Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4.2: Breve biografía de Alfred Adler

  • Page ID
    145143
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Alfred Adler nació el 7 de febrero de 1870, en las afueras de Viena. El segundo de seis hijos, la familia era bastante típica de la clase media. Su padre era comerciante de maíz, y le fue bien en su negocio. En tanto Adler cuando aún era bastante joven la familia se mudó al país, donde guardaban vacas, caballos, gallinas, cabras, conejos, y tenían un jardín muy grande. Adler era particularmente aficionado a las flores cuando era un niño pequeño, y la mudanza de Viena tuvo la consecuencia de protegerlo de su mala costumbre de robar flores del jardín del Palacio de Schonbrunn, ¡que pertenecía al Káiser! A pesar del entorno aparentemente idílico, y la comodidad financiera de la familia, Adler no tuvo una infancia feliz. Las dos razones principales de esto fueron su rivalidad entre hermanos con su hermano mayor y el desafortunado hecho de que parecía estar rodeado de enfermedad y muerte (Bottome, 1957; Manaster, et al., 1977; Sperber, 1974).

    Su hermano mayor parecía ser un niño ideal, y Adler sintió que nunca podría igualar los logros de su hermano. Incluso tarde en la vida, Adler le dijo a Phyllis Bottome con un suspiro “Mi hermano mayor... siempre estuvo por delante de mí... ¡todavía está por delante de mí!” (pg. 27; Bottome, 1957). En cuanto a sus hermanos menores, sin embargo, uno sintió el mismo tipo de celos del propio Adler, mientras que el hermano menor adoraba a Adler. En cuanto a la enfermedad y muerte, padecía raquitismo (deficiencia de vitamina D) y espasmos de sus cuerdas vocales, lo que dificultaba mucho la actividad física durante sus primeros años de infancia. A menudo se veía obligado a sentarse en un banco mientras veía a su hermano mayor correr y saltar. A medida que se recuperaba, se unió a su hermano y a los demás niños locales jugando en un campo grande. A pesar de que en ese momento había muy pocos vehículos, y los que estaban allí se movían muy despacio, ¡Adler fue atropellado dos veces! Afortunadamente, no resultó herido de gravedad. Uno de sus hermanos menores, sin embargo, había muerto repentinamente cuando Adler tenía 4 años, hecho que lo afectó profundamente. Y cuando Adler tenía 5 años, bajó con un grave caso de neumonía. Después de haber sido examinado por el médico, Adler escuchó al médico decirle a su padre que ya no tenía sentido cuidar a Adler, ya que no había esperanza para su supervivencia. Adler estaba asolado de terror, y cuando se recuperó resolvió convertirse en médico para que pudiera tener una mejor defensa contra la muerte (Bottome, 1957; Manaster, et al., 1977; Sperber, 1974).

    En el lado más ligero, la mayor parte de la familia estaba dotada musicalmente. Uno de sus hermanos tocaba y enseñaba el violín, y una de sus hermanas fue una excelente pianista. A pesar de los problemas de garganta que tuvo Adler en la primera infancia, desarrolló una hermosa voz tenor. A menudo se le animaba a dejar de lado su interés por la ciencia y seguir una carrera como cantante de ópera. Los padres de Adler fomentaron los intereses musicales de sus hijos, y aprovecharon la maravillosa cultura musical disponible en Viena en ese momento. Adler asistía a cada ópera y obra teatral que corría, e incluso a la edad de 4 años podía cantar operetas enteras (Bottome, 1957; Manaster, et al., 1977; Sperber, 1974).

    A pesar de que Adler pasaba mucho tiempo leyendo, no era un estudiante particularmente bueno. Su peor tema fueron las matemáticas, hasta que finalmente tuvo un gran avance algún día. Cuando el instructor y el mejor alumno de clase no lograron resolver un problema, Adler levantó la mano. Todos en la habitación, incluido el instructor, se rieron a carcajadas de él. No obstante, pudo resolver el problema. Después de eso, le fue bastante bien en matemáticas, y en general lo hizo lo suficientemente bien como para ingresar a la Universidad de Viena. Estudió medicina, como lo había planeado desde que era niño pequeño, y se graduó en 1895. Casi no se sabe nada del tiempo que pasó en la Universidad de Viena. Posteriormente, practicó brevemente la oftalmología, pero luego pasó a la práctica general, campo en el que era muy popular entre sus pacientes. También se hizo activo en la política socialista, donde conoció a su futura esposa: Raissa Timofeyewna Epstein (Bottome, 1957; Manaster, et al., 1977; Sperber, 1974).

    Raissa y Alfred Adler tuvieron tres hijas y un hijo entre los años 1898 y 1909. La familia vivía bastante simple, pero siempre tuvieron suficiente para satisfacer sus necesidades. Su hija Alexandra y su hijo Kurt se convirtieron en psiquiatras. Alexandra Adler calificó su relación con su padre como cercana y positiva, y consideró un privilegio seguir sus pasos, mientras que Kurt Adler dijo que todos en la familia se sentían respetados como individuo y que nadie tenía que buscar su identidad (ver Manaster, et al., 1977).

    En su práctica general, Adler comenzó a ver pacientes psiquiátricos. El primero fue un primo lejano que se quejó de dolores de cabeza. Adler sugirió que nunca nadie solo tiene dolor de cabeza, y le preguntó si su matrimonio era feliz. Ella se sintió profundamente ofendida, y se fue desconcertada, pero 2 meses después solicitó el divorcio. Al ver más pacientes psiquiátricos, Adler trató cada caso como único, y siguió cualquier terapia que le pareciera más apropiada para el paciente en particular. Este fue el inicio, por supuesto, de la Psicología Individual. Adler fue tan popular en este sentido que su biógrafo tuvo la siguiente experiencia al dejar un mensaje para Adler:

    'Está seguro', le preguntó al empleado del escritorio, 'que el profesor Adler va a recibir este mensaje directamente él entra?' [sic] '¿Adler?' contestó el empleado. 'Si es por él no tienes que preocuparte. Siempre recibe todos sus mensajes. Difícilmente se puede mantener a los campaneros o al portero fuera de su habitación. Tomarán cualquier excusa para hablar con él, y en lo que respecta a eso, ¡yo no estoy mucho mejor! ' (pg. 54; Bottome, 1957)

    En 1900, Sigmund Freud dio una conferencia a la Asociación Médica de Viena sobre su libro recientemente publicado La interpretación de los sueños (Freud, 1900/1995). El público era abiertamente hostil, y Freud fue ridiculizado. Adler estaba horrorizado, y lo dijo públicamente, escribiendo a una revista médica que las teorías de Freud deberían recibir la consideración que merecían. Freud se sintió profundamente halagado, envió su agradecimiento a Adler, y los dos hombres se conocieron. En 1902, Adler era uno de los cuatro médicos a los que se les pidió reunirse semanalmente en la casa de Freud para discutir el trabajo, las filosofías y el problema de la neurosis. Estos encuentros evolucionaron hacia la Sociedad Psicoanalítica. Adler y Freud mantuvieron su relación de cooperación durante ocho años, y en 1910 Adler se convirtió en presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional y coeditor del recién establecido Zentrallblatt fur Psychoanalyse (con Freud como editor en jefe). Durante los 8 años anteriores, sin embargo, las diferencias entre Freud y Adler se habían vuelto cada vez más evidentes. Para 1911 había renunciado tanto a la asociación como al consejo editorial de la revista. Aunque Freud había amenazado con renunciar a la revista si no se quitaba el nombre de Adler, lo que llevó a la propia decisión de Adler de renunciar a la revista, Freud instó a Adler a reconsiderar abandonar el grupo de discusión. Invitó a Adler a cenar para discutir una resolución, pero no se encontró ninguna. Se dice que Adler le preguntó a Freud: “¿Por qué siempre debería hacer mi trabajo bajo tu sombra?” (pg. 76; Bottome, 1957). La Sociedad Psicoanalítica debatió si las opiniones de Adler eran aceptables o no entre los miembros de la sociedad. Los votos no contaban catorce, y los votos sí contaban nueve. Los partidarios de Freud habían ganado una pequeña mayoría, y los otros nueve miembros se fueron para unirse a Adler en la formación de una nueva sociedad, que en 1912 se convirtió en la Sociedad de Psicología Individual (Bottome, 1957; Manaster, et al., 1977; Sperber, 1974).

    Durante los años en los que Adler seguía activo en la Sociedad Psicoanalítica había iniciado sus estudios sobre la inferioridad de órganos y el complejo de inferioridad, y tras la separación con Freud centró su carrera en la psiquiatría (renunciando a su práctica médica general). Durante la Primera Guerra Mundial se desempeñó en el Ejército como médico, y continuó sus observaciones sobre las condiciones psiquiátricas mientras ayudaba a militares heridos. Después de la guerra la República Austriaca comenzó a enfatizar la educación y la reforma escolar. Adler estableció su primer centro de orientación infantil en 1922, y a finales de la década de 1920 había treinta y dos clínicas solo en Viena (así como algunas en Alemania). Las clínicas estaban destinadas a ayudar a formar maestros para trabajar con niños con necesidades especiales, pero Adler consideró que era importante ayudar a los propios niños también. En 1930, Adler reunió a varios de sus colegas, entre ellos su hija Alexandra, y publicó Guiding the Child: On the Principles of Individual Psychology. Este volumen contiene veintiún capítulos sobre el trabajo que se realiza en las clínicas de orientación infantil de Viena (incluido un capítulo de Adler y dos de su hija; Adler, 1930a). Además, Adler impartió clases en un centro de educación para adultos y en una universidad de formación docente. Adler siguió siendo tan popular que después de un largo día de trabajo se instalaría en el Café Siller y mantendría conversaciones amistosas hasta altas horas de la noche.

    En 1926, Adler realizó su primera visita a América. Al convertirse en un visitante habitual, dio conferencias en las universidades de Harvard y Brown, en Chicago, Cincinnati, Milwaukee y en varias escuelas de California. En 1929, fue nombrado profesor visitante en la Universidad de Columbia, y en 1932 fue nombrado como la primera cátedra de Psicología Médica en Estados Unidos, en el Long Island Medical College. Todas sus clínicas de orientación infantil se cerraron cuando los fascistas derrocaron a la República Austriaca en 1934, y Alfred y Raissa Adler hicieron de Nueva York su hogar oficial. En la primavera de 1937 inició una gira por Europa, dando conferencias y realizando reuniones. Cuando viajaba a Aberdeen, Escocia, el 28 de mayo, colapsó de un ataque al corazón y murió antes de llegar al hospital.

    Una de las preguntas perdurables sobre la carrera de Adler fue la naturaleza de su relación con Freud. Como se mencionó anteriormente, fue el muy popular Adler quien defendió las primeras teorías de Freud, y ayudó a Freud a obtener reconocimiento en psiquiatría (recordemos que Freud era bien conocido como anatomista y neurofisiólogo). Y sin embargo, a menudo se sugiere que Adler era estudiante o discípulo de Freud. Según Abraham Maslow, Adler se sintió profundamente ofendido por estas sugerencias:

    Yo hice alguna pregunta que implicaba su disciplina bajo Freud. Se enojó mucho y se sonrojó, y platicó tan fuerte que atrajo la atención de otras personas. Dijo que esto era una mentira y una estafa de la que culpó por completo a Freud. Dijo que nunca había sido alumno de Freud, ni discípulo, ni seguidor... Freud, según Adler, difundió la versión de la ruptura que desde entonces ha sido aceptada por todos -es decir, que Adler había sido discípulo de Freud y luego se había separado de él. Fue esto lo que hizo amargar a Adler... Nunca le escuché expresar opiniones personales de Freud en ningún otro momento. Este arrebato debe, por lo tanto, considerarse inusual. (pg. 93; Maslow citado en Manaster, et al., 1977; véase también Kaufmann, 1992)

    Colocando a Adler en contexto: quizás la persona más influyente en la historia de la psicología y la psicoterapia

    Sugerir que cualquiera puede haber sido más influyente que Freud, y mucho menos un contemporáneo de Freud, es difícil de decir. Y sin embargo, si miramos honestamente los logros de Alfred Adler, y la amplitud de sus áreas de interés, veremos que se puede hacer el caso. Cuando Freud propuso por primera vez su teoría psicodinámica, con su énfasis en la sexualidad infantil, a menudo se burlaban de Freud, o simplemente se le ignoraba. Fue la popular defensa del Dr. Adler a Freud, y la favorable revisión de Adler sobre la interesante naturaleza de las teorías de Freud, lo que ayudó a Freud a encontrar un público interesado. Tan solidario como lo fue Adler, tuvo sus propias teorías desde el comienzo mismo de su asociación, y la Psicología Individual de Adler tiene cierto atractivo lógico, sin la polémica correspondiente generada por Freud.

    Los infantes son inferiores, y todos tratamos de obtener el control sobre nuestros entornos. Así, el concepto básico de inferioridad/esfuerzo por la superioridad parece evidente. Asimismo, el complejo de inferioridad es uno de los conceptos más reconocidos e intuitivamente entendidos en la historia de la psicología. Sugerir que cada persona adopte un estilo de vida que le ayude a perseguir sus metas también vuelve a tener perfecto sentido, y la sugerencia de que tenemos dentro de nosotros un poder creativo para formar nuestro estilo de vida es una perspectiva decididamente esperanzada sobre la condición humana.

    La influencia de Adler dentro del campo psicodinámico ha sido ampliamente reconocida, si no se ha anunciado adecuadamente. Cuando se separó de Freud, casi la mitad de la sociedad psicoanalítica se fue con él. Su énfasis en las interacciones sociales y la cultura proporcionó un marco dentro del cual florecieron teóricos como Karen Horney y Erich Fromm. El énfasis de Adler en la orientación infantil, e incluyendo a los maestros de escuela por ser tan importantes como los padres, debe haber tenido una influencia importante en Anna Freud (aunque nunca lo habría admitido). Dentro de los centros de orientación infantil, Adler fue uno de los primeros (si no el primero) en utilizar la terapia familiar y la psicoterapia grupal, así como la psicología escolar. Fue dentro de tal ambiente, influenciado también por Maria Montessori, donde Erik Erikson evolucionó hasta convertirse en el analista y teórico en el que se convirtió.

    La influencia de Adler también se extendió mucho más allá del ámbito psicodinámico. Su esquema de percepción sentó las bases para la psicología cognitiva y las terapias que hoy son tan populares (y efectivas). Es reconocido por muchos como el fundador de la psicología humanista, aunque fueron Rogers, Maslow, y los existencialistas Viktor Frankl (Frankl trabajó estrechamente con Adler durante un tiempo) y Rollo May quienes claramente se separaron de la teoría psicodinámica en nuevas escuelas de psicología.

    Dada esta extraordinaria influencia, es sorprendente que Adler no sea ampliamente reconocido como perteneciente entre los más grandes teóricos e innovadores clínicos en la historia de la psicología y la psiquiatría. El honor es ciertamente bien merecido.


    This page titled 4.2: Breve biografía de Alfred Adler is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .