyar una entrada sin orden judicial a una vivienda.”].
    13. Ver Estados Unidos v. Cortez (1981) 449 U.S. 411, 418; People v. Ammons (1980) 103 Cal.app.3d 20, 30.
    14. U.S. v. Klump (2nd Cir. 2008) 536 F.3d 113, 117-18.
    15. Ver Gente v. Tribunal Superior (Peebles) (1970) 6 Cal.app.3d 379, 382 [“Una forma de probar la razonabilidad de la búsqueda es preguntarnos cómo se vería la situación si hubiera explotado otra bomba, matando a varias personas”]; U.S. v. Black (9th Cir. 2007) 482 F.3d 1035, 1040 [“la policía sería duramente criticada de no haber investigado”].
    16. People v. Bradford (1972) 28 Cal.app.3d 695, 704.
    17. People v. Ledesma (2003) 106 Cal.app.4th 857, 866. Véase también Illinois v. Gates (1983) 462 U.S. 213, 232.
    18. Ver People v. Wells (2006) 38 Cal.4th 1078, 1083; U.S. v. Wheat (8th Cir. 2001) 278 F.3d 722, 732, fn.8.
    19. Florida v. J.L. (2000) 529 U.S. 266, 273-74.
    20. U.S. v. Holloway (11th Cir. 2002) 290 F.3d 1331, 1339.
    21. Ver U.S. v. Russell (9th Cir. 2006) 436 F.3d 1086, 1090 [“Dada la confusión sustancial y la información contradictoria, la policía se justificó al registrar la casa”].
    22. Ames v. King County (9th Cir. 2017) 846 F.3d 340, 348. Véase también Florida v. J.L. (2000) 529 U.S. 266, 273-74; Navarette v. California (2014) U.S. [134 S.Ct. 1683]; People v. Coulombe (2000) 86 Cal.app.4th 52, 58 [reporte de hombre con arma de fuego “en una multitud de miles de celebrantes de Nochevieja”].
    23. 23 Ver People v. Koch (1989) 209 Cal.app.3d 770, 782; People v. Camilleri (1990) 220 Cal.app.3d 1199, 1206 [“Implícito en esta carga hay una demostración de que hubo tiempo insuficiente para obtener una orden judicial.”]; Bailey v. Newland (9th Cir. 2001) 263 F.3d 1022, 1033 [“[T] la presencia de circunstancias apremiantes implican necesariamente que no hay tiempo suficiente para obtener una orden judicial”].
    24. People v. Blackwell (1983) 147 Cal.app.3d 646, 652.
    25. Ver Brendlin v. California (2007) 551 U.S. 249, 260 [lo que importa es “la intención de la policía como se manifiesta objetivamente”].
    26. (2006) 547 U.S. 398, 404. Editado.
    27. People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 471.
    28. (1999) 21 Cal.4th 464, 477.
    29. Ver In re Jessie L. (1982) 131 Cal.app.3d 202, 214 [“La policía no se quedó de brazos cruzados durante un periodo en el que se pudo haber obtenido una orden judicial, sino que rápidamente reunió a varios oficiales y acudió a los lugares involucrados.”]; People v. Stegman (1985) 164 Cal.app.3d 936, 945 [ OK esperar refuerzos]; U.S. v. Najar (10th Cir. 2006) 451 F.3d 710, 719 [“Un retraso causado por una investigación razonable sobre la situación que enfrentan los oficiales no obvia la existencia de una emergencia.”].
    30. People v. Duncan (1986) 42 Cal.3d 91, 104.
    31. Gente v. Riddle (1978) 83 Cal.app.3d 563, 572.
    32. Mora v. Ciudad de Gaithersburg (4to Cir. 2008) 519 F.3d 216, 228.
    33. (2006) 547 U.S. 398. Ver también People v. Pou (2017) 11 Cal.app.5th 143, 149 [“[e] ven una revisión casual de [Stuart] revela que los oficiales no necesitan pruebas acorazadas de una probable lesión grave y potencialmente mortal para invocar la doctrina de la ayuda de emergencia”].
    34. People v. Roberts (1956) 47 Cal.2d 374.
    35. People v. Zabelle (1996) 50 Cal.app.4th 1282, 1287-88 [“Las circunstancias justificaron la creencia del oficial de que el acusado podría haber tomado una sobredosis de heroína. De esta manera, se justificó su entrada a la habitación para verificar el estado del demandado”.].
    36. People v. Troyer (2011) 51 Cal.4th 599, 607. Ver también Personas v. Tribunal Superior (Chapman) (2012) 204 Cal.app.4th 1004, 1013.
    37. People v. Soldoff (1980) 112 Cal.app.3d 1.
    38. U.S. v. Arch (7mo Cir. 1993) 7 F.3d 1300, 1304-5.
    39. Schreiber v. Moe (6to Cir. 2010) 596 F.3d 323, 330-31.
    40. People v. Sutton (1976) 65 Cal.app.3d 341.
    41. U.S. v. Wooden (7mo Cir. 2008) 551 F.3d 647, 650.
    42. Johnson v. Ciudad de Memphis (6to Cir. 2010) 617 F.3d 864, 869. Ver también Hanson v. Dane County (7th Cir. 2010) 608 F.3d 335, 337 [“La falta de respuesta a la devolución de una llamada de emergencia incompleta implica que la persona que llama no puede levantar el teléfono, debido a una lesión, enfermedad (un ataque al corazón, por ejemplo), o una amenaza de violencia”.]. Comparar U.S. v. Martinez (10th Cir. 2011) 643 F.3d 1292, 1297-98 [una llamada al 911 en la que el despachador solo escucha estática no justifica la misma preocupación que una llamada en la que la persona que llamó colgó].
    43. U.S. v. Najar (10th Cir. 2006) 451 F.3d 710, 720.
    44. U.S. v. Snipe (9th Cir. 2008) 515 F.3d 947.
    45. Hanson v. Condado de Dane (7mo Cir. 2010) 608 F.3d 335, 338.
    46. U.S. v. Martinez (9th Cir. 2005) 406 F.3d 1160, 1164. Véase también Tierney v. Davidson (2nd Cir. 1998) 13 F.3d 189, 197 [los tribunales “han reconocido el carácter combustible de las controversias internas, y han otorgado gran latitud a la creencia de una oficina de que la entrada sin orden judicial estaba justificada por circunstancias exigentes”.].
    47. (2do Cir. 1998) 133 F.3d 189, 197.
    48. U.S. v. Brooks (9th Cir. 2004) 367 F.3d 1128, 1136.
    49. (2017) 11 Cal.app.5th 143, 152.
    50. (1994) 26 Cal.app.4th 247.
    51. Ver People v. Brown (2015) 61 Cal.4th 968, 982 [una llamada al 911 constituye “[un] otro indicador de veracidad”]; People v. Dolly (2007) 40 Cal.4th 458, 467 [“[M] erely llamando al 911 y tener una conversación telefónica grabada arriesga la posibilidad de que la policía pueda rastrear la llamada o identificar al que llama por su voz”.].
    52. Navarette v. California (2014) U.S. [134 S.Ct. 1683, 1689].
    53. (D.C. Cir. 1992) 956 F.2d 1216, 1217.
    54. (2009) 46 Cal.4th 1136.
    55. (1987) 197 Cal.app.3d 262.
    56. Ver People v. Duncan (1986) 42 Cal.3d 91, 103 [“[T] aquí no hay una regla absoluta que pueda dar cabida a cada entrada sin orden judicial a locales que alberguen un laboratorio de drogas... la naturaleza de emergencia de cada situación debe evaluarse en sus propios hechos”.].
    57. Ver People v. Duncan (1986) 42 Cal.3d 91, 105 [“La naturaleza extremadamente volátil de los productos químicos, incluido el éter, involucrados en la producción de drogas como el PCP y la metanfetamina crea un ambiente peligroso”]; People v. Messina (1985) 165 Cal.app.3d 937, 943 [“[T] he types of los químicos utilizados para fabricar metanfetaminas son extremadamente peligrosos para la salud.”]; U.S. v. Cervantes (9th Cir. 2000) 219 F.3d 882, 891-91 [“olor químico repugnante” que “podría estar asociado con la producción de metanfetamina”].
    58. Ver People v. Osuna (1986) 187 Cal.app.3d 845, 852 [testigo experto “destacó que el principal peligro asociado con el éter etílico anhidro es la inflamabilidad. Sus vapores son capaces de viajar largas distancias y pueden ser encendidos por un calentador de gas, un convertidor catalítico o un automóvil, un cigarrillo”].
    59. (1985) 164 Cal.app.3d 936.
    60. Ver People v. Wharton (1991) 53 Cal.3d 522, 578 [“Debido a que existía la posibilidad de que la víctima siguiera viva, no podemos culpar a la decisión de los oficiales de investigar más a fondo”]; U.S. v. Richardson (7th Cir. 2000) 208 F.3d 626 [oficiales testificaron que “los laicos sin conocimientos médicos no están en condiciones de determinar si una persona está viva o muerta”].
    61. Wayne v. Estados Unidos (D.C. Cir. 1963) 318 F.2d 205, 213, 241.
    62. U.S. v. Stafford (9th Cir. 2005) 416 F.3d 1068, 1074 [“[Un] reporte de un cadáver puede llevar fácilmente a los oficiales a creer que alguien podría estar necesitando ayuda inmediata”.].
    63. Ver Personas v. Tribunal Superior (Chapman) (2012) 204 Cal.app.4th 1004, 1023; Código Gov., §§ 27491.1, 27491.2.
    64. Véase Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 330; Mincey v. Arizona (1978) 437 U.S. 385, 392 [sin excepción de “escena del crimen”].
    65. Ver People v. Lujano (2014) 229 Cal.app.4th 175, 183 [“Pero para caer dentro de las circunstancias apremiantes excepción al requisito de orden judicial, una detención o detención dentro de un hogar o vivienda debe estar sustentada tanto por causa probable como por la existencia de circunstancias exigentes”. ]; People v. Strider (2009) 177 Cal.app.4th 1393, 1399.
    66. Ver People v. Troyer (2011) 51 Cal.4th 599, 607 [“Nos negamos a resolver aquí lo que parece ser un debate sobre la semántica. Bajo cualquiera de los dos enfoques [es decir, razonabilidad vs. causa probable] nuestra tarea es determinar si hubo una base objetivamente razonable [para la entrada].”]; U.S. v. Alaimalo (9th Cir. 2002) 313 F.3d 1188, 1193 [“Aun cuando existan circunstancias exigentes, los policías deben tener causa probable para sustentar una entrada sin orden judicial a una vivienda.”].
    67. Ver People v. Herrera (1975) 52 Cal.app.3d 177, 182 [cuanto más grave sea el delito, “mayor es el interés gubernamental en su prevención y detección”]; People v. Higgins (1994) 26 Cal.app.4th 247, 252 [“Si el presunto delito es extremadamente menor, una entrada a domicilio sin orden judicial lo hará casi inevitablemente serán irrazonables bajo la Cuarta Enmienda.”].
    68. Ver Kentucky v. King (2011) 563 U.S. 452, 460 [“para evitar la destrucción inminente de pruebas se ha reconocido desde hace mucho tiempo como una justificación suficiente para una búsqueda sin orden judicial”]; Missouri v. McNeely (2013) U.S. [133 S.Ct. 1552, 1559].
    69. Véase Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 331-32; People v. Thompson (2006) 38 Cal.4th 811, 820-22.
    70. Ver People v. Senkir (1972) 26 Cal.app.3d 411, 421; People v. Farley (2009) 46 Cal.4th 1053, 1099.
    71. Véase Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 331-32.
    72. Ver Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 336; People v. Torres (2012) 205 Cal.app.4th 989, 995.
    73. Ver People v. Koch (1989) 209 Cal.app.3d 770, 782; Ferdin v. Tribunal Superior (1974) 36 Cal.app.3d 774, 782.
    74. Ver Richards v. Wisconsin (1997) 520 U.S. 385, 391; People v. Bennett (1998) 17 Cal.4th 373, 384; People v. Camilleri (1990) 220 Cal.app.3d 1199, 1209 [“Donde la emergencia es la inminente destrucción de pruebas, los agentes gubernamentales deben tener una objetivamente razonable base para creer que hay alguien dentro de la residencia que tiene motivos para destruir las pruebas.”].
    75. Véase U.S. v. Moreno (2nd Cir. 2012) 701 F.3d 64, 75; Richards v. Wisconsin (1997) 520 U.S. 385, 396.
    76. People v. Ortiz (1995) 32 Cal.app.4th 286, 293.
    77. People v. Seaton (2001) 26 Cal.4th 598, 632.
    78. People v. Hill (1970) 3 Cal.app.3d 294, 299-300.
    79. People v. Baldwin (1976) 62 Cal.app.3d 727, 739.
    80. U.S. v. Andino (2do Cir. 2014) 768 F.3d 94, 100-101.
    81. People v. Clark (1968) 262 Cal.app.2d 471, 475.
    82. Ver Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 332 [el sospechoso sabía que su esposa estaba cooperando con oficiales y razonablemente podrían haber llegado a la conclusión de que él, si se le diera la oportunidad, se desharía de las drogas rápidamente].
    83. U.S. v. Socey (D.C. Cir. 1988) 846 F.2d 1439, 1445, fn.6.
    84. (1974) 37 Cal.app.3d 20, 33. Véase también U.S. v. Ramírez (8th Cir. 2012) 676 F.3d 755, 764.
    85. Kentucky v. King (2011) 563 U.S. 452, 469 [“la regla de las circunstancias apremiantes se aplica cuando la policía no obtiene entrada a locales por medio de una violación real o amenazada de la Cuarta Enmienda”].
    86. Estados Unidos v. Santana (1976) 427 U.S. 38, 43. Editado.
    87. (1976) 427 U.S. 38.
    88. People v. Wilkins (1993) 14 Cal.app.4th 761.
    89. Personas v. Tribunal Superior (Quinn) (1978) 83 Cal.app.3d 609, 615-16.
    90. People v. Ames (1985) 174 Cal.app.3d 796.
    91. People v. Lloyd (1989) 216 Cal.app.3d 1425.
    92. Stanton v. Sims (2013) U.S. [134 S.Ct. 3, 4]. Ver también I n re Lavoyne M. (1990) 221 Cal.app.3d 154, 159.
    93. Estados Unidos v. Santana (1976) 427 U.S. 38, 43.
    94. Welsh v. Wisconsin (1984) 466 U.S. 740, 743. Ver también White v. Hefel (7th Cir. 2017) 875 F.3d 350, 356 [“la policía no perdió la pista de [el sospechoso] por ningún tiempo signficante”].
    95. (1979) 95 Cal.app.3d 11.
    96. Ver Gente v. Escudero (1979) 23 Cal.3d 800, 808.
    97. Ver Minnesota v. Olson (1990) 495 U.S. 91, 100; People v. Escudero (1979) 23 Cal.3d 800, 811.
    98. Ver People v. Williams (1989) 48 Cal.3d 1112, 1139 [“sin demora injustificada”].
    99. Ver People v. Benton (1978) 77 Cal.app.3d 322, 327; People v. Smith (1966) 63 Cal.2d 779, 797.
    100. (1979) 99 Cal.app.3d 754, 766.
    101. People v. McDowell (1988) 46 Cal.3d 551.
    102. People v. Manderscheid (2002) 99 Cal.app.4th 355, 362.
    103. Warden v. Hayden (1967) 387 U.S. 294, 298.
    104. People v. Williams (1989) 48 Cal.3d 1112.
    105. People v. Gilbert (1965) 63 Cal.2d 690.
    106. U.S v. Rodríguez-Morales (1er Cir. 1991) 929 F.2d 780, 784-85.
    107. Cady c. Dombrowski (1973) 413 U.S. 433, 441.
    108. Véase, por ejemplo, People v. Smith (1972) 7 Cal.3d 282, 286.
    109. People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 472, 480. Véase también U.S. v. Rohrig (6th Cir. 1996) 98 F.3d 1506, 1519.
    110. Ver Cady v. Dombrowski (1973) 413 U.S. 433, 441; People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 472; U.S. v. Rodriguez-Morales (1st Cir. 1991) 929 F.2d 780, 785.
    111. People v. Williams (2017) 15 Cal.app.5th 111.
    112. Ver People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 476-77; U.S. v. Rodriguez-Morales (1st Cir. 1991) 929 F.2d 780, 785.
    113. Ver People v. Morton (2004) 114 Cal.app.4th 1039, 1047; U.S. v. Orozco (9th Cir. 2017) 858 F.3d 1204, 1216.
    114. People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 477.
    115. People v. Molnar (N.Y. App. 2002) 774 N.e.2d 738, 741.
    116. (6to Cir. 1996) 98 F.3d 1506.
    117. Ver Mincey v. Arizona (1978) 437 U.S. 385, 393 [“[Una] búsqueda sin orden judicial debe estar estrictamente circunscrita por las exigencias que justifican su iniciación”.]; Thompson v. Louisiana (1985) 469 U.S. 17, 22 [“El llamado de ayuda del peticionario difícilmente puede verse como una invitación al público en general que habría convertido su casa en el tipo de lugar público para el que no sería necesaria ninguna orden de registro.”]; People v. Gentry (1992) 7 Cal.app.4th 1255, 1261, fn.2 [“La naturaleza de la exigencia define el alcance de la búsqueda”]; Henderson v. Simi Valley (9th Cir. 2002) 305 F.3 d 1052, 1060 [“La intrusión de los oficiales en la casa se limitó a aquellas áreas particulares donde se requería la entrada para recuperar bienes [de la hija del dueño]. Los oficiales no desempeñaron ningún papel activo en [la] incursión ordenada por la corte. Simplemente se quedaron a la espera para impedir una playa de la paz mientras se implementaba la orden de la corte”.].
    118. McDonald c. Estados Unidos (1948) 335 U.S. 451, 459. Véase también People v. Ray (1999) 21 Cal.4th 464, 477 [la conducta de los oficiales “debe limitarse cuidadosamente a lograr el objetivo que justificó la entrada”].
    119. Estados Unidos v. Sharpe (1985) 470 U.S. 675, 686.
    120. Gente v. Osuna (1986) 187 Cal.app.3d 845, 855.Ver también San Francisco v. Sheehan (2015)
    121. Payton c. Nueva York (1980) 445 U.S. 573, 585.
    122. Wilson c. Arkansas (1995) 514 U.S. 927, 934. U.S. [135 S.Ct.1765, 1777].
    123. Ver People v. Sirhan (1972) 7 Cal.3d 710, 740 [“Solo una búsqueda minuciosa en la casa podría asegurar que en ella no había pruebas de tal conspiración”.]; Mora v. Ciudad de Gaithersburg (4th Cir. 2008) 519 F.3d 216, 226 [“La autoridad para desactivar una amenaza en una emergencia necesariamente incluye la autoridad para realizar búsquedas encaminadas a descubrir el alcance de la amenaza.”].
    124. (1984) 468 U.S. 796, 811. Véase también Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 336 [“Mantener temporalmente a una persona de entrar en su casa es considerablemente menos intrusivo que la entrada policial”.]; Mincey v. Arizona (1978) 437 U.S. 385, 394 [cualquier amenaza a la destrucción de pruebas fue minimizada debido a “la policía guardia en el departamento”]; People v. Bennett (1998) 17 Cal.4th 373, 387.
    125. Ver Florida v. Jardines (2013) U.S. [133 S.Ct. 1409, 1415]; People v. Lujano (2014) 229 Cal.app.4th 175, 183-84; People v. Gemmill (2008) 162 Cal.app.4th 958, 970; People v. Camacho (2000) 23 Cal.4th 824, 836; People v. Manderscheid (2002) 99 Cal.app.4to 355, 364.
    126. People v. Gemmill (2008) 162 Cal.app.4th 958, 971.
    127. Mora v. Ciudad de Gaithersburg (4to Cir. 2008) 519 F.3d 216, 226.
    128. Ver Pluma. Código § 1546.1 (c) (6).
    129. Ver Riley v. California (2014) U.S. [134 S.Ct. 2473, 2486]; U.S. v. Henry (1st Cir. 2016) 827 F.3d 16, 27.
    130. Véase Illinois v. McArthur (2001) 531 U.S. 326, 331-32; People v. Bennett (1998) 17 Cal.4th 373, 386.
    131. (1978) 437 U.S. 385.
    132. Ver Gente v. Remiro (1979) 89 Cal.app.3d 809, 830-31.
    133. Ver People v. Avalos (1988) 203 Cal.app.3d 1517, 1523; People v. Duncan (1986) 42 Cal.3d 91, 105; People v. Blackwell (1983) 147 Cal.app.3d 646, 653; People v. Abes (1985) 174 Cal.app.3d 796, 807-9.
    134. Michigan v. Tyler (1978) 436 U.S. 499, 510.
    135. Véase Michigan v. Tyler (1978) 436 U.S. 499, 510; Michigan v. Clifford (1984) 464 U.S. 287, 293; People v. Glance (1989) 209 Cal.app.3d 836, 845 [los oficiales pueden “permanecer por un tiempo razonable para determinar la causa y el origen del incendio”].
    136. Véase U.S. v. Buckmaster (6th Cir. 2007) 485 F.3d 873, 876.
    137. Ver Michigan v. Tyler (1978) 436 U.S. 499, 510, fn.6; People v. A v alos (1988) 203 Cal.app.3d 1517, 1523 [meth lab.
    138. Véase Michigan v. Clifford (1984) 464 U.S. 287, 298, fn.9; U.S. v. Rahman (7th Cir. 2015) 805 F.3d 822, 833.
    139. Ver People v. Amaya (1979) 93 Cal.app.3d 424, 430-32; People v. Boragno (1991) 232 Cal.app.3d 378, 392.
    140. Ver People v. Keener (1983) 148 Cal.app.3d 73, 77.
    141. Ver Gente v. Bradley (1982) 132 Cal.app.3d 737.
    142. Ver Gente v. Lucero (1988) 44 Cal.3d 1006, 1018.
    143. Ver San Francisco v. Sheehan (2015) U.S. [135 S.Ct. 1765, 1775]; People v. Tribunal Superior (Chapman) (2012) 204 Cal.app.4th 1004, 1014.
    144. (1978) 83 Cal.app.3d 609.
    145. (1979) 24 Cal.3d 297.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 12.1: Circunstancias Exigentes is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Larry Alvarez via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.