Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.4: Oratorio

  • Page ID
    102534
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    ORATORIA MASCULINA Y VESTIR 'VARONIL'

    La toga era una prenda complicada, y muchas veces limitaba el movimiento de quienes la llevaban. El hecho de que tuviera tendencia a caerse con cualquier tipo de actividad vigorosa era un problema en el oratorio antiguo (hablar en público), que implicaba mucho movimiento. En el siguiente pasaje el educador y orador Quintiliano aconseja al orador en ciernes cómo usarlo y qué fallas evitar:

    137 En cuanto a la vestimenta, no hay vestimenta especial única para el orador, sino que la gente ve su vestimenta con más frecuencia que la de los demás. Debe, por lo tanto, ser distinguido y varonil, como, en efecto, debe ser con todos los hombres de estatus. Pero el excesivo cuidado por el corte de la toga, el estilo de los zapatos, o la disposición del cabello, es tan vergonzoso como el descuido excesivo. También hay detalles de ropa que se ven alterados en cierta medida por los sucesivos cambios en la moda. Nuestros antepasados, por ejemplo, no llevaban pliegues [en la toga], y sus sucesores los vestían muy cortos. 138 En consecuencia se deduce que en vista de que sus brazos estaban, como los de los griegos, cubiertos por la prenda, debieron haber empleado una forma de gesto diferente en el exordio de la que es ahora en uso. [1] Sin embargo, estoy hablando de nuestro propio día. El hablante que no tenga derecho a usar la franja morada usará su cinturón de tal manera que los bordes delanteros de la túnica caigan un poco por debajo de sus rodillas, mientras que los bordes en la parte trasera llegan a la mitad de sus jamones. Porque sólo las mujeres las dibujan más bajas y sólo los centuriones más altas. 139 Si llevamos la raya morada, se requiere pero poco cuidado para ver que cae de manera prometedora; la negligencia en este sentido a veces excita la crítica. Entre quienes visten la raya morada, es la moda dejarla colgar algo más baja que en prendas que quedan retenidas por el cinturón.

    La toga misma debería, en mi opinión, ser redonda, y cortada a medida, de lo contrario hay una serie de formas en las que puede ser informable. Su borde frontal debe por preferencia llegar a la mitad de la espinilla, mientras que la espalda debe ser mayor en proporción ya que el cinturón es más alto detrás que delante. 140 El pliegue es más volviéndose, si cae a un punto un poco por encima del borde inferior de la túnica, y ciertamente nunca debe caer por debajo de ella. El otro pliegue que pasa oblicuamente como un cinturón debajo del hombro derecho y sobre el izquierdo, no debe ser ni demasiado apretado ni demasiado suelto. La porción de la toga que es la última en disponerse debe caer bastante baja, ya que así se sentará mejor y se mantendrá en su lugar. También se debe sacar una porción de la túnica hacia atrás para que no se caiga sobre el brazo cuando estamos hablando en cancha, y el pliegue debe ser arrojado sobre el hombro, mientras que no será impropio si el borde se vuelve hacia atrás. 141 Por otro lado, no debemos cubrir el hombro y la totalidad del garganta, de lo contrario nuestro vestido se estrechará indebidamente y perderá el impresionante efecto que produce la amplitud en el pecho.

    El brazo izquierdo solo debe elevarse hasta el punto de formar un ángulo recto en el codo, mientras que el borde de la toga debe caer en longitudes iguales a ambos lados. 142 La mano no debe estar sobrecargada con anillos, que en ningún caso deben acercarse a la articulación media del dedo. La actitud más devolviente para la mano se produce levantando el pulgar y curvando ligeramente los dedos, solo que se ocupa de sostener notas. Pero no debemos salir de nuestro camino para llevar esto último, pues sugiere un reconocimiento de que no confiamos en nuestra memoria, y es un obstáculo para una serie de gestos. 143 Los antiguos solían dejar caer la toga a los talones, como los griegos tienen la costumbre de hacer con el manto: Plocio y Nigidio ambos lo recomiendan en los libros que escribieron sobre el gesto practicado en su propio día. En consecuencia, me sorprende tanto más la opinión expresada por un hombre tan aprendido como Plinio el Joven, sobre todo porque se da en un libro que lleva minuciosas investigaciones casi al exceso: pues afirma que Cicerón tenía la costumbre de llevar su toga de tal manera para ocultar sus varices, a pesar de la hecho de que esta moda se va a ver en las estatuas de personas que vivieron después del día de Cicerón. 144 Y sólo la enfermedad puede excusar un manto corto, vendas utilizadas para proteger las piernas, amortiguadores y coberturas para las orejas.

    Quintiliano, Institutos de Oratorio 11.137-144

    Reflejar

    ¿Cómo se conecta el quintiliano usando la toga adecuadamente tanto con el estatus de élite como con las concepciones romanas de 'manliness'? Si la toga estaba tan profundamente arraigada en la identidad romana, ¿cómo esta mentalidad excluyó activamente a ciertas poblaciones de ser verdaderamente 'romanas'?

    Llevar una toga propiamente era un asunto serio, como puede verse en esta anécdota de la Saturnalia, una obra del siglo IV de Macrobio. Esta anécdota trata sobre el siglo I a. C. el abogado Quinto Hortensius, quien fue notable tanto como cónsul como orador. Su elegante y grácil oratorio le valió el nombre de Dionisia, el nombre de una famosa bailarina, por su exuberante estilo de entrega. La historia comienza con una discusión sobre cómo los pavos reales llegaron a ser comidos en Roma:

    1 Se dice que Quintus Hortensius fue el primero en haber servido [pavo real] en una fiesta del colegio augural: [2] hombres decentes hablaron de ello como un acto de lujo extremo más que uno austero. Un gran número de personas lo siguieron, y elevaron el precio de los huevos de pavo real tan alto que se vendían fácilmente por cinco denarios cada uno, y las aves reales por 500. 2 Mira: que los huevos de pavo real se vendían a 5 denarios cada uno en ese entonces y no son más baratos no es no sólo algo que debemos evitar admirar y criticar. 3. Hortensius era el mismo hombre que regaba sus planeros con vino, y estaba tan entusiasmado con ello que pidió a Cicerón que intercambiara lugares con él en un caso judicial en el que estaban ocupados, [3] para que pudiera ir antes a plantar árboles en su finca en Tusculum y él mismo se encargara de irrigándolos él mismo.

    4. Pero tal vez incluso un Hortensius no puede avergonzar a toda una generación, a un hombre tan abiertamente suave que pensó que toda apariencia decente estaba en la disposición de su ropa. Se vistió al último estilo, y para asegurarse de salir bien vestido miró su apariencia en un espejo, donde, mirándose fijamente a sí mismo cubrió la toga en su cuerpo para que un nudo complejo atara los pliegues. Les arregló los pliegues con esfuerzo no por casualidad, y para que el pliegue de la prenda se cayera de tal manera que halagara la parte superior de su cuerpo 5 Una vez que había dispuesto su toga con mucho cuidado para verse lo mejor posible, acusó a un compañero senador al que había tenido que pasar en paso estrecho y que había destruido su arreglo en consecuencia, con un delito, pues dijo consideró un delito que los pliegues de sus hombros fueran desordenados.

    Macrobio, Saturnalia

    ORATORIO MASCULINO Y ROMANO PARLANTE

    Si miramos hacia atrás al quintiliano, el enfoque que tiene no sólo en la ropa sino en cómo hablar y ponerse de pie dice mucho sobre cómo un 'hombre' romano estaba destinado a actuar en público.

    Simplemente nuestro lenguaje debe ser correcto, claro, adornado y apropiado, así que debe ser cómo entregamos ese idioma. Será correcto, es decir, libre de culpa, si nuestro discurso es fluido, claro, agradable y urbano, o en otras palabras, libre de todo rastro de un acento rural o extranjero. 31 Porque hay una buena razón para el dicho que tan a menudo escuchamos: “Debe ser un bárbaro o un griego”, ya que podemos detectar la nacionalidad de un hombre desde el sonido de su voz tan fácilmente como probamos una moneda por su anillo. [4] Si estas cualidades están ahí, tendremos esos acentos armoniosos de los que Ennius expresa su aprobación cuando describa a Cethegus como “dulce de voz”, y evitaremos el efecto contrario, del cual Cicerón expresa su desaprobación diciendo: “ladran, no suplican”. La entrega puede describirse como correcta si la voz es sonora, es decir, exenta de cualquiera de los defectos de los que acabo de hablar, y si no es aburrida, tosca, exagerada, dura, rígida, débil, suave o afeminado, y si la respiración no es ni demasiado corta ni difícil de sostener o recuperar.

    Quintiliano, Institutos de Oratorio 11. 30-3

    Quintiliano continúa con sus amplios consejos sobre cómo ponerse de pie, moverse y sostenerse en general:

    122 Tenga cuidado de no inflar el pecho o el estómago, ya que tal actitud arquea la espalda, y todo agacharse hacia atrás es antiestético. Los costados deben seguir el gesto, ya que el movimiento de todo el cuerpo contribuye al impacto. Cicerón sostiene que el cuerpo es más expresivo que incluso las manos. Porque en el Sobre el Orador dice: “No debe haber movimientos rápidos de los dedos, sino que el orador debe controlarse por el aplomo de toda su mitad superior y por una inclinación varonil del costado” 123 Golpeando el muslo, que se dice que Cleón [5] fue el primero en introducir en Atenas, es de uso general y se está convirtiendo como una señal de indignación, mientras que también despierta al público. Cicerón lamenta su ausencia en Calidio, [6] “No hubo golpes en la frente”, se queja, “ni del muslo”. Con respecto a la frente debo discrepar humildemente con él: pues es un truco puramente teatral incluso para aplaudir o golpearte el pecho. 124 Es sólo en raras ocasiones, también, que se está convirtiendo en tocar el pecho con las puntas de los dedos de la mano ahuecada, como cuando, por ejemplo, nos dirigimos a nosotros mismos o hablar palabras de exhortación, reproche o conmiseración. Pero si alguna vez usamos este gesto, se está convirtiendo en tirar hacia atrás la toga al mismo tiempo. En cuanto a los pies, hay que tener cuidado con nuestro caminar y las posiciones en las que nos paramos. Estar de pie con el pie derecho avanzado o empujar hacia adelante el mismo pie y mano son igualmente antiestéticos. 125 A veces podemos descansar nuestro peso sobre el pie derecho, pero sin ninguna inclinación correspondiente del pecho, mientras que, en cualquier caso, el gesto es más adecuado para el actor cómico que para el orador. También es un error al apoyarse sobre el pie izquierdo para levantar el derecho o aposarlo de puntillas. Montar a horcajadas sobre los pies es feo si estamos parados quietos, y casi indecentes si realmente nos estamos moviendo. Avanzar puede ser efectivo, siempre que nos movemos pero a corta distancia y lo hagamos rara vez y con calma. 126 También a veces se encontrará conveniente caminar hacia atrás y hacia adelante debido a las extravagantes pausas provocadas por los aplausos del público. Cicerón, sin embargo, dice que esto debe hacerse sólo en raras ocasiones, y que no debemos dar más que unos pocos pasos. Por otro lado, correr arriba y abajo, lo que, en el caso de Manlius Sura, Domitius Afer llamó exagerarlo, es una estupidez total, y un profesor rival alguna vez le preguntó sarcásticamente a Verginius Flavus cuántas millas había declamado.

    Quintiliano, Institutos de Oratoria Libro 11.122-126.

    ORATORIO FEMENINO

    El oratorio en Roma era en gran medida un área masculina; hombres de élite entrenados para ser oradores durante toda su vida. En la República Tardina y en adelante, la oratoria era esencial para una vida pública exitosa. Sin embargo, se suponía que las mujeres romanas de élite no debían hablar en público como los hombres, aunque a menudo estuvieran bien educadas. Hortensia, hija de Hortensius, fue, sin embargo, uno de los grandes oradores de la República Tardina. La siguiente historia se desarrolla en el 42 a.C., cuando el Segundo Triunvirato había impuesto un nuevo impuesto a las 1,400 mujeres más ricas de Roma para ayudar a pagar sus costos en la Guerra Civil.

    Las mujeres resolvieron suplicar a las mujeres de los triunvirs. Con la hermana de Octavio y la madre de Antonio no fallaron, pero fueron expulsados de las puertas de Fulvia, la esposa de Antonio, cuya rudeza apenas pudieron aguantar. Entonces forzaron su camino al tribunal de los triunvirs en el foro, el pueblo y los guardias dividiéndose para dejarlos pasar. Ahí, por boca de Hortensia, a quien habían seleccionado para hablar, hablaron de la siguiente manera: “Como es justo mujeres de nuestro rango dirigiéndote una petición a ti, fuimos a las damas de tus hogares; pero habiendo sido tratadas como no nos correspondía a manos de Fulvia, hemos sido conducidas por ella al foro. Ya nos has privado de nuestros padres, de nuestros hijos, de nuestros esposos y de nuestros hermanos, a quienes acusaste de haberte agraviado; si también te quitas nuestros bienes, nos reduces a una condición impropia nuestro nacimiento, nuestras modales, nuestro género. Si te hemos hecho mal, como dices que lo han hecho nuestros esposos, proscribenos como tú los haces. Pero si nosotras las mujeres no hemos votado a ninguno de ustedes, enemigos públicos, no hemos derribado sus casas, destruido su ejército, o dirigido otro en su contra; si no le hemos impedido obtener cargos y honores, — ¿por qué compartimos la pena cuando no compartimos la culpa?

    ... 34 1 Mientras Hortensia hablaba así los triunvirs estaban enojados porque las mujeres debían atreverse a celebrar una reunión pública cuando los hombres guardaran silencio; que exigieran a los magistrados las razones de sus actos, y ellos mismos no tanto como proporcionar dinero mientras los hombres estaban sirviendo en el ejército. Ordenaron a los licenciantes que los alejaran del tribunal, lo que procedieron a hacer hasta que los gritos fueran levantados por la multitud de afuera, cuando los licenciantes desistieron y los triunvirs dijeron que pospondrían hasta el día siguiente la consideración del asunto. Al día siguiente redujeron el número de mujeres, quienes debían presentar una valoración de sus bienes, de 1400 a 400.

    Appian, La Guerra Civil 4.32 y 34

    En conjunto, había muchas restricciones sociales, legales y culturales a las que los hombres Romen tuvieron que ajustarse. Desde su vestimenta y postura hasta sus emociones y habilidades para hablar, la dificultad y matiz de conformarse al hombre romano ideal dejó a muchos en el camino. El pasaje anterior, sin embargo, da una idea de la vida social de las mujeres, que exploraremos en la siguiente sección.


    1. El gesto era una parte importante del oratorio antiguo. La toga restringía el uso de un brazo, lo que significa que los romanos usaban solo un brazo para hacer gestos con. A los griegos, vistiendo una prenda diferente, podrían usar ambas.
    2. Se trataba de un grupo electo que fungió como augures y brindó asesoría al estado romano sobre ciertos signos de aves. Para que no pienses que esto era una tontería: los romanos realmente, realmente estaban comprometidos con este tipo de contar el futuro y buscando ver si las acciones eran aprobadas por los dioses. Ser elegido para el colegio de augures también fue un gran problema.
    3. Los juicios romanos a menudo tenían un número de personas hablando en nombre del acusado y de la fiscalía. En este caso, Cicerón y Hortensius estaban en el mismo equipo, pero Cicerón estaba programado para ir antes y Hortensius quería ocupar su lugar para poder saltarse temprano de la cancha.
    4. Esto se refiere a la práctica de probar si las monedas eran falsas o no verificando para ver si sonaban verdaderas como deberían.
    5. Orador ateniense y general, falleció en 422 BCE.
    6. Un orador romano del siglo I a.C.

    This page titled 1.4: Oratorio is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .