Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.2: El ascenso de los ranchos

  • Page ID
    103652
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Una revisión de la historia política de la California mexicana muestra que los californios afirmaron cada vez más su confianza en sí mismos en su capacidad para controlar su propia sociedad. Esto se basó en la creación de una clase nativa de tenencia de tierras californianas cuya prosperidad crecía con cada temporada a medida que el ganado y el ganado se multiplicaban más allá de la cuenta El gobierno mexicano fomentó la tenencia privada de tierras, y el terreno era gratuito para la toma, siempre que el reclamante cumpliera con las condiciones necesarias. El México recién independiente liberalizó las restricciones comerciales españolas, abriendo California al comercio con estadounidenses, británicos y rusos. Así, la prosperidad de los ranchos durante esta época fue producto de las decisiones políticas tomadas en México. Un resultado no deseado, sin embargo, fue la creación de un nuevo espíritu de independencia y rebelión.

    Según las leyes mexicanas, la forma habitual en que un individuo obtenía una beca de rancho era presentar una petición escrita ante el gobernador del territorio solicitando un terreno definido, descrito en términos muy generales y acompañado de un mapa crudo, o diseño. De aprobarse el gobernador, ordenaría a los funcionarios locales investigar las tierras para determinar si realmente estaban vacantes y que no había intereses contradictorios. Los resultados de la investigación, denominados informe, fueron luego devueltos al gobernador y, en caso de aprobarse, se le otorgó una subvención formal. Toda la documentación adjunta a la subvención se denominó expediente; sin embargo, la subvención no se consideró definitiva hasta que la asamblea territorial la aprobara. El acto final de posesión se llevó a cabo entonces con una ceremonia formal en la que participaron los funcionarios locales.

    Funcionarios mexicanos aprobaron más de 700 concesiones de tierras privadas siguiendo estos procedimientos. Uno de los más grandes, Rancho San Onofre y Margarita, fue de 89.742 acres, otorgados a Andrés y Pío Pico en 1841. Muchas de las subvenciones fueron más modestas en tamaño. Por ejemplo, en 1843, el gobierno otorgó Rancho La Cañada de los Coches (Cañada de los Cerdos), que ascendía a sólo 23.39 acres, a Apolinaria Lorenzana, “La Beata”. En 1845 Guajome Rancho (Hogar de la Rana), que consta de 2,219.41 acres, fue otorgado a Andrés y José Manuel, dos indios Luiseño. Tanto las mujeres como los indios eran elegibles para recibir subvenciones de tierras. La historiadora Gloria Ricci Lothrop encontró que 55 ranchos —o el 13 por ciento del total de 700 subvenciones— fueron otorgados a mujeres, muchas de las cuales eran las administradoras únicas de sus fincas.

    La tierra en sí no valía mucho sin ganado, pero el ganado que vagaba prácticamente salvaje en los pastizales generalmente se heredaba de las misiones como parte de la subvención. Las disputas sobre la propiedad de estos rebaños se convirtieron en materia para el juez de campos local, o para el alcalde. Al igual que en otras partes del suroeste mexicano, se registraron marcas y se requirieron rodeos periódicos para ordenar los rebaños. En el distrito de Los Ángeles, por ejemplo, los rancheros estaban obligados por ley a tener rodeos en enero y abril, y se requirió que el público en general asistiera en el rodeo. Durante estos rodeos, los vaqueros resolvieron vastas manadas de ganado que se habían entremezclado en el campo abierto, marcando a los terneros recién nacidos y castrando a los toros jóvenes. Se les pagaba con comida y la fiesta que seguía cada día de trabajo.

    Los hombres Californio se enorgullecieron de su equitación y tuvieron muchas oportunidades de exhibir este talento durante estos eventos. Se consideró varonil poder atar y matar a una vaca, usando un lariat de crin y una lanza larga, sin desmontarlo del caballo. Las carreras de caballos eran una pasión, al igual que el deporte de correr el gallo, que implicaba arrancar un pollo enterrado del suelo mientras galopaba a toda velocidad. Muchos de los vaqueros eran indios que habían aprendido estas habilidades en las misiones. Los californios se distinguieron de estos trabajadores comunes por su elaborada vestimenta, finas monturas y, por los muy ricos, adornados sillines y librea.

    Como sucedió en todo el norte de México, la ganadería creó una cultura única, con vocabulario propio y espíritu independiente. Los vaqueros enseñaron a los inmigrantes estadounidenses que ingresaron a la frontera mexicana las técnicas básicas de ganadería en un ambiente semiárido. La ley, las marcas y las costumbres con respecto a la gama abierta son de origen hispano-mexicano, y gran parte de la mística del vaquero estadounidense surge de estas raíces mexicanas.

    En la California mexicana, la recaudación de acciones era más una forma de vida que una industria, que luego se convirtió bajo los estadounidenses. La carne del ganado era de poco valor, ya que tenía que comerse de inmediato, a menos que se conservara como cecina. En cambio, el pellejo y la grasa del animal —el sebo— aportaron valor a la vida
    cotidiana de los colonos y más tarde a los barcos cortapelos yanquis que llegaron a California. Si una vaca ocasional fue asesinada misteriosamente, no tuvo ninguna consecuencia mientras se dejara atrás el “dólar californiano” (la piel). De ahí que los pobres tuvieran una fuente de comida lista. Los indios que vivían en los ranchos cultivaban pequeñas parcelas y ayudaban a criar ovejas, cabras, cerdos, caballos, mulas y ganado bovino. Se les pagaba en especie, con alimentos y el derecho a construir una choza de adobe o jacale (cepillo) en terrenos de rancho.

    Probablemente sea erróneo caracterizar a los ranchos Californio como similares a las haciendas en México continental, porque eran más informales en su organización. Los vaqueros y agricultores indios no estaban obligados por las reglas del peonaje que prevalecían en el centro de México. A los indios que trabajaban en los ranchos no se les pagaba en dinero sino con comida, ropa y refugio. Prevaleció el sentido del paternalismo, con los rancheros como mecenas y los indios como sirvientes y obreros. Los californios buscaron crear un estilo de vida y mística en torno a su clase. Si bien el gobierno mexicano había abolido el sistema de distinciones étnicas oficiales, conocido como el sistema casta, los californios mantuvieron pretensiones sobre su pureza racial como gente de razón e insistieron en la deferencia de los nativos. Justificaron su propiedad de las tierras indias argumentando que los indios las habían abandonado y que los californios habían heredado así la soberanía de los indios sobre la tierra.

    La más destacada de las 700 familias que se convirtieron en terratenientes en la California mexicana surgieron como líderes políticos en este periodo, como se describió anteriormente. En el extremo norte, Mariano Vallejo, dueño de Rancho Petaluma, era el poderoso comandante de la región, colocado ahí para defender al norte de las usurnas británicas y rusas. En Monterrey, Juan Bautista de Alvarado y su familia controlaban periódicamente la política local. El distrito de Santa Bárbara estuvo encabezado por Pablo de la Guerra; Los Ángeles por los hermanos Pico, Andrés y Pío; y San Diego por Juan Bandini y José Antonio Carrillo. Hubo otros notables que contribuyeron a la leyenda Californio, y algunos de ellos eran angloamericanos que poco a poco comenzaron a descubrir la riqueza del suelo y se casaron con las hijas Californio.

    La expansión de los ranchos, particularmente el creciente número de bovinos y caballos, ejerció una fuerte presión sobre la población nativa. Los animales de pastoreo consumían grandes cantidades de pastos, frutos secos y raíces, que habían sido básicos en la dieta de muchas comunidades indias. Para comer, muchos comenzaron a sacrificar el ganado libre y a asaltar asentamientos. Esto, a su vez, provocó represalias por parte de los rancheros. Si bien el fin del sistema misionero liberó a miles de indios del trabajo requerido, muchos se vieron obligados a contratarse a los rancheros como vaqueros (vaqueros) y agricultores. Muchos trabajaban sin salario pero al menos pudieron ganar comida y refugio para sus familias. Los nativos se convirtieron en el pilar de la fuerza laboral mexicana en estos años.

    clipboard_e5dc4b5078a9c0d427ad92c2181c7a871.png

    Pío Pico, su esposa, y sobrinas, probablemente en la década de 1850. Pico fue el último gobernador mexicano y uno de los dueños de ranchos más grandes de California. ¿Qué evidencia hay de que los californios mexicanos tenían diferentes actitudes hacia la raza que la mayoría de los estadounidenses de esta época?

    Cambios Ambientales

    Historiadores ambientales como William Preston han señalado que la introducción de la ganadería por parte de los españoles y mexicanos comenzó a cambiar el ecosistema del estado. La proliferación de ganado bovino y equino condujo al sobrepastoreo periódico, así como a la creación de senderos muy desgastados en las colinas y en los valles. En la isla Santa Catalina, las cabras introducidas por los españoles se multiplicaron tanto que llevaron a la extinción a más de 48 especies animales y vegetales. Sumándose a las presiones sobre los pastizales, los animales salvajes nativos comenzaron a proliferar, principalmente porque los indios que previamente los habían cazado ahora vivían de ganado silvestre o vivían en las misiones o pueblos. Las matanzas periódicas a gran escala de ganado bovino e incluso caballos por parte de los rancheros mexicanos provocaron una explosión en la población de osos pardos, que se alimentaba de los cadáveres y de los basuras. Otros cambios durante las épocas española y mexicana fueron forjados por la caza extranjera. Nutrias, lobos marinos, castores y visones fueron cada vez más sacrificados por cazadores rusos, británicos y estadounidenses. La gran demanda de sus pieles en Europa llevó a su casi diezmación. Por último, la introducción de cultivos alimentarios europeos condujo a cambios ambientales. Aproximadamente 10,000 acres de tierra estaban bajo cultivo para 1834, regadas por sistemas de riego que sacaban de ríos y arroyos represas. Junto con el maíz, el trigo, la avena y otros granos, vino la introducción de malezas europeas que se propagaron rápidamente y compitieron con las plantas nativas. La disminución de la población india de California, causada por la introducción de enfermedades europeas, provocó un aumento de la caza silvestre y la proliferación de plantas y ganado europeos. Esto cambió el ecosistema, obligando tanto a los indios como a las especies nativas a adaptarse a un nuevo entorno.


    This page titled 3.2: El ascenso de los ranchos is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.