Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.1: Establecer y alcanzar metas

  • Page ID
    135656
    • Anonymous
    • LibreTexts

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Objetivos de aprendizaje

    1. Hacer metas a corto, medio y largo plazo que sean realistas y específicas y que se comprometan con ellas.
    2. Establezca prioridades para alcanzar sus metas como base para la gestión del tiempo.
    3. Desarrollar una actitud de éxito.
    4. Aprende a usar estrategias para mantenerte enfocado y motivado.
    5. Red con otros estudiantes para ayudar a asegurar el éxito académico.
    6. Resuelve problemas y supera contratiempos que amenazan tus metas.

    Algunas personas están orientadas a objetivos y parecen tomar fácilmente decisiones que llevan a lograr sus metas, mientras que otras parecen simplemente “ir con la corriente” y aceptar lo que la vida les da. Si bien este último puede sonar agradablemente relajado, moverse por la vida sin metas puede no llevar a ninguna parte en absoluto. El hecho de que ahora estés en la universidad demuestra que ya tienes el objetivo principal de completar tu programa universitario.

    Una meta es un resultado que pretendemos alcanzar principalmente a través de nuestras propias acciones. Las cosas que hacemos pueden acercarnos o alejarnos más de ese resultado. Estudiar nos acerca al éxito en un curso difícil, mientras que dormir a través del examen final puede impedir por completo alcanzar ese objetivo. Eso es bastante obvio en un caso extremo, sin embargo, todavía muchos estudiantes universitarios no alcanzan su objetivo de graduarse. El problema puede ser la falta de compromiso con la meta, pero a menudo los estudiantes tienen metas contradictorias. Una forma de prevenir problemas es pensar en todas tus metas y prioridades y aprender formas de administrar tu tiempo, tus estudios y tu vida social para alcanzar tus metas de la mejor manera. Considera estos cuatro alumnos:


    Para ayudar a su madre viuda, Juan se fue a trabajar a tiempo completo después de la secundaria pero ahora, unos años después, no está satisfecho con el tipo de trabajos que ha podido conseguir y ha comenzado a tomar cursos de programación informática por la noche. A menudo está cansado después del trabajo, sin embargo, y a su madre le gustaría que pasara más tiempo en casa. A veces corta clase para quedarse en casa y pasar tiempo con ella.



    En su último año de universidad, Becky acaba de ser elegida presidenta de su hermandad y está entusiasmada con planear un importante proyecto de servicio a la comunidad. Ella sabe que debería pasar más tiempo en su tesis de último año, pero siente que su proyecto comunitario puede ganar sus contactos que pueden ayudarla a encontrar un mejor trabajo después de graduarse. Además, el proyecto de hermandad de mujeres es mucho más divertido, y está disfrutando de la estima de su posición. Aunque no le vaya bien en su tesis, está segura de que pasará.



    Después de un tiempo fácil en la secundaria, James se sorprende de que sus clases universitarias sean tan duras. Tiene tiempo suficiente para estudiar para sus cursos de primer año, pero también tiene muchos amigos y cosas divertidas que hacer. A veces se sorprende al levantar la vista desde su computadora para ver que ya es medianoche, y aún no ha comenzado a leer ese capítulo. ¿A dónde va el tiempo? Cuando está estresado, sin embargo, no puede estudiar bien, por lo que se dice a sí mismo que se levantará temprano y leerá el capítulo antes de clase, y luego vuelve a su computadora para ver quién está en línea.



    Sachito logró recortar sus horas de trabajo para darle más tiempo para sus clases de ingeniería, pero le resulta difícil hacer mucho estudio en casa. A su marido le ha sido maravilloso cuidar a su pequeña hija, pero no puede hacer todo, y últimamente ha estado insinuando más sobre pedirle a su hermana que cuide de niños para que los dos puedan salir por la noche como solían hacerlo. Últimamente, cuando ha tenido que estudiar un fin de semana, él se va con sus amigos, y Sachito termina pasando el día con su hija y no haciendo mucho estudio.

    ¿Qué tienen en común estos alumnos muy diferentes? Cada uno tiene metas que entran en conflicto de una o más formas. Cada uno necesita desarrollar estrategias para cumplir con sus otras metas sin amenazar su éxito académico. Y todos ellos tienen problemas de gestión del tiempo para resolver: tres porque sienten que no tienen tiempo suficiente para hacer todo lo que quieren o necesitan hacer y uno porque a pesar de que tiene tiempo suficiente, necesita aprender a manejarlo de manera más efectiva. Para los cuatro, la motivación y la actitud serán importantes a medida que desarrollen estrategias para lograr sus metas.

    Todo comienza con establecer metas y pensar en prioridades.

    Al pensar en sus propias metas, piense en algo más que ser un estudiante. También eres una persona con necesidades y deseos individuales, esperanzas y sueños, planes y esquemas. Sus metas a largo plazo probablemente incluyen la graduación y una carrera, pero también pueden involucrar relaciones sociales con otros, una relación romántica, familia, pasatiempos u otras actividades, dónde y cómo vive, y así sucesivamente. Si bien eres estudiante, es posible que no estés persiguiendo activamente todas tus metas con el mismo fervor, pero siguen siendo metas y siguen siendo importantes en tu vida.

    Los goles también varían en términos de tiempo. Las metas a corto plazo se centran en el día de hoy y los próximos días y quizás semanas. Las metas de mitad de período involucran planes para este año escolar y el tiempo que planeas permanecer en la universidad. Las metas a largo plazo pueden comenzar con graduarse de la universidad y todo lo que quieras que suceda después. A menudo, sus metas a largo plazo (por ejemplo, el tipo de carrera que desea) guían sus metas de mitad de período (obtener la educación adecuada para esa carrera), y sus metas a corto plazo (como hacerlo bien en un examen) se convierten en pasos para alcanzar esas metas más grandes. Pensar en tus metas de esta manera te ayuda a darte cuenta de cómo incluso las pequeñas cosas que haces todos los días pueden mantenerte avanzando hacia tus metas más importantes a largo plazo.

    Escribe tus metas en la Actividad 1. Literalmente deberías escribirlas, porque el acto de encontrar las mejores palabras para describir tus metas te ayuda a pensar más claramente sobre ellas. Siga estas pautas:

    • Los objetivos deben ser realistas. Es bueno soñar y desafiarte a ti mismo, pero tus metas deben relacionarse con tus fortalezas y habilidades personales.
    • Las metas deben ser específicas. No escribas, “me convertiré en un gran músico”; en cambio, escribe: “Voy a terminar mi licenciatura en música y ser empleado en una orquesta sinfónica”.
    • Las metas deben tener un marco de tiempo. No te sentirás muy motivado si tu objetivo es vagamente “terminar la universidad algún día”. Si eres realista y específico en tus metas, también deberías poder proyectar un marco de tiempo para alcanzar la meta.
    • Realmente deberías querer llegar a la meta. Estamos dispuestos a trabajar duro para alcanzar metas que realmente nos importan, pero es probable que nos demos por vencidos cuando nos encontramos con obstáculos si no nos sentimos fuertemente acerca de una meta. Si estás haciendo algo solo porque tus padres o alguien más quiere que lo hagas, entonces no es tu propio objetivo personal y es posible que tengas algo más que pensar sobre tu vida.

    Actividad 1: Objetivos personales

    Escribe tus metas en los siguientes espacios en blanco. Asegúrate de considerar todas las áreas de tu vida, considera todo lo importante que quieras hacer entre este momento y la vejez. (Si bien podrías apuntar a tres a ocho goles en cada sección, recuerda que cada uno es único, y es posible que te apasione solo uno o dos goles o más de ocho.)

    Objetivos a corto plazo (hoy, esta semana y este mes):

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    Metas de mitad de período (este año y mientras está en la universidad):

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    Objetivos a largo plazo (a partir de la universidad):

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    __________________________________________________________________

    Prioridades

    Pensar en tus metas te ayuda a empezar, pero también es importante pensar en las prioridades. A menudo usamos la palabra “prioridades” para referirnos a lo importante que es algo para nosotros. Podríamos pensar, Este es un objetivo realmente importante, y eso es menos importante. Prueba este experimento: vuelve a los objetivos que escribiste en la Actividad 1 y mira si puedes clasificar cada gol como 1 (prioridad máxima), 2 (prioridad media) o 3 (prioridad más baja).

    Suena fácil, pero ¿realmente te sientes cómodo haciendo eso? A lo mejor le diste una prioridad 1 a aprobar tus cursos y una prioridad 3 a tocar tu guitarra. Entonces, ¿qué significa eso, que nunca vuelvas a tocar la guitarra, o al menos no mientras estás en la universidad? Siempre que tengas una hora libre entre clase y trabajo, ¿tienes que estudiar porque esa es la prioridad más alta? ¿Qué pasa con todos tus otros objetivos? ¿Tienes que ignorar todo lo que no es una prioridad 1? Y ¿qué pasa cuando hay que elegir entre diferentes metas que son ambas prioridades número 1?

    En realidad, las prioridades no funcionan de esa manera. No tiene mucho sentido tratar de clasificar los goles como siempre más o menos importantes. La cuestión de prioridad es realmente una cuestión de lo que es más importante en un momento específico. Es importante que te vaya bien en tus clases, pero también es importante tener una vida social y disfrutar de tu tiempo libre de estudiar. No deberías tener que elegir entre los dos, excepto en un momento dado. Las prioridades siempre implican el tiempo: lo que es más importante hacer ahora mismo. Como veremos más adelante, la gestión del tiempo es principalmente una forma de hacer malabarismos con las prioridades para que puedas cumplir con todas tus metas.

    Cuando manejas bien tu tiempo, no tienes que ignorar algunas metas por completo para poder cumplir con otras metas. En otras palabras, no tienes que renunciar a tu vida cuando te registras para la universidad, pero es posible que necesites trabajar para administrar tu vida de manera más efectiva.

    Pero la gestión del tiempo solo funciona cuando estás comprometido con tus objetivos. La actitud y la motivación son muy importantes. Si aún no has desarrollado una actitud hacia el éxito, todas las habilidades de gestión del tiempo en el mundo no te mantendrán enfocado y motivado para tener éxito.

    Una actitud para el éxito

    ¿Cuál es tu actitud en este momento? ¿Qué empezó a pasar por tu mente al ver el encabezado “Una actitud para el éxito”? Estabas gimiendo a ti mismo, pensando: “¡No, no lo de la actitud otra vez!” O, en el otro extremo, tal vez estabas pensando: “¡Esto es genial! ¡Ahora estoy a punto de aprender todo lo que necesito para pasar la universidad sin problema!” Esos son dos extremos de actitud, uno negativo y escéptico, el otro positivo y esperanzador. La mayoría de los estudiantes están en algún punto intermedio, pero todos tienen una actitud de un tipo u otro.

    Todo lo que hace la gente y cómo lo hace comienza con la actitud. Un estudiante se levanta con el despertador y se prepara alegremente para el día, planeando estudiar un par de horas entre clases, salir a correr más tarde y ver a un amigo en la cena. Otro estudiante duerme demasiado después de irse de fiesta demasiado tarde anoche, decide saltarse su primera clase, de alguna manera pasa por clases posteriores alimentadas por comida rápida y bebidas energéticas mientras teme el examen de mañana, e inmediatamente acepta la sugerencia de un amigo de salir esta noche en lugar de estudiar. Ambos estudiantes podrían tener situaciones idénticas, clases, finanzas y preparación académica. Podría haber una sola diferencia significativa, pero es la que importa.

    Estas son algunas características asociadas a una actitud positiva:

    • Entusiasmo y disfrute de las actividades diarias
    • Aceptación de la responsabilidad por las propias acciones y sentirse bien con el éxito
    • Estado de ánimo generalmente optimista y emociones positivas, alegría con los demás y satisfacción consigo mismo
    • Motivación para hacer el trabajo
    • Flexibilidad para realizar cambios cuando sea necesario
    • Capacidad para hacer un uso productivo y efectivo del tiempo

    Y aquí hay algunas características asociadas a una actitud negativa:

    • Quejas frecuentes
    • Culpar a los demás por cualquier cosa que salga mal
    • A menudo experimentando emociones negativas: ira, depresión, resentimiento
    • Falta de motivación para el trabajo o los estudios
    • Dudas en cambiar o buscar mejoras
    • Uso improductivo del tiempo, dilación

    Empezamos este capítulo hablando de metas, porque las metas y prioridades de las personas tienen un efecto enorme en su actitud. Alguien que realmente quiera triunfar en la universidad está mejor motivado y puede desarrollar una actitud más positiva para triunfar. Pero, ¿y si estás comprometido a tener éxito en la universidad pero aún te sientes un poco dudoso o preocupado o incluso desanimado a ti mismo? ¿Qué puedes hacer entonces? ¿La gente realmente puede cambiar su actitud? ¿No son las personas simplemente “naturalmente” positivas o negativas o lo que sea?

    Si bien la actitud está influenciada por la personalidad, la educación y las experiencias pasadas de uno, no existe un “gen de actitud” que te haga de una manera u otra. No es tan sencillo como tomar una pastilla, pero se puede cambiar la actitud. Si estás comprometido con tus metas, puedes aprender a ajustar tu actitud. Las siguientes son algunas cosas que puedes empezar a hacer.

    Sé más optimista contigo mismo

    Todos tenemos conversaciones con nosotros mismos. Puede que me vaya mal en una prueba, y empiezo a pensar cosas como, “Simplemente no soy lo suficientemente inteligente” o “Ese maestro es tan duro que nadie podría pasar esa prueba”. El problema cuando hablamos con nosotros mismos de esta manera es que escuchamos y empezamos a creer lo que estamos escuchando. Piensa en lo que te has estado diciendo a ti mismo desde tu primer día en la universidad. ¿Has sido negativo o estás poniendo excusas, tal vez porque tienes miedo de no tener éxito? Eres lo suficientemente inteligente o no estarías aquí. Incluso si te fue mal en una prueba, puedes darle la vuelta a eso en una actitud más positiva asumiendo la responsabilidad. “Bien, me metí demasiado cuando debería haber estado estudiando. Aprendí mi lección, ahora es el momento de abrochar el cinturón y estudiar para la siguiente prueba. ¡Voy a as este!” Escúchate decir eso lo suficiente y adivina qué, pronto descubres que puedes tener éxito incluso en tus clases más difíciles.

    Elige con quién pasas tiempo

    Todos conocemos a personas negativas y positivas. A veces es divertido pasar el rato con alguien con una actitud negativa, sobre todo si su sarcasmo es gracioso. Y si acabamos de fallar una prueba, podríamos disfrutar estar con alguien más que también culpa al instructor o “al sistema” de lo que salga mal. Como dicen, la miseria ama la compañía. Pero a menudo estar con personas negativas es una de las formas más seguras de mantenerte negativo tú mismo. No solo escuchas tu propio diálogo interno poniendo excusas y culpando a los demás y menospreciándote, sino que también escuchas a otras personas decirlo. Después de un tiempo estás convencido de que es verdad. Has desarrollado una actitud negativa que te prepara para el fracaso.

    La universidad ofrece una gran oportunidad para hacer nuevos amigos. Las amistades y otras relaciones sociales son importantes para todos los humanos, y tal vez para los estudiantes universitarios sobre todo, debido al estrés de la universidad y los cambios que probablemente estés experimentando. Capítulos posteriores de este libro tienen algunos consejos para hacer nuevos amigos e involucrarse activamente en la vida del campus, si aún no estás ahí. Lo más importante, tratar de elegir amigos con una actitud positiva. Simplemente es más divertido estar con personas que son alegres y disfrutan de la vida, personas a las que respetas y que, como tú, están comprometidas con sus estudios y están motivadas. Una actitud positiva realmente puede ser contagiosa.

    Superar la resistencia al cambio

    Si bien es cierto que la mayoría de las personas se sienten más cómodas cuando su situación no siempre está cambiando, muchos tipos de cambio son buenos y deben ser bienvenidos. La universidad es un gran cambio desde la preparatoria o el trabajo. Aceptar esa realidad te ayuda a ser más positivo sobre las diferencias. Claro, hay que estudiar más, y las clases son más duras. Puede que estés trabajando más y tengas menos tiempo para tu vida personal. Pero insistir en esas diferencias sólo refuerza una actitud negativa. En cambio, mira los cambios positivos: las personas emocionantes e interesantes que estás conociendo, la educación que estás recibiendo que te llevará a un futuro brillante, y los desafíos mentales y la estimulación que sientes todos los días.

    El primer paso puede ser simplemente verte a ti mismo teniendo éxito en tu nueva vida. Visualízate como un estudiante tomando el control, disfrutando de clases, estudiando de manera efectiva, obteniendo buenas calificaciones. Este libro te ayudará a hacerlo de muchas maneras. Todo comienza con la actitud correcta.

    Superar los Miedos

    Uno de los temores más comunes de los estudiantes universitarios es el miedo al fracaso, a no poder llegar a la calificación. Todos sabemos que la vida no es todo rosas y que no vamos a tener éxito en todo lo que intentemos. Todos experimentan algún tipo de fracaso en algún momento, y todos tienen miedos. La pregunta es qué haces al respecto.

    De nuevo, piensa en tus metas. Te has matriculado en la universidad por buenas razones, y ya has demostrado tu compromiso al llegar tan lejos. Si aún tienes algún miedo al fracaso, dale la vuelta y úsalo de manera positiva. Si tiene miedo de que no le vaya bien en un próximo examen, no se detenga, siéntese y programe horarios para comenzar a estudiar con mucha anticipación. Es sobre todo una cuestión de ajuste de actitud.

    Mantente enfocado y motivado

    Bien, tienes una actitud positiva. Pero tienes mucha lectura para las clases que hacer esta noche, una prueba mañana, y una ponencia para el día siguiente. A lo mejor te aburres un poco con una de tus tareas de lectura. A lo mejor prefieres jugar a un juego de computadora. Uh, ¿y ahora qué? La actitud puede cambiar en casi cualquier momento. En un minuto estás comenzando con entusiasmo un proyecto de clase, y luego tal vez un amigo pase y de repente todo lo que quieres hacer es cerrar los libros y relajarte un rato, pasar el rato con amigos.

    Una de las características de las personas exitosas es aceptar que la vida está llena de interrupciones y cambios, y la planeación para ello. Mantenerse enfocado no significa que te conviertas en una persona aburrida que no hace más que ir a clase y estudiar todo el tiempo. Solo necesitas hacer un plan.

    Planear con anticipación es la mejor manera de mantenerse enfocado y motivado para alcanzar sus metas. No espere hasta la noche anterior a un examen. Si sabes que tienes un examen mayor en cinco días, empieza por revisar el material y decidir cuántas horas de estudio necesitas. Luego programe esas horas repartidas en los próximos días, en los momentos en que estés más alerta y menos probable que te distraigas. Dé tiempo para otras actividades, también, para recompensarse por estudiar con éxito. Entonces cuando llega el examen, estás relajado, conoces el material, estás de buen humor y seguro, y te va bien.

    La planeación es principalmente una cuestión de administrar bien tu tiempo, como veremos más adelante. Aquí hay algunos otros consejos para mantenerse enfocado y motivado:

    • Si no te sientes motivado, piensa en los resultados de tus metas, no solo en las propias metas. Si solo pensar en terminar la universidad no suena tan emocionante, entonces piensa en la gran carrera bien remunerada que viene después y las cosas que puedes hacer con esos ingresos.
    • Dilo en voz alta, a ti mismo o a un amigo con actitud positiva: “Voy a estudiar ahora una hora más antes de tomar un descanso, ¡y mañana me voy a dar una A en esa prueba!” Es increíble cómo decir algo en voz alta pone compromiso en ello y afirma que puede ser cierto.
    • Recuerda tus éxitos, incluso pequeños éxitos. Al comenzar un proyecto o acercarse a estudiar para una prueba, piense en su éxito pasado en un proyecto o prueba diferente. Recuerda lo bien que se siente tener éxito. Sepa que puede volver a tener éxito.
    • Centrarse en el aquí y ahora. Para algunas personas, mirar hacia adelante a las metas, o a cualquier otra cosa, puede llevar a soñar despierto que les impide centrarse en lo que necesitan hacer en este momento. No te preocupes por lo que vas a hacer mañana o la próxima semana o mes. Sin embargo, si tu mente sigue a la deriva, es posible que necesites recompensarte o incluso engañarte para concentrarte en el aquí y el ahora. Por ejemplo, si no puedes dejar de pensar en la merienda que vas a tomar cuando termines de estudiar en un par de horas, cambia el plan. Dígase a sí mismo que tomará un descanso en veinte minutos si realmente lo necesita, pero solo si realmente trabaja bien primero.
    • Si simplemente no puedes concentrarte en lo que deberías estar haciendo porque la tarea parece demasiado grande y desalentadora, divida la tarea en piezas más pequeñas y manejables. No empieces pensando: “Necesito estudiar las próximas cuatro horas”, pero piensa: “Pasaré los próximos treinta minutos revisando mis notas de clase de las últimas tres semanas y averiguando en qué temas necesito dedicar más tiempo”. Es mucho más fácil mantenerse concentrado cuando estás sentado durante treinta minutos a la vez.
    • ¡Nunca, nunca multitarea mientras estudias! Puedes pensar que puedes monitorear el correo electrónico y enviar mensajes de texto mientras estudias, pero en realidad, estas otras actividades disminuyen la calidad de tu estudio.
    • Imitar a las personas exitosas. ¿Un amigo siempre parece más capaz de seguir estudiando o trabajando hasta que lo termine? ¿Qué están haciendo que tú no? Todos aprendemos observando a los demás, y podemos acelerar ese proceso usando deliberadamente las mismas estrategias que vemos trabajar con otros. Visualízate estudiando de la misma manera y obteniendo esa misma calificación alta en la prueba o papel.
    • Aléjate de las personas fallidas. Esta es la otra cara de imitar a las personas exitosas. Si un compañero de cuarto o un amigo siempre está posponiendo las cosas hasta el último minuto o se distrae con otros intereses y actividades, dígase lo diferente que es usted. Cuando escuches a otros alumnos quejarse de lo difícil que es una clase o presumir de no estudiar o asistir a clase, visualízate como no siendo para nada como ellos.
    • Recompéndase cuando complete una tarea importante, pero solo cuando haya terminado. Algunas personas parecen capaces de mantenerse enfocadas solo cuando hay una recompensa esperando.
    • Mientras que algunas personas trabajan más duro por la recompensa, otras están motivadas más por el precio de fallar. Si bien algunas personas están casi paralizadas por la ansiedad, otras se sienten conmovidas por su miedo para lograr lo mejor de sí mismas.
    • Haz primero las cosas importantes. Hablaremos de administrar tu planificador académico y tus listas de tareas más adelante en el capítulo, pero por ahora, para mantenerte enfocado y motivado, concéntrate en las cosas que más importan. Estás a punto de sentarte a leer un capítulo de un libro que no estás disfrutando mucho, y de repente notas algo de ropa amontonada en una silla. “Realmente debería limpiar este lugar”, piensas. “Y será mejor que me haga la colada antes de que me queden sin cosas que ponerme”. No trates de engañarte haciéndote sentir que estás logrando algo lavando la ropa en lugar de estudiar. ¡Mantente enfocado!

    Red para el Éxito

    Hacer amistad con personas con actitudes positivas no solo te ayuda a mantener una actitud positiva tú mismo, sino que te permite comenzar a establecer contactos con otros estudiantes de formas que te ayudarán a tener éxito.

    ¿Estudiaste solo o con amigos en la secundaria? Debido a que las clases universitarias suelen ser mucho más desafiantes, muchos estudiantes universitarios descubren que les va mejor, y les resulta mucho más agradable, si estudian con otros estudiantes que toman el mismo curso. Esto podría significar organizar un grupo de estudio o simplemente reunirse con un amigo para revisar el material antes de una prueba. Es bueno empezar a pensar de inmediato en establecer contactos con otros estudiantes en tus clases.

    Si te consideras una persona independiente y prefieres estudiar y hacer proyectos por tu cuenta en lugar de con otros, piensa por un minuto en cómo funciona la mayoría de las personas en sus carreras y profesiones, cómo es el mundo de los negocios. La mayor parte del trabajo hoy en día lo realizan equipos o individuos que trabajan juntos de manera colaborativa. Muy pocos trabajos implican que una persona siempre esté y trabaje sola. Cuanto más aprendas a estudiar y trabajar con otros estudiantes ahora, más habilidades dominarás para una carrera exitosa.

    Estudiar con otros alumnos tiene beneficios inmediatos. Pueden cuestionarse entre sí para asegurarse de que todos entiendan el material del curso; si no tienes claro algo, alguien más puede ayudarte a enseñártelo. Pueden leer y responder a la escritura de los demás y otros trabajos. Se puede dividir el trabajo en proyectos grupales. Y a través de todo, muchas veces puedes divertirte más que si lo estuvieras haciendo por tu cuenta.

    Estudiar juntos también es una excelente manera de comenzar a establecer redes, un tema que discutiremos más en los próximos capítulos. La creación de redes tiene muchos beneficios potenciales para su futuro. Los estudiantes universitarios que se sienten parte de una red en el campus están más motivados y tienen más éxito en la universidad.

    Consejos para el éxito: Mantenerse motivado

    • Mantenga su ojo en sus metas a largo plazo mientras trabaja hacia metas inmediatas.
    • Mantén tus prioridades claras, pero también ahorra algo de tiempo para divertirte.
    • Trabaja en mantener tu actitud positiva.
    • Mantener la compañía de personas positivas; imitar a las personas exitosas.
    • No dejes que los hábitos pasados te arrastren hacia abajo.
    • Planifique con anticipación para evitar presiones de última hora.
    • Enfócate en tus éxitos.
    • Divida los proyectos grandes en tareas o etapas más pequeñas.
    • Recompense por completar tareas importantes.
    • Evite la multitarea.
    • Red con otros estudiantes; formar un grupo de estudio.

    Resolución de problemas: Cuando ocurren contratiempos

    Incluso cuando tienes metas claras y estás motivado y enfocado para lograrlas, a veces ocurren problemas. Acepta que van a pasar, ya que inevitablemente lo hacen por todos. La diferencia entre quienes logran resolver el problema y seguir adelante y aquellos que se frustran y se dan por vencidos es en parte actitud y en parte experiencia, y saber cómo sobrellevar cuando ocurre un problema.

    Muchos tipos diferentes de contratiempos pueden ocurrir mientras estás en la universidad, al igual que a todos en la vida. Aquí hay algunos ejemplos:

    • Una crisis financiera
    • Una enfermedad o lesión
    • Una crisis que involucra a familiares o seres queridos
    • Estrés relacionado con sentir frecuentemente que no tienes suficiente tiempo
    • Estrés relacionado con problemas de relación

    Algunas cosas suceden que no podemos prevenir, como algunos tipos de enfermedades, perder el trabajo a causa de una desaceleración del negocio o crisis que involucran a miembros de la familia. Pero muchos otros tipos de problemas pueden prevenirse o hacerse menos propensos a ocurrir. Puedes tomar medidas para mantenerte saludable, como aprenderás en el Capítulo 10 “Tomando el control de tu salud”. Puedes tomar el control de tus finanzas y evitar la mayoría de los problemas financieros comunes entre los estudiantes universitarios, como aprenderás en el Capítulo 11 “Tomando el control de tus finanzas”. Puedes aprender a construir relaciones sociales exitosas y a llevarte mejor con tus instructores, con otros estudiantes y en las relaciones personales. Puedes aprender técnicas de gestión del tiempo para asegurarte de que utilizas tu tiempo de manera efectiva para estudiar. La mayoría de los capítulos de este libro también brindan consejos de estudio y pautas para ayudarlo a tener un buen desempeño en sus clases con habilidades efectivas de lectura, toma de notas, toma de exámenes y escritura para las clases. Prevenir los problemas que normalmente impiden que los estudiantes universitarios tengan éxito es gran parte de lo que trata este libro.

    No todos los problemas se pueden evitar. Una enfermedad o un problema financiero pueden retrasarlo significativamente, especialmente cuando tienes un horario y presupuesto ajustados. Otros problemas, como un tema social o de relación o un problema académico en una determinada clase, pueden ser más complejos y no fáciles de prevenir. ¿Y entonces qué?

    Primero, trabajar para resolver el problema inmediato:

    1. Mantente motivado y enfocado. No dejes que la frustración, la ansiedad u otras emociones negativas empeoren el problema de lo que ya es.
    2. Analizar el problema para considerar todas las soluciones posibles. Un revés financiero inesperado no significa automáticamente que tenga que abandonar la escuela, no cuando haya alternativas como préstamos estudiantiles, arreglos de vivienda menos costosos u otras posibles soluciones disponibles. Reprobar un examen de mitad de período no significa automáticamente que vas a reprobar el curso, no cuando haces el esfuerzo de determinar qué salió mal, trabajas con tu instructor y otras personas en un plan de estudio mejorado y usas mejores estrategias para prepararte para la próxima prueba.
    3. Busca ayuda cuando necesites. Ninguno de nosotros pasa por la vida solo, y no es señal de debilidad ver a tu asesor académico o a un consejero universitario si tienes algún problema.
    4. Cuando hayas desarrollado un plan para resolver el problema, trabaja para seguir adelante. Si tardará un tiempo antes de que el problema esté completamente resuelto, realice un seguimiento de su progreso en pasos más pequeños para que pueda ver que realmente está teniendo éxito. Cada día te acercará un paso más a ponerlo detrás de ti.

    Después de que hayas resuelto un problema, asegúrate de evitarlo nuevamente en el futuro:

    1. Sé honesto contigo mismo: ¿cómo contribuyes al problema? A veces es obvio: un estudiante que bebió mucho en una fiesta la noche anterior a una gran prueba reprobó el examen porque estaba tan colgado que no podía pensar con claridad. A veces la fuente del problema no es tan obvia pero puede volverse más clara cuanto más se piensa al respecto. Otro estudiante hizo mucha fiesta durante el trimestre pero estudió todo el día antes de la gran prueba y estaba bien descansado y con la cabeza despejada a la hora del examen pero aún así lo hizo mal; puede que aún no haya aprendido buenas habilidades de estudio. Otro estudiante tiene resfriados frecuentes y otras enfermedades leves que le impiden dar lo mejor de sí: ¿cuánto mejor se sentiría si comiera bien, hiciera mucho ejercicio y durmiera lo suficiente todas las noches? Si no exploras honestamente los factores que llevaron al problema, es más probable que vuelva a suceder.
    2. Asume la responsabilidad de tu vida y de tu papel en lo que te suceda. Anteriormente hablamos de personas con actitudes negativas, que siempre están culpando a los demás, al destino, o al “sistema” por sus problemas. No es casualidad que sigan teniendo problemas. A menos que quieras seguir teniendo problemas, no sigas culpando a los demás.
    3. Asumir la responsabilidad no significa estar deprimida contigo mismo. Fracasar en algo no significa que seas un fracaso. Todos fallamos en algo, alguna vez. Ajusta tu actitud para que estés listo para volver a la normalidad y sentirte feliz de que nunca volverás a cometer ese error.
    4. Haz un plan. Es posible que aún tengas un problema en esa próxima gran prueba si no haces un plan de estudio efectivo y te apegas a él. Es posible que deba cambiar su comportamiento de alguna manera, como aprender estrategias de gestión del tiempo. (¡Sigue leyendo!)

    Claves para llevar

    • Las metas deben ser realistas, específicas y orientadas al tiempo, y debes estar comprometido con ellas.
    • Establecer prioridades te ayuda a mantenerte enfocado en tus metas, pero no determina cómo usas tu tiempo en todo momento.
    • La actitud es a menudo la razón principal por la que los estudiantes tienen éxito o fracasan Todos pueden trabajar en desarrollar una actitud más positiva y motivadora.
    • La planeación, la esencia de la gestión del tiempo, es necesaria para mantenerse enfocado y continuar avanzando hacia sus metas.
    • Hacer contactos con otros estudiantes te ayuda a mantenerte motivado así como a hacer que estudiar sea más efectivo.
    • Dado que los problemas y los contratiempos son inevitables, saber resolver problemas es importante para alcanzar metas. Con una buena actitud, se pueden prevenir los problemas más comunes de los estudiantes.

    Ejercicios de Checkpoint

    1. ¿Cuál de las siguientes declaraciones de objetivos se escribe de manera que demuestre que la persona ha considerado cuidadosamente lo que quiere lograr?

      1. Lo haré mejor en mi curso de matemáticas.
      2. Ganaré al menos una B en mi próximo trabajo en inglés.
      3. Voy a estudiar más este término.
    2. Enumere las formas en que una actitud negativa puede impedir que los estudiantes tengan éxito en la universidad.

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

    3. Piensa en tus amigos en la universidad u otros estudiantes que hayas observado en alguna de tus clases. Elige uno que suele parecer positivo y optimista y uno que a veces o con frecuencia muestre una actitud negativa sobre la universidad. Visualiza ambas caras, una al lado de la otra, como si estuvieras hablando con ambos. Ahora imagínate sentado a estudiar con uno de ellos para un examen final. Describe cómo te imaginas que va esa sesión de estudio.

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

    4. Mira hacia atrás a los cuatro alumnos descritos al inicio del capítulo. Cada uno de ellos está experimentando algún tipo de problema que podría interrumpir su avance hacia sus metas. Piensa en cada alumno y escribe una solución para cada problema que tratarías de resolver, si fueras esa persona.

      Para Juan:

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      Para Becky:

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      Para James:

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      Para Sachito:

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

    5. Enumere algunas cosas que puede hacer si tiene problemas para motivarse para sentarse a estudiar.

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________

      __________________________________________________________________


    This page titled 2.1: Establecer y alcanzar metas is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.