Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

19.3: Conexiones entre culturas

  • Page ID
    145252
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Comprender los efectos de la cultura en el estilo cognitivo como requisito previo para una terapia cognitivo-conductual efectiva

    Un elemento esencial de todas las terapias cognitivas es el deseo de identificar y desafiar las cogniciones disfuncionales subyacentes de un cliente, ya sean creencias equivocadas, esquemas, pensamientos automáticos, distorsiones cognitivas, cualquiera que sea el caso. Para ello, se requiere que el terapeuta sepa cuándo las cogniciones son disfuncionales, y en cierta medida, cuál sería una cognición razonable en la situación personal del cliente. Si bien puede parecer obvio que cualquier persona psicológicamente sana, particularmente un terapeuta capacitado, podría reconocer la diferencia entre pensamientos, sentimientos y comportamientos funcionales y disfuncionales, esto asume que el terapeuta y el cliente provienen de entornos similares. Esto puede muy bien NO ser el caso cuando el cliente y el terapeuta provienen de culturas dramáticamente diferentes. Además, como señaló G. Morris Carstairs respecto a las entrevistas psiquiátricas (1961), hace una diferencia significativa si es el terapeuta o el cliente quien se encuentra fuera de su cultura familiar. Por ejemplo, cuando un psicólogo realiza investigaciones en un país extranjero, particularmente en pequeños pueblos o pueblos, la gente local puede simplemente temer y evitar a los extraños.

    Kelly discutió extensamente la cultura en La psicología de los constructos personales (Kelly, 1955a, b). Tanto el corolario común como el corolario de la socialidad están directamente influenciados por nuestra comprensión de la cultura. Nosotros, y con “nosotros” me refiero a incluir terapeutas, tendemos a esperar que personas de culturas similares hayan experimentado educación y entornos básicamente similares. También tendemos a creer que las personas de una cultura determinada comparten sus expectativas con respecto al comportamiento de otros de esa cultura. Por lo tanto, para que un terapeuta pueda acceder a las construcciones personales de su cliente, es importante que el terapeuta aprenda lo más posible sobre el patrimonio cultural del cliente. No hacerlo puede interferir con la capacidad del terapeuta para comprender algunas de las ansiedades disruptivas del cliente sobre la terapia en sí misma o su vida en general. En efecto, Kelly comparte un ejemplo en el que a un terapeuta blanco (a quien Kelly supervisaba) le resultaba difícil ayudar a un cliente negro, porque el cliente negro estaba demasiado ansioso por discutir sentimientos racialmente cargados con respecto a las relaciones sexuales interraciales. Dado que el cliente había discutido temas sexuales antes, el terapeuta blanco no reconoció fácilmente la incomodidad con la que el cliente negro abordó su atracción por las mujeres blancas (¡recuerden, esto fue en la década de 1950!).

    Kelly continúa discutiendo las diferencias culturales en los modales, el lenguaje, las expectativas con respecto a las enfermedades mentales, la influencia de la religión y cómo un terapeuta podría aprender más sobre las experiencias culturales de un cliente. Él advierte, sin embargo, que no se debe atribuir demasiado valor a la influencia de la cultura:

    ... Es importante que el clínico esté al tanto de las variaciones culturales. Sin embargo, desde nuestra visión teórica, miramos la “influencia” de la cultura de la misma manera que miramos a otros eventos. El cliente no es simplemente producto de su cultura, sino que sin duda le ha proporcionado mucha evidencia de lo que es “verdadero” y gran parte de los datos que su sistema de construcción personal ha tenido que mantener en orden sistemático. (pág. 688; Kelly, 1955b)

    Por ejemplo, a menudo se considera la marca de un clínico sofisticado que considera a todos sus clientes en términos de los grupos culturales a los que pertenecen. Sin embargo, en última instancia, un cliente que debe entenderse genuinamente nunca debe limitarse al estereotipo de su cultura. (pg. 833; Kelly, 1955b)

    Albert Ellis y Aaron Beck, creadores de las terapias cognitivo-conductuales más conocidas (ver Beck y Weishaar, 1995; Ellis, 1995), también discutieron influencias culturales, aunque no tan extensamente como Kelly. Ellis enfatizó que cada individuo desarrolla un sistema de creencias que les ayuda a emitir juicios y evaluar situaciones. Aunque el sistema de creencias de cada persona es único, comparten muchas creencias con otros miembros de su sociedad y/o cultura. Quizás lo más importante es que diferentes culturas pueden tener sistemas de creencias muy diferentes. Para complicar aún más la situación, las creencias culturales pueden cambiar, ya sea por la evolución gradual de la cultura o de una manera más dramática cuando un pensador o líder influyente ofrece una perspectiva diferente de la vida (Ellis, 1977). Beck ha discutido cómo los esquemas culturalmente determinados pueden ser tan fundamentales que contribuyen a cómo y a quién amamos y odiamos (Beck, 1988, 1999).

    En la actualidad, continúan los estudios sobre la relación entre cultura y cognición, tanto en entornos clínicos como no clínicos. Hay al menos dos manuales enfocados en factores transculturales y multiculturales en la evaluación de la personalidad (Dana, 2000; Suzuki, Ponterotto, & Meller, 2001). Según Suzuki, et al. (2001), estos manuales son necesarios debido a “el creciente número de minorías raciales y étnicas en Estados Unidos y en reconocimiento de la multitud de variables que afectan el rendimiento en las pruebas cognitivas y de personalidad...” A medida que la evaluación pasa a la terapia, se convierte en todo un desafío para que cualquier terapeuta esté familiarizado con la amplia variedad de culturas en América. Axelson (1999) ha identificado seis grupos culturales básicos en América: nativos americanos, angloamericanos, europeos de etnia americana, afroamericanos, hispanoamericanos y asiático-americanos. Esta lista obviamente no incluye a los muchos inmigrantes que viven en este país que no son considerados estadounidenses. Ante tales desafíos transculturales, las habilidades esenciales para un terapeuta incluyen la escucha cuidadosa y activa, respuestas verbales y no verbales genuinas que indican una comunicación exitosa, ser honesto sobre lo que no entiendes, respetar y cuidar al cliente, y ser paciente y optimista (Axelson, 1999).

    Estudios adicionales han sugerido que el conocimiento cultural influye en la interpretación de los estímulos de una manera dinámica y constructivista (Hong, Morris, Chiu, & Benet-Martinez, 2000), que estos procesos ocurren automáticamente (Bargh & Williams, 2006), y que experimentar una mayor variedad de culturas en una” En realidad, la educación puede conducir a un procesamiento cognitivo más complejo (Antonio, Chang, Hakuta, Kenny, Levin, & Milem, 2004). Al considerar las diferencias culturales fundamentales, lo que algunos consideran los valores fundamentales que distinguen entre culturas, la mayoría de los estudiantes de psicología están familiarizados con la distinción entre culturas individualistas y colectivistas (culturas en las que uno favorece las propias metas en comparación con subordinando los propios objetivos a favor de los objetivos grupales). Sin embargo, Laungani (1999) sugiere que hay otras tres dimensiones comunes: libre albedrío vs. determinismo, materialismo vs. espiritualismo, y cognitivismo vs. emocionalismo. Según Laungani, las culturas occidentales tienden a estar centradas en el trabajo y la actividad. Así, operan en un modo cognitivo que enfatiza el pensamiento y el comportamiento racionales, lógicos y controlados. Las culturas no occidentales, por el contrario, tienden a estar centradas en las relaciones, operando en un modo emocional. Las demostraciones públicas de sentimientos y emociones, tanto positivas como negativas, no están mal vistas (Laungani, 1999). Estos valores fundamentales se trasladan a los estilos cognitivos. Por ejemplo, el estilo cognitivo prevalente en África tiende a la síntesis, a diferencia del análisis. Los africanos tienden a integrar sus experiencias en un todo inclusivo, y ven tales tendencias como más naturales que la típica alternativa occidental (Okeke, Draguns, Sheku, & Allen, 1999). Así, se puede imaginar una situación terapéutica en la que el cliente se resiste a analizar sus problemas, y el terapeuta considera que esa resistencia es un problema específico único para el cliente. Cualquier intento posterior del terapeuta para romper esa resistencia sería defectuoso, ya que el terapeuta no ha entendido el estilo cognitivo subyacente del cliente. El fracaso de los terapeutas para abordar adecuadamente la importancia de los factores culturales en la terapia, independientemente de si su fracaso fue involuntaria o no, ha sido descrito como mala praxis cultural (Salón Iijima, 1997).


    This page titled 19.3: Conexiones entre culturas is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Mark D. Kelland (OpenStax CNX) .