Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.21: La Última Cena

  • Page ID
    103181
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Leonardo imaginó, y ha logrado expresar, el deseo que ha entrado en la mente de los apóstoles de saber quién está traicionando a su Maestro. Así que ante cada uno puede verse el amor, el miedo, la indignación, o el dolor por no poder entender el significado de Cristo; y esto excita no menos asombro que el obstinado odio y traición que se ven en Judas.

    —Georgio Vasari, Vidas de los artistas, 1568; traducido por George Bull

    San Andrés, con su larga barba gris, levanta las manos, expresando la maravilla de un anciano de corazón sencillo. Santiago Menor.. pone su mano sobre el hombro de San Pedro —la expresión es: '¿Puede ser posible? ¿Hemos escuchado bien? ' Bartolomé en el extremo extremo de la mesa, se ha levantado perturbado de su asiento; se inclina hacia adelante con una mirada de atención ansiosa, los labios separados está impaciente por escuchar más.

    —Sra. Anna Jameson, Arte Sacro y Legendario, 1848

    La Dra. Beth Harris y el Dr. Steven Zucker proporcionan una descripción, perspectiva histórica y análisis de la Última Cena de Leonardo da Vinci.

    Miniatura para el elemento incrustado “La Última Cena”

    El enlace a este video se proporciona en la parte inferior de esta página.

    Leonardo da Vinci, Última Cena, 1498, témpera y óleo sobre yeso (Santa Maria della Grazie, Milán)

    Sujeto

    El tema de la Última Cena es la última comida de Cristo con sus apóstoles antes de que Judas identifique a Cristo ante las autoridades que lo detienen. La Última Cena, un Seder de Pascua, es recordado por dos eventos:

    Cristo dice a sus apóstoles “Uno de ustedes me traicionará”, y los apóstoles reaccionan, cada uno según su propia personalidad. Refiriéndose a los Evangelios, Leonardo representa a Felipe preguntando “Señor, ¿soy yo?” Cristo responde: “El que sumerja su mano conmigo en el plato, el mismo me traicionará”. (Mateo 26) Vemos a Cristo y a Judas llegando simultáneamente hacia una placa que se encuentra entre ellos, aun cuando Judas retrocede defensivamente.

    Cristo bendijo el pan y dijo a los apóstoles “Tomad, comed; este es mi cuerpo” y bendijo el vino y dijo “Bebed de él todos vosotros; porque esta es mi sangre del pacto, que se derrama para el perdón de los pecados” (Mateo 26). Estas palabras son el momento fundacional del sacramento de la Eucaristía.

    Iconografía

    La Última Cena de Leonardo es densa con referencias simbólicas.

    • Apóstoles. Los atributos identifican a cada apóstol. Judas Iscariote es reconocido tanto cuando llega a hacia un plato al lado de Cristo (Mateo 26) como porque agarra un monedero que contiene su recompensa por identificar a Cristo ante las autoridades al día siguiente. Pedro, quien se sienta junto a Judas, sostiene un cuchillo en su mano derecha. Esto presagia que Pedro cortará el oído de un soldado mientras intenta proteger a Cristo del arresto.
    • Neo-platonismo. La composición equilibrada está anclada por un triángulo equilátero formado por el cuerpo de Cristo. Se sienta debajo de un frontón arqueado que si se completa, traza un círculo que encerraría perfectamente el triángulo. Estas formas geométricas ideales hacen referencia al interés renacentista por el neoplatonismo. En su alegoría, “La cueva”, el filósofo griego antiguo Platón enfatizó la imperfección del reino terrenal. La geometría, utilizada por los griegos para expresar la perfección celestial, ha sido utilizada por Leonardo para celebrar a Cristo como la encarnación del cielo en la tierra. El neoplatonismo es un elemento del avivamiento humanista que reconcilia aspectos de la filosofía griega con la teología cristiana.
    • Paraíso. Leonardo representó un paisaje verde más allá de las ventanas. A menudo interpretado como paraíso, se ha sugerido que este santuario celestial solo se puede alcanzar a través de Cristo.
    • Trinidad. Los doce apóstoles están dispuestos en cuatro grupos de tres y también hay tres ventanas. El número tres suele ser una referencia a la Santísima Trinidad en el arte católico. En contraste, el número cuatro es importante en la tradición clásica (por ejemplo, las cuatro virtudes de Platón).

    Comparado con el mismo tema pintado por artistas del Renacimiento temprano

    Una pintura del Renacimiento temprano
    Figura\(\PageIndex{1}\). Andrea del Castagno, Última Cena (1447)

    La Última Cena de Andrea del Castagno (1447) es típica del Renacimiento Temprano. El uso de la perspectiva lineal en combinación con formas ornamentadas como las esfinges en los extremos del banco y los paneles de mármol tienden a restarle valor a la espiritualidad del evento. Por el contrario, Leonardo simplificó la arquitectura, eliminando detalles innecesarios y distrayentes para que la arquitectura pueda, en cambio, amplificar el sentido de la espiritualidad. La ventana y el frontón arqueado incluso sugieren un halo. Al agrupar todas las figuras juntas, Leonardo usa la mesa como barrera para separar el reino espiritual del mundo terrenal del espectador. Paradójicamente, el énfasis de Leonardo en la espiritualidad da como resultado una pintura más naturalista que la de Castagno.

    Condición

    La Última Cena está en pésimas condiciones. Poco después de terminar la pintura el 9 de febrero de 1498 comenzó a deteriorarse. Para la segunda mitad del siglo XVI Giovan Paulo Lomazzo afirmó que, “la pintura está toda arruinada”. En los últimos quinientos años la condición de la pintura se ha visto seriamente comprometida por su ubicación, los materiales y técnicas utilizadas, la humedad, el polvo y los malos esfuerzos de restauración. Los problemas modernos han incluido una bomba que golpeó el monasterio destruyendo una gran parte del refectorio el 16 de agosto de 1943, una severa contaminación del aire en el Milán de posguerra, y finalmente, los efectos del hacinamiento de turistas.

    Debido a que Leonardo buscó un mayor detalle y luminosidad de lo que se podría lograr con el fresco tradicional, cubrió la pared con una doble capa de yeso seco. Después, tomando prestada de la pintura a panel, agregó una capa interna de blanco plomo para realzar el brillo del óleo y la témpera que se aplicó en la parte superior. Esta técnica experimental permitió un brillo cromático y una precisión extraordinaria pero debido a que la pintura se encuentra en una pared exterior delgada, los efectos de la humedad se sintieron más intensamente y la pintura no se adhirió adecuadamente a la pared.

    Se han registrado siete intentos documentados de reparar la Última Cena. El primer esfuerzo de restauración tuvo lugar en 1726, el último y más extenso se completó en 1999. En lugar de intentar restaurar la imagen, el último esfuerzo de conservación buscó detener un mayor deterioro y en la medida de lo posible, descubrir la pintura original de Leonardo. Iniciado en 1977 y que comprende más de 12 mil horas de trabajo estructural y 38 mil horas de trabajo sobre la propia pintura, este esfuerzo ha resultado en una imagen donde aproximadamente 42.5% de la superficie es obra de Leonardo, 17.5% se pierde, y el 40% restante son adiciones de restauradores anteriores. La mayor parte de este repintado se encuentra en los tapices y el techo.

    Estadísticas de condición

    • Número de años después de su finalización que se observó deterioro: 18
    • Número de bombas que han impactado en el refectorio: 1
    • Número de años necesarios para completar el reciente proyecto de conservación: 22
    • Número de años que Leonardo necesitaba para completar la pintura: 4
    • Número de estudios de investigación producidos durante el proyecto de conservación: 60
    • Número de horas dedicadas al proyecto de conservación: 50,000
    • Porcentaje de la superficie que se pierde: 17.5
    • Porcentaje de la superficie pintada durante las siete restauraciones anteriores: 40
    • Porcentaje de la superficie que fue pintada por Leonardo: 42.5

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    5.21: La Última Cena is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.