Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

15.3: Las ganancias del comercio- Ventaja comparativa

  • Page ID
    140873
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En el capítulo inicial de este texto enfatizamos la importancia del costo de oportunidad y las diferentes eficiencias en el proceso de producción como medio de generar beneficios para los individuos a través del comercio en el mercado. El simple ejemplo que desarrollamos ilustró que, donde los individuos difieren en sus niveles de eficiencia, los beneficios pueden acumularse a cada individuo como resultado de la especialización y el comercio. En ese ejemplo se asumió que el individuo A tenía una ventaja absoluta en la producción de un producto y que Z individual tenía una ventaja absoluta en producir el segundo bien. Esta configuración también podría aplicarse a dos economías que tienen diferentes eficiencias y están considerando el comercio, con el objetivo de incrementar sus posibilidades de consumo. Técnicamente, podríamos sustituir a Amanda y Zoe por Argentina y Zambia, y nada en el análisis tendría que cambiar para ilustrar que tanto Argentina como Zambia podrían lograr ganancias de consumo como resultado de la especialización y el comercio.

    Recuerda: El costo de oportunidad de un bien es la cantidad de otro bien o servicio renunciado para tener una unidad más del bien en cuestión.

    Entonces, consideremos ahora dos economías con capacidades de producción diferentes, como se ilustra en las Figuras 15.1 y 15.2. En esta instancia se asume que una economía tiene una ventaja absoluta en ambos bienes, pero el grado de esa ventaja es mayor en un bien que en el otro. En el lenguaje del comercio internacional, existe una ventaja comparativa así como una ventaja absoluta. A menudo es una sorpresa para los estudiantes que esta situación tenga la capacidad de aportar ventajas de consumo a cada economía, aunque una sea absolutamente más eficiente en la producción de ambos bienes. Esto se denomina principio de ventaja comparativa, y establece que aunque un país tenga una ventaja absoluta en la producción de ambos bienes, las ganancias para la especialización y el comercio aún se materializan, siempre que el costo de oportunidad de producir los bienes difiera entre economías. Este es un resultado notable, y mucho menos intuitivo que el principio de ventaja absoluta. Lo exploramos con la ayuda del ejemplo desarrollado en las Figuras 15.1 y 15.2.

    El principio de ventaja comparativa establece que aunque un país tenga una ventaja absoluta en la producción de ambos bienes, las ganancias para la especialización y el comercio aún se materializan, siempre que el costo de oportunidad de producir los bienes difiera entre economías.

    Nombraremos a estas dos economías imaginarias Estados Unidos y Canadá. Sus posibilidades de producción están definidas por los PPF en la Figura 15.1. Canadá puede producir 5 unidades de V o 35 unidades de F, o cualquier combinación definida por la línea que une estos puntos. Con los mismos recursos Estados Unidos puede producir 8 V o 40 F, o cualquier combinación definida por su PPF 1. Sin comercio, canadienses y estadounidenses consumen una combinación de los bienes definidos por algún punto en sus respectivos PPF s. El costo de oportunidad de una unidad de V en Canadá es de 7 F (la pendiente del PPF de Canadá es 5/35=1/7). En EU el costo de oportunidad de una unidad de V es de 5 F (la pendiente es 8/40=1/5). En esta configuración, Estados Unidos es más eficiente en la producción de V que F en relación con Canadá, como lo reflejan los costos de oportunidad. De ahí que digamos que EU tiene una ventaja comparativa en la producción de V y que Canadá tiene por lo tanto una ventaja comparativa en la producción de F.

    Figura 15.1 Ventaja comparativa — producción
    Canadá se especializa completamente en Fish a los 35, donde tiene una ventaja comparativa. De igual manera, EU se especializa en Vegetales a los 8. Cotizan a razón de 1:6. EU cotiza 3 V a Canadá a cambio de 18 F.

    Antes del comercio, cada economía está produciendo todos los bienes que consume. Este estado sin comercio se llama autarquía.

    La autarquía denota la situación de no comercio.

    Las ganancias del comercio

    Ahora permitimos que cada economía se especialicen en producir donde tenga una ventaja comparativa. Por lo que Canadá se especializa completamente al producir 35 F y Estados Unidos produce 8 V. Habiendo hecho esto las economías ahora deben ponerse de acuerdo en los términos de intercambio. Los términos de intercambio definen la tasa a la que los dos bienes comerciarán después de la especialización. Supongamos que un proceso de negociación lleva a un acuerdo de que una unidad de V comerciará por seis unidades de F. Tal tasa de negociación, que se encuentra entre los costos de oportunidad de cada economía, beneficia a ambas economías. Este tipo de cambio se encuentra entre el costo de oportunidad de Canadá de 1:7 y el costo de oportunidad de Estados Unidos de 1:5. Al especializarse en F, Canadá ahora puede obtener una unidad adicional de V sacrificando seis unidades de F, mientras que el precomercio tuvo que sacrificar siete unidades de F por una unidad de V. Técnicamente, al especializarse en F y comerciar a una tasa de 1:6, las posibilidades de consumo de Canadá se han ampliado y están dadas por la frontera de posibilidad de consumo (CPF) ilustrada en la Figura 15.2. La frontera de posibilidad de consumo define lo que una economía puede consumir después de la especialización de producción y el comercio.

    Figura 15.2 Ventaja comparativa — consumo
    Post especialización las economías comercian 1 V por 6 F. La producción total es de 35 F más 8 V. De ahí que una posibilidad de consumo sería (18,5) para EU y (17,3) para Canadá. Aquí Canadá intercambia 18 F a cambio por 3 V.

    Estados Unidos también experimenta un conjunto mejorado de posibilidades de consumo. Al especializarse en V y comerciar a una tasa de 1:6 su CPF se encuentra fuera de su PPF y esto le permite consumir más que en el estado de preespecialización, donde su CPF fue definido por su PPF.

    Evidentemente, los CPF de EU y Canadá son paralelos ya que comercian entre sí a la misma tasa: Si Canadá exporta seis unidades de F por cada unidad de V que importe de EU, entonces Estados Unidos debe importar las mismas seis unidades de F por cada unidad de V exporta a Canadá. El resultado notable aquí es que, a pesar de que una economía es más eficiente en la producción de cada bien, la especialización todavía conduce a ganancias para ambas economías. La ganancia queda ilustrada por el hecho de que las posibilidades de consumo de cada economía se encuentran fuera de sus posibilidades de producción 2.

    Los términos de intercambio definen la tasa a la que los bienes comercian internacionalmente.

    La frontera de posibilidad de consumo define lo que una economía puede consumir después de la especialización de producción y el comercio

    Ventaja comparativa y dotación de factores

    Una afirmación tradicional de por qué surge la ventaja comparativa es que las economías tienen diferentes dotaciones de los factores de producción: la tierra, el capital y las dotaciones laborales difieren. Una dotación de tierra que facilite la cosecha de grano (Saskatchewan) o el cultivo de frutos (California) puede ser innata a una economía. Decimos que la producción de trigo es intensiva en tierra, que la producción de aluminio es intensiva en energía, que la investigación y el desarrollo son intensivos en habilidades, que la fabricación de automóviles es intensiva en capital, que la indumentaria En consecuencia, si un país está bien dotado de algunos factores particulares de producción, es de esperar que se especialice en producir bienes que utilicen esos insumos. Un suministro o dotación relativamente abundante de un factor de producción tiende a hacer que el costo de usar ese factor sea relativamente barato: Es relativamente menos costoso producir ropa en China y trigo en Canadá que al revés. Esto explica por qué las praderas de Canadá producen trigo, por qué Quebec produce aluminio, por qué Asia produce prendas de vestir. Pero las dotaciones pueden evolucionar.

    ¿Cómo podemos explicar por qué Suiza se especializa en relojes, instrumentos de precisión y equipos médicos, mientras que Vietnam se especializa en arroz, turismo y productos manufacturados y componentes? Evidentemente, Suiza tomó la decisión de educar a su población e invertir en el capital requerido para producir estos bienes. No estaba naturalmente dotado de estas habilidades, de la misma manera que Grecia está dotada de sol o Saskatchewan está dotada de tierras planas fértiles.

    Si bien hemos demostrado el principio de ventaja comparativa utilizando un ejemplo de dos buenos (ya que estamos limitados por la geometría de dos dimensiones), las conclusiones se transfieren al caso de muchos bienes. Además, el principio tiene muchas aplicaciones. Por ejemplo, si una persona en el hogar es más eficiente en hacer todas las tareas del hogar que otra, todavía hay ganancias en la especialización siempre que las diferencias de eficiencia no sean todas idénticas. Este es el principio de ventaja comparativa en el trabajo en un microcosmos.

    Caja de Aplicación 15.1 La dieta de las cien millas

    En 2005 dos jóvenes colombianos británicos se embarcaron en lo que se conoce como la “dieta de las cien millas”, un desafío para comer y beber solo productos cultivados a esta distancia de su hogar. Lograron hacer esto durante todo un año, escribieron un libro sobre su experiencia y luego produjeron una serie de televisión. Estaban convencidos de que tal proyecto es bueno para la humanidad, en parte porque envolvieron ideas sobre agricultura ecológica y prácticas amigables con el medio ambiente en un mismo mensaje.

    Reflexione ahora sobre las implicaciones de este programa superficialmente atractivo: Si los norteamericanos adoptaran esta dieta, efectivamente resultaría en el cierre del medio oeste del continente. De Saskatchewan a Kansas, estamos dotados de tierras productoras de granos que son la envidia del planeta. Pero como la mayor parte de este terreno no se encuentra a 100 millas de ninguna gran ciudad, estos engañados defensores están proponiendo que cerremos la producción de granos y cereales exactamente en aquellos lugares donde dicha producción es extraordinariamente eficiente. ¿Deberíamos sacrificar granos y cereales por completo en este hemisferio, o simplemente cultivarlos en una ladera cercana a casa, aunque el cultivo resultante fuera a ser más intensivo en mano de obra y combustible? ¿Deberíamos producir aceitunas en invernaderos en Edmonton en lugar de importarlas del Mediterráneo, o simplemente dejar de comerlas? ¿Deberíamos sacrificar vino y cerveza en North Battleford porque no se cultivan uvas y lúpulos insuficientes a nivel local?

    ¿La producción en climas templados realmente ahorraría más energía que la práctica actual de enviar verduras y frutas a distancia, particularmente cuando hay retornos a escala asociados con su distribución? La “dieta de cien millas” se basa en preceptos que son contrarios a las normas de las ganancias del comercio. En su extremo la filosofía propone que se detengan las exportaciones de alimentos y que se permita que las grandes dotaciones naturales del mundo de tierra, agua y sol se dejen en barbecho. ¿Dónde dejaría eso un mundo hambriento?

    En el cuadro 15.1 se muestran los patrones del comercio canadiense de mercancías en 2008. Estados Unidos fue y sigue siendo el principal socio comercial de Canadá, comprando casi tres cuartas partes de nuestras exportaciones y suministrando casi dos tercios de las importaciones canadienses. En el Cuadro 15.2 se detallan las exportaciones por tipo. Si bien las exportaciones de productos basados en recursos representan solo alrededor del 40 por ciento del total de las exportaciones, Canadá ahora se ve como una economía basada en recursos. Esto se debe en parte a que los productos manufacturados representan casi el 80 por ciento de las exportaciones estadounidenses y europeas pero solo alrededor del 60 por ciento de las exportaciones canadienses. Sin embargo, Canadá tiene una importante fuerza exportadora en maquinaria, equipos y productos automotrices.


    This page titled 15.3: Las ganancias del comercio- Ventaja comparativa is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Douglas Curtis and Ian Irvine (Lyryx) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.