Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

4.4: Cómo leer ficción

  • Page ID
    102456
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Cómo Leer y Analizar Ficción

    Mujer acostada en un césped leyendo un libro.

    CC-BY-NC-SA-4.0 Proveedor: Corbis NTB scanpix

    Las novelas son máquinas emocionantes (máquinas verbales) que transportan a sus lectores en el espacio y el tiempo. Nos desafían a encontrarnos con lo desconocido. Nos ofrecen una participación en el placer

    La cita anterior del Dr. Milligan nos muestra el placer que puede obtener un lector no sólo leyendo una novela, sino también analizándola. La experiencia de lectura definitiva viene como resultado de la colaboración entre el escritor y el lector; ambos tendrán que contribuir para que la experiencia de lectura sea un éxito. Entonces, una vez que el escritor haya completado su tarea, el lector deberá aportar su granito de arena para que se desarrolle el universo literario. Lo que sucede en este proceso ha ocupado a escritores y académicos a lo largo de los años. Muchos autores, entre ellos Virginia Woolf, han escrito extensos ensayos sobre la naturaleza de la literatura, y cómo debe leerse un texto literario. Por supuesto, es difícil definir qué elementos básicos son esenciales para la percepción “correcta” de un texto, en primer lugar porque la lectura es una experiencia muy privada e individual. En segundo lugar, los escritores son diferentes y tienen su enfoque y estilo literarios individuales. Pero aquí radica la esencia de una comprensión completa de un texto literario —la unidad simbiótica de la escritura y la lectura.

    El Acta de Lectura

    El acto de lectura ha sido caracterizado por Robert DiYanni por involucrar tres procesos interrelacionados: experiencia, interpretación y evaluación. Lo primero que hacemos cuando leemos una novela es experimentarla, es decir, respondemos al desarrollo de la narrativa y de los personajes que se nos presentan. La historia que leemos si hace su trabajo efectivamente nos afecta en ciertos niveles. Nos involucramos en los hechos e incidentes que suceden a los personajes. El lenguaje de la narrativa nos obliga a responder a ella, tal vez con placer o admiración, o a veces con confusión. Si estamos comprometidos con la historia en cualquier nivel tendremos sentimientos de una manera u otra sobre el resultado; todos responderemos de diferentes maneras. Esa respuesta está conformada por nuestra reacción ante la interacción de diversos elementos narrativos, los cuales serán delineados ahora y discutidos en detalle más adelante.

    Para leer y apreciar un cuento a fondo, es necesario leerlo al menos dos veces, sobre todo si lo vas a analizar. Puedes seguir los siguientes pasos:

    1. Lee la historia en su totalidad para el disfrute.
    2. Vuelve a leer la historia, haciendo una pausa a menudo para reflexionar sobre lo que la descripción/eventos/idioma está tratando de decirte.
    3. Una vez que llegas al final de la segunda lectura, podrás reflexionar sobre la historia en su conjunto a partir de tus interpretaciones.

    Cómo leer una novela: consejos de Virginia Woolf

    Ensayo de Virginia Woolf, “¿Cómo debería uno leer un libro?” sigue siendo útil hoy en día para entender se lee una novela.

    Foto de Virginia Woolf

    CC-BY-NC-SA-4.0 Fotógrafo: George Charles Beresford

    Acerca del Autor: Virginia Woolf (1882-1941)

    Hasta los 13 años, Adeline Virginia Stephen llevó una vida feliz y despreocupada en una armoniosa familia victoriana. Entonces una serie de eventos arrojaron su vida a una espiral descendente acelerada. Murió su madre, lo que para ella fue “la mayor tragedia que jamás pudo ocurrir”. Pero había más por venir. Después de esto su padre se desesperó y no pudo cuidar a sus tres hijos, por lo que Virginia y su hermana tuvieron que ser atendidos por su media hermana Stella. En este nuevo entorno familiar las hermanas Stephen fueron expuestas a avances sexuales tanto del esposo de Stella como de su medio hermano, George Duckworth. Virginia se retiró a un estado de “pánico congelado y defensivo” y se convirtió en un individuo tímido, sintiendo que el siguiente choque la volvería loca. Esto se produjo cuando su padre poco después murió de cáncer, y Virginia tuvo el primero de una serie de crisis nerviosas. Estaba al borde de la locura, vagando dentro y fuera de las alucinaciones y luchando con pensamientos autodestructivos.

    La literatura se convirtió en su refugio. Ella y su hermana Vanessa se convirtieron en las principales figuras del llamado Bloomsbury Group, un círculo vanguardista basado en su casa en Bloomsbury, Londres. Se trataba de un grupo de intelectuales que discutían temas sociales, culturales y políticos de la época —el antiimperialismo, la literatura y el arte modernistas, y el feminismo. Posteriormente se casó con otro miembro del grupo, Leonard Woolf.

    Su primera escritura fue bastante convencional y directa, pero poco a poco desarrolló un estilo más experimental influenciado por escritores modernistas, como James Joyce. Quería desafiar el concepto convencional de novela y estilo narrativo tradicional. Algunas de sus obras más famosas incluyen Mrs Dalloway (1925) , To the Lighthouse (1927) , Orlando (1928) y Una habitación propia (1929) .

    Virginia Woolf publicó dos volúmenes de ensayos literarios, El lector común (1925) y El segundo lector común (1932), que son, como indican los títulos, escritos para fomentar la lectura entre la gente común en oposición a la crítica y los estudiosos literarios. Reflexiona sobre el estilo y enfoque de diferentes escritores, los criterios de calidad literaria, y lo más importante, como en este extracto de El segundo lector común —el papel del lector—.

    ¿Cómo se debe leer un libro? : Un ensayo de Virginia Woolf

    En primer lugar, quiero hacer hincapié en la nota de interrogatorio al final de mi título. Aunque pudiera responder a la pregunta por mí mismo, la respuesta se aplicaría sólo a mí y no a usted. El único consejo, en efecto, que una persona puede dar a otra sobre la lectura es no tomar ningún consejo, seguir tus propios instintos, usar tu propia razón, llegar a tus propias conclusiones. Si esto se acuerda entre nosotros, entonces me siento en libertad de presentar algunas ideas y sugerencias porque no va a permitirles encadenar esa independencia que es la cualidad más importante que puede poseer un lector. Después de todo, ¿qué leyes se pueden establecer sobre los libros? La batalla de Waterloo se libró ciertamente un día determinado; pero ¿Hamlet es una jugada mejor que Lear? Nadie puede decirlo. Admitir a las autoridades, por muy peludas y enfurecidas, en nuestras bibliotecas y dejar que nos digan cómo leer, qué valor darle a lo que leemos, es destruir el espíritu de libertad que es el aliento de estos santuarios. En todas partes podemos estar obligados por leyes y convenciones, ahí no tenemos ninguno.

    (...)

    Sin embargo, pocas personas preguntan de los libros qué nos pueden dar los libros. Lo más común es que lleguemos a libros con mentes borrosas y divididas, pidiendo a la ficción que sea verdad, a la poesía que sea falsa, a la biografía que sea halagadora, a la historia que haga valer nuestros propios prejuicios. Si pudiéramos desterrar todas esas ideas preconcebidas cuando leemos, ese sería un comienzo admirable. No dictes a tu autor; trata de convertirte en él. Sé su compañero de trabajo y cómplice. Si te quedas atrás, y reservas y criticas al principio, te estás impidiendo obtener el máximo valor posible de lo que lees. Pero si abres tu mente lo más ampliamente posible, entonces los signos y indicios de finura casi imperceptible, desde el giro y giro de las oraciones, te llevarán a la presencia de un ser humano como ningún otro. Empépate en esto, familiarízate con esto, y pronto encontrarás que tu autor te está dando, intentando darte algo mucho más definido. Los treinta y dos capítulos de una novela —si consideramos cómo leer primero una novela— son un intento de hacer algo tan formado y controlado como un edificio: Pero las palabras son más impalpables que los ladrillos; leer es un proceso más largo y complicado que ver. Quizás la forma más rápida de entender los elementos de lo que hace un novelista no es leer, sino escribir; hacer tu propio experimento con los peligros y dificultades de las palabras. Recordemos, entonces, algún suceso que te ha dejado una clara impresión —cómo en la esquina de una calle, pasaste a dos personas hablando. Un árbol tembló; una luz eléctrica bailaba; el tono de la plática era cómico, pero también trágico; toda una visión, toda una concepción contenida en ese momento.

    Pero cuando intentas reconstruirlo con palabras, encontrarás que se rompe en mil impresiones contradictorias. Algunos deben ser sometidos; otros enfatizados; en el proceso perderás, probablemente, todos capten la emoción misma. Entonces pasa de tus páginas borrosas y llenas de basura a las páginas iniciales de algún gran novelista: Defoe, Jane Austen, Hardy. Ahora podrás apreciar mejor su maestría. No es simplemente que estemos en presencia de una persona diferente —Defoe, Jane Austen, Thomas Hardy— sino que estamos viviendo un mundo diferente. Aquí en Robinson Crusoe, estamos penosamente por una carretera llana; una cosa pasa tras otra; el hecho y el orden del hecho es suficiente. Pero si el aire libre y la aventura significan todo para Defoe no significan nada para Jane Austen. Aquí está el salón, y la gente hablando, y por los muchos espejos de su charla revelando a sus personajes. Y si, cuando nos hemos acostumbrado al salón y sus reflejos, recurrimos a Hardy, volvemos a girarnos una vez más. Los páramos nos rodean y las estrellas están por encima de las cabezas. Ahora se expone el otro lado de la mente —el lado oscuro que sube más arriba en la soledad, no el lado claro que se muestra en compañía. Nuestras relaciones no son hacia las personas, sino hacia la Naturaleza y el Destino. Sin embargo, por diferentes que sean estos mundos, cada uno es consistente consigo mismo. El creador de cada uno es cuidadoso en observar las leyes de su propia perspectiva, y por muy grande que sea la tensión que te pongan nunca nos confundirán, como suelen hacer escritores menores, al introducir dos tipos diferentes de realidad en un mismo libro.

    Ejercicio 4.4.1

    • ¿Qué dice Virginia Woolf sobre la relación entre lector y escritor?
    • ¿Cuál es su consejo sobre qué leer?
    • ¿Qué dice ella sobre definir la literatura “buena”?
    • ¿Qué quiere decir con decir que “pocas personas preguntan de los libros qué nos pueden dar los libros”?
    • ¿Cómo es “leer un proceso más complicado que ver”?
    • Además de una mente abierta, ¿qué sugiere ella como buen punto de partida si queremos apreciar la buena literatura?
    • Ella menciona a tres famosos novelistas ingleses; ¿cómo describe sus diferentes estilos?
    • Explique la última frase del ensayo.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 4.4: Cómo leer ficción is shared under a CC BY-NC license and was authored, remixed, and/or curated by Heather Ringo & Athena Kashyap (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .