Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4.3: Psicología Individual de Adler

  • Page ID
    145121
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Adler desarrolló el concepto de Psicología Individual a partir de su observación de que los psicólogos comenzaban a ignorar lo que llamó la unidad del individuo:

    Una encuesta de las opiniones y teorías de la mayoría de los psicólogos indica una limitación peculiar tanto en la naturaleza de su campo de investigación como en sus métodos de indagación. Actúan como si la experiencia y el conocimiento de la humanidad fueran, con intención consciente, quedar excluidos de nuestras investigaciones y todo valor e importancia negada a la visión artística y creativa así como a la intuición misma. (pg. 1; Adler, 1914/1963)

    Para resumir brevemente la Psicología Individual, los niños comienzan la vida con sentimientos de inferioridad hacia sus padres, así como hacia el mundo entero. La vida del niño se convierte en un esfuerzo continuo para superar esta inferioridad, y el niño está continuamente inquieto. A medida que el niño busca la superioridad forma creativamente metas, aunque el objetivo final sea una representación ficticia del logro de la superioridad. En efecto, Adler creía que es imposible pensar, sentir, querer o actuar sin la percepción de algún objetivo, y que todo fenómeno psicológico sólo puede entenderse si se considera como preparación para algún objetivo. Así, toda la vida de la persona se centra en un plan dado para alcanzar la meta final (cualquiera que sea). Tal perspectiva debe ser singularmente individual, ya que los sentimientos particulares de inferioridad, estilo de vida creativo y metas finales de cada persona serían únicos de sus propias experiencias (Adler, 1914/1963).

    La sugerencia de que buscar superar las propias inferioridades es la fuerza impulsora subyacente al desarrollo de la personalidad es, por supuesto, una desviación significativa de la sugerencia de Freud de que el desarrollo gira en torno a la búsqueda de la gratificación psicosexual. Otra diferencia importante es que Adler no distinguió entre las mentes conscientes e inconscientes como tenía Freud:

    El uso de los términos “conciencia” e “inconsciencia” para designar factores distintivos es incorrecto en la práctica de la Psicología Individual. La conciencia y la inconsciencia se mueven juntas en la misma dirección y no son contradicciones, como tantas veces se cree. Es más, no hay una línea definida de demarcación entre ellos. Se trata meramente de descubrir el propósito de su movimiento conjunto. (pg. 56; Adler, 1929a)

    Inferioridad y Compensación

    En 1907, Adler publicó su clásico Study of Organ Inferiority and Its Psychical Compensation, el cual fue traducido al inglés 10 años después (Adler, 1917). Este fue principalmente un artículo médico sobre las consecuencias de la inferioridad de órganos, en el que Adler analizó cómo el sistema nervioso ayudó al cuerpo a adaptarse a las enfermedades físicas que resultaron, literalmente, del desarrollo de órganos inferiores. Por ejemplo, a menudo se sugiere que las personas ciegas desarrollen una mejor audición. Sin embargo, los psicólogos sociales han demostrado que el entorno social puede afectar profundamente nuestra sensibilidad a los estímulos externos. La razón de esto es probablemente justo lo que Adler describió como el medio principal a través del cual el cerebro puede compensar cualquier deficiencia: llamando la atención sobre los procesos necesarios para la compensación. Así, si una persona tiene dificultad para ver, le presta más atención al oído, así como a los demás sentidos. Sin embargo, este no es un sistema perfecto, y también puede conducir a una compensación excesiva. Como resultado, una amplia variedad de síntomas físicos pueden resultar de los esfuerzos de la psique (incluidos los esfuerzos inconscientes) para compensar algún problema. Como señaló Freud, los síntomas histéricos se manifiestan típicamente como problemas físicos. Según Adler, subyacentes a estos síntomas físicos, incluso cuando son causados únicamente por la psique, debe haber alguna inferioridad de órganos dentro del cuerpo (Adler, 1917).

    Adler no limitó su teoría de la inferioridad de órganos a problemas médicos o síntomas neuróticos, sino que amplió la teoría para incorporar todos los aspectos de la vida. La indemnización se refiere a la manera típica en que una persona busca superar los retos. Por ejemplo, si uno se rompe el brazo, aprende a funcionar con un yeso, o si uno pierde la vista, aprende a usar un bastón o a trabajar con un perro ojo de visión (Dreikurs, 1950; Mosak & Maniacci, 1999). Si examinamos la compensación en un ámbito más psicosocial, los ejemplos podrían incluir a un estudiante universitario que no puede encontrar un novio o novia adecuados para que se centren en convertirse en heterosexuales Un estudiante, un estudiante al que no le va bien académicamente enfoca sus esfuerzos en convertirse en un atleta estrella, o un hijo único que deseaba tener hermanos y hermanas tiene muchos hijos propios (Lundin, 1989). En tales casos, la compensación conduce al equilibrio en la vida de uno. Una debilidad, o al menos una debilidad percibida, se compensa de otras maneras (Manaster & Corsini, 1982). La sobrecompensación implica llevar la compensación a los extremos. Por ejemplo, una persona nacida con mal pie se esfuerza por convertirse en bailarina profesional, o una persona nacida en la pobreza se esfuerza por hacerse millonario y luego sigue trabajando 80 horas a la semana o más esforzándose por convertirse en multimillonario. En términos generales, los mecanismos de inferioridad de la personalidad son más complejos que los de la inferioridad de órganos. Asimismo, la compensación y la sobrecompensación son más complejas cuando pertenecen a la propia personalidad que cuando implican desafíos físicos (Manaster & Corsini, 1982).

    Cuando a una persona le resulta difícil superar sus desafíos en la vida, puede desarrollar lo que Adler llamó un complejo de inferioridad (Adler, 1928, 1929a, 1931a). Si bien los sentimientos de inferioridad son universales, como lo es el esfuerzo por la superioridad, las personas no son creadas iguales. Todos tenemos diferentes fortalezas y debilidades. Sin embargo, cuando un individuo no puede compensar sus debilidades, y sus sentimientos de inferioridad los abruman, surge el complejo de inferioridad. Según Adler, el término complejo no es realmente exacto, porque el llamado complejo de inferioridad es complicado, e impregna toda la personalidad. Y sin embargo, puede que no siempre sea obvio. Un individuo con un complejo de inferioridad puede sentirse cómodo en situaciones en las que tiene suficiente experiencia para sentirse seguro de sí mismo, aunque puede crear esas situaciones evitando la competencia que pudiera exponer sus debilidades (Adler, 1929a). El complejo de inferioridad se mostrará, sin embargo, en situaciones tensas o difíciles, y muchas veces toma la forma de excusas de por qué el individuo no puede seguir un cierto curso de acción. Para los psicólogos, según Adler, la presencia de un complejo de inferioridad puede ser reconocida típicamente por contradicciones, por ciertas emociones como la duda, y por un comportamiento generalmente vacilante. El tratamiento adecuado, por lo tanto, es animar a las personas, nunca desalentarlas, y ayudarlas a comprender que son capaces de resolver problemas y enfrentar las dificultades de la vida (Adler, 1929a).

    Cuando los intensos sentimientos de inferioridad asociados con el complejo de inferioridad se vuelven demasiado para soportar, pueden transformarse en una ilusión única que Adler describió como el complejo de superioridad (Adler, 1928, 1929a, 1931a). El complejo de superioridad no debe ser visto como una extensión del proceso normal de búsqueda de la superioridad. El complejo de superioridad surge del complejo de inferioridad, y en realidad es una extensión de los intensos sentimientos de inferioridad. Curiosamente, esas personas normalmente no se presentan como individuos superiores, sino que pueden ser arrogantes, presumidos, dominantes, o pueden aferrarse a personas prominentes e importantes. En contraste, las personas que realmente son superiores suelen tener un sentido de modestia (Lundin, 1989; Mosak & Maniacci, 1999). La complejidad del complejo de superioridad, y su origen en los sentimientos de inferioridad y la continua búsqueda de superioridad universal, se puede ver no solo en los síntomas neuróticos y otras formas de enfermedad mental, sino también en la conducta delictiva:

    Vemos niños que empiezan a robar sufriendo el sentimiento de superioridad. Creen que están engañando a otros; que otros no saben que están robando. Así son más ricos con poco esfuerzo. Este mismo sentimiento es muy pronunciado entre los delincuentes que tienen la idea de que son héroes superiores... quiere arreglar los asuntos para que se escape de la solución de los problemas de la vida. La criminalidad es así, el resultado de un complejo de superioridad y no de la expresión de la viciosidad fundamental y original. (pp. 80-81; Adler, 1929a)

    Pregunta de Discusión: Adler creía que todos comenzamos la vida con sentimientos de inferioridad y luego luchamos por la superioridad. ¿En qué tipo de cosas has intentado ser realmente bueno en la vida? ¿Recuerdas momentos en los que te sentías inferior tratando de lograr esos mismos objetivos?

    El estilo de vida y el plan de vida

    Según Adler, todos enfrentan dificultades en la vida, y se esfuerzan por superar esas dificultades. A medida que cada individuo enfrenta sus dificultades únicas, y se esfuerza por compensar en sus propias formas características, dado el entorno (o cultura) en que vive, el individuo desarrolla un sentido de sentido para su vida y se fija una meta para sus esfuerzos. Inicialmente Adler se refirió al movimiento consistente hacia esta meta primordial como un plan de vida, pero ese término resultó ser algo confuso. Entonces, Adler optó por referirse a la búsqueda de la propia meta como el estilo de vida. El estilo de vida unifica la personalidad, ya que se basa en las experiencias tempranas de la vida de uno. Sin embargo, la Psicología Individual no mira al pasado, sino al futuro. Si conocemos el estilo de vida de una persona, podemos predecir sus acciones futuras (Adler, 1929a, 1931a).

    No siempre es fácil reconocer el estilo de vida, sin embargo, particularmente en una persona psicológicamente sana o en tiempos de relativa calma. Es cuando una persona enfrenta una nueva situación, o una nueva dificultad, que el estilo de vida se hace evidente para los demás. Para la persona normal, el estilo de vida es un marco dentro del cual la persona se adapta a su sociedad de tal manera que la sociedad se beneficia del trabajo de la persona y la persona misma tiene la energía y el coraje para enfrentar cualquier problema y dificultad que surja (Adler, 1929a). El estilo de vida abarca nuestra creatividad individual, las formas en que resolvemos problemas y compensamos las inferioridades, nuestras actitudes, opiniones y metas. Unifica y expresa nuestra personalidad, proporciona consistencia de cómo vivimos nuestra vida y nos ayuda a encontrar nuestro lugar en el mundo (Adler, 1931a; Dreikurs, 1950; Lundin, 1989; Mosak & Maniacci, 1999).

    El estilo de vida se establece bastante temprano en la infancia, lo que puede ser un problema grave cuando demuestra ser un estilo de vida disfuncional. El complejo de inferioridad es, por supuesto, un estilo de vida defectuoso. Cuando un complejo de inferioridad surge de una inferioridad real de órganos, puede ser particularmente problemático. Robert Lundin (1989) describió el caso de un estudiante de último año que conocía en la universidad que solo medía 5' 3” de altura (muy bajo para un hombre, aunque esto realmente solo sería una inferioridad percibida). Era extremadamente arrogante y hostil hacia los estudiantes más jóvenes, afirmando ser intelectualmente superior en todos los aspectos. Incluso se ofreció a ser compañero de cuarto de Lundin, ¡ya que Lundin obviamente necesitaba su ayuda para mejorar la deficiente personalidad de Lundin! Lundin declinó la oferta. Adler señaló que la inferioridad de órganos no siempre es una situación negativa, y dados los avances en dispositivos protésicos que existen hoy en día, es aún más cierto ahora que la inferioridad de órganos no necesariamente disminuye la calidad de vida de uno. No obstante, Adler enfatizó que lo que más importa es cómo el individuo experimenta la debilidad de su inferioridad orgánica. Algunos tratan de evitar o negar el problema, otros constantemente “luchan y luchan” con sus dificultades. Al final, se reduce al poder creativo del individuo para adaptarse (ver abajo; Adler, 1932a/1964).

    Además del estilo de vida que puede resultar de la inferioridad de órganos (o inferioridad percibida de órganos), Adler discutió otros dos factores que comúnmente conducen a estilos de vida disfuncionales, y que pueden atribuirse principalmente a la influencia de los padres: los mimos y el descuido. El estilo de vida mimado era de particular preocupación para Adler. No se refería a niños que son amados y atendidos íntimamente, sino a niños cuyos padres constantemente se ciernen sobre ellos, resuelven todos los problemas y alivian al niño de cualquier deber o responsabilidad. En consecuencia, el niño nunca aprende a cuidarse a sí mismo ni a interactuar con otros de manera cooperativa.

    Cuanto más profundamente he profundizado en el problema de la neurosis y he buscado en los casos presentados, más claramente he llegado a ver que en cada individuo con una neurosis se puede rastrear algún grado de mimos... Bajo tales circunstancias el niño se desarrolla como un parásito... (pp. 88-89; Adler, 1932a/1964)

    Extendiendo esta idea, Adler escribió que ya sea que se trate de “niños difíciles, personas nerviosas o locas, suicidios, delincuentes, drogadictos, o pervertidos, etc.” hay una falta de sentimiento social (Adler, 1964). En otras palabras, simplemente no funcionan bien en relación con los demás porque nunca han tenido que hacerlo. En cuanto al niño descuidado, aquel que no es deseado, no ha tenido ninguna oportunidad de interacción social alguna, ya que su propia familia no logra interactuar con ellos. En casos de suicidio, Adler creía que incluso la muerte puede ser deseada como medio de venganza contra quienes han lastimado o descuidado a un niño al mostrar a otros lo que han perdido en el que no pudieron amar (Adler, 1967). Dado que los sentimientos de abandono son relativos, los niños mimados a menudo se encuentran en situaciones, más tarde en la vida, donde se sienten descuidados, ya que es posible que ya no reciban los mimos a los que se han acostumbrado (Adler, 1932a/1964).

    Pregunta de Discusión: ¿Cómo describirías tu estilo de vida? Adler creía que los estilos de vida disfuncionales a menudo resultan de mimos o negligencia. ¿Conoces a alguien cuyo estilo de vida refleje claramente cómo se criaron? ¿Es alguien con quien te gusta pasar tiempo, o alguien a quien preferirías evitar?

    Interés Social y Cooperación

    Adler creía que el camino correcto para lograr la superioridad era a través del interés social y la cooperación que naturalmente le sigue. Sin embargo, no se trata de una filosofía altísima, sino de una simple realidad. Según Adler, “estamos en medio de la corriente de la evolución”. Como tal, la especie humana en su conjunto ha buscado la superioridad, así como cada individuo busca su propia superioridad personal (Adler, 1964). La debilidad del individuo hace que busquen el apoyo de los demás, al vivir dentro de una sociedad:

    Todas las personas se sienten inadecuadas en ciertas situaciones. Se sienten abrumados por las dificultades de la vida y son incapaces de encontrarlos con una sola mano. De ahí que una de las tendencias más fuertes en el hombre haya sido formar grupos para que pueda vivir como miembro de una sociedad y no como individuo aislado. Esta vida social sin duda ha sido de gran ayuda para él en la superación de su sentimiento de insuficiencia e inferioridad. Sabemos que este es el caso de los animales, donde las especies más débiles siempre viven en grupos... Por otro lado, los gorilas, leones y tigres pueden vivir aislados porque la naturaleza les ha dado los medios de autoprotección. Un ser humano no tiene su gran fuerza, sus garras, ni sus dientes, y así no puede vivir aparte. Así encontramos que el inicio de la vida social radica en la debilidad del individuo. (pp. 60-61; Adler, 1929a)

    Esta perspectiva evolutiva proporciona una explicación para la paradoja de que la Psicología Individual se centra en gran medida en las relaciones sociales! Una vez más, sabemos (aunque quizás inconscientemente) que solos somos débiles e inferiores, pero juntos podemos lograr grandes cosas. La visión esperanzadora de Adler para el futuro es que algún día el sentimiento social de la humanidad superará todo lo que se le oponga, y la gente vivirá en armonía. Mientras tanto, sin embargo, reconoce que muchas cosas aún se le oponen, y trabajan para destruir los sentimientos sociales y el interés social de los niños: el sexismo, el racismo, la pobreza, la delincuencia, la pena de muerte, el suicidio, la codicia, el maltrato de los pobres, los discapacitados y los ancianos, y todas las formas prejuicio, discriminación e intolerancia (Adler, 1964). No es un reto fácil que enfrenta la humanidad, pero Adler sugirió que el camino hacia la armonía radica, en parte, en reconocer los tres lazos principales que toda persona debe tener en cuenta. Primero, estamos atados a este mundo único, la tierra. Debemos aprender a sobrevivir aquí, dadas las ventajas y desventajas que eso signifique. Segundo, no somos el único miembro de la raza humana. A través de la cooperación y la asociación podemos encontrar fuerza para todos, y podemos asegurar el futuro de la humanidad. Por último, debemos aceptar que hay dos sexos. Para Adler, este último empate se resuelve principalmente a través del amor y el matrimonio. Si bien esto puede sonar como un producto de la educación cultural de Adler, también implica cuidar y respetar a los miembros del otro sexo. De lo contrario, el amor es una palabra que se usa sin sentido. Adler propuso que si le damos sentido a la vida a través del reconocimiento de estos tres vínculos con nuestro entorno, entonces otros pueden compartir nuestro sentido de vida, y entonces el beneficio volverá a nosotros (Adler, 1931a).

    Niño mayor y menor practicando karate juguetonamente

    Figura\(\PageIndex{1}\): Los niños suelen cooperar sin necesidad de aliento, sobre todo cuando uno de ellos tiene una habilidad de la que a otro le falta.

    En términos más prácticos, el interés social es evidente en la cooperación. Para que un individuo pueda superar sus propios sentimientos de inferioridad debe saber que son valiosos, lo que sólo viene de contribuir al bienestar común. Adler sintió que quienes buscan el poder personal están persiguiendo una meta falsa, y eventualmente desaparecerán de la vida por completo. Sin embargo, al contribuir a la familia y a la sociedad, ya sea a través de la crianza de los hijos o contribuyendo al éxito de la propia cultura o sociedad, se puede reclamar un sentido de inmortalidad. La psicología individual se basa en la premisa de que cuando una persona se da cuenta de que el bien común es esencial para el desarrollo de la humanidad, entonces perseguirá un desarrollo personal que esté acorde con el bien mayor. Reconocerán tanto el bien como los retos que se les presente como pertenecientes a todos, y cooperarán en la búsqueda de resolver los retos. No pedirán nada a cambio, ya que reconocen que todo lo que hagan para beneficiar a los demás es en última instancia también para su propio beneficio (Adler, 1933/1964). Esta perspectiva es sorprendentemente cercana a las filosofías orientales y los conceptos de interacción y karma, aunque las referencias religiosas de Adler son principalmente cristianas (aunque nacidas judías, Adler luego se convirtió en cristiano).

    En la sociedad estadounidense, el trabajo suele ser realizado por equipos. La definición corta de un equipo es de dos o más individuos, con diferentes roles, que interactúan socialmente para perseguir algún objetivo común. Los equipos pueden llevar a resultados exitosos en una amplia variedad de escenarios, como en el desarrollo de software, hockey olímpico, respuestas a brotes de enfermedades o el daño inesperado a una nave espacial como Apollo 13 (para dos películas excelentes y entretenidas sobre el trabajo en equipo, vea Miracle [O'Connor & Guggenheim, 2004] y Apollo 13 [Howard, Broyles, Jr., & Reinert, 1995]). Sin embargo, los equipos también pueden llevar a fallas grupales, como las fallas de inteligencia internacional que condujeron al ataque terrorista del 11 de septiembre contra el World Trade Center, el accidente del transbordador espacial Columbia, o las ampliamente reportadas muertes relacionadas con tormentas en el monte. Everest en 1997 (Kozlowski & Ilgen, 2006; Marks, 2006; para más información sobre el monte. Everest ver Boukreev & DeWalt, 1997; Krakauer, 1997). Dada la importancia del trabajo en equipo, tanto en entornos personales como dentro de las organizaciones, ha habido una gran cantidad de investigación sobre los equipos, abordando factores cognitivos, motivacionales y de comportamiento, así como información sobre el diseño efectivo del equipo, la capacitación del equipo y el liderazgo del equipo. A pesar de la riqueza de información tanto sobre los factores positivos como negativos involucrados en el trabajo en equipo, existe una contradicción interesante en el mundo occidental:

    ... Escolarizamos a nuestros hijos como individuos. Contratamos, capacitamos y recompensamos a los empleados como individuos. Y, sin embargo, tenemos una gran fe en que los individuos unidos en un equipo con poco pensamiento dedicado a la composición del equipo, la capacitación y el desarrollo, y el liderazgo serán efectivos y exitosos. (pg. 115; Kozlowski e Ilgen, 2006)

    Pregunta de Discusión: Trabajar en equipos puede resultar bueno o malo, dependiendo de la dinámica del equipo y de los individuos involucrados. ¿Estás activamente involucrado en algún trabajo en equipo? ¿Tu equipo trabaja bien en conjunto, o la dinámica del equipo causa problemas e interfiere en el logro de tus objetivos?

    Las tareas de la vida: trabajo, vida comunal y amor

    A partir de los tres vínculos descritos anteriormente, nuestros lazos con la tierra, la humanidad y el sexo opuesto, Adler describió tres tareas de la vida: el trabajo, la vida comunitaria y el amor. El trabajo se relaciona con la tierra en un sentido evolutivo, que se remonta a cuando nuestros ancestros antiguos eran cazadores/recolectores dependientes del medio ambiente para alimentarse y refugiarse. Según Adler, todas las cuestiones de la vida se pueden encontrar dentro de estas tres tareas, que nos desafían continuamente a lo largo de nuestra vida. Estas tareas no son ajenas, ya que cada una depende de la búsqueda exitosa de las otras dos. Ante esta interrelación, Adler creía que cómo una persona aborda cada una de estas tareas, a través de su estilo de vida, revela mucho sobre lo que ve como el sentido de la vida. Es necesario, por supuesto, que haya equilibrio. Por ejemplo, una persona en un matrimonio infeliz podría pasar mucho tiempo en el trabajo. Esto representa un estilo de vida equivocado (Adler, 1931a, 1964). Peor aún, es alguien que no persigue ninguna de las tareas de la vida:

    Supongamos, por ejemplo, que consideramos a un hombre cuya vida amorosa es incompleta, que no hace esfuerzos en su profesión, que tiene pocos amigos y que encuentra doloroso el contacto con sus semejantes. De los límites y restricciones de su vida podemos concluir que siente estar vivo como algo difícil y peligroso, ofreciendo pocas oportunidades y muchas derrotas. (pg. 7; Adler, 1931a)

    La importancia de la tarea de trabajo se encuentra en el hecho de que debemos hacer algo con nuestro tiempo. A medida que la gente empezó a cooperar, pudieron dividir sus labores. Algunos cazaban, algunos cultivaban, algunos se convertían en artesanos, algunos criaban a los jóvenes y, finalmente, otros servían en los ejércitos que protegían a todos los demás. De esta manera, cada persona cumplió un papel valioso dentro de la sociedad (aunque el papel no fuera de prestigio), y todos se beneficiaron de la capacidad de cada persona para convertirse en más un experto en su papel. Desde luego, este tipo de cooperación social es la segunda tarea de la vida, la vida comunitaria o, como a veces se le hace referencia, tener amigos. Trabajar con otros por el bien común puede ser bastante difícil si la gente lo está haciendo sólo para su propio beneficio, y si desconfían o temen de aquellos con quienes parecen estar cooperando. A medida que las sociedades se hicieron más avanzadas, y la educación se convirtió en una parte importante de la sociedad, la mayoría de las sociedades fomentan el interés social como aspecto de En Estados Unidos, por ejemplo, hablamos de que los niños aprenden a ser buenos ciudadanos, y las escuelas incluyen muchas lecciones de educación cívica. Además, las sociedades establecen no sólo pautas y normas formales e informales para un comportamiento aceptable, sino que se escriben leyes reales para castigar a quienes actúan desafiando el bien común. ¡No es que esto sea fácil! La primera enmienda a la constitución norteamericana garantiza la libertad de expresión, que incluye el derecho a impugnar la existencia misma de nuestra forma de gobierno. No obstante, en general se reconoce que el bien mayor se sirve protegiendo al pueblo de posibles abusos de poder por parte del gobierno. Sin entrar en una discusión de política, este equilibrio, que busca servir a los mejores intereses de la comunidad de ciudadanos, se ha traducido en uno de los gobiernos más duraderos del mundo actual.

    Cuando Adler se refirió a la tercera tarea de la vida, el amor, se refería principalmente a elegir una pareja para tener y criar hijos. Cuando un niño nace por primogénito, el amor de su madre es la base para el desarrollo de los sentimientos sociales del niño. Si un niño es descuidado, no aprende a relacionarse con los demás, o si está mimado, no necesita relacionarse con los demás. Un desafío temprano para el niño se encuentra en la naturaleza del padre, y luego de cualquier hermano que pueda ser parte de la familia. Normalmente no se acercan al niño con el mismo tierno amor que la madre. Si la madre protege al niño de esto, mimando y mimando al infante, se desarrolla un estilo de vida desordenado, pero si la madre deja al niño para enfrentar por sí sola este nuevo reto, deben confiar en sus poderes creativos para adaptarse a estas diferentes relaciones sociales. Los niños fácilmente tienen esta capacidad, si se les permite utilizarla. Más adelante en la vida, cada persona debe elegir pareja para tener sus propios hijos, y su capacidad para adaptarse a las relaciones con intereses amorosos, obviamente, dependerá de su propio desarrollo más temprano en la vida. Los miembros activos y amigables de una comunidad tendrán más oportunidades de conocer a alguien que realmente les atrae. Las personas que sean exitosas y productivas en su trabajo estarán en mejores condiciones de proveer a una familia. Y por supuesto, la existencia última de cada miembro de la comunidad depende de la procreación continuada de la especie. Así, el trabajo, la vida comunitaria y el amor se unen dentro de una sociedad sana en beneficio de todos (Adler, 1931a, 1964; Lundin, 1989; Mosak & Maniacci, 1999).

    conexiones entre culturas: Randy Kearse y usar la prisión como una oportunidad de cambio

    Uno de los retos de la cooperación social es la capacidad de comunicación. La comunicación se lleva a cabo de al menos dos formas importantes: el lenguaje y las experiencias/metas compartidas. Si no podemos entender lo que dice una persona, entonces la comunicación es obviamente difícil. Pero aunque hablemos el mismo idioma, si toda nuestra perspectiva de la vida es diferente, particularmente la dirección en la que nos dirigimos (nuestro estilo de vida), puede ser aún más difícil comunicarnos realmente. Randy Kearse es un hombre que ha vivido fuera de lo que muchos de nosotros consideramos la corriente principal de Estados Unidos. Creció en un gueto de Brooklyn, NY, donde se puso bien versado en las charlas callejeras, o lo que él denomina hip-hop y slanguage urbano (Kearse, 2006a). A pesar de provenir de una familia relativamente estable (su madre era maestra y todos sus hermanos y su hermana se graduaron de la secundaria), descendió a una vida de drogas y delincuencia, finalmente pasó más de 13 años en una prisión federal por traficar drogas ilegales. Esto introdujo a Kearse en una subcultura grande, y creciente, en América: la población carcelaria. Kearse aprendió una lección muy claramente en la cárcel: ¡la odiaba! Odiaba que la gente tuviera tanto poder sobre él, odiaba la falta de respeto que su madre tuvo que soportar cuando ella lo visitaba, él odiaba la comida, odiaba que los guardias leyeran su correo, etcétera, ad infinitum.

    Con tantas razones para odiar la prisión, no había manera de que me volviera a poner de nuevo en la misma situación. Los hermanos se quejan de estar encerrados todos los días durante todo el día mientras están ahí, pero cuando tienen la oportunidad de volver a correr las calles su odio por la vida en prisión se desvanece. ¡Eso es una locura! (pg. 132; Kearse, 2006b)

    Pero, ¿cómo se queda uno fuera de la cárcel? ¡En Changin 'Your Game Plan! (Kearse, 2006b), Kearse ofrece algunos pasos muy prácticos. Pero lo que es más importante, discute por qué es importante y cómo se necesita cambiar su mentalidad para tener éxito. Su consejo encaja bien con el énfasis de Adler en el interés social y la cooperación, así como con las tres tareas de la vida de Adler. Como dice Kearse, ¿de qué sirve el orgullo callejero cuando no tienes el respeto de tu madre, tus hijos y otras personas que saben lo que eres capaz de lograr?

    Kearse cree que todos tienen un propósito en la vida. Incluso los presos que cumplen cadena perpetua pueden predicar a otros sobre enderezar sus vidas para que los que sí salen de prisión puedan quedarse fuera. Por su parte, Kearse está tratando de dar un buen ejemplo ahora que está fuera. Habla sobre el sentido equivocado de orgullo que evita que la gente trabaje en trabajos de salario mínimo cuando llegan a casa. La mayoría de las personas en prisión no quieren que sus hijos vivan esa vida, pero ¿realmente pueden dar el ejemplo correcto cuando ellos mismos salen de prisión? Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que su estilo de vida ha ayudado a crear los problemas que existen en su comunidad:

    Tenemos la obligación real de hacer estos cambios mientras estamos encarcelados porque muchos de nosotros tenemos la culpa de la condición en la que se encuentran nuestros barrios en la actualidad. Fuimos grandes contribuyentes al caos, caos y destrucción que han plagado a nuestras comunidades... Lo más triste que puedes ver mientras estás encarcelado, es un joven lo suficientemente joven como para ser tu hijo caminar por las puertas. (pg. 133; Kearse, 2006b)

    Para ayudar a sus comunidades y a sus familias, Kearse enfatiza que las personas que regresan a casa desde la cárcel necesitan conseguir un trabajo y trabajar para una vida honesta. Kearse le dice a los neoyorquinos exactamente a dónde ir y cómo hacerlo para obtener una identificación y una tarjeta de seguro social. Él recomienda conseguir un trabajo como mensajero, especialmente si tienes licencia de conducir y puedes permitirte comprar una camioneta (o si ahorras el dinero para comprar una camioneta). Para la mayoría de nosotros, tener estas cosas simplemente se da por sentado, pero no así para muchos pobres que crecen en la ciudad donde tales cosas pueden no ser necesarias (especialmente si uno trabaja ilegalmente). Una de las ventajas de tener un trabajo de mensajero/repartidor es que uno puede viajar, conocer a diferentes personas y tomar conciencia de diferentes oportunidades. Esto resultó muy útil para Kearse mientras perseguía su sueño de publicar Street Talk: Da Official Guide to Hip-Hop & Urban Slanguage (Kearse, 2006a). Curiosamente, el libro no está completo. Al aceptar las preocupaciones de su editor (representando a la comunidad), la versión disponible comercialmente dejó fuera la jerga más despectiva relacionada con las mujeres, la raza, la preferencia sexual, la etnia y la religión. Kearse posteriormente publicó una versión suplementaria (“Da Grimy Version”) a través de un sitio privado. A medida que Kearse adquirió más experiencia, estableció su propia editorial para su segundo libro, Changin' Your Game Plan! , y ahora está trabajando en una autobiografía. Randy Kearse está trabajando duro para hacer una vida mejor para sí mismo, dar ejemplo a su comunidad, y para honrar a la madre que lo crió para que tuviera ambición y sueños. Su madre aún amaba a Kearse cuando fue enviado a prisión, pero su paciencia era limitada:

    Una vez que recibí mi sentencia mi madre me dijo de inmediato: “Voy a montar esta vez contigo, pero si vuelves a salir y te vuelves a quedar atrapado en esas calles no me llames”, y no puedo culparla por eso. ¿Cuánto puede tomar una madre al ver a su hijo yendo y viniendo a prisión? (pg. 33; Kearse, 2006b)

    Sería muy difícil para la mayoría de nosotros imaginar cómo es la vida carcelaria y la cultura, o incluso cómo sería quedar atrapado en el sistema judicial. Pero para las personas que viven en circunstancias difíciles, puede ser igual de difícil evitar quedar atrapada en un estilo de vida que promete gratificación instantánea, pero que cuesta mucho dinero. Las personas que tratan de tomar atajos, como robar lo que quieren, o vender drogas para ganar mucho dinero, terminan con poco que mostrar de por vida excepto “una banda de años en prisión”. Escapar de este estilo de vida requiere un plan, y más aún la motivación para que ese plan funcione:

    Al salir de prisión hay que tener un plan. Si no lo haces, la posibilidad de que regreses a prisión es genial y tú y yo sabemos que esta gente no está jugando. Te van a encerrar el culo por unos años hun'ned y no me importa... Maldición es real. (págs. xxiii; Kearse, 2006b)

    El poder creativo del finalismo individual y ficticio

    La ciencia de la Psicología Individual se desarrolló a partir del esfuerzo por comprender ese misterioso poder creativo de la vida -ese poder que se expresa en el deseo de desarrollarse, de esforzarse y de lograr- e incluso de compensar las derrotas en una dirección luchando por el éxito en otra. (pg. 32; Adler, 1929a)

    Adler creía que todos nacemos con una fuerza creativa: el poder creativo del individuo. No rechazó los conceptos de herencia, temperamento, o disposición, pero enfatizó que no es tan importante con qué nacemos, sino qué hacemos con él (Adler, 1932a/1964). Como se señaló anteriormente, los infantes son inferiores, por lo que todos comienzan la vida con sentimientos de inferioridad. Esto lleva a la búsqueda de la superioridad, y al desarrollo de un estilo de vida, que va dirigido hacia algún objetivo. La naturaleza de ese estilo de vida es única porque es creado por el niño, y se hace muy temprano en la vida. Esta no es una perspectiva determinista, esta creación del estilo de vida es justamente eso, creativo, y por lo tanto debe ser único (de ahí, Psicología Individual). Dado que Adler creía que todo pensamiento y comportamiento estaba orientado hacia algún objetivo, debe haber alguna meta que subyace a la manera en que se crea el estilo de vida. Dado que un niño no puede ver el futuro y crear un objetivo específico en la vida, Adler propuso que nos guiemos por un objetivo ficticio, el llamado finalismo ficticio (Adler, 1914/1963, 1928, 1929a, 1932a/1964; Lundin, 1989; Manaster & Corsini, 1982).

    El objetivo final ficticio involucra el sentimiento de superioridad, o al menos la elevación de la personalidad hasta un punto que hace que la vida parezca digna de ser vivida (Adler, 1928). Por lo tanto, no necesita definirse con precisión, lo cual es importante para nuestra consideración que sea creado por un niño pequeño. Y sin embargo existe dentro de la mente del niño, proporciona el marco dentro del cual se forma creativamente el estilo de vida, y sirve como meta del niño en la vida (aunque permanece primordialmente inconsciente). También es importante reconocer que aunque este objetivo es ficticio, es totalmente positivo, es una fuerza motivacional sana y natural (Lundin, 1989). El finalismo ficticio definitivamente no debe confundirse con superioridad ficticia. La superioridad ficticia es la imaginación, o falsa creencia, de que uno es en realidad superior. Se trata de un síntoma neurótico típico que se deriva, principalmente, de haber sido mimado. Un niño mimado es superior, al menos en el sentido de que todo está hecho por ellos. No obstante, la vida adulta ya no sostiene esa ilusión, sin embargo, el niño nunca ha aprendido a adaptarse a los desafíos de la vida, su estilo de vida se establece en la expectativa de que los desafíos se resuelvan para ellos. Un niño sano, por otro lado, ha aprendido a enfrentar retos, y a esforzarse por superarlos. Así, el niño sano desarrolla un estilo de vida que incorpora el proceso de enfrentar y superar los obstáculos de la vida, y esto se traslada a una edad adulta saludable (Adler, 1932b/1964).

    Dentro de su discusión sobre el poder creativo del individuo y el finalismo ficticio, Adler comenzó a abordar lo que puede verse como la base de la psicología cognitiva y la terapia cognitiva (ver Capítulo 12):

    En una palabra, estoy convencido de que el comportamiento de una persona brota de su idea. Esto no debería sorprendernos, porque nuestros sentidos no reciben hechos reales, sino meramente una imagen subjetiva de ellos, un reflejo del mundo externo. (pg. 19; Adler, 1964)

    Según Adler, el prototipo del estilo de vida, ya que apunta hacia el finalismo ficticio, está ambientado en una orientación particular. A lo largo de la vida del individuo, sus percepciones del mundo se ven obligadas entonces a “caer en un surco establecido por la línea de dirección” (Adler, 1929a). Se refirió a este fenómeno como el esquema de la percepción. Como resultado de este esquema, el individuo interpreta las experiencias antes de ser aceptadas, y la interpretación siempre concuerda con el significado original que el individuo le ha dado a su vida. Cuando el individuo ha desarrollado un sentido erróneo de la vida, o cuando la experiencia no puede conciliarse con el sentido que tiene, puede verse obligado a cambiar su esquema de percepción. Esto no es fácil, sin embargo, y sólo ocurre cuando hay suficiente presión social para hacerlo (Adler, 1931a).

    Pregunta de Discusión: Adler describió la superioridad ficticia como la creencia equivocada de que uno es superior a los demás. ¿Qué opinas de las personas que piensan que son geniales, que piensan que saben todo de todo, y que pueden hacer cualquier cosa en absoluto, pero que realmente no son diferentes a los demás?

    Desarrollo y Educación Infantil

    Adler coincidió con Freud en que la personalidad se establece básicamente en los primeros años de la infancia. Así, Adler estaba particularmente interesado en el desarrollo infantil, y también en la formación de los responsables de la crianza de los hijos (típicamente, los padres, el resto de la familia y los maestros de escuela). El énfasis en gran parte de su trabajo estuvo en asegurar que los niños sean criados de la mejor manera posible desde el comienzo mismo de la vida. Ya hemos examinado la importancia del papel de la madre, y que necesita ser solidaria pero no debe consentir a su hijo. Un niño que es incapaz de resolver el problema de la vida sin la ayuda de otros crecerá hasta convertirse en una persona neurótica demostrando un estilo de vida disfuncional (Adler, 1913a/1963). Dado que esto es algo que sucede dentro de la familia, los padres obviamente no pueden servir como parte de la solución a este problema. De esta manera, Adler giró su atención hacia los maestros de escuela.

    Adler creía que una persona es educada cuando queda claro que se ha vuelto más relevante para más personas (Adler, 1958). En otras palabras, se convierten en un miembro más activo e involucrado de su comunidad, de la sociedad, y tal vez incluso del mundo entero. La escuela representa una nueva situación para un niño. Si se han criado bien, pasan esta prueba con bastante facilidad. Si no, los defectos en su estilo de vida se hacen evidentes. El trabajo escolar requiere la cooperación tanto con el maestro como con los demás alumnos, y la capacidad de cooperar es probablemente más importante que las habilidades intelectuales innatas del niño. Adler no descartó la importancia de I.Q. (aunque sí sugirió que nunca se les debe decir al niño y a los padres qué es), pero señaló que la capacidad de un niño para concentrarse en las materias escolares depende principalmente del interés del niño en el maestro (Adler, 1930b). Entonces, una vez más, vemos entrar en juego las tres tareas de la vida. El trabajo escolar es el trabajo del niño, y debe realizarse dentro de un entorno comunal (el aula). Pero ¿qué pasa con el amor? Ya sea que quieras llamarlo apoyo, aliento, cariño, motivación o amor, Adler fue claro en términos de lo que pensaba sobre la “peculiar posición” que ocupaban los maestros:

    El maestro, profesional o aficionado, debe enseñar lo sencillo: amar, y llamarlo por su sencillo nombre: amor. Casi desde los inicios de la historia registrada, sin embargo, el maestro ha estado en una posición peculiar: se enfrenta a alumnos, niños o adultos, que no esperan que lo que deben aprender sea tan sencillo. (pg. 115; Adler, 1958)

    Según Adler, es el papel de los maestros reconocer las dificultades que los niños no pueden superar, y “corregir los errores de los padres”. Un aspecto esencial de esta “corrección”, sin embargo, es que nunca debe ser punitiva. Adler creía que si los maestros regañan o critican a los estudiantes que no pueden conectarse con su maestro o sus compañeros de clase, entonces el niño se dará cuenta de que tenían razón al no gustarle la escuela. Más bien, los maestros deben ayudar a los niños a conectarse consigo mismos, y luego llegar a conectarse con los demás (Adler, 1931a). Pero, ¿qué pasa con los niños que no pueden redirigir su estilo de vida o enfrentar los desafíos que encuentran?

    Pregunta de Discusión: Los maestros juegan un papel importante en el desarrollo de cada persona, según Adler. ¿Quiénes fueron los maestros que realmente te influyeron, y fueron buenos maestros que te ayudaron, o malos maestros que te inspiraron a ser una mejor persona de la que veías en ellos?

    Adler escribió mucho sobre guiar a los niños, y sobre ayudarlos a evitar y recuperarse de la delincuencia (Adler, 1918/1963, 1930a, 1931a, 1935/1964, 1963), y su hija Alexandra se unió a él en esta empresa (Alexandra Adler, 1930a, b). A menudo, la discusión aborda el problema principal desde el punto de vista de Adler: la falta de interés social por haber sido mimado. Además, tanto Adler como su hija ponen en consideración una interesante dinámica familiar que parece jugar algún papel: el orden de nacimiento del niño. Un hijo único se encuentra en una situación desfavorable. A pesar de que ciertamente reciben atención y apoyo de sus padres, ya que lo reciben todo tienden a ser mimados y carecen de práctica para ser sociables. Al salir del entorno mimado del hogar, como cuando van a la escuela, el niño crece luchando contra su entorno y tratando de dominarlo. Sus soluciones pueden ser pasivas, como ser tímidas, ansiosas o “enfermarse” rutinariamente, o sus soluciones pueden ser activas, como ser excesivamente habladoras, desafiantes o combativas (Alexandra Adler, 1930a; Adler, 1929/1964). Enfrentan el potencial de convertirse en parásitos, personas que no hacen más que disfrutar de la vida mientras esperan que otros los cuiden (Adler, 1928). La situación puede ser mucho peor, sin embargo, para el hijo mayor. El hijo mayor fue, por un tiempo, hijo único, y recibió todos los privilegios y mimos asociados a esa posición. Con la llegada del próximo hijo, sin embargo, pierden su posición privilegiada, y la madre debe estar particularmente atenta al nuevo infante. El hijo mayor es destronado, y esto puede parecer bastante trágico, lo que lleva a consumir celos y a una amarga lucha por recuperar la atención de los padres (Adler, 1929/1964, 1931a, 1963). La destronación es una experiencia que siempre deja una gran impresión, y puede conducir a una actitud crítica hacia la madre y un giro hacia el padre (Adler, 1929/1964). Según Adler, a menudo se encuentra la experiencia de ser destronado en el pasado de niños problemáticos, neuróticos, criminales, borrachos y pervertidos (Adler, 1931a). Sin embargo, ser el hijo mayor también tiene distintas ventajas. Entre los hermanos, el primogénito suele ser el niño más grande y experimentado. Tienen cierto poder sobre los demás hijos, en el sentido de que a menudo se les da una mayor responsabilidad, incluyendo, quizás, la responsabilidad de cuidar a sus hermanos y hermanas menores. Suelen ser guardianes de la ley y el orden, y tienen una valoración especialmente alta del poder (Adler, 1928). Adler tuvo cuidado de señalar, sin embargo, que a menudo se hace demasiado de sus teorías sobre el orden de nacimiento. No es el orden de nacimiento, per se, el que determina la naturaleza del desarrollo. Por ejemplo, si el hijo mayor no es competitivo, el segundo hijo puede desarrollarse como si fuera el primer hijo. De igual manera, si dos hijos nacen mucho más tarde que sus hermanos mayores, el mayor de esos dos puede desarrollar las características de un primogénito.

    En aquellos casos en los que los desafíos de la adolescencia se vuelven demasiado para un niño, empiezan a protegerse creativamente haciendo cosas como forjar boletas de calificaciones, saltarse la escuela, etc. A medida que conocen a otros que hacen las mismas cosas, se unen a ellos, forman pandillas, y bien pueden comenzar en un camino que conduce a una vida delictiva. Demostrando su gran preocupación por el individuo, sin embargo, Adler escribió:

    Todo esto se puede evitar si aceptamos el punto de vista de la Psicología Individual de que ningún niño debe ser pensado desesperado. Debemos sentir que siempre se puede encontrar un método para ayudar a un niño. Incluso en la peor de las circunstancias siempre hay una forma particular de abordar -pero esto, por supuesto, hay que encontrarla. (pg. 179; Adler, 1930b)

    En un número especial reciente del American Psychology, se presentaron una serie de artículos enfocados en programas eficaces de prevención basados en la evidencia diseñados para aumentar el número de niños y jóvenes que tendrán éxito y contribuirán tanto en la escuela como en la vida (Weissberg, Kumpfer, & Seligman, 2003). De acuerdo con las teorías de Adler, la crianza efectiva parece ser la mejor manera de reducir las conductas problemáticas de los adolescentes, y la familia puede fortalecerse a través de enfoques como la capacitación conductual para padres, la capacitación en habilidades familiares y la terapia familiar (Kumpfer & Alvarado, 2003). Los programas de prevención basados en la escuela también pueden ser beneficiosos, pero es importante que los enfoques educativos coordinen el aprendizaje social y emocional con el aprendizaje académico más tradicional (Greenberg, et al., 2003). Dado que los problemas de la adolescencia son tan variables, incluyendo cosas como el alcohol, el tabaco y el abuso de otras drogas, la violencia, la delincuencia, las enfermedades mentales, etc., y como afectan a tantos niños, los enfoques que intentan intervenir con un niño a la vez pueden no ser adecuados. En consecuencia, las intervenciones comunitarias adquieren importancia, y pueden llegar a requerir esfuerzos nacionales coordinados, como Head Start o los esfuerzos combinados del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, y la Agencia de Protección Ambiental para reducir el plomo envenenamiento (Ripple & Zigler, 2003; Wandersman & Florin, 2003). Y por último, pero no menos importante, los proveedores de atención médica pueden desempeñar un papel importante para garantizar el bienestar psicológico de sus pacientes, así como su salud física (Johnson & Millstein, 2003). En efecto, Adler citó al reconocido Rudolf Virchow (uno de los fundadores de la patología celular; quien acuñó los términos trombosis, embolia y leucemia, entre muchos otros logros) al decir: “Los médicos eventualmente se convertirán en los educadores de la humanidad” (página 317; Adler, 1918/1963; véase también Knopf y Wexberg, 1930). Quizás el aspecto más importante de estos estudios es el esfuerzo concertado de combinar la investigación científica con la práctica y experiencia clínica, así como hacerlo de manera socialmente relevante (Biglan, et al., 2003; Nation, et al., 2003). Haciéndose eco del llamado de Adler de 1930, y avanzando hacia su respuesta:

    Si los investigadores pueden fomentar un mayor uso de las prácticas científicas de esta manera, es posible lograr una sociedad en la que la mayor proporción posible de niños experimente un desarrollo saludable, feliz y exitoso y llegue a la edad adulta con las habilidades sociales, emocionales y cognitivas que necesitan para liderar vidas sanas y exitosas. (pg. 438; Biglan et al., 2003)

    La Psicología de la Mujer

    Las opiniones de Adler sobre la psicología de la mujer no podrían haber sido más distintas a las de Freud. Como alguien que cuestionó la discriminación cultural mucho antes que la mayoría, Adler consideraba que las mujeres eran iguales a los hombres, y describió la creencia de que eran inferiores como un mito. Una división del trabajo siempre ha sido una parte importante de la vida comunal de la especie humana. Cuando los grupos vecinos entraron en conflicto, fueron los hombres más grandes y fuertes quienes hicieron la mayor parte de la lucha para proteger al grupo. Según Adler, los hombres extendieron este conflicto y sentimiento de poder a la subyugación de las mujeres. Desde entonces, los hombres han gozado de privilegios que les fueron negados a las mujeres, y esto se ha mantenido principalmente a través de la fuerza, o la amenaza de la fuerza, pero también a través del adoctrinamiento y la educación (Adler, 1910/ 1978, 1927/1978, 1928). El propio Adler evitó el uso del término “sexo opuesto”, término que implica una relación adversaria, prefiriendo en cambio usar el término “otro sexo” cuando se refiere a mujeres (Manaster & Corsini, 1982).

    Adler reconoció que lo que realmente desean las mujeres es el privilegio que disfrutan los hombres, pero esto no es exclusivo de las mujeres. También hay hombres, o niños, que no son dominantes, y también luchan por la superioridad y el privilegio. Al nacer, por supuesto, tanto los infantes varones como las mujeres se encuentran indefensos e inferiores, y deben comenzar a luchar por la superioridad. La forma que toma este esfuerzo es algo que Adler llamó la protesta masculina. No era su intención sugerir que los rasgos masculinos de dominio y agresión hacen que los hombres sean mejores que las mujeres, pero esta era la naturaleza de los tiempos en los que vivió. Es puramente cultural que el rol de género masculino incluya la fuerza, el conocimiento, la actividad física, etc., mientras que el rol de género femenino incluye la sumisión, la debilidad, el deseo de cercanía física y emocional, etc. Todos los niños muestran algún grado de estos rasgos, pero la sociedad dirige a los niños hacia el varón papel, y niñas hacia el papel femenino (Adler, 1910/1978, 1912a/1963, 1928, 1929/1964). Ahora podemos reconocer lo que muchos consideran el gran error de Freud respecto a la psicología de la mujer. Las mujeres que muestran rasgos masculinos fueron vistas como neuróticas por Freud, pero Adler las veía como protestando por la denigración cultural de las mujeres. Aún así, no es fácil desafiar la naturaleza de la sociedad, por lo que Adler aún reconoció que las mujeres tenían más probabilidades de ser neuróticas que los hombres. No obstante, Adler atribuye la neurosis de la mayoría de las mujeres a la protesta masculina, ¡no a la incapacidad de resolver la envidia del pene de una mujer! En 1910, justo cuando Adler estaba a punto de separarse de la Sociedad Psicoanalítica de Freud, Adler propuso que el gran complejo de Edipo es sólo una pequeña parte, solo una etapa, de la protesta masculina, tanto para hombres como para mujeres (Adler, 1910/1978).

    Pregunta de Discusión: Adler calificó la protesta masculina como un fenómeno cultural en el que las mujeres, e incluso algunos hombres, se esfuerzan por actuar masculino a fin de garantizar el privilegio reservado únicamente a los hombres. ¿Se te ocurre alguna mujer fuerte cuya carrera o estilo de vida se ajuste a esta teoría? ¿Qué pasa con algún hombre que conozcas (o conozcas)?

    Mujer practicando karate enérgicamente

    Figura\(\PageIndex{2}\): ¿Las mujeres fuertes son solo eso, o están representando su protesta masculina?

     


    This page titled 4.3: Psicología Individual de Adler is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .