Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.3: Washington — Cambio cultural y económico

  • Page ID
    101621
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    1900-2000: Un siglo de cambio

    Cambio Económico

    En 1900, alrededor de medio millón de personas fueron contabilizadas en el censo de Washington. (Un censo es un recuento de cuántas personas viven aquí, realizado por el gobierno de Estados Unidos una vez cada diez años). En el censo de 2010 se contabilizaron cerca de siete millones de personas (6 mil 897,012 personas, para ser exactos). Eso es mucha gente —y mucho cambio para nuestro estado.

    Imagínese cómo era vivir en Washington en el año 1900: La gente viajaba a pie, a caballo, en trenes, o en barcos, porque los autos eran muy raros y los aviones aún no se habían inventado. No había electricidad, así que los niños hacían su casa- trabajo a la luz de las velas. La mayoría de la gente sólo iba a la escuela hasta el octavo grado.

    Cuando los niños salían de la escuela, muchos trabajaban en las granjas de sus familias. Otros obtuvieron trabajos de tala de bosques, molienda de madera, minería de carbón, o trabajando en un barco de pesca o en una planta de procesamiento de pescado, o ayudando a construir ciudades y pueblos de rápido crecimiento. La gente trabajaba largas horas con poco tiempo libre. Y el trabajo en los bosques, minas, molinos madereros y la industria pesquera era peligroso. Muchos trabajadores resultaron heridos o muertos en estos trabajos.

    787 Dreamliner” de Daniel T vía Flickr. CC BY-NC-SA 2.0.

    A principios del siglo XX, los trabajadores de Washington comenzaron a organizar sindicatos para exigir mejores salarios y condiciones laborales. A lo largo de muchos años, los sindicatos ayudaron a mejorar la vida de los trabajadores al ganar el día de ocho horas, los fines de semana libres y mejores estándares de seguridad. A finales del siglo XX, sin embargo, la afiliación sindical estaba disminuyendo, y cada vez menos trabajadores eran sindicalistas.

    A finales de siglo, la vida en Washington había cambiado drásticamente. El área de Seattle se había convertido en un centro de progreso médico y técnico, hogar de una creciente industria biotecnológica, y famosa por ser la ciudad natal de Bill Gates, el cofundador de Microsoft. Durante gran parte del siglo XX, Washington también fue conocido como el lugar donde Boeing Company construyó aviones elegantes y rápidos. En el este de Washington, la tecnología había transformado la forma en que las personas cultivaban, procesaban alimentos y manejaban el ganado. Pero, al mismo tiempo, la nueva importancia de la tecnología —y el declive de la pesca, la minería y la tala— habían creado una brecha entre las zonas urbanas prósperas y las comunidades rurales en dificultades.

    A finales del siglo XX, incluso un diploma de secundaria no solía ser suficiente para conseguir un buen trabajo; la mayoría de los niños pasaban a la universidad, a la formación profesional o técnica, o a un aprendizaje. Muchos adultos también volvieron a la escuela para aprender nuevas habilidades. Y los jóvenes de zonas rurales y pueblos pequeños a menudo tenían que trasladarse a las ciudades para encontrar buenos empleos.

    Los cambios del siglo XX trajeron nueva prosperidad a muchos, pero a finales de siglo, había una brecha creciente entre ricos y pobres, no solo en Washington, sino en todo Estados Unidos. El aumento de los costos médicos era un problema creciente, especialmente para las personas cuyos empleadores no pagaban su seguro médico. Y cada vez menos empleos proporcionaban beneficios de pensión para que las personas vivieran cuando ya eran demasiado mayores para trabajar.

    Lo que hacemos para ganarnos la vida (2016)

    ¿Quién inventó el fin de semana?

    A principios del siglo XX, las personas a menudo trabajaban seis o incluso siete días a la semana, y a menudo trabajaban 10 horas diarias o más. Incluso los niños a menudo trabajaban estas largas horas. En muchos trabajos, la gente también sufrió muchas lesiones porque apenas había medidas de seguridad. Para ganar mejores salarios y condiciones, los trabajadores se unieron y formaron sindicatos —organizaciones que representan los intereses de los trabajadores. Los sindicatos trataron de negociar con los dueños de negocios, y conseguir que firmaran contratos en los que se detallaba cuánto se pagaría a los trabajadores, cuántas horas trabajarían y bajo qué condiciones.

    A veces, cuando el sindicato no conseguía que el patrón aceptara el salario y las condiciones que deseaban, todos los trabajadores se negaban a trabajar. Esto se llama huelga.

    En 1917, los madereros de Washington se declararon en huelga porque querían reducir su jornada laboral de diez horas a ocho horas. Las personas que trabajaban en los molinos donde se cortaban troncos para convertirlos en madera se unieron, y juntos, los madereros y los trabajadores del molino cerraron toda la industria. Eventualmente, ganaron, y los patrones firmaron contratos dándoles un día de ocho horas y un pago extra si tenían que trabajar horas extras.

    Los sindicatos finalmente crearon la semana laboral estándar de hoy de 40 horas, ocho horas al día, con dos días libres. Los sindicatos también ganaron pensiones para las personas cuando envejecen, pagaron tiempo libre cuando las personas están enfermas, pagan por las personas que resultan lesionadas en el trabajo, seguros de salud pagados por los empleadores y tiempo libre pagado por vacaciones. Durante muchos años, el movimiento obrero en Washington fue muy poderoso. Pero en la última mitad del siglo XX, el poder de los sindicatos disminuyó, tanto en

    Washington y en todo el país. Ahora solo alrededor del 15% de los trabajadores estadounidenses son sindicalistas. Aún así, los sindicatos desempeñan un papel muy importante en la política nacional, estatal y local. Los sindicatos avalan a los candidatos, y contribuyen a sus campañas. Muchos sindicalistas trabajan como voluntarios para poner carteles y repartir literatura para los candidatos a los que apoyan, y alentar a la gente a votar.

    En los últimos años, los sindicatos también han patrocinado exitosas campañas de iniciativa para elevar el salario mínimo, y para brindar una mejor remuneración y afiliación sindical a los trabajadores que atienden a personas con discapacidad y adultos mayores.

     

    Cambio en los recursos naturales de Washington

    El siglo XX también trajo cambios dramáticos al mundo natural de Washington. Se construyeron enormes presas en nuestros ríos para producir electricidad y para proporcionar riego a las granjas. Esto hizo posible cultivar mucha más tierra en el este de Washington. Pero muchas de estas presas impidieron que el salmón completara su viaje desde el océano de regreso a sus arroyos de origen para poner huevos. Las presas también destruyeron los lugares de pesca tradicionales que los indios habían utilizado durante miles de años.

    Un maderero con un hacha de tala se sienta en el socavado de un árbol en Washington. El árbol tenía 25 pies de diámetro.

    En el siglo XIX y en los primeros años del siglo XX, los bosques fueron talados sin pensar en el futuro. En ese momento, los bosques parecían tan vastos que era difícil imaginar que algún día todos serían cortados. A finales del siglo XX apenas quedaba ninguno de los bosques originales de Washington. Los silvicultores habían aprendido a replantar las áreas que cortan, pero las áreas replantadas no eran las mismas que los bosques que allí crecían antes, porque los forestales plantaban sólo los árboles que eran más valiosos para la madera —no todas las demás plantas y árboles que habían formado parte del bosque original—. La recolección de árboles también interrumpió muchos ríos y arroyos, lo que hizo más daño al salmón.

    Incluso a principios de la década de 1900, algunas personas comenzaron a notar que las industrias de Washington estaban dañando peces y arroyos, y contaminando el agua y el aire. Abundantes tiradas de salmón ya habían comenzado a encogerse. Pero la gente tardó mucho en enfrentar estos problemas. Finalmente, se aprobaron leyes que requerían que las industrias dejaran de arrojar desechos al aire y al agua. Pero no fue hasta la última década del siglo, cuando el salmón salvaje de Washington estaba en peligro de extinción, que finalmente comenzó un esfuerzo total para salvarlos.

    La población cambiante de Washington

    Hace siglo y medio, la población de Washington era casi toda nativa americana. Entonces la población de colonos blancos se convirtió en la abrumadora mayoría, y las tribus indias disminuyeron. A lo largo de los años, oleadas de inmigrantes vinieron de otros estados y de muchos países —en su mayoría europeos, pero algunos de China, Japón, Filipinas, México y otros países.

    Hoy en día, la población de Washington sigue cambiando y creciendo. La población hispana está creciendo más rápido, y en algunos condados, los hispanos son o pronto serán mayoritarios. También están creciendo las tribus indias y otras poblaciones de personas de color, por lo que a finales de este siglo, es probable que ningún grupo comprenda a la mayoría de la gente de Washington.

    Salvando Salmón Salvaje

    Durante miles de años el salmón ha vivido en aguas de Washington. Pero ahora han desaparecido de aproximadamente la mitad de nuestros ríos y arroyos, y el salmón salvaje corre en otros ríos y arroyos son mucho más pequeños de lo que solían ser.

    Hay muchas razones por las que el salmón salvaje está en problemas. Algunas personas culpan del problema a demasiada pesca, pero también hay otras razones. Muchos de los ríos y arroyos de agua dulce donde los salmones comienzan y terminan sus vidas han sido represas, contaminadas o bloqueadas. Algunos ríos ya no tienen suficiente agua para soportar el salmón a fines del verano. Y en el invierno, las inundaciones a veces destruyen los huevos de salmón o lavan a los peces jóvenes al mar. Cuando llueve, el petróleo de las carreteras y los pesticidas de nuestras granjas y patios son arrastrados a los arroyos y ríos.

    Tanta gente está preocupada por el salmón que en 1998 la legislatura estatal aprobó La Ley de Planeación de Recuperación del Salmón. El gobernador Locke convocó a los líderes de varias dependencias estatales (llamadas Gabinete Conjunto de Recursos Naturales) para que ideen planes para restaurar el salmón silvestre. Pero el gobierno del estado es solo uno de los muchos socios en este esfuerzo. Las tribus indias, el gobierno federal, los gobiernos de otros estados donde vive el salmón, los gobiernos locales y los grupos de ciudadanos están involucrados.

    Los gobiernos tribales son especialmente importantes por su especial relación con el salmón, y porque el tribunal federal ha declarado que sus derechos tratados los convierten en “cogestores” del salmón, en igualdad de condiciones con el estado. Hoy en día, los gobiernos tribales, locales, estatales y federales contratan a muchos biólogos de peces y otros científicos para ayudar a encontrar las mejores formas de restaurar las corridas de salmón salvaje.

    Todos podemos hacer algo para ayudar. Las personas pueden ser voluntarias para ayudar a restaurar los hábitats del salmón y conservar el agua en granjas, fábricas y hogares. Podemos dejar de usar pesticidas y fertilizantes dañinos en nuestro césped. Podemos dejar que nuestros funcionarios electos sepan lo que creemos que deben hacer. Si todos trabajan juntos, hay esperanza para el salmón salvaje.

    Para obtener más información vaya a:

    La invención del automóvil también tuvo un profundo impacto en nuestro mundo natural. Los autos causan mucha contaminación, la contaminación del aire por los gases de escape de los automóviles, y la contaminación del agua por el petróleo y otros fluidos que se escapan de ellos, y de los materiales en las llantas y frenos que se desgastan en las carreteras y se lavan a los arroyos. Los autos también requieren mucho pavimento para carreteras, autopistas y estacionamientos. Y donde hay pavimento, la lluvia no puede empaparse en el suelo. En cambio, toda esa agua de lluvia va a otro lugar, corre hacia desagües, que a menudo brotan en lagos o arroyos, transportando contaminantes e interrumpiendo el flujo natural del agua. Cuanto más personas se mueven a nuestro estado —y cuanto más manejamos—, más grandes se vuelven estos problemas.

    La forma en que vivía la gente también era parte del problema. Con cada década que pasaba, la gente usaba más electricidad y gas, y vivía en casas más grandes que necesitaban más madera para construir. La gente también creaba cada vez más basura. Y había más y más de nosotros. Las áreas urbanas se extendieron hacia afuera, devorando más tierra y necesitando más estacionamientos y carreteras.

    Los ciudadanos que se preocupaban por estos problemas se organizaron para encontrar soluciones, y para exhortar a los gobiernos federales, estatales, tribales, de condados y ciudades a tomar medidas. A partir de la década de 1960, estas organizaciones obtuvieron importantes victorias (incluida la creación del Departamento de Ecología del estado) y ayudaron a educar a la gente sobre los problemas. Se aprobaron nuevas leyes importantes para reducir la cantidad de contaminación que las industrias podrían crear, y para limpiar las áreas más contaminadas peligrosamente. Pero los gobiernos estaban en apuros para avanzar lo suficiente como para compensar el crecimiento continuo de la población, y el crecimiento continuo en el número de autos, estacionamientos y autopistas.

    Preservar y restaurar la salud del mundo natural también fue difícil por otras razones. La gente necesita empleos, y a veces esto necesita entra en conflicto con el deseo de salvar peces silvestres, o preservar los bosques. Los madereros quieren cortar árboles, porque sus familias y comunidades dependen de sus ingresos. Los pescadores —tanto indios como no indios— quieren pescar, por la misma razón. Y los gobiernos tienen que averiguar cómo pagar por limpiar la contaminación y ahorrar salmón en un momento en el que también necesitan gastar más dinero en escuelas y colegios, atención a los adultos mayores y otros servicios para casi siete millones de personas.

    ¿Quién hizo tus zapatos?

    El comercio internacional es una gran parte tanto de nuestro pasado como de nuestro futuro. Uno de cada tres empleos en nuestro estado depende del comercio internacional. Nuestros aviones, programas informáticos, trigo, manzanas, cerezas, tecnologías médicas, madera y otros servicios y productos se exportan a muchos otros países.

    Washington también juega un papel importante en la importación de bienes de otros países. Muchas de las importaciones vienen en enormes barcos a nuestros puertos, y luego se cargan en camiones o trenes para ser transportados por todo el país. Sin embargo, algunas de las importaciones se quedan en Washington, mira las etiquetas en tu ropa, zapatos e incluso las ollas y sartenes de tu cocina, y te darás una idea de cuánto importamos.

    Para Washington, la tradición del comercio internacional comenzó hace mucho tiempo. Las naciones indias comerciaron entre sí durante miles de años. Luego, en 1825, Hudson's Bay Company estableció Fort Vancouver, y comenzó a comerciar con pieles. Desde entonces, el comercio internacional ha crecido en importancia.

    Los puertos de Tacoma y Seattle juntos son los terceros más grandes del país, y en realidad están más cerca de los puertos asiáticos que los de California.

    El Estado de Washington tiene una División de Comercio Internacional en el Departamento de Comercio del Estado de Washington que ayuda a las empresas de Washington a aprender a exportar sus productos. La División de Comercio Internacional también organiza visitas a otros países para promover el comercio, y en ocasiones el gobernador encabeza estas delegaciones comerciales.

    Cambio en las relaciones entre los gobiernos tribales y estatales/locales

    En la década de 1850, cuando se firmaron los tratados, Estados Unidos consideraba a las tribus indias como naciones. Los tratados son, por definición, acuerdos entre naciones. Esto hizo tribus naciones dentro de una nación. Pero las tribus no tenían la facultad de hacer que el gobierno federal o estatal respetara los términos de los tratados. Así que muchas de las promesas hechas a los indios en los tratados se rompieron pronto.

    En 1887, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Dawes, que decía que las reservas indias deberían romperse. El gobierno federal asignó a cada familia india una parcela de tierra dentro de la reserva, para luego vender parte de las tierras restantes a colonos blancos. La idea de esta política era poner más tierra a disposición de los colonos blancos —y tratar de que los indios fueran más como blancos. En lugar de compartir tierras, querían que los indios adoptaran la idea de que cada persona o familia poseyera su propia tierra. En lugar de cazar, pescar y recolectar, querían que los indios se convirtieran en agricultores. De hecho, mucha gente pensaba que los indios simplemente deberían desaparecer en la sociedad en general. No pensaban que la cultura, la historia o las lenguas indias sobrevivirían, porque no quedaban muchos indios. En todo el país, millones de

     

    Internamiento japonés

    En la década de 1940, cuando Estados Unidos estaba en guerra con Japón, 14.400 personas de ascendencia japonesa vivían en Washington. Algunos eran inmigrantes; alrededor de dos tercios eran hijos nacidos en Estados Unidos o nietos de inmigrantes.

    Algunas personas temían que algunos de ellos pudieran estar apoyando en secreto al gobierno japonés, aunque no había evidencia de ello. (Y nadie parecía preocuparse por las subvenciones alemanas, aunque también estábamos en guerra con Alemania). El miedo y el racismo ganaron, y el presidente Roosevelt firmó una orden ejecutiva que requería que todos los inmigrantes y ciudadanos japoneses en los estados de la costa oeste fueran enviados a campos de prisioneros hasta que terminara la guerra.

    Muchas personas que fueron enviadas a los campamentos perdieron sus hogares, granjas y empleos.

    Y sufrieron el trauma y la vergüenza de estar encerrados a pesar de su lealtad a Estados Unidos.

    Hay un buen ensayo sobre este tema en http://www.history - link.org/file/240.

    Mucho más tarde, la Liga de Ciudadanos Japoneses Americanos ganó la aprobación de la Ley federal de Libertades Civiles de 1988, que reconoció la injusticia del internamiento. El presidente Reagan pidió disculpas a quienes habían sido internados, y el gobierno federal pagó a cada uno de ellos 20 mil dólares como muestra de arrepentimiento.

    Para la historia completa, puedes ir a: https://www.archives.gov/education/lessons/japanese-relocation.

    Internados indios

    De todas las muchas formas en que sufrieron los indios en las décadas posteriores a la firma de los tratados, ninguna fue más dolorosa que los internados indios. Durante muchos años, los niños indios fueron separados de sus familias y se les obligó a vivir en estas escuelas, donde se esperaba que adoptaran la cultura, el idioma y los valores de la sociedad blanca. Muchos niños tenían muy poco para comer, y muchos se enfermaron y murieron. Incluso ahora, el recuerdo de familias siendo desgarradas por estas experiencias es una fuente de profunda ira y dolor.

    Harriette Shelton Dover, miembro de la tribu Snohomish que vivió de 1904 a 1991, escribió un libro sobre su vida llamado Tulalip, From My Heart. Ella describe los años (1912-1922) que se le obligó a vivir en un internado durante diez meses al año:

    Nos quitamos los zapatos y las medias en las salas de juegos del sótano por la noche, y marchamos por dos escaleras para ir a la cama. En caso de que intentáramos huir, estábamos separados de nuestros zapatos. Considero eso como una vida en una penitenciaría.

    A mí me dieron un azote por hablar nuestro propio idioma en la escuela cuando tenía nueve años.. la matrona nos ató desde la parte de atrás del cuello hasta nuestros tobillos por hablar nuestro propio idioma.. Fui a navegar por el pasillo y mi cabeza se estrelló contra la pared. Ella me dijo: “Vuelve aquí”. Lo hice pero no pude ver muy bien... Créeme, nunca volvimos a hablar de “indio” en la escuela.

    Harriette Dover también reporta constante hambre, miedo, frío y disciplina al estilo militar. Pero el peor trauma fue el número de niños que no sobrevivieron. La hermana de Harriette se enfermó de tuberculosis en la escuela y fue enviada a su casa a morir. Harriette escribe:

    Me quedé en casa todo el tiempo que mi hermana estaba enferma y muriendo. El superintendente-agente no me obligó a regresar a la Escuela Indígena Tulalip después de la muerte de mi hermana. Mi padre me llevó a un médico en Everett. Yo era todo lo que tenían entonces. Yo era el más joven, y mi hermano

    se había ido en el ejército. Tenía trece años y delgada porque salí de la escuela Tulalip. La única razón por la que viví fue la muerte de mi hermana, porque entonces llegué a casa.

    El internado Tulalip cerró en 1932, pero algunos internados continuaron por mucho más tiempo. Finalmente, las tribus ganaron más control sobre ellos y alentaron a los estudiantes a hablar sus propios idiomas y practicar su propia cultura. Además, a más niños nativos se les permitió asistir a escuelas públicas. Hoy en día, algunas tribus operan sus propias escuelas y sus propios colegios.

    Los indios habían muerto de enfermedades que los europeos traían consigo, como la viruela y el sarampión, y más habían muerto durante conflictos con los militares estadounidenses y forzados reubicaciones de sus tierras.

    Después de unos cuarenta años, la Ley Dawes fue revertida, pero para entonces ya había hecho mucho daño. En lugar de ser una sola extensión de tierra grande, la mayoría de las reservas se habían convertido en tablas de ajedrez de tierras propiedad de indios y colonos. Parte de la tierra finalmente fue devuelta a las tribus, pero la mayor parte no lo fue.

    Durante este tiempo, era casi imposible para los indios mantener sus formas tradicionales de gobierno. El gobierno federal básicamente manejó las reservas, a través de una agencia llamada Bureau of Indian Affairs (BIA), que forma parte del Departamento del Interior de Estados Unidos. Los agentes de la BIA ordenaron que los niños indios fueran a internados —a menudo lejos de sus reservaciones domiciliarias— donde no se les permitía hablar su propio idioma. El BIA también tenía el poder de arrendar tierras indias a empresas mineras, disolver los gobiernos tribales y decidir si los indios podían vender sus tierras y cuándo.

    En 1934, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Reorganización de la India. Esta ley fomentó la reforma de los gobiernos tribales, y permitió el regreso de tener tierras en común para toda la tribu. Muchas tribus pensaban que esto era un paso importante en la dirección correcta, pero hubo algunos problemas con la ley. Las tribus que optaron por formar gobiernos en los términos de esta legislación estaban obligadas a adoptar constituciones tribales que siguieran un modelo establecido por el gobierno federal. También tuvieron que acordar gobernar por regla mayoritaria en lugar de la manera tra- dicional de tomarse el tiempo para llegar a un consenso.

    En algunos aspectos, las constituciones tribales adoptadas bajo esta ley fueron realmente diseñadas más para la conveniencia del gobierno federal que para beneficio de las tribus. Las agencias federales querían tratar con gobiernos tribales que cumplieran con los plazos federales —no con prácticas tribales tradicionales que significaban tomarse el tiempo para tomar decisiones cuando los miembros de una tribu llegaran a un acuerdo.

    En las sociedades tradicionales indias, las prácticas espirituales se entretejían en la forma en que las personas se gobernaban Los líderes espirituales y hereditarios fueron muy importantes. Pero estas tradiciones también fueron dejadas de lado por las nuevas constituciones.

    También había otro problema: para adoptar este tipo de constitución, y para gobernar votando, las tribus tenían que definir quién era miembro tribal. Antes de que llegaran los colonos, esto no era un problema, porque la gente simplemente participaba en la vida de la tribu en la que vivían. Las personas se casaban a través de tribus, por lo que era común que los niños tuvieran padres de diferentes tribus, o que un esposo participara en la vida de la tribu de su esposa si ese era con quien vivían. Pero una vez que el gobierno tribal se volvió más estructurado, la gente tuvo que inscribirse formalmente en una tribu, y una sola tribu.

    En 1953, la política federal hacia los indios dio otro giro terrible: el Congreso de Estados Unidos adoptó la “Política de Terminación”. El objetivo de esta política era “hacer indios... sujetos a las mismas leyes y con derecho a los mismos privilegios y responsabilidades que son aplicables a otros ciudadanos de los Estados Unidos, (y) poner fin a su condición de pupilos de Estados Unidos”. Para ello, se iban a abolir las reservas, y los gobiernos tribales se borraron. Una vez más, el gobierno federal quería que los indios renunciaran a su cultura, su historia y su identidad.

    Esta vez, no presionaron para que los indios se convirtieran en agricultores; en cambio, alentaron a los indios a trasladarse a ciudades y pueblos.

    La política de terminación se invirtió en 1970, y en 1975 se aprobó una nueva ley llamada Ley de Autodeterminación de la India. Le dio a las tribus mucho más poder para gobernarse a sí mismas. Por primera vez, las tribus pudieron dirigir algunos de sus propios programas de salud, educación, vivienda y servicios sociales, y tomar más decisiones en los tribunales tribales.

    Durante la década de 1960 y principios de 1970, una larga lucha por los derechos de pesca indios enfrentó a los indios contra el gobierno del estado de Washington. Guardabosques estatales detuvieron y pelearon con indios que intentaban pescar en sus lugares habituales y acostumbrados.

    En 1979, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que los gobiernos federal y estatal tenían que mantener la promesa en los tratados que decían que los indios siempre serían capaces de pescar en común con los colonos. En 1974, el juez George Boldt había dictaminado que los indios debían obtener la mitad de la cosecha de salmón; la Corte Suprema confirmó su decisión.

    La Ley de Autodeterminación de la India y la decisión Boldt fueron importantes puntos de inflexión. El gobierno federal finalmente reconoció que los indios no iban a desaparecer, y que a pesar de todo lo que les había sucedido, los indios conservaban sus propias culturas, historia e identidad. Las tribus indias —y sus gobiernos— son una parte permanente de Estados Unidos. Los tratados que el gobierno de Estados Unidos firmó con tribus son la ley de la tierra.

    Desde la década de 1970, tanto el gobierno federal como el estatal han comenzado a crear relaciones de “gobierno a gobierno” con las tribus. Esto es un retorno a la idea, plasmada en los tratados, de que las tribus indias son naciones dentro de una nación —que tienen derecho a gobernarse a sí mismas como elijan, y a proteger y preservar su cultura y tradiciones.

    Los desafíos cambiantes del gobierno

    Como se puede imaginar, todos los cambios del siglo XX tuvieron un gran impacto en nuestros gobiernos —estatales, tribales y locales— sin mencionar a nuestro gobierno nacional. Como se puede ver, el reto de gobernar el estado cambió mucho en 100 años. Durante el siglo XX, nuestro estado pasó de ser un lugar remoto y salvaje a ser líder en ciencias de la vida, tecnología, agricultura y comercio internacional. Nuestros gobiernos crecieron y cambiaron junto con nuestra población. Había más para que los gobiernos hicieran —y más costos para que los contribuyentes paguen—. A principios de siglo, solo teníamos que pagar por educar a unos pocos miles de niños hasta el octavo grado. Sólo algunos de estos estudiantes alguna vez fueron a la universidad. A finales de siglo, el gobierno necesitaba dinero para pagar las escuelas de casi un millón de estudiantes de kindergarten a preparatoria y aproximadamente la mitad de ellos pasaban a colegios comunitarios y técnicos o universidades de cuatro años. Para finales de siglo, también necesitábamos más caminos, más dinero para la atención de la salud, más servicios para personas con discapacidad y adultos mayores, y más cárceles, policías y bomberos.

    A principios del siglo XX, el presupuesto anual del gobierno del estado de Washington era de unos 30 millones de dólares de hoy en día; a finales de siglo, era de unos 11 mil millones de dólares al año.

    Ciencia y Tecnología

    Cada vez más de la economía de Washington depende del trabajo de los científicos. Y en casi todos los trabajos, los avances científicos están afectando lo que la gente necesita saber para usar las herramientas, materiales y tecnologías en los lugares de trabajo actuales. Pero muchos empleadores se quejan de que no hay suficientes jóvenes aprendiendo matemáticas y ciencias y eligiendo carreras basadas en la ciencia.

    Una de las áreas de crecimiento más emocionantes en la economía de Washington son los “empleos verdes”, es decir, los empleos en industrias como los biocombustibles o la energía solar y eólica que reducen la contaminación y el uso de petróleo. También hay “empleos verdes” en la industria de la construcción, donde las personas están encontrando formas de usar menos recursos y producir casas y edificios que consumen menos energía.

    Casi todos los trabajos en la economía del siglo XXI requieren que las personas aprendan más matemáticas y ciencias de las que sus padres necesitaban aprender, porque los nuevos descubrimientos científicos y las nuevas tecnologías cambian constantemente la forma en que hacemos las cosas.

    Ser un buen ciudadano también requiere más conocimientos de ciencia y matemáticas que antes, porque los nuevos avances científicos nos presentan importantes interrogantes morales. ¿Queremos comer plantas y animales genéticamente modificados? ¿Deberían existir leyes contra la clonación de animales o humanos? ¿Qué debemos hacer para reducir el impacto del cambio climático? Para tomar buenas decisiones sobre estas preguntas, tenemos que conocer la ciencia suficiente para entender lo que sucederá cuando elegimos un curso de acción.

    Existen programas especiales para ayudar y alentar a los jóvenes interesados en las matemáticas y las ciencias. Estos programas tratan de ayudar a los niños a ver que las matemáticas y las ciencias son para todos, y que no hay que ser un genio para aprenderlas. También hay becas universitarias especiales para jóvenes interesados en matemáticas y ciencias —y para aquellos que quieran impartir estas materias en escuelas públicas. Estas oportunidades se han creado porque la prosperidad futura de Washington dependerá de tener personas con fuertes habilidades matemáticas y ciencias.

    Referencias

    Este recurso fue adaptado del Capítulo 4 de El estado en el que estamos: Washington (octava edición, 2018) desarrollado por el Fondo Educativo League of Women Voters of Washington Education Fund. Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Licencia Internacional.


    This page titled 1.3: Washington — Cambio cultural y económico is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Denise Ranney (WCC Library Open Textbook Collection) .