Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6: Policías y Policías Comunitarias

  • Page ID
    153849
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Capítulo 6 — Policías y comunidad policial

    Objetivos clave de aprendizaje:

    • Identificar los problemas e importancia de que el departamento de aplicación de la ley contrate una fuerza policial diversa.
    • Explicar cómo una fuerza policial diversa proporciona una mejor comprensión de las diferentes culturas y mejores relaciones con la comunidad a la que sirven.
    • Ser capaz de explicar los temas de la elaboración de perfiles raciales.
    • Identificar cómo la policía comunitaria puede mejorar la relación entre las fuerzas del orden y la comunidad

    6.1 - Cuestiones Étnicas, Raciales y Minoritarias dentro de la Fuerza Laboral de un Organismo de Aplicación

    El papel de la policía ha sido dinámico desde que se convirtió en profesión en 1829 bajo Sir Robert Peel en Londres, Inglaterra. La relación entre la policía y los ciudadanos en la sociedad estadounidense se entiende generalmente como una progresión desde la era política, cuando la policía se introdujo en las ciudades estadounidenses en la década de 1840 hasta principios de la década de 1900; a la era de la reforma, que se extiende a través de la mitad del siglo XX desde la década de 1930 hasta la década de 1970; y luego a la era comunitaria de la policía moderna desde la década de 1970. Williams y Murphy señalan la falta de participación de las minorías en la policía a lo largo de estas diferentes épocas. Las comunidades de color fueron en gran parte impotentes durante la era política y, por lo tanto, no pudieron influir en la estrategia policial. Durante la era de la reforma, la estrategia policial se determinó en gran medida sobre la base de la ley, aunque las comunidades de color generalmente estaban desprotegidas. En la era comunitaria actual de la policía, uno de los principios es el requisito de una comunidad cohesionada que trabaje en asociación con un departamento de policía receptivo. Williams y Murphy afirman que esta condición previa no prevalece en muchos barrios minoritarios.

    Los modernos departamentos de policía tienen foros y trabajan en estrecha colaboración con organizaciones policiales raciales y étnicas, entre ellas la Asociación Hispanoamericana de Oficiales de Policía, la Asociación Nacional de Oficiales de Paz de Asia, la Asociación Nacional de Oficiales de Policía Negra, la Asociación Nacional de Oficiales de Paz National Native American Law Enforcement Association y Organización Nacional de Ejecutivos Negros de Aplicación de la Ley. Estos se centraron en la relación entre los ciudadanos minoritarios y la policía. Adicionalmente, se enfocan en abordar las preocupaciones de los oficiales de minorías de rango y archivo.

    6.2 - Reclutamiento, Retención y Promoción de una Fuerza de Trabajo Diversa 31

    Traer al tipo adecuado de personas a las fuerzas del orden es otro aspecto importante de cualquier esfuerzo por mejorar la profesión policial y abordar el tema de la violencia. La mayoría de las discusiones sobre la reforma policial han tocado la importancia del reclutamiento y la selección como estrategia de mejora a largo plazo. Si bien esto puede ser obvio, son problemas difíciles en sí mismos y, además, también fuente de conflicto entre la policía y la comunidad.

    El origen del conflicto es el desacuerdo sobre qué tipo de persona es mejor capaz de manejar las responsabilidades de un policía. Un debate continuo es la cantidad y tipo de educación apropiada para un policía. Otro debate involucra la composición racial de la agencia policial. Si bien existe un acuerdo general sobre la necesidad de que un departamento de policía refleje la composición de la comunidad a la que sirve, existe un desacuerdo considerable sobre cómo se debe lograr ese equilibrio. Los tribunales han puesto fin a algunos de los requisitos físicos que se consideran importantes para la policía desde hace tantos años. Pero la cuestión de la composición psicológica de un oficial —y cómo debe medirse— aún no se ha resuelto.

    Resultado de imagen para la diversidad cultural

    Figura 6.1 2019 Desfile Cultural a cargo del Servicio de Parques Nacionales. La imagen es de dominio público

    Si bien existe una amplia gama de opiniones sobre qué tipo de persona es la más adecuada para manejar los rigores del trabajo, tres factores se consideran vitales en términos de violencia entre la policía y la comunidad. Estos factores deben ser incorporados en el proceso general de reclutamiento y selección de policías:

    • El departamento debe tener una proporción de empleados de color y origen nacional que refleje la diversidad de la comunidad a la que sirve.
    • Se debe seguir haciendo hincapié en incorporar a las fuerzas del orden a personas que reflejen una variedad de disciplinas universitarias.
    • Los individuos deben ser psicológicamente adecuados para manejar los requisitos del trabajo.

    Reclutamiento

    Una vez que una agencia decide qué tipo de individuo quiere como oficial, necesita desarrollar un plan de reclutamiento. Muchos departamentos limitan sus esfuerzos de reclutamiento a anuncios de periódicos locales cuando los puestos están abiertos. Este método generalmente producirá un grupo de aspirantes. No obstante, el tipo de persona buscada puede no responder a anuncios periodísticos.

    Figura 6.2 Las agencias suelen utilizar campañas publicitarias para atraer nuevos reclutas para cubrir vacantes. La imagen es de dominio público

    Los criterios de selección de las fuerzas del orden son extremadamente rígidos y solo 1 o 2 de cada 10 aspirantes sobrevivirán a todo el proceso y se les ofrecerá un puesto. Según la Patrulla de Caminos de California 90-95% de los aspirantes no tienen éxito en el proceso de contratación. También se podría hacer un argumento convincente de que los esfuerzos de reclutamiento no son muy efectivos si 8 o 9 de 10 aspirantes no pueden sobrevivir al proceso de reclutamiento. Quizás el esfuerzo dedicado a procesar a los aspirantes inadecuados para convertirse en policías podría reorientarse a reclutar al tipo de aspirante adecuado. El punto aquí es que el método de reclutamiento debe diseñarse cuidadosamente para atraer al tipo de aspirante deseado.

    Los organismos encargados de hacer cumplir la ley utilizan una variedad de enfoques para reclutar solicitantes. Algunos envían equipos de reclutamiento a “días de carrera” en los campus universitarios, mientras que otros envían reclutadores a varias ciudades para buscar policías con experiencia. Aún otros concentran recursos de reclutamiento en su área geográfica inmediata. Muchos departamentos han hecho uso de los medios de comunicación locales a través de reportajes, anuncios de servicio público y ofertas de trabajo en Internet. Algunos también han utilizado la asistencia empresarial y corporativa para elaborar folletos que brindan información precisa sobre lo que ofrece el departamento. Es posible que una agencia deba hacer circular sus anuncios de reclutamiento utilizando una serie de métodos, como enviarlos a un grupo diverso de líderes comunitarios, establecer una mesa en reuniones comunitarias, centros comerciales, escuelas, universidades y lugares de reunión comunitaria.

    Un factor que tiene un impacto inmenso pero que a menudo no se aborda de manera efectiva en los planes de reclutamiento es la influencia de los miembros existentes de la organización policial. Las actitudes negativas de los funcionarios individuales sobre su trabajo y el departamento pueden hacer que los posibles aspirantes busquen empleo en otra parte. Por otro lado, pueden existir actitudes positivas por razones equivocadas, por ejemplo, porque el departamento tiene una imagen como lugar para policías “machistas”, al estilo TV.

    Por lo tanto, es importante que el plan de reclutamiento y su justificación subyacente se compartan con todos los empleados, para que tengan una comprensión clara de los objetivos del departamento. Los empleados pueden servir como excelentes reclutadores si conocen estos objetivos y aprecian la importancia crítica de sus trabajos. Los empleados también pueden discutir mejor algunos de esos temas que a menudo se presentan como impedimentos para atraer solicitantes de alta calidad. Por ejemplo, pueden hablar directamente de temas como la baja remuneración y las dificultades del trabajo por turnos. Están en la mejor posición para hablar de aspectos positivos así como negativos de una carrera policial.

    El objetivo de un programa de reclutamiento debe ser atraer a un grupo lo suficientemente grande de aspirantes deseables para cubrir vacantes de departamento. Esto no quiere decir que la única medida del esfuerzo de reclutamiento deba ser el número de personas que completen las solicitudes de empleo. Si un departamento necesita una mayor proporción de empleados de diferentes grupos raciales y étnicos para reflejar a la comunidad, y las únicas personas que completan las solicitudes no son de los grupos deseados o no cumplen con los requisitos básicos, entonces el objetivo obviamente no se está cumpliendo. El plan de reclutamiento debe contener objetivos relevantes y mensurables que sean monitoreados para garantizar que se esté haciendo todo lo posible para cumplirlos.

    Selección

    Después de que un individuo ha expresado interés en convertirse en policía, la mayoría de los departamentos inician un proceso que implica una serie de pasos diseñados para ayudar a tomar la decisión de selección. El proceso de selección sigue recibiendo mucha atención. Los estándares arbitrarios de selección que eran comunes en el pasado han sido eliminados por los tribunales y otras acciones. El departamento de recursos humanos de un departamento de policía debe realizar más investigaciones para establecer un proceso de selección sólido.

    El examen minucioso de este proceso ha subrayado su importancia. También ha ayudado a centrar la atención en desarrollar una mejor comprensión del trabajo del policía y en incluir pasos que midan si un candidato tiene el potencial de cumplir con esos requisitos. Incluso con estas mejoras, una serie de temas de selección han seguido generando considerable controversia. Dos de ellos, los requisitos educativos y el tamizaje psicológico, son medidas que se cree tienen potencial para reducir la violencia entre la policía y la comunidad. No obstante, estas alternativas obviamente tardarían años en cambiar la composición de un departamento. En muchos departamentos, los exámenes psicológicos y los requisitos educativos no pueden imponerse a las personas actualmente empleadas.

    Los temas educativos han sido un tema de discusión de larga data en los círculos encargados de hacer cumplir la ley. Ya en 1931, el informe de la Comisión Wickersham señaló la necesidad de niveles educativos superiores. La Comisión Presidencial de Aplicación de la Ley y de Administración de Justicia recomendó en su informe de Fuerza de Tarea Policial que los oficiales deben tener un mínimo de dos años de colegio y los supervisores y administradores deben tener cuatro años. La Comisión Nacional de Normas y Metas Policiales estableció una norma en su informe policial, publicado en 1973, que para 1983 un requisito básico de nivel de entrada debe ser un título de bachillerato de un colegio o universidad acreditada. Ahora se piensa que una diversidad de grados es preferible a sólo grados de justicia penal para evitar similitudes de pensamiento entre los oficiales y para evitar limitar la amplia experiencia requerida para una agencia efectiva de aplicación de la ley.

    Estos reportes fueron seguidos por muchas otras convocatorias de requerimientos similares, pero la realidad ha sido que pocos departamentos han hecho algún cambio en los requisitos educativos de nivel de entrada. Muchos creen que un requisito de nivel de entrada de un título de licenciatura contribuiría en gran medida a abordar una serie de problemas en la aplicación de la ley, incluida la violencia entre la policía y la comunidad. Otros reconocen los desafíos prácticos de requerir una licenciatura para un puesto de policía de nivel de entrada y sugieren otras soluciones; como los incentivos educativos una vez que se contrata a un oficial para abordar los encuentros violentos entre la policía y la comunidad.

    La aptitud psicológica de los policías también es de gran importancia para abordar el tema de la violencia. Un policía tiene considerable discreción en la manera en que se cumplen las responsabilidades del día a día. Esta discrecionalidad se extiende al uso de la fuerza. Un método para mejorar la predicción de si un individuo es capaz de manejar responsabilidades policiales es la evaluación psicológica. Si bien muchos departamentos no utilizan el cribado psicológico en el proceso de selección, la Comisión de Acreditación para Organismos Encargados de Hacer Cumplir la Ley ha establecido lo siguiente como norma obligatoria para todos los organismos:

    • Se realiza un examen de estabilidad emocional y aptitud psicológica de cada candidato, previo a su nombramiento a prueba, utilizando procedimientos válidos, útiles y no discriminatorios.
    • Comentario: El trabajo de aplicación de la ley es muy estresante y coloca a los oficiales en puestos y situaciones de gran responsabilidad. Se necesitan evaluaciones psiquiátricas y psicológicas para descartar a los candidatos que podrían no ser capaces de llevar a cabo sus responsabilidades o soportar el estrés de las condiciones de trabajo.

    Es evidente la importancia que la Comisión de Acreditación le ha dado a esta materia al convertirla en una norma obligatoria. Los agentes del orden emocionalmente estables están mejor equipados para navegar por los desafíos emocionales y psicológicos que enfrentarán.

    6.3 - Conocimiento Policial de Grupos Culturales 32

    La trágica muerte de Jonathan Ferrell, ex futbolista de la Florida A&M University, subraya la tensión entre ciudadanos culturalmente diversos y los profesionales de las fuerzas del orden que sirven a sus comunidades. A lo largo de este estudio, el término “culturalmente diverso” se refiere a individuos, grupos y comunidades que representan clasificaciones de ciudadanos basadas en la orientación racial, étnica, de género, cultural y sexual. Los términos “aplicación de la ley” y “policía” se utilizan para referirse a agencias, individuos y organizaciones que desempeñan funciones policiales.

    De acuerdo con Associated Press (2014), “la policía dice que Ferrell destrozó su auto y fue a una casa cercana y golpeó la puerta, al parecer en busca de ayuda. El residente llamó a la policía, y tres oficiales respondieron. Los investigadores dicen que Kerrick disparó 12 disparos, 10 de los cuales impactaron a Ferrell. Kerrick fue el único oficial que disparó su arma”. Muchos han cuestionado las acciones del oficial de policía Randall W. Kerrick y los investigadores están tratando de determinar si la raza jugó un papel en el incidente. Jonathan Ferrell era un joven afroamericano, y Randall W. Kerrick es un policía caucásico. Las implicaciones detrás de estos incidentes y situaciones similares son claras tanto para los policías como para los ciudadanos. Se espera que los agentes de policía sirvan eficazmente a las comunidades mientras se involucran en interacciones seguras con ciudadanos de todos los orígenes étnicos y culturales. Los ciudadanos esperan recibir servicios de aplicación de la ley justos, equitativos y seguros de las organizaciones policiales sin temor a la fuerza excesiva, la discriminación racial y la brutalidad.

    Esta es la intersección donde se encuentran la competencia cultural y la aplicación de la ley. Los profesionales encargados de hacer cumplir la ley que poseen conciencia cultural comprenden mejor las necesidades de los ciudadanos y exhiben acciones que toman en cuenta el contexto cultural de sus interacciones con los ciudadanos. El incidente de Jonathan Ferrell ilustra la importancia de la competencia cultural en la aplicación de la ley. Ante esta situación parece que se hicieron una serie de suposiciones a nombre de los ciudadanos involucrados en el incidente, y a nombre de los oficiales que respondieron al lugar de los hechos. En primer lugar, la ciudadana que llamó a la policía asumió que el joven negro que golpeaba su puerta intentaba robarle su casa. En segundo lugar, la policía que responde a un llamado de ayuda de los ciudadanos lleva a suposiciones sobre la intención de Jonathan Ferrell y sus acciones. Por último, Jonathan Ferrell asumió que policías estaban respondiendo al lugar para asistirlo en su estado desorientado.

    Desafortunadamente, muchas veces es difícil determinar si las acciones de los policías tienen motivaciones raciales. Sin embargo, el liderazgo dentro de los departamentos de policía puede hacer cumplir políticas que promuevan comportamientos y actitudes culturalmente competentes. Todos los profesionales de la administración pública deben estar capacitados para responder adecuadamente en situaciones transculturales, esto puede implicar con frecuencia desarrollar una mayor conciencia cultural y sensibilidad al tratar con ciudadanos culturalmente diversos. El desarrollo de políticas en esta área es particularmente importante para ayudar a los oficiales a servir mejor a una comunidad diversa.

    Competencias Culturales

    El desarrollo de la competencia cultural de los profesionales de la prestación de servicios ha existido como énfasis principal de la investigación en los campos de la salud, el trabajo social, el bienestar infantil y la psicología desde la década de 1980. La competencia cultural es un conjunto de comportamientos, actitudes y políticas congruentes que se unen en un sistema, agencia o profesional y permitir que ese sistema, agencia o profesional trabaje eficazmente en situaciones transculturales. En el sector público la competencia cultural se refiere específicamente a un compromiso de las organizaciones de institucionalizar las políticas y prácticas que conduzcan a comportamientos culturalmente competentes, e interacciones con el público.

    Según Mitchell F. Rice (2008), la competencia cultural se define mejor operacionalmente como la integración y transformación del conocimiento sobre individuos y grupos de personas en estándares, políticas, prácticas y actitudes específicos utilizados en entornos culturales apropiados para aumentar la calidad de los servicios, con lo que se obtienen mejores resultados. En el caso Jonathan Ferrell, el policía pudo haber actuado con base en las normas, políticas y prácticas actualmente aceptadas dentro del departamento de policía. Sin embargo, como lo ilustran estos incidentes y muchos otros, tales acciones hacen que los ciudadanos se cuestionen por qué se usa desproporcionadamente la fuerza excesiva contra personas de grupos culturalmente diversos. Desafortunadamente, para los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los gobiernos de todo Estados Unidos estas preguntas hacen que las organizaciones sean más susceptibles a demandas y acusaciones de discriminación racial.

    Esto habla de la importancia de desarrollar e institucionalizar políticas culturalmente competentes que orienten las actitudes y comportamientos de los policías que interactúan con ciudadanos de grupos culturalmente diversos. La institucionalización significa que el conocimiento es formalmente reconocido, documentado y compartido de manera interactiva con todo el personal de prestación de servicios públicos y que existen cinco mecanismos y políticas explícitos que permiten mantener y ampliar la base de conocimientos profesionales sobre cultura, de manera que la agencia pública es verdaderamente una organización de aprendizaje. En el ámbito organizacional esta forma de institucionalización suele estar representada por la organización 1). declaraciones de misión, 2) políticas de recursos humanos, 3). metas organizativas/planes estratégicos, 4). comunicaciones públicas, y 5). otras políticas formalmente documentadas. Por lo tanto, los líderes organizacionales y los profesionales encargados de hacer cumplir la ley que reconocen la importancia de la competencia cultural pueden comenzar a evaluar los niveles internos de competencia cultural identificando y revisando las políticas documentadas que existen actualmente dentro de sus organizaciones.

    Los profesionales encargados de hacer cumplir la ley se encuentran diariamente con personas que viven en diversas comunidades multiculturales. A medida que la demografía de estas comunidades aumenta en poblaciones culturalmente diversas, se vuelve significativamente importante que los profesionales encargados de hacer cumplir la ley posean la competencia cultural, el conocimiento y las habilidades necesarias para desempeñar sus trabajos.

    ?

    Piénsalo .. Comprensión del prejuicio

    Comprender Prejudice.org es una excelente manera de explorar los sesgos y cómo se ve la discriminación en el mundo real. Toma este cuestionario para explorar tus sesgos ocultos. ¿Cómo te hizo sentir este cuestionario? ¿Por qué?

    6.4 - Perfilación racial 33

    El reto para la policía en las sociedades multiétnicas, liberales y democráticas es encontrar el equilibrio correcto entre los bienes públicos en juego. Deben hacer cumplir la ley pero también mantener la paz racial y étnica. Estos objetivos son incompatibles hasta cierto punto. Hacer cumplir la ley puede perturbar la paz. Mantener la paz puede requerir renunciar a las oportunidades para prevenir la delincuencia o aprehender a los delincuentes.

    La práctica de la elaboración de perfiles raciales ilustra la compensación. En el pasado, la policía defendió la práctica como una herramienta esencial de aplicación de la ley necesaria para ayudar a identificar potenciales correos de drogas, terroristas y otros tipos de delincuentes. De manera más general, utilizan la apariencia racia/étnica como una de varias señales para sospechar que algo anda mal y que una investigación sería apropiada. Un hombre negro caminando en un barrio totalmente blanco o en un parque industrial desierto a altas horas de la noche, o conduciendo un auto nuevo caro, son escenarios comunes que tradicionalmente han provocado indagaciones policiales.

    Tales intervenciones, sin duda, previenen algunos delitos. Pero también tienen altos costos. Producen profundos resentimientos y enajenación entre las minorías que son repetidamente detenidas e interrogadas por la policía. Dividen a la comunidad y socavan la paz racial. Con el tiempo, se construyen y explotan en disturbios raciales o vítores de la comunidad negra para gente como O.J. Simpson cuando golpean al sistema.

    La elaboración de perfiles policiales es inapropiada cuando la raza o algún otro factor sociológico, como el género, la orientación sexual o la religión, se utiliza como único criterio para tomar acciones de aplicación de la ley. La elaboración de perfiles que singulariza a los miembros de la comunidad por ningún motivo que no sea su raza es discriminatoria y no proporciona bases legítimas para la acción policial y tiene graves consecuencias. “Ya sea intencional o no intencional, la aplicación del sesgo en la policía inclina la balanza de la justicia y da como resultado un trato desigual ante la ley”, escribe Ronald L. Davis, autor de un estudio sobre la policía basada en sesgos para la Nacional

    Resultado de imagen para policía de perfiles raciales

    Figura 6.2 Detener el perfil racial. La imagen se utiliza bajo licencia CC-BY-NC 2.0.

    Organización de Ejecutivos de Aplicación de la Ley Negra (NOBLE). Las acusaciones de perfiles raciales y otras actividades policiales basadas en prejuicios, particularmente las paradas de tránsito y las búsquedas aleatorias, se han convertido en temas nacionales, como lo demuestra la creciente cobertura en los medios de comunicación. También se han presentado propuestas legislativas a nivel estatal y nacional que abordan la elaboración de perfiles raciales, junto con demandas interpuestas por organizaciones de derechos civiles y el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

    Los perfiles raciales erosionan la confianza necesaria entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y las comunidades a las que sirven. También se está haciendo más difícil el daño colateral del reclutamiento policial de minorías y las minorías están cada vez menos dispuestas a participar en el proceso de justicia penal. El uso de factores objetivos que indiquen una posible actividad delictiva como base para hacer paradas de tránsito puede ser una herramienta legítima y efectiva para hacer cumplir la ley. Sin embargo, la elaboración de perfiles inapropiados perjudica las habilidades de las fuerzas del orden Además, el uso de la raza como único criterio para hacer paradas de tráfico es legal y moralmente incorrecto. Las paradas discriminatorias de tránsito dividen a las comunidades y dificultan los trabajos policiales y fiscales.

    Estas medidas son un primer paso necesario, pero por sí solas no pueden reducir el sesgo en una organización. Los síntomas resurgirán y aparecerán en otras áreas, como paradas para caminar, uso de la fuerza, mala conducta policial, reclutamiento, retención y promoción de oficiales de minorías. La elaboración de perfiles raciales no es el problema independiente; es un síntoma de la policía basada en sesgos.

    Los departamentos de policía y las comunidades pueden evitar acusaciones debilitantes de perfiles raciales al comunicarse entre sí sobre la estrategia policial, las tendencias delictivas y las preocupaciones de la comunidad. En respuesta a las secuelas del fatal tiroteo de Amadou Diallo por parte de la policía de la ciudad de Nueva York en 1999, George Kelling escribe:

    La policía se basa cada vez más en el análisis de datos delictivos, mapeo y otros métodos para desarrollar tácticas para abordar problemas específicos. Cuando descubren que las armas son los principales instrumentos de asesinato en barrios negros, ¿es el perfilado racial o la policía inteligente apuntar allí a los esfuerzos anti-armas?”

    Las resoluciones a estos temas son posibles, pero no fáciles. Implican equilibrar los derechos individuales con los intereses de la comunidad, la efectividad con los costos y las compensaciones entre valores importantes... ¡Los líderes policiales y vecinales tendrán que buscarse agresivamente y honestidad!

    6.5 - Planes de policía basados en la comunidad 34

    La policía comunitaria es un enfoque policial adoptado por algunos departamentos y adoptado por las organizaciones nacionales encargadas de hacer cumplir la ley. Se describe como una filosofía, estilo gerencial y estrategia organizacional que promueve mejores asociaciones policía-comunidad y una resolución más proactiva de problemas con la comunidad. Puede ayudar a resolver una amplia gama de problemas comunitarios y problemas relacionados con el control del delito, la prevención del delito, la seguridad de los oficiales y el miedo al delito.

    La policía comunitaria se conoce con varios nombres, más comúnmente como policía orientada a la comunidad, policía orientada a problemas, resolución de problemas comunitarios, policía vecinal y policía basada en problemas. La policía comunitaria se basa en la colaboración entre la policía y los ciudadanos en un espíritu no amenazante y cooperativo. Requiere que la policía escuche a los ciudadanos, tome en serio cómo los ciudadanos perciben los problemas y temas, y busquen resolver los problemas que han sido identificados. “Una suposición fundamental del enfoque de la policía comunitaria es que la comunidad es más probable que la policía reconozca y comprenda sus necesidades de seguridad pública”, afirman los investigadores Vincent J. Webb y Charles M. Katz. La efectiva vigilancia comunitaria puede resultar en una mejora de la calidad de vida en los barrios, la reducción del miedo al delito, un mayor respeto al orden público, un mayor control y prevención del delito, y una mayor satisfacción ciudadana con los servicios policiales.

    Resultado de imagen para la policía comunitaria en los Estados Unidos

    Figura 6.3 La imagen es de dominio público.

    Pin

    ¡Pin It! POLICÍAS

    Haga clic aquí para obtener más información sobre los Servicios Policiales Orientados a la Comunidad del Departamento de Justicia.

    Si bien la policía comunitaria continúa evolucionando, las investigaciones actuales muestran que resulta en una mayor seguridad tanto para los residentes como para la policía, revitalización vecinal, moral y confianza positiva en los vecindarios y policías, una mayor confianza en las instituciones gubernamentales, incluida la policía, y una mejor raza relaciones. Se ha demostrado que la policía comunitaria disminuye la actividad delictiva real y reduce el miedo al delito. Como dijo un residente de Chicago, “Cuando tienes un sentido de camaradería y cooperación entre los oficiales de golpeo y los residentes de la comunidad pierdes la sensación de miedo”. No obstante, los ejecutivos encargados de hacer cumplir la ley deben ser conscientes de que “las percepciones de la comunidad sobre la efectividad potencial de la policía comunitaria pueden determinar cómo los residentes califican la importancia de las actividades de policía comunitaria que lleva a cabo la policía”, según Webb y Katz. De hecho, afirman que algunas actividades de policía comunitaria pueden considerarse poco importantes para la comunidad, mientras que otras, como las investigaciones de drogas y actividades relacionadas con pandillas, pueden tener un amplio apoyo comunitario.

    Los informes sobre el apoyo público a la policía comunitaria han sido generalmente favorables. “En general, los hallazgos muestran que las actividades 'preventivas' de policía comunitaria, o aquellas que generalmente se consideran que tienen un efecto indirecto sobre la delincuencia, son consideradas por la comunidad como menos importantes que las actividades 'ejecutivas', o las actividades policiales que se consideran que tienen un efecto más directo sobre la delincuencia”. Los ejecutivos de la policía pueden necesitar explicar a las comunidades que los programas de policía comunitaria, como todos los demás programas policiales, están orientados a la aplicación de la ley. La diferencia con los programas de policía comunitaria es un enfoque intencional en la interacción de la comunidad con el departamento

    En Madison, Wisconsin, policías y voluntarios de la comunidad realizaron encuestas sobre las actividades policiales y los esfuerzos policiales para resolver los problemas del vecindario. El Departamento de Policía de Madison encontró que “a medida que los oficiales completaban el cuestionario con los participantes, los encuestados daban información a los oficiales sobre la calidad de vida y cuestiones de orden social mientras que los demás voluntarios que no eran oficiales, esos problemas rara vez surgieron”. En las entrevistas de Madison, los participantes reportaron una amplia variedad de preocupaciones a los policías:

    ... una mayor preocupación de que los niños se lastimarían mientras jugaban en su barrio; menos satisfacción con su barrio como lugar para vivir; estacionamiento, bebida pública e intoxicación, actividad de pandillas y graffiti como más problema; venta de drogas, uso de drogas, drogadicción, posesión de armas y armas, violencia, combates y asaltos todo para ser más un problema; evaluaciones más negativas de la efectividad de los propietarios y administradores de propiedades de alquiler en el manejo de los problemas de barrio, y de la medida en que los residentes se organizaron y se comprometieron a mejorar las condiciones vecinales.

    La policía comunitaria representa una continuación de las tradiciones establecidas de la policía en Estados Unidos. Fluye de tres valores esenciales:

    • El departamento de policía considera que la prevención de delitos es su prioridad número uno.
    • El departamento de policía involucra a la comunidad en la prestación de sus servicios.
    • El departamento de policía se responsabiliza ante la comunidad a la que sirve.

    

Descripción del diagrama generado automáticamente

    Principios subyacentes de la policía comunitaria

    1. La prevención del delito es responsabilidad de toda la comunidad.
    2. La policía y la comunidad comparten la propiedad, la responsabilidad y la rendición de cuentas para la prevención del delito.
    3. La efectividad policial es una función del control del delito, la prevención del delito, la resolución de problemas, la satisfacción de la comunidad, la calidad de vida y la participación comunitaria.
    4. La confianza mutua entre la policía y la comunidad es esencial para una vigilancia policial efectiva.
    5. La prevención del delito debe ser una estrategia flexible y de largo plazo en la que la policía y la comunidad se comprometan colectivamente a resolver las causas complejas y crónicas de la delincuencia.
    6. La policía comunitaria requiere conocimiento, acceso y movilización de recursos comunitarios.
    7. La policía comunitaria solo puede tener éxito cuando la policía de alta dirección y los funcionarios gubernamentales apoyan con entusiasmo sus principios y principios.
    8. La policía comunitaria depende de la participación descentralizada y comunitaria en la toma de decisiones.
    9. La policía comunitaria asigna recursos y servicios, con base en el análisis, identificación y proyección de patrones y tendencias, en lugar de incidentes.
    10. La policía comunitaria requiere una inversión en capacitación con especial atención al análisis y resolución de problemas, facilitación, organización comunitaria; comunicación, mediación y resolución de conflictos, identificación y uso de recursos, redes y vínculos, y competencia intercultural.

    ?

    Piénsalo.. “Reconocer tus propios sesgos”

    Una ventaja de un estereotipo es que nos permite responder rápidamente a situaciones porque es posible que hayamos tenido una experiencia similar antes.

    Una desventaja es que nos hace ignorar las diferencias entre individuos; por lo tanto, pensamos cosas sobre las personas que podrían no ser ciertas (es decir, generalizar).

    1. Explore estos sitios de prueba: Harvard — Prueba de sesgo implícito y prejuicio UpWorty. Existen múltiples pruebas que puedes tomar con respecto a muchos tipos de sesgo, como etnia, tono de piel, tipo de cuerpo, ect. Elija 2-3 pruebas.

    2. Discutir el resultado de las pruebas.

    • ¿Qué pruebas tomaste y por qué?
    • ¿Qué es lo que más te sorprendió de la prueba?
    • ¿Sientes que la prueba era exacta? ¿Por qué o por qué no?
    • Conociendo esta información, ¿cómo la abordarías cuando entres en contacto con una persona con el rasgo?

    This page titled 6: Policías y Policías Comunitarias is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Dave Wymore & Tabitha Raber.