Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4.1: Introducción al capítulo

  • Page ID
    145132
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Alfred Adler fue uno de los primeros miembros y presidente de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, pero nunca se consideró un seguidor de Sigmund Freud. No estuvo de acuerdo con el énfasis de Freud en el deseo sexual en el desarrollo de la personalidad, centrándose en cambio en el esfuerzo de los niños por la superioridad y la importancia de las relaciones sociales. Comenzó a abordar la psicología de la mujer como un fenómeno cultural, a diferencia de la visión de Freud de que las mujeres son fundamentalmente incapaces de desarrollar una personalidad completa y saludable. Adler también abordó temas de educación, perspectiva única de un individuo sobre el mundo y terapia familiar. Adler brindó una perspectiva en la que el esfuerzo de los individuos por mejorarse a sí mismos es una característica esencial del desarrollo de la personalidad. Lo más importante es que creía que la mejora personal y el éxito se logran mejor en cooperación con otros, y que la cultura es un factor importante para determinar cómo se puede lograr eso.

    Se ha sugerido que Adler pudo haber tenido una influencia aún mayor en el desarrollo general de la psiquiatría y la psicología que el propio Freud, y que teóricos como Sullivan, así como Karen Horney y Erich Fromm, deberían ser reconocidos como neoadlerianos, no neofreudianos (Ellis, 1973; Kaufmann, 1992; Mosak, 1995; Watts, 1999). En efecto, un revisor de uno de los libros de Karen Horney escribió una vez que Horney acababa de escribir un nuevo libro de Adler (ver Mosak, 1995). Albert Ellis sugirió que Adler preparara el escenario para las psicoterapias cognitivas/conductuales que son tan populares hoy en día (Ellis, 1973). Tarde en la vida, Adler animó a la esposa de un buen amigo a escribir su biografía, y le dio mucha ayuda a Phyllis Bottome, quien era amiga de Adler (Bottome, 1957). Él quería que se le entendiera. Quizás, sin embargo, ella llegó a entenderlo demasiado bien:

    Adler fue a la vez el hombre más fácil de conocer, y el más difícil; el más franco y el más sutil; el más conciliador -y el más despiadado. Como colega era un modelo de generosidad, exactitud e integridad incondicional, pero ¡ay de ese colega que se atrevió a presumir de su generosidad; o que él mismo era culpable de inexactitud; o que falló en honestidad común!

    Adler nunca más trabajó con una persona de la que desconfiaba; excepto cuando esa persona era paciente. (pg. 13; Bottome, 1957)

    Adler también tuvo la capacidad de impresionar a personas que no lo conocían. Cuando Raymond Corsini, un conocido psicólogo por derecho propio, tenía 21 años, fue invitado por un amigo para escuchar a Adler hablar en el City College de Nueva York. Durante el periodo de preguntas que siguió a la conferencia, una mujer enojada llamó estúpida a Adler, y reprendió una de las observaciones que había discutido. El joven Corsini compartió la perspectiva de Adler, y Corsini esperaba escuchar la “contestación aplastante” de Adler. Sin embargo, ocurrió algo bastante diferente:

    Parecía interesado en la pregunta, esperó un momento, luego de la manera más natural y cuidadosa, completamente desenfrenada por su evidente antagonismo, le habló de manera muy sencilla...

    Parecía tan tranquilo, tan razonable, tan preciso, y tan amable, sabía que estábamos en presencia de un gran hombre, una persona humilde y amable, alguien que pagaba la hostilidad con amistad. (pg. 86; Corsini citado en Manaster, et al., 1977)

    Harry Stack Sullivan extendió el enfoque de Adler en el interés individual y social, creyendo que cada uno de nosotros solo puede ser entendido dentro del contexto de nuestras relaciones interpersonales. Al igual que Freud, Sullivan se centró intensamente en las etapas de desarrollo, aunque reconoció siete de ellas, y creía que el propósito principal del desarrollo era formar mejores relaciones interpersonales. En cuanto a su interés por las relaciones puede estar estrechamente asociado con Adler, quien creía que el interés social, y su interacción social resultante, era la mejor manera para que un individuo superara ya sea la inferioridad real (como en el caso de un recién nacido indefenso) o sentimientos de inferioridad que pudieran desarrollarse como parte de la propia personalidad. A diferencia de Freud y Adler, sin embargo, Sullivan nació en América. Así, debe ser considerado como una de las figuras más importantes de la psicología estadounidense, particularmente dentro del campo de la teoría psicodinámica.


    This page titled 4.1: Introducción al capítulo is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .