Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

10.3: Psicología de la personalidad de Allport

  • Page ID
    145368
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Por regla general, la ciencia considera al individuo como un mero accidente molesto. La psicología, también, normalmente lo trata como algo que hay que dejar de lado para que pueda ponerse en marcha el principal negocio de contabilizar la uniformidad de los acontecimientos... Con la intención de complementar este retrato abstracto con uno más realista, poco a poco ha crecido un nuevo movimiento dentro de la ciencia psicológica. Intenta de diversas maneras y desde muchos puntos de vista representar y dar cuenta de la individualidad manifiesta de la mente. Este nuevo movimiento ha llegado a ser conocido (en América) como la psicología de la personalidad. (págs. vii; Allport, 1937)

    Con estas palabras, en el prefacio a Personalidad: Una interpretación psicológica, Allport estableció “oficialmente” el estudio de la personalidad como disciplina en el campo de la psicología. Su objetivo era doble: (1) reunir la investigación más importante sobre la personalidad hasta la fecha, y (2) proporcionar un marco dentro del cual el estudio de la personalidad pudiera proceder entonces hacia la comprensión de esta “materia infinitamente rica” (Allport, 1937).

    ¿Qué es la personalidad y qué son los rasgos?

    Allport proporciona una interesante historia del uso del término persona, incluyendo un conjunto de definiciones escritas por Cicerón (106-43 a.C.): como uno aparece a los demás (pero no como uno realmente es); el papel que uno juega en la vida; la colección de cualidades personales que se ajusta a la carrera (o lugar en la vida); y distinción y dignidad. Estas y otras definiciones de persona representan una contradicción, esa persona, o personalidad en términos psicológicos, es a la vez algo vital e interno y, sin embargo, también algo externo y falso. Si bien los psicólogos llegaron a favorecer las definiciones que enfatizaban un conjunto de cualidades personales, Allport señaló que no había dos psicólogos fácilmente que pudieran ponerse de acuerdo en una definición para el término “personalidad”. Entonces Allport ofreció una definición propia:

    La personalidad es la organización dinámica dentro del individuo de aquellos sistemas psicofísicos que determinan sus ajustes únicos a su entorno. (pg. 48; Allport, 1937)

    Organización dinámica: Según Allport, la personalidad implica una organización activa, que está en constante evolución y cambio, y que implica motivación y autorregulación. Por lo tanto, es dinámico, no estático. La organización también trae consigo la posibilidad de desorganización, y las anomalías resultantes asociadas con trastornos de la personalidad y/o enfermedad mental.

    Sistemas psicofísicos: El término “psicofísico” pretende recordarnos que la personalidad refleja tanto la mente como el cuerpo, el organismo total. Los sistemas incluyen hábitos, actitudes, sentimientos y disposiciones de diversa índole. Lo más importante, sin embargo, son los rasgos, que pueden ser latentes o activos.

    Determinar: En opinión de Allport, “la personalidad es algo y hace algo”. La personalidad no es sinónimo de comportamiento, la subyace, y viene del interior del individuo. Los sistemas mencionados anteriormente pueden ser vistos como tendencias determinantes.

    Único: Naturalmente, cada ajuste de un individuo es único en tiempo, espacio y calidad. Sin embargo, Allport mencionó este aspecto en anticipación de su posterior discusión sobre rasgos individuales vs. comunes (ver más abajo).

    Ajustes a su entorno: La personalidad, según Allport, es un modo de supervivencia, tiene significación funcional y evolutiva. Para los humanos, no somos simplemente reactivos, como lo son las plantas y los animales, porque podemos ser espontáneos y creativos. Podemos, y hacemos, buscar el dominio de nuestro entorno (tanto conductual como geográfico). Desafortunadamente, una vez más existe la posibilidad de un comportamiento desadaptativo que surge en condiciones anormales (como un entorno familiar abusivo).

    En 1961, Allport escribió una versión actualizada y sustancialmente revisada de su texto de personalidad titulado Patrón y crecimiento en la personalidad. Solo realizó un cambio significativo en su definición de personalidad, lo que reflejó un mayor énfasis en los procesos cognitivos. Cambió la frase “ajustes únicos a su entorno” por “comportamiento y pensamiento característicos” (p. 28; Allport, 1961). Describió “característico” esencialmente de la misma manera que había descrito “único” por lo que ese cambio era insignificante. No obstante, la frase “comportamiento y pensamiento” tenía la intención de indicar que los individuos hacen más que simplemente ajustarse a su entorno, también reflexionan sobre él. Así, el intelecto humano es un factor importante en la manera en que buscamos el dominio de nuestro entorno y, de hecho, de nuestras vidas.

    Entonces ahora volvemos nuestra atención a los rasgos, esos sistemas psicofísicos especiales que están en el centro de la teoría de la personalidad de Allport. En 1936, Allport y Odbert habían examinado la edición de 1925 del Webster's New International Dictionary e identificaron 17.953 palabras (4½ por ciento del idioma inglés) que describían aspectos de comportamiento distintivo y personal que comúnmente serían descritos como rasgos (ver Allport, 1937). Allport consideró un rasgo como una forma de preparación y una tendencia determinante. Hay una serie de otros conceptos que comparten cierta similitud con rasgos, como hábitos, actitudes, necesidades, tipos e instintos. En cada caso, sin embargo, estas otras formas de disposición para participar en ciertas respuestas o actividades son diferentes a los rasgos, particularmente en lo que respecta a su especificidad y enfoque externo o, como en el caso de los tipos, describen una colección de atributos correlacionados. Después de describir las diferencias, Allport llegó a la siguiente definición de rasgo:

    Nos quedamos con un concepto de rasgo como un sistema neuropsíquico generalizado y focalizado (propio del individuo), con la capacidad de hacer muchos estímulos funcionalmente equivalentes, e iniciar y guiar formas consistentes (equivalentes) de comportamiento adaptativo y expresivo. (pg. 295; Allport, 1937)

    El aspecto esencial de esta definición es la equivalencia, tanto perceptual como conductual. Como resultado de un rasgo, diferentes estímulos se perciben como similares, y se responden de manera similar. Esto ocurre independientemente de la naturaleza de los estímulos mismos. Supongamos, por ejemplo, que un individuo es paranoico. Si alguien pasa y dice “Hola, ¿cómo estás hoy?” el individuo paranoico podría preguntarse “¿Qué se supone que significa eso? ¿Por qué fingen ser tan amables? ¿Qué están haciendo realmente?” Por ilógico que pueda parecer esta respuesta, un rasgo paranoico tiene la capacidad de hacer incluso un simple saludo como amenaza.

    Allport también hizo una distinción importante entre rasgos individuales y rasgos comunes. Subyacente a esta discusión fue otro tema importante en el enfoque de Allport sobre la psicología: la distinción entre los enfoques idiográfico y nomotético para estudiar psicología. A medida que los psicólogos intentaban definir su disciplina como un esfuerzo científico, persiguieron un enfoque nomotético, uno que enfatiza las reglas generales que se aplican a todos. Sin embargo, la psicología de la personalidad que Allport perseguía es inherentemente idiográfica, un enfoque que enfatiza la individualidad. Estrictamente hablando, no hay dos personas que puedan tener exactamente el mismo rasgo. Por lo tanto, todos los rasgos son rasgos inherentemente individuales. Sin embargo, esto crea un reto extraordinario para los psicólogos, tanto psicólogos experimentales que medirían rasgos como psicólogos clínicos que describirían a un individuo como poseedor de cierto rasgo (en algún nivel) con el fin de proporcionar un marco para la comunicación y la terapia. Allport coincidió en que es lógico asumir la existencia de rasgos comunes, ya que las personas normales en una cultura determinada tenderían naturalmente a desarrollar modos de ajuste comparables. Sin embargo, Allport advirtió que desarrollar medidas clínicas o experimentales de tales rasgos serían, en el mejor de los casos, aproximaciones de los rasgos individuales presentes en cada persona (Allport, 1937, 1961).

    Pregunta de Discusión\(\PageIndex{1}\)

    Allport describió a la persona como algo vital e interno, pero externo y falso. ¿Cómo puede ser esto? ¿Puedes pensar en diferentes aspectos de tu personalidad que se ajusten a ambas perspectivas?, y si es así, ¿cómo encajan esos aspectos de tu personalidad?

    Disposiciones personales

    Habiendo reconocido que hay lógica para examinar los rasgos comunes en lugar de los rasgos individuales, Allport volvió luego a la personalidad única de cada individuo abordando las disposiciones personales. Una disposición personal se basa en rasgos, pero algo más complejos, como en una combinación única de rasgos (por ejemplo, alguien que es tentativamente agresivo, a diferencia de alguien que es beligerantemente agresivo). En otro cambio importante entre las ediciones de 1937 y 1961 del texto de personalidad general de Allport, este último libro discute disposiciones cardinales, centrales y secundarias, más que rasgos cardinales, centrales y secundarios.

    Una disposición cardinal es aquella que domina toda la vida de un individuo. No puede permanecer oculto, y el individuo será conocido por él. Históricamente, algunos términos de uso común han adoptado la reputación de figuras famosas, incluyendo al menos uno que aparece en el DSM-IV-TR: el Trastorno Narcisista de la Personalidad (llamado así por Narciso, de la mitología griega). Otro ejemplo sería describir a alguien como semejante a Cristo-como. Personalidades que poseen una disposición cardinal, sin embargo, son bastante inusuales.

    Mucho más comunes son las disposiciones centrales. Si te pidieran que describieras a un buen amigo, lo más probable es que ofrezcas un puñado de disposiciones centrales distinguibles. La pregunta interesante, por supuesto, es ¿cuántas disposiciones centrales tiene un personal típico? Allport sugirió que las disposiciones centrales de una persona serían esas cosas que uno mencionaría en una carta de recomendación cuidadosamente escrita, una respuesta que podría tener sentido para alguien como un profesor, que a menudo escribe tales cartas.

    De menor importancia, según Allport, son las disposiciones secundarias. Estos son menos llamativos, menos consistentes y con menos frecuencia son llamados a jugar. Al concluir su discusión sobre las disposiciones cardinales, centrales y secundarias, Allport reconoció que estas gradaciones son arbitrarias, y se presentan principalmente por conveniencia. En realidad, dijo, hay muchos grados de organización de la personalidad, desde los más flojos estructurados e inestables hasta los más generalizados y estructurados firmemente. El valor de estas distinciones es proporcionar una medida relativa de la influencia de los rasgos y disposiciones al discutir la personalidad.

    Desarrollo de la Personalidad, Autonomía Funcional y Personalidad Madura

    Según Allport, un recién nacido no tiene personalidad, pues no ha vivido el mundo en el que vivirá y no ha tenido oportunidad de desarrollar sus modos distintivos de adaptarse a ese entorno. La personalidad existe solo más tarde, después de que los elementos comunes de la naturaleza humana hayan interactuado y producido los sistemas únicos, autocontinuos y evolutivos que forman la personalidad del individuo. Los aspectos básicos del crecimiento, siguiendo el comportamiento inicial aleatorio y difuso del lactante, implican diferenciación, integración, maduración y aprendizaje. A medida que el sistema nervioso del niño se desarrolla, gradualmente adquiere un control más fino sobre su movimiento. Poco a poco, el niño pequeño diferencia patrones de comportamiento más eficientes y adaptativos, incluyendo el comportamiento vocal. Psicológicamente, esta diferenciación involucra más que solo comportamientos en sí mismos, también incluye la capacidad de controlar la iniciación de esos comportamientos. Los niños muy pequeños tienen poca capacidad para retrasar sus acciones; ¡quieren hacer las cosas ahora! A medida que aumenta el repertorio conductual del niño, se vuelve igualmente necesario y adaptativo comenzar a integrar algunas de esas conductas en acciones coordinadas. Una vez más, si se aplica a los procesos psicológicos y cognitivos, el desarrollo de rasgos y disposiciones comienza con la integración de las experiencias de la vida. A medida que ocurren estos procesos, el niño también está madurando físicamente. Allport no veía la maduración como algo que contribuyera directamente a la personalidad, pero lo hace indirectamente al sacar a relucir cada característica heredada del individuo, incluyendo el temperamento, la capacidad intelectual, las características físicas, etc. Todos estos factores, más la extensa contribución de diferentes tipos de aprendizaje, contribuir a la manera en que el individuo experimenta su entorno (Allport, 1937). Sin embargo, nunca podremos conocer realmente la personalidad que se desarrolla:

    De la totalidad de nuestra propia naturaleza nunca somos directamente conscientes, ni de ninguna gran parte del todo. En cualquier momento el rango de conciencia es notablemente leve. Parece sólo un inquieto punto de luz a lápiz del todo insuficiente para iluminar el edificio de la personalidad... Es a través de... referencia temporal y contenido, que llegamos a la convicción de que de alguna manera poseemos personalidades consistentes que rodean el núcleo consciente momentáneo. (pg. 159; Allport, 1937)

    A medida que se desarrolla un sentido de sí mismo, estos procesos de desarrollo de la infancia progresan a través de una serie de etapas: (1) un sentido del yo corporal, (2) un sentido de identidad continua, (3) un sentido de autoestima o orgullo, (4) la extensión del yo, (5) una autoimagen, (6) un sentido del yo como racionalmente capaz de hacer frente, y finalmente , en la adolescencia, (7) un sentido de “direccionalidad” o “intencionalidad”. Allport describió estos siete aspectos de la autosuficiencia como un sentido de autorrelevancia que sentimos. Cuando se combinan, crean el “yo” como se siente y se conoce. Para identificar este sentido de “yo” o “yo” Allport recomendó el término proprium. Proprium se deriva del término latino proprius, y se refiere a una propiedad común a los miembros de alguna clase, pero que no forma parte de la definición de esa clase. Es decir, cada uno tiene una personalidad, pero la personalidad de nadie forma parte de la definición de lo que significa ser persona. Pero, ¿por qué no simplemente usar la palabra “yo”? Allport consideró que muchos psicólogos usan las palabras “yo” y “ego” para significar solo uno o dos aspectos de todo el proprium. Además, Allport quería distinguir entre el yo como objeto, y el yo como el “conocedor” de ese objeto. El proprio se refiere específicamente al yo como objeto, mientras que el yo se refiere tanto al objeto como al “conocedor”. Podemos ser directamente conscientes del proprio de una manera que nunca podremos ser plenamente conscientes del “conocedor” (Allport, 1961).

    A medida que el niño madura, tanto física como psicológicamente, los intereses y motivos del individuo se vuelven estables y predecibles. Se produce un tipo especial de madurez psicológica (a diferencia de la madurez genética/biológica), que Allport denominó autonomía funcional. La autonomía funcional considera los motivos adultos como variados, y como sistemas autosostenibles que son únicos para el individuo. Pueden haber surgido de procesos y experiencias de desarrollo, pero son independientes de ellos. Esto quiere decir que cualquier vínculo entre los motivos adultos y la experiencia de la primera infancia es histórico, no funcional. Esta es una visión radicalmente diferente a la de Sigmund Freud y la mayoría de los teóricos psicodinámicos, quienes consideraron las experiencias de la primera infancia como la fuerza impulsora detrás del comportamiento adulto, especialmente el comportamiento neurótico. Allport ofrece el ejemplo de un buen obrero. Tal obrero se siente obligado a hacer su mejor trabajo, a pesar de que sus ingresos ya no dependen de mantener altos estándares. De hecho, hacer todo lo posible en cada trabajo puede realmente lastimarlo financieramente, pero sus estándares personales, su motivación, no exigen menos (Allport, 1937, 1961). Cuando se ve de una manera diferente, la autonomía funcional cumple otro papel motivacional importante. Si se considera que las experiencias de la primera infancia son los factores determinantes en la personalidad, entonces todos los motivos adultos deben tener alguna fuente infantil. No obstante, al separar los motivos adultos de sus antecedentes infantiles, entonces no hace falta que haya nada infantil en lo que motiva a los adultos. Esto permite que fuentes de motivación completamente nuevas sean relevantes durante la edad adulta, motivos que podrían haber estado completamente más allá de las capacidades intelectuales y cognitivas de los niños.

    Al considerar lo que constituye una personalidad madura, Allport consideró los escritos de Sigmund Freud, Richard Clarke Cabot, Erik Erikson y Abraham Maslow. También consideró la longitud de la lista de cada hombre. Allport se asentó en una lista de seis características ideales de la personalidad madura. Calificó la lista como un ideal, porque reconoció libremente que nadie es perfecto, incluso las “personalidades más robustas tienen sus debilidades y sus momentos regresivos; y en gran medida dependen de apoyos ambientales para su madurez” (pp. 282-282; Allport, 1961).

    Extensión del sentido del yo: La persona madura se enfoca en algo más que simples necesidades o reducción de autoservicio; desarrolla fuertes intereses fuera de sí misma. Al participar verdaderamente en la vida, dan dirección a su vida.

    Relación cálida del yo con los demás: La persona madura está marcada por dos tipos de calidez. Por un lado, a través de la autoextensión son capaces de una gran intimidad en su capacidad de amor, ya sea que involucre a familiares o amigos. Por otro lado, evitan las relaciones chismosas, intrusivas o posesivas con otras personas. Respetan a otras personas como personas, expresan tolerancia y la llamada “estructura de carácter democrático”.

    Seguridad Emocional (Autoaceptación): Los individuos maduros demuestran aplomo emocional; tienen la capacidad de evitar exagerar. Especialmente importante, según Allport, es que poseen la cualidad de “tolerancia a la frustración”.

    Percepción realista, habilidades y asignaciones: En términos generales, la persona madura está en estrecho contacto con lo que llamamos el “mundo real”. Ellos ven las cosas, incluyendo a las personas, por lo que realmente son.

    Autoobjetivación - Insight and Humor: Al describir esta característica, Allport citó a Sócrates: “conócete a ti mismo”. En las clases de psicología de Allport, el 96 por ciento de sus alumnos pensaban que tenían una visión promedio o mejor que la media (por definición, solo el 50 por ciento puede estar por encima de la media). Entonces la gente piensa que tiene buena idea, pero a menudo este no es el caso. Parece haber una alta correlación entre la perspicacia y el humor. Las personas que realmente se conocen a sí mismas son capaces de mirarse a sí mismas objetivamente, y de reírse de sus propias fallas y errores.

    La filosofía unificadora de la vida: Según Allport, el humor puede ser esencial, pero nunca es suficiente. La madurez requiere un sentido del propósito de la vida. Este sentido de propósito se puede encontrar en tener una dirección clara hacia la propia vida, en una fuerte orientación hacia los valores, dentro del sentimiento religioso de uno, o a través de una conciencia genérica. Allport encontró bastante interesante que muchas personas consideren que su deseo de servir a la sociedad era un motivo genérico más importante que el cumplimiento de cualquier sentido del deber religioso o espiritual. Concluyó que un sentido integrado de obligación moral puede proporcionar una filosofía de vida unificadora independientemente de que esté o no vinculada a los propios sentimientos religiosos.

    pregunta de discusión\(\PageIndex{2}\)

    Considera la definición de Allport de una personalidad madura. ¿Conoces a alguien que se ajuste a todos los criterios? ¿Cómo son como persona, y los consideras un amigo (o, te consideran un amigo)?

    La evaluación de la personalidad

    La personalidad es algo tan complejo que todo método legítimo debe ser empleado en su estudio. (pág. 369; Allport, 1937)

    En el Capítulo 1 examinamos los procedimientos comunes utilizados para evaluar la personalidad en la actualidad, y Allport revisó conceptos similares, así como procedimientos que estaban disponibles en su momento. Es interesante señalar que, en su texto de 1937, el primer tema de la encuesta de Allport sobre los métodos de evaluación es la importancia de evaluar el entorno cultural. Otros dos temas también fueron de particular interés para Allport: el estudio del comportamiento expresivo y el uso de documentos personales.

    Los dos primeros libros de Allport, Estudios en movimiento expresivo (Allport & Vernon, 1933) y La psicología de la radio (Cantril & Allport, 1935), abordaron lo que Allport consideró como el segundo nivel en el que se evalúa la personalidad (el primer nivel consiste en los rasgos, intereses, actitudes, etc., que componen la personalidad “interior”). Consideró que el estudio del movimiento expresivo es un análisis más directo de la personalidad, ya que se basa en la observación, y no requiere el uso de pruebas que sólo aborden indirectamente las disposiciones internas reveladas en el primer nivel de análisis. Por ejemplo, lo que un paciente dice o escribe mientras toma la prueba de Rorschach es proyectivo, pero cómo lo dice o escribe, el tono de su voz o el estilo de su letra, es expresivo (Allport, 1961). Quizás el valor primario del comportamiento expresivo es que es emitido libremente por la persona que se está observando. Puede incluir todos los aspectos del comportamiento, incluyendo caminar, hablar, escribir a mano, hacer gestos, dar la mano, dibujar, garabatos, etc. Cantril y Allport examinaron una variedad de aspectos curiosos de las voces de radio. Por ejemplo, una voz natural es más reveladora de personalidad que una voz transmitida por la radio. También encontraron que las personas ciegas no son mejores para juzgar la personalidad a partir de voces que otras personas, tal vez disipando la creencia común de que cuando las personas pierden un sentido mejoran su capacidad para confiar en otros sentidos. Sin embargo, gran parte de lo que encontraron fue difícil de interpretar. La voz definitivamente transmitió medidas precisas de personalidad, pero no hay características de personalidad que siempre se revelen correctamente. La mayoría de la gente prefirió escuchar una voz masculina en la radio, pero en realidad nadie podía explicar por qué, y había una variedad de diferencias basadas en los aspectos específicos del mensaje o su contenido (Cantril & Allport, 1935). En cuanto al análisis de escritura a mano, Allport consideró que a través de una cuidadosa investigación podría convertirse en una herramienta válida para el análisis de la personalidad. Reconoció que se trataba de una tarea difícil y compleja, pero concluyó que tanto la escritura como los gestos reflejan estilos individuales esencialmente estables y consistentes (Allport & Vernon, 1933).

    Hay muchos tipos de documentos personales, incluyendo cartas, diarios, entrevistas grabadas y autobiografías. Quizás la más rica de estas fuentes, las cartas personales, bien pueda convertirse en cosa del pasado. La redacción de cartas se ha vuelto mucho menos formal con la llegada de las llamadas telefónicas y el correo electrónico. Hoy en día, los mensajes de texto ni siquiera dependen de palabras enteras. Los políticos suelen confiar en los redactores de discursos, por lo que incluso sus palabras escritas no son necesariamente las suyas. De mayor preocupación, según Allport, es que los documentos personales no son muestras representativas y no son objetivos (Allport, 1942, 1961). Sin embargo, si aún pueden dar una idea de la naturaleza de la personalidad de un individuo, entonces ¿por qué no deberían usarse con precaución? Allport tenía un conjunto único de cartas que habían sido escritas a lo largo de varios años por una mujer, entre los 58 y los 70 años, a una joven pareja casada. El joven esposo había sido el compañero de cuarto de la universidad de su hijo. Al ver el valor en las cartas como fuente de material psicológico, la pareja las puso a disposición para su publicación, y entraron en posesión de Allport para ser publicadas. Durante muchos años utilizó las cartas para dar ejemplos en sus propias clases, y finalmente Allport las volvió a publicar, junto con su análisis de la personalidad de la mujer, en Letters from Jenny (Allport, 1965). De particular interés, es que Allport interpretó las letras de diversas maneras, incluyendo perspectivas existenciales, junguianas, adlerianas y freudianas. Allport concluyó abordando si Jenny era normal o no, punto en el que algunas personas no estaban de acuerdo. Usando sus seis características de una personalidad madura, asignó puntuaciones relativamente bajas a Jenny basadas en sus letras, pero también encontró algunas fortalezas dentro de cada característica. Así, aunque Jenny parece haber estado problemática, Allport concluye que no es sencillo decir que es normal o anormal, sino que “su vida enredada ha aportado estímulo y desafío a la posteridad” (pg. 223; Allport, 1965).

    Religión y prejuicio

    Dos conjuntos de hilos contrarios se tejen en la tela de toda religión: la urdimbre de la hermandad y la trama de la intolerancia. No estoy hablando de religión en ningún sentido ideal, sino, más bien, de religión-en-la-ronda tal como realmente existe histórica, culturalmente, y en la vida de hombres y mujeres individuales, la gran mayoría de los cuales (en nuestra tierra) profesan alguna afiliación y creencia religiosa. Tomado en la ronda, hay algo en la religión que crea prejuicios, y algo al respecto que deshace los prejuicios. Es esta situación paradójica la que deseo explorar aquí. (pág. 218; Allport, 1968)

    Allport era un hombre profundamente espiritual, y a menudo escribía sobre el papel de la religión en la personalidad. La religión es un factor tan importante en la vida de tantas personas, que Allport consideró “completamente ridículo” que los psicólogos le hubieran prestado tan poca atención (ver Evans, 1981b). Si bien Allport reconoció que había razones útiles y lógicas para que la psicología se estableciera como un esfuerzo científico, consideró que era igual de ilógico rechazar la religión. Allport no hizo suposiciones ni negaciones respecto a las afirmaciones de la religión revelada, y consideró que como científico no tenía derecho a hacerlo. Aún así, creía que la psicología debía examinar la religión subjetiva en la estructura de la personalidad cuando y dondequiera que se involucre la religión. Por lo que impartió una serie de seis conferencias sobre religión, y las publicó como El individuo y su religión (Allport, 1950). El libro toma una perspectiva positiva sobre el papel de la religión. Allport reconoció que la religión parece principalmente sintomática de miedo y frustración en la vida de muchas personas, pero prefirió centrarse en la psicología, no en la psicopatología, de la religión. Lo que encontró fue que el sentimiento religioso, en lo que respecta a la personalidad, es tan variado y único como cada individuo. Sus hallazgos se hicieron eco de los de William James, cuya propia incursión en esta área de la psicología fue publicada en Las variedades de la experiencia religiosa (James, 1902/1987).

    La relación entre religión y prejuicio parece provenir de una dicotomía dentro de la religión misma. Parece haber un valor intrínseco y un valor extrínseco asociado a la religión. La actitud extrínseca o dirigida hacia afuera, una que el individuo utiliza para sus propios fines, se correlaciona con el prejuicio, mientras que la actitud intrínseca se correlaciona con prejuicios muy bajos (Evans, 1981b). Al enfocarse en los aspectos positivos del sentimiento religioso intrínseco, Allport sugirió que estaba apegado a las facetas más esquivas del devenir, potenciando la filosofía unificadora de la vida y el sentido de dirección, intencionalidad y buena conciencia (Allport, 1955). Cuando está completamente desarrollado, el sentimiento religioso es distinto de sus orígenes de desarrollo (tiene autonomía funcional). En otras palabras, no es simplemente el seguimiento de la tradición familiar, o la práctica de rituales sin sentido, sino que se convierte en una parte única del individuo. Se vuelve moralmente cierto para la persona, ya que involucra la razón, la fe y el amor. Esto fue particularmente cierto para Allport. De 1938 a 1966, aproximadamente dos veces al año, Allport ofreció una meditación de oración durante las oraciones diarias en Appleton Chapel de la Universidad de Harvard (recopilada en Bertocci, 1978). En una meditación ofrecida sobre Las virtudes y las ciencias sociales, Allport escribió:

    Tenemos mucho que aprender sobre las relaciones laborales, sobre la resolución de conflictos (personales, nacionales, internacionales); sobre el control de los prejuicios, el fortalecimiento de la hermandad y la compasión. En áreas como estas todavía tenemos que hacer descubrimientos vitales; todavía tenemos “que pensar los pensamientos de Dios después de Él”. (págs. 89-90; Allport citado en Bertocci, 1978)

    Desafortunadamente, sin embargo, queda la actitud extrínseca hacia la religión que se correlaciona con el prejuicio. En muchos sentidos, las religiones fomentan la intolerancia, más comúnmente a través de doctrinas de revelación o elección. La verdad revelada no es para ser manipulada, y ciertas personas son elegidas, o malditas, sobre todas las demás. Sin embargo, estas actitudes suelen seguir una lectura muy selectiva de los textos religiosos, e incluso discrepan con otros escritos. No obstante, no se puede negar el impacto espantoso que la religión puede tener cuando se pervierte para propósitos de quienes ejercen el poder. Allport relata historias como el ministro de Propaganda Nazi Goebbels declarando que Hitler era el intermediario entre el pueblo alemán y el trono de Dios, o el miembro del Ku Klux Klan (una organización supuestamente cristiana) que justificó matar niños negros diciendo que cuando matas serpientes de cascabel te hace no me importa si son jóvenes o viejos (Allport, 1960, 1968). Allport describió a esas personas como que usaban la religión como usarían cualquier grupo social, para sus propios fines: hacer amigos, influir en las personas, promover las actividades comerciales, ganar prestigio, etc. se vuelve excluyente para que solo los miembros del grupo se beneficien, no a nadie más. No obstante, aunque este es un resultado común de la actividad religiosa, sigue existiendo una minoría de personas para las que esto no ocurre. Sirven a su religión, no al revés. Han adoptado los credos y doctrinas como un componente importante de su sistema de valores, pero dentro de ese sistema de valores se incluye la doctrina de la hermandad humana (ver Evans, 1981b). La religión es, por supuesto, sólo un factor que lleva al prejuicio y a la discriminación. Allport estudió esos factores con gran detalle en su obra clásica sobre los prejuicios.

    Conexiones entre culturas: la naturaleza del prejuicio

    Dado que Allport estuvo comprometido con la ética social a lo largo de su vida, su clásico estudio sobre los prejuicios no surgió de repente. Durante la Segunda Guerra Mundial, uno de sus proyectos fue estudiar los efectos del rumor. Un rumor, según la definición de Allport, es una proposición específica de creencia, que se transmite de persona a persona, sin ningún estándar seguro de evidencia. Cuando un rumor sigue a algún evento, la información que reportan las personas se basa en la memoria. Aspectos importantes de esos recuerdos suelen ser falsos, y son falsos junto con estereotipos negativos. Curiosamente, esto es mucho menos probable que ocurra con niños, que a menudo no logran identificar los aspectos raciales de las escenas que han observado (al menos en un entorno de investigación). Los rumores son particularmente peligrosos cuando incitan a disturbios, y Allport y Postman escribieron que “nunca se producen disturbios sin rumores que inciten, acompañen e intensifiquen la violencia” (pág. 193; Allport & Postman, 1947). En 1943 hubo grandes disturbios en Harlem y Detroit, en los que los rumores raciales negativos jugaron un papel importante. En Detroit en particular, según Allport, si las autoridades hubieran escuchado los rumores se podría haber evitado la violencia.

    Al año siguiente, Allport impartió un curso sobre problemas de grupos minoritarios a los capitanes de policía para la ciudad de Boston, Massachusetts. En 1947 repitió el curso para policías en Cambridge, Massachusetts. Un año después, presentó parte de su material en un folleto de la libertad titulado ABC's of Scapegoating (Allport, 1948). Este folleto creció más tarde (bastante dramáticamente, de 36 páginas a 537 páginas) en su libro La naturaleza del prejuicio, que fue publicado en 1954 (Allport, 1979). A pesar de esta preparación, el reto de un estudio importante sobre los prejuicios seguía siendo desalentador. El problema de las causas del prejuicio era tan grande que Allport tardó varios años en elaborar el índice, que terminó siendo de ocho páginas, incluyendo secciones sobre pensamiento preferencial, diferencias de grupo, percepción y pensamiento de diferencias de grupo, factores socioculturales, adquisición prejuicio, dinámica de prejuicio, estructura de carácter y reducción de las tensiones grupales.

    A pesar de tener más de 500 páginas de largo, La naturaleza del prejuicio es concisa. En parte, esto indica la magnitud del problema del prejuicio, y también hace extremadamente difícil resumir el libro. Allport comienza preguntando “¿Cuál es el problema?” Describe cinco niveles en los que las personas actúan sobre los prejuicios. La mayoría de la gente solo hablará de sus prejuicios con amigos de ideas afines. Si el prejuicio es fuerte, pueden evitar activamente a los miembros de otro grupo, y luego pueden discriminarlos, participando en actividades perjudiciales hacia el grupo que no le gusta. Prejuicios más extremos pueden conducir en realidad a ataques físicos, y en última instancia, al exterminio, como linchamientos o genocidio. ¿Es de esperar este comportamiento? Según Allport, los ingredientes esenciales del prejuicio, la generalización errónea y la hostilidad, son las capacidades naturales y comunes de la mente humana. Lo que es necesario, sin embargo, es la formación de in-groups, y el rechazo de los out-groups. Formamos grupos de forma natural a medida que nos desarrollamos; aprendemos a que nos gusten las cosas que conocemos. Esto no requiere hostilidad hacia grupos externos, pero es una realidad lamentable que muchas personas definan su lealtad al in-group en términos de rechazar los valores y costumbres del out-group. Para esas personas, rechazar al grupo externo se convierte en una poderosa necesidad.

    Si bien existen muchas diferencias entre grupos, ¿por qué se ha enfatizado la raza? La respuesta es, en parte, inquietantemente sencilla: podemos ver la raza. Además, la mayoría de la gente no conoce la diferencia entre raza y grupo étnico, o raza y casta social. Por lo tanto, es simplemente más fácil identificar grupos externos sobre la base de la raza. Empeorar las cosas, por supuesto, es la realidad de que ni siquiera podemos definir tan bien la raza. Allport discute investigaciones que han sugerido hasta treinta razas o tipos humanos diferentes, sin embargo, la mayoría de nosotros pensamos en términos de tres razas básicas: Blanca, Negra y Asiática (más recientemente el número sería cuatro, incluidos los hispanos). Discriminar a una “raza”, como los negros en Estados Unidos, sin siquiera comenzar a entender el carácter individual (es decir, la personalidad) u otros aspectos de la cultura, como la religión, las costumbres, o el carácter nacional (que también puede ser bastante complejo), es simplemente un acto ignorante. Sin embargo, un punto al que vuelve Allport, como explicación sobre lo natural que es ser prejuicio, es que las personas que son diferentes parecen extrañas, y la extrañeza es algo que incomoda a la mayoría de la gente, y en realidad puede ser aversiva para muchas personas.

    Desafortunadamente, la victimización de grupos minoritarios puede potenciar las diferencias y molestias que existen entre los grupos. Como señaló Allport:

    Pregúntate qué pasaría con tu propia personalidad si escuchaste que decía una y otra vez que eras perezoso, un simple hijo de la naturaleza, esperaba robar, y tenía sangre inferior. Supongamos que esta opinión te fue forzada por la mayoría de tus conciudadanos. Y supongamos que nada de lo que pudieras hacer cambiaría esta opinión -porque resulta que tienes la piel negra. (pág. 142; Allport, 1979)

    Las minorías pueden preocuparse obsesivamente por todo lo que hacen y donde quiera que vayan en público. Desarrollan un sentimiento básico de inseguridad. La respuesta más simple al prejuicio es negar la pertenencia a uno en el grupo minoritario. Por ejemplo, algunos negros de piel muy clara han pasado como blancos. Pero esto puede llevar a un gran conflicto personal, y a la sensación de que uno es un traidor. Huey Newton, cofundador de las Panteras Negras, tuvo que luchar contra los prejuicios dentro de la propia comunidad negra contra aquellos negros cuya piel era vista como demasiado ligera. Los miembros oprimidos de grupos minoritarios también podrían volverse retraídos, pasivos, o podrían actuar como payasos, tratando de burlarse de sus circunstancias. Peor aún, pueden identificarse con el grupo mayoritario, lo que lleva al odio a sí mismo y a actuar en contra de los miembros de su propio grupo. Por supuesto, hay quienes también se defenderán agresivamente, como Huey Newton y los integrantes de las Panteras Negras.

    ¿Cómo podríamos comenzar a combatir los prejuicios? Allport discutió un interesante estudio que abordó la teoría sociológica del contacto entre grupos. Durante los disturbios de Detroit de 1943, tanto estudiantes blancos como negros de la Universidad Wayne (que más tarde se convirtió en Wayne State University) asistieron pacíficamente a clase durante lo que se conoció como Bloody Monday. Se ha sugerido que cuando grupos de humanos se encuentran pasan por un proceso de cuatro etapas: contactarse, seguido de competencia, luego acomodación, y finalmente asimilación. Así, el contacto inicial conduce naturalmente a una progresión pacífica de la relación intergrupal. Si bien no siempre es así, hay muchos ejemplos donde ha estado. Pero, no puede ocurrir sin el contacto inicial. Por lo tanto, fomentar el contacto entre grupos es un paso importante en la lucha contra los prejuicios. Allport señala, sin embargo, que es importante que el contacto sea de igual estatus y esté en la búsqueda de objetivos comunes.

    Allport también abordó el tema del uso de la legislación para combatir los prejuicios. Desafortunadamente, como señala, las leyes sólo pueden tener un efecto indirecto sobre los prejuicios personales. No pueden afectar los pensamientos y sentimientos de uno, solo pueden influir en el comportamiento. Sin embargo, también se sabe que el comportamiento puede influir en los pensamientos, opiniones y actitudes de uno. Así, Allport fomenta el uso continuado de la legislación como un método significativo para reducir la discriminación pública y los prejuicios personales. Más importante, sin embargo, es la necesidad de tomar medidas positivas para reducir los prejuicios, incluyendo el uso de la educación intercultural.

    En un fascinante estudio publicado un año después de La naturaleza del prejuicio, Gillespie & Allport presentaron los resultados de un estudio titulado Perspectiva de la juventud sobre el futuro (Gillespie & Allport, 1955). Lo que hizo notable el estudio fue que incluyó a estudiantes de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Sudáfrica (tanto estudiantes blancos como negros), Egipto, México, Francia, Italia, Alemania, Japón e Israel. Entre las preguntas se incluyó el tema de la igualdad racial, si los estudiantes desean una mayor igualdad racial y si esperan una mayor igualdad racial. Una gran mayoría de los universitarios informaron que deseaban una mayor igualdad racial, que iban del 83 al 99 por ciento. Las excepciones notables fueron Alemania (65 por ciento), y los sudafricanos de habla inglesa (75 por ciento) y los afrikaners en Sudáfrica (14 por ciento -esto fue durante el Apartheid). En cuanto a la expectativa de que en el futuro habría una mayor igualdad racial, los estudiantes de la mayoría de los países estudiados dijeron que sí entre 67 y 73 por ciento de las veces, con notables excepciones siendo los sudafricanos negros (57 por ciento), los japoneses (53 por ciento) y los mexicanos (87 por ciento). Así, la mayoría de los estudiantes universitarios de todo el mundo (en 1955) deseaban la igualdad racial, pero una parte significativa de ellos no esperaba verla en el futuro. Considerando el estado del mundo actual, estamos lejos de conocer el resultado final de este tema social crucial.

    Si fuera posible lograr un mundo en el que las personas no fueran prejuicios, ¿qué actitud debería reemplazarlo? Esta pregunta fue abordada recientemente por Whitley y Kite (2006), e identifican las dos opciones más comúnmente planteadas: el daltonismo y el multiculturalismo. La perspectiva daltónica sugiere que las personas deben ignorar la raza y la etnia, actuando como si simplemente no existieran, mientras que la perspectiva multicultural considera la identidad étnica/racial como cognitivamente ineludible y fundamental para el autoconcepto. Los defensores daltónicos argumentan que mientras la raza sea un problema, habrá algunas formas de discriminación. Los proponentes multiculturales argumentan a favor o conservando el patrimonio cultural, preservando así la integridad, al tiempo que fomentan la interacción grupal y la convivencia armoniosa. ¿Un enfoque parece ser más efectivo para reducir los prejuicios? A la fecha, la evidencia favorece el enfoque multicultural. Whitley y Kite sugieren que reducir los prejuicios es más probable que ocurra como resultado de que los individuos cambien sus propias actitudes y trabajen para ayudar a otros a cambiar sus actitudes también. Es importante reflexionar sobre los propios pensamientos y comportamientos, y ayudar a otros a tomar conciencia de sus actitudes y comportamientos. Además, es importante conocer más sobre otros grupos, y participar activamente en el contacto entre grupos (Whitley & Kite, 2006). En otras palabras, el multiculturalismo funciona mejor cuando realmente existe; las personas necesitan asociarse con personas de otras razas, religiones y culturas. Sólo entonces la ignorancia, como en el simple desconocimiento de otras personas y sus diferencias culturales, puede ser reemplazada por el conocimiento y la aceptación.

    Cuando Allport publicó su estudio sobre los prejuicios, era importante que incluso se estuviera abordando el tema. Hoy en día, es más común examinar la naturaleza de las diferencias culturales y perseguir aspectos positivos del valor de los entornos multiculturales. Varios estudios recientes han enfatizado diversos aspectos de las diferencias entre personas de diversas culturas, la importancia de no sentirse tan diferentes y cómo la interacción entre grupos puede resultar valiosa. Por ejemplo, los chinos tienden a anticipar el cambio más fácilmente que los estadounidenses, predicen mayores niveles de cambio cuando comienza, y consideran que quienes predicen el cambio son sabios (Ji, Nisbett, & Su, 2001). Los estadounidenses de origen asiático, los surcoreanos y los rusos tienen más probabilidades que los estadounidenses de adoptar metas de evitación, pero la adopción de esas metas no es un predictor negativo del bienestar subjetivo en esas culturas colectivistas, como lo es en las culturas individualistas (Elliot et al., 2001). Los japoneses parecen estar sujetos a efectos de disonancia cognitiva en un paradigma de “libre” elección, pero solo en presencia de otros importantes. Los estadounidenses, en contraste, se ven menos afectados por las manipulaciones sociales en una situación de “libre” elección (Kitayama et al., 2004). Aunque los estereotipos sociales suelen dar como resultado una tendencia sobregeneralizada a incluir a las personas en grupos, bajo ciertas circunstancias también puede llevar a excluir a ciertos individuos de su aparente dentro del grupo (Biernat, 2003). Particularmente para los jóvenes, la conexión en grupo es muy importante. Los adolescentes afroamericanos y latinos de bajos ingresos y alto riesgo que no “se parecen” a otros miembros de su grupo tienen un riesgo mucho mayor de abandonar la escuela, pero la capacidad de encajar tiene un efecto protector (Oyserman et al., 2006). Incluso cuando se produce un contacto significativo entre grupos, solo puede reducir ciertos aspectos del prejuicio, y puede hacerlo solo para el grupo minoritario (a diferencia de cualquier cambio en el grupo mayoritario; Henry y Hardin, 2006). Entonces, ¿cómo puede el contacto entre diferentes grupos culturales comenzar a reducir los prejuicios y la discriminación en un tema tan complejo? Se ha demostrado que cuando los estudiantes universitarios son colocados en grupos racialmente diversos, en realidad se involucran en un pensamiento más complejo, y acreditan a los miembros minoritarios por agregar a la novedad de sus discusiones (Antonio et al., 2004). Quizás lo más importante es que el multiculturalismo también puede fomentar el desarrollo de una fuerza de carácter descrita por Fowers y Davidov (2006) como apertura al otro.

    Sin embargo, el multiculturalismo no está exento de retos. Trabajar en equipos diversos puede conducir a divisiones sociales, aumentando la probabilidad de equipos de desempeño negativo. En consecuencia, es esencial examinar los tipos de diversidad que entran en juego, ya que algunos favorecen y explotan una mayor variedad de perspectivas y habilidades, mientras que otros conducen más fácilmente al conflicto y la división (Kravitz, 2005; Mannix & Neale, 2005). Dentro del campo de la psicología, una disciplina que fomenta activamente el crecimiento de la membresía de grupos minoritarios, se ha producido un rezago en trasladar exitosamente a los estudiantes más allá de la licenciatura al nivel de doctorado (Maton et al., 2006). Los desafíos que enfrentan los estudiantes de posgrado y profesores minoritarios son, no es sorprendente, tan diversos como los propios individuos (ver Vásquez et al., 2006). Así, tenemos un largo camino por recorrer en la comprensión y superación de los prejuicios y la discriminación. Sin embargo, dentro de un marco establecido por primera vez en detalle por Allport, nuestro examen y comprensión de los principales temas está creciendo rápidamente.

    pregunta de discusión\(\PageIndex{3}\)

    ¿Tienes prejuicios? Ahora que probablemente has respondido que no, piénsalo otra vez. ¿Hay momentos, o situaciones, en las que te encuentras teniendo pensamientos que te hacen sentir incómodo cuando te detienes a pensar realmente en ellos? ¿Qué opina que es más importante, eliminar prejuicios o promulgar leyes contra la discriminación?


    This page titled 10.3: Psicología de la personalidad de Allport is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .