Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4.6: Psicología Interpersonal de Sullivan

  • Page ID
    145153
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Sullivan comparte dos distinciones particulares con Adler: su influencia es extraordinariamente amplia, y no es muy conocido. Se ha sugerido que era el psiquiatra nacido en Estados Unidos más original y creativo (Chapman & Chapman, 1980). En Corsini & Wedding Current Psychotherapies (1995), Sullivan se menciona en diez de los catorce capítulos, entre ellos los escritos por Albert Ellis, Carl Rogers, Aaron Beck y Rollo May, así como los capítulos escritos sobre Sigmund Freud, Alfred Adler y Carl Jung. Debido en gran parte a su énfasis en las relaciones interpersonales, es reconocido por Jean Baker Miller y otros miembros fundadores del Stone Center (ver Capítulo 9; Jordan, et al., 1991; Miller, 1976). Entonces, ¿cómo puede ser relativamente desconocido? Según Evans (1996), hay una serie de razones para la falta de popularidad de Sullivan, pero dos parecen destacar. Primero, Sullivan no publicó mucho durante su vida, y lo que sí publicó fue algo mal escrito y difícil de entender. Segundo, Sullivan era aparentemente un hombre muy difícil y extraño, cuyos escritos a menudo incluían declaraciones despectivas sobre psiquiatría y psiquiatras (aunque este era su propio campo). Cualesquiera que sean las razones de su falta de renombre, Sullivan ha tenido una influencia significativa en la psiquiatría y la psicología, sin embargo.

    Mientras que Adler consideraba que las relaciones eran una consecuencia obvia del interés social, el factor principal en la Psicología Individual es el esfuerzo por la superioridad. El interés social y las relaciones interpersonales, por supuesto, hacen posible una sana superioridad. Para Sullivan, sin embargo, fueron las relaciones interpersonales mismas las que fueron primordiales:

    Uno logra la salud mental en la medida en que uno toma conciencia de las relaciones interpersonales de uno... Es parte del marco que sustenta todas las explicaciones de lo que está pasando, lo que podría estar pasando, y lo que va a estar pasando actualmente... Es la fórmula necesaria a la que todo debe ser asimilable, si es terapia. (página 207; Sullivan, 1940)

    Euforia, Tensión y Seguridad

    Sullivan creía que existimos en algún lugar entre los estados de euforia absoluta y tensión absoluta. La euforia absoluta es un estado de total bienestar, que, lamentablemente, no es realmente posible. Lo más cerca que podemos llegar de experimentar euforia absoluta es en el sueño profundo de un recién nacido. La tensión es el estado alternativo a la euforia, y la tensión es una parte muy importante de nuestras vidas. Surge de dos fuentes: las necesidades y la ansiedad. Hay dos tipos básicos de necesidades: las que surgen de necesidades biológicas reales (alimentos, agua, aire, etc.), y las que son culturales o aprendidas. En la vida real, sin embargo, este tipo de necesidades no se pueden separar. Un infante no puede satisfacer sus necesidades biológicas, debe ser atendido. Así, Sullivan platicó rutinariamente sobre una necesidad maternal, que es una necesidad de una relación íntima e interpersonal. Cuando la madre realmente cuida al lactante, el infante experimenta esto como ternura, y el infante desarrolla una necesidad continua de ternura. Así, a través de la necesidad de una madre y la necesidad de ternura, el infante se encuentra en un mundo en el que necesita relaciones interpersonales para su supervivencia y desarrollo psicológico continuos (Chapman & Chapman, 1980; Lundin, 1979; Mullahy & Melinek, 1983; Sullivan, 1940, 1953).

    La ansiedad es el resultado de amenazas reales o imaginarias, y puede ser experimentada por el infante o causada por una madre ansiosa. En cualquier caso, puede ser particularmente intenso en un lactante porque no pueden hacer nada específicamente al respecto. Además, a diferencia de las necesidades biológicas que se pueden satisfacer de manera bastante específica (por ejemplo, se puede alimentar a un niño hambriento), ¿cómo se puede satisfacer la ansiedad? La respuesta, según Sullivan, es a través de la búsqueda de la seguridad interpersonal. Es decir, una sensación de seguridad, la alternativa a la ansiedad, sólo se puede obtener a través de relaciones que proporcionen al niño ternura y empatía. Sullivan utilizó el término empatía para describir “el vínculo emocional peculiar que subtiende la relación del infante con otras personas significativas, la madre o la enfermera” (pág. 17; Sullivan, 1940). Mucho antes de que los infantes muestren algún sentido de comprensión de las expresiones emocionales, parecen ser capaces de compartir sentimientos emocionales, a través de lo que Sullivan consideró una capacidad innata de empatía. Incluso un infante no es, sin embargo, un mero receptor de las relaciones en las que está involucrado, es una persona activa y comprometida. De igual manera, los niños no simplemente esperan y esperan seguridad, se involucran activamente en pensamientos y comportamientos que Sullivan llamó operaciones de seguridad. Las operaciones de seguridad sirven para mantener nuestro sentido de autoestima, o respeto propio, y a menudo comienzan con un sentido enfático de “yo”. Desafortunadamente, esto lleva a una extraña paradoja: el concepto de que podemos tener autoestima sin estar en relación con los demás:

    Es el prestigio de uno, su estatus, la importancia a la que la gente siente que tiene derecho, el respeto que se puede esperar de las personas... que dominan la conciencia. Estas cosas son tan focales en las relaciones interpersonales de nuestra época que se desarrolla la convicción casi inatacable... que cada uno de nosotros, como lo define el organismo animal que fuimos al nacer, somos individuos únicos, aislados en el mundo humano... (pg. 219; Sullivan, 1964)

    Dinamismos y el Autosistema

    Subyacente al énfasis de Sullivan en las relaciones interpersonales está el concepto fundamental de dinamismo. Similar al universo físico, nuestro entorno psicológico implica transferencias continuas de energía (en el sentido psicológico) entre nosotros y las personas con las que interactuamos, y este es un sistema dinámico de ida y vuelta (es decir, una relación). Un dinamismo es un patrón relativamente perdurable de transformación energética que nos permite caracterizar a un organismo vivo. Cada organismo, o cada persona, tiene muchos dinamismos, pero los de particular interés para los psiquiatras, según Sullivan, son los relacionados con la forma en que interactuamos con los demás (Sullivan, 1953).

    Uno de los dinamismos más importantes es el autosistema. El autosistema es algo único, ya que integra y da sentido a todas las interacciones y experiencias del individuo; Sullivan se refirió a él como un dinamismo secundario (secundario aquí se refiere a un nivel superior de procesamiento, no secundario en importancia; Sullivan, 1953). El autosistema también integra las operaciones de seguridad, y sirve para proteger al individuo de la tensión. Chapman & Chapman (1980) ofrecen una descripción útil de varias formas en las que el autosistema utiliza operaciones de seguridad en las acciones de un niño de 3 años:

    1. Ante una situación emocionalmente amenazante, el niño puede caer en un silencio obstinado.
    2. Cuando hay tensión entre el niño y las demandas de los niños mayores, el niño resistirá obstinadamente los esfuerzos de los niños mayores para lograr que el niño se ajuste a sus deseos.
    3. Cuando surgen situaciones interpersonales estresantes, el niño se retirará al juego solitario.
    4. En nuevos entornos que provocan ansiedad el niño se aferrará físicamente a un adulto familiar.
    5. Cuando surge ansiedad entre el niño y otros, el niño puede dedicarse a un juego meticuloso con objetos inanimados (juguetes, libros para colorear, etc.).
    6. Cuando las necesidades emocionales del niño no son satisfechas por otros, pueden retroceder hacia un comportamiento y un habla más inmaduros.

    Al observar estos comportamientos, podemos entender quién es este niño en este momento de su vida. Para un niño de 3 años, tales comportamientos son bastante normales. No obstante, dichas operaciones de seguridad se considerarían menos apropiadas para un adulto. Y sin embargo, a veces estos comportamientos se convierten en parte del autosistema de un adolescente, o un adulto, y Sullivan se refirió a tales instancias como dinamismos de dificultad (Sullivan, 1956, 1972). Cuando los dinamismos de dificultad entran en acción, no logran lograr una meta deseada, o en el mejor de los casos logran sólo una meta insatisfactoria. Al ser relativamente perdurables, al igual que todos los dinamismos, tienden a caracterizar estados de enfermedad psicológica, e indicarían la necesidad de psicoterapia. Como curiosa nota al margen, mientras discutía el dinamismo del autosistema, Sullivan parece ser la primera persona en haber utilizado el ahora conocido término “pareja” (Sullivan, 1953).

    Otro tipo importante de dinamismo es la personificación. Un recién nacido no puede entender realmente quién es su madre, o quiénes son ellos mismos, por lo que el infante desarrolla una imagen de la madre, del padre, de sí mismos, etc. Estas imágenes, que a veces pueden entrar en conflicto entre sí, se llaman personificaciones. Por ejemplo, cuando la madre alimenta y consuela al infante, ella es la “buena” madre. Pero cuando no logra mostrar la ternura apropiada, o su propia ansiedad es expresada y experimentada por el infante, ella es la “mala” madre. Posteriormente, a medida que el niño desarrolla una mayor capacidad intelectual y experiencia, estas personificaciones se funden en una madre soltera. De igual manera, el infante comienza la vida con personificaciones de sí mismo como a veces “malo” y a veces “bueno”, y posteriormente en la vida fusiona estas personificaciones a medida que el adolescente comienza a establecer una identidad clara (Chapman & Chapman, 1980; Mullahy & Melinek, 1983; Sullivan, 1953, 1964). Al igual que con todos los conceptos que hemos discutido aquí, el proceso de personificación continúa hasta la edad adulta. Una madre desarrollará sus propias personificaciones del infante, las cuales, como se mencionó anteriormente, podrán ser experimentadas por el infante. Por ejemplo, si un bebé tiene cólicos (llora constantemente y no se puede calmar), puede ser muy frustrante para una madre, especialmente para una madre nueva. Su ansiedad puede llevar a una personificación de su bebé como inconsolable y de sí misma como una “mala” madre. Su incomodidad, entonces, en el cuidado de su bebé puede ser experimentada por el bebé, lo que lleva a que el bebé la personifique como una “mala” madre. La clave aquí, según la teoría de Sullivan, es que ni la madre ni el bebé son de ninguna manera malos ni buenos, inconsolables o tiernos, ¡excepto en relación el uno con el otro!

    Sullivan describió el yo personificado como aquellos aspectos de la personalidad de los que uno es conscientemente consciente. Esto proporciona información importante para un psicoterapeuta, y buscar información sobre el yo personificado es una parte importante de la entrevista psiquiátrica (Sullivan, 1954). Durante la entrevista, Sullivan recomendó al psicoterapeuta examinar cuatro aspectos del yo personificado: qué estima y/o menosprecio el paciente sobre sí mismo; a qué experiencias es la autoestima del paciente particularmente e irrazonablemente vulnerable; cuáles son las operaciones de seguridad características empleado cuando el paciente se pone ansioso; y ¿qué tan grandes son las reservas de seguridad del paciente? Además de estos importantes puntos, Sullivan también consideró esencial que un psicoterapeuta tuviera una impresión de toda la situación de la entrevista, particularmente en lo que respecta al sentido de la proporción del paciente en términos de dónde encaja en la vida. Al comprender el yo personificado, el conocimiento del paciente de sí mismo y cómo se ve a sí mismo dentro del contexto de su vida, el psicoterapeuta puede obtener una comprensión de lo que es realista posible para el paciente durante el curso de la terapia (Sullivan, 1954).

    Pregunta de Discusión: Sullivan describió al yo personificado como saber lo que te gusta o lo que no te gusta de ti mismo, qué experiencias son particularmente dañinas para tu autoestima, tus operaciones de seguridad características y cuán profundas son tus reservas de seguridad. Considera cada uno de estos puntos, y hazte una autoevaluación. En general, ¿te ves a ti mismo como una persona relativamente sana, segura, o alguien cuya vida es plaga por tensión y ansiedad?

    Épocas del desarrollo

    Sullivan consideró que la comprensión del curso del desarrollo humano era esencial para comprender a los individuos. Describió siete épocas del desarrollo: la infancia, la infancia, la era juvenil, la preadolescencia, la adolescencia temprana, adolescencia y edad adulta (Sullivan, 1953, 1954, 1964). Estas etapas de desarrollo representan un despliegue gradual de la capacidad del individuo para relaciones interpersonales efectivas o, en otras palabras, la capacidad del individuo para encajar en la estructura social de su entorno (Chrzanowski, 1977; Lundin, 1979). Como todos sabemos, los niños mantienen relaciones muy diferentes a las de los adultos, y no esperaríamos que los niños tuvieran relaciones como adultas. Así, al intentar evaluar el estado de salud mental de una persona, que Sullivan equiparó con su capacidad para formar relaciones saludables, claramente necesitamos entender algo sobre lo que constituye las posibilidades apropiadas para el desarrollo.

    La infancia comienza al nacer, y dura hasta la adquisición del habla. Es el momento de la conexión más empática entre el lactante y sus cuidadores, que puede caracterizarse por la ternura y la seguridad, o por la ansiedad y la tensión. La infancia dura hasta el resto de los años preescolares e implica extender las relaciones interpersonales fuera de la familia inmediata a sus compañeros (amigos y compañeros de juego). Además, el lenguaje se incorpora a las propias experiencias de aprobación y desaprobación. La era juvenil comienza cuando uno ingresa a la escuela primaria. Una vez más, las relaciones interpersonales se amplían para incluir una mayor variedad de personas y situaciones, incluyendo la competencia con los compañeros y la subordinación a figuras de autoridad (como los maestros y el director de la escuela).

    La adolescencia implica algunos cambios muy dramáticos, particularmente en la dirección de las relaciones intensamente íntimas de la edad adulta. Durante la preadolescencia, hay un marcado aumento en la cercanía de las amistades (por ejemplo, “¡mejores amigos para siempre!”) , que se caracteriza por un dinamismo íntimo. La adolescencia temprana está marcada por un interés por el otro sexo, y se forma un dinamismo erótico. La adolescencia tardía, que Sullivan colocó entre los años de secundaria y los primeros años universitarios, fueron una época de desarrollo de interrelaciones plenas y maduras, así como de comprensión de la necesidad de una ciudadanía responsable dentro de la propia sociedad. Cuando estos dinamismos, incluido el autosistema, se estabilizan y la sociedad ha transformado al individuo en un ser completamente social, la persona ha alcanzado la edad adulta (Chrzanowski, 1977; Lundin, 1979; Sullivan, 1953, 1954, 1964).

    Sullivan proporcionó edades para la transición de estas épocas de desarrollo, pero también reconoció que se basan en la experiencia. Así, es posible que las etapas ocurran en diferentes momentos en individuos únicos. El rumbo, sin embargo, sigue siendo el mismo, a menos que el curso no avance. Si a un individuo no se le brindan las oportunidades de avanzar en su desarrollo interpersonal, puede haber una detención del desarrollo (Sullivan, 1953, 1964). Una detención del desarrollo no significa que la personalidad se vuelva estática, sino que la libertad y la velocidad de los cambios constructivos se reducen notablemente. Posteriormente, el desarrollo detenido se hace evidente a través de excentricidades en las relaciones interpersonales de uno. El individuo no simplemente continúa actuando como un niño normal, hay una mayor probabilidad de que esta “urdimbre” en el desarrollo de la personalidad conduzca también a dinamismos malévolos y a los consiguientes problemas sociales (como la delincuencia y la delincuencia).

    Discusión Pregunta: ¿Conoces a alguien que demuestre un desarrollo detenido (alguien que parece inmaduro, especialmente en las relaciones)? ¿Eres capaz de mantener una amistad con esa persona, o la situación es demasiado estresante?

    Notas finales sobre Harry Stack Sullivan

    Desde sus primeros días trabajando con William Alanson White, Sullivan estuvo particularmente interesado en el tratamiento de la esquizofrenia. Uno de los libros publicados por la Fundación Blanca se tituló La esquizofrenia como proceso humano (Sullivan, 1962), en el que su amiga de toda la vida Clara Thompson lo calificó de tener un “genuino gusto y respeto” por sus pacientes. Posteriormente la Fundación Blanca publicó una serie de seminarios que Sullivan ofreció a los residentes psiquiátricos de Sheppard Pratt, así como a miembros de la Chestnut Lodge y la Washington School of Psychiatry, sobre el tratamiento de un joven esquizofrénico masculino. El texto incluye comentarios de otros unos 25 años después del seminario (ver Kvarnes & Parloff, 1976).

    Al igual que Alfred y Kurt Adler, Sullivan reconoció la dificultad de tratar a pacientes psicóticos. El pronóstico, en opinión de Sullivan, depende en gran medida del historial de relaciones interpersonales exitosas del paciente:

    ... consideremos el hecho empírico de que la esquizofrenia que aparece en forma de un inicio dramático repentino suele considerarse que tiene un pronóstico más favorable que la esquizofrenia de inicio más gradual. Pero en aquellos casos de inicio repentino en los que la experiencia satisfactoria con personas significativas en el pasado es totalmente carente, el paciente puede estar prácticamente más allá de la redención; puede manifestar capacidad empíricamente confiable de recuperación en la medida de hacer una excelente recuperación institucional; pero la el psiquiatra es un bocado que espera que pueda sacar al paciente al mundo sin una pronta recaída. (pg. 197; Sullivan, 1956)

    Volviendo al concepto básico de personalidad de Sullivan, ofreció la siguiente definición:

    La personalidad es la configuración relativamente perdurable de los procesos vitales que caracterizan toda la actividad total de la persona perteneciente a esas otras personas, reales o fantásticas, como se convierten de vez en cuando a factores relevantes en sus situaciones totales. (pg. 47; Sullivan, 1972)

    Si bien esta definición es bastante amplia en su cobertura, sigue centrada en las relaciones interpersonales. Según Thompson, Sullivan se tomaba muy en serio sus propias relaciones:

    La calidad de su amistad mostró la misma genuinidad y tolerancia tan características de su relación con los pacientes. Fue lento en hacer amigos. Los probó durante mucho tiempo... Una vez que una persona había pasado la prueba podía contar con Harry para una lealtad absoluta. No importa cuáles sean tus errores -y él podría señalártelo en privado- ante el mundo él estaba de tu lado... Tenía una frase característica al separarse de un amigo - “Dios te guarde”. (págs. xxxiv; Clara Thompson en Sullivan, 1962)


    This page titled 4.6: Psicología Interpersonal de Sullivan is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .