Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

11.1: La vida sana

  • Page ID
    146492
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Por Emily Hooker y Sarah Pressman

    Universidad de Calfornia, Irvine

    Nuestras emociones, pensamientos y comportamientos juegan un papel importante en nuestra salud. No solo influyen en nuestras prácticas de salud diarias, sino que también pueden influir en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Este módulo proporciona una visión general de la psicología de la salud, que es un campo dedicado a comprender las conexiones entre la psicología y la salud. Aquí se discuten ejemplos de temas que un psicólogo de la salud podría estudiar, incluyendo estrés, factores psicosociales relacionados con la salud y la enfermedad, cómo usar la psicología para mejorar la salud y el papel de la psicología en la medicina.

    objetivos de aprendizaje

    • Describir la terminología básica utilizada en el campo de la psicología de la salud.
    • Explicar los modelos teóricos de salud, así como el papel del estrés psicológico en el desarrollo de la enfermedad.
    • Describir los factores psicológicos que contribuyen a la resiliencia y mejora de la salud.
    • Defender la relevancia e importancia de la psicología para el campo de la medicina.

    ¿Qué es la Psicología de la Salud?

    Hoy, enfrentamos más enfermedades crónicas que nunca porque estamos viviendo vidas más largas mientras también nos comportamos frecuentemente de manera poco saludable. Un ejemplo de una enfermedad crónica es la enfermedad coronaria (CHD): Es la causa número uno de muerte a nivel mundial (Organización Mundial de la Salud, 2013). La CHD se desarrolla lentamente con el tiempo y generalmente aparece en la mediana edad, pero los problemas cardíacos relacionados pueden persistir durante años después del diagnóstico original o evento cardiovascular. En el manejo de enfermedades que persisten con el tiempo (otros ejemplos pueden incluir cáncer, diabetes y discapacidad a largo plazo) muchos factores psicológicos determinarán la progresión de la dolencia. Por ejemplo, ¿los pacientes buscan ayuda cuando es apropiado? ¿Siguen las recomendaciones del médico? ¿Desarrollan síntomas psicológicos negativos debido a una enfermedad duradera (por ejemplo, depresión)? También es importante que los factores psicológicos pueden desempeñar un papel importante en quién desarrolla estas enfermedades, el pronóstico y la naturaleza de los síntomas relacionados con la enfermedad. La psicología de la salud es un campo de estudio relativamente nuevo e interdisciplinario que se enfoca en estos mismos temas, o más específicamente, el papel de la psicología en el mantenimiento de la salud, así como en la prevención y tratamiento de enfermedades.

    Un grupo de corredores corriendo por un parque.
    Los psicólogos de la salud están ayudando a las personas a adaptar comportamientos para evitar enfermedades, reducir el estrés y mejorar la salud general. [Imagen: Adelphi Lab Center, https://goo.gl/N9wXon, CC BY 2.0, goo.gl/BRVSA7]

    La consideración de cómo los factores psicológicos y sociales influyen en la salud es especialmente importante hoy en día porque muchas de las principales causas de enfermedad en los países desarrollados a menudo se atribuyen a factores psicológicos y conductuales. En el caso de la CHD, discutido anteriormente, los factores psicosociales, como el estrés excesivo, el tabaquismo, los hábitos alimenticios poco saludables y algunos rasgos de personalidad también pueden conducir a un mayor riesgo de enfermedad y peores resultados de salud. Dicho esto, muchos de estos factores se pueden ajustar mediante técnicas psicológicas. Por ejemplo, los psicólogos clínicos de salud pueden mejorar las prácticas de salud como las malas elecciones dietéticas y el tabaquismo, pueden enseñar importantes técnicas de reducción del estrés y pueden ayudar a tratar trastornos psicológicos vinculados a la mala salud. La psicología de la salud considera cómo las elecciones que tomamos, los comportamientos en los que nos involucramos e incluso las emociones que sentimos, pueden jugar un papel importante en nuestra salud general (Cohen & Herbert, 1996; Taylor, 2012).

    La psicología de la salud se basa en el Modelo Biopsicosocial de Salud. Este modelo postula que la biología, la psicología y los factores sociales son tan importantes en el desarrollo de la enfermedad como las causas biológicas (por ejemplo, gérmenes, virus), lo que es consistente con la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud (1946). Este modelo reemplaza al antiguo Modelo Biomédico de Salud, que considera principalmente los factores físicos o patógenos que contribuyen a la enfermedad. Gracias a los avances en la tecnología médica, hay una creciente comprensión de la fisiología subyacente a la conexión mente-cuerpo, y en particular, el papel que diferentes sentimientos pueden tener en la función de nuestro cuerpo. Investigadores de psicología de la salud que trabajan en los campos de la medicina psicosomática y la psiconeuroinmunología, por ejemplo, están interesados en comprender cómo los factores psicológicos pueden “meterse debajo de la piel” e influir en nuestra fisiología para comprender mejor cómo factores como el estrés puede enfermarnos.

    Estrés Y Salud

    Probablemente sepas exactamente lo que es sentir estrés, pero lo que quizás no sepas es que puede influir objetivamente en tu salud. Respuestas a preguntas como, “¿Qué tan estresado te sientes?” o “¿Qué tan abrumado te sientes?” puede predecir su probabilidad de desarrollar tanto enfermedades menores como problemas graves como futuros ataques cardíacos (Cohen, Janicki-Deverts, & Miller, 2007). (¿Quieres medir tu propio nivel de estrés? Consulte los enlaces al final del módulo.) Para entender cómo los psicólogos de la salud estudian este tipo de asociaciones, describiremos un ejemplo famoso de un estudio de estrés y salud. Imagina que eres un sujeto de investigación por un momento. Después de registrarte en una habitación de hotel como parte del estudio, los investigadores te piden que reportes tus niveles generales de estrés. No es demasiado sorprendente; sin embargo, ¡lo que sucede después es que recibes gotas de virus del resfriado en tu nariz! Los investigadores intentan enfermarte intencionalmente exponiéndote a una enfermedad infecciosa. Después de que te expongan al virus, los investigadores te evaluarán durante varios días haciéndote preguntas sobre tus síntomas, monitoreando la cantidad de moco que estás produciendo pesando tus tejidos usados y tomando muestras de fluidos corporales, todo para ver si estás objetivamente enfermo con un resfriado. Ahora, lo interesante es que no todos los que tienen gotas de virus del resfriado puestas en la nariz desarrollan la enfermedad. Estudios como este encuentran que las personas menos estresadas y las que son más positivas al inicio del estudio tienen un menor riesgo de desarrollar un resfriado (Cohen, Tyrrell, & Smith, 1991; Cohen, Alper, Doyle, Treanor, & Turner, 2006) (ver Figura 10.4.1 para un ejemplo).

    Gráfica que muestra que quienes reportan niveles más altos de estrés tienen más probabilidades de contraer un resfriado.
    Figura 10.4.1: Adaptado de Cohen et al. 1991

    Es importante destacar que no son solo los principales factores estresantes de la vida (por ejemplo, una muerte familiar, un desastre natural) los que aumentan la probabilidad de enfermarse. Incluso pequeñas molestias diarias como quedarse atascado en el tráfico o pelear con tu novia pueden aumentar tu presión arterial, alterar tus hormonas del estrés e incluso suprimir la función de tu sistema inmunológico (DeLongis, Folkman, & Lazarus, 1988; Twink, Snel, Kemper, & van Machelen, 1999).

    Es claro que el estrés juega un papel importante en nuestra salud mental y física, pero ¿qué es exactamente? El término tensión se derivó originalmente del campo de la mecánica donde se utiliza para describir materiales bajo presión. La palabra fue utilizada por primera vez de manera psicológica por el investigador Hans Selye. Estaba examinando el efecto de una hormona ovárica que pensó causaba enfermedad en una muestra de ratas. Sorprendentemente, notó que casi cualquier hormona inyectada producía esta misma enfermedad. Se dio cuenta inteligentemente de que no era la hormona investigada la que estaba causando estos problemas, sino la experiencia aversiva de ser manejado e inyectado por investigadores lo que condujo a una alta excitación fisiológica y, eventualmente, a problemas de salud como úlceras. Selye (1946) acuñó el término estresante para etiquetar un estímulo que tuvo este efecto en el cuerpo y desarrolló un modelo de respuesta al estrés llamado Síndrome General de Adaptación. Desde entonces, los psicólogos han estudiado el estrés de muchas maneras, incluyendo el estrés como eventos negativos (por ejemplo, desastres naturales o cambios importantes en la vida como abandonar la escuela), como situaciones crónicamente difíciles (por ejemplo, cuidar a un ser querido con Alzheimer), como molestias a corto plazo, como una lucha biológica- respuesta o huida, e incluso como enfermedad clínica como el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Sigue siendo uno de los correlatos psicológicos más importantes y bien estudiados de la enfermedad, ya que el estrés excesivo provoca un desgaste potencialmente dañino en el cuerpo y puede influir en casi cualquier proceso de enfermedad imaginable.

    Protegiendo nuestra salud

    Una pregunta importante que hacen los psicólogos de la salud es: ¿Qué nos mantiene protegidos de enfermedades y vivos por más tiempo? Al considerar este tema de resiliencia (Rutter, 1985), a menudo se estudian cinco factores en cuanto a su capacidad para proteger (o a veces dañar) la salud. Ellos son:

    1. Coping
    2. Control y Autoeficacia
    3. Relaciones Sociales
    4. Disposiciones y Emociones
    5. Manejo del estrés

    Estrategias de afrontamiento

    La forma en que los individuos hacen frente a los factores estresantes que enfrentan puede tener un impacto significativo en la salud. El afrontamiento a menudo se clasifica en dos categorías: afrontamiento centrado en problemas o afrontamiento centrado en las emociones (Carver, Scheier y Weintraub, 1989). Se piensa que el afrontamiento centrado en el problema es abordar activamente el evento que está causando estrés en un esfuerzo por resolver el problema en cuestión. Por ejemplo, digamos que tienes un examen importante la próxima semana. Una estrategia centrada en el problema podría ser pasar más tiempo durante el fin de semana estudiando para asegurarse de que comprende todo el material. El afrontamiento centrado en las emociones, por otro lado, regula las emociones que vienen con el estrés. En el ejemplo de examen anterior, esto podría significar ver una película divertida para alejarte de la ansiedad que estás sintiendo. A corto plazo, el afrontamiento centrado en las emociones podría reducir los sentimientos de estrés, pero el afrontamiento centrado en problemas parece tener el mayor impacto en el bienestar mental (Billings & Moos, 1981; Herman-Stabl, Stemmler, & Petersen, 1995). Dicho esto, cuando los eventos son incontrolables (por ejemplo, la muerte de un ser querido), el afrontamiento centrado en las emociones dirigido a manejar tus sentimientos, al principio, podría ser la mejor estrategia. Por lo tanto, siempre es importante considerar la coincidencia del estresante con la estrategia de afrontamiento a la hora de evaluar sus plausibles beneficios.

    Control y Autoeficacia

    Una planta de interior común, la planta de jalea.
    Sentir un sentido de control en la vida de uno es importante. Algo tan sencillo como tener control sobre el cuidado de una planta de interior ha demostrado mejorar la salud y la longevidad. [Imagen: JJ Harrison, https://goo.gl/82FsdV, CC BY-SA 2.5, Goo.gl/Sraiwa]

    Otro factor vinculado a mejores resultados de salud y una mejor capacidad para hacer frente al estrés es tener la creencia de que tienes control sobre una situación. Por ejemplo, en un estudio donde los participantes se vieron obligados a escuchar ruidos desagradables (estresantes), los que se hicieron creer que tenían control sobre el ruido se desempeñaron mucho mejor en las tareas de corrección después (Glass & Singer, 1972). Es decir, a pesar de que los participantes no tenían control real sobre el ruido, la creencia de control los ayudó a completar la tarea. En estudios similares, el control percibido benefició el funcionamiento del sistema inmunitario (Sieber et al., 1992). Fuera del laboratorio, los estudios han demostrado que los residentes mayores en instalaciones de vida asistida, que son notorios por su bajo control, vivieron más tiempo y mostraron mejores resultados de salud cuando se les daba control sobre algo tan simple como regar una planta o elegir cuándo venían estudiantes voluntarios para visitar (Rodin & Langer, 1977; Schulz & Hanusa, 1978). Además, sentirse en control de una situación amenazante en realidad puede cambiar los niveles de la hormona del estrés (Dickerson y Kameny, 2004). Creer que tienes control sobre tus propios comportamientos también puede tener una influencia positiva en resultados importantes como dejar de fumar, usar anticonceptivos y controlar el peso (Wallston & Wallston, 1978). Cuando los individuos no creen que tienen control, no intentan cambiar. La autoeficacia está estrechamente relacionada con el control, en que las personas con altos niveles de este rasgo creen que pueden completar tareas y alcanzar sus metas. Así como sentirse en control puede reducir el estrés y mejorar la salud, una mayor autoeficacia puede reducir el estrés y los comportamientos negativos de salud, y se asocia con una mejor salud (O'Leary, 1985).

    Relaciones Sociales

    Las investigaciones han demostrado que el impacto del aislamiento social en nuestro riesgo de enfermedad y muerte es similar en magnitud al riesgo asociado con fumar regularmente (Holt-Lunstad, Smith, & Layton, 2010; House, Landis, & Umberson, 1988). De hecho, la importancia de las relaciones sociales para nuestra salud es tan significativa que algunos científicos creen que nuestro cuerpo ha desarrollado un sistema fisiológico que nos anima a buscar nuestras relaciones, especialmente en tiempos de estrés (Taylor et al., 2000). La integración social es el concepto utilizado para describir el número de roles sociales que se tienen (Cohen & Wills, 1985), así como la falta de aislamiento. Por ejemplo, podrías ser una hija, un miembro del equipo de basquetbol, un voluntario de Humane Society, un compañero de trabajo y un estudiante. Mantener estos diferentes roles puede mejorar tu salud a través del estímulo de quienes te rodean para mantener un estilo de vida saludable. Aquellos en tu red social también podrían brindarte apoyo social (por ejemplo, cuando estás bajo estrés). Este apoyo puede incluir ayuda emocional (por ejemplo, un abrazo cuando lo necesite), ayuda tangible (por ejemplo, prestarle dinero) o asesoramiento. Al ayudar a mejorar los comportamientos de salud y reducir el estrés, las relaciones sociales pueden tener un impacto poderoso y protector en la salud y, en algunos casos, incluso pueden ayudar a las personas con enfermedades graves a mantenerse con vida por más tiempo (Spiegel, Kraemer, Bloom y Gottheil, 1989).

    Disposiciones y emociones: ¿qué es riesgoso y qué es protector?

    Las disposiciones negativas y los rasgos de personalidad han estado fuertemente ligados a una serie de riesgos para la salud. Una de las primeras conexiones negativas entre el rasgo y la salud fue descubierta en la década de 1950 por dos cardiólogos. Hicieron el interesante descubrimiento de que había patrones conductuales y psicológicos comunes entre sus pacientes cardíacos que no estaban presentes en otras muestras de pacientes. Este patrón incluyó ser competitivo, impaciente, hostil y urgente de tiempo. Lo etiquetaron Comportamiento Tipo A. Es importante destacar que se encontró que se asoció con el doble de riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con el Comportamiento Tipo B (Friedman & Rosenman, 1959). Desde la década de 1950, los investigadores han descubierto que son los componentes de hostilidad y competitividad del Tipo A los que son especialmente dañinos para la salud cardíaca (Iribarren et al., 2000; Matthews, Glass, Rosenman, & Bortner, 1977; Miller, Smith, Turner, Guijarro, & Hallet, 1996). Los individuos hostiles se molestan rápidamente, y esta excitación enojada puede dañar las arterias del corazón. Además, dado su estilo de personalidad negativa, las personas hostiles a menudo carecen de una red social de apoyo que proteja la salud.

    Los rasgos y estados positivos, por otro lado, suelen ser protectores para la salud. Por ejemplo, características como las emociones positivas (por ejemplo, sentirse feliz o excitado) se han relacionado con una amplia gama de beneficios, como una mayor longevidad, una menor probabilidad de desarrollar algunas enfermedades y mejores resultados una vez que se le diagnostica ciertas enfermedades (por ejemplo, enfermedades cardíacas, VIH) (Pressman y ; Cohen, 2005). En todo el mundo, incluso en las naciones más pobres y subdesarrolladas, las emociones positivas están constantemente ligadas a una mejor salud (Pressman, Gallagher, & Lopez, 2013). Las emociones positivas también pueden servir como el “antídoto” para el estrés, protegiéndonos de algunos de sus efectos dañinos (Fredrickson, 2001; Pressman & Cohen, 2005; ver Figura 10.4.2). De igual manera, mirar el lado positivo también puede mejorar la salud. Se ha demostrado que el optimismo mejora el afrontamiento, reduce el estrés y predice mejores resultados de enfermedades como recuperarse de un ataque cardíaco más rápidamente (Kubzansky, Sparrow, Vokonas, & Kawachi, 2001; Nes & Segerstrom, 2006; Scheier & Carver, 1985; Segerstrom, Taylor, Kemery, & Fahey, 1998).


    Figura 10.4.2: Esta figura ilustra una posible forma en que el afecto positivo protege a los individuos contra la enfermedad. El afecto positivo puede reducir las percepciones de estrés (a), mejorando así los comportamientos de salud (b) y disminuyendo las respuestas fisiológicas al estrés (c) (por ejemplo, disminución de la reactividad cardiovascular, disminución de las hormonas del estrés, actividad inmune no suprimida) En consecuencia, es probable que haya menos incidencia de enfermedad (d, e). (Adaptado de Pressman & Cohen, 2005)

    Manejo del estrés

    Alrededor del 20 por ciento de los estadounidenses reportan tener estrés, con los jóvenes de 18 a 33 años reportando los niveles más altos (American Psychological Association, 2012). Dado que las fuentes de nuestro estrés a menudo son difíciles de cambiar (por ejemplo, finanzas personales, trabajo actual), se han diseñado una serie de intervenciones para ayudar a reducir las respuestas aversivas a la coacción. Por ejemplo, las actividades de relajación y las formas de meditación son técnicas que permiten a las personas reducir su estrés a través de ejercicios de respiración, relajación muscular e imágenes mentales. La excitación fisiológica del estrés también se puede reducir a través de la biorretroalimentación, una técnica en la que al individuo se le muestra información corporal que normalmente no está disponible para ellos (p. ej., frecuencia cardíaca), y luego se le enseñan estrategias para alterar esta señal. Este tipo de intervención incluso se ha mostrado prometedor en la reducción del riesgo de corazón e hipertensión, así como otros padecimientos graves (ej., Moravec, 2008; Patel, Marmot, & Terry, 1981). ¡Pero reducir el estrés no tiene que ser complicado! Por ejemplo, el ejercicio es una gran actividad de reducción del estrés (Salmon, 2001) que tiene una miríada de beneficios para la salud.

    La importancia de las buenas prácticas de salud

    Como estudiante, probablemente te esfuerzas por mantener buenas calificaciones, tener una vida social activa y mantenerte saludable (por ejemplo, al dormir lo suficiente), pero hay una broma popular sobre lo que es estar en la universidad: solo puedes elegir dos de estas cosas (ver Figura 10.4.3 para un ejemplo). La ajetreada vida de un estudiante universitario no siempre te permite mantener las tres áreas de tu vida, especialmente durante los períodos de toma de exámenes. En un estudio, los investigadores encontraron que los estudiantes que tomaban exámenes estaban más estresados y, así, fumaban más, bebían más cafeína, tenían menos actividad física y tenían peores hábitos de sueño (Oaten & Chang, 2005), todo lo cual podría tener efectos perjudiciales en su salud. Las prácticas de salud positivas son especialmente importantes en tiempos de estrés cuando su sistema inmunológico está comprometido debido al alto estrés y la elevada frecuencia de exposición a las enfermedades de sus compañeros de estudios en salas de conferencias, cafeterías y dormitorios.

    La imagen es un triángulo con un aspecto de la vida universitaria en cada esquina: “Vida social”, “Buenas calificaciones” y “Suficiente sueño”. En el centro del triángulo se encuentran las palabras “Pick Two (Welcome to College)”.
    Figura 10.4.3: Una broma popular sobre lo difícil que es mantenerse equilibrado y saludable durante la universidad.

    Los psicólogos estudian tanto comportamientos de salud como hábitos de salud. Los primeros son comportamientos que pueden mejorar o dañar tu salud. Algunos ejemplos incluyen ejercicio regular, usar hilo dental y usar protector solar, versus comportamientos negativos como conducir ebrio, pasar toda la noche o fumar. Estos comportamientos se convierten en hábitos cuando se establecen firmemente y se realizan automáticamente. Por ejemplo, ¿tienes que pensar en ponerte el cinturón de seguridad o lo haces automáticamente? Los hábitos a menudo se desarrollan temprano en la vida gracias al estímulo de los padres o la influencia de nuestro grupo de pares.

    Si bien estos comportamientos suenan menores, los estudios han demostrado que aquellos que se dedicaban a más de estos hábitos de protección (por ejemplo, dormir de 7 a 8 horas regularmente, no fumar o beber en exceso, hacer ejercicio) tenían menos enfermedades, se sintieron mejor y tenían menos probabilidades de morir durante un período de seguimiento de 9 a 12 años (Belloc y ; Breslow 1972; Breslow y Enstrom 1980). Para los estudiantes universitarios, los comportamientos de salud pueden incluso influir en el rendimiento académico. Por ejemplo, la mala calidad y cantidad del sueño se relacionan con una menor capacidad de aprendizaje y rendimiento académico (Curcio, Ferrara, & De Gennaro, 2006). Debido a los efectos que pueden tener las conductas de salud, los psicólogos hacen mucho esfuerzo para entender cómo cambiar los comportamientos poco saludables, y entender por qué los individuos no actúan de manera saludable. La promoción de la salud implica capacitar a las personas para mejorar la salud enfocándose en comportamientos que representan un riesgo para futuras enfermedades, así como difundir conocimiento sobre los factores de riesgo existentes. Estos podrían ser riesgos genéticos con los que naces, o algo que desarrollaste con el tiempo como la obesidad, lo que te pone en riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas, entre otras enfermedades.

    Psicología Y Medicina

    Hay muchos factores psicológicos que influyen en los resultados del tratamiento médico. Por ejemplo, las personas mayores (Meara, White, & Cutler, 2004), las mujeres (Briscoe, 1987) y las de antecedentes socioeconómicos superiores (Adamson, Ben-Shlomo, Chaturvedi y Donovan, 2008) tienen más probabilidades de buscar atención médica. Por otro lado, algunos individuos que necesitan atención podrían evitarlo debido a obstáculos económicos o nociones preconcebidas sobre los médicos o la enfermedad. Gracias a la creciente cantidad de información médica en línea, muchas personas ahora usan Internet para obtener información de salud y 38% por ciento informa que esto influye en su decisión de ver a un médico (Fox & Jones, 2009). Desafortunadamente, esto no siempre es algo bueno porque los individuos tienden a hacer un mal trabajo evaluando la credibilidad de la información de salud. Por ejemplo, los estudiantes universitarios que leen artículos en línea sobre el VIH y la sífilis calificaron el artículo de un médico y el artículo de un estudiante universitario como igualmente creíbles si los participantes dijeron que estaban familiarizados con el tema de salud (Eastin, 2001). La credibilidad de la información de salud a menudo significa cuán precisa o confiable es la información, y puede verse influenciada por factores irrelevantes, como el diseño del sitio web, los logotipos o la información de contacto de la organización (Freeman & Spyridakis, 2004). De igual manera, muchas personas publican preguntas de salud en foros en línea, no moderados, donde cualquiera puede responder, lo que permite la posibilidad de que personas no calificadas proporcionen información inexacta por padecimientos médicos graves.

    Una página de ejemplo del sitio web WebMD que ofrece información sobre la temporada de resfriados y gripe.
    Si bien Internet ha incrementado la cantidad de información médica disponible para el público y ha creado un mayor acceso, existen preocupaciones reales sobre cómo las personas están tomando decisiones sobre su salud a partir de esa información. [Imagen: Mapbox, https://goo.gl/UNhmx5, CC BY 2.0, goo.gl/BRVSA7]

    Después de que los individuos deciden buscar atención, también hay variabilidad en la información que dan a su proveedor médico. La mala comunicación (por ejemplo, debido a la vergüenza o la sensación de prisa) puede influir en la precisión del diagnóstico y la efectividad del tratamiento prescrito. De igual manera, hay variación tras una visita al médico. Si bien a la mayoría de las personas se les encarga una recomendación de salud (por ejemplo, comprar y usar un medicamento de manera apropiada, perder peso, acudir a otro experto), no todos se adhieren a las recomendaciones médicas (Dunbar-Jacob & Mortimer-Stephens, 2010). Por ejemplo, muchas personas toman medicamentos de manera inapropiada (por ejemplo, dejar de fumar temprano, no surtir recetas) o no cambian sus comportamientos (por ejemplo, dejar de fumar). Desafortunadamente, lograr que los pacientes sigan órdenes médicas no es tan fácil como uno pensaría. Por ejemplo, en un estudio, más de un tercio de los pacientes diabéticos no obtuvieron la atención médica adecuada que prevendría o ralentizaría la ceguera relacionada con la diabetes (¡Schoenfeld, Greene, Wu, & Leske, 2001)! Afortunadamente, a medida que mejora la tecnología móvil, los médicos ahora tienen la capacidad de monitorear la adherencia y trabajar para mejorarla (por ejemplo, con frascos de pastillas que monitorean si se abren en el momento adecuado). Incluso los mensajes de texto son útiles para mejorar la adherencia al tratamiento y los resultados en la depresión, dejar de fumar y perder peso (Cole-Lewis, & Kershaw, 2010).

    Ser Psicólogo de la Salud

    La formación como psicólogo clínico de salud brinda una variedad de posibles opciones de carrera. Los psicólogos clínicos de salud a menudo trabajan en equipos de médicos, trabajadores sociales, profesionales de la salud aliados y líderes religiosos. Estos equipos pueden formarse en ubicaciones como centros de rehabilitación, hospitales, consultorios de atención primaria, centros de atención de emergencia o en clínicas de enfermedades crónicas. El trabajo en cada uno de estos entornos planteará desafíos únicos en la atención al paciente, pero la responsabilidad primaria será la misma. Los psicólogos clínicos de salud evaluarán factores físicos, personales y ambientales que contribuyen a la enfermedad y previenen la mejora de la salud. Al hacerlo, entonces ayudarán a crear una estrategia de tratamiento que tome en cuenta todas las dimensiones de la vida y la salud de una persona, lo que maximiza su potencial de éxito. Quienes se especializan en psicología de la salud también pueden realizar investigaciones para descubrir nuevos predictores de salud y factores de riesgo, o desarrollar intervenciones para prevenir y tratar enfermedades. Los investigadores que estudian psicología de la salud trabajan en numerosos lugares, como universidades, departamentos de salud pública, hospitales y organizaciones privadas. En el campo afín de la medicina conductual, las carreras se enfocan en la aplicación de este tipo de investigaciones. Las ocupaciones en esta área podrían incluir trabajos en terapia ocupacional, rehabilitación o medicina preventiva. La formación como psicólogo de la salud proporciona un amplio conjunto de habilidades aplicables en una serie de diferentes entornos profesionales y trayectorias profesionales.

    El futuro de la psicología de la salud

    Gran parte de la literatura de investigación médica anterior proporciona una imagen incompleta de la salud humana. El “cuidado de la salud” suele ser “cuidado de enfermedades”. Es decir, se enfoca en el manejo de los síntomas y enfermedades a medida que surgen. En consecuencia, en muchos países desarrollados, nos enfrentamos a varias epidemias de salud que son difíciles y costosas de tratar. Estos incluyen obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, por nombrar algunas. Los Institutos Nacionales de Salud han llamado a los investigadores a utilizar los conocimientos que tenemos sobre los factores de riesgo para diseñar intervenciones efectivas que reduzcan la prevalencia de enfermedades prevenibles. Además, hay un número creciente de individuos en los países desarrollados con múltiples enfermedades crónicas y/o discapacidades duraderas, especialmente con la edad avanzada. Abordar sus necesidades y mantener su calidad de vida requerirá personas capacitadas que entiendan cómo tratar adecuadamente a estas poblaciones. Los psicólogos de la salud estarán a la vanguardia del trabajo en estas áreas.

    Con este enfoque en la prevención, es importante que los psicólogos de la salud vayan más allá de estudiar el riesgo (por ejemplo, depresión, estrés, hostilidad, bajo nivel socioeconómico) de manera aislada, y se muevan hacia el estudio de factores que confieren resiliencia y protección contra enfermedades. Afortunadamente, existe un interés creciente en estudiar los factores positivos que protegen nuestra salud (e.g., Diener & Chan, 2011; Pressman & Cohen, 2005; Richman, Kubzansky, Maselko, Kawachi, Choo, & Bauer, 2005) con evidencia que indica fuertemente que las personas con mayor positividad viven más tiempo, sufren menos enfermedades, y en general sentirse mejor. Seligman (2008) incluso ha propuesto un campo de “Salud Positiva” para estudiar específicamente a aquellos que exhiben una salud “por encima de la media”, algo en lo que no pensamos lo suficiente. Al cambiar parte del enfoque de la investigación para identificar y comprender estos factores que promueven la salud, podemos capitalizar esta información para mejorar la salud pública.

    Las intervenciones innovadoras para mejorar la salud ya están en uso y continúan estudiándose. Con los recientes avances tecnológicos, estamos empezando a ver grandes avances para mejorar la salud con la ayuda de herramientas computacionales. Por ejemplo, hay cientos de aplicaciones simples (apps) que utilizan correo electrónico y mensajes de texto para enviar recordatorios para tomar medicamentos, así como aplicaciones móviles que nos permiten monitorear nuestros niveles de ejercicio y la ingesta de alimentos (en el creciente campo de la salud móvil, o m-health,). Estas aplicaciones de m-health se pueden utilizar para crear conciencia sobre la salud, apoyar el tratamiento y el cumplimiento, y recopilar datos de forma remota sobre una variedad de resultados. También son emocionantes los dispositivos que nos permiten monitorear la fisiología en tiempo real; por ejemplo, para comprender mejor las situaciones estresantes que elevan la presión arterial o la frecuencia cardíaca. Con avances como estos, los psicólogos de la salud podrán servir mejor a la población, aprender más sobre la salud y el comportamiento de salud, y desarrollar excelentes estrategias de mejora de la salud que podrían estar dirigidas específicamente a ciertas poblaciones o individuos. Estos saltos en el desarrollo de equipos, asociados con el creciente conocimiento de la psicología de la salud y los emocionantes avances en neurociencia e investigación genética, llevarán a los investigadores y profesionales de la salud a un nuevo momento emocionante en el que, ojalá, entenderemos cada vez más sobre cómo mantener a las personas saludables.

    Recursos externos

    App: 30 apps para iPhone para monitorear tu salud
    http://www.hongkiat.com/blog/iphone-health-app/
    Quiz: Hostilidad
    http://www.mhhe.com/socscience/hhp/f...sheet_090.html
    Autoevaluación: Escala de Estrés Percibido
    www.ncsu.edu/evaluación/resou... ress_scale.pdf
    Autoevaluación: ¿Cuál es tu edad real (basada en tus prácticas de salud y factores de riesgo)?
    http://www.realage.com
    Video: Prueba un ejercicio de meditación guiada para reducir tu estrés

    Web: Sociedad Americana de Psicosomática
    http://www.psychosomatic.org/home/index.cfm
    Web: APA División 38, Psicología de la Salud
    http://www.health-psych.org
    Web: Sociedad de Medicina del Comportamiento
    http://www.sbm.org

    Preguntas de Discusión

    1. ¿Qué factores psicológicos contribuyen a la salud?
    2. ¿Qué construcciones y comportamientos psicosociales podrían ayudarnos a protegernos de los efectos dañinos del estrés?
    3. ¿Qué tipo de intervenciones podrían ayudar a mejorar la resiliencia? ¿A quién ayudarán más estas intervenciones?
    4. ¿Cómo deben usar los médicos la investigación en psicología de la salud cuando se reúnen con pacientes?
    5. ¿Por qué los psicólogos clínicos de salud juegan un papel crítico en la mejora de la salud pública

    El vocabulario

    Adherencia
    En salud, es la capacidad de un paciente para mantener un comportamiento de salud prescrito por un médico. Esto podría incluir tomar los medicamentos según lo prescrito, hacer más ejercicio o comer menos alimentos ricos en grasas.
    Medicina conductual
    Un campo similar a la psicología de la salud que integra factores psicológicos (por ejemplo, emoción, comportamiento, cognición y factores sociales) en el tratamiento de la enfermedad. Este campo aplicado incluye áreas clínicas de estudio, como terapia ocupacional, hipnosis, rehabilitación o medicina, y medicina preventiva.
    Biorretroalimentación
    Proceso por el cual las señales fisiológicas, normalmente no disponibles para la percepción humana, se transforman en gráficos o números fáciles de entender. Los individuos pueden entonces usar esta información para tratar de cambiar el funcionamiento corporal (por ejemplo, disminuir la presión arterial, reducir la tensión muscular).
    Modelo Biomédico de Salud
    Un modelo reduccionista que postula que la mala salud es el resultado de una desviación de la función normal, lo que se explica por la presencia de patógenos, lesiones o anormalidades genéticas.
    Modelo Biopsicosocial de Salud
    Una aproximación al estudio de la salud y la función humana que postula la importancia de los procesos biológicos, psicológicos y sociales (o ambientales).
    Enfermedad crónica
    Una condición de salud que persiste con el tiempo, generalmente por períodos superiores a tres meses (por ejemplo, VIH, asma, diabetes).
    Control
    Sentir que tienes el poder de cambiar tu entorno o comportamiento si lo necesitas o quieres.
    Problemas diarios
    Irritaciones en la vida cotidiana que no son necesariamente traumáticas, sino que provocan dificultades y estrés repetido.
    Afrontamiento centrado en las emociones
    Estrategia de afrontamiento dirigida a reducir las emociones negativas asociadas a un evento estresante.
    Síndrome de Adaptación General
    Un modelo trifásico de estrés, que incluye una fase de movilización de recursos fisiológicos, una fase de afrontamiento y una fase de agotamiento (es decir, cuando un organismo no logra hacer frente al estrés adecuadamente y agota sus recursos).
    Salud
    Según la Organización Mundial de la Salud, es un estado completo de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o enfermedad.
    Comportamiento de salud
    Cualquier comportamiento que esté relacionado con la salud, ya sea bueno o malo.
    Hostilidad
    Una experiencia o rasgo con componentes cognitivos, conductuales y emocionales. A menudo incluye pensamientos cínicos, sentimientos de emoción y comportamiento agresivo.
    Conexión mente-cuerpo
    La idea de que nuestras emociones y pensamientos pueden afectar el funcionamiento de nuestro cuerpo.
    Afrontamiento centrado en problemas
    Un conjunto de estrategias de afrontamiento orientadas a mejorar o cambiar situaciones estresantes.
    Psiconeuroinmunología
    Un campo de estudio que examina la relación entre la psicología, la función cerebral y la función inmune.
    Medicina psicosomática
    Un campo de estudio interdisciplinario que se enfoca en cómo los procesos biológicos, psicológicos y sociales contribuyen a los cambios fisiológicos en el cuerpo y la salud a lo largo del tiempo.
    Resiliencia
    La capacidad de “rebotar” de situaciones negativas (por ejemplo, enfermedad, estrés) al funcionamiento normal o simplemente no mostrar malos resultados ante la adversidad. En algunos casos, la resiliencia puede conducir a un mejor funcionamiento después de la experiencia negativa (por ejemplo, crecimiento postraumático).
    Autoeficacia
    La creencia de que uno puede desempeñarse adecuadamente en una situación específica.
    Integración social
    El tamaño de su red social, o el número de roles sociales (por ejemplo, hijo, hermana, estudiante, empleado, miembro del equipo).
    Apoyo social
    La percepción o actualidad de que tenemos una red social que nos puede ayudar en momentos de necesidad y proporcionarnos una variedad de recursos útiles (e.g., asesoramiento, amor, dinero).
    Estrés
    Un patrón de respuestas físicas y psicológicas en un organismo después de percibir un evento amenazante que perturba su homeostasis y grava sus capacidades para hacer frente al evento.
    Estresor
    Un evento o estímulo que induce sentimientos de estrés.
    Comportamiento tipo A
    El comportamiento tipo A se caracteriza por impaciencia, competitividad, neuroticismo, hostilidad e ira.
    Comportamiento Tipo B
    El comportamiento de tipo B refleja la ausencia de características de Tipo A y está representado por patrones de comportamiento menos competitivos, agresivos y hostiles.

    Referencias

    • Adamson, J., Ben-Shlomo, Y., Chaturvedi, N., & Donovan, J. (2008). Etnicidad, posición socioeconómica y género: ¿afectan el comportamiento reportado de búsqueda de atención médica? Ciencias sociales y medicina, 57, 895—904.
    • Asociación Americana de Psicología (2012). Estrés en América 2012 [Comunicado de prensa]. Recuperado a partir de www.apa.org/news/press/releas... nerations.aspx
    • Belloc, N. B., & Breslow, L. (1972). Relación entre el estado de salud física y las prácticas de salud. Medicina Preventiva, 1, 409—421.
    • Billings, A. G., & Moos, R. H. (1981). El papel de las respuestas de afrontamiento y los recursos sociales en la atenuación del estrés de los eventos de la vida. Revista de Medicina del Comportamiento, 4, 139—157.
    • Breslow, L., & Enstrom, J. E. (1980). Persistencia de los hábitos de salud y su relación con la mortalidad. Medicina Preventiva, 9, 469—483.
    • Briscoe, M. E. (1987). ¿Por qué la gente va al médico? Diferencias de sexo en los correlatos de la consulta de GP. Ciencias sociales y medicina, 25, 507—513.
    • Carver, C. S., Scheier, M. F., & Weintraub, J. K. (1989). Evaluación de estrategias de afrontamiento: Un enfoque de base teórica. Revista de Personalidad y Psicología Social, 56, 267—283.
    • Cohen, S., & Herbert, T. B. (1996). Psicología de la salud: Factores psicológicos y enfermedades físicas desde la perspectiva de la psiconeuroinmunología humana. Revisión Anual de Psicología, 47, 113—142.
    • Cohen, S., & Wills, T. A. (1985). El estrés, el apoyo social y la hipótesis del buffering. Boletín Psicológico, 98, 310—357.
    • Cohen, S., Alper, C. M., Doyle, W. J., Treanor, J. J., & Turner, R. B. (2006). El estilo emocional positivo predice resistencia a la enfermedad después de la exposición experimental al rinovirus o virus de la influenza A. Medicina Psicosomática, 68, 809—815.
    • Cohen, S., Janicki-Deverts, D., & Miller, G. E. (2007). Estrés psicológico y enfermedad. Revista de la Asociación Médica Americana, 298, 1685—1687.
    • Cohen, S., Tyrrell, D. A., & Smith, A. P. (1991). Estrés psicológico y susceptibilidad al resfriado común. New England Journal of Medicine, 325, 606—612.
    • Cole-Lewis, H., & Kershaw, T. (2010). La mensajería de texto como herramienta para el cambio de comportamiento en la prevención y manejo de enfermedades. Revisiones Epidemiológicas, 32, 56—69.
    • Curcio, G., Ferrara, M., & De Gennaro, L. (2006). Pérdida de sueño, capacidad de aprendizaje y rendimiento académico. Reseñas de Medicina del Sueño, 10, 323—337.
    • DeLongis, A., Folkman, S., & Lazarus, R. S. (1988). El impacto del estrés diario en la salud y el estado de ánimo: Los recursos psicológicos y sociales como mediadores. Revista de Personalidad y Psicología Social, 54, 486—495.
    • Dickerson, S. S., & Kemery, M. E. (2004). Estresores agudos y respuestas al cortisol: una integración teórica y síntesis de la investigación de laboratorio. Boletín Psicológico, 130, 355—391.
    • Dunbar-Jacob, J., & Mortimer-Stephens, M. (2001). Adherencia al tratamiento en la enfermedad crónica. Revista de Epidemiología Clínica, 54 (12), S57—S60
    • Eastin, M. S. (2001). Evaluaciones de credibilidad de la información de salud en línea: Los efectos de la experiencia de origen y el conocimiento del contenido. Revista de Comunicación Mediada por Computadora, 6.
    • Fox, S. & Jones, S. (2009). La vida social de la información de salud. Pew Internet y American Life Project, California HealthCare Foundation. Recuperado de www.pewinternet.org/reports/2... formation.aspx
    • Fredrickson, B. L. (2001). El papel de las emociones positivas en la psicología positiva: La teoría de las emociones positivas de ampliar y construir. Psicólogo Americano, 56, 218—226.
    • Freeman, K. S., & Spyridakis, J. H. (2004). Un examen de los factores que afectan la credibilidad de la información de salud en línea. Comunicación Técnica, 51, 239—263.
    • Friedman, M., & Rosenman, R. (1959). Asociación del patrón específico de comportamiento manifiesto con hallazgos sanguíneos y cardiovasculares. Revista de la Asociación Médica Americana, 169, 1286—1296.
    • Glass, D. C., & Singer, J. E. (1972). Secuelas conductuales de eventos aversivos impredecibles e incontrolables: Aunque los sujetos fueron capaces de adaptarse al ruido fuerte y otros factores estresantes en experimentos de laboratorio, demostraron claramente secuelas adversas. Científico Americano, 60, 457—465.
    • Herman-Stabl, M. A., Stemmler, M., & Petersen, A. C. (1995). Abordaje y afrontamiento evitativo: implicaciones para la salud mental de los adolescentes. Revista de Juventud y Adolescencia, 24, 649—665.
    • Holt-Lunstad, J., Smith, T. B., & Layton, J. B. (2010). Relaciones sociales y riesgo de mortalidad: una revisión metaanalítica. Medicina PLoS, 7 (7), e1000316.
    • House, J. S., Landis, K. R., & Umberson, D. (1988). Relaciones sociales y salud. Ciencia, 241, 540—545.
    • Iribarren, C., Sidney, S., Bild, D. E., Liu, K., Markovitz, J. H., Roseman, J. M., & Matthews, K. (2000). Asociación de hostilidad con calcificación coronaria en adultos jóvenes. Revista de la Asociación Médica Americana, 283, 2546—2551.
    • Kubzansky, L. D., Gorrión, D., Vokonas, P., & Kawachi, I. (2001). ¿El vaso está medio vacío o medio lleno? Estudio prospectivo del optimismo y la enfermedad coronaria en el estudio del envejecimiento normativo. Medicina Psicosomática, 63, 910—916.
    • Matthews, K. A., Glass, D. C., Rosenman, R. H., & Bortner, R. W. (1977). Impulso competitivo, patrón A y enfermedad coronaria: Un análisis más detallado de algunos datos del Western Collaborative Group Study. Revista de Enfermedades Crónicas, 30, 489—498.
    • Meara, E., White, C., & Cutler, D. M. (2004). Tendencias del gasto médico por edad, 1963-2000. Asuntos de Salud, 23, 176—183.
    • Miller, T. Q., Smith, T. W., Turner, C. W., Guijarro, M. L., & Hallet, A. J. (1996). Revisión metaanalítica de investigaciones sobre hostilidad y salud física. Boletín Psicológico, 119, 322—348.
    • Moravec, C. S. (2008). Terapia de biorretroalimentación en enfermedades cardiovasculares: justificación y visión general de la investigación. Cleveland Clinic Journal of Medicine, 75, S35—S38.
    • Nes, L. S., & Segerstrom, S. C. (2006). Optimismo disposicional y afrontamiento: Una revisión metaanalítica. Revisión de Personalidad y Psicología Social, 10, 235—251.
    • Oaten, M., & Cheng, K. (2005). El estrés del examen académico perjudica el autocontrol. Revista de Psicología Social y Clínica, 24, 254—279.
    • O'Leary, A. (1985). Autoeficacia y salud. Investigación y Terapia del Comportamiento, 23, 437—451.
    • Patel, C., Marmot, M. G., & Terry, D. J. (1981). Ensayo controlado de métodos conductuales asistidos por biorretroalimentación en la reducción de la hipertensión leve. British Medical Journal (Investigación clínica ed.), 282, 2005—2008.
    • Pressman, S. D., & Cohen, S. (2005). ¿El efecto positivo influye en la salud? Boletín Psicológico, 131, 925—971.
    • Pressman, S. D., Gallagher, M. W., & López, S. J. (2013). ¿La conexión emociones-salud es un “problema del primer mundo”? Ciencia Psicológica, 24, 544—549.
    • Richman, L. S., Kubzansky, L., Maselko, J., Kawachi, I., Choo, P., & Bauer, M. (2005). Emoción positiva y salud: Ir más allá de lo negativo. Psicología de la Salud, 24, 422—429.
    • Rodin, J., & Langer, E. J. (1977). Efectos a largo plazo de una intervención relevante para el control con el anciano institucionalizado. Revista de Personalidad y Psicología Social, 35, 897—902.
    • Rutter, M. (1985). Resiliencia ante la adversidad. Revista Británica de Psiquiatría, 147, 598—611.
    • Salmon, P. (2001). Efectos del ejercicio físico sobre la ansiedad, depresión y sensibilidad al estrés: Una teoría unificadora. Revisión de Psicología Clínica, 21 (1), 33—61.
    • Scheier, M. F., & Carver, C. S. (1985). Optimismo, afrontamiento y salud: evaluación e implicaciones de las expectativas generalizadas de resultados. Psicología de la Salud, 4, 219—247.
    • Schoenfeld, E. R., Greene, J. M., Wu, S. Y., & Leske, M. C. (2001). Patrones de adherencia a las guías para el cuidado de la visión de la diabetes: hallazgos basales del Programa de Concientización Oftalmología, 108, 563—571.
    • Schulz, R., & Hanusa, B.H. (1978). Efectos a largo plazo de las intervenciones de control y potenciación de la predictividad: Hallazgos y cuestiones éticas. Revista de Personalidad y Psicología Social, 36, 1194—1202.
    • Segerstrom, S. C., Taylor, S. E., Kemery, M. E., & Fahey, J. L. (1998). El optimismo se asocia con el estado de ánimo, el afrontamiento y el cambio inmunológico en respuesta al estrés. Revista de Personalidad y Psicología Social, 74, 1646—1655.
    • Seligman, M. E. P. (2008). Salud positiva. Psicología Aplicada, 57, 3—18.
    • Selye, H. (1946). El síndrome de adaptación general y las enfermedades de adaptación. Revista de Endocrinología Clínica, 6, 117—230.
    • Sieber, W. J., Rodin, J., Larson, L., Ortega, S., Cummings, N., Levy, S.,... Herberman, R. (1992). Modulación de la actividad de células asesinas naturales humanas por exposición a estrés incontrolable. Cerebro, Conducta e Inmunidad, 6, 141—156.
    • Spiegel, D., Kraemer, H., Bloom, J., & Gottheil, E. (1989). Efecto del tratamiento psicosocial sobre la supervivencia de pacientes con cáncer de mama metastásico. La lanceta, 334, 888—891.
    • Taylor, S. E. (2012) Psicología de la salud (8a ed.). Nueva York, NY: McGraw-Hill.
    • Taylor, S. E., Klein, L. C., Lewis, B. P., Gruenewald, T. L., Gurung, R. A., & Updegraff, J. A. (2000). Respuestas bioconductuales al estrés en mujeres: cuidar y hacerse amigo, no lucha o huida. Revisión Psicológica, 107, 411—429.
    • Twink, J. W., Snel, J., Kemper, H. C., & van Mechelen, W. (1999). Cambios en las molestias diarias y eventos de la vida y la relación con factores de riesgo de cardiopatía coronaria: Estudio longitudinal de 2 años en varones y mujeres de 27 a 29 años. Revista de Investigación Psicosomática, 46, 229—240.
    • Wallston, B. S., & Wallston, K. A. (1978). Locus de control y salud: una revisión de la literatura. Educación en Salud y Comportamiento, 6, 107—117.
    • Organización Mundial de la Salud (2013). Enfermedades cardiovasculares. Recuperado de www.who.int/mediacentre/facts... /en/index.html
    • Organización Mundial de la Salud. (1946). Preámbulo a la Constitución de la Organización Mundial de la Salud. Recuperado a partir de www.who.int/about/en/print.html

    This page titled 11.1: La vida sana is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by NOBA (The Noba Project) .