Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.1: Piratas

  • Page ID
    102513
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    PIRATAS EN EL MEDITERRÁNEO

    Los piratas eran un problema perenne en el Mediterráneo, especialmente en territorio donde podían esconderse en puertos escondidos y lanzarse a capturar barcos que pasaban (que era bastante litoral a lo largo de la costa de lo que hoy es Grecia, Turquía y Siria). Los barcos antiguos eran vulnerables a ellos porque permanecían cerca de aterrizar lo más posible, debido a que no eran muy buenos para mantenerse a flote. El geógrafo Estrabón describe las tierras de los piratas en el siguiente pasaje:

    Después del territorio Sindic y Gorgipia, sobre el mar, se encuentra la costa del Achaei y el Zygi y el Heniochi, que en su mayor parte es sin refugio y montañoso, siendo parte del Cáucaso. Estos pueblos viven de robos en el mar. Sus barcos son esbeltos, estrechos y livianos, con solo unas veinticinco personas, aunque en raras ocasiones pueden contener treinta en total; los griegos los llaman camaras. Dicen que los Achaei Fthiotic en la tripulación de Jason [1] se asentaron en esta Acaya, pero los espartanos en Heniochia, siendo los líderes de este último Rhecas y Amphistratus, los “heniochi” de los Dioscuri, y que con toda probabilidad los Heniochi llevaban el nombre de éstos. En todo caso, al equipar flotas de camaras y navegar a veces contra buques mercantes y a veces contra un país o incluso una ciudad, mantienen el dominio del mar. Y a veces son asistidos incluso por quienes sostienen al Bósforo, este último suministrándoles plazas de amarre, con plaza de mercado, y con medios para deshacerse de su botín. Y ya que, cuando regresan a su propia tierra, no tienen fondeadero, ponen las camaras sobre sus hombros y las llevan a los bosques donde viven y donde crían tierras pobres. Y vuelven a bajar las camaras a la orilla cuando llega el momento de la navegación. Y hacen lo mismo en los países de otros, porque conocen bien los lugares boscosos, primero esconden sus camaras en estos y luego ellos mismos vagan a pie noche y día para secuestrar a la gente. Pero fácilmente ofrecen liberar a sus cautivos para pedir rescate, informando a sus familiares después de que hayan salido al mar. Ahora bien, en esos lugares que son gobernados por caciques locales los gobernantes acuden en auxilio de los agraviados, atacando muchas veces y trayendo de vuelta a las camaras, a los hombres y a todos. Pero el territorio que está sujeto a los romanos solo brinda poca ayuda, por la negligencia de los gobernadores [2] que ahí son enviados.

    Estrabón, Geografía 11.2.12

    Cualquier periodo de inestabilidad política, como cuando los romanos destruyeron muchas de las potencias helenísticas que habían gobernado diversas a lo largo de la costa del Mediterráneo oriental desde las conquistas de la Grecia helenística en los 200-100 a. C. probablemente vería un aumento en la piratería. Eventualmente los piratas se convirtieron en estados en miniatura casi por derecho propio —e incluso lograron aprovechar el caos en los años 80-30 a. C. en Roma.

    24 1 El poder de los piratas tenía su sede en Cilicia al principio, y al principio era atrevido y esquivo, pero adquirió confianza y audacia durante la guerra mitrídática, [3] porque se prestaba al servicio del rey 2 Luego, mientras los romanos se veían envueltos en guerras civiles en el puertas de Roma, el mar quedó sin vigilancia, y poco a poco los atrajo y sedujo hasta que ya no atacaban solo a los marineros, sino que también devastaron islas y ciudades marítimas. Y en la actualidad los hombres cuya riqueza les daba poder, y aquellos cuyo linaje era ilustre, y los que reclamaban una inteligencia superior, comenzaron a embarcarse en la artesanía pirata y a compartir sus empresas, sintiendo que la ocupación les traía cierta reputación y distinción. 3 También estaban fortificados puntos de parada y estaciones de señalización para piratas en muchos lugares, y flotas puestas aquí que no solo estaban equipadas para su trabajo con tripulaciones robustas, pilotos hábiles y barcos ligeros y veloces; pero aún más molesto que el miedo que inspiraron fue la odiosa extravagancia de sus equipos, con sus velas doradas, sus toldos morados y sus remos plateados, como si gozaran de su iniquidad y se enorgullecieran de ella. 4 Sus flautas e instrumentos de cuerda y sus ataques de bebida a lo largo de todas las costas, sus incautaciones de personas en alto mando, y sus rescates de ciudades capturadas, fueron una desgracia para los romanos supremacía. Porque, ya ves, los barcos de los piratas contaban más de mil, y las ciudades capturadas por ellos cuatrocientos. 5 Además, atacaron y saquearon lugares de refugio y santuarios antes intocables, como los de Claros, Didyma y Samotracia; el templo de la Tierra Chthoniana en Hermione; el de Asclepio en Epidauro; los de Poseidón en el Istmo, en Taenarum y en Calauria; los de Apolo en Actium y Leucas; y los de Hera en Samos, en Argos y en Lacinium. También ofrecieron extraños sacrificios propios en el Olimpo, y celebraron allí ciertos ritos secretos, entre los que los de Mitra continúan hasta la actualidad, habiendo sido establecidos por ellos primero. [4]

    6 Pero amontonaron los mayores insultos sobre los romanos, incluso subiendo del mar por sus caminos y saqueando allí, y saqueando las villas vecinas. Una vez, también, se apoderaron de dos pretores, Sextilius y Bellinus, con sus túnicas de bordes morados, y se los llevaron, junto con sus asistentes y licenciantes. También capturaron a una hija de Antonio, un hombre que había celebrado un triunfo, cuando iba al país, y le exigió un gran rescate por ella. Pero su insolencia suprema era esta. 7 Siempre que un cautivo gritaba que era romano y daba su nombre, pretendían estar asustados de sus sentidos, y golpeaban sus muslos, y caían ante él rogándole que los perdonara; y se convencería de su sinceridad, viéndolos así humildemente proveedora. Entonces algunos le pondrían botas romanas en los pies, y otros le tiraban una toga a su alrededor, para, decían, que no volviera a haber ningún error sobre él. 8 Y después de burlarse así del hombre durante mucho tiempo y llenarse de diversión de él, al fin bajarían una escalera en medio océano y le ofrecían desembarcar y seguir su camino regocijándose; y si no deseaba ir, ellos mismos lo empujarían por la borda y lo ahogarían.

    Plutarco, Vida de Pompeyo

    En consecuencia, Pompeyo el Grande se encargó de abatir a los piratas por todo el Mediterráneo en el 67-66 a.C. Básicamente no tuvo restricciones sobre su poder durante ese periodo, y logró aplastarlos —o al menos dar la ilusión de eso— en un periodo muy corto:

    3 Pompeyo dividió las aguas y las costas adyacentes del mar Mediterráneo en trece distritos, y asignó a cada uno cierto número de barcos con un comandante, y con sus fuerzas así dispersas en todos los cuartos abarcó flotas enteras de barcos piratas que cayeron en su camino, y en seguida los cazó abajo y los llevaron a puerto; otros lograron dispersarse y escapar, y buscaron su colmena, por así decirlo, apresurándose de todos los aposentos a Cilicia. Contra estos Pompeyo pretendía proceder en persona con sus sesenta mejores naves.4 No navegó, sin embargo, contra ellos hasta que había limpiado por completo de sus piratas el mar Tirreno, el mar de Libia, y el mar sobre Cerdeña, Córcega y Sicilia, en cuarenta días todos contados. Esto se debió a su propia energía incansable y al celo de sus tenientes.

    27 1 Pero el cónsul Piso en Roma, por rabia y envidia, estaba interfiriendo con el equipo de Pompeyo y descargando a sus tripulaciones; Pompeyo, por lo tanto, envió su flota a Brundisium, mientras él mismo subió por vía de la Toscana a Roma. Al enterarse de esto, todos los ciudadanos salieron a la carretera, como si no lo hubieran escoltado solo unos días antes. 2 Lo que causó su alegría fue la no esperada rapidez del cambio, estando el mercado ahora lleno hasta rebosar de provisiones. En consecuencia Piso estuvo cerca de ser privado de su consulta, y Gabinio ya tenía escrita la ley requerida. Pero Pompeyo lo impidió, así como otros actos hostiles, y después de arreglar todo lo demás de manera razonable y conseguir lo que quería, bajó a Brundisium y zarpó. 3 Pero aunque su negocio inmediato era urgente y navegó más allá de otras ciudades en su prisa, aún así, no pudo pasar por Atenas, sino que subió a la ciudad, sacrificado a los dioses, y se dirigió al pueblo. Justo cuando salía de la ciudad, leyó dos inscripciones, cada una de un solo verso, dirigidas a él, una dentro de la puerta: —

    “Como sabes eres mortal, en lo que va eres un dios;”

    y el otro fuera: —

    “Nosotros esperábamos, saludamos, hemos visto, y ahora te conduzco hacia adelante”.

    4 Algunas de las bandas piratas que seguían remando en libertad suplicaron misericordia, y como él las trató humanamente, y después de apoderarse de sus naves y personas no les hicieron más daño, el resto se volvió esperanzador de misericordia también, e hicieron su fuga de los otros comandantes, se metieron a Pompeyo con sus esposas e hijos, y se rindió a él. Todo esto lo salvó, y fue principalmente por su ayuda que rastreó, incautó y castigó a quienes seguían acechando en ocultamiento por ser conscientes de delitos imperdonables.

    28 1 Pero los más numerosos y poderosos habían otorgado a sus familias y tesoros y gente inútil en fuertes y ciudadelas fuertes cercanas a las montañas Tauro, mientras ellos mismos tripulaban sus naves y esperaban el ataque de Pompeyo cerca del promontorio de Coracesio en Cilicia; aquí fueron derrotados en batalla y luego asediado. Por fin, sin embargo, enviaron mensajes abastecedores y se rindieron, junto con las ciudades e islas de las que tenían el control; éstas se habían fortificado, haciéndolas difíciles de alcanzar y difíciles de tomar por asalto. 2 Por lo tanto, se puso fin a la guerra y toda la piratería expulsada del mar en menos de tres meses, y además de muchos otros barcos, Pompeyo recibió en rendición noventa que tenían picos descarados. Los propios hombres, que eran más de veinte mil en número, ni una sola vez pensó en matarlos; y sin embargo, para dejarlos ir y sufrirlos para que se dispersaran o se unieran de nuevo, pobres, bélicos, y numerosos por así decirlo, pensó que no estaba bien. 3 Reflexionando, pues, que por naturaleza el hombre ni es ni se convierte en una criatura salvaje o antisocial, pero se transforma por la práctica antinatural del vicio, mientras que puede ser ablandado por nuevas costumbres y un cambio de lugar y vida; también que incluso las bestias salvajes posponen sus formas feroces y salvajes cuando participan de un modo de vida más suave, determinó trasladar a los hombres del mar a la tierra, y dejarles probar la vida apacible al estar acostumbrados a habitar en las ciudades y a labrar el suelo.4 Algunos de ellos, por lo tanto, fueron recibidos e incorporados a las pequeñas y medio desiertas ciudades de Cilicia, que adquirieron territorio adicional; y después de restaurar la ciudad de Soli, que últimamente había sido devastada por Tigranes, el rey de Armenia, Pompeyo asentó allí a muchos. A la mayoría de ellos, sin embargo, le dio como residencia Dyme en Acaya, que entonces estaba privado de hombres y tenía muy buenas tierras.

    29 1 Bueno, entonces, sus críticos encontraron fallas en estas medidas, e incluso sus mejores amigos no estaban contentos con su trato a Metelo en Creta. Metelo, un pariente del Metelo que era colega de Pompeyo en España, había sido enviado como general a Creta antes de que Pompeyo fuera elegido a su mando; porque Creta era una especie de segunda fuente para piratas, junto a Cilicia. Metelo doblaba en muchos de ellos y los estaba matando y destruyendo.2 Pero los que aún sobrevivieron y fueron asediados enviaron mensajes abastecedores a Pompeyo y lo invitaron a entrar en la isla, alegando que era parte de su gobierno, y que todas las partes de ella estaban dentro del límite para medirse desde el mar. Pompeyo aceptó la invitación y escribió a Metelo poniendo fin a su guerra. También escribió las ciudades para que no prestaran atención alguna a Metelo, y les envió como general a uno de sus propios oficiales, a saber, Lucio Octavius, 3 que entró en las fortalezas de los piratas asediados y luchó de su lado, haciendo así que Pompeyo no solo odioso y opresivo, sino en realidad ridículo, ya que prestó su nombre a los malvados sin Dios, y tiró alrededor de ellos el manto de su reputación para servir como un encanto contra el mal, a través de la envidia y los celos de Metelo. 4 Porque ni siquiera Aquiles jugó el papel de un hombre, decían los hombres, sino el de un joven totalmente enloquecido y frenético en su búsqueda de gloria, cuando hizo una señal al resto lo que les impidió golpear a Héctor, “No sea que alguien más gane el honor por el golpe, y él venga solo segundo”; 5 mientras que Pompeyo realmente luchó en nombre del enemigo común y les salvó la vida, para que pudiera robarle su triunfo a un general que había trabajado duro para ganarlo. Metelo, sin embargo, no cedería, sino que capturó a los piratas y los castigó, para luego mandar a Octavio lejos después de insultarlo y abusar de él ante el ejército.

    Suetonio, Vida de Pompeyo 24-29

    BURLAR A LOS PIRATAS

    Julio César fue capturado por piratas en el 75 a. C. Como era habitual cuando capturaban a aquellos por los que podían obtener más dinero en rescate que como esclavos, le permitían enviar gente para tratar de recaudar el dinero para él.

    2.1 Primero, cuando los piratas exigieron un rescate de veinte talentos, César se echó a reír. No sabían, dijo, quién era a quien habían capturado, y él se ofreció como voluntario para pagar cincuenta. 2 Entonces, cuando había enviado a sus seguidores a las diversas ciudades para recaudar el dinero y se quedó con un amigo y dos esclavos entre estos cilicianos, casi la gente más sanguinaria del mundo, trató ellos tan altísimos que, cada vez que quería dormir, les enviaba y les decía que dejaran de hablar. 3 Durante treinta y ocho días, con la mayor indiferencia, se unió a todos sus juegos y ejercicios, como si fuera su líder en lugar de su prisionero. 4 También escribió poemas y discursos que él leerles en voz alta, y si no admiraban su obra, los llamaría a sus rostros salvajes analfabetos, y a menudo amenazaba con que todos los ahorcaran a todos. Estaban muy cautivados con esto y atribuían su libertad de expresión a una especie de sencillez en su carácter o alegría infantil.Sin embargo, el rescate llegó de Mileto y, en cuanto lo había pagado y liberado, inmediatamente tripuló algunos barcos y zarpó del puerto de Mileto contra el piratas. Los encontró todavía ahí, anclados frente a la isla, y los capturó a casi todos. 6 Tomó sus propiedades como botín de guerra y metió a los propios hombres en la prisión de Pérgamo. Luego fue en persona a [Marco] Junius, el gobernador de Asia, pensando que es apropiado que él, como pretor a cargo de la provincia, velara por el castigo de los presos. 7 Junius, sin embargo, echó ojos anhelantes al dinero, que llegó a una suma considerable, y seguía diciendo que necesitaba tiempo para investigar el caso. César no le prestó más atención. Fue a Pérgamo, sacó de prisión a los piratas y los crucificó, tal como a menudo les había dicho que haría cuando estaba en la isla y ellos imaginaban que estaba bromeando.

    Plutarco, Julio César 2.1-7

    Los piratas podrían estar bien organizados y sorprendentemente audaces en la búsqueda de objetivos. En la Vida de Apolonio de Tyana, filósofo y sabio y hacedor de milagros, Filostratus cuenta un encuentro que tuvo donde burló a piratas que querían hacer un trato por un barco que estaba pilotando:

    3.24 Pero Apolonio respondió: “Ya que me tientas a hablar de pilotar barcos, te haría escuchar lo que considero que fue mi hazaña más sólida en ese momento. Piratas en un momento infestaron el Mar Fenicio [5] y se paseaban por las ciudades para recoger información sobre las cargas que tenían diferentes personas. Los agentes de los piratas espiaron en consecuencia una rica carga que tenía a bordo de mi barco, y habiéndome llevado a un lado en conversación, me preguntaron cuál era mi parte en el flete; y les dije que eran mil dracmas, pues había cuatro personas al mando del barco. “Y”, dijeron ellos, “¿tienes una casa?” “Una choza miserable —respondí— en la Isla de Pharos, donde una vez solía vivir Proteus”. “¿Te gustaría entonces”, continuaron, “adquirir una finca desembarcada en lugar del mar, y una casa decente en lugar de tu choza, y diez veces más para la carga de lo que vas a conseguir ahora? ¿Y para librarse de mil desgracias que acosan a los pilotos por la aspereza del mar?” Le respondí que con mucho gusto lo haría, pero que no aspiraba a convertirme en pirata apenas en un momento en el que me había hecho más experto de lo que nunca había sido, y había ganado coronas por mi habilidad en mi profesión. No obstante perseveraron y prometieron darme una bolsa de diez mil dracmas, si yo sería su hombre y haría lo que ellos quisieran. En consecuencia, los puse a platicar prometiéndoles no fallarles, sino ayudarlos en todos los sentidos.

    Entonces admitieron que eran agentes de los piratas, y me rogaron que no los privara de la oportunidad de capturar el barco, y en lugar de navegar a la ciudad cada vez que partía de allí, dispusieron que echara ancla bajo el promontorio, bajo el sotavento del que viajaban los barcos piratas; y estaban dispuestos a jurar que no sólo no me matarían, sino que perdonarían la vida a cualquiera por quien intercediera. Yo por mi parte no consideré seguro reprenderlos, porque tenía miedo de que si fueran llevados a la desesperación, atacaran mi barco en alta mar y luego todos estaríamos perdidos en algún lugar del mar; en consecuencia prometí ayudar a su empresa, pero insistí en que hicieran juramento para que cumplieran su promesa verdaderamente. En consecuencia hicieron un juramento, porque nuestra entrevista se realizó en un templo, y luego dije: “Ustedes se llevan a los barcos de los piratas de inmediato, porque nos iremos de noche”. Y me encontraron tanto más plausible por la forma en que negocié sobre el dinero, pues estipulé que todo se me debía pagar en efectivo corriente, aunque no antes de que hubieran capturado el barco. Por lo tanto, se fueron, pero me metí directamente al mar después de duplicar el promontorio”.

    “Esto entonces”, dijo Iarchas, “Apolonio, ¿consideras el comportamiento de un hombre justo? “¡Por qué sí”, dijo Apolonio, “y de uno humano también! Porque considero que era una rara combinación de virtudes para quien era un mero marinero negarse a sacrificar la vida de los hombres, o traicionar los intereses de los comerciantes, elevándose así superior a todos los sobornos de dinero”.

    Filostratus, Vida de Apolonio 3.2

    Fuentes y Lectura Adicional:

    [6] Fuente de la imagen e inscripción original de: http://laststatues.classics.ox.ac.uk/database/detail-base.php?record=LSA-2454


    1. Jason era un mítico héroe y marinero griego. Es mejor conocido por casarse y desertar de Medea.
    2. Los gobernadores romanos en la República tendían a tratar a sus provincias como lugares que financiarían sus vidas una vez que regresaran a Roma.
    3. Los romanos libraron tres guerras con el rey Mitradatos del Ponto en el siglo I a. C., ganándolas todas, pero a un costo bastante grande.
    4. Mitras era un Dios oriental que se hizo muy popular en el ejército romano.
    5. El mar cerca de Líbano y Judea.

    This page titled 10.1: Piratas is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .