Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.5: Eunucos

  • Page ID
    102562
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje

    • Entender que la categoría de 'eunuco' en Roma abarcaba una amplia variedad de personas y cuerpos e identidades sexuales, que no coinciden con la nuestra;
    • Aprender la diferencia entre eunucos religiosos, esclavos y eunucos no religiosos;
    • Entender lo que los romanos querían decir cuando hablaban de eunucos;
    • Aprender que la percepción que tenemos de cómo reaccionaron los romanos a los que llamaban eunucos varía mucho según las fuentes que miramos;
    • Conoce la carrera de Favorinus.

    CASTRACIÓN RELIGIOSA

    Archivo:Alivio de Archigallus.jpg
    Relieve funerario de un sacerdote autocastrado de Magna Mater (gallus) de Lavinium. Roma, ahora en Museos Capitolinos (mediados del siglo II d. C.)

    La mayoría de los castrados fueron alterados para hacerlos más deseables como esclavos, y no se buscó su consentimiento. Algunos jóvenes y adultos, sin embargo, se castraron como parte de su devoción religiosa: el más famoso de estos para los romanos fue el Galli, los sacerdotes de la diosa oriental Cibeles. Los primeros cristianos también a veces se autocastraban como parte de su compromiso con la castidad, hasta que la práctica fue proscrita por la iglesia, pero fuentes sobre ellos y los Galli se encontrarán en la sección sobre grupos religiosos.

    EUNUCOS NO RELIGIOSOS

    Empecemos por la situación jurídica, que era complicada. Si bien los romanos eran un mercado de primer orden para los eunucos y pagaban altos precios por ellos, podían ser aprensivos sobre la práctica y en ocasiones preferían que no colocara dentro de los territorios romanos. Sin embargo, el emperador Vespasiano supuestamente ganó su dinero en el comercio de eunucos, que podrían costar sumas fenomenales de dinero:

    La oportunidad del lote le dio entonces África, que gobernó con gran justicia y alto honor, salvo que en un motín en Hadrumetum fue arrojado de nabos. Es cierto que no regresó ninguno de los más ricos, pues su crédito estaba tan casi desaparecido que hipotecó todas sus propiedades a su hermano, y tuvo que recurrir al comercio de eunucos [1] para mantener su posición; de donde se le conocía comúnmente como “Conductor de mula”. También se dice que fue declarado culpable de exprimir doscientos mil sesterces a un joven por el que obtuvo la raya morada contra el deseo de su padre, y de haber sido severamente reprendido en consecuencia.

    Suetonio, Vespasiano 4.3

    El Digesto de Justiniano, libro 48, contiene una serie de leyes vigentes sobre la castración de eunucos, que fue prohibida por Adriano dentro de los límites del imperio:

    2) El Divino Adriano [2] también declaró en un Rescrito lo siguiente: “Está prohibido por las Constituciones Imperiales que se hagan eunucos, y prevén que las personas condenadas por este delito sean castigadas con la pena de la Ley Corneliana, y que sus bienes deberán con buena razón ser confiscado por Hacienda. “Pero con referencia a los esclavos que han hecho eunucos, deben ser castigados capitalmente, y quienes sean responsables de este delito público y no comparezcan, serán condenados, aun cuando estén ausentes, bajo la Ley Corneliana. Es claro que si las personas que han sufrido esta lesión exigen justicia, el Gobernador de la provincia debe escuchar a quienes hayan perdido su virilidad; pues nadie tiene derecho a castrar a una persona libre o a un esclavo, ya sea contra su consentimiento o con él, y nadie puede ofrecerse voluntariamente a ser castrado. Si alguien violara mi Edicto, el médico que realizó la operación será castigado con la muerte, así como a quien voluntariamente se ofreciera para la castración.

    Ulpiano, De los deberes del procónsul, Libro VII.

    Quienes también hacen impotentes a las personas [3] son, por una Constitución del Divino Adriano dirigida a Ninius Hasta, colocados en la misma clase con quienes realizan la castración.

    Paulus, De los deberes de un procónsul, Libro II.

    El que entregue a un esclavo para ser castrado será sancionado con una multa de la mitad de sus bienes, en virtud de un decreto del Senado promulgado durante el Consulado de Neracio Priscus y Annio Verus [97 CE].

    Venuleo Saturnino, De los deberes del procónsul, libro I.

    EN EL EUNUCH DE LUCIANS

    El autor romano-sirio del siglo II d.C. Lucian, quien escribió en griego e identificado como griego y sirio, escribió un diálogo llamado El eunuco. En ella se encuentran dos hombres de Atenas y uno, Lucinus (fíjese el nombre latino a pesar del entorno y el idioma griegos) informa sobre un concurso para ser la silla de una escuela filosófica, posición que trajo consigo un salario imperial: había cuatro cátedras financiadas imperialmente de las cuatro principales escuelas filosóficas en Atenas; esta competencia fue para el jefe de la Academia, la escuela fundada por Aristóteles. El trabajo es una sátira sobre las pretensiones de los filósofos, y una de las formas en que Lucian hace eso es atacando sus identidades sexuales.

    Lucinus:... [4] Muchos competidores participaron en los juegos fúnebres del difunto, pero dos de ellos en particular fueron los más favorecidos para ganar, los Diodos envejecidos (ya conoces al hombre que quiero decir, el dialéctico) y Bagoas, [5] el que se rumorea que es eunuco. El asunto de las doctrinas ya había sido aplastado entre ellos, y cada uno había mostrado su familiaridad con sus principios y su adhesión a Aristóteles y sus enseñanzas; por Zeus, ninguno de ellos había salido arriba. El cierre del juicio, sin embargo, dio un nuevo giro; Diodos, descontinuando el anuncio de sus propios méritos, pasó por alto a Bagoas e hizo un gran esfuerzo para lanzar su vida privada en su as, y Bagoas se enfrentó a este ataque explorando la historia de Diodos de la misma manera. Pero cuando habían tenido suficiente de palabras duras y gruñidos el uno al otro, Diodos dijo extensamente en conclusión que no estaba en absoluto permitido que Bagoas reclamara la filosofía y las recompensas del mérito en ella, ya que era un eunuco, y esas personas debían ser excluidas, pensó, no simplemente de todo eso sino incluso desde templos y cuencos de agua bendita y de todos los lugares de reunión pública, y lo declaró una vista malhumorada, mal atendida si al salir primero de casa por la mañana, se debería poner los ojos en alguna de esas personas. También tenía mucho que decir sobre ese punto, observando que un eunuco no era ni hombre ni mujer sino algo compuesto, híbrido, y monstruoso, ajeno a la naturaleza humana.

    Pamphilio: El cargo del que hablas, Lucinus, es novedoso, de todos modos, y ahora yo también, amigo mío, me conmueve la risa, al escuchar de esta increíble acusación. Bueno, ¿qué pasa con el otro hombre? ¿Se quedó callado? ¿O intentó decir algo él mismo en respuesta a esto?

    Lucinus: Al principio, a través de la vergüenza y la cobardía —pues ese tipo de comportamiento les es natural— permaneció en silencio durante mucho tiempo y se sonrojó y estaba claramente sudado, pero finalmente en una voz débil y afeminada dijo que Diodes estaba actuando injustamente al tratar de excluir a un eunuco de la filosofía, en la que incluso las mujeres tenían una parte; y él trajo a Aspasia, Diotima, y Thargelia [6] para apoyarlo; también cierto eunuco académico proveniente de entre los pelasgianos, quienes poco antes de nuestro tiempo lograron una alta reputación entre los griegos. [7] Pero si esa persona misma estuviera viva e hiciera afirmaciones similares, Diodes (dijo) lo habría excluido también, inconsternado por su reputación entre el folk regular; y repitió una serie de comentarios humorísticos hechos al hombre por estoicos y cínicos respecto a su imperfección física. Eso fue en lo que habitaron los jueces, y el punto que se debatió después de eso fue si el sello de aprobación debía imponerse a un eunuco que se proponía para una carrera en filosofía y solicitaba que se le pusiera a cargo de la educación de los niños. Uno de ellos dijo que la presencia y una fina forma física deberían estar entre los atributos de un filósofo y que sobre todo debería tener una barba larga que inspirara confianza en quienes lo visitaban y buscaban convertirse en sus pupilas, una que coincidiera con los diez mil dracmas que iba a recibir del Emperador, mientras que un eunuco era peor que un sacerdote castrado, pues este último tenía al menos una vez la hombría conocida, pero el primero había sido empañado desde el primer momento y era una especie de criatura ambigua como un cuervo, que no puede contarse ni con palomas ni con cuervos.

    El otro argumentó que esto no era un examen físico; que debía haber una investigación del alma y la mente y el conocimiento de las doctrinas. Entonces Aristóteles fue citado como testigo para apoyar su caso, ya que admiraba tremendamente al eunuco Hermias, el tirano de Atarneo, [8] hasta el punto de celebrar sacrificios a él de la misma manera que a los dioses. Además, Bagoas se aventuró a agregar una observación en el sentido de que un eunuco era un maestro mucho más adecuado para los jóvenes, ya que no podía incurrir en ninguna culpa respecto a ellos y no incurriría en ese cargo contra Sócrates de descarriar a los jóvenes. Y como había sido ridiculizado especialmente por no tener barba, entregó este abandono con buen efecto —de todos modos así lo pensó: “¡Si es por la longitud de la barba que se va a juzgar a los filósofos, un macho cabrío sería preferido con mayor justicia a todos ellos!” En esta coyuntura una tercera persona que estuvo presente —su nombre puede quedar en la oscuridad— dijo: “De hecho, señores, si este tipo, tan suave de mentón, afeminado en voz, y por lo demás parecido a un eunuco, se desnudara, lo encontrarían muy masculino. A menos que mientan quienes hablan de él, alguna vez fue tomado en adulterio, en el acto mismo, como dice la mesa de la ley. [9] En ese momento aseguró su absolución recurriendo al nombre de eunuco y encontrando santuario en él, ya que los jueces en esa ocasión desacreditaron la acusación desde la misma mirada de él. Ahora, sin embargo, puede retractarse, supongo, por el bien del dinero que casi puede tocar”. Sobre esos comentarios todos comenzaron a reír, como era natural, mientras que Bagoas caía en mayor confusión y estaba fuera de sí mismo, volteando todos los colores del arco iris y goteando de sudor frío. Por un lado, no le pareció digno declararse culpable del cargo de adulterio, sin embargo, por otro, pensó que esta acusación no estaría sin su utilidad para el caso entonces en curso...

    FAVORINOS Y FAMOSOS EUNUCOS

    Quizás la persona más famosa clasificada como eunuco en la antigüedad romana fue Favorino. Nacido en la Galia, fue descrito por algunos como un eunuco 'natural', mientras que un escritor llamado Philostratos lo llamó hermafrodita. Probablemente era lo que llamaríamos intersexual, lo que los romanos (ver arriba) lucharon por entender. Fue increíblemente famoso (e infame) en el siglo II, y fue amigo del emperador Adriano, hasta que fue exiliado por él en los años 130 d.C. Gracias a una (exitosa) acusación de adulterio. El siguiente es el relato de Philosotratus de él desde su Vidas de los sofistas:

    Favorino el filósofo, nada menos que Dio, fue proclamado sofista por el encanto y la belleza de su elocuencia. Procedía de la Galia Occidental, de la ciudad de Arelatum que está situada sobre el río Ródano..

    Nació de doble sexo, hermafrodita, y esto se mostró claramente en su apariencia; porque incluso cuando envejecía no tenía barba; también se evidenciaba por su voz que sonaba delgada, estridente y aguda, con las modulaciones que la naturaleza otorga a los eunucos también. Sin embargo, estaba tan ardiente en el amor que en realidad fue acusado de un dultry por un hombre de rango consular. Aunque se peleó con el emperador Adriano, no sufrió malas conciencias. De ahí que solía decir en el estilo ambiguo de un oráculo que había en la historia de su vida tres paradojas: A pesar de ser galo, llevaba la vida de un griego; [10] aunque era eunuco, había sido juzgado por adulterio; y se había peleado con un emperador y todavía estaba enamorado.

    Pero esto más bien debe ser puesto en el crédito de Adriano, al ver que, aunque era emperador, no estaba de acuerdo en términos de igualdad con alguien a quien estaba en su poder matar. Porque un príncipe es realmente superior si controla su ira “cuando se enoja con un hombre menor” y, “poderosa es la ira de los reyes nutridos de Zeus” si tan sólo se mantiene bajo control por la razón. Quienes traten de orientar y mejorar la moral de los príncipes harían bien en sumar este dicho a los sentimientos expresados por los poetas. Fue nombrado sumo sacerdote, con lo cual apeló al uso establecido de su lugar de nacimiento, alegando que, según las leyes sobre tales materias, estaba exento de los servicios públicos por ser filósofo. Pero al ver que el Emperador tenía la intención de votar en contra de él aduciendo que no era filósofo, lo adelantó de la siguiente manera”. ¡Oh, emperador!”, gritó”, he tenido un sueño del que se le debe informar. Mi maestro Dio se me apareció, y con respecto a este traje amonestó y me recordó que venimos al mundo no por nosotros solos, sino también por el país de nuestro nacimiento.2 Por lo tanto, oh Emperador, obedezco a mi maestro, y emprendo este servicio público”. Ahora el Emperador había actuado así meramente para su propio desvío, pues volviendo su mente a filósofos y sofistas solía aligerar las responsabilidades del Imperio. Sin embargo, los atenienses se tomaron en serio el asunto y, especialmente los propios magistrados atenienses, se apresuraron en un cuerpo a arrojar la estatua de bronce de Favorino como si fuera el enemigo más amargo del Emperador. Sin embargo, al enterarlo Favorino no mostró resentimiento ni ira por el insulto, pero observó esto:” Sócrates mismo habría sido el ganador, si los atenienses se hubieran limitado a privarlo de una estatua de bronce, en lugar de hacerle beber cicuta”.

    Fue muy cercano con Herodes el sofista que lo consideraba su maestro y padre, y le escribió:” ¿Cuándo te veré y cuándo lameré la miel de tus labios? ” En consecuencia a su muerte dejó a Herodes todos los libros que había recogido, su casa en Roma, y Autolecythus. 1 Se trataba de un indio, completamente negro, mascota de Herodes y Favorino, pues mientras bebían su vino juntos solía desviarlos rociando su dialecto indio con palabras ático y hablando griego bárbaro con lengua que tartamudeaba y vacilaba.

    La riña que surgió entre Polemo y Favorino comenzó en Ionia, donde los Efesios favorecieron a Favorino, mientras que Esmirna admiraba a Polemo; y se volvió más amarga en Roma; pues allí cónsules e hijos de cónsules al aplaudir ya sea uno u otro inició entre ellos una rivalidad como enciende la envidia más aguda y malicia incluso en el corazón de los sabios. Sin embargo, pueden ser perdonados por esa rivalidad, ya que la naturaleza humana sostiene que el amor a la gloria nunca envejece; pero se les debe culpar por los discursos que compusieron atacándose unos a otros; porque el abuso personal es brutal, y aunque sea cierto, eso no absuelve de desgracia ni siquiera al hombre que habla de tales cosas. Y así cuando la gente llamaba sofista a Favorino, el mero hecho de que se hubiera peleado con un sofista era prueba suficiente; pues ese espíritu de rivalidad del que hablé siempre va dirigido contra los competidores de uno en el mismo oficio.

    Filostratus, Vidas de los sofistas 8-28

    Uno de sus amigos, el autor romano Aulo Gelio, da una mejor idea de lo respetado que era Favorino en su propia época:

    El filósofo Favorino se dirigió así a un joven que era muy aficionado a las palabras viejas e hizo una exhibición en su conversación ordinaria y cotidiana de muchas expresiones que eran demasiado desconocidas y arcaicas: Curius, dijo él, y Fabricio y Corúncanio, hombres de antaño, y de un tiempo aún anterior a estos esos famosos trillizos, los Horatii, platicaron clara e inteligiblemente con sus compañeros, utilizando el lenguaje de su propio tiempo, no el de los Aurunci, los Sicani, o los Pelasgi, que se dice que fueron los primeros habitantes de Italia. Tú, por el contrario, como si estuvieras platicando hoy con la madre de Evander, Evander, un griego del Pallanteum en Arcadia, migró a Italia y se instaló en el cerro Palatino antes de la llegada de Eneas. usa palabras que ya están obsoletas desde hace muchos años, porque quieres que nadie sepa y comprenda lo que estás diciendo. ¿Por qué no cumplir con más plenitud tu propósito, compañero tonto, y no decir nada en absoluto? Pero aseveras que amas a los viejos tiempos, porque es honesto, esterlina, sobrio y templado. Vive por todos los medios según los modales del pasado, pero habla en el lenguaje del presente, y recuerda siempre y toma en serio lo que Gayo César, un hombre de talento y sabiduría superables, escribió en el primer libro de su tratado Sobre analogía: “Evita como lo harías una roca la palabra extraña y desconocida ” [11]

    Noches de Ático 1.10

    Se consultó a filósofos como Favorino sobre una amplia gama de asuntos, y en particular la oratoria. Gelius relata una vez que acudió a él para que le asesorara sobre cómo proceder en un caso:

    Por lo tanto ordené un aplazamiento y desde la bancada procedí a acudir al filósofo Favorino, con quien entonces pasaba mucho tiempo en Roma. Yo le conté toda la historia de la demanda y de los hombres como la había escuchado, rogando que tanto en lo que respecta al asunto del que entonces estaba en duda, como a otros que debería tener que considerar en mi cargo de juez, me hiciera un hombre de mayor sabiduría en tales asuntos.

    Entonces Favorino, después de encomiar mi cuidadosa vacilación y mi escrupulosidad dijo: “La pregunta que ahora está considerando puede parecer de un carácter insignificante e insignificante. Pero si desea que le instruya en cuanto a los deberes plenos de un juez, este no es de ninguna manera el lugar o el momento adecuados para tal discusión implica muchas preguntas complejas y requiere una atención y consideración largas y ansiosas. Para tocar de inmediato algunas preguntas importantes para su beneficio, la primera consulta relativa al deber de un juez es la siguiente: si un juez oportunidad de tener conocimiento de un asunto que es llevado a juicio ante él, y el asunto es claramente conocido y demostrado a él solo de alguna circunstancia o evento externo, antes de que haya comenzado a argumentarse o a comparecer ante los tribunales, pero sin embargo no se prueba lo mismo en el transcurso del juicio, ¿debería decidir conforme a lo que sabía de antemano, o de acuerdo con las pruebas del caso? Esta pregunta también -dijo- suele plantearse, si es apropiado y apropiado para un juez, después de que se haya escuchado un caso, si parece haber una oportunidad de comprometer la controversia, posponer por un tiempo el deber de un juez y tomar parte de un amigo común y pacificador, por así decirlo. Y sé que esto además es cuestión de duda e indagación, si un juez, al escuchar una demanda, debe mencionar y preguntar por las cosas que es de interés de una de las partes de la demanda mencionar e indagar, aunque la parte en cuestión ni las mencione ni las convoque. Porque dicen que esto es de hecho para desempeñar el papel de abogado, no de juez.

    Además de estas preguntas, hay desacuerdo también sobre este punto, si es congruente con la Práctica y oficio de un juez por sus observaciones ocasionales para explicar y exponer el asunto y el caso que se está juzgando, que antes del momento de su decisión, como resultado de declaraciones que en su momento se hacen ante él en una forma confusa y dudosa, da señales e indicaciones de los movimientos y sentimientos por los que se ve afectado en cada ocasión y en cada momento. Para aquellos jueces que dan la impresión de ser agudo y rápido piensan que el asunto en litigio no puede ser examinado y entendido, a menos que el juez por preguntas frecuentes e interrupciones necesarias deje claro su propia opinión y capte la de los litigantes. Pero, por otra parte, quienes tienen fama de serenidad y dignidad sostienen que el juez no debe, antes de dictar su decisión y mientras el caso esté siendo suplicado por ambas partes, indicar su opinión siempre que se vea influenciado por algún argumento que se le presente. Porque dicen que el resultado será, ya que una emoción de la mente tras otra debe ser excitada por la variedad de puntos y argumentos, que tales jueces parecerán sentir y hablar de manera diferente sobre el mismo caso y casi al mismo tiempo.

    6 “Pero —dijo— sobre estas y otras discusiones similares en cuanto al deber de un juez trataré de darle mis puntos de vista más tarde, cuando tengamos tiempo libre, y voy a repetir los preceptos de Elio Tubero sobre el tema, que he leído muy recientemente. Pero en lo que respecta al dinero que dijiste fue reclamado ante tu tribunal, ¡te aconsejo, por el Cielo! para seguir el consejo de aquel hombre más astuto, Marcus Catón; pues él, en el discurso que pronunció Por Lucio Turius contra Gneo Gelio, 7 dijo que esta costumbre había sido dictada y observada por nuestros antepasados, que si una cuestión en cuestión entre dos hombres no podía probarse ni por documentos ni testigos, entonces se plantearía la cuestión ante el juez que estaba juzgando el caso cuál de los dos era el mejor hombre, y si eran igual de buenos o igualmente malos, que entonces se creyera a aquel sobre quien se hizo la reclamación y se diera el veredicto a su favor. Pero en este caso sobre el que se encuentra [p. 31] duda que el reclamante es una persona de altísimo carácter y aquella sobre la que se hace la reclamación es la peor de los hombres, y no hay testigos de la transacción entre ambos. Entonces ve a darle crédito al reclamante y condenar a aquel sobre quien se hace la reclamación, ya que, como usted dice, los dos no son iguales y el reclamante es el mejor hombre.

    Este fue el consejo que me dio Favorino en ese momento, como correspondía a un filósofo. Pero pensé que debía mostrar más importancia y presunción que se convirtió en mi juventud y mi humilde mérito, si aparecía sentarme a juzgar y condenar a un hombre de los personajes de los contendientes más que de las pruebas en el caso; sin embargo, no pude decidirme absolver al acusado, y en consecuencia yo juró que el asunto no me quedó claro y de esa manera me sentí relevado de tomar una decisión. Las palabras del discurso de Marco Cato que Favorino mencionó son estas: “Y esto lo he aprendido de la tradición de nuestros antepasados: si alguien reclama algo de otro, y ambos son igualmente buenos o malos, siempre y cuando no haya testigos de la transacción entre ambos, el de quien se reclama se hace debería más bien ser acreditado. Ahora bien, si Gelio hubiera hecho una apuesta 8 con Turio sobre el tema, 'Siempre que Gelius no fuera un mejor hombre que Turio', nadie, creo, estaría tan loco como para decidir que Gelius es mejor que Turio; si Gelius no es mejor que Turio, a quien se hace la reclamación debería ser acreditado preferiblemente”.

    Noches de Ático 14.2

    Bibliografía/lectura adicional:

    Bastante trabajo sobre eunucos en la antigüedad los mira en la sociedad bizantina, un periodo mucho posterior.

    Gleeson, Maud. 2001. Haciendo hombres: sofistas y autopresentación en la antigua Roma. Princeton

    Necesita algunos antecedentes en Clásicos al menos, pero un estudio realmente bueno de Favorinus y lo que significó para él presentarse de esta manera.


    1. Es cierto que no regresó ninguno el más rico, pues su crédito estaba tan casi desaparecido que hipotecó todas sus propiedades a su hermano, y tuvo que recurrir al comercio de eunucos.
    2. Adriano era muy buen amigo de Favorino, célebre orador y filósofo popular.
    3. Por medios médicos o brujería (los romanos creían plenamente en la brujería).
    4. He cortado la sección de apertura donde se encuentran los dos ponentes y corte a la descripción de Lucino de las partes iniciales de la competencia.
    5. Ambas son figuras inventadas, aunque la Bagoas histórica más famosa era eunuco y favorita de Alejandro Magno.
    6. Nombres de famosas mujeres griegas, todas conectadas de diversas formas informales (o posiblemente de formas inventadas) a la filosofía.
    7. El referente es a Favorinus, sobre quien ver a continuación.
    8. El suegro de Aristóteles, quien a pesar de lo dicho anteriormente, muy probablemente no era un eunuco.
    9. Si un esposo atrapara a un hombre teniendo relaciones sexuales con su esposa podría matarlo. No obstante, tuvo que atraparlo en el acto mismo, y no sólo a solas con ella y sin ropa alguna, por ejemplo. La ley era bastante específica.
    10. Aunque la Marsella moderna era una ciudad griega, los galos rara vez aprendían griego y en cambio se centraban en el exelado en latín.
    11. Se trata de Julio César, el famoso. Escribió un libro sobre gramática, que le didicó a Cicerón como parte de las continuas guerras gramaticales de la República Tardina. (Esto es cierto. Además de ser conquistadores del mundo, los romanos tuvieron feroces batallas sobre puntos gramaticales.

    This page titled 6.5: Eunucos is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .