Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.5: Fantasía

  • Page ID
    102919
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    capítulo 9.4: fantasía

    La fantasía\(^{107}\) como género tiene raíces aún más antiguas y enredadas que la ciencia ficción, ya que utiliza el material fuente más antiguo creado por la cultura humana: mito, leyenda, folclore, ritual y religión. A lo mejor por eso son tan difíciles de encontrar antologías académicas completas de fantasía, los estudiosos no saben muy bien qué poner en ellas.

     

    Diferencias entre la fantasía y las obras fantásticas anteriores\(^{108}\)

    Incluso los mitos, leyendas y cuentos de hadas más fantásticos difieren del género de fantasía moderna en tres aspectos:

    • La fantasía de género moderno postula una realidad diferente, ya sea un mundo de fantasía separado del nuestro, o un lado oculto de fantasía de nuestro propio mundo. Además, las reglas, geografía, historia, etc. de este mundo tienden a definirse, aunque no se describan de plano. Los cuentos fantásticos tradicionales tienen lugar en nuestro mundo, a menudo en el pasado o en lugares lejanos y desconocidos. Rara vez describe el lugar o la hora con alguna precisión, a menudo diciendo simplemente que sucedió “hace mucho tiempo y muy lejos”. (Un análogo moderno y racionalizado de estas historias se puede encontrar en los cuentos de Mundo Perdido de los siglos XIX y XX).

    • La segunda diferencia es que lo sobrenatural en la fantasía es por diseño ficticio. En los cuentos tradicionales el grado en que el autor consideró real lo sobrenatural puede abarcar el espectro desde leyendas tomadas como realidad hasta mitos entendidos como describiendo en términos comprensibles la realidad más complicada, hasta obras literarias tardías, intencionalmente ficticias.

    • Por último, los mundos fantásticos de la fantasía moderna son creados por un autor o grupo de autores, a menudo utilizando elementos tradicionales, pero generalmente en un arreglo novedoso y con una interpretación individual. Los cuentos tradicionales con elementos de fantasía utilizaron mitos familiares y folclore, y cualquier diferencia con la tradición se consideró variaciones sobre un tema; los cuentos tradicionales nunca tuvieron la intención de separarse del folclore sobrenatural local. Las transiciones entre los modos tradicional y moderno de la literatura fantástica son evidentes en las novelas góticas tempranas, las historias de fantasmas en boga en el siglo XIX y las novelas románticas, todas las cuales utilizaron motivos fantásticos ampliamente tradicionales, pero los sometieron a conceptos de autores.

    Por un estándar, ningún trabajo creado antes de que se definiera el género de fantasía puede considerarse que le pertenezca, sin importar cuántos elementos fantásticos incluya. Por otro, el género incluye toda la gama de la literatura fantástica, tanto el género moderno como sus antecedentes tradicionales, ya que muchos elementos que fueron tratados como verdaderos (o al menos no obviamente falsos) por autores anteriores son totalmente ficticios y fantásticos para los lectores modernos. Pero incluso por la definición más limitada es necesario un examen completo de la historia de lo fantástico en la literatura para mostrar los orígenes del género moderno. Las obras tradicionales contienen elementos significativos que los autores de fantasía moderna han utilizado ampliamente para inspirarse en sus propias obras.

     

    ejemplo: “Los tres chistes infernales” de Lord Dunsany\(^{109}\)

    Esta es la historia que me contó el hombre desolado en la solitaria carretera Highland una tarde de otoño con el invierno entrando y los ciervos rugiendo.

    El triste crepúsculo, la montaña ya negra, la terrible melancolía de las voces de los escalones, su rostro triste y sin amigos, todos parecían ser de alguna obra de teatro más triste puesta en escena en ese valle por un dios paria, una obra solitaria de la que formaban parte los cerros y él el único actor.

    Durante mucho tiempo nos vimos sacar de las soledades de esos espacios abandonados. Entonces cuando nos conocimos él habló.

    “Te voy a decir una cosa que te hará morir de risa. Ya no me lo guardaré. Pero primero debo decirte cómo llegué por ello”.

    No doy la historia en sus palabras con todas sus lamentables interjecciones y la miseria de sus frenéticos reproches porque no transmitiría innecesariamente a mis lectores ese ambiente de tristeza que era sobre todo lo que decía y que parecía ir con él a donde quiera que se moviera.

    Parece que había sido miembro de un club, un club del West-end que lo llamó, un asunto respetable pero bastante inferior, probablemente en la Ciudad: agentes le pertenecían, seguros contra incendios en su mayoría, pero seguros de vida y agentes de motor también, de hecho era un club de touts'. Parece que algunos de ellos una noche, olvidando por un momento sus enciclopedias y neumáticos sin parar, estaban hablando en voz alta sobre una mesa de cartas cuando el juego había terminado sobre sus virtudes personales, y un hombrecito de bigotes encerados al que no le gustaba el sabor del vino se jactaba de todo corazón de su templanza. Fue entonces cuando quien contó esta triste historia, dibujado por los alardes de los demás, se inclinó hacia adelante un poco sobre el balancín verde a la luz de las dos canallas y reveló, sin duda un poco tímidamente, su propia virtud extraordinaria. Una mujer era para él tan fea como otra.

    Y los jactanciosos silenciados se levantaron y se fueron a su casa a la cama dejándolo todo solo, como suponía, con su inigualable virtud. Y sin embargo no estaba solo, pues cuando el resto había ido se levantó un miembro de un sillón profundo en el extremo oscuro de la habitación y caminó hacia él, un hombre cuya ocupación no conocía y sólo ahora sospecha.

    “Tienes”, dijo el extraño, “una virtud superable”.

    “No tengo ningún uso posible para ello”, contestó mi pobre amigo.

    “Entonces sin duda lo vendería barato”, dijo el desconocido.

    Algo a la manera o apariencia del hombre hizo que el desolado narrador de este triste cuento sintiera su propia inferioridad, lo que probablemente le hizo sentir agudamente tímido, de tal manera que su mente se abatió como un oriental hace su cuerpo ante la presencia de un superior, o tal vez tenía sueño, o simplemente un poco borracho. Sea lo que sea, sólo murmuró: “Oh, sí”, en lugar de contradecir un comentario tan loco. Y el desconocido abrió el camino hasta la habitación donde estaba el teléfono.

    “Creo que va a encontrar que mi firma va a dar un buen precio por ello”, dijo: y sin más preámbulos comenzó con un par de pinzas para cortar el cable del teléfono y el receptor. El viejo mesero que cuidaba el club que les había dejado barajando por la otra habitación guardando cosas para pasar la noche.

    “¿De qué estás haciendo?” dijo mi amigo.

    “De esta manera”, dijo el forastero. Por un pasaje iban y se alejaban a la parte trasera del club y ahí el desconocido se inclinó por una ventana y sujetó los cables cortados al pararrayos. Mi amigo no tiene ninguna duda de eso, una cinta ancha de cobre, de media pulgada de ancho, quizás más ancha, que baja del techo a la tierra.

    “Diablos”, dijo el forastero con la boca al teléfono; luego silencio un rato con la oreja hacia el receptor, inclinándose por la ventana. Y entonces mi amigo escuchó que su pobre virtud se repetía varias veces, y luego palabras como Sí y No.

    “Te ofrecen tres chistes”, dijo el extraño, “lo que hará que todos los que los escuchen simplemente se mueran de risa”.

    Creo que mi amigo se mostró reacio entonces a tener algo más que ver con eso, quería irse a casa; dijo que no quería chistes.

    “Ellos piensan muy bien en tu virtud”, dije el extraño. Y en eso, por extraño que parezca, mi amigo vaciló, pues lógicamente si pensaban muy bien de la mercancía deberían haber pagado un precio más alto.

    “Oh, bien”, dijo. El extraordinario documento que el agente sacó de su bolsillo corrió algo como esto:

    “I.... a consideración de tres nuevos chistes recibidos del señor Montagu-Montague, en adelante para llamarse el agente, y justificado ser como por él declaró y describió, le asignen, cedan, abroguen y renuncien a todos los reconocimientos, emolumentos, perquisitos o recompensas que me devengan Aquí o en otro lugar a causa de la siguiente virtud, a saber y es decir..... que todas las mujeres son para mí igualmente feas”. Las últimas ocho palabras siendo rellenadas a tinta por el señor Montagu-Montague.

    Mi pobre amigo lo firmó debidamente. “Estos son los chistes”, dijo el agente. Fueron escritos audazmente en tres hojas de papel. “No parecen muy graciosos”, dijo el otro cuando los había leído. “Eres inmune”, dijo el señor Montagu-Montague, “pero cualquiera que los escuche simplemente morirá de risa: eso lo garantizamos”.

    Una firma estadounidense había comprado al precio del papel usado cien mil ejemplares de El Diccionario de la Electricidad escritos cuando la electricidad era nueva, y había resultado que incluso en ese momento su autor no había captado con razón su tema, —la firma había pagado 10.000 libras esterlinas a un respetable papel inglés (ningún otro en hecho que el británico) por el uso de su nombre, y para obtener órdenes para El Diccionario Británico de Electricidad fue la ocupación de mi desafortunado amigo. Parece que ha tenido una manera con él. Al parecer sabía por una mirada a un hombre, o una mirada alrededor de su jardín, si recomendaba el libro como “un logro absolutamente actualizado, lo mejor de su tipo en el mundo de la ciencia moderna” o como “a la vez pintoresco e imperfecto, algo para comprar y guardar como homenaje a esos queridos viejos tiempos que son ido.” Entonces continuó con este asunto pintoresco aunque habitual, dejando a un lado el recuerdo de esa noche como una ocasión en la que había “superado algo” como dicen en círculos donde una pala no se llama ni pala ni implemento agrícola pero nunca se menciona en absoluto, siendo del todo demasiado vulgar. Y luego una noche se puso su traje de vestir y encontró los tres chistes en el bolsillo. Eso tal vez fue un shock. Parece que lo pensó detenidamente entonces, y al final fue que le dio una cena en el club a veinte de los socios. La cena no haría daño, pensó, podría incluso ayudar al negocio, y si el chiste saliera sería un tipo ingenioso, y dos chistes aún bajo la manga.

    A quién invitó o cómo fue la cena no lo sé porque empezó a hablar rápidamente y llegó directo al grano, ya que un palo que se acerca a una catarata de repente va cada vez más rápido. La cena fue debidamente servida, el puerto dio la vuelta, los veinte hombres estaban fumando, dos meseros merodeaban, cuando él después de leer atentamente el mejor de los chistes lo contó abajo de la mesa. Se rieron. Un hombre accidentalmente inhaló su humo de cigarro y chisporroteó, los dos meseros escucharon y golpearon detrás de sus manos, un hombre, un poco de raconteur mismo, claramente deseaba no reír, pero sus venas se hinchaban peligrosamente al tratar de mantenerlo atrás, y al final también se rió. El chiste había tenido éxito; mi amigo sonrió ante el pensamiento; deseaba decirle pequeñas cosas despreciables al hombre de su derecha; pero la risa no paraba y los meseros no se callaban. Esperó, y esperó preguntándose; la risa siguió rugiendo, ahora claramente más fuerte, y los meseros tan fuertes como cualquiera. Había durado tres o cuatro minutos cuando este pensamiento espantoso saltó de una vez en su mente: ¡fue la risa forzada! Sin embargo, ¿algo podría haberlo inducido a contar una broma tan tonta? Vio su absurdo como en revelación; y cuanto más lo pensaba mientras estas personas se reían de él, incluso los camareros también, más sentía que nunca podría levantar la cabeza con su hermano promociona de nuevo. Y aún así la risa se fue rugiendo y ahogándose. Estaba muy enfadado. No tenía mucho uso tener un amigo, pensó, si no se podía pasar por alto una broma tonta; también los había alimentado. Y entonces sintió que no tenía amigos en absoluto, y su ira se desvaneció, y una gran infelicidad le cayó encima, y se levantó silenciosamente y se escabulló de la habitación y se escabulló del club. Pobre hombre, apenas tenía el corazón a la mañana siguiente ni siquiera para mirar los periódicos, pero no necesitabas mirarlos, tipo grande estaba bandeado sobre ese día como si fuera de tipo común, las palabras de los titulares te miraban fijamente; y los titulares decían: —Veintidós muertos en un club.

    Sí, lo vio entonces: la risa no se había detenido, algunos probablemente habían reventado vasos sanguíneos, algunos debieron haberse ahogado, algunos sucumbieron a las náuseas, la insuficiencia cardíaca debió haber tomado misericordiosamente algunos, y después de todo eran sus amigos, y ninguno se había escapado, ni yo ni siquiera los meseros. Fue esa broma infernal.

    Pensó rápidamente, y recuerda claro como una pesadilla, el viaje a la estación Victoria, el barco-tren a Dover e ir disfrazado al barco: y en el barco sonriendo gratamente, casi obsequios, a dos agentes que deseaban hablar por un momento con el señor Watkyn-Jones. Ese era su nombre.

    En un carruaje de tercera clase con esposas en las muñecas, con conversación forzada cuando alguna, regresó entre sus captores a Victoria para ser juzgado por asesinato en el Tribunal Superior de Bow.

    En el juicio fue defendido por un joven abogado de considerable habilidad que había ingresado al Gabinete para realzar su reputación forense. Y fue háblemente defendido. No es exagerado decir que el discurso a favor de la defensa demostró que era habitual, incluso natural y correcto, darle una cena a veinte hombres y escabullirse sin decir ni una palabra, dejando a todos, con los meseros, muertos. Esa fue la impresión que dejó en la mente del jurado. Y el señor Watkyn-Jones se sintió prácticamente libre, con todas las ventajas de su terrible experiencia, y sus dos chistes intactos. Pero los abogados siguen experimentando con el nuevo acto que permite a un preso dar pruebas. No les gusta no hacer uso de ella por temor a que se les pueda pensar que no conocen el acto, y pronto se considera que un abogado que no está en contacto con las últimas leyes no está actualizado y puede que baje hasta 50 mil libras al año en honorarios. Y por lo tanto aunque siempre cuelga a sus clientes apenas les gusta descuidarlo.

    El señor Watkyn-Jones fue puesto en la caja de testigos. Ahí dijo la simple verdad, y un asunto muy pobre parecía después de las cosas apasionadas y bellas que pronunciaban los abogados de la defensa. Hombres y mujeres habían llorado al enterarse de eso. No lloraron cuando escucharon a Watkyn-Jones. Algunos tittered. Ya no parecía una cosa correcta y natural dejar a los invitados muertos y volar por el país. ¿Dónde estaba Justicia, preguntaron, si alguien podía hacer eso? Y cuando se contó su historia, el juez le preguntó felizmente si también podía hacerlo morir de risa. ¿Y cuál era el chiste? Porque en un lugar tan grave como Tribunal de Justicia no hay que temer efectos fatales. Y vacilante el prisionero sacó de su bolsillo los tres trozos de papel: y percibió por primera vez que aquel en el que se había escrito el primer y mejor chiste se había quedado bastante en blanco. Sin embargo, podía recordarlo, y sólo con demasiada claridad. Y lo contó de memoria a la Corte.

    “Un irlandés una vez al ser pedido por su amo para comprar un periódico matutino dijo a su manera ingeniosa habitual, 'Arrah y begorra y yo seré después de desearle la cima de la mañana'”.

    Ninguna broma suena tan bien la segunda vez que se cuenta, parece perder algo de su esencia, pero Watkyn-Jones no estaba preparado para la terrible quietud con que se recibió este; nadie sonrió; y había matado a veintidós hombres. El chiste era malo, diablillo malo; el abogado de la defensa estaba frunciendo el ceño, y un acomodador buscaba en una bolsita algo que el juez quería. Y en este momento, como si de muy lejos, sin que él lo deseara, ahí entró en la cabeza del prisionero, y allí brilló y no iría, este viejo y malo proverbio: “Así que se colgó para una oveja como para un cordero”. El jurado parecía estar a punto de retirarse. “Tengo otra broma”, dijo Watkyn-Jones, y luego y allá leyó del segundo trozo de papel. Observó el papel con curiosidad para ver si quedaría en blanco, ocupando su mente con una cosa tan leve como lo hacen muy a menudo los hombres en extrema angustia, y las palabras fueron casi inmediatamente borradas, barridas rápidamente como por una mano, y vio el papel que tenía ante él tan en blanco como el primero. Y esta vez se estaban riendo, juez, jurado, abogado de la fiscalía, audiencia y todo, y los hombres sombríos que lo observaban a ambos lados. No hubo ningún error sobre esta broma.

    No se quedó a ver el final, y salió con los ojos fijos en el suelo, incapaz de soportar una mirada a la derecha o a la izquierda. Y desde entonces ha vagado, evitando puertos y vagando por lugares solitarios. Dos años lo han conocido en las carreteras de las Tierras Altas, muchas veces hambriento, siempre sin amigos, siempre cambiando de distrito, vagando solo con su broma mortal.

    A veces por un momento entra en posadas, impulsado por el frío y el hambre, y escucha a hombres por la noche contando chistes e incluso desafiándolo; pero se sienta desolado y silencioso, para que su única arma no se le escape y su última broma se extienda de luto en cien cunas. Su barba ha crecido y se volvió gris y se mezcla con musgo y maleza, para que nadie, creo, ni siquiera la policía, lo reconocería ahora por ese apuesto tout que vendió The Briton Dictionary of Electricity en una tierra tan diferente.

    Hizo una pausa, su historia contada, y luego su labio tembló como si dijera más, y creo que tenía la intención entonces y allá de ceder su broma mortal en esa carretera Highland y salir entonces con sus tres hojas de papel en blanco, tal vez a la celda de un delincuente, con un asesinato más agregado a sus crímenes, pero inofensivo al fin al hombre. Por lo tanto, me apresuré, y solo lo escuché murmurar tristemente detrás de mí, de pie inclinado y roto, todo solo en el crepúsculo, quizás contando una y otra vez incluso entonces la última broma infernal.

     

    ejemplo (s) de estudiante:

    <Provided by student (s) someday>

     

    preguntas/actividades/ejercicios.

    <Los estudiantes podrían ser asignados — ¿como parte del proyecto final? — crear preguntas y actividades y ejercicios para capítulos que todavía no contienen esas piezas. >


    \(^{107}\)La antología de ciencia ficción y fantasía de Whatcom Community College está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License, salvo que se indique lo contrario.

    \(^{108}\)Colaboradores de Wikipedia. “Historia de la fantasía”. Wikipedia, La enciclopedia libre. Wikipedia, La enciclopedia libre, 17 nov. 2021. Web. 9 dic. 2021.

    \(^{109}\)Esto proviene de la Antología de ciencia ficción y fantasía de Whatcom Community College; está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Attribution 4.0 International, excepto donde se indique lo contrario.


    This page titled 9.5: Fantasía is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Sybil Priebe (Independent Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.