Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.3: ESTÉTICA

  • Page ID
    101338
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La estética, el estudio de los principios y la apreciación de la belleza, está ligada a nuestro pensamiento y conexiones con el arte. Durante el siglo XVIII en Europa, los filósofos y otros pensadores comenzaron a cuestionar la interrelación del arte, la belleza y el placer. El filósofo alemán Immanuel Kant caracterizó la apreciación de la belleza como el “juicio del gusto”, que se compone de dos partes: la subjetividad y la universalidad. La subjetividad, como sugiere el término, se basa en la sensación de placer o desagrado que experimenta el espectador individual. La universalidad se refiere a los puntos de vista sobre el arte que se tienen en común, la “norma”, por así decirlo. Kant creía que la belleza del arte solo puede apreciarse cuando el espectador está “desinteresado”, es decir, cuando el espectador está derivando placer que no se basa ni produce deseo. Si el juicio subjetivo del espectador es desinteresado, entonces se puede dar una medida de gusto universalmente válida. Sólo si el espectador puede separar la apreciación del arte del deseo por él, y en cambio está interesado en el arte por su pura belleza, o estética, se puede decir que el espectador ha logrado el juicio del gusto.

    Screen Shot 2019-10-09 a las 2.24.36 PM.pngEscritores, compositores y artistas que formaban parte del movimiento romántico que surgió en Europa a finales del siglo XVIII pronto cuestionaron la creencia de Kant de que la estética o el estudio de la belleza en el arte, lo que denominó el juicio del gusto, era a la vez desinteresada y universal. Al alejarse de categorías y definiciones basadas en la racionalidad, el romanticismo celebró la espontaneidad, la emoción, lo individual y lo sublime: sensaciones intelectuales e imaginativas que desafían la medición o la explicación.

    El pintor romántico Eugène Delacroix (1798-1863, Francia) pasó su vida buscando expresar los extremos de la emoción y la experiencia humanas en su obra basada en la historia, la literatura, los acontecimientos actuales y sus propios viajes. Con pasajes de color brillante aplicados en pinceladas gruesas y vigorosas, Delacroix representó la belleza, la violencia, la tragedia y el éxtasis con igual pasión, en oleadas de movimiento que pasaban rápidamente por su lienzo. Esta cualidad se puede apreciar en La muerte de Sardánapalus donde la figura ensombrecida del rey asirio examina con despasión la escena de la carnicería ocurrida ante él. (Figura 6.1) Aunque los relatos históricos indican que Sardánapalus sí destruyó todas sus posesiones, incluidas sus concubinas y caballos, en lugar de entregarlas a sus enemigos, Delacroix confió en gran medida en su propia imaginación para su interpretación frenética y embellecimiento de la escena.

    John Dewey, filósofo, psicólogo y reformador educativo estadounidense, escribió en 1934 Arte y experiencia. Describió la experiencia estética de formas que reflejan algo el proceso que Delacroix aportó a su pintura. Dewey afirmó, sin embargo, que aunque comienza con el objeto de arte, la experiencia del arte se extiende mucho más allá de ese elemento para producir un intercambio continuo entre artista, espectador y cultura en general que culmina en una experiencia que es una “manifestación, un registro y celebración de la vida de un civilización.” 1 El placer “repentino” que uno siente al relacionarse con una obra de arte o arquitectura es, de hecho, el producto de un largo proceso de crecimiento y compromiso. Por ejemplo, caminar alrededor y a través de una gran estructura como la Catedral de Reims (1211-1275) en Francia, con su fachada gótica alta, su espléndida decoración escultórica, verticalidad extrema y ventanas expansivas, es impresionantemente impresionante porque el objeto (edificio) y la experiencia se han unido. (Figura 6.2) Además, seguimos aprendiendo de la experiencia de observar el arte o la belleza qué, por qué y cuándo depende de cuánto recibamos de la experiencia y de los encuentros sucesivos.

    Screen Shot 2019-10-09 a las 2.27.13 PM.png

    El movimiento al pensar en la estética desde el juicio del gusto de Kant, con
    su asunción de una universalidad de base intelectual, hasta la afirmación de Dewey de que la estética de la obra de arte se encuentra en la experiencia del espectador de la misma, en ese momento y con el tiempo, reflejan cambios sustanciales que han tenido lugar en todos los aspectos del pensamiento científico e intelectual a lo largo de los tres últimos siglos. Lo que podemos aprender de sus teorías es que podemos examinar ideas sobre “bellas artes”, “belleza” y “estética” y tal vez llegar a definiciones similares que transmiten ideas de placer, iluminación temporal y experiencia humana pero, puede que no.

    Por ejemplo, la artista radicada en Miami Jona Cerwinske (USA), comenzó su carrera haciendo graffiti y murales callejeros y considera cualquier superficie un terreno para el arte. En 2007 cubrió un automóvil Lamborghini con una red entrelazada de formas orgánicas y líneas geométricas. (Lamborghini Art, Jona Cerwinske: www.dubmagazine.com/home/cars... ske-exotic-art) Esta obra de arte podría describirse como un ejemplo de contemplación desinteresada: miras el Lam- borghini y contemplas la belleza y elegancia del auto y su diseño. De esta manera, el atractivo estético del automóvil proviene de la admiración por el objeto y el deleite que da; es un juicio del gusto. Por el contrario, podría describirse como una experiencia estética: mirar a los pro- ducos Lamborghini una respuesta de placer, tal vez por su belleza, su lugar en la historia de los autos de motor fino, o la idea de poseer y conducir un vehículo tan prestigioso y rápido. En este caso, la apreciación de la belleza es una respuesta tanto intelectual como emocional individual.


    This page titled 6.3: ESTÉTICA is shared under a CC BY-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Pamela Sachant, Peggy Blood, Jeffery LeMieux, & Rita Tekippe (GALILEO Open Learning Materials) .