Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

1.3: ¿Por qué estudiar periodismo?

  • Page ID
    105443
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    La vida solo exige de la fuerza que posees. Solo es posible una hazaña, no haber huido.

    - Dag Hammarskjöld

    Entonces, ¿por qué quieres estudiar periodismo? Es broma, sé por qué: tienes quinto periodo libre. No, en realidad, no estoy bromeando, quiero que respondas a la pregunta. Piensa en por qué quieres estudiar periodismo, y por qué quieres aprender a reportar y escribir para un periódico. Primero, piensa por qué el buen periodismo importa en el mundo. Lo hace, mucho. Aprendí esto cuando tenía tu edad, cuando los Papeles del Pentágono, y luego Watergate, eran las historias de última hora.

    Los Papeles del Pentágono, por si no lo saben, fue un estudio de alto secreto de la guerra de Vietnam encargado por el secretario de Defensa de Estados Unidos en 1967, mientras la guerra seguía furiosa. El estudio describió extensas maniobras militares ilegales de las que el pueblo estadounidense no sabía nada, incluido el bombardeo estadounidense de Laos y Camboya, naciones soberanas que ni siquiera estaban en la guerra.

    Figura\(\PageIndex{1}\): Un mapa creado por la CIA que fue publicado como parte de los Papeles del Pentágono.

    En 1971, el estudio fue filtrado a The New York Times por un hombre llamado Daniel Ellsberg, y luego los editores de The Times tuvieron que tomar una decisión crucial: ¿Deberían publicar un documento clasificado de alto secreto? Si lo hicieran, el gobierno podría censurar el papel por motivos de seguridad nacional y podría enjuiciar a Ellsberg por traición. Muchos abogados argumentaron que el periódico no debía publicar; los editores, sin embargo, y los abogados del periódico, creían que la Primera Enmienda le daba al periódico el derecho de decirle al pueblo estadounidense lo que estaba haciendo su gobierno. También creían que el estudio no ayudaría al enemigo ni pondría en peligro la seguridad nacional, por lo que comenzaron a publicar extractos. El gobierno demandó para detener la publicación, pero la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que la demanda era inconstitucional. Ellsberg se entregó como fuente de la fuga y fue acusado de traición, pero los cargos fueron desestimados. La publicación de los Papeles del Pentágono provocó protestas en las calles y, con el tiempo, cambió el rumbo de la guerra.

    En cuanto a Watergate, este era el nombre de una operación política ilegal secreta dirigida por el presidente Richard Nixon y su personal. The Washington Post la destapó poco a poco en el transcurso de una magnífica investigación emprendida por dos reporteros muy jóvenes y muy tenaces que fueron apoyados por sus editores y por la editora de The Post, Katharine Graham, quien no retrocedió cuando el La administración de Nixon amenazó con paralizar financieramente su papel. Las historias de Watergate del Post llevaron al Departamento de Justicia a acusar y condenar a varios de los asesores del presidente y llevaron a la destitución y renuncia del presidente Nixon en 1974.

    Figura\(\PageIndex{2}\): Manifestantes en Washington, D.C. exigiendo la destitución de Nixon en octubre de 1973, ya que se montaron pruebas contra el presidente y su personal en el caso Watergate.

    Estas dos historias son icónicas —representan el pináculo de una prensa libre que actúa como guardián de su sociedad— pero todos los días, en historias publicadas a su alrededor, los ciudadanos son atendidos y protegidos por la prensa libre de este país. Piense, por ejemplo, en la cobertura de CNN sobre el huracán Katrina y la diferencia que marcó que la prensa estuviera en la escena cuando se desarrolló la catástrofe. O ve al sitio web de The New Orleans Times-Picayune y lee cómo el periódico cubrió las secuelas de esa tormenta, literalmente durante años. O lee el Washington Post de hoy, el Wall Street Journal o el New York Times, y considera lo que significa que el mundo CONOCE las historias que publicaron.

    Consideremos una historia en particular, la cual fue publicada en The New York Times el 29 de octubre de 2006. Escrito por la corresponsal Sharon LaFraneere, la historia, "El mundo africano del trabajo forzoso, en los ojos de un niño de 6 años”, cuenta la historia de niños en Ghana que trabajan como esclavos en barcos de pesca. Se estremecen a través de miserables horas de trabajo, se estremecen bajo palizas y se derrumban por la noche sobre pisos de tierra, donde duermen usando los trapos en los que trabajan. Algunos de estos niños son tan pequeños como seis. Sus padres los arrendaron como sirvientes contratados, y se encuentran entre 1.2 millones de niños traficados como esclavos en África, Asia y América Latina. Deberías leer la historia hasta el final y luego hacerte estas preguntas: ¿A quién le importa que esta información haya sido desenterrada por un reportero y publicada? ¿Quién desea que la información no haya sido expuesta? ¿Qué diferencia hace que se le haya dicho al mundo?

    Entonces lee una historia en la página A-3 de tu periódico favorito —o en la página 7 o 17, no importa— y selecciona una historia que sea bastante corta, que puedas leer en un par de minutos. Ahora hazte las mismas preguntas: ¿A quién le importa que esto esté en el periódico? ¿Por qué importa que los lectores sean conscientes de ello? Probablemente verás que la historia de la Sra. LaFraneere es una historia grande, una historia crítica, realmente, para que el mundo la sepa, ya que expone un crimen espantoso, y es probable que veas que tu historia de la página A-3 es una historia más pequeña pero aún importante, sigue siendo un registro de algo cierto que acaba de suceder en tiempo real, algo que merece ser expuesto a la luz del día, a la mirada de la gente.

    Estoy seguro de que tanto las historias grandes como las más pequeñas te dieron información que de otra manera no habías conocido, e imagino que la historia de la Sra. LaFraneere también te hizo sentir algo, por ejemplo, ¡que alguien realmente debería DETENER ESA ESCLAVITUD POR LLORAR EN CAR Y tu pasión no tendría precio, tu pasión justificaría cada afirmación que pudiera hacer sobre el papel del periodismo en la sociedad, su importancia crucial para el mundo. Desafortunadamente, tu pasión por los niños en Ghana no se traduce automáticamente en acción por parte de nadie, ni siquiera, en este momento, en la tuya, porque eres estudiante después de todo, no diplomático ni guerrero—y los que tienen la responsabilidad de detener la esclavización de niños en África podrían no tener respuesta a la historia de la Sra. LaFraneere.

    Esto puede ser horriblemente deprimente, pero ilustra un punto importante, que es que el poder de un periodista se limita a buscar la verdad e informarla. Después de eso, corresponde a los lectores —es decir, depende de los ciudadanos— responder. Corresponde a los ciudadanos cambiar las cosas si tienen el poder de hacerlo, o instar a los que están en el poder a cambiar las cosas, o, si viven en democracias, a exigirlo. Y consideraremos todo eso en un momento.

    Por ahora, sin embargo, volvamos a la señora LaFraneere. Parece posible que arriesgara su vida para obtener esa historia y, de hecho, en todo el mundo, los periodistas arriesgan sus vidas por historias todo el tiempo. Aquí hay un resumen reciente, en un comunicado de prensa del Instituto Internacional de Seguridad de Noticias (INSI):

    La primavera árabe alimenta el sombrío invierno para los medios de comunicación en 2012 [1]

    8 Ago 2012

    LONDRES — Al menos 70 periodistas y personal de apoyo fueron asesinados cubriendo las noticias en el primer semestre de este año en uno de los periodos más sangrientos de los últimos tiempos.

    Quince fueron confirmados muertos solo en Siria entre enero y junio, según la encuesta semestral de Killing The Messenger sobre bajas en medios periodísticos realizada para el INSI por Cardiff School of Journalism.

    Los siguientes peores países fueron Nigeria, donde siete funcionarios de periódicos no identificados fueron asesinados por una bomba, Brasil, Somalia, Indonesia, donde murieron cinco periodistas en un accidente aéreo, y México.

    El peaje se compara con 124 para todo 2011 y 56 para los primeros siete meses del año pasado. Y 70 puede ser una figura conservadora ya que el INSI ha registrado la muerte de 30 personas noticiosas adicionales donde no estaba claro si los asesinatos estaban relacionados con su trabajo.

    El INSI invita a cualquier persona que tenga más información sobre alguna de esas muertes inexplicables a que se ponga en contacto.

    “Los periodistas están más que nunca en la mira de los enemigos de la libertad”, dijo el director del INSI, Rodney Pinder.

    “A pesar de algunas medidas políticas internacionales alentadoras para detener el asesinato, el arma y la bomba siguen siendo el método preferido de censura en demasiados países.

    “Todas y cada una de las matanzas ahogan el libre flujo de información sin la cual las sociedades libres no pueden funcionar”.

    En la encuesta se destacó nuevamente que a pesar de la conflagración siria la gran mayoría de las muertes en medios noticiosos alrededor del mundo se encuentran en tiempos de paz. Cuarenta y tres periodistas murieron en países oficialmente en paz, víctimas en su mayoría de criminales viciosos, a menudo incitados por fuerzas de seguridad corruptas, políticos e intereses empresariales.

    La mayoría de los muertos fueron disparados o bombardeados, pero algunos sufrieron extremos espantosos: golpeados, torturados, estrangulados, apuñalados o decapitados.

    La tercera mayor causa de muerte fueron los accidentes viales, cada año una pérdida particularmente derrochadora.

    Escándalosamente, la mayoría de los asesinos de periodistas siguen saliéndose con la suya. En el primer semestre de este año solo se identificó a una persona en relación con 47 asesinatos selectivos en todo el mundo.

    El índice de impunidad por asesinato de un periodista [sic] se ha mantenido constante en alrededor del 90 por ciento a nivel mundial durante los últimos 10 años -indudablemente alimentando más de lo mismo.

    Como organización de seguridad, el INSI registra todas las muertes de periodistas y otros trabajadores de noticias en el desempeño de sus funciones, ya sean deliberadas o accidentales.

    Después de leer este comunicado de prensa, probablemente estés agarrando tu carita con un grito de Edvard Munch, pensando: No, no, no; esta clase de periodismo es demasiado deprimente. Todavía hay tiempo para cambiar de rumbo. Me voy de aquí.

    Pero el resultado final aquí es justo lo contrario de deprimente. La conclusión aquí no es que los humanos roben niños o dirijan corporaciones ladrones y gobiernos corruptos o tomen el poder con brutalidad grotesca para luego decapitar a los periodistas que los exponen. La conclusión aquí es que sí, los humanos hacen todas estas cosas, pero los periodistas siguen contando sus historias.

    Y mientras los periodistas cuenten las historias, los delincuentes —incluso las bandas criminales y los gobiernos— no pueden ocultar sus crímenes.

    Entonces ahora debe de estar amaneciendo que vivir en un país donde la prensa no sea censurada o intimidada (o perseguida y disparada en la cabeza), y donde, de hecho, la libertad de expresión del pueblo esté protegida por el Poder Judicial del Gobierno, es gozar de una libertad crucial. Así que puedes pararte en la esquina de la calle sosteniendo una bandera de la paz, y la policía no te puede atropellar, o puedes escribir una historia sobre las banderas de la paz para un periódico, y la policía no puede cerrar ese periódico. Y el periódico puede cubrir historias no sólo sobre banderas de la paz, sino también sobre la esclavitud en África y la corrupción y mentiras en la Casa Blanca.

    Figura\(\PageIndex{3}\): Un mapa que muestra los resultados del Índice de Libertad de Prensa 2008, una evaluación anual de la libertad de prensa en países de todo el mundo realizada por la organización Reporteros sin Fronteras.

    Esto, por supuesto, es la razón por la que los padres fundadores de Estados Unidos escribieron la primera enmienda a su constitución: “El Congreso no hará ninguna ley... que limite la libertad de expresión, o de prensa”. Los fundadores querían que su gobierno no reprimiera a su gente sino que gobernara con su consentimiento, y una prensa libre era su póliza de seguro.

    Curiosamente, en el siglo XVIII, una prensa tan libre era una idea tan radical como el concepto de democracia que se diseñó para proteger. Había sido expuesto por primera vez por dos periodistas londinenses, quienes escribieron un artículo en 1721 bajo el seudónimo de “Cato”. En su momento en Gran Bretaña, era un delito criticar al gobierno real, y, cuanto más verdaderas fueran las críticas, más severa era la pena por publicarla. En otras palabras, eras culpable de difamación si escribías la verdad. Cato argumentó que debía ser cierto exactamente lo contrario: que no podrías ser culpable de difamación si escribes la verdad, y esta idea echó raíces en las colonias entre periodistas revolucionarios, entre ellos Benjamin Franklin, quien publicó los escritos de Cato. [2]

    El concepto de prensa libre nació en Estados Unidos junto con el propio país; sin embargo, lo libre que realmente podría ser esa prensa no se estableció de inmediato. En efecto, los mismos hombres que escribieron la Primera Enmienda pronto aprobaron la Ley de Sedición de 1798. Diseñado para proteger de Francia a la nación infantil amenazada de guerra, el acto prohibió la publicación de cualquier “escritura falsa, escandalosa o maliciosa” sobre el gobierno, y bajo el acto, dos docenas de hombres fueron detenidos y sus papeles cerrados. Pero cuando se convirtió en presidente, Thomas Jefferson declaró inconstitucional el acto, y expiró en 1801. En los doscientos años transcurridos desde entonces, los tribunales de la nación se han pronunciado una y otra vez a favor del derecho de los periodistas a publicar la verdad, hasta que poco a poco “la noción de prensa libre como baluarte de la libertad quedó incrustada en la doctrina jurídica estadounidense”. [3]

    Figura\(\PageIndex{4}\): Una pintura que representa la firma de la Constitución de los Estados Unidos.

    “Ninguna otra nación le da a sus periodistas tanta protección constitucional, y como resultado, tanta responsabilidad”, escriben los periodistas veteranos Leonard Downie y Robert Kaiser en su libro, The News About the News.

    Pasaremos mucho tiempo examinando lo que significa ser un periodista responsable. En mi opinión, ese es el único tipo de periodista que uno puede ser. Si una persona no es responsable en el trabajo, en realidad no es periodista; solo finge ser periodista mientras se revuelca en la gloria de su firma y cree, en su corazón secreto, que lo más importante de su artículo no es la historia en absoluto, sino el hecho de que ELLA la escribió. Y, la verdad es que algunos periodistas sí trabajan de esta manera, pero nunca son los mejores, como tú serás, porque nunca internalizan realmente lo que significa defender la democracia con sus recursos personales, es decir, su energía y habilidad, su juicio, intelecto y coraje.

    Por ahora, sin embargo, vamos a poner todo eso lejos, volveremos a ello en capítulos posteriores. Quiero que cambies de marcha y dejes de pensar en tus responsabilidades como futuro periodista. En su lugar —y esto es lo segundo que quería que considerara— piense en sus responsabilidades como ciudadano.

    Si eres de un país democrático —Estados Unidos o de otro modo— no solo tienes el derecho a la libertad de expresión, sino también el derecho a hacer algo con respecto a la información que recibes. Entonces, piénsalo. Cuando se publica la historia de una periodista, se frota la nuca (lleva semanas en ese teclado), mete todas sus notas en un cajón de archivos, cruza los dedos y deja caer las fichas donde pueden. A ella le importa su historia, por supuesto que se preocupa mucho por ella, pero su trabajo ha terminado. Ahora le pertenece a la gente hacer con ello lo que quiera. Si incluso lo leen.

    Y ese eres tú, la gente. Si se aprovecha de los dones de una democracia, su libertad de recibir información sin censura, para empezar, y luego, justo ahí arriba en mi lista personal de privilegios de todos los tiempos, su derecho a responsabilizar a su gobierno con su voz y su voto, entonces me pregunto si siente que tiene alguna responsabilidad a cambio? Se requiere que leas el periódico todos los días para este curso, obviamente, pero olvídate del curso por el momento. Así como ciudadano, ¿tiene la responsabilidad de mantenerse informado, de leer las noticias que los periodistas han desenterrado en su nombre, incluso las noticias aburridas? ¿Por qué o por qué no?

    Si lees la noticia, ¿tiene alguna obligación de responderla? Y si es así, ¿cuál sería exactamente esa obligación? Entonces, naturalmente, creo que deberías dedicarte tiempo en tu día a leer las historias que los periodistas han reportado, verificado y escrito en tu nombre, tómate el tiempo para pensar en estas historias, para estar a la altura de tu fin de la democracia responsabilizando a tus funcionarios electos con tu voto (o al menos para hacer que cuando cumplas 18 años). En efecto, creo que estas cosas deberían ser hábitos, y deberías sentirte lo más mínimo superior a las personas que no tienen estos compromisos, ¡y nunca deberías, nunca, salir con ellos! No es que sea asunto mío...

    Pero estoy seguro que ya sabes todo esto y estás un paso por delante de mí, pensando: “Bueno, ¿y si leo historias importantes y me mantengo informado y voy a las urnas y voto, y entonces todavía no tengo realmente un impacto en las cosas, como la esclavitud infantil en África .”

    Y digo: Sin embargo, es de vital importancia que sepas que existe la esclavitud. El conocimiento es una luz que brilla en lugares oscuros. Tu llevar el conocimiento en tu cabeza (y corazón) importa, aunque, ahora mismo, no puedas saber exactamente qué significa o qué hacer con él. Y en situaciones más cercanas a casa—en la saga continua en Nueva Orleans (posterior al huracán Katrina), por ejemplo, o en cualquier caso que se describiera en la página A-3 de tu periódico favorito— que estés informado es de hecho de crucial importancia. Tus conciudadanos también están leyendo los periódicos; juntos, ustedes son el Cuarto Estado, el pueblo, la corte de último recurso, y un poder que puede cambiar el mundo. Pero no confíen en mi palabra. Piénsalo bien por ti mismo.

    Por último, te animo a leer una historia más de The New York Times. Fue escrito por Sharon LaFraneere y publicado el 5 de febrero de 2007, cinco meses después de la publicación de la historia, “El mundo africano del trabajo forzoso, en los ojos de un niño de 6 años”. Aquí hay un extracto:

    Construyendo un monumento a un hijo perdido, un niño a la vez [4]

    Por SHARON LaFraneere, de The New York Times

    Publicado: Febrero 5, 2007

    Hace siete años, Pam Cope era dueña de una peluquería en Neosho, una pequeña ciudad del suroeste de Missouri, y su esposo, Randy, acababa de ser nombrado vicepresidente de una compañía que dirigía una serie de periódicos allí y en los estados vecinos.

    Sus vidas giraban en torno a los juegos de béisbol de su hijo, las clases de baile de su hija y los viajes a lugares como Walt Disney World.

    “Mi mundo era muy pequeño”, dijo la señora Cope en una entrevista telefónica a fines de enero desde Neosho, donde aún vive. “Yo era bastante superficial”.

    Pocos dirían eso hoy.

    A principios del mes pasado, la señora Cope regresó de Ghana, donde había financiado el rescate de siete niños que trabajaban como sirvientes contratados en barcos de pesca por tan solo 20 dólares al año. El más joven de ellos, Mark Kwadwo, de 6 años, había trabajado en pésimas condiciones bajo un brutal pescador que lo golpeaba cuando no se levantaba a medianoche para rescatar canoas.

    Trabajando con una pequeña organización benéfica ghanesa, la señora Cope pagó $3,600 para liberar a los niños y les encontró un nuevo hogar en un orfanato cerca de Accra, la capital. Después de años de privaciones, los niños quedaron estupefactos por el abundante desayuno que se servía en el orfanato, dijeron los cuidadores allí.

    Deberías leer el resto del artículo. Te dará esperanza. Te dará vapor para el término que viene.

    Ejercicios

    1. Tome la portada (copia impresa) de un periódico nacional. Finge que eres un dictador que controla a la prensa. ¿Qué historias de la portada censurarías y por qué? Cortarlos. Discutir qué es lo que los ciudadanos se quedan para sus noticias, y lo que los ciudadanos han perdido.
    2. Seleccione una historia de su periódico local (edición impresa o digital). Haz una lista de las personas que crees que se preocuparán —o deberían— de esta historia, y explica por qué deberían hacerlo.
    3. En sus propias palabras, explique cómo una prensa libre protege las demás libertades de una sociedad.

    [1] www.newssafety.org/news. php⸺news=20542&cat=press -room-news-release

    [2] Kovach, Bill y Tom Rosenstiel, Los elementos del periodismo (Nueva York: Three Rivers Press, 2001), 22.

    [3] Kovach y Rosenstiel, Los elementos del periodismo, 23.

    [4] http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?res=9E0CE6DE133FF936A35751C0A9619C8B63


    This page titled 1.3: ¿Por qué estudiar periodismo? is shared under a CK-12 license and was authored, remixed, and/or curated by CK-12 Foundation via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.

    CK-12 Foundation
    LICENSED UNDER
    CK-12 Foundation is licensed under CK-12 Curriculum Materials License