Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.1: El fondo inglés (1660-1715)

  • Page ID
    102694
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En 1660, tras la Guerra Civil Inglesa, la decapitación de Carlos I, y el período en que Inglaterra era república bajo Oliver Cromwell, Carlos II fue restaurado al trono por invitación del Parlamento; ambas cámaras del Parlamento también fueron restauradas (los señores habían sido abolidos durante el periodo de los ingleses República), como era una Iglesia Anglicana establecida. Lejos de la persona austera de Oliver Cromwell, quien “había sido convertido a una fuerte fe puritana”, el estilo de Carlos II era “extravagante, irresponsable y poco empresarial”. El reinado de Carlos II sería testigo de una continua desconfianza por parte del Parlamento y del pueblo inglés en general de cualquier movimiento hacia la introducción de las prácticas católicas en la liturgia de la Iglesia Anglicana, o los propios católicos en el círculo íntimo del Rey.

    Reinado de Carlos II

    Varios problemas surgieron casi inmediatamente después de la coronación de Carlos en 1660. Una era la pregunta sobre la posición que Carlos debía tomar respecto al gran número de sectas religiosas que habían aparecido durante la década de 1650, periodo en el que la tolerancia religiosa por parte de la dirigencia puritana era la norma. Otra pregunta fue sobre la futura relación entre el rey y el Parlamento, especialmente si el Parlamento votaría los fondos adecuados para apoyar a la monarquía; este problema lo enfrentaron tanto el padre de Carlos II, Carlos I, como el abuelo, James I. Por último, y quizás lo más importante, estaba la pregunta en cuanto a quién seguiría a Carlos hasta el trono. No tuvo hijos, lo que significaba que el trono pasaría a su hermano, James, que era un católico declarado, y los católicos habían sido odiados y desconfiados por el Parlamento y la dirigencia anglicana desde la muerte de “Bloody” Mary Tudor, hija mayor de Enrique VIII.

    La primera pregunta fue respondida por la Ley de Pruebas, aprobada por el Parlamento en 1673 y aceptada a regañadientes por Charles. Este acto definió la ortodoxia religiosa y especificó que aquellos fuera de la Iglesia de Inglaterra, incluidos los católicos, no podían votar, ocupar cargos públicos, predicar, enseñar o asistir a universidades. El tema de la financiación se desarrolló casi de inmediato porque el Parlamento no estaba dispuesto a aceptar la afirmación de Charles de que los fondos parlamentarios no eran adecuados, especialmente a la luz de la extravagancia flagrante y muy visible de su estilo de vida personal. A juicio de los diputados, se estaba desperdiciando dinero público en lugar de quedarse corto.

    Desafortunadamente, en un intento de incrementar los ingresos de la Corona, en 1671 Carlos firmó el Tratado secreto de Dover con su primo, el católico Luis XIV de Francia. El tratado especificaba que Inglaterra se uniría a Francia en la guerra contra Holanda, Charles se convertiría públicamente al catolicismo, y las leyes contra los católicos en Inglaterra se relajarían; si esto ocurriera, se revertirían 100 años de legislación anticatólica. A cambio, Charles recibiría una asignación anual de 200.000 libras de Francia y la perspectiva de la victoria se estropea; ambas fuentes de ingresos resolverían sus problemas fiscales. Los detalles del acuerdo con Luis XIV inevitablemente se filtraron y el fervor anticatólico, anti-Carlos barrió a la nación. Por si estos problemas no fueran suficientes, Carlos no tenía heredero legítimo, al haberse casado con una princesa portuguesa que no pudo tener hijos. Aunque Carlos tenía muchos hijos ilegítimos, no podían asumir el trono, por lo que era obvio desde principios de su reinado que su sucesor sería su hermano menor, Santiago, quien se había convertido abiertamente al catolicismo en 1673.

    Si Carlos hubiera sido capaz de adoptar políticas que tranquilizaran al pueblo inglés de su determinación de defender su religión tradicional y sus libertades civiles, y de su solidez básica y responsabilidad como líder, ninguna de estas dificultades habría causado tantos problemas como ellos. En cambio Carlos empeoró estos problemas, y al final de su reinado, Inglaterra estaba fallando como líder en los asuntos europeos, los inconformistas se estaban rebelando y siendo perseguidos salvajemente, y, debido a que Carlos no podía trabajar con los Parlamentos, no llamó a ninguno. El resultado fue el caos fiscal. Charles había creado un país débil en el extranjero y severamente dividido en su país. Fue esta situación la que heredaría el hermano de Carlos, James, un católico declarado, cuando Carlos murió en 1685.

    Santiago II y la gloriosa revolución

    Si Carlos II no tuvo éxito como monarca, Santiago II fue un desastre. Como católico, James se movió rápidamente para dejar de lado las limitaciones impuestas a los católicos por la Ley de Prueba de 1673 al nombrar a los católicos romanos para puestos en el ejército, la iglesia, las universidades y los gobiernos locales. Cuando sus acciones fueron tomadas ante los tribunales de justicia, comenzó a suspender leyes, y para 1687 sus oponentes temían que suspendiera por completo la Ley de Prueba. Parecía que James estaba a punto de imponer el absolutismo a Inglaterra cuando en el verano de 1687 disolvió el Parlamento. El historiador John Miller señala que “las acciones de James parecían amenazar con destruir las leyes y la independencia del Parlamento, los cimientos mismos de la constitución tradicional”.

    El golpe final llegó cuando la segunda esposa de James (su primera esposa, protestante, había muerto después de dar a luz a dos hijas), la princesa católica italiana María de Módena, quedó embarazada; un niño sano nació en junio de 1688. Ahora era inevitable que la hija protestante de Santiago, María, no sucediera a su padre al trono, sino que el nuevo hijo —llamado James III por algunos— lo haría; este nuevo hijo era católico. Abundaron los rumores en Inglaterra de que el niño en realidad había sido una niña que fue cambiada al nacer por un bebé, aunque esto nunca se probó. Folletos contemporáneos circulaban con imágenes de lo que sucedería si un “papista” llegara al trono de Inglaterra. Las tropas violarían a “tus esposas e hijas, arrancarían los sesos de tus hijos pequeños contra las paredes, saqueaban tus casas y te cortarían la garganta”.

    En abril de 1688, incluso antes del nacimiento del bebé, Guillermo de Orange, príncipe holandés de la noble familia de Orange y esposo de María, la hija mayor de James, había dado a conocer que “si era invitado por algunos hombres del mejor interés para... venir y rescatar a la nación y la religión” estaba de acuerdo en invadir Inglaterra. Hay mucha controversia sobre los verdaderos motivos de William, pero la teoría predominante es que “deseaba llevar a Inglaterra a su guerra contra la Francia de Luis XIV y se consideró que un Parlamento libre era más probable que apoyara esto”.

    Para esta invasión, el príncipe de Orange amasó una armada “cuatro veces mayor que la lanzada por los españoles en 1588" 8. Un “viento protestante”, como lo llamaban los ingleses en 1588, prevaleció una vez más; la invasión de William comenzó a principios de noviembre. A finales de diciembre, James había huido del país, y la familia de Orange había llegado al trono de Inglaterra.

    En su defensa de 1690 de la llegada de Guillermo al trono de Inglaterra, John Locke enfatizó que “cuando una sola persona o príncipe así establece su propia voluntad arbitraria en lugar de las leyes que son la voluntad de la sociedad... ¿quién juzgará si el príncipe o el acto legislativo contrario a su confianza [?] ... A esto le contesto el pueblo será el juez”.

    Los historiadores se refieren a los acontecimientos de 1688 y 1689 como la Revolución Gloriosa, principalmente porque el cambio en los monarcas se logró con poco derramamiento de sangre. Con la Revolución también llegó una serie de reformas forzadas a Guillermo y María por el Parlamento; estas reformas crearon una definición permanente de la relación entre la monarquía y el Parlamento.

    Según el Acuerdo, William y Mary iban a gobernar como monarcas conjuntos, la primera vez que esto había ocurrido en la historia inglesa. William insistió en esta acción, ya que tenía un reclamo por derecho propio al trono inglés. A cambio de que el Parlamento reconociera el doble reinado, él y María coincidieron en lo siguiente: El Parlamento debía ser convocado cada tres años sea convocado o no por un monarca (la Ley Trienal); las leyes parlamentarias, una vez aprobadas, no podían ser suspendidas por un monarca; los fondos no podían ser creados por los reales prerrogativa; y un ejército permanente en tiempo de paz debe ser aprobado por el Parlamento. Es decir, la fuente del derecho era estar en manos del Parlamento.

    Además, el Asentamiento Revolucionario incluía una serie de sanciones impuestas a los católicos ingleses, a quienes no se les permitiría portar armas ni adorar libremente. También especificó que los reyes de Inglaterra serían para siempre protestantes ya que “ninguno de la familia real [se casará] con católicos”. Un Acta de Toleración garantizaba la libertad de culto a todas las sectas excepto a las católicas. Como aseguró William al Parlamento, “no tuve otra intención en venir aquí que preservar su religión, ley y libertades, así que puede estar seguro de que me esforzaré por apoyarlas”.

    La Revolución Gloriosa no fue en absoluto democrática, sino que creó una Carta de Derechos que reconocía la igualdad ante la ley. No obstante, el voto se limitó a la nobleza y la nobleza, y el Parlamento siguió representando solo a estas dos clases. No hubo sufragio universal masculino, y a las mujeres no se les otorgó el derecho al voto hasta 1928.

    Guillermo y María gobernaron conjuntamente hasta su muerte en 1694. Guillermo permaneció como el único monarca hasta su propia muerte en 1702. William fue seguido en el trono por la hermana menor de Mary, Anne, la última gobernante de Stuart, bajo la cual se creó el Acta de Unión, unificando los Parlamentos de Escocia e Inglaterra. A partir de este momento, Inglaterra se conoce como Gran Bretaña. Debido a que el heredero de Anne la había fallecido antes, a su muerte la Corona Inglesa pasó a los parientes protestantes más cercanos de los Stuarts, los Electores de Hannover. Jorge I fue el primer hanoveriano en tomar el trono de Inglaterra. Su nieto Jorge III era el rey en la época de la Revolución Americana.

    Resumen

    Los acontecimientos ocurridos en la Inglaterra del siglo XVII fueron importantes para el establecimiento y progreso de las colonias en América. Durante la Revolución Puritana, cuando había libertad de religión en la madre patria, y cuando no se llegaban concesiones de tierras en las Américas por parte del gobierno (porque no había “Corona”), no se fundaron colonias. Con la Restauración de Carlos II, sin embargo, quien era excesivamente extravagante y un gran creyente en recompensar a sus amigos y nobleza por su servicio a la Corona, la colonización comenzó de nuevo. El periodo 1660-1688 fue uno de lucha por la ascensión política en Inglaterra entre el Parlamento y el rey. La Revolución Gloriosa, al igual que la Guerra Civil y la Restauración, se jugó en las colonias, ya que esta última se burló contra los controles de los gobernadores reales y la Corona. Los ideales de la Carta de Derechos Inglesa adoptada en 1689 se reflejaron en la literatura que salió de las colonias a mediados del siglo XVIII a medida que los líderes coloniales insistían cada vez más en sus derechos como ingleses y en las constituciones estatales adoptadas durante la Revolución Americana.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    El término “Restauración” se refiere a:

    1. la restitución del poder al Parlamento en 1689.
    2. Carlos II es llevado al trono de Inglaterra en 1660.
    3. la Carta de Derechos.
    4. El ascenso de Guillermo y María al trono en 1688.
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    De acuerdo con la Ley Trienal,

    1. ningún católico podría convertirse en monarca inglés.
    2. El Parlamento debe elevar el salario de la monarquía al menos una vez cada tres años.
    3. El Parlamento debe reunirse cada tres años aunque no sea convocado por la Corona.
    4. Inglaterra no tendría uno, sino tres Parlamentos.
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Según John Locke, la Revolución Gloriosa era legítima.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    ¿Cuál de las siguientes NO fue una de las restricciones impuestas a los católicos después de la Revolución Gloriosa?

    1. Los católicos no podían sentarse en el Parlamento.
    2. Los católicos no podían adorar libremente.
    3. Los católicos no podían casarse.
    4. Los católicos no podían portar armas.
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    A pesar de que Guillermo de Orange estaba casado con la hija de Jaime II, María, también estaba en fila para el trono de Inglaterra.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a


    This page titled 5.1: El fondo inglés (1660-1715) is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.