Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11.27: John Singer Sargent, Madame X

  • Page ID
    102922
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Una belleza polémica

    Un retrato de cuerpo completo. Una mujer se pone de pie, vestida con un vestido negro hasta el suelo con escote corazón y tirantes enjoyados. Ella aparta la mirada del espectador, con la cara de perfil.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Madame X (Madame Pierre Gautreau), 1883—1884, óleo sobre lienzo (Metropolitan Museum of Art, Nueva York)

    Madame X es quizás la pintura más infame de Sargent. Cuando debutó en el Salón de París de 1884, los críticos arremetieron contra el artista por lo que consideraban una imagen escandalosa e inmoral. Si bien el título omitió el nombre de la niñera, el público inmediatamente la reconoció como la notoria belleza parisina Virginie Gautreau. El escote hundido del vestido se consideraba demasiado provocativo para los tiempos, y su correa derecha, que originalmente se demostró que se había deslizado del hombro, finalmente llevó a Sargent a volver a pintarlo en su posición adecuada para apaciguar a los espectadores indignados y a la propia familia de Gautreau.

    Madame X mezcla la inclinación de la Edad Dorada por retratar el estatus y la riqueza en el retrato con una atrevida estética seductora. Por todo lo que conmocionó a los espectadores, sin embargo, gran parte de sus detalles se basaban en tradiciones clásicas más antiguas: el peinado de Madame Gautreau se basa en uno de la antigua Grecia, y lleva una media luna de diamantes que es el símbolo de la cazadora Diana.

    John Singer Sargent pretendía que el retrato estableciera su reputación, y a pesar de la notoriedad que atrajo, la obra sí tuvo éxito: Madame X anunció su habilidad para pintar a sus niñeras de la manera más halagadora y de moda posible, y condujo a una carrera sana en Gran Bretaña y gran estima en América desde finales de la década de 1880 en adelante. Aunque nació supervisado, viajó por todo el mundo y pasó gran parte de su vida en el extranjero, la carrera de Sargent maduró verdaderamente en la tierra natal de su familia, y siempre se consideró a sí mismo un artista estadounidense. Trabajó durante casi tres décadas en una comisión mural para la Biblioteca Pública de Boston, frecuentemente pintó a compañeros expatriados estadounidenses, y en 1906 fue nombrado académico de pleno derecho de la Academia Nacional de Diseño de Nueva York. En 1916 el Museo Metropolitano de Arte compró Madame X, que Sargent consideró “lo mejor que he hecho”.

    La pintura, que debutó con un severo menosprecio pero que hoy es atesorada como una obra maestra amada en la historia del arte occidental, no es más que un ejemplo de una obra de arte que poco a poco evolucionó de personificar a lo condenado a lo celebrado. Gran parte de la recepción inicial de una obra se basa en los gustos de la sociedad, los estándares de etiqueta y los valores de la época, y a medida que estas actitudes cambian a lo largo de las décadas, el público puede comenzar a mirar pinturas antiguas con nuevos ojos. Madame X de Sargent es quizás un ejemplo más dramático de esta tendencia, pero plantea preguntas intrigantes sobre lo que realmente define la popularidad, el legado y la fama de una obra de arte.

    Enlace externo

    Visualiza esta pintura de cerca en el Google Art Project.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    11.27: John Singer Sargent, Madame X is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.