Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4.11: Ilustración desde el Akbarnama

  • Page ID
    104622
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    por

    Basawan y Chetar, “Akbar” del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, cada página 33 x 30 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres)
    Figura\(\PageIndex{1}\): “Emperador Akbar en una caza de elefantes”, Basawan y Chetar, ilustraciones del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, cada página 33 x 30 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    En estas pequeñas pinturas de colores brillantes del Akbarnama (Libro de Akbar), un elefante desenfrenado se estrella sobre un puente de barcos en el río Jumna, frente al fuerte de Agra. Está tan fuera de control que sus colmillos, tronco y pata delantera estallaron por el borde del marco (ver imagen abajo). Varios hombres cercanos se rebaten para salirse del camino, aferrándose a los bordes de sus embarcaciones o saltando al agua por seguridad. La página derecha adjunta muestra una masa arremolinada de espectadores, cada uno expresando angustia y asombro ante el evento que se desarrolla ante sus ojos.

    Basawan y Chetar, “Akbar” (detalle) del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres)
    Figura\(\PageIndex{2}\): “Ran Bagha cruzando el río Jumna” (detalle), Basawan y Chetar, ilustración del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    La escena es una caza real de elefantes donde el emperador mogol, Akbar, ha montado a Hawai, un elefante conocido por su carácter salvaje e incontrolable, para luchar contra el igualmente feroz elefante Ran Bagha, quien los lleva en una persecución salvaje a través del río. El espectador más destacado es el primer ministro Ataga Khan, quien sostiene sus manos en oración por una resolución pacífica a esta caótica escena. En medio de la agitación, vemos al emperador Akbar, erguido y sin inmutarse, cabalgando descalzo sobre el elefante real, la encarnación misma de la fuerza majestuosa, el coraje y la fe en la protección divina (abajo). Estas ilustraciones encapsulan, tanto simbólica como literalmente, los logros significativos de este notable hombre como se cuenta en el Akbarnama, el libro que encargó como crónica oficial de su reinado.

    Basawan y Chetar, “Akbar” (detalle) del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, 33 x 30 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres)
    Figura\(\PageIndex{3}\): Basawan y Chetar, “Akbar” (detalle) del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    Akbar el Grande

    Abū al-Fatḥ Jalāl al-Dīn Muḥammad Akbar fue el tercer emperador de una nueva dinastía, los mogoles, un imperio musulmán establecido en la India a principios del siglo XVI por Babur, descendiente de Genghis Khan. (El propio nombre, Mughal, da fe de este legado, ya que es la palabra persa y árabe para “mongol”). A la muerte de Babur en 1530, el nuevo imperio quedó en manos de su hijo de 22 años, Humayun, quien rápidamente perdió el control de la mayor parte de su dominio mientras los sultanes luchaban por recuperar sus tierras. En 1543 Humayun se vio obligado a huir de la India y dejar a su hijo pequeño Akbar al cuidado de su familia en Kandahar.

    Emperador Humaya, siglo XVIII, Imperio mogol, acuarela opaca sobre papel, 18.3 x 11.1 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres)
    Figura\(\PageIndex{4}\): Emperador Humayun, siglo XVIII, Imperio mogol, acuarela opaca sobre papel, 18.3 x 11.1 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    Estos acontecimientos podrían haber llevado al fin tanto del incipiente imperio como de sus vidas, sin embargo, las circunstancias dieron un giro que tuvo un profundo impacto en el destino de los mogoles, y en particular el de Akbar. El safávido Shah Tahmasp I dio la bienvenida a Humayun a su corte en Persia (actual Irán), no como fugitivo, sino como un igual, otorgándole protección y apoyo militar. Inmerso durante dos años en el refinamiento y esplendor de las artes y la cultura allí, Humayun estuvo expuesto a una opulencia y sofisticación diferente a todo lo que jamás había visto en los campos militares de su padre. Como resultado de su estancia en Irán, el idioma original de los mogoles fue abandonado en favor del persa, se adoptaron y refinaron formas arquitectónicas monumentales, y se fundó un taller imperial de pintores al estilo miniatura persa. Reunido con su hijo en 1545, Humayun finalmente recuperó el control de la India antes de morir repentinamente en 1556. Cuando Akbar heredó los territorios mogoles a los 13 años, estaba rodeado de rivales por todos lados: no había un gobierno estable, ningún arte que el imperio pudiera llamar propio, y no había mucha esperanza de futuro. Sin embargo, en menos de 50 años, Akbar creó todas estas cosas y logró reunir a los diversos pueblos y culturas de la India para formar un todo cooperativo sin precedentes. Akbar fue instrumental en la formación de un poderoso imperio que duró más de 200 años.

    Figura\(\PageIndex{5}\): “Emperador Akbar persiguiendo a Ran Bagha a través del río Jumna”, Basawan y Chetar, ilustración del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    A través de muchas culturas y períodos de tiempo, el control de un gobernante sobre el mundo natural es un símbolo definitorio del poder noble, y la India mogol no fue la excepción. La autoridad real de Akbar, la destreza militar y el coraje personal se celebran visiblemente en esta pintura a través de su completo control de un elefante, un animal con una larga historia en la cultura india como encarnación de la majestad, el poder y la dignidad. Sin embargo, esta ilustración nos muestra los grandes triunfos de Akbar en algo más que el tema: las innovaciones en el estilo artístico de la obra también reflejan la aguda inteligencia, la curiosidad voraz y el patrocinio artístico entusiasta por el que Akbar es recordado.

    Pintura mogol bajo Akbar el Grande

    Akbar fue campeón de nuevos estilos en literatura, arquitectura, música y pintura. A pesar de ser analfabeto, en el momento de su muerte en 1605 la biblioteca imperial contenía 24,000 volúmenes, y el número de pintores en el taller imperial se había expandido enormemente. Al igual que sus políticas políticas, que fomentaban la tolerancia, la corte de Akbar incluía artistas de todas las regiones de la India, creando un crisol de técnicas y estilos. Como resultado, la pintura mogol bajo Akbar el Grande es conocida por su mezcla única de tradiciones indígenas indias, persas y occidentales.

    “El rey Siddharta escucha a un astrólogo pronostica la concepción y el nacimiento de su hijo, la Jina Mahavira”, de un manuscrito Kalpasutra, finales del siglo XIV, India, acuarela opaca sobre papel, 8.6 x 35.1 cm (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York)
    Figura\(\PageIndex{6}\): “El rey Siddhartha escucha a un astrólogo pronostica la concepción y el nacimiento de su hijo, la Jina Mahavira”, a partir de un manuscrito Kalpasutra, de finales del siglo XIV, India, acuarela opaca sobre papel, 8.6 x 35.1 cm (El Museo Metropolitano de Arte, Nueva York)

    Esta página de un manuscrito Kalpasutra del siglo XIV ilustra maravillosamente las cualidades básicas de la tradición india, con su uso de colores primarios llamativos y su formato horizontal. El énfasis visual está en el texto, que ocupa aproximadamente dos tercios de la página. Si bien la ilustración (que muestra al rey Siddhartha hablando con un astrólogo que predecirá el nacimiento de su hijo) ocupa la porción más pequeña de la página, el tamaño de la figura es muy grande en relación con el plano de imagen, con la forma del rey llenando el espacio del marco.

    Habiballah de Sava, “La explanada de las aves”, de Mantiq al-tair (El lenguaje de las aves), c. 1600, Irán, tinta, acuarela opaca, oro y plata sobre papel, 25.4 cm de altura (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York)
    Figura\(\PageIndex{7}\): “La explanada de las aves”, de Habiballah de Sava, Mantiq al-tair (Lenguaje de las aves), c. 1600, Irán, tinta, acuarela opaca, oro y plata sobre papel, 25.4 cm de altura (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York)

    En contraste, la tradición persa (arriba) prefirió un formato vertical, con mayor énfasis en el paisaje y los elementos decorativos. En “La explanada de los pájaros”, ilustración de un poema místico realizado alrededor del 1600, la paleta de colores es mucho más tenue, con preferencia por los colores pastel como rosas, azules suaves y verdes suaves. Las figuras de la pintura son relativamente pequeñas, completamente incrustadas dentro de una escena que se renderiza con minucioso detalle. El tema de este tipo de manuscritos —típicamente la poesía o los placeres de la vida cortesana— tenía por objeto ilustrar la elegancia y el refinamiento del gobernante. ¿Cómo podría ser posible combinar dos tradiciones artísticas tan dispares?

    Amantes en un paisaje, 1760-70, India, miniatura pegada en una hoja de álbum, 22.2 × 15.2 cm (The David Collection, Copenhagen)
    Figura\(\PageIndex{8}\): “Amantes en un paisaje”, Mir Kalan Khan, 1760-70, India, miniatura pegada en una hoja de álbum, 22.2 × 15.2 cm (The David Collection, Copenhague)

    Para complicar aún más las cosas, los misioneros occidentales hicieron contacto con Akbar a finales del siglo XVI, trayendo consigo obras de arte europeas y textos religiosos ilustrados con grabados. Akbar y su amplio taller de pintores estaban intrigados por la ilusión de profundidad lograda a través de la perspectiva lineal, así como por novedosos atributos visuales como los halos en figuras religiosas. Algunos estudiosos han caracterizado estas tradiciones artísticas occidentales como el objetivo final al que aspiraban Akbar y sus pintores; sin embargo, muchos artistas islámicos integraron este nuevo vocabulario visual en sus propias ricas tradiciones. En “Amantes en un paisaje” (arriba), una miniatura hecha por Mir Kalan Khan en el siglo XVIII, las dos figuras de la izquierda son de estilo claramente persa, con vistas de tres cuartos de sus rostros, cuerpos esbeltos y oscilantes, y ropa densamente estampada. Por el contrario, la mujer de la derecha se ve de perfil, con toques de profundidad y volumen al estilo occidental como los suaves pliegues de las cortinas. A través del equilibrio de estilos aparentemente contradictorios, la artista ha creado una escena con dos niveles de realidad: es como si la músico femenina de la derecha, recitando una historia de amor tradicional persa, estuviera cantando a la pareja ficticia hacia la existencia física.

    La caza del elefante: una mezcla de estilos

    Basawan y Chetar, “Akbar” (detalle) del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres)
    Figura\(\PageIndex{9}\): “Ataga Khan y los espectadores rezando por una resolución pacífica” (detalle), Basawan y Chetar, ilustración del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 30 cm (Victoria and Albert Museum, Londres)

    Los artistas en el taller de Akbar fueron igualmente competentes para mezclar elementos de las tradiciones indias, persas y occidentales, mientras desarrollaban un estilo propio distinto. En la ilustración de la caza de elefantes de los Akbarnama, han conservado el formato vertical favorecido en la pintura persa, así como su tradicionalmente intrincado patrón de la naturaleza, visto en la pulsación rítmica de las olas. En el panel derecho, los espectadores expresan miedo y asombro a través del gesto persa estandarizado de presionar ligeramente un dedo contra los labios. Sin embargo, muchas otras figuras se ven con los brazos lanzados sobre la cabeza en peligro, o con sus cuerpos posicionados fuera de balance, lo que demuestra la independencia de los artistas al elegir si utilizar o no gestos estándar.

    Los tonos vibrantes, por otro lado, especialmente los rojos y amarillos profundos, llaman a la mente la tradición india y su preferencia por los colores primarios saturados. La escala de las figuras en relación con el plano de la imagen también es mucho mayor que en el estilo persa, demostrando una preferencia por el énfasis de la tradición india en la forma humana. También están presentes elementos de las tradiciones artísticas occidentales, especialmente la indicación de profundidad y distancia lograda al hacer que los barcos y edificios sean cada vez más pequeños como uno mira hacia la parte superior de la página.

    Claramente, estos artistas disfrutaron de un notable grado de libertad para experimentar y desarrollar nuevas amalgamas artísticas bajo el patrocinio de Akbar. El historiador de la corte de Akbar, Abu'l Fazl, señaló el intenso interés personal que tomó Akbar en su taller, donde encargó personalmente temas específicos y realizaba visitas periódicas de nuevos trabajos cada semana. En las ilustraciones de la caza del elefante, podemos ver su preferencia por representaciones de hazañas personales heroicas. Desde la aguda colocación diagonal de los elefantes sobre su precario puente de barcos, hasta la representación de la emocionante historia en su clímax, esta escena está llena de vigor, acción y emoción.

    Izquierda: La'l y Kesav Khord, ilustración del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 20 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres); Derecha: Página de un manuscrito de Hamza Nama, 1562-77, Imperial Mughal school (Brooklyn Museum)
    Figura\(\PageIndex{10}\): Izquierda: “Cazando un guepardo”, La'l y Kesav Khord, ilustración del Akbarnama, c. 1586-89, Imperio mogol, acuarela opaca y oro sobre papel, 33 x 20 cm (© Victoria and Albert Museum, Londres); Derecha: “Prison Break”, ilustración de un manuscrito Hamza Nama, 1562-77, Escuela Imperial Mughal (Museo de Brooklyn)

    Otros ejemplos de tales temas abundan en el arte mogol, como una escena de caza del Akbarnama que muestra el momento decisivo en que el guepardo desgarra a su presa (arriba a la izquierda), o la escena de una fuga de prisión del manuscrito Hamza Nama, con chorros de sangre de los cuellos de los decapitados recientemente (arriba a la derecha). Sin embargo, la ilustración de la caza de elefantes es también más que una ilustración dinámica de un emperador carismático. En él podemos ver el nuevo e innovador estilo distinto de Akbar y su corte, donde la personalidad del gobernante y una mezcla cosmopolita de estilos dieron como resultado un arte que era inconfundiblemente mogol.


    4.11: Ilustración desde el Akbarnama is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.