Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.3: Organizar tu tiempo

  • Page ID
    135654
    • Anonymous
    • LibreTexts

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Objetivos de aprendizaje

    1. Descubre tu personalidad del tiempo y conoce a dónde va tu tiempo.
    2. Comprender los principios básicos de la gestión y planeación del tiempo.
    3. Aprende y practica estrategias de gestión del tiempo para ayudar a asegurar tu éxito académico.
    4. Conoce cómo combatir la dilación cuando amenaza con evitar que tu trabajo académico se haga.
    5. Use un planificador de calendario y una lista de tareas diarias para planificar con anticipación las tareas de estudio y administrar su tiempo de manera efectiva.
    6. Aprender técnicas efectivas de manejo del tiempo para estudiantes que trabajan, estudiantes con familia y estudiantes atletas.

    Esta es la parte más importante de este capítulo. Cuando sabes lo que quieres hacer, ¿por qué no simplemente sentarte y hacerlo? ¡A los millones de personas que se quejan frecuentemente de “no tener suficiente tiempo” les encantaría que fuera así de simple!

    La gestión del tiempo no es realmente difícil, pero sí hay que aprender a hacerlo bien.

    El tiempo y tu personalidad

    Las actitudes de las personas hacia el tiempo varían ampliamente. Una persona parece estar siempre corriendo por ahí pero en realidad se hace menos que otra persona que parece despreocupada por el tiempo y tranquilamente pasa el día. Dado que hay tantas “personalidades del tiempo” diferentes, es importante darse cuenta de cómo te acercas al tiempo. Comienza tratando de averiguar cómo pasas tu tiempo durante una semana típica, usando la Actividad 2.

    Actividad 2: ¿A dónde va el tiempo?

    A ver si puedes dar cuenta del tiempo de una semana. Para cada una de las categorías de actividades enumeradas, haz tu mejor estimación de cuántas horas pasas en una semana. (Para categorías que son aproximadamente las mismas todos los días, solo estime para un día y multiplique por siete para esa línea.)

    Categoría de actividad Número de horas por semana
    Dormir
    Comer (incluida la preparación de alimentos)
    Higiene personal (es decir, bañarse, etc.)
    Trabajo (empleo)
    Servicio voluntario o prácticas
    Tareas, limpieza, recados, compras, etc.
    Asistir a clase
    Estudiar, leer e investigar (fuera de clase)
    Transporte al trabajo o a la escuela
    Llegar a clases (caminar, andar en bicicleta, etc.)
    Actividades grupales organizadas (clubes, servicios eclesiásticos, etc.)
    Tiempo con amigos (incluye televisión, videojuegos, etc.)
    Asistir a eventos (películas, fiestas, etc.)
    Tiempo a solas (incluye televisión, videojuegos, navegación por la Web, etc.)
    Ejercicio o actividades deportivas
    Leer por diversión u otros intereses hecho solo
    Hablar por teléfono, correo electrónico, Facebook, etc.
    Otro—especifique: ________________________
    Otro—especifique: ________________________

    Ahora usa tu calculadora para sumar tus horas estimadas. ¿Tu número es mayor o menor que 168, el número total de horas en una semana? Si tu estimación es mayor, vuelve a través de tu lista y ajusta los números para que sean más realistas. Pero si tus horas estimadas suman menos de 168, no te limites a retroceder y sumar más tiempo en ciertas categorías. En cambio, reflexiona sobre esta pregunta: ¿A dónde va el tiempo? Volveremos a esta pregunta.

    Piensa en tu análisis de tiempo en la Actividad 2. Las personas que estiman demasiado altas a menudo sienten que no tienen suficiente tiempo. Pueden tener ansiedad por el tiempo y a menudo se sienten frustrados. Las personas del otro extremo, que muchas veces no pueden dar cuenta de cómo usan todo su tiempo, pueden tener una actitud más relajada. Puede que en realidad no tengan más tiempo libre, pero pueden estar perdiendo más tiempo del que quieren admitir con cosas menos importantes. Sin embargo, todavía pueden quejarse de cuánto tiempo pasan estudiando, como si hubiera escasez de tiempo.

    Las personas también difieren en la forma en que responden a los cambios de horario. Algunos van con la corriente y aceptan cambios fácilmente, mientras que otros funcionan bien solo cuando siguen un horario planificado y pueden alterarse si ese horario cambia. Si no reaccionas bien ante una interrupción inesperada en tu horario, planifica tiempo extra para ponerte al día si algo te despide. Todo esto es parte de entender tu personalidad del tiempo.

    Otro aspecto de tu personalidad del tiempo implica la hora del día. Si necesitas concentrarte, como al escribir un trabajo de clase, ¿estás más alerta y concentrado por la mañana, tarde o noche? ¿Te concentras mejor cuando esperas una actividad relajante más adelante, o estudias mejor cuando hayas terminado todas las demás actividades? ¿Funcionas bien si te levantas temprano, o te quedas despierto hasta tarde, para lograr una tarea? ¿Cómo afecta eso al resto de tu día o al día siguiente? Entender esto te ayudará a planificar mejor tus periodos de estudio.

    Si bien es posible que no puedas cambiar tu “personalidad del tiempo”, puedes aprender a administrar tu tiempo de manera más exitosa. La clave es ser realistas. ¿Qué tan precisa es la cantidad de horas que anotó en la Actividad 2? La mejor manera de saber cómo pasas tu tiempo es registrar lo que haces todo el día en un registro de tiempo, todos los días durante una semana, y luego sumar eso. Haz copias del registro de tiempo en la Figura 2.4 “Registro de tiempo diario” y llévala contigo. De vez en cuando, rellena lo que has estado haciendo. Haga esto durante una semana antes de sumar los tiempos; luego ingrese el total de horas en las categorías en la Actividad 2. Quizás te sorprenda que pases mucho más tiempo del que pensabas simplemente pasando el rato con amigos, o navegando por la Web o jugando con Facebook o cualquiera de las muchas otras cosas que hace la gente. Puede que descubras que estudias bien temprano en la mañana aunque pensaras que eres una persona nocturna, o viceversa. Es posible que aprendas cuánto tiempo puedes continuar en una tarea específica antes de necesitar un descanso.

    Figura 2.4 Registro de tiempo diario

    Si tienes responsabilidades laborales y familiares, es posible que ya sepas a dónde van muchas de tus horas. Aunque todos desearíamos tener “más tiempo”, lo importante es lo que hacemos con el tiempo que tenemos. Las estrategias de gestión del tiempo pueden ayudarnos a aprovechar mejor el tiempo que tenemos al crear un horario que funcione para nuestra propia personalidad del tiempo.

    Gestión del Tiempo

    La gestión del tiempo para estudios universitarios exitosos involucra estos factores:

    • Determinar cuánto tiempo necesitas dedicar a estudiar
    • Saber cuánto tiempo tienes realmente para estudiar y aumentar ese tiempo si es necesario
    • Estar al tanto de los momentos del día en los que estás en tu mejor momento y más enfocado
    • Uso de estrategias efectivas de estudio a largo y corto plazo
    • Programación de actividades de estudio en segmentos realistas
    • Uso de un sistema para planificar con anticipación y establecer prioridades
    • Mantenerse motivado para seguir su plan y evitar la dilación

    Por cada hora en el aula, los estudiantes universitarios deben pasar, en promedio, alrededor de dos horas en esa clase, contando leyendo, estudiando, escribiendo papeles, etc. Si eres un estudiante de tiempo completo con quince horas semanales en clase, entonces necesitas otras treinta horas para el resto de tu trabajo académico. Esa cuarenta y cinco horas es aproximadamente lo mismo que un trabajo típico de tiempo completo. Si trabajas a tiempo parcial, las habilidades de gestión del tiempo son aún más esenciales. Estas habilidades son aún más importantes para los estudiantes universitarios de medio tiempo que trabajan a tiempo completo y viajan o tienen una familia. Para tener éxito en la universidad, prácticamente todos tienen que desarrollar estrategias efectivas para lidiar con el tiempo.

    Mira hacia atrás el número de horas que escribiste en la Actividad 2 para una semana de estudio. ¿Tienes dos horas de estudio por cada hora en clase? Muchos estudiantes comienzan la universidad sin saber que se necesita tanto tiempo, así que no se sorprenda si subestimó esta cantidad de horas. Recuerde que esto es solo una cantidad promedio de tiempo de estudio; es posible que necesite más o menos para sus propios cursos. Para estar seguro, y ayudar a asegurar su éxito, agregue otras cinco a diez horas a la semana para estudiar.

    Para reservar este tiempo de estudio, es posible que necesites ajustar la cantidad de tiempo que pasas en otras actividades. La Actividad 3 te ayudará a descubrir cómo debería ser tu semana típica.

    Actividad 3: ¿A dónde debería ir tu tiempo?

    Planifique para el uso ideal del tiempo de una semana. Rellene su horario en este pedido:

    1. Horario de asistencia a clase
    2. Horas de estudio (2 veces el número de horas de clase más 5 o más horas extra)
    3. Trabajo, prácticas y tiempo fijo de voluntariado
    4. Actividades de vida fija (dormir, comer, higiene, quehaceres, transporte, etc.)

      Ahora subtotal tus horas hasta el momento y resta ese número de 168. ¿Cuántas horas quedan? ____________ Luego reparte las horas restantes para “actividades discrecionales” (cosas que no tienes que hacer para la escuela, el trabajo o una vida saludable).

    5. Actividades discrecionales
    Categoría de actividad Número de horas por semana
    Asistir a clase
    Estudiar, leer e investigar (fuera de clase)
    Trabajo (empleo)
    Servicio voluntario o prácticas
    Dormir
    Comer (incluida la preparación de alimentos)
    Higiene personal (es decir, bañarse, etc.)
    Tareas, limpieza, recados, compras, etc.
    Transporte al trabajo o a la escuela
    Llegar a clases (caminar, andar en bicicleta, etc.)
    Subtotal:
    Actividades discrecionales:
    Actividades grupales organizadas (clubes, servicios eclesiásticos, etc.)
    Tiempo con amigos (incluye televisión, videojuegos, etc.)
    Asistir a eventos (películas, fiestas, etc.)
    Tiempo a solas (incluye televisión, videojuegos, navegación por la Web, etc.)
    Ejercicio o actividades deportivas
    Leer por diversión u otros intereses hecho solo
    Hablar por teléfono, correo electrónico, Facebook, etc.
    Otro—especifique: ________________________
    Otro—especifique: ________________________

    Nota: Si encuentra que casi no le queda tiempo para actividades discrecionales, puede estar sobreestimando cuánto tiempo necesita para comer, hacer recados y cosas por el estilo. Utilice el registro de tiempo en la Figura 2.4 “Registro de tiempo diario” para determinar si realmente tiene que dedicar tanto tiempo a esas cosas.

    La actividad 3 muestra a la mayoría de los estudiantes universitarios que en realidad tienen suficiente tiempo para sus estudios sin perder el sueño o renunciar a su vida social. Pero es posible que tengas menos tiempo para actividades discrecionales que en el pasado. Algo, en algún lugar tiene que dar. Eso es parte de la gestión del tiempo y por qué es importante tener en cuenta tus metas y prioridades. La otra parte es aprender a usar las horas que sí tienes de la manera más efectiva posible, especialmente las horas de estudio. Por ejemplo, si eres un típico estudiante de primer año universitario que planea estudiar durante tres horas por la noche pero luego pocrastina, queda atrapado en una conversación, pierde tiempo revisando correos electrónicos y mensajes de texto, y escucha música a todo volumen mientras lee un libro de texto, entonces tal vez realmente pasaste cuatro horas “estudiando” pero consiguió sólo dos horas de trabajo real hecho. Entonces terminas atrasado y sintiendo que sigues estudiando demasiado. El objetivo de la gestión del tiempo es realmente conseguir tres horas de estudio hecho en tres horas y tener tiempo para su vida también.

    Nota especial para los alumnos que trabajan. Es posible que casi no te quede ningún tiempo discrecional en la Actividad 3 después de todas tus actividades “imprescindibles”. Si es así, es posible que se haya extendido demasiado, una situación que inevitablemente conducirá a problemas. No se puede dormir dos horas menos cada noche durante todo el ciclo escolar, por ejemplo, sin enfermarse o sin poder concentrarse bien en el trabajo y la escuela. Es mejor reconocer esta situación ahora en lugar de prepararse para un término muy difícil y posible fracaso. Si no puedes recortar el número de horas de trabajo u otras obligaciones, consulta de inmediato a tu asesor académico. Es mejor tomar menos clases y tener éxito que tomar más clases de las que tienes tiempo y arriesgarte a fallar.

    Estrategias de Gestión del Tiempo para el Éxito

    A continuación te presentamos algunas estrategias que puedes comenzar a usar de inmediato para aprovechar al máximo tu tiempo:

    • Prepárense para tener éxito. Cuando planifique con anticipación para estudiar, piense en el estado de ánimo adecuado. Centrarse en lo positivo. “Cuando me lean estos capítulos esta noche, voy a estar por delante en estudiar para la próxima prueba, y también tendré mucho tiempo mañana para hacer X.” ¡Visualízate estudiando bien!
    • Usa tu mejor y más apropiada hora del día. Diferentes tareas requieren diferentes habilidades mentales. Algunos tipos de estudios es posible que puedas comenzar a primera hora de la mañana mientras te despiertas, mientras que otros necesitan tus momentos más alertas en otro momento.
    • Rompe proyectos grandes en trozos pequeños. Ya sea escribir un artículo para clase, estudiar para un examen final o leer una tarea larga o un libro completo, los estudiantes a menudo se sienten desalentados al comienzo de un gran proyecto. Es más fácil ponerse en marcha si lo divide en etapas que programa en momentos separados y luego comienza con la primera sección que requiere solo una o dos horas.
    • Haz primero lo más importante estudiando. Cuando dos o más cosas requieran tu atención, haz primero la más crucial. Si algo sucede y no puedes completarlo todo, sufrirás menos si se hace el trabajo más crucial.
    • Si tienes problemas para comenzar, haz una tarea más fácil primero. Al igual que las tareas grandes, las complejas o difíciles pueden ser desalentadoras. Si no puedes ponerte en marcha, cambia a una tarea más fácil que puedas lograr rápidamente. Eso te dará impulso, y muchas veces te sientes más seguro abordando la difícil tarea después de tener éxito en la primera.
    • Si te sientes abrumado y estresado porque tienes demasiado que hacer, vuelve a visitar tu planificador de tiempo. A veces es difícil comenzar si sigues pensando en otras cosas que necesitas hacer. Revise su horario para los próximos días y asegúrese de que todo lo importante esté programado, luego relájese y concéntrese en la tarea en cuestión.
    • Si de verdad estás tambaleando, habla con alguien. A lo mejor simplemente no entiendes lo que deberías estar haciendo. Habla con tu instructor u otro alumno de la clase para volver a encarrilar.
    • Tómate un descanso. Todos necesitamos descansos que nos ayuden a concentrarnos sin cansarnos y quemarnos. Como regla general, un breve descanso cada hora más o menos es efectivo para ayudar a recargar la energía de tu estudio. Levántate y muévete para que tu sangre fluya, aclarar tus pensamientos y eliminar el estrés.
    • Use tiempos no programados para trabajar con anticipación. Has programado ese centenar de páginas de lectura para hoy más tarde, pero tienes el libro de texto contigo mientras estás esperando el autobús. Empieza a leer ahora, o hojea el capítulo para tener una idea de lo que leerás más adelante. De cualquier manera, ahorrarás tiempo después. Te puede sorprender lo mucho que puedes estudiar durante los tiempos de inactividad a lo largo del día.
    • Mantén tu impulso. Evita distracciones, como la multitarea, que solo te ralentizarán. Verifique si hay mensajes, por ejemplo, solo en horarios de descanso programados.
    • Recompéndete. No es fácil quedarse quieto durante horas de estudio. Cuando completes con éxito la tarea, debes sentirte bien y merecer una pequeña recompensa. Un refrigerio saludable, una sesión rápida de videojuegos o una actividad social pueden ayudarte a sentirte aún mejor acerca de tu uso exitoso del tiempo.
    • Sólo di que no. Siempre díselo a otros cercanos cuando estés estudiando, para reducir las posibilidades de que te interrumpan. Aún así, ocurren interrupciones, y si estás en una situación en la que te interrumpen frecuentemente un familiar, cónyuge, compañero de cuarto o amigo, ayuda tener tu “no” preparado de antemano: “No, realmente tengo que estar listo para esta prueba” o “Esa es una gran idea, pero hagámoslo mañana, yo simplemente no puedo hoy”. No deberías sentirte mal por decir no, especialmente si le dijiste a esa persona de antemano que necesitabas estudiar.
    • Tener una vida. Nunca programe tu día o semana tan llenos de trabajo y estudio que no tengas tiempo para ti, tu familia y amigos, y tu vida más grande.
    • Use un planificador de calendario y una lista de tareas diarias. Veremos estas herramientas de gestión del tiempo en la siguiente sección.

    Combatiendo la dilación

    La dilación es una forma de pensar que permite a uno posponer hacer algo que se debe hacer ahora. Esto le puede pasar a cualquiera en cualquier momento. Es como si una voz dentro de tu cabeza siguiera surgiendo estas brillantes ideas de cosas que hacer ahora mismo además de estudiar: “Realmente debería limpiar esta habitación antes de estudiar” o “Puedo estudiar en cualquier momento, pero esta noche es la única oportunidad que tengo de hacer X.” Esa voz también es muy buena para racionalizar: “Realmente no necesito leer ese capítulo ahora; mañana tendré mucho tiempo en el almuerzo...”

    La dilación es muy poderosa. Algunas personas la batallan a diario, otras sólo ocasionalmente. La mayoría de los estudiantes universitarios posponen con frecuencia, y aproximadamente la mitad dicen que necesitan ayuda para evitar la dilación. La dilación puede amenazar la capacidad de uno para tener un buen desempeño en una tarea o prueba.

    La gente procrastina por diferentes razones. Algunas personas están demasiado relajadas en sus prioridades, rara vez se preocupan y fácilmente posponen responsabilidades. Otros se preocupan constantemente, y ese estrés les impide centrarse en la tarea en cuestión. Algunos procrastinan porque temen el fracaso; otros dilatan porque temen el éxito o son tan perfeccionistas que no quieren defraudarse. Algunos son soñadores. Hay muchos factores diferentes involucrados, y hay diferentes estilos de procrastinar.

    Así como hay diferentes causas, existen diferentes soluciones posibles para la dilación. Diferentes estrategias funcionan para diferentes personas. Las estrategias de gestión del tiempo descritas anteriormente pueden ayudarte a evitar la dilación. Debido a que se trata de un tema psicológico, algunas estrategias psicológicas adicionales también pueden ayudar:

    • Ya que la dilación suele ser un hábito, acéptalo y trabaja en romperlo como lo harías con cualquier otro mal hábito: un día a la vez. Sepa que cada vez que supere los sentimientos de dilación, el hábito se debilita y eventualmente tendrá un nuevo hábito de poder comenzar a estudiar de inmediato.
    • Programe horarios para estudiar usando un planificador diario o semanal. Llévala contigo y mírala a menudo. El solo hecho de estar al tanto del tiempo y de lo que necesitas hacer hoy te puede ayudar a organizarte y mantenerte encaminado.
    • Si sigues pensando en otra cosa que quizás te olvides de hacer más tarde (haciéndote sentir que “debes” hacerlo ahora), escríbate una nota al respecto para más tarde y sácalo de tu mente.
    • Contrasta un negativo con un positivo. Si estás postergando porque no estás deseando una determinada tarea, trata de pensar en los resultados futuros positivos de hacer el trabajo.
    • Contrarresta un negativo con un peor negativo. Si pensar en los resultados positivos de completar la tarea no te motiva a comenzar, piensa en lo que podría pasar si sigues postergando. Tendrás que estudiar mañana en lugar de hacer algo divertido que habías planeado. O podrías reprobar la prueba. Algunas personas pueden sacudirse a sí mismas justo por la dilación.
    • Por otro lado, el miedo causa dilación en algunas personas, así que no te detengas en la idea de fallar. Si estás estudiando para una prueba, y tienes tanto miedo de reprobarla que no puedes concentrarte en estudiar y empiezas a postrastinar, trata de poner las cosas en perspectiva. Aunque sea tu clase más difícil y no entiendas todo sobre el tema, eso no significa que fracasarás, aunque no recibas una A o una B.
    • Estudia con un amigo motivado. Forme un grupo de estudio con otros estudiantes que estén motivados y no pospondrán junto a usted. Aprenderás buenos hábitos de ellos mientras haces el trabajo ahora mismo.
    • Llevar un diario de estudio. Al menos una vez al día escribe una entrada sobre cómo has usado tu tiempo y si has tenido éxito con tu horario para el día. Si no, identifica qué factores te impedían hacer tu trabajo. (Utilice el formulario al final de este capítulo.) Este diario te ayudará a ver tus propios hábitos y distracciones para que puedas evitar cosas que te lleven a la dilación.
    • Obtener ayuda. Si realmente no puedes seguir el rumbo de tu horario de estudios, o si siempre estás posponiendo las cosas hasta el último minuto, consulta a un consejero universitario. Tienen mucha experiencia con este problema común de los estudiantes y pueden ayudarte a encontrar formas de superar este hábito.

    Planificadores de calendarios y listas de tareas pendientes

    Los planificadores de calendarios y las listas de tareas pendientes son formas efectivas de organizar su tiempo. Muchos tipos de planificadores académicos están disponibles comercialmente (consulta tu librería universitaria), o puedes hacer la tuya propia. A algunas personas les gusta una página para cada día, y a otras les gusta una semana a la vez. Algunos usan calendarios y planificadores de computadora. Casi cualquier sistema funcionará bien si lo usas de manera consistente.

    Algunos estudiantes universitarios piensan que en realidad no necesitan escribir su horario y sus listas diarias de tareas pendientes. Siempre lo han guardado en la cabeza antes, así que ¿por qué escribirlo ahora en un planificador? Algunos estudiantes de primer año estaban hablando de esto un día en un grupo de estudio, y uno se jactó de que nunca había tenido que anotar su calendario porque nunca olvidó las fechas. Otra alumna le recordó cómo había olvidado una fecha de preinscripción y se había perdido de tomar un curso que realmente quería porque la clase estaba llena para cuando se conectó a Internet para registrarse. “Bueno”, dijo, “a excepción de esa época, ¡nunca olvido nada!” Por supuesto, ninguno de nosotros olvida nada, hasta que lo hagamos.

    Los calendarios y planificadores te ayudan a mirar hacia adelante y escribir fechas y plazos importantes para que no te olvides. Pero es igual de importante usar el planificador para programar su propio tiempo, no solo los plazos. Por ejemplo, después aprenderás que la forma más efectiva de estudiar para un examen es estudiar en varios periodos cortos a lo largo de varios días. Puedes hacerlo fácilmente eligiendo franjas horarias en tu planificador semanal durante varios días que te comprometerás a estudiar para esta prueba. No necesita llenar cada franja horaria, o programar cada cosa que haga, pero cuanto más cuidadosa y consistentemente use su planificador, más éxito administrará su tiempo.

    Pero un planificador no puede contener cada cosa que pueda ocurrir en un día. Nos volveríamos locos si intentáramos programar cada llamada telefónica, cada correo electrónico, cada factura a pagar, cada viaje a la tienda de comestibles. Para estos artículos, utilizamos una lista de tareas pendientes, que puede mantenerse en una página separada en el planificador.

    Consulta el ejemplo de un formulario de planificador semanal en la Figura 2.5 “Planificador semanal”. (Puedes copiar esta página y utilizarla para comenzar tu planeación de horarios. Al usar esto primero, descubrirás si estas franjas horarias son lo suficientemente grandes para ti o si prefieres una página de planificador separada para cada día). Rellena este formulario de planificador para la próxima semana. Primero escribe en todos los horarios de tus reuniones de clase; tu horario de trabajo o voluntariado; y tus horas habituales para dormir, actividades familiares y cualquier otra actividad en horarios fijos. No olvide el tiempo necesario para el transporte, las comidas, etc. Tu primer objetivo es encontrar todos los bloques del “tiempo libre” que sobran.

    Recuerda que se trata de un planificador académico. No intentes programar en todo en tu vida, esto es para planificar con anticipación para usar tu tiempo de estudio de la manera más efectiva.

    A continuación, consulta el temario de cada uno de tus cursos y escribe fechas importantes en el planificador. Si tu planificador tiene páginas para todo el trimestre, escribe en todos los exámenes y plazos. Use tinta roja o un resaltador para estas fechas clave. Escríbelos en el horario de la clase cuando se produzca la prueba o cuando venza el papel, por ejemplo. (Si aún no tienes un planificador lo suficientemente grande para todo el término, usa la Figura 2.5 “Planificador semanal” y escribe los plazos para tu segunda semana en el margen de la derecha. Necesitas saber lo que viene la próxima semana para ayudarte a programar cómo estás estudiando esta semana.)

    Figura 2.5 Planificador Semanal

    Recuerda que por cada hora que pases en clase, planifica un promedio de dos horas estudiando fuera de clase. Estos son los periodos de tiempo que ahora quieres programar en tu planificador. Estos horarios cambian de semana a semana, con un curso requiriendo más tiempo en una semana debido a un papel que vence al final de la semana y un curso diferente requiriendo más la semana siguiente debido a un examen mayor. Asegúrate de bloquear suficientes horas en la semana para lograr lo que necesitas hacer. Al elegir tus horarios de estudio, considera qué horas del día estás en tu mejor momento y qué horarios prefieres usar para actividades sociales o de otro tipo.

    No intentes microgestionar tu horario. No intentes estimar exactamente cuántos minutos necesitarás en dos semanas a partir de hoy para leer un capítulo determinado en un libro de texto determinado. En cambio, solo elige los bloques de tiempo que usarás para tus estudios. Aún no escribas en la actividad de estudio exacta, solo reserva el bloque. A continuación, mira los principales plazos para proyectos y exámenes en los que escribiste antes. Estime cuánto tiempo puede necesitar para cada uno y trabaje hacia atrás en el horario a partir de la fecha de vencimiento. Por ejemplo,


    Tienes un breve trabajo que vence el viernes. Determinas que dedicarás diez horas en total a ello, desde la lluvia de ideas inicial y la planificación hasta la redacción y revisión. Como también tienes otras cosas en marcha esa semana, quieres comenzar temprano; podrías optar por bloquear una hora a la semana por delante el sábado por la mañana, para hacer una lluvia de ideas sobre tu tema y anotar algunas notas preliminares. El lunes por la noche es un buen momento para pasar dos horas en el siguiente paso o actividades de preescritura. Ya que tienes mucho tiempo abierto el martes por la tarde, decides que es el mejor momento para reservar para escribir el primer borrador; bloqueas tres o cuatro horas. Haces una nota en el horario para dejar tiempo abierto esa tarde para ver a tu instructor durante el horario de oficina en caso de que tengas alguna duda en el papel; si no, terminarás el borrador o empezarás a revisar. El jueves, programan un último bloque de tiempo para revisar y pulir el borrador final que vence mañana.

    Si te sorprende esta cantidad de planeación, puedes ser el tipo de estudiante que solía pensar: “El periódico vence el viernes, tengo suficiente tiempo el jueves por la tarde, así que lo escribiré entonces”. ¿Qué tiene de malo eso? Primero, el trabajo universitario es más exigente de lo que muchos estudiantes de primer año se dan cuenta, y el instructor espera un trabajo de mayor calidad del que puede producir rápidamente sin revisar. Segundo, si estás cansado el jueves porque no dormiste bien la noche del miércoles, puedes ser mucho menos productivo de lo que esperabas y sin un búfer de tiempo, te ves obligado a entregar un papel que no es tu mejor trabajo.

    La Figura 2.6 “Ejemplo de la página del planificador semanal de un estudiante con horarios de clase y sesiones de estudio importantes” muestra cómo se ve el horario de un estudiante durante una semana. Esto solo tiene la intención de mostrarle una manera de bloquear el tiempo: encontrará rápidamente la manera que mejor se adapte a sus necesidades.

    Figura 2.6 Ejemplo de la página del planificador semanal de un estudiante con horarios de clase y sesiones de estudio importantes

    Aquí hay algunos consejos más para una planificación exitosa de horarios:

    • Estudiar suele ser más efectivo inmediatamente después de una reunión de clase. Si su horario lo permite, bloquee el tiempo de estudio apropiado después de los períodos de clase.
    • Sea realista sobre el tiempo cuando haga su horario. Si tu clase va a las cuatro en punto y te toma veinte minutos concluir las cosas y llegar a tu lugar de estudio, no te imagines que tendrás una hora completa de estudio entre las cuatro y las cinco en punto.
    • No exageres. Pocas personas pueden estudiar cuatro o cinco horas sin parar, y programar períodos de tiempo prolongados como ese puede simplemente prepararlo para el fracaso.
    • Programe eventos sociales que ocurran en horarios establecidos, pero simplemente deje agujeros en el horario para otras actividades. ¡Disfruta de esos tiempos abiertos y recarga tus energías!
    • Trate de programar algún tiempo para hacer ejercicio al menos tres días a la semana.
    • Planea usar sabiamente tu tiempo entre clases. Si tres días a la semana tienes la misma hora libre entre dos clases, ¿qué debes hacer con esas tres horas? Tal vez necesites comer, caminar por el campus o hacer un recado. Pero digamos que tienes un promedio de cuarenta minutos libres a esa hora de cada día. En lugar de simplemente desperdiciar el tiempo, úsalo para revisar tus notas de la clase anterior o para la próxima clase o para leer una breve tarea. A lo largo de todo el plazo, ese cuarenta minutos tres veces a la semana suma mucho tiempo de estudio.
    • Si una actividad de estudio está tardando más de lo programado, mire hacia adelante y ajuste su planificador semanal para evitar el estrés de sentirse atrasado.
    • Si mantienes tu horario en tu computadora o smartphone, sigue siendo una buena idea imprimirlo y llevarlo contigo. No te arriesgues a perder un valioso tiempo de estudio si estás lejos del dispositivo.
    • Si no estás prestando mucha atención a todo lo que hay en tu planificador, usa un resaltador de color para marcar los tiempos bloqueados para cosas realmente importantes.
    • Al seguir su horario, preste atención a los horarios de inicio y parada. Si planeabas comenzar tu revisión de prueba a las cuatro en punto después de una hora de lectura para una clase diferente, no dejes que la lectura se alargue y te tomes tiempo lejos de estudiar para la prueba.

    Tu lista de tareas diarias

    La gente usa listas de tareas pendientes de diferentes maneras, y deberías encontrar lo que mejor funciona para ti. Al igual que con su planificador, el uso consistente de su lista de tareas pendientes la hará un hábito efectivo.

    Algunas personas prefieren no llevar su planificador a todas partes, sino copiar la información clave del día en una lista de tareas pendientes. Usando este enfoque, su lista de tareas diarias comienza con sus actividades programadas clave y luego agrega otras cosas que espera hacer hoy.

    Algunas personas usan su lista de tareas pendientes solo para cosas que no están en su planificador, como mandados cortos, llamadas telefónicas o correo electrónico, y similares. Esto todavía incluye cosas importantes, pero no están programadas para horarios específicos.

    Aunque lo llamamos una lista diaria, la lista de tareas pendientes también puede incluir cosas a las que quizás no llegue hoy pero que no quiera olvidarse. Mantener estas cosas en la lista, aunque sean de baja prioridad, ayuda a garantizar que eventualmente llegues a ellas.

    Comience todos los días con una nueva lista de tareas pendientes escrita en un cuaderno pequeño especial o en una página limpia en su planificador. Consulta tu agenda para ver las actividades clave del día y consulta la lista de ayer para ver los artículos restantes.

    Algunos artículos no requerirán mucho tiempo, pero otras actividades como asignaciones lo harán. Incluye una estimación de tiempo para estos para que posteriormente puedas hacerlos cuando tengas suficiente tiempo libre. Si terminas el almuerzo y te quedan veinticinco minutos antes de tu próxima clase, ¿qué cosas de la lista puedes hacer ahora y marcar?

    Por último, usa algún sistema para priorizar las cosas de tu lista. Algunos estudiantes utilizan un sistema de calificación de 1, 2, 3 o A, B, C para la importancia. Otros simplemente resaltan o dan un círculo a los elementos que son críticos para hacerse hoy en día. La Figura 2.7 “Ejemplos de listas de tareas pendientes de dos estudiantes diferentes” muestra dos listas de tareas pendientes diferentes, cada una muy diferente pero cada una efectiva para el estudiante que la usa.

    Figura 2.7 Ejemplos de listas de tareas pendientes de dos estudiantes diferentes

    Usa el formato que mejor te funcione para priorizar o resaltar las actividades más importantes.

    Aquí hay algunos consejos más para usar eficazmente su lista de tareas diarias:

    • Sea específico: “Leer historia capítulo 2 (30 páginas)” —no “Tarea de historia”.
    • Pon las cosas importantes en lo alto de tu lista donde las verás cada vez que revises la lista.
    • Haz tu lista a la misma hora todos los días para que se convierta en un hábito.
    • No hagas que tu lista sea abrumadora. Si agregaste todo lo que eventualmente necesitas hacer, podrías terminar con tantas cosas en la lista que nunca las leerías todas. Si te preocupas podrías olvidar algo, escríbalo en el margen de la página de tu agenda a una semana o dos de distancia.
    • Usa tu lista. Las listas suelen incluir pequeñas cosas que pueden tardar solo unos minutos en hacer, así que revisa tu lista en cualquier momento durante el día que tengas un momento libre.
    • Tachar o marcar las cosas después de haberlas hecho; hacer esto se vuelve gratificante.
    • No utilices tu lista de tareas pendientes para procrastinar. ¡No lo saques para encontrar algo más que simplemente “tienes” que hacer en lugar de estudiar!

    Consejos de gestión del tiempo para estudiantes que trabajan

    Si tanto estás trabajando como tomando clases, rara vez tienes grandes bloques de tiempo libre. Evite las tentaciones de quedarse despierto muy tarde estudiando, ya que perder el sueño puede llevar a una espiral descendente en el rendimiento tanto en el trabajo como en la escuela. En su lugar, trate de seguir estas pautas:

    • Si es posible, ajusta tus horas de trabajo o sueño para que no pases tus momentos más productivos en el trabajo. Si tu trabajo ofrece flex time, arregla tu horario para ser libre de estudiar en los momentos en que mejor te rindas.
    • Trate de organizar sus horarios de clase y trabajo para minimizar el tiempo de desplazamiento. Si eres un estudiante de medio tiempo tomando dos clases, tomar clases consecutivas dos o tres días a la semana usa menos tiempo que extenderlas a lo largo de cuatro o cinco días. Trabajar cuatro días de diez horas en lugar de cinco días de ocho horas reduce el tiempo perdido para viajar, prepararse para el trabajo, etc.
    • Si no puedes concertar un horario efectivo para las clases y el trabajo, considera cursos en línea que te permitan hacer la mayor parte del trabajo en tu propio tiempo.
    • Utilice su planificador diario y semanal concienzudamente. En cualquier momento que tengas treinta minutos o más gratis, agendar una actividad de estudio.
    • Considera tu “reloj corporal” cuando programes actividades. Planifique tareas más fáciles para esos momentos en los que a menudo esté fatigado y reserve tiempos de alerta para tareas más exigentes.
    • Busca cualquier potencial de tiempo “oculto”. Tal vez prefieras el viaje de treinta minutos para trabajar en un viaje en tren de cuarenta y cinco minutos. Pero si puedes leer en el tren, eso es una ganancia de noventa minutos todos los días a costa de treinta minutos más de tiempo de viaje. Una hora al día puede marcar una gran diferencia en tus estudios.
    • ¿Se pueden realizar tareas de estudio rápidas durante tiempos lentos en el trabajo? Lleve sus notas de clase con usted y use incluso cinco minutos de tiempo libre sabiamente.
    • Recuerda tus metas a largo plazo. Necesitas trabajar, pero también quieres terminar tu programa universitario. Si tienes la oportunidad de ser voluntario para algunas horas extras, considera si realmente merece la pena. Claro, el dinero extra ayudaría, pero ¿podría el tiempo extra ponerte en riesgo por no estar bien en tus clases?
    • Sé tan organizado en el trabajo como académicamente. Utilice su planificador y lista de tareas pendientes para asuntos de trabajo, también. Cuanto mejor organizado estés en el trabajo, menos estrés sentirás y más éxito serás como estudiante también.
    • Si tienes una familia así como un trabajo, tu tiempo es aún más limitado. Además de los consejos anteriores, prueba algunas de las estrategias que siguen.

    Consejos de gestión del tiempo para estudiantes con familia

    Vivir con miembros de la familia a menudo introduce tensiones de tiempo adicionales. Es posible que tengas obligaciones familiares que requieran una cuidadosa gestión del tiempo. Usa todas las estrategias descritas anteriormente, incluyendo el tiempo en familia en tus planes diarios igual que las horas que pasarías en el trabajo. No asuma que estará “libre” cada hora que esté en casa, porque los eventos familiares o la necesidad de asistencia de un miembro de la familia pueden ocurrir en momentos inesperados. Programe su importante trabajo académico con mucha anticipación y en bloques de tiempo que controle. Consulte también las sugerencias anteriores para controlar su espacio: es posible que necesite usar la biblioteca u otro espacio para asegurarse de que no se interrumpa o distraiga durante los tiempos de estudio importantes.

    Es probable que los estudiantes con sus propias familias sientan presiones de tiempo. Después de todo, ¡no puedes decirle a tu pareja o hijos que los verás en un par de años cuando no estés tan ocupado con el trabajo y la universidad! Además de todas las estrategias de planeación y estudio discutidas hasta ahora, también necesitas manejar tus relaciones familiares y el tiempo que pasas con la familia. Si bien no existe una solución mágica para hacer más horas en el día, incluso con esta presión de tiempo añadida hay formas de equilibrar bien tu vida:

    • Habla de todo con tu familia. Si vas a regresar a la escuela, es posible que los miembros de tu familia no se hayan dado cuenta de que ocurrirán cambios. No dejes que se vean impactados por los cambios repentinos del hogar. Mantén abiertas las líneas de comunicación para que tu pareja e hijos sientan que están contigo en esta nueva aventura. Eventualmente necesitarás su apoyo.
    • Trabaja para disfrutar de tu tiempo juntos, sea lo que sea que estés haciendo. Puede que no tengan tanto tiempo juntos como antes, pero aprecie el tiempo que tiene, incluso si se trata de lavar los platos juntos o limpiar la casa. Si llevas dos horas estudiando y necesitas un descanso, pasa los siguientes diez minutos con la familia en lugar de revisar el correo electrónico o ver televisión. En definitiva, lo importante es estar juntos, no salir al cine o a cenar o las cosas especiales que solías hacer cuando tenías más tiempo. Esperamos estar con la familia y apreciar cada momento que estén juntos, y ellos compartirán su actitud.

    Figura 2.8

    Aprovecha al máximo tu tiempo con la familia, ya que también necesitarás tiempo a solas para estudiar.

    • Combina actividades para aprovechar al máximo el tiempo. No dejes que tus hijos vean televisión ni jueguen videojuegos solos mientras cocinas la cena, o tal vez descubras que solo tienes veinte minutos de tiempo en familia juntos mientras comes. En cambio, reúne a la familia en la cocina y dale a todos algo que hacer. Pueden divertirse mucho juntos y compartir las experiencias del día, y no se sentirán tan mal entonces si tienen que irse a estudiar solo.
    • Comparte la carga. Incluso los niños que son muy pequeños pueden ayudar con las tareas del hogar para darle más tiempo. La actitud lo es todo: tratar de hacerlo divertido, toda la familia reuniéndose, no algo que “tengan” que hacer y que puedan resentirse, solo porque mamá o papá volvieron a la escuela. (Recuerda, tus hijos llegarán a la edad universitaria algún día y quieres que tengan una buena actitud con respecto a la universidad). A medida que envejecen, pueden lavar su propia ropa, cocinar comidas y irse a la escuela, y los adolescentes mayores pueden hacer recados y hacer las compras de comestibles. Ganarán en el proceso volviéndose más responsables e independientes.
    • Programe su tiempo de estudio en función de las actividades familiares. Si te enfrentas a interrupciones de niños pequeños a primera hora de la noche, usa ese tiempo para algo simple como revisar notas de clase. Cuando necesites más tiempo tranquilo para una lectura concentrada, espera hasta que se hayan ido a la cama.
    • Sea creativo con el cuidado infantil. Por lo general, hay opciones disponibles, posiblemente involucrando a miembros de la familia extendida, niñeras, hermanos mayores, cuidado infantil cooperativo con otros estudiantes adultos, así como centros de cuidado infantil. Después de cierta edad, puedes llevar a tu hijo al campus cuando asistas a un curso nocturno, si hay algún lugar donde el niño pueda leer tranquilamente. En casa, deje que su hijo tenga un amigo con quien jugar. Establezca contactos con otros estudiantes mayores y aprenda lo que les ha funcionado. Explore todas las posibilidades para asegurarse de tener tiempo para cumplir con sus objetivos universitarios. Y no te sientas culpable: los “bebés de guardería” crecen igual de saludables psicológicamente como los criados en el hogar a tiempo completo.

    Consejos de gestión del tiempo para estudiantes deportistas

    Los estudiantes atletas a menudo enfrentan presiones de tiempo únicas debido a la cantidad de tiempo requerida para el entrenamiento, la práctica y la competencia. Durante algunas partes del año, el atletismo puede implicar tantas horas como un trabajo de tiempo completo. El horario atlético puede ser agotador, involucrando viajes de fin de semana y bloqueos intensivos de tiempo. Puedes estar agotado después de los entrenamientos o competiciones, afectando lo bien que puedes concentrarte en los estudios posteriores. Los estudiantes que reciben becas deportivas a menudo sienten que su deporte es su razón más importante para estar en la universidad, y esta prioridad puede afectar sus actitudes hacia el estudio. Por todas estas razones, los estudiantes deportistas se enfrentan a retos especiales de gestión del tiempo. Estos son algunos consejos para triunfar tanto en tu deporte como en tus académicos:

    • Date cuenta de que aunque tu deporte sea más importante para ti, lo arriesgas todo si no tienes éxito también en tus académicos. Reprobar una clase en tu primer año no te echará, pero tendrás que maquillarla y terminarás pasando más tiempo en el tema que si hubieras estudiado más para aprobarla la primera vez.
    • Es fundamental planificar con anticipación. Si tienes una prueba grande o una ponencia vence el lunes después de un gran juego de fin de semana, empieza temprano. Usa tu planificador semanal para planificar con mucha anticipación, haciendo que sea un objetivo, por ejemplo, que el periódico esté listo para el viernes, en lugar de pensar que puedes hacerlo mágicamente el domingo por la noche después de las celebraciones de la victoria. Trabajar por delante también liberará tu mente para enfocarte mejor en tu deporte.
    • Acepta que tienes dos prioridades —tu deporte y tus clases— y que ambas vienen antes de tu vida social. Así es como es, lo que has aceptado en tu elección de ser un atleta universitario. Si ayuda, piensa en tus clases como tu trabajo; tienes que “ir a estudiar” igual que otros “ir a trabajar”.
    • Usa tu planificador para aprovechar cualquier tiempo de inactividad que tengas durante el día entre clases y en el almuerzo. Otros estudiantes pueden parecer tener el lujo de estudiar durante gran parte de la tarde cuando estás en la práctica, y tal vez puedan salirse con la suya pasando el rato entre clases, pero no tienes ese tiempo disponible, al menos no durante la temporada. Necesitas usar todo el tiempo que puedas encontrar para seguir el ritmo de tus estudios.
    • Mantente al tanto de tus cursos. Si te permites empezar a deslizarte atrás, tal vez diciéndote a ti mismo que tendrás más tiempo después para ponerte al día, justo lo contrario sucederá. Una vez que te atrases, perderás impulso y te resultará más difícil entender lo que está pasando en la clase. Eventualmente el estrés también afectará tu rendimiento atlético.
    • Obtén ayuda cuando la necesites. Muchos departamentos de atletismo ofrecen servicios de tutoría o referencias para obtener ayuda adicional. Pero no espere hasta que esté en riesgo de reprobar una clase antes de buscar ayuda. Un tutor no tomará tu examen ni escribirá tu trabajo por ti, solo puede ayudarte a concentrarte para usar tu tiempo de manera productiva en tus estudios. Todavía hay que querer tener éxito.

    Claves para llevar

    • La gente “usa” el tiempo de manera muy diferente. Desarrollar estrategias para gestionar tu tiempo, descubrir tu personalidad del tiempo y observar cuánto tiempo pasas en diferentes actividades en el transcurso de una semana.
    • Planifica tu horario con dos horas de estudio por cada hora en clase. Usa tus momentos más alertas del día, divide tareas grandes en trozos y etapas más pequeñas, toma descansos para ayudarte a mantenerte concentrado, evitar distracciones y recompensarte por logros exitosos.
    • La dilación tiene muchas causas diferentes para diferentes personas pero es un problema para la mayoría de los estudiantes. Diferentes técnicas pueden ayudarte a combatir la dilación para que puedas hacer el trabajo.
    • Use un planificador de calendario semanal para bloquear los tiempos de estudio y planificar con anticipación los exámenes y las tareas clave para lograr el éxito en la escuela.
    • Use una lista diaria de tareas pendientes junto con su planificador semanal para evitar pasar por alto tareas aún más pequeñas y aprovechar al máximo su tiempo durante el día.
    • Los estudiantes que trabajan, viven con la familia o son atletas a menudo enfrentan importantes presiones de tiempo y deben hacer un esfuerzo especial para mantenerse organizados y planificar con anticipación para un estudio eficiente.

    Ejercicios de Checkpoint

    1. ¿A qué hora (s) del día estás más alerta?

      _________________________

      ¿A qué hora (s) del día estás al menos alerta?

      _________________________

    2. ¿Qué categoría de actividad discrecional (no dormir, trabajar, estudiar, etc.) representa tu mayor uso del tiempo?

      _________________________

      ¿Puedes reducir el tiempo que pasas en esa actividad si necesitas más tiempo para tus cursos?

      _________________________

    3. Para cada una de las siguientes declaraciones sobre la gestión del tiempo, círculo T para verdadero o F para falso:

      T F Piense en un estado de ánimo positivo antes de comenzar a estudiar.
      T F Estudia siempre justo antes de irte a dormir para que sueñes con el tema.
      T F Divida proyectos más grandes en partes y etapas más pequeñas.
      T F Haz todo en tu lista de tareas pendientes antes de estudiar para que no te distraigas.
      T F Al sentirse estresado por un proyecto, posponerlo hasta mañana.
      T F Habla con tu instructor u otro estudiante si estás teniendo dificultades.
      T F Trate de estudiar al menos tres horas a la vez antes de tomar un descanso.
      T F Recompéndete por completar con éxito una tarea.
      T F Evite estudiar en momentos que no estén escritos en su agenda semanal; todos estos son tiempos libres solo por diversión.
      T F Siempre que sea interrumpido por un amigo, aprovecha esa oportunidad para tomar un descanso de hasta treinta minutos.
      T F Apague todos los dispositivos electrónicos al leer una tarea excepto su computadora portátil si la usa para tomar notas.
      T F Dado que las personas postergan cuando se distraen con otras cosas que hay que hacer, lo mejor es retrasar el estudio hasta que hayas hecho todo lo demás primero.
      T F Estudiar con un amigo es una forma segura de perder el tiempo y desarrollar malos hábitos de estudio.
      T F Usa un diario de estudio para observar cómo usas tu tiempo y determinar qué cosas te están evitando hacer tu trabajo.
      T F No hay razón para mantener un calendario semanal si todos tus instructores te han proporcionado un plan de estudios que da las fechas de todas las tareas y pruebas.
      T F Estudiar para una clase en particular es más efectivo inmediatamente después de que esa clase se reúna.
    4. Sin mirar tu planificador, lista de tareas pendientes o cualquier otra cosa por escrito, escribe rápidamente una lista de todo lo que necesitas hacer en los próximos días. Luego, busque en su planificador, lista de tareas pendientes y cualquier otra nota de clase para cualquier cosa que se haya perdido. ¿Qué podrías haber olvidado o retrasado si no llevabas un planificador y una lista de tareas pendientes?
    5. Sin mirar tu horario semanal o diario, piensa en tu semana típica y los horarios que tienes gratis cuando no estás en clase, trabajando, estudiando, comiendo, socializando, etc. Enumere al menos tres “tiempos de inactividad” cuando no suele estudiar que puede utilizar para los cursos cuando sea necesario.

      _________________________________________

      _________________________________________

      _________________________________________

      _________________________________________


    This page titled 2.3: Organizar tu tiempo is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.