Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

14.2: El comienzo del sesgo

  • Page ID
    132149
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Papá mirando al bebé recién nacido
    Figura 14.2: Mientras este infante mira a la cara de su papá, está aprendiendo sobre la gente. [207]

    La gente suele ser muy hábil en la percepción de la persona, el proceso de aprender sobre otras personas, y nuestros cerebros están diseñados para ayudarnos a juzgar a los demás. Los bebés prefieren mirar las caras de las personas más que otros patrones visuales, y los niños aprenden rápidamente a identificar a las personas y sus expresiones emocionales. Como adultos, somos capaces de identificar y recordar un número potencialmente ilimitado de personas a medida que navegamos por nuestras redes sociales, y formamos impresiones de esas otras rápidamente y sin mucho esfuerzo. Además, nuestras primeras impresiones son, al menos en algunos casos, notablemente precisas.

    Aprender sobre las personas es muy parecido a aprender sobre cualquier otro objeto en nuestro entorno, con una excepción importante. Con un objeto, no hay interacción: aprendemos sobre las características de un automóvil o de un celular, por ejemplo, sin ninguna preocupación de que el auto o el teléfono estén aprendiendo de nosotros. Es un proceso unidireccional. Con las personas, en contraste, hay un proceso social bidireccional: así como estamos aprendiendo sobre otra persona, esa persona está aprendiendo sobre nosotros, o potencialmente tratando de evitar que la percibamos con precisión. Por ejemplo, la investigación ha encontrado que cuando otras personas nos miran directamente, procesamos sus características de manera más completa y rápida, y las recordamos mejor que cuando las mismas personas no nos miran.

    En la dinámica social con los demás, entonces, tenemos dos objetivos: primero, necesitamos aprender sobre ellos, y segundo, queremos que aprendan sobre nosotros (y, esperamos, nos gusten y nos respeten). Nuestro enfoque aquí está en el proceso anterior, cómo le damos sentido a otras personas. Pero recuerda que así como los estás juzgando, ellos te están juzgando a ti.

    Hemos visto que cuando se les pide a las personas que se describan a sí mismas, generalmente lo hacen en términos de sus características físicas (“Soy muy alta”), membresías de categoría social (“Soy mujer”) y rasgos (“Soy amigable”). Estas características reflejan bien las dimensiones que utilizamos cuando tratamos de formar impresiones de otros. [208]

    También podemos utilizar la comunicación no verbal para interpretar diferentes escenarios, lo que a su vez ayuda a moldearnos, tanto consciente como inconscientemente.

    Comportamiento no verbal

    El comportamiento no verbal es cualquier tipo de comunicación que no implique hablar, incluidas las expresiones faciales, el lenguaje corporal, el tacto, los patrones de voz y la distancia interpersonal. Los comportamientos no verbales se utilizan para reforzar las palabras habladas (Hostetter, 2011) pero también incluyen cosas como la distancia interpersonal (qué tan lejos de ti se encuentra la otra persona), tono de voz, mirada ocular y gestos con las manos y posiciones corporales (DePaulo et al., 2003). El comportamiento no verbal afecta cómo las personas interpretan diferentes escenarios, ambos conscientemente

    La capacidad de decodificar el comportamiento no verbal se aprende temprano, incluso antes del desarrollo del lenguaje (Walker-Andrews, 2008). Tendemos a gustarnos las personas que tienen un tono de voz agradable y una postura abierta, que se paran a una distancia apropiada de nosotros, y que nos miran y nos tocan durante la cantidad de tiempo “correcta”, no demasiado ni muy poco. Y, por supuesto, el comportamiento importa; las personas que caminan más rápido son percibidas como más felices y más poderosas que las que caminan más despacio (Montepare & Zebrowitz-McArthur, 1988).

    Aunque pueden ser bastante buenos en eso en algunos casos, las personas a menudo no son conscientes de su capacidad para emitir juicios precisos. Rule, Ambady, Adams y Macrae (2008) encontraron que aunque los participantes en su investigación eran bastante precisos en sus percepciones, no podían articular cómo hacían sus juicios. Afirmaron que estaban “solo adivinando” y difícilmente podían creer que estaban acertando los juicios. Estos resultados sugieren que se hicieron sin ninguna conciencia consciente por parte de los jueces. Además, los juicios de los participantes sobre su propia exactitud no se correlacionaron generalmente con sus juicios exactos reales.

    Tres paneles que muestran diferentes formas de comportamiento no verbal. El primer panel muestra la mano de alguien encima de la mano de otra persona. El segundo panel muestra a un médico sujetando un globo a un paciente infantil. El tercer panel muestra a una madre abrazando a su hija con fuerza.
    Figura 14.3 Los comportamientos no verbales son una forma importante de comunicación, y son particularmente importantes para expresar nuestro gusto y cuidar a los demás. [209]

    Los comportamientos no verbales particulares que utilizamos, así como sus significados, están determinados por normas sociales, y estas normas pueden variar entre culturas. Por ejemplo, las personas que viven en climas cálidos más cerca del ecuador utilizan más comunicación no verbal (por ejemplo, hablar con sus manos o mostrar expresiones faciales fuertes) y tienen más probabilidades de tocarse durante las conversaciones que las personas que viven en climas más fríos cerca de los polos de la Tierra (Manstead, 1991; Pennebaker, Rime, & Blankenship, 1996). Y la cantidad apropiada de espacio personal para mantener entre nosotros y los demás también varía según las culturas. En algunas culturas —por ejemplo, las de los países sudamericanos— es apropiado estar muy cerca de otra persona mientras habla con ella; en otras culturas —por ejemplo, en Estados Unidos y Europa Occidental— el espacio más interpersonal es la norma (Knapp & Hall, 2006). La cantidad apropiada de contacto visual con otros también se determina por cultivo. En algunas partes de América Latina, es apropiado cerrar los ojos con otra persona, mientras que en Japón, la gente suele tratar de evitar el contacto visual.

    Categorización Social

    Pensar en los demás en términos de sus membresías grupales se conoce como categorización social, el proceso cognitivo natural mediante el cual colocamos a los individuos en grupos sociales. La categorización social ocurre cuando pensamos en alguien como un hombre (versus una mujer), una persona mayor (versus una persona joven), una persona negra ( frente a una persona asiática o blanca), y así sucesivamente (Allport, 1954/1979). Así como categorizamos los objetos en diferentes tipos, también categorizamos a las personas de acuerdo con sus membresías de grupos sociales. Una vez que lo hacemos, comenzamos a responder a esas personas más como miembros de un grupo social que como individuos. [210]

    Aquí hay un ejemplo en el que vemos tanto la categorización social como los estereotipos en un entorno adulto:

    Imagina por un momento que dos estudiantes universitarios, Farhad y Sarah, están platicando en una mesa en el sindicato estudiantil de tu colegio o universidad. En este punto, probablemente no los consideraríamos como miembros del grupo, sino más bien como dos individuos. Farhad está expresando sus opiniones, y Sarah está expresando las suyas. Imagínese, sin embargo, que a medida que continúa la conversación, Sarah saca a colación una tarea que está completando para su clase de estudios de mujeres. Resulta que Farhad no cree que deba haber un programa de estudios de mujeres en la universidad, y así se lo dice a Sarah. Argumenta que si hay un programa de estudios de mujeres, entonces también debería haber un programa de estudios para hombres. Además, sostiene que las mujeres están recibiendo demasiadas interrupciones en la contratación laboral y que los hombres calificados son blanco de discriminación. Sarah siente todo lo contrario, argumentando que las mujeres han sido blanco del sexismo durante muchos, muchos años e incluso ahora no tienen el mismo acceso a trabajos bien remunerados que los hombres.

    Foto De Hombre Hablando Con Una Mujer
    Figura 14.4: La conversación de Sarah y Farhad nos muestra cómo funciona la categorización social. [211]

    Se puede ver que una interacción que comenzó a nivel individual, como dos individuos conversando, ahora se ha vuelto al nivel grupal, en el que Farhad ha comenzado a considerarse a sí mismo como un hombre, y Sarah ha comenzado a considerarse a sí misma como una mujer. En resumen, Sarah ahora argumenta sus puntos no tanto por sí misma como lo es como representante de uno de sus grupos internos, es decir, las mujeres, y Farhad actúa como representante de uno de sus grupos internos, a saber, los hombres. Sarah siente que sus posiciones son correctas, y cree que son ciertas no sólo para ella sino para las mujeres en general. Y lo mismo ocurre con Farhad. Se puede ver que estas categorizaciones sociales pueden crear algún potencial de percepción errónea, y tal vez incluso hostilidad. Y Farhad y Sarah pueden incluso cambiar sus opiniones el uno del otro, olvidando que realmente se gustan como individuos, porque ahora están respondiendo más como miembros del grupo con puntos de vista opuestos.

    Imagínese ahora que mientras Farhad y Sarah siguen hablando, algunos estudiantes de otra universidad, cada uno con los sombreros y chaquetas de esa escuela, aparecen en el sindicato estudiantil. La presencia de estos forasteros podría cambiar por completo la dirección de la categorización social, llevando tanto a Farhad como a Sarah a pensar en sí mismos como estudiantes en su propia universidad. Y esta categorización social podría llevarles a tomar más conciencia de las características positivas de su universidad (el excelente equipo de rugby, el campus encantador y los estudiantes inteligentes) en comparación con las características de la otra escuela. Ahora, en lugar de percibirse a sí mismos como miembros de dos grupos diferentes (hombres contra mujeres), Farhad y Sarah podrían percibirse repentinamente como miembros de la misma categoría social (estudiantes de su universidad).

    Quizás este ejemplo te ayude a ver la flexibilidad de la categorización social. A veces pensamos en nuestras relaciones con los demás a nivel individual y a veces a nivel grupal. Y qué grupos utilizamos en la categorización social pueden cambiar con el tiempo y en diferentes situaciones. Es más probable que te categorices como miembro de tu colegio o universidad cuando tu equipo de rugby o fútbol acaba de ganar un juego realmente importante, o en tu ceremonia de graduación, de lo que lo harías en una velada normal con tu familia. En estos casos, tu membresía como estudiante universitario es simplemente más destacada e importante de lo que es cada día, y es más probable que te categorices en consecuencia.

    Efectos similares ocurren cuando categorizamos a otras personas. Tendemos a ver a las personas que pertenecen al mismo grupo social como más similares de lo que realmente son, y tendemos a juzgar a las personas de diferentes grupos sociales como más diferentes de lo que realmente son.

    Desarrollo de estereotipos

    Nuestros estereotipos y prejuicios se aprenden a través de muchos procesos diferentes. Esta multiplicidad de causas es lamentable porque hace que los estereotipos y prejuicios sean aún más propensos a formarse y más difíciles de cambiar. Por un lado, aprendemos nuestros estereotipos en parte a través de nuestras comunicaciones con familias y compañeros (Aboud & Doyle, 1996) y de los comportamientos que vemos retratados en los medios de comunicación (Brown, 1995). Incluso los niños de cinco años han aprendido normas culturales sobre las actividades y comportamientos apropiados para niños y niñas y también han desarrollado estereotipos sobre la edad, la raza y el atractivo físico (Bigler & Liben, 2006). Y a menudo hay un buen acuerdo sobre los estereotipos de categorías sociales entre los individuos dentro de una cultura determinada. En un estudio que evaluó los estereotipos, Stephanie Madon y sus colegas (Madon et al., 2001) presentaron a estudiantes universitarios estadounidenses una lista de 84 términos de rasgos y les pidieron que indicaran para qué grupos cada rasgo parecía apropiado (Figura 14.4, “Estereotipos actuales mantenidos por estudiantes universitarios” ). Los participantes tendían a estar de acuerdo sobre qué rasgos eran ciertos de qué grupos, y esto era cierto incluso para grupos de los que probablemente los encuestados nunca hubieran conocido a un solo miembro (árabes y rusos). Incluso hoy en día, existe un buen acuerdo sobre los estereotipos de los miembros de muchos grupos sociales, entre ellos hombres y mujeres y una variedad de grupos étnicos. [212]

    Una lista de estereotipos que tienen los estudiantes universitarios sobre otros grupos de personas
    Figura 14.5: Estereotipos actuales de estudiantes universitarios [213]

    Una vez que se establecen, los estereotipos (como cualquier otra representación cognitiva) tienden a perseverar. Empezamos a responder a los miembros de categorías estereotipadas como si ya supiéramos cómo eran. Yaacov Trope y Eric Thompson (1997) encontraron que los individuos dirigían menos preguntas a miembros de categorías sobre las que tenían estereotipos fuertes (como si ya supieran cómo eran estas personas) y que las preguntas que sí hacían probablemente confirmarían los estereotipos que ya tenían.

    En otros casos, los estereotipos se mantienen porque la información que confirma nuestros estereotipos es mejor recordada que la información que los desconfirma. Cuando vemos que miembros de grupos sociales realizan comportamientos, tendemos a recordar mejor información que confirma nuestros estereotipos que recordamos información que desconfirma nuestros estereotipos (Fyock & Stangor, 1994). Si creemos que las mujeres son malas conductoras y vemos a una mujer manejando mal, entonces tendemos a recordarlo, pero cuando vemos a una mujer que conduce particularmente bien, tendemos a olvidarlo. Esta correlación ilusoria es otro ejemplo del principio general de asimilación: tendemos a percibir el mundo de manera que se ajuste a nuestras creencias existentes más fácilmente de lo que cambiamos nuestras creencias para adaptarse a la realidad que nos rodea.

    Y los estereotipos se vuelven difíciles de cambiar porque son muy importantes para nosotros, se convierten en una parte integral e importante de nuestra vida cotidiana en nuestra cultura. Los estereotipos se expresan frecuentemente en la televisión, en las películas y en las redes sociales, y aprendemos muchas de nuestras creencias de estas fuentes. Nuestros amigos también tienden a tener creencias similares a las nuestras, y hablamos de estas creencias cuando nos juntamos con ellos (Schaller & Conway, 1999). En definitiva, los estereotipos y prejuicios son poderosos en gran parte porque son normas sociales importantes que forman parte de nuestra cultura (Guimond, 2000).

    Debido a que son tan altamente accesibles cognitivamente, y porque parecen tan “correctos”, nuestros estereotipos influyen fácilmente en nuestros juicios y respuestas a aquellos que hemos categorizado. El psicólogo social John Bargh alguna vez describió los estereotipos como “monstruos cognitivos” porque su activación era tan poderosa y porque las creencias activadas tenían influencias tan insidiosas en el juicio social (Bargh, 1999). Haciendo las cosas aún más difíciles, los estereotipos son más fuertes para las personas que más necesitan el cambio, las personas que tienen más prejuicios (Lepore & Brown, 1997).

    Debido a que los estereotipos y prejuicios a menudo operan fuera de nuestra conciencia, y también porque las personas con frecuencia no están dispuestas a admitir que los tienen, los psicólogos sociales han desarrollado métodos para evaluarlos indirectamente. En el cuadro de Enfoque de Investigación siguiente, consideraremos dos de estos enfoques: el procedimiento falso de tubería y la Prueba de Asociación Implícita (IAT).

    Enfoque de investigación: Medir estereotipos indirectamente

    Una dificultad para medir los estereotipos y los prejuicios es que las personas pueden no decir la verdad sobre sus creencias. La mayoría de las personas no quieren admitir —ni para ellos mismos ni para otros— que tienen estereotipos o que tienen prejuicios hacia algunos grupos sociales. Para sortear este problema, los psicólogos sociales hacen uso de una serie de técnicas que les ayudan a medir estas creencias de manera más sutil e indirecta.

    Un enfoque indirecto para evaluar los prejuicios se llama el procedimiento falso de tuberías (Jones & Sigall, 1971). En este procedimiento, el experimentador primero convence a los participantes de que tiene acceso a sus creencias “verdaderas”, por ejemplo, al acceder a un cuestionario que cumplimentaron en una sesión experimental previa. Una vez que los participantes estén convencidos de que el investigador es capaz de evaluar sus actitudes “verdaderas”, se espera que sean más honestos al responder el resto de preguntas que se les hagan porque quieren estar seguros de que el investigador no los capte mintiendo. Curiosamente, las personas expresan más prejuicios cuando están en la tubería falsa que cuando se les hacen las mismas preguntas más directamente, lo que sugiere que con frecuencia podemos enmascarar nuestras creencias negativas en público.

    Otras medidas indirectas de prejuicio también se utilizan frecuentemente en la investigación psicológica social; por ejemplo, la evaluación de comportamientos no verbales como los errores del habla o la cercanía física. Una medida común consiste en pedir a los participantes que tomen asiento en una silla cerca de una persona de un grupo racial o étnico diferente y medir qué tan lejos se sienta la persona (Sechrist & Stangor, 2001; Word, Zanna, & Cooper, 1974). Se supone que las personas que se sientan más alejadas tienen más prejuicios hacia los miembros del grupo.

    Debido a que nuestros estereotipos se activan espontáneamente cuando pensamos en miembros de diferentes grupos sociales, es posible utilizar medidas de tiempo de reacción para evaluar esta activación y así aprender sobre los estereotipos y prejuicios de las personas. En estos procedimientos, se pide a los participantes que hagan una serie de juicios sobre imágenes o descripciones de grupos sociales y luego que respondan preguntas lo más rápido posible, pero sin cometer errores. La velocidad de estas respuestas se utiliza para determinar los estereotipos o prejuicios de un individuo.

    La medida implícita del prejuicio en el tiempo de reacción más popular, la prueba de asociación implícita (IAT), se utiliza frecuentemente para evaluar estereotipos y prejuicios (Nosek, Greenwald, & Banaji, 2007). En el IAT, se pide a los participantes clasificar los estímulos que ven en una pantalla de computadora en una de dos categorías presionando una de dos teclas de computadora, una con la mano izquierda y otra con la mano derecha. Además, las categorías están dispuestas de manera que las respuestas a responder con los botones izquierdo y derecho “encajan con” (coinciden) el estereotipo o no “encajan con” (descoinciden) el estereotipo. Por ejemplo, en una versión del IAT, a los participantes se les muestran imágenes de hombres y mujeres y también se muestran palabras relacionadas con disciplinas académicas (por ejemplo, Historia, Francés o Lingüística para las Artes, o Química, Física o Matemáticas para las Ciencias). Entonces los participantes categorizan las fotos (“¿Es esta imagen una foto de un hombre o una mujer?”) y responder preguntas sobre las disciplinas (“¿Es esta disciplina una ciencia?) pulsando el botón Sí o el botón No usando su mano izquierda o su mano derecha.

    Cuando las respuestas se organizan en la pantalla de una manera que coincide con un estereotipo, de tal manera que la categoría masculina y la categoría “ciencia” están en el mismo lado de la pantalla (por ejemplo, en el lado derecho), los participantes pueden hacer la tarea muy rápidamente y cometen pocos errores. Simplemente es más fácil, porque los estereotipos se emparejan o se asocian con las imágenes de una manera que tiene sentido o es familiar. Pero cuando las imágenes están dispuestas de tal manera que la categoría femenina y la categoría “ciencia” están del mismo lado, mientras que los hombres y las categorías débiles están del otro lado, la mayoría de los participantes cometen más errores y responden más despacio. El supuesto básico es que si se asocian o vinculan dos conceptos, se les responderá más rápidamente si se clasifican utilizando las mismas claves, en lugar de diferentes.

    Los procedimientos implícitos de asociación como el IAT muestran que incluso los participantes que afirman no tener prejuicios sí parecen tener estereotipos culturales sobre los grupos sociales. Incluso los propios negros responden más rápidamente a palabras positivas que están asociadas con rostros blancos en lugar de negros en el IAT, sugiriendo que tienen prejuicios raciales sutiles hacia su propio grupo racial.

    Debido a que tienen estas creencias, es posible —aunque no garantizado— que puedan utilizarlas al responder a otras personas, creando un tipo de discriminación sutil e inconsciente. Si bien se ha debatido el significado del IAT (Tetlock & Mitchell, 2008), investigaciones que utilizan medidas implícitas sugieren que —lo sepamos o no, y aunque podamos tratar de controlarlos cuando podamos— nuestros estereotipos y prejuicios se activan fácilmente cuando vemos miembros de diferentes redes sociales categorías (Barden, Maddux, Petty, & Brewer, 2004). [214]

    Signo de interrogación

    Piénsalo...

    ¿Tienes prejuicios implícitos? Prueba la Asociación Implícita Prueba tú mismo, aquí: https://implicit.harvard.edu/implicit

    ¿Qué descubriste? ¿Cómo te hizo sentir esto?

    Estereotipos implícitos

    A lo largo de los últimos 30 años ha ido creciendo la investigación sobre el concepto de estereotipos implícitos. Particularmente utilizando la Prueba de Asociaciones Implícitas, se ha demostrado que los participantes experimentales muestran un sesgo de respuesta en apoyo de una asociación estereotipada, como “joven” y “bueno” (y “viejo” y “malo”) indicando evidencia de un estereotipo de edad implícita. Esto se ha encontrado incluso para las personas que rechazan conscientemente el uso de tales estereotipos, y buscan ser justos en su juicio hacia otras personas. Este hallazgo ha sido interpretado como un “sesgo cognitivo”, implicando un prejuicio implícito dentro del individuo. Pero las asociaciones estereotipadas implícitas (como cualquier otra asociación implícita) pueden desarrollarse a través del trabajo ordinario del “cerebro predictivo”. Se supone que el cerebro predictivo desarrolla asociaciones a través de la experiencia de su prevalencia en el mundo social del perceptor. Si el cerebro predictivo tomara muestras al azar o exhaustivamente entonces las asociaciones estereotipadas no serían captadas si no representaban el estado del mundo. Sin embargo, las personas nacen en la cultura, y se comunican dentro de las redes sociales. Así, las asociaciones estereotipadas implícitas recogidas por un individuo no reflejan un sesgo cognitivo sino las asociaciones prevalentes dentro de su cultura, evidencia de “cultura en mente”. Por lo tanto, para comprender los estereotipos implícitos, la investigación debe examinar más de cerca la forma en que se comunican las asociaciones dentro de las redes sociales en lugar de enfocarse exclusivamente en un sesgo cognitivo implícito [215]

    Efectos de los Estereotipos

    Tradicionalmente un estereotipo se ha definido como atributos sobregeneralizados asociados a los miembros de un grupo social (como el inglés reservado o el ingeniero geek), con la implicación de que se aplica a todos los miembros del grupo (Hinton, 2000). Un gran cuerpo de investigación, particularmente en los Estados Unidos de América (EEUU), se ha centrado en los estereotipos (negativos) de las mujeres y los negros, que están vinculados con los prejuicios y la discriminación en la sociedad (Nelson, 2009, Steele, 2010). Los investigadores psicológicos han buscado identificar por qué ciertas personas empleaban estereotipos y, en gran parte del siglo XX, fueron vistos como debidos a una falacia mental o a una idea errónea de un grupo social, la cognición “sesgada” de un individuo, resultante de factores propuestos como la “simplicidad” del pensamiento ( Koenig y King, 1964) y surgidos de la crianza y la motivación social (particularmente el “autoritarismo”, Adorno et al., 1950).

    Posteriormente se ha hecho un esfuerzo considerable para persuadir a las personas de que eviten el uso de estereotipos, destacando su inexactitud e injusticia (por ejemplo, Brown, 1965). Sin embargo, desde la década de 1960, investigadores cognitivos, como Tajfel (1969), han argumentado que los estereotipos son una característica general de la categorización social humana. A pesar de ello, se ha argumentado que los individuos pueden buscar conscientemente evitar el uso de estereotipos negativos y mantener una visión sin prejuicios de los demás (Devine, 1989; Schneider, 2004). En efecto, Fiske y Taylor (2013) afirman que ahora sólo el diez por ciento de la población (en las democracias occidentales) emplea estereotipos manifiestos. Desafortunadamente, trabajos recientes, específicamente utilizando técnicas como el Test de Asociaciones Implícitas (Greenwald et al., 1998), ha demostrado que las asociaciones estereotipadas pueden influir implícitamente en el juicio social, incluso para personas que conscientemente buscan evitar su uso (Lai et al., 2016 ).

    Si bien en algunos casos los estereotipos que se utilizan para emitir juicios pueden ser realmente ciertos del individuo que se está juzgando, en muchos otros casos no lo son. Los estereotipos son problemáticos cuando los estereotipos que sostenemos sobre un grupo social son inexactos en general, y particularmente cuando no se aplican al individuo que está siendo juzgado (Stangor, 1995). Estereotipos a los demás es simplemente injusto. Aunque muchas mujeres sean más emocionales que la mayoría de los hombres, no todas lo son, y no es correcto juzgar a ninguna mujer como si lo fuera.

    Al final, los estereotipos se convierten en profecías autocumplidas, de tal manera que nuestras expectativas sobre los miembros del grupo hacen realidad los estereotipos (Snyder, Tanke, & Berscheid, 1977; Word, Zanna, & Cooper, 1974). Una vez que creemos que los hombres son mejores líderes que las mujeres, tendemos a comportarnos con los hombres de formas que les facilitan liderar. Y nos comportamos con las mujeres de formas que hacen que sea más difícil para ellas liderar. ¿El resultado? A los hombres les resulta más fácil sobresalir en puestos de liderazgo, mientras que las mujeres tienen que trabajar duro para superar las falsas creencias sobre su falta de habilidades de liderazgo (Phelan & Rudman, 2010). Esta es probablemente la razón por la que las abogadas con nombres masculinos tienen más probabilidades de convertirse en jueces (Coffey & McLaughlin, 2009) y las aspirantes de aspecto masculino tienen más probabilidades de ser contratadas como líderes que las aspirantes de aspecto femenino (von Stockhausen, Koeser, & Sczesny, 2013).

    Estas profecías autocumplidas son ubicuas, incluso las expectativas de los maestros sobre las habilidades académicas de sus alumnos pueden influir en el rendimiento escolar de los estudiantes (Jussim, Robustelli, & Cain, 2009).

    Por supuesto, puede pensar que personalmente no se comporta de estas maneras, y puede que no. Pero la investigación ha encontrado que los estereotipos a menudo se usan fuera de nuestra conciencia, lo que hace muy difícil para nosotros corregirlos. Incluso cuando pensamos que estamos siendo completamente justos, podemos estar usando nuestros estereotipos para condonar la discriminación (Chen & Bargh, 1999). Y cuando estamos distraídos o bajo presión de tiempo, estas tendencias se vuelven aún más poderosas (Stangor & Duan, 1991).

    Además, tratar de evitar que nuestro estereotipo coloree nuestras reacciones a los demás requiere esfuerzo. Experimentamos más afecto negativo (particularmente ansiedad) cuando estamos con miembros de otros grupos que cuando estamos con personas de nuestros propios grupos, y necesitamos usar más recursos cognitivos para controlar nuestro comportamiento debido a nuestra ansiedad por revelar nuestros estereotipos o prejuicios (Butz & Plant, 2006; Richeson & Shelton, 2003). Cuando sabemos que necesitamos controlar nuestras expectativas para no estereotipar involuntariamente a la otra persona, podemos intentar hacerlo, pero hacerlo requiere esfuerzo y puede fallar frecuentemente (Macrae, Bodenhausen, Milne, & Jetten, 1994). [216]

    Signo de interrogación

    Piénsalo...

    Piense en sus resultados a partir de la evaluación implícita del sesgo. Si descubriste sesgos, ¿qué estereotipos podrían haber alimentado eso?

    Hemos visto que la categorización social es una parte básica de la naturaleza humana y una que nos ayuda a simplificar nuestros mundos sociales, a sacar conclusiones rápidas (si potencialmente inexactas) sobre los demás y a sentirnos bien con nosotros mismos. En muchos casos, nuestras preferencias por los grupos internos pueden ser relativamente inofensivas; podemos preferir socializar con personas que comparten nuestra raza o etnia, por ejemplo, pero sin que nos disgusten particularmente los demás. Pero categorizar a otros también puede conducir a prejuicios y discriminación, e incluso puede hacerlo sin nuestra conciencia. Debido a que los prejuicios y la discriminación son tan perjudiciales para tanta gente, todos debemos trabajar para ir más allá de ellos.

    La discriminación influye en la vida cotidiana de sus víctimas en áreas como el empleo, los ingresos, las oportunidades financieras, las oportunidades de vivienda y educación, y la atención médica. Incluso con el mismo nivel de educación y años de experiencia, las minorías étnicas en Canadá tienen un 40% menos de probabilidades de recibir devoluciones de llamada para una entrevista después de una solicitud de empleo (Oreopolous, 2011). Los negros tienen tasas de mortalidad más altas que los blancos por ocho de las 10 principales causas de muerte en Estados Unidos (Williams, 1999) y tienen menos acceso y reciben una atención de salud de mala calidad, incluso controlando por otras variables como el nivel de seguro médico. Las tasas de suicidio entre lesbianas y gays son sustancialmente más altas que las tasas para la población general, y se ha argumentado que esto se debe en parte a los resultados negativos del prejuicio, incluyendo actitudes negativas y el aislamiento social resultante (Halpert, 2002). Y en algunos casos raros, la discriminación incluso toma la forma de crímenes de odio como las agresiones a los homosexuales.

    Más comúnmente, los miembros de grupos minoritarios también enfrentan una variedad de pequeñas molestias, como el mal servicio en los restaurantes, ser mirados y ser blanco de chistes (Swim, Hyers, Cohen, Fitzgerald, & Bylsma, 2003). Pero incluso estas formas cotidianas de discriminación “menores” pueden ser problemáticas porque pueden producir ira y ansiedad entre los miembros del grupo estigmatizados y pueden provocar estrés y otros problemas psicológicos (Klonoff, Landrine, & Campbell, 2000; Klonoff, Landrine y Ullman, 1999). Las personas estigmatizadas que reportan haber experimentado más exposición a la discriminación u otras formas de trato injusto también reportan más depresión, ira y ansiedad y menores niveles de satisfacción y felicidad con la vida (Swim, Hyers, Cohen, & Ferguson, 2001).

    Por supuesto, la mayoría de nosotros tratamos de mantener nuestros estereotipos y prejuicios fuera de la mente, y trabajamos duro para evitar discriminar (Richeson & Shelton, 2007). Pero incluso cuando trabajamos para mantener bajo control nuestras creencias negativas, esto no quiere decir que desaparezcan fácilmente. [217]

    Obteniendo estereotipos pasados

    Ahora que estamos conscientes de cómo se forman los estereotipos, tanto consciente como inconscientemente, ¿qué hacemos? ¿Cómo lo cambiamos? ¿Cómo somos, como educadores, convirtiéndolo en un mundo mejor para los estudiantes y familias con las que tenemos el privilegio de trabajar?

    Podemos y sí superar los estereotipos, aunque hacerlo puede requerir algún esfuerzo de nuestra parte (Blair, 2002). Hay una serie de técnicas que podemos utilizar para tratar de mejorar nuestras actitudes hacia los grupos externos, y al menos algunas de ellas se han encontrado efectivas. Kawakami, Dovidio, Moll, Hermsen y Russin (2000) encontraron que los estudiantes que practicaban responder de manera no estereotipada a miembros de otros grupos se volvieron más capaces de evitar activar sus estereotipos negativos en futuras ocasiones. Y varios estudios han encontrado que nos volvemos menos prejuiciados cuando estamos expuestos y pensamos en miembros del grupo que tienen características particularmente positivas o no estereotipadas. Por ejemplo, Blair, Ma y Leron (2001) pidieron a sus participantes que imaginaran a una mujer que fuera “fuerte” y encontraron que hacerlo disminuía los estereotipos de las mujeres. De manera similar, Bodenhausen, Schwarz, Bless y Wanke (1995) encontraron que cuando los estudiantes blancos estadounidenses pensaban en modelos negros positivos a seguir, como Oprah Winfrey y Michael Jordan, se volvieron menos prejuiciosos hacia los negros. [218]

    Signo de interrogación

    Piénsalo...

    Piensa en los estereotipos que podrías tener (ver la última función Food for Thought). ¿Qué es algo que puedes hacer para empezar a superar estos?

    Reducir la discriminación cambiando las normas sociales

    Una variable que nos hace menos prejuiciados es la educación. Las personas más educadas expresan menos estereotipos y prejuicios en general. Esto es cierto para los estudiantes que se inscriben en cursos que están relacionados con estereotipos y prejuicios, como un curso sobre género y diversidad étnica (Rudman, Ashmore, & Gary, 2001), y también es cierto de manera más general: la educación reduce los prejuicios, independientemente de los cursos en particular que tome (Sidanius, Sinclair, & Pratto, 2006).

    Resultado de imagen para la clase universitaria
    Figura 14.6: La educación reduce los prejuicios. [219]

    Los efectos de la educación en la reducción de prejuicios probablemente se deben en gran parte a las nuevas normas sociales que se introducen a las personas en la escuela. Las normas sociales definen lo que es apropiado e inapropiado, y podemos cambiar efectivamente los estereotipos y prejuicios cambiando las normas pertinentes sobre ellos.

    La influencia de las normas sociales es poderosa, y los cambios duraderos en las creencias sobre los grupos externos solo ocurrirán si son apoyados por cambios en las normas sociales. Los prejuicios y la discriminación prosperan en entornos en los que se les percibe como la norma, pero mueren cuando las normas sociales existentes no lo permiten. Y debido a que las normas sociales son tan importantes, el comportamiento de los individuos puede ayudar a crear o reducir los prejuicios y la discriminación. La discriminación, los prejuicios e incluso los delitos de odio como los ataques a los homosexuales tendrán más probabilidades de continuar si las personas no responden o los confrontan cuando ocurren.

    Lo que esto significa es que si crees que el prejuicio está mal, debes enfrentarlo cuando veas que sucede. Tomar medidas para reducir los prejuicios es deber de todos; tener un poco de coraje puede ser de gran ayuda en este sentido. [220]

    Reducción del prejuicio a través del contacto intergrupal

    Una de las razones por las que las personas pueden tener estereotipos y prejuicios es que ven a los miembros de grupos externos como diferentes de ellos. Podemos preocuparnos de que nuestras interacciones con personas de diferentes grupos raciales sean desagradables, y estas ansiedades pueden llevarnos a evitar interactuar con personas de esos grupos (Mallett, Wilson, & Gilbert, 2008). Lo que esto sugiere es que una buena manera de reducir los prejuicios es ayudar a las personas a crear conexiones más estrechas con miembros de diferentes grupos. Las personas serán más favorables hacia los demás cuando aprendan a ver a esas otras personas como más similares a ellas, como más cercanas al yo, y a estar más preocupadas por ellas.

    La idea de que el contacto intergrupal reducirá los prejuicios, conocida como la hipótesis del contacto, es simple: Si niños de diferentes grupos étnicos juegan juntos en la escuela, sus actitudes hacia los demás deberían mejorar.

    Resultado de imagen para aula preescolar
    Figura 14.7: Ir a la escuela con niños diversos puede ayudar a aumentar la preocupación de los niños por los demás y reducir los prejuicios. [221]

    Un ejemplo importante del uso del contacto intergrupal para influir en los prejuicios surgió como resultado del importante caso de la Corte Suprema de Estados Unidos Brown v. Board of Education en 1954. En este caso, la Corte Suprema de Estados Unidos coincidió, basándose en gran parte en el testimonio de psicólogos, que trasladar a niños negros a escuelas a las que asisten principalmente niños blancos, y viceversa, produciría resultados positivos en las actitudes intergrupales, no sólo porque proporcionaría a los niños negros acceso a mejores escuelas, sino también porque el contacto intergrupal resultante reduciría los prejuicios entre niños negros y blancos. Esta estrategia parecía particularmente apropiada en el momento en que se implementó porque la mayoría de las escuelas en Estados Unidos estaban entonces altamente segregadas por raza.

    La estrategia de transporte en autobús se inició tras la decisión de la Suprema Corte, y tuvo un profundo efecto en las escuelas de Estados Unidos. Por un lado, la política fue muy efectiva para cambiar el maquillaje escolar: el número de escuelas segregadas disminuyó drásticamente durante la década de 1960 después de que se inició la política. El autobús también mejoró el logro educativo y ocupacional de los negros y aumentó el deseo de los negros de interactuar con los blancos; por ejemplo, al formar amistades entre razas (Stephan, 1999). En general, entonces, el caso de la desegregación de escuelas en Estados Unidos respalda la expectativa de que el contacto intergrupal, al menos a la larga, pueda tener éxito en cambiar actitudes. Sin embargo, como resultado de varias decisiones posteriores de la Corte Suprema de Estados Unidos, la política de dessegregación de escuelas a través de autobuses no continuó más allá de la década de 1990.

    Aunque el transporte de estudiantes para lograr escuelas dessegregadas representa un ejemplo destacado de contacto intergrupal, dicho contacto ocurre también en muchas otras áreas. En conjunto, existe un apoyo sustancial para la efectividad del contacto intergrupal para mejorar las actitudes grupales en una amplia variedad de situaciones, incluyendo escuelas, organizaciones de trabajo, fuerzas militares y vivienda pública. Pettigrew y Tropp (2006) realizaron un metaanálisis en el que revisaron más de 500 estudios que habían investigado los efectos del contacto intergrupal en las actitudes grupales. Encontraron que las actitudes hacia los grupos que estaban en contacto se volvieron más positivas con el tiempo. Además, se encontraron efectos positivos del contacto tanto en los estereotipos como en los prejuicios y para muchos tipos diferentes de grupos contactados.

    Los efectos positivos del contacto intergrupal pueden deberse en parte a aumentos en la preocupación de otros. Galinsky y Moskowitz (2000) encontraron que llevar a los estudiantes a tomar la perspectiva de otro miembro del grupo, lo que aumentó la empatía y la cercanía con la persona, también redujo los prejuicios.

    Cuando superamos las membresías grupales y nos enfocamos más en los individuos de los grupos, comenzamos a ver que existe una gran variabilidad entre los miembros del grupo y que nuestros estereotipos grupales globales e indiferenciadores en realidad no son tan informativos (Rothbart & John, 1985). El contacto intergrupal exitoso tiende a reducir la percepción de homogeneidad del grupo externo. El contacto también nos ayuda a sentirnos más positivamente sobre los miembros del otro grupo, y este afecto positivo hace que nos gusten más. [222]

    Cuando se trabaja con niños pequeños, los educadores y cuidadores pueden necesitar ayudar a andamiar esta comprensión y ser realmente conscientes de quién está representado (y quién no) en los materiales en el aula. Los niños traen ideas sobre “otros” que han adquirido entornos y que pueden ser apoyados en los materiales en sus hogares, comunidades e incluso en el aula. Considera este ejemplo:

    Emma, Rakesha y Annie eligen el área de juegos dramáticos mientras hacen sus planes para el día. Cada uno de ellos ha notado las nuevas y brillantes coronas que sus maestros han agregado a los estantes de ropa de vestir desde ayer.

    “Mírenme. Soy una princesa”, dice Annie mientras gira frente al espejo con una corona en la cabeza. “Yo también”, agrega Rakesha, eligiendo otra de las coronas. “El mío tiene joyas”.

    Emma, que tiene la piel clara y el cabello claro y a menudo toma la iniciativa en la asignación de papeles dramáticos, mira a las niñas y afirma enfáticamente: “¡No!” Ella se vuelve hacia Rakesha, que tiene la piel más oscura y el pelo más oscuro, y dice: “No puedes ser princesa porque no te ves como una. Tienes que parecerte al del libro de las princesas”.

    Rakesha protesta, “¡Yo también puedo ser una princesa! Todo el mundo puede ser una princesa”. Las tres chicas siguen discutiendo en voz alta sobre quién puede ser princesa, y la señora Denisha se acerca para ayudarlas a resolver su desacuerdo. Ella se sienta en la alfombra y hace un movimiento a las tres chicas para que se sienten a su alrededor. Ella observa: “Ustedes chicas se ven y suenan bastante molestas. ¿Cuál es el problema? Rakesha, ¿por qué no nos dices primero qué te hizo sentir tan molesto?”

    Rakesha repite la afirmación de Emma de que Rakesha no puede ser una princesa. Emma y Annie agregan detalles a la historia del argumento. La señora Denisha escucha, hace preguntas y reafirma el problema. Luego les dice: “Realmente hirió los sentimientos de Rakesha cuando le dijiste que no podía ser una princesa. Rakesha tenía razón. Las personas con cualquier color de piel y pelo pueden ser princesas y otros personajes especiales. Podemos encontrar libros sobre muchos tipos de princesas. Ahora, me quedaré y te ayudaré a pensar en algunas ideas para tu obra de esta mañana”. [223]

    En las aulas con niños mayores, los maestros pueden utilizar el aula de rompecabezas, un enfoque de aprendizaje en el que estudiantes de diferentes grupos raciales o étnicos trabajan juntos, de manera interdependiente, para dominar el material. La clase se divide en pequeños grupos de aprendizaje, donde cada grupo es diverso en composición étnica y de género. El material asignado a aprender se divide en tantas partes como estudiantes en el grupo, y los miembros de diferentes grupos a los que se les asigna la misma tarea se reúnen para ayudar a desarrollar un informe sólido. Cada alumno aprende entonces su propia parte del material y presenta esta pieza del rompecabezas a los demás miembros de su grupo. Por lo tanto, los alumnos de cada grupo son interdependientes en el aprendizaje de todo el material. Una amplia variedad de técnicas, basadas en principios del aula de rompecabezas, están en uso en muchas escuelas de todo el mundo, y las investigaciones que estudian estos enfoques han encontrado que las experiencias cooperativas e interdependientes entre estudiantes de diferentes grupos sociales son efectivas para reducir los estereotipos negativos y prejuicio (Stephan, 1999). [224]


    This page titled 14.2: El comienzo del sesgo is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Krischa Esquivel, Emily Elam, Jennifer Paris, & Maricela Tafoya.