Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.1: Administración Colonial

  • Page ID
    102858
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    A mediados del siglo XVII, los británicos buscaron activamente formas de expandir su imperio de ultramar. Para lograr este objetivo, necesitaban una armada fuerte y una red comercial saludable. La marina ayudó a proteger a los comerciantes británicos en casa y en las colonias; mientras tanto, los aranceles sobre el comercio financiaron gran parte del rápido crecimiento de la marina. A medida que estos intereses militares y comerciales se fusionaban, el gobierno desarrolló políticas basadas en la teoría del mercantilismo para satisfacer las necesidades del imperio. A principios del siglo XVIII, los británicos elaboraron un sistema que ampliaba el prestigio y el poder del imperio además de brindar beneficios a muchas personas en la madre patria y las colonias. El sistema también ayudó a sentar las bases para la Revolución Americana.

    Desarrollando un Imperio Comercial

    Durante la década de 1650, el Parlamento pensó más en los intereses comerciales de Inglaterra. Los comerciantes dentro y fuera del gobierno buscaron formas de extender el control inglés sobre el comercio de carga, o envío, al Nuevo Mundo al tiempo que mejoraban su propia situación financiera. Para socavar el monopolio holandés, el Parlamento aprobó la Ley de Navegación de 1651. La medida requería que todas las mercancías que iban y procedían de las colonias fueran transportadas en barcos ingleses o coloniales. En teoría, cerraba puertos coloniales a buques extranjeros, pero el Parlamento descuidó incluir en la ley una fuerte disposición de aplicación. Por lo tanto, los colonos traían de contrabando de manera rutinaria bienes de los holandeses y los franceses. Después de la Restauración de 1660, Carlos II examinó el potencial comercial del imperio. Los comerciantes y manufacturas continuaron apoyando la expansión del comercio, pero también lo hicieron muchos de los fieles seguidores del rey. El gobierno de Oliver Cromwell dejó a muchos realistas, incluido el rey, en situaciones financieras nefastas. Así, los motivos económicos empujaron a Carlos II a implementar políticas basadas en la teoría del mercantilismo.

    Sistema Mercantilista

    Generalmente, el mercantilismo buscaba fortalecer a una nación a expensas de sus competidores aumentando su riqueza, población y capacidades de envío. De alguna manera, el mercantilismo era la máxima expresión de la codicia nacional. Un país podría aumentar su riqueza acumulando oro y plata. A falta de recurrir a la piratería para robar esos metales preciosos, un país necesitaba una balanza comercial favorable. En Inglaterra, este esfuerzo llevó al gobierno a incentivar la manufactura nacional. Para agrandar la marina mercante, el gobierno buscó monopolizar el comercio de carga entre la patria y las colonias. Con un monopolio, los cargadores británicos necesitarían más barcos y marineros entrenados, ambos de los cuales la marina podría utilizar en tiempos de guerra. Por último, los incrementos de población en el hogar y en las colonias ayudaron a proporcionar más consumidores para los bienes manufacturados; parte del crecimiento provino del incremento natural mientras que otros provinieron de la inmigración.

    En el sistema mercantilista, las colonias jugaron un papel importante en el desarrollo de un imperio exitoso; en consecuencia, la mayoría de las naciones europeas buscaron colonias del Nuevo Mundo en el siglo XVII. Las colonias proporcionaron las materias primas para impulsar el crecimiento industrial. En la Norteamérica británica, la mayoría de los colonos optaron por cultivar debido a la disponibilidad de tierras fértiles. Inicialmente, lo hicieron por necesidad. La distancia a Inglaterra, aunada al menor tamaño de los barcos en el siglo XVII, significó que los colonos necesitaban mantenerse a sí mismos. Durante gran parte del periodo colonial, sin embargo, continuaron cultivando porque, bajo el mercantilismo, podría ser bastante rentable. Al mismo tiempo, se dedicaban a algunas manufacturas para los mercados locales; no competían directamente con las industrias que se desarrollaban en Inglaterra. La mayoría de sus productos terminados como la harina o el hierro requirieron solo ligeros cambios de su estado crudo y ayudaron a los colonos a cultivar más materias primas. A lo largo del tiempo, se desarrollaron diferencias regionales en las economías coloniales que surgieron de la disponibilidad de tierra y mano de obra.

    Captura de pantalla (218) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Rutas comerciales en el mundo atlántico | Utilizando el sistema mercantilista, el gobierno británico buscó obtener una balanza comercial favorable. África proporcionó los esclavos necesarios para cultivar grandes cantidades de materias primas en las colonias americanas, que luego fueron a Inglaterra para apoyar la fabricación nacional. Además del comercio internacional representado en este mapa, las colonias también comercian mercancías entre sí. Autor: Sarah Mergel Licencia: CC BY SA 3.0

    En las colonias de Nueva Inglaterra, la mayoría de los agricultores crecieron por autosuficiencia en lugar de por el mercado debido a los largos inviernos y al suelo rocoso. Sin embargo, la región se dedicaba a la caza de ballenas y pesca para el mercado de exportación. También se convirtió en líder en la construcción naval. En las colonias medias, la mayoría de los agricultores cultivaban granos como trigo, centeno, avena, cebada, trigo sarraceno y maíz. También cultivaron una amplia variedad de verduras, lino y cáñamo. Adicionalmente, criaron ganado. A mediados del siglo XVIII, la región también lideraba las colonias en la fabricación de hierro. En las colonias de Chesapeake, la mayoría de los colonos permanecieron comprometidos con la producción de tabaco. Sin embargo, también criaron trigo, maíz, lino, cáñamo y manzanas para ayudar a compensar las malas cosechas de tabaco. En las colonias del sur, Carolina del Norte recurrió a sus bosques en busca de bienes de exportación, que cedieron el alquitrán, brea y madera necesarios para la construcción naval. Además de estas tiendas navales, colonos del interior dirigían alfarerías y curtidurías. Los inviernos más cortos en Carolina del Sur y Georgia permitieron a los colonos exportar arroz, índigo y cerdo salado a menudo a las colonias caribeñas, bienes que intercambiaban por esclavos. Las colonias del sur también participaron activamente en el comercio de pieles de venado.

    Captura de pantalla (220) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Construcción naval de Nueva Inglaterra | Diferencias regionales desarrolladas en las economías coloniales derivadas de la disponibilidad de tierra y mano de obra. En esta imagen, colonos de Nueva Inglaterra trabajan en la construcción de un nave. artista: Ray Brown Fuente: American Merchant Ships and Sailors

    Extendiendo el control imperial

    Sabiendo que las colonias sirvieron un papel vital en el éxito de cualquier imperio, los británicos se propusieron expandir su presencia en el Nuevo Mundo durante el periodo de Restauración. A través de acuerdos patentados, Carlos II cerró la brecha entre las colonias de Nueva Inglaterra y Chesapeake, así como extendió el control de la corona al sur de Virginia a principios de la década de 1680. Al eliminar a los holandeses de América del Norte, los británicos allanaron el camino para aumentar su volumen de comercio con sus colonias norteamericanas y caribeñas. Para promover ese objetivo, el gobierno propuso una serie de leyes comerciales para mejorar la posición británica frente a sus rivales imperiales.

    Primero, el Parlamento aprobó la Ley de Navegación de 1660. En la medida se reiteraron las disposiciones de la ley de 1651, que restringía toda la navegación en el imperio a las embarcaciones inglesas y coloniales. También agregó una disposición en la que se enumeraban varios “artículos enumerados” que sólo podían comercializarse dentro del imperio. Estos bienes incluían azúcar, tabaco, algodón, lana e índigo. Teóricamente, las restricciones ayudaron a que Inglaterra fuera más autosuficiente y aumentaron los ingresos fiscales de la corona. Segundo, el Parlamento aprobó la Ley de Grapa de 1663. Impuso restricciones a los bienes extranjeros importados a las colonias al exigir a los comerciantes que enviaran a través de un puerto inglés. El acto hizo que las colonias dependieran más de la madre patria porque Inglaterra se convirtió en su alimento básico, o mercado, para todos los bienes extranjeros. Por último, el Parlamento votó a favor de la Ley de Deber de Plantación de 1673. Diseñada para reducir el contrabando, la ley establecía disposiciones para cobrar derechos de aduana en los puertos coloniales antes de que las mercancías se enviaran a otros puertos coloniales. Bajo la medida, el gobierno británico estacionó por primera vez a los recolectores de aduanas en las colonias. Estos agentes reportaron a sus superiores en Inglaterra, no al gobernador o asamblea colonial.

    La Revolución Gloriosa, cuando Guillermo y María llegaron al poder, trajo consigo nuevas políticas mercantilistas por tres razones. En primer lugar, el gobierno quiso sofocar los disturbios en las colonias causados por los esfuerzos de Jaime II por consolidar el control real. William y Mary esperaban encontrar una solución que satisfaga tanto las necesidades económicas como políticas de los comerciantes ingleses y de los plantadores coloniales. Segundo, la aplicación laxa de las Leyes de Navegación durante la Guerra del Rey Guillermo (1689-1697) incrementó el contrabando y el corsario, lo que puso en riesgo la salud económica del imperio. Tercero, tras la adopción de la Constitución inglesa, el Parlamento determinó la política fiscal del imperio. Dominada por ricos terratenientes y comerciantes, la Cámara de los Comunes quería asegurar fortaleza política y económica. De esta manera, el Parlamento, con la aprobación de la corona, tomó medidas para reforzar las restricciones comerciales a las colonias.

    El Parlamento aprobó la Ley de Navegación de 1696 y la Ley de Comercio de 1696. La Ley de Navegación buscó apuntalar actos anteriores cerrando las lagunas que contribuyeron a la laxitud de la aplicación. Para mejorar el cobro de deberes en las colonias, la ley otorgó a los funcionarios reales de las colonias el derecho a solicitar autos de auxilio para buscar e incautar bienes ilegales. La Ley de Comercio creó la Junta de Comercio, una agencia administrativa, para sustituir a los Señores del Comercio más informales creados bajo Carlos II. Los comerciantes británicos querían un organismo más fuerte para desarrollar y supervisar el comercio, ya que los Señores del Comercio no lograron dedicar suficiente atención a las colonias. William y Mary aprobaron el cambio en gran parte porque, como muchos comerciantes, creían que un mayor control sobre el desarrollo colonial tendría un efecto positivo en la economía británica.

    Captura de pantalla (221) .png
    Figura\(\PageIndex{3}\): La Junta de Comercio | Creada por la Ley de Comercio de 1696, la Junta de Comercio asesoró al gobierno británico en todos los asuntos relacionados con el comercio y la política coloniales. Esta imagen del Microcosm of London (1808-1811) de Ackermann representa a los miembros trabajando duro en Londres. Autores: Rudolph Ackermann, William Henry Pyne y William Combe Fuente: Microcosmos de Londres

    En 1697, la Junta de Comercio recomendó la creación de Tribunales de Vicealmirantazgo en las colonias. Al utilizar estos tribunales, la Junta negó a los colonos acusados de violar las Leyes de Navegación el derecho a un juicio con jurado porque la mayoría de los jurados coloniales no condenarían a las personas acusadas de contrabando. La Junta recomendó también otras medidas para restringir la industria y el comercio coloniales. Por ejemplo, la Ley de Lana de 1699 impidió a los colonos producir artículos de lana para la exportación; la Ley del Sombrero de 1732 hizo lo mismo con los sombreros. La más polémica de estas medidas fue la Ley de Melaza de 1733, que elevó los derechos sobre el ron, la melaza y el azúcar importados a las colonias de países extranjeros. Con el tiempo, la mayoría de los comerciantes se dieron cuenta de que los aranceles sobre la melaza hacían más daño que ayudar al comercio. Al ver como el acto desafiaba en gran medida la lógica del mercantilismo, Robert Walpole, el primer ministro del rey de 1720 a 1742, optó por no hacer cumplir la medida. Su decisión derivó en un periodo de “abandono salutario”, donde los funcionarios gubernamentales ignoraron en gran medida el desarrollo económico de las colonias. En los casos en que el gobierno británico optó por hacer cumplir sus políticas económicas, muchos colonos simplemente evadieron la ley por contrabando. En los años previos a la Revolución Americana, algunos comerciantes —especialmente los de Boston— encontraron a los holandeses, franceses y españoles más que dispuestos a ayudarlos a evadir las leyes comerciales británicas. Si bien ciertamente no fue el único motivo de tensiones entre los colonos y la corona a mediados del siglo XVIII, la decisión de hacer cumplir las Leyes de Navegación y agregar regulaciones adicionales causó problemas.

    El comercio y la cultura de consumo

    Si bien muchos colonos se opusieron en principio a las restricciones comerciales impuestas por el Parlamento en los siglos XVII y XVIII, pocos tenían motivos para quejarse de los beneficios económicos positivos de formar parte del Imperio Británico. Los formuladores de políticas diseñaron las Leyes de Navegación para incrementar las relaciones comerciales entre la madre patria y sus colonias. Si las políticas perjudicaron significativamente a las economías coloniales, se volvieron inútiles porque los colonos no comprarían bienes británicos. Embedded en los actos de comercio fueron beneficios para los colonos. En primer lugar, las colonias tenían un monopolio sobre los artículos enumerados. Nadie en Inglaterra, por ejemplo, podía cultivar tabaco o índigo. Segundo, los colonos recibieron rebajas sobre bienes importados de Inglaterra, por lo que tendían a pagar precios más bajos por los productos terminados. Tercero, los colonos no necesitaron preocuparse por la piratería porque cayeron bajo la protección de la Marina Real.

    La codicia y el interés propio subrayaron la teoría del mercantilismo a nivel nacional y personal. Los comerciantes británicos claramente tenían interés en ver prosperar el comercio imperial, pero también lo hicieron los agricultores y cargadores coloniales. A excepción de los puritanos, la mayoría de las personas que emigran a Norteamérica querían mejorar su posición económica. Los colonos estadounidenses, según el historiador T.H. Breen, “obedecieron a las Leyes de Navegación porque les resultaba conveniente y rentable hacerlo, no porque fueran coaccionados”. En el siglo XVIII, el crecimiento económico, aunado a tasas impositivas más bajas en la América del Norte británica, proporcionó a los colonos no sólo un nivel de vida digno sino también más ingresos disponibles. La mayoría de los colonos querían mucho participar en la revolución del consumidor que ocurre en Europa. Es decir, querían adquirir bienes de consumo considerados lujos en el siglo XVII como ropa de mesa y cama, tazas y platillos de cerámica, cubiertos de peltre, y telas y prendas confeccionadas.

    A lo largo del siglo XVIII, la demanda de artículos de consumo importados creció en las colonias norteamericanas. Cuantas más materias primas exportaran los colonos, más artículos de primera necesidad y lujo podrían adquirir a crédito. Los comerciantes británicos y coloniales también trabajaron para alimentar la demanda de bienes mediante la publicidad en el creciente número de periódicos coloniales. De igual manera, cientos de vendedores ambulantes distribuyen mercancías comerciales desde puertos marítimos coloniales hasta el interior. A pesar de la imagen del agricultor autosuficiente que llevaba mucho peso en la memoria popular de la América colonial, los colonos nunca lograron los medios para atender todas sus propias necesidades. Entonces, importaron necesidades básicas y sutilezas.

    La naturaleza fluida de la sociedad colonial hizo que la élite quisiera establecer los estándares para una sociedad educada, marcada especialmente por el surgimiento de una cultura del té, como medio para distanciarse de las clases bajas. Utilizaron su capacidad para comprar artículos de lujo como una forma de mostrar su estado. Al mismo tiempo, los tipos bajistas utilizaron su ingreso disponible para borrar la línea entre las élites y los plebeyos. Las mujeres coloniales tomaron un papel protagónico en la revolución del consumidor. Tenían mucho que ganar importando artículos para el hogar porque ya no tendrían que producirlos en el hogar y podían usar esos bienes para marcar el lugar de sus familias en la sociedad estadounidense.

    Con el tiempo, la gran cantidad de importaciones ayudó a profundizar la conexión entre la madre patria y las colonias, y en algún aspecto, ayudó a construir una identidad común entre las colonias porque en todas partes la gente compraba los mismos bienes. La cultura de consumo creó efectivamente la uniformidad del material. Además, el creciente comercio costero y terrestre trajo a colonos de diferentes orígenes a un mayor contacto entre sí. Les dio oportunidades adicionales para intercambiar ideas y experiencias, a pesar de que permanecieron en gran parte desconociendo la importancia de tales conexiones ya que continuaban viéndose a sí mismos como neoyorquinos, virginianos y carolinianos, no estadounidenses. T.H. Breen concluyó que “el camino a la americanización pasaba por la anglicización”. Es decir, los colonos tuvieron que integrarse más en el Imperio Británico antes de que pudieran desarrollar una identidad cultural común como estadounidenses.

    Captura de pantalla (222) .png
    Figura\(\PageIndex{4}\): La cultura del consumidor | El crecimiento económico en el siglo XVIII permitió a los colonos estadounidenses participar en una revolución de consumo. Los colonos importaban rutinariamente artículos de primera necesidad y artículos de lujo de Gran Bretaña. Con el auge de una cultura del té, los juegos de té fueron un artículo muy buscado. Este juego de té Wedgewood, que se exhibe en el Victorian and Albert Museum de Londres, tipifica el estilo de juego de té que se encuentra en las casas de la élite colonial. Autor: Valerie McGlinchey Fuente: Wikimedia Commons licencia: CC BY SA 2.0 Inglaterra y Gales

    Desarrollando un Sistema Político

    A lo largo del periodo colonial, los británicos lucharon por determinar cuánta autoridad ejercer sobre las colonias. A medida que Inglaterra se asentó en el Nuevo Mundo, la conveniencia solía determinar el sistema político de cada colonia. Como tal, surgieron tres modelos de gobierno: la colonia real, la colonia propietaria y la colonia corporativa. En cada sistema, un gobernador compartía el poder con una legislatura generalmente compuesta por una cámara alta designada por el gobernador y una cámara baja electa por los hombres poseedores de bienes. La principal diferencia entre los modelos vino en la selección del gobernador. En las colonias reales, la corona designó al gobernador. En las colonias propietarias, el propietario eligió al gobernador con la aprobación de la corona. En las colonias corporativas, los electores seleccionaron al gobernador y no necesitaron la aprobación de la corona. A finales del siglo XVII, para promover los objetivos del mercantilismo, la corona y el Parlamento buscaron formas de lograr un mayor control a la vez que equilibraban las expectativas de las colonias.

    Administración Colonial

    Inicialmente la administración británica de las colonias fue algo fortuita, lo que explicó por qué surgieron los diferentes modelos de gobierno. No obstante, la monarquía necesitaba encontrar un arreglo para administrar las colonias que beneficiara a todos los interesados a fin de aprovechar con éxito las colonias para promover el desarrollo económico de la madre patria. En la década de 1650, el Parlamento comenzó a jugar con el sistema administrativo cuando aprobaron la Ley de Navegación de 1651 pero en gran parte abandonaron las colonias para gobernarse. Durante el periodo de Restauración, Carlos II y Jaime II intentaron hacer valer un mayor control sobre las colonias. Reorganizaron las colonias existentes como colonias reales y crearon nuevas colonias propietarias sujetas a mayor autoridad real.

    Los disturbios causados por la creación del Dominio de Nueva Inglaterra, por el cual James II eliminó los vestigios del autogobierno al crear una unidad administrativa para supervisar las colonias del norte, sugería que la madre patria necesitaba una nueva política gubernamental. Durante el reinado de William y Mary, los británicos finalmente encontraron un arreglo de trabajo para administrar sus colonias que complació a comerciantes y colonos; el gobierno retuvo algunas de las políticas anteriores a la hora de temas comerciales en un esfuerzo por vincular más estrechamente a las colonias con la madre patria. De esta manera, el Parlamento aprobó una Ley de Navegación revisada y creó la Junta de Comercio. Al mismo tiempo, Guillermo y María restauraron las asambleas coloniales, que su predecesor había desmembrado. Este compromiso satisfizo las necesidades tanto de las colonias como del imperio. Bajo el sistema, dice el historiador Oliver Chitwood, “ni la libertad ni la seguridad serían sacrificadas” porque “cada provincia iba a rotar sobre su propio eje, pero todas ellas iban a girar alrededor de Inglaterra como centro del sistema imperial”. El compromiso sólo funcionaría mientras la madre patria pudiera mantener alineadas las colonias. El apego sentimental a Inglaterra ayudó en este esfuerzo, pero también lo hizo el interés económico propio por parte de las colonias y la amenaza de fuerza por parte de la madre patria.

    Después de la Revolución Gloriosa, el Parlamento ostentaba más poder en materia de impuestos y gastos. Sin embargo, la monarquía todavía supervisó en gran medida a las colonias. A lo largo del siglo XVIII, varios órganos administrativos diferentes tuvieron su mano en los asuntos coloniales. El Consejo Privado, asesores oficiales del rey, tomó la delantera en asuntos coloniales como la realización de nombramientos reales, la emisión de órdenes a gobernadores, la desaprobación de las leyes coloniales en violación del derecho inglés y la audiencia de recursos de las cortes coloniales. A través de una variedad de secretarios, subcomités y juntas directivas, el Consejo Privado manejó estas tareas. La Junta del Tesoro, que supervisaba el dinero del imperio, se encargaba de hacer cumplir todas las restricciones comerciales y cobrar todos los derechos de aduana. El Almirantazgo supervisó a la Marina Real que protegía el comercio hacia y desde las colonias. Además, el Tribunal Superior del Almirantazgo, o sus Tribunales subsidiarios de Vicealmirantazgo, juzgó casos relacionados con violaciones a las Leyes de Navegación. Finalmente, la Junta de Comercio asesoró a la monarquía y al Parlamento en la mayoría de los asuntos coloniales relacionados con el comercio, la industria y el gobierno. Si bien la Junta de Comercio no pudo hacer leyes ni políticas oficiales, el Consejo Privado frecuentemente aceptó sus recomendaciones sobre nombramientos, leyes aprobadas por las asambleas coloniales y quejas hechas por las asambleas.

    Gobiernos coloniales

    El sistema de administración colonial establecido a finales del siglo XVII preveía la supervisión británica y la autonomía local independientemente de si las colonias eran reales, propietarias o corporativas. A mediados del siglo XVIII, las colonias reales incluían New Hampshire, Massachusetts, Nueva York, Nueva Jersey, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia. Las colonias patentadas incluyeron Pensilvania, Delaware y Maryland. Las colonias corporativas incluían Connecticut y Rhode Island.19 Cada colonia desarrolló estructuras gubernamentales que se asemejaban a la estructura del gobierno británico con el rey, su consejo y el Parlamento en la forma del gobernador, la cámara alta y la cámara baja. Un agente colonial, que representaba los intereses de las colonias en Londres, también ayudó al gobernador y a la asamblea. Además, cada colonia tenía un poder judicial inspirado en el sistema británico con jueces de paz, tribunales de condado y tribunales de circuito. Por último, en cada colonia el condado o el municipio dominaban la política local. El sistema de condados prevaleció en las colonias sur y media, mientras que el sistema de municipios prevaleció en las colonias del norte. Ambos asumieron la responsabilidad de temas como impuestos locales, defensa, salud pública y sucesiones.

    Gobernadores, que sirvieron a voluntad del rey o del propietario, funcionaban como los principales oficiales reales en las colonias. Tenían la facultad de hacer lo que el rey hacía en casa sin buscar la aprobación previa del Parlamento. En el siglo XVIII, la Junta de Comercio redactó las órdenes de los gobernadores para la mayoría de las colonias. Estas instrucciones subrayaron el sistema mercantilista en que orientaron al gobernador a impulsar una legislación en beneficio de la madre patria a la vez que buscaban mejorar el bienestar general de la colonia. Una vez en el cargo, el gobernador se convirtió en el comandante de la milicia colonial. También ostentaba la facultad de decidir cuándo se reuniría la asamblea y cuándo se iba a desmembrar y aprobar o vetar toda la legislación aprobada por la asamblea. Además, el gobernador envió toda la comunicación oficial a Londres, que incluía el envío de leyes coloniales para su aprobación por parte de la corona. Por último, designó a todos los jueces, magistrados y demás funcionarios, y formuló recomendaciones a la corona o al propietario respecto de la composición de su consejo asesor. El consejo del gobernador tenía tres funciones: asesoraba al gobernador en todas las decisiones ejecutivas, actuaba como cámara alta de la legislatura, y en conjunto con el gobernador, fungió como el máximo tribunal de apelaciones de la colonia.

    Las asambleas coloniales tenían la facultad de iniciar legislación. Más importante aún, controlaban el presupuesto porque votaron todos los impuestos y gastos, incluidos los sueldos de los funcionarios coloniales y las consignaciones de defensa. Los integrantes eran inmunes a ser detenidos durante las sesiones de asamblea y podían hablar libre y abiertamente en esas reuniones. Por último, las asambleas tenían derecho a solicitar a la monarquía la reparación de agravios. Según los estándares modernos, las asambleas coloniales distaban mucho de ser democráticas. Sin embargo, más hombres podrían votar en Estados Unidos que en Inglaterra debido a la distribución más amplia de la propiedad de la tierra. A nivel local, los administradores de condado o municipio supervisaron la elección de la asamblea. Los elegidos creían cada vez más que tenían la obligación de representar a la entidad local que los eligió. Esta idea de representación directa difería del sistema británico, donde el Parlamento apoyaba el concepto de representación indirecta o virtual. Los miembros creían que representaban a todo el imperio, no solo a la región de la que provenían.

    Política Colonial

    Al igual que en Inglaterra, durante el siglo XVIII el poder de la asamblea en las colonias creció en relación con el gobernador, lo que significa que los colonos esperaban la aplicación laxa de los dictados reales así como el control sobre la mayoría de los asuntos coloniales. Al mismo tiempo que el Parlamento adoptó una política de abandono saludable a la hora de comerciar, la corona permitió a las colonias un mayor control político sobre sus asuntos. Este hábito de autogobierno derivó de dos factores. Primero, la distancia entre la madre patria y sus colonias mitigó la capacidad de mantener un estricto control sobre los asuntos coloniales. Las asambleas coloniales a menudo tomaban decisiones porque el retraso de tiempo en la comunicación entre los dos continentes simplemente hacía inviable esperar respuestas de Londres. Además, en el siglo XVIII la corona a menudo se encontraba distraída por otros problemas como las guerras con Francia y España. Segundo, más hombres cumplieron con los requisitos patrimoniales para votar en las colonias, por lo que sintieron una conexión más directa con su gobierno. Como tal, los acomodados que sirvieron en las asambleas necesitaban ser más receptivos a las necesidades de sus electores para permanecer en el cargo. Al igual que sus homólogos en Gran Bretaña, los líderes coloniales se dedicaron al mecenazgo donde otorgaron comisiones, jueces y concesiones de tierras a sus partidarios. A su vez, la mayoría de los colonos ponen mayor fe en sus asambleas que en sus gobernadores porque los colonos ayudaron a elegir o nombrar miembros para servir en esas asambleas. Como señala el historiador Jack P. Greene, “élites políticas coherentes, efectivas, reconocidas y autorizadas” dominaron la política local. Poseían “considerable poder social y económico, amplia experiencia política, confianza en su capacidad de gobernar, y... amplio apoyo público”.

    Para maximizar los intereses de sus compañeros colonos, las asambleas frecuentemente utilizaron el poder otorgado por sus cartas coloniales para presionar al gobernador. En varias ocasiones, las asambleas hicieron denuncias oficiales sobre la facultad de sus gobernadores para determinar cuándo y por cuánto tiempo podrían reunirse. Cuando la monarquía se negó a abordar el problema, las asambleas utilizaron su poder para controlar el presupuesto. En caso de que un gobernador vetara la legislación que favoreció la asamblea, se ralentizó y en ocasiones detuvo la apropiación de fondos para el salario del gobernador o las medidas de defensa. En las décadas de 1720 y 1730, los gobernadores de Nueva York, Massachusetts y New Hampshire estuvieron sin sueldo durante varios años. Según el historiador Alan Taylor, los colonos también “podrían jugar efectivamente... la política sucia”. A veces recurrieron a rumores y chismes para socavar la autoridad de su gobernador y forzar su retirada por parte de funcionarios en Londres. En la década de 1700, los neoyorquinos expusieron al entonces gobernador, Lord Cornbury, como travestista, por lo que pronto funcionarios británicos lo retiraron del cargo. Muchos gobernadores trataron de usar sus facultades para otorgar tierras o otorgar mecenazgo para contrarrestar el poder de la asamblea, pero sus esfuerzos rara vez funcionaron.

    En las colonias, la tensión política era común porque las asambleas buscaban constantemente formas de expandir su poder y responsabilidad sobre los asuntos coloniales. En tanto, cuando llegaron nuevos gobernadores de Inglaterra, buscaron barajar la estructura de poder local para conquistar a los colonos a sus políticas. Al final, la mayoría de los gobernadores aceptaron las demandas de las asambleas para conservar su posición, perpetuando así la idea de autogobierno en las colonias. Muchos colonos creían que vivían bajo la forma de gobierno más ilustrada de Europa. Al igual que sus homólogos en Inglaterra, los colonos creían que la Carta de Derechos protegía sus libertades. En el siglo XVIII, los colonos concluyeron que eran libres de protestar contra políticas y leyes objetables emanadas del Parlamento porque eran ciudadanos británicos. Además, esperaban que el equilibrio de poder se mantuviera a su favor ya que los gobernadores a menudo llegaban a su posición.

    Resumen

    Durante los siglos XVII y XVIII, los británicos buscaron expandir su imperio. Utilizando la teoría del mercantilismo, establecieron un sistema económico y político diseñado para beneficiar a la madre patria y a sus colonias. A través del paso de las Leyes de Navegación y la creación de la Junta de Comercio, el gobierno buscó incrementar la riqueza de la nación a través de vínculos comerciales con el Nuevo Mundo. Las colonias proporcionaron materias primas para la industria británica y, a su vez, compraron productos terminados producidos en la madre patria. Para promover sus objetivos económicos, la monarquía también buscó extender un mayor control político sobre las colonias. La resistencia colonial a las políticas de Santiago II impulsó a Guillermo y María, así como a sus sucesores, a combinar el control real con asambleas representativas. El gran volumen de comercio trajo beneficios a la mayoría de las personas involucradas en el sistema y con ello aumentó el poder de Gran Bretaña sobre sus rivales europeos. Sin embargo, la aplicación laxa de muchas de las regulaciones, más el creciente poder de las asambleas coloniales, sembraron semillas de descontento que se desbordaron en la década de 1760.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Las leyes de navegación especificaron bienes enumerados que

    1. los colonos no pudieron exportar.
    2. los colonos podrían fabricar los mismos bienes que se producen en Gran Bretaña.
    3. los colonos sólo podían embarcar dentro del Imperio Británico.
    4. los colonos sólo podían comerciar con otros colonos.
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    La mayoría de los colonos en América del Norte del siglo XVIII eran en gran parte autosuficientes, por lo que no necesitaban importar bienes de consumo de Gran Bretaña.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Los gobernadores coloniales poseían el derecho a vetar la legislación aprobada por las asambleas coloniales.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Durante el siglo XVIII, las asambleas coloniales

    1. perdieron su poder para apropiarse de impuestos.
    2. fueron nombrados por el rey.
    3. incluían tanto a hombres como a mujeres.
    4. expandieron su poder e influencia.
    Contestar

    d


    This page titled 6.1: Administración Colonial is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.