Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

26.3: El Segundo Nuevo Trato

  • Page ID
    95877
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Roosevelt ganó su segundo mandato en un deslizamiento de tierra, pero eso no significaba que fuera inmune a las críticas. Sus críticos vinieron tanto de izquierda como de derecha, con conservadores profundamente preocupados por su expansión del gasto y poder del gobierno, y los liberales se enfurecieron porque no había hecho más para ayudar a los que aún luchan. Añadiendo a las impugnaciones de Roosevelt, la Suprema Corte derribó varios elementos clave del Primer Nuevo Trato, enfureciendo a Roosevelt y estimulándolo a tratar de apilar las canchas en su segundo mandato. Aún así, ingresó a su nuevo mandato con el apoyo inequívoco del público votante, y no perdió el tiempo iniciando la segunda fase de su plan económico. Si bien el Primer Nuevo Trato se centró en gran medida en frenar el sufrimiento inmediato del pueblo estadounidense, el Segundo Nuevo Trato puso en marcha una legislación que cambió definitivamente la red de seguridad social de Estados Unidos.

    DESAFÍOS DE LOS CRÍTICOS EN TODOS LOS LADOS

    Si bien muchas personas apoyaron a Roosevelt, especialmente en los primeros años de su presidencia, el New Deal sí recibió críticas significativas, tanto de conservadores que sentían que se trataba de una agenda radical para arruinar el modelo de libre empresa del país, como de liberales que sentían que no brindaba suficiente ayuda a quienes más lo necesitaban (Figura 26.3.1).

    Una caricatura con el título “Oliver Twist” representa a Roosevelt sosteniendo un tazón grande y una cuchara. El cuenco está etiquetado como “Poder” en su interior y “Programa de Reorganización” en su exterior. Roosevelt, sonriendo, dice: “¡Más, por favor!” a un chef pequeño y desprevenido etiquetado como “Congreso”, que preside un caldero burbujeante. Al lado de Roosevelt hay una etiqueta que lee, “El Poder Ejecutivo del Gobierno”.
    Figura 26.3.1: Roosevelt utilizó niveles de poder gubernamental antes inauditos en su intento de sacar al país de la Gran Depresión, como describe aquí el artista Joseph Parrish en esta caricatura del Chicago Tribune de 1937. Si bien los críticos de la izquierda sintieron que no había hecho lo suficiente, los críticos de la derecha sintieron que su uso del poder estaba aterradoramente cercano al fascismo y al socialismo.

    Industriales y estadounidenses adinerados encabezaron las críticas conservadoras contra el presidente. Ya sea atacando a su personaje o simplemente afirmando que se estaba alejando de los valores estadounidenses hacia el fascismo y el socialismo, buscaron socavar su poder y popularidad. En particular, la American Liberty League—compuesta principalmente por demócratas conservadores que lamentaron los excesos de varios de los programas New Deal de Roosevelt— calificó a la AAA de fascista y proclamó más tarde que los programas del New Deal eran amenazas clave a la naturaleza misma de la democracia. Las críticas adicionales vinieron de la Asociación Nacional de Fabricantes, que exhortó a los empresarios a ignorar rotundamente partes de la NRA que promovían la negociación colectiva, así como la posterior legislación de protección laboral. En 1935, la Suprema Corte de Estados Unidos asestó el golpe más aplastante a la visión de Roosevelt, derribando varias piezas clave del New Deal por inconstitucionales. Encontraron que tanto la AAA como la NIRA superaron a la autoridad federal. La negación de algunos de sus más ambiciosos esfuerzos de recuperación económica frustró enormemente a Roosevelt, pero fue impotente para detenerlo en esta coyuntura.

    En tanto, otros sintieron que Roosevelt no había hecho lo suficiente. El doctor Francis E. Townsend, de California, fue quien sintió que Roosevelt no había logrado abordar adecuadamente los tremendos problemas del país. Townsend, quien era dentista jubilado, propuso un plan expansivo de pensiones para los adultos mayores. El Plan Townsend, como se le conocía, ganó mucha popularidad: Recomendaba pagar a cada ciudadano mayor de sesenta años que se jubilaba del trabajo la suma de $200 mensuales, siempre que la gastaran en treinta días. Otra figura que ganó la atención nacional fue el padre Charles Coughlin. Era un “sacerdote de radio” de Michigan que, aunque inicialmente apoyó el New Deal, posteriormente argumentó que Roosevelt se detuvo demasiado corto en su defensa del trabajo, la reforma monetaria y la nacionalización de industrias clave. El plan del presidente, proclamó, era inadecuado. Creó la Unión Nacional por la Justicia Social y utilizó su programa radiofónico semanal para ganar seguidores.

    Una amenaza política más directa para Roosevelt vino del muckraker Upton Sinclair, quien persiguió a la gobernación de California en 1934 a través de una campaña basada en las críticas a las deficiencias del New Deal. En su programa “Fin a la Pobreza en California”, Sinclair pidió un impuesto progresivo sobre la renta, un programa de pensiones para los adultos mayores y la incautación estatal de fábricas y granjas donde los impuestos a la propiedad permanecían impagados. El estado ofrecería entonces empleos a los desempleados para trabajar esas granjas y fábricas en una modalidad cooperativa. A pesar de que Sinclair perdió la elección ante su oponente republicano, sí llamó la atención local y nacional sobre varias de sus ideas.

    La mayor amenaza para el presidente, sin embargo, provino del corrupto pero querido senador de Luisiana Huey “Kingfish” Long (Figura 26.3.2). Su desaprobación de Roosevelt vino en parte de sus propias ambiciones para un cargo superior; Long afirmó que el presidente no estaba haciendo lo suficiente para ayudar a la gente y propuso su propio programa Share Our Wealth. Bajo este plan, Long recomendó la liquidación de todas las grandes fortunas personales para financiar pagos directos a estadounidenses menos afortunados. Previó dar 5.000 dólares a cada familia, 2.500 dólares a cada trabajador, así como una serie de pensiones de adultos mayores y fondos para la educación. A pesar de sus cuestionables matemáticas, que numerosos economistas señalaron rápidamente hicieron que su programa fuera inviable, para 1935, Long tenía un seguimiento significativo de más de cuatro millones de personas. Si no había sido asesinado por el yerno de un rival político local, bien pudo haber sido un contendiente contra Roosevelt por la nominación presidencial de 1936.

    Una fotografía representa a Huey Long hablando y gesticulando con las manos.
    Figura 26.3.2: Huey P. Long fue un carismático populista y gobernador de Luisiana de 1928 a 1932. En 1932, se convirtió en miembro del Senado de Estados Unidos y habría sido un serio rival para Roosevelt en las elecciones presidenciales de 1936 si su vida no hubiera sido acortada por la bala de un asesino.

    RESPUESTA AL RETO

    Roosevelt reconoció que algunas de las críticas al New Deal eran válidas. A pesar de que seguía tambaleándose por la invalidación de estatutos clave por parte de la Suprema Corte, decidió enfrentar su candidatura de reelección en 1936 al develar otra ola de legislación a la que denominó el Segundo Nuevo Trato. En la primera semana de junio de 1935, Roosevelt llamó a los líderes del Congreso a la Casa Blanca y les dio una lista de legislación “imperdible” que quería antes de que levantaran la sesión para el verano. Mientras que las políticas de los primeros cien días pueden haber apuntalado la confianza pública y detenido el más drástico de los problemas, los segundos cien días cambiaron el rostro de América para los siguientes sesenta años.

    La Ley Bancaria de 1935 fue la revisión de mayor alcance de las leyes bancarias desde la creación del Sistema de la Reserva Federal en 1914. Anteriormente, los bancos regionales de reserva, particularmente el Banco de la Reserva de Nueva York —controlado por las poderosas familias Morgan y Rockefeller— habían dominado la formulación de políticas en la Reserva Federal. Bajo el nuevo sistema, habría una junta de gobierno de siete miembros para supervisar a los bancos regionales. Tendrían control sobre los requisitos de reserva, las tasas de descuento, la selección de miembros de la junta directiva y más. No es sorprendente que esta nueva junta mantuviera las tasas de interés iniciales bastante bajas, lo que permitió al gobierno federal tomar prestados miles de millones de dólares en efectivo adicional para financiar importantes programas de socorro y recuperación.

    En 1935, el Congreso también aprobó la Ley de Apropiación de Socorro de Emergencia, que autorizó el gasto único más grande en ese momento en la historia del país: 4.8 mil millones de dólares. Casi un tercio de esos fondos se invirtieron en una nueva agencia de socorro, TheWorks Progress Administration (WPA). Harry Hopkins, anteriormente jefe de la CWA, asumió la WPA y la dirigió hasta 1943. En ese tiempo, el programa brindó alivio laboral a más de ocho millones de estadounidenses, o aproximadamente el 20 por ciento de la fuerza laboral del país. La WPA financió la construcción de más de 2,500 hospitales, 5,900 escuelas, 570,000 millas de carretera y más. La WPA también creó el Federal One Project, que empleó aproximadamente a cuarenta mil artistas en teatro, arte, música y escritura. Produjeron murales estatales, guías, conciertos y representaciones dramáticas en todo el país (Figura 26.3.3). Adicionalmente, el proyecto financió la colección de historias orales, incluidas las de ex esclavos, lo que proporcionó una valiosa adición a la comprensión de la vida de esclavos por parte de la nación. Por último, la WPA también incluyó a la Administración Nacional de la Juventud (YA), que proporcionó empleos de trabajo-estudio a más de 500 mil estudiantes universitarios y cuatro millones de estudiantes de secundaria.

    Un mural representa a tres trabajadores industriales dedicados a diversas tareas.
    Figura 26.3.3: Pintado por artistas financiados por el Federal One Project, esta sección de Ohio, un mural ubicado en la oficina de correos de Bellevue, Ohio, ilustra una escena industrial ocupada. Los artistas pintaron las comunidades donde vivían, creando así visiones de granjas, fábricas, vida urbana, celebraciones de cosecha, y más que aún reflejan la vida y obra de esa época. (crédito: Administración de Progreso de Obras)

    Haga clic y explore:

    Explore la colección Born in Slavery para examinar los relatos personales de ex esclavos, registrados entre 1936 y 1938, como parte del Proyecto Federal de Escritores de la WPA.

    Con la implementación del Segundo Nuevo Trato, Roosevelt también creó la actual red de seguridad social del país. La Ley del Seguro Social estableció programas destinados a ayudar a los más vulnerables: los adultos mayores, los desempleados, los discapacitados y los jóvenes. Incluía un fondo de pensiones para todos los jubilados, excepto los trabajadores domésticos y los agricultores, lo que por lo tanto dejó a muchas mujeres y afroamericanos más allá del alcance de sus beneficios, mayores de sesenta y cinco años, que se pagarían a través de un impuesto sobre la nómina tanto para el empleado como para el empleador. Relacionado con esta ley, el Congreso también aprobó una ley sobre el seguro de desempleo, que se financiará con un impuesto a los empleadores, y programas para madres solteras, así como para las personas ciegas, sordas o discapacitadas. Cabe señalar que algunos elementos de estas reformas fueron sacados de los detractores de Roosevelt Coughlin y Townsend; la popularidad de sus movimientos le dio al mandatario más apalancamiento para impulsar este tipo de legislaciones.

    En beneficio de los trabajadores industriales, Roosevelt promulgó la Ley Wagner, también conocida como Ley Nacional de Relaciones Laborales. Las protecciones que anteriormente se otorgaban a los trabajadores bajo la NIRA se perdieron inadvertidamente cuando la Suprema Corte derribó la ley original debido a mayores preocupaciones regulatorias, dejando a los trabajadores vulnerables. Roosevelt buscó rescatar esta importante pieza de legislación laboral, haciéndolo con la Ley Wagner. La ley creó la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) para proteger una vez más el derecho de los trabajadores estadounidenses a sindicalizarse y negociar colectivamente, así como para proporcionar un vehículo federal para que se escuchen los agravios laborales. Aunque rotundamente criticada por el Partido Republicano y los dueños de fábricas, la Ley Wagner resistió varias impugnaciones y finalmente recibió la sanción constitucional por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos en 1937. La ley recibió el fuerte apoyo de John L. Lewis y el Congreso de Organizaciones Industriales que desde hace mucho tiempo habían buscado la protección gubernamental del sindicalismo industrial, desde que se separaron de la Federación Americana del Trabajo en 1935 por disputas sobre si organizar a los trabajadores por líneas artesanales o industriales. Tras la aprobación de la ley, Lewis inició una campaña publicitaria generalizada instando a los trabajadores industriales a unirse a “el sindicato del presidente”. La relación fue mutuamente beneficiosa para Roosevelt, quien posteriormente recibió el aval del sindicato United Mine Workers de Lewis en las elecciones presidenciales de 1936, junto con una considerable contribución de campaña de 500.000 dólares. La Ley Wagner estableció permanentemente los derechos y protecciones de los trabajadores asegurados por el gobierno de sus empleadores, y marcó el inicio del apoyo político del trabajo al Partido Demócrata.

    Los diversos programas que conformaron el Segundo Nuevo Trato se enumeran en la siguiente tabla (Cuadro 26.3.1).

    Cuadro 26.3.1: Programas Clave del Segundo Nuevo Trato
    Legislación del Nuevo Trato Años Promulgados Breve descripción
    Ley de Normas Laborales Justas 1938—hoy Salario mínimo establecido y semana laboral de cuarenta horas
    Administración de Seguridad en Granjas 1935—hoy Brinda a los agricultores pobres programas de educación y apoyo económico
    Corporación Federal de Seguros de Cultivos 1938—hoy Asegura cultivos y ganado contra pérdida de ingresos
    Ley Nacional de Relaciones Laborales 1935—hoy Derecho reconocido de los trabajadores a sindicalizarse y negociar colectivamente
    Administración Nacional de la Juventud 1935—1939 (parte de WPA) Empleo a tiempo parcial para estudiantes universitarios y de secundaria
    Administración de Electrificación Rural 1935—hoy Provee servicios públicos a las zonas rurales
    Ley del Seguro Social 1935—hoy Ayudas a jubilados, desempleados, discapacitados
    Programa de Productos Superávit 1936—hoy Provee alimentos a los pobres (aún existe en el programa de Cupones de Alimentos)
    Administración del Progreso de Obras 1935—1943 Programa de empleo (incluyendo artistas y jóvenes)

    LAS PIEZAS FINALES

    Roosevelt ingresó a las elecciones presidenciales de 1936 en una ola de popularidad, y venció al opositor republicano Alf Landon por un voto casi unánime del Colegio Electoral de 523 a 8. Creyendo que es su momento de mayor apoyo público, Roosevelt optó por exigir una medida de venganza contra la Corte Suprema de Estados Unidos por desafiar sus programas y presionarlos para que no impugnaran sus más recientes disposiciones de Second New Deal. Para ello, Roosevelt creó el oficiosamente denominado “Plan de Empaque de la Corte Suprema” e intentó empacar a la corte a su favor ampliando el número de jueces y agregando otros nuevos que apoyaron sus puntos de vista. Su plan era agregar una justicia por cada justicia actual mayor de setenta años que se negó a renunciar. Esto le habría permitido sumar seis jueces más, ampliando la bancada de nueve a quince. La oposición fue rápida y minuciosa tanto de la Suprema Corte como del Congreso, así como de su propio partido. El posterior retiro del juez Van Devanter de la corte, así como la muerte súbita del senador Joe T. Robinson, quien defendió el plan de Roosevelt ante el Senado, casi señalaron la derrota de Roosevelt. Sin embargo, aunque nunca recibió el apoyo para realizar estos cambios, Roosevelt pareció tener éxito en intimidar políticamente a los jueces actuales para que apoyaran sus nuevos programas, y ellos ratificaron tanto la Ley Wagner como la Ley del Seguro Social. Nunca más durante su presidencia la Suprema Corte derribaría ningún elemento significativo de su New Deal.

    Roosevelt no tuvo tanto éxito en abordar el creciente déficit de la nación. Cuando ingresó a la presidencia en 1933, Roosevelt lo hizo con creencias fiscales tradicionalmente sostenidas, incluida la importancia de un presupuesto equilibrado para mantener la confianza pública en las operaciones del gobierno federal. No obstante, las severas condiciones económicas de la depresión convencieron rápidamente al presidente de la importancia del gasto gubernamental para crear empleos y alivio para el pueblo estadounidense. Como comentó a una multitud en Pittsburgh en 1936, “Equilibrar nuestro presupuesto en 1933 o 1934 o 1935 habría sido un crimen contra el pueblo estadounidense. Para ello... debimos haber tenido que poner nuestro rostro contra el sufrimiento humano con indiferencia insensible. Cuando los estadounidenses sufrieron, nos negamos a pasar por el otro lado. La humanidad fue lo primero”. No obstante, tras su exitosa reelección, Roosevelt anticipó que la economía se recuperaría lo suficiente a finales de 1936 como para que pudiera reducir el gasto para 1937. Esta reducción en el gasto, esperaba, frenaría el déficit. A medida que se desarrollaban los primeros meses de 1937, las esperanzas de Roosevelt parecían apoyadas por la instantánea económica más reciente del país. La producción, los salarios y las ganancias habían regresado a los niveles anteriores a 1929, mientras que el desempleo se encontraba en su tasa más baja de la década, pasando del 25 por ciento al 14 por ciento. Pero tan pronto Roosevelt recortó el gasto cuando golpeó una recesión. Dos millones de estadounidenses estaban recién sin trabajo ya que el desempleo aumentó rápidamente en un 5 por ciento y la producción industrial disminuyó en un tercio. Las líneas de pan comenzaron a construirse nuevamente, mientras los bancos se preparaban para cerrar.

    Los historiadores continúan debatiendo las causas de esta recesión dentro de una depresión. Algunos creen que el temor al aumento de impuestos obligó a los propietarios de fábricas a reducir la expansión planificada; otros culpan a la Reserva Federal por endurecer la oferta monetaria de la nación. Roosevelt, sin embargo, culpó de la recesión a su decisión de reducir significativamente el gasto del gobierno federal en programas de ayuda laboral como el WPA. Varios de sus asesores más cercanos, entre ellos Harry Hopkins, Henry Wallace y otros, le instaron a adoptar la nueva teoría económica que asoló el económico británico John Maynard Keynes, quien argumentó que el gasto deficitario era necesario en las economías capitalistas avanzadas para mantener el empleo y estimular al consumidor gastos. Convencido de la necesidad de tal enfoque, Roosevelt pidió al Congreso en la primavera de 1938 gastos adicionales de socorro de emergencia. El Congreso autorizó de inmediato 33 mil millones de dólares para proyectos de trabajo de PWA y WPA. Si bien la Segunda Guerra Mundial proporcionaría el ímpetu final para una recuperación económica duradera, la disposición de Roosevelt para adaptarse en 1938 evitó otro desastre.

    Roosevelt firmó la última pieza sustancial de la legislación del New Deal en el verano de 1938. La Ley de Normas Laborales Justas estableció un salario mínimo federal —en ese momento, cuarenta centavos por hora— una semana laboral máxima de cuarenta horas (con una oportunidad de cuatro horas adicionales de trabajo con salarios de horas extras), y prohibió el trabajo infantil para los menores de dieciséis años. Roosevelt no sabía que la guerra pronto dominaría su legado, pero ésta demostró ser su última pieza importante de legislación económica en una presidencia que cambió el tejido del país para siempre.

    EN EL ANÁLISIS FINAL

    El legado del New Deal se ve en parte en el vasto aumento del poder nacional: El gobierno federal aceptó la responsabilidad de la estabilidad económica y prosperidad de la nación. En retrospectiva, la mayoría de historiadores y economistas juzgan que ha sido un tremendo éxito. El New Deal no solo estableció estándares mínimos para salarios, condiciones de trabajo y bienestar general, sino que también permitió que millones de estadounidenses se aferraran a sus hogares, granjas y ahorros. Se sentaron las bases para una agenda de influencia ampliada del gobierno federal sobre la economía que continuó a través del “trato justo” del presidente Harry Truman en la década de 1950 y el llamado del presidente Lyndon Johnson para una “Gran Sociedad” en la década de 1960. El estado New Deal que abrazó su responsabilidad por el bienestar de los ciudadanos y demostró estar dispuesto a utilizar su poder y recursos para difundir la prosperidad de la nación duró bien entrada la década de 1980, y muchos de sus principios persisten hoy. Muchos también estarían de acuerdo en que la estabilidad económica de posguerra de la década de 1950 encontró sus raíces en las influencias estabilizadoras introducidas por la seguridad social, la estabilidad laboral que proporcionaban los contratos sindicales y los programas federales de hipotecas de vivienda introducidos en el New Deal. El ambiente del oeste americano en particular, se benefició de proyectos de New Deal como el programa de Conservación de Suelos.

    Aún así, los programas de Roosevelt también tuvieron sus críticos. Tras el ascenso conservador iniciado por el candidato presidencial Barry Goldwater en 1964, y más frecuentemente asociado con la era Ronald Reagan de la década de 1980, los críticos del estado de bienestar señalaron a la presidencia de Roosevelt como el inicio de una pendiente resbaladiza hacia el derecho y la destrucción de la espíritu individualista sobre el que presumiblemente Estados Unidos se había desarrollado en el siglo XIX y principios del XX. Si bien el crecimiento del PIB entre 1934 y 1940 se acercó a un promedio de 7.5 por ciento, más alto que en cualquier otro período de tiempos de paz en la historia de Estados Unidos, los críticos del New Deal señalan que el desempleo aún rondaba el 15 por ciento en 1940. Si bien el New Deal resultó en algunas mejoras ambientales, también inauguró una serie de proyectos masivos de infraestructura, como la presa Grand Coulee en el río Columbia, que tuvieron graves consecuencias ambientales. Y otras deficiencias del New Deal fueron obvias y deliberadas en su momento.

    Afroamericanos bajo el Nuevo Trato

    Los críticos señalan que no todos los estadounidenses se beneficiaron del New Deal. Los afroamericanos en particular quedaron fuera, con discriminación manifiesta en las prácticas de contratación dentro de los programas federales de empleo, como CCC, CWA y WPA. El NRA fue criticado a menudo como el programa “Negro Run Around” o “Negros arruinados de nuevo”. Además, la AAA dejó a campesinos arrendatarios y aparceros, muchos de los cuales eran negros, sin apoyo alguno. Incluso el Seguro Social excluía originalmente a las trabajadoras domésticas, una fuente primaria de empleo para las mujeres afroamericanas. Ante tales críticas al principio de su administración, Roosevelt emprendió algunos esfuerzos para asegurar una medida de igualdad en las prácticas de contratación para las agencias de auxilio, y las oportunidades comenzaron a presentarse para 1935. La WPA finalmente empleó a 350,000 afroamericanos anualmente, lo que representa casi el 15 por ciento de su fuerza laboral. Al cierre del CCC en 1938, este programa había empleado a más de 300,000 afroamericanos, aumentando el porcentaje negro de su fuerza laboral del 3 por ciento al inicio a casi el 11 por ciento al cierre. De igual manera, en 1934, la PWA comenzó a exigir que todos los proyectos gubernamentales bajo su ámbito contrataran a afroamericanos utilizando una cuota que reflejara su porcentaje de la población local que estaba siendo atendida. Adicionalmente, entre varios proyectos importantes de WPA, el Federal One Project incluyó un programa de alfabetización que finalmente llegó a más de un millón de niños afroamericanos, ayudándolos a aprender a leer y escribir.

    En el tema de las propias relaciones raciales, Roosevelt tiene un legado mixto. Dentro de su Casa Blanca, Roosevelt contaba con varias designaciones afroamericanas, aunque la mayoría estaban en cargos menores. Extraoficialmente, Roosevelt se basó en el asesoramiento del Consejo Federal de Asuntos Negros, también conocido como su “Gabinete Negro”. Este grupo incluía a un joven economista de Harvard, el Dr. Robert Weaver, quien posteriormente se convirtió en el primer secretario de gabinete negro de la nación en 1966, como Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del presidente Lyndon Johnson. Aubrey Williams, el director de la NYA, contrató a más administradores negros que cualquier otra agencia federal, y los nombró para supervisar proyectos en todo el país. Una figura clave en la NYA fue Mary McLeod Bethune (Figura 26.3.4), una destacada educadora afroamericana intervenida por Roosevelt para actuar como directora de la División de Asuntos Negros de la NYA. Bethune había sido vocera y educadora durante años; con este papel, se convirtió en una de las principales consejeras afroamericanas del presidente. Durante su presidencia, Roosevelt se convirtió en el primero en nombrar a un juez federal negro, así como el primer comandante en jefe en promover a un afroamericano a general de brigada. Lo más destacado es que se convirtió en el primer presidente en hablar públicamente contra el linchamiento como una “vil forma de asesinato colectivo”.

    Una fotografía representa a Mary McLeod Bethune, Eleanor Roosevelt y varios otros en la inauguración de Midway Hall.
    Figura 26.3.4: Esta foto de Eleanor Roosevelt y Mary McLeod Bethune (segunda desde la izquierda) fue tomada en la inauguración de Midway Hall, un edificio federal para albergar a trabajadoras del gobierno afroamericano. Bethune a veces fue criticada por trabajar con quienes estaban en el poder, pero su disposición a construir alianzas contribuyó al éxito en la recaudación de dinero y apoyo para sus causas.

    MI HISTORIA: MARY MCLEOD BETHUNE SOBRE LA J

    La democracia es para mí, y para doce millones de afroamericanos, una meta hacia la que nuestra nación está marchando. Es un sueño y un ideal en cuya última realización tenemos una fe profunda y duradera. Para mí, se basa en el cristianismo, en el que confiamos con confianza nuestro destino como pueblo. Bajo la guía de Dios en esta gran democracia, estamos saliendo de las tinieblas de la esclavitud a la luz de la libertad. Aquí se ha brindado a mi raza [la] oportunidad de avanzar de un pueblo 80 por ciento analfabeto a un pueblo 80 por ciento alfabetizado; de la pobreza abyecta a la propiedad y operación de un millón de granjas y 750 mil hogares; de la desfranquicia total a la participación en el gobierno; de la condición de bienes muebles a reconocidos contribuyentes a la cultura estadounidense.

    Cuando Mary McLeod Bethune pronunció estas palabras, habló en nombre de una raza de ciudadanos estadounidenses para quienes la Gran Depresión fue mucho más que dificultades económicas. Para los afroamericanos, la Depresión volvió a exponer el racismo y la desigualdad que agarró a la nación económica, social y políticamente. Su trabajo como miembro del “Gabinete Negro” oficioso del presidente Franklin Roosevelt, así como Directora de la División de Asuntos Negros para la Nueva York, le brindó la oportunidad de avanzar en las causas afroamericanas en todos los frentes, pero especialmente en el área de alfabetización negra. Como parte de la WPA más grande, también influyó en programas de empleo en los sectores de las artes y la obra pública, y rutinariamente tenía oídos del presidente en asuntos relacionados con la justicia racial.

    Haga clic y explore:

    Escucha este clip de audio de Eleanor Roosevelt entrevistando a Mary McLeod Bethune. Al escucharla hablando con Bethune y ofreciéndole su apoyo, queda claro lo convincente que era la inmensamente popular primera dama al hablar de programas de interés personal cercano para ella. ¿Cómo cree que esto habría sido recibido por los partidarios de Roosevelt?

    No obstante, a pesar de estos esfuerzos, Roosevelt también entendió la precariedad de su posición política. Con el fin de mantener una coalición de demócratas para apoyar sus mayores esfuerzos de socorro y recuperación, Roosevelt no podía permitirse alienar a los demócratas del sur que fácilmente podrían escapar si abogaba abiertamente por los derechos civiles. Si bien habló sobre la importancia de la legislación contra los linchamientos, nunca presionó formalmente al Congreso para que propusiera tal ley. Sí apoyó públicamente la abolición del impuesto electoral, que el Congreso finalmente logró en 1941. De igual manera, aunque los directores de agencias adoptaron cambios para garantizar oportunidades laborales para los afroamericanos a nivel federal, a nivel local, se hicieron pocos avances, y los afroamericanos permanecieron al fondo de las líneas de empleo. A pesar de tales fracasos, sin embargo, Roosevelt merece crédito por reconocer la importancia de las relaciones raciales y los derechos civiles. A nivel federal, más que ninguno de sus predecesores desde la Guerra Civil, Roosevelt se mantuvo consciente del papel que puede desempeñar el gobierno federal para iniciar importantes discusiones sobre derechos civiles, así como fomentar el desarrollo de un nuevo cuadro de líderes de derechos civiles.

    Aunque no pudo llevar a cabo amplias reformas de derechos civiles para los afroamericanos en las primeras etapas de su administración, Roosevelt pudo trabajar con el Congreso para mejorar significativamente la vida de los indios. En 1934, promulgó la Ley de Reorganización de la India (a veces denominada “Indian New Deal”). Esta ley abandonó formalmente las políticas asimilacionistas establecidas en la Ley de Severalty de Dawes de 1887. En lugar de obligar a los indios a adaptarse a la cultura estadounidense, el nuevo programa los alentó a desarrollar formas de autogobierno local, así como a preservar sus artefactos y patrimonio. John Collier, el Comisionado de Asuntos de la Oficina de la India de 1933 a 1945, defendió esta legislación y la vio como una oportunidad para corregir injusticias pasadas que la asignación y asimilación de tierras habían provocado sobre los indios. Si bien el restablecimiento de tierras tribales comunales resultaría difícil, Collier utilizó esta ley para convencer a los funcionarios federales de que devolvieran cerca de dos millones de acres de tierras controladas por el gobierno a diversas tribus con el fin de hacer avanzar el proceso. Si bien la legislación posterior circunscribió más tarde el grado en que se permitió que las tribus se autogobernaran en las reservas, el trabajo de Collier todavía se ve como un paso significativo para mejorar las relaciones raciales con los indios y preservar su patrimonio.

    Las mujeres y el nuevo trato

    Para las mujeres, las políticas y prácticas de Roosevelt tuvieron un efecto igualmente mixto. La discriminación salarial en los programas federales de empleo era desenfrenada, y las políticas de socorro alentaron a las mujeres a permanecer en casa y dejar empleos abiertos para los Esta creencia estuvo bien en línea con las normas de género de la época. Varios programas federales de auxilio prohibieron específicamente a esposos y esposos tanto dibujar trabajos como relevos de la misma agencia. La WPA se convirtió en la primera agencia específica de New Deal en contratar abiertamente a mujeres, específicamente viudas, mujeres solteras y esposas de maridos discapacitados. Si bien no participaron en proyectos de construcción, estas mujeres sí emprendieron proyectos de costura para proporcionar cobijas y ropa a hospitales y agencias de auxilio. De igual manera, varias mujeres tomaron parte en los diversos proyectos de arte Federal One. A pesar de las obvias limitaciones de género, muchas mujeres apoyaron firmemente el New Deal de Roosevelt, tanto por sus folletos de socorro directo para mujeres como por sus oportunidades de empleo para hombres. Una de esas mujeres era Mary (Molly) Dewson. Activista desde hace mucho tiempo en el movimiento del sufragio femenino, Dewson trabajó por los derechos de las mujeres y finalmente llegó a ser la Directora de la División de Mujeres del Partido Demócrata. Dewson y Mary McLeod Bethune, la campeona nacional de educación y alfabetización afroamericana que se elevó al nivel de Directora de la División de Asuntos Negros para la NAYA, entendieron las limitaciones del New Deal, pero también las oportunidades de avance que presentaba en tiempos muy difíciles. En lugar de lamentar lo que Roosevelt no podía o no haría, sentían, y tal vez con razón, que Roosevelt haría más que la mayoría para ayudar a las mujeres y a los afroamericanos a lograr un pedazo de la nueva América que estaba construyendo.

    Entre las pocas, pero notables, las mujeres que impactaron directamente las políticas de Roosevelt se encontraba Frances Perkins, quien como Secretaria del Trabajo fue la primera mujer miembro de cualquier gabinete presidencial, y la primera dama Eleanor Roosevelt, quien fue una fuerte y pública defensora de las causas sociales. Perkins, uno de los dos únicos miembros originales del Gabinete que permanecieron con Roosevelt durante toda su presidencia, estuvo directamente involucrado en la administración del CCC, PWA, NRA y la Ley del Seguro Social. Entre varias medidas importantes, tuvo el mayor placer de defender los estatutos del salario mínimo así como la penúltima pieza de la legislación New Deal, la Ley de Normas Laborales Justas. Roosevelt llegó a confiar en los consejos de Perkins con pocas preguntas o inquietudes, y apoyó firmemente su trabajo hasta el final de su vida (Figura 26_03_Perkins).

    La fotografía (a) muestra a Molly Dewson sentada en una reunión de la Junta del Seguro Social con el presidente Arthur J. Altmeyer y George E. Bigge a su derecha. La imagen (b) muestra la portada de la revista Time con una ilustración de Frances Perkins.
    Figura 26.3.5:Después de dejar su cargo como jefa de la División de Mujeres del Partido Demócrata, Molly Dewson (a) posteriormente aceptó un nombramiento para formar parte de la Junta del Seguro Social, trabajando con sus compañeros miembros de la junta Arthur J. Altmeyer y George E. Bigge, mostrados aquí en 1937. Otra asesora influyente del presidente Franklin Roosevelt fue Frances Perkins (b), quien, como secretaria de Trabajo de Estados Unidos, adornó la portada de la revista Time el 14 de agosto de 1933.

    DEFINICIÓN AMERICANA:MOLLY DEWSON Y LAS

    En su esfuerzo por lograr que el presidente Roosevelt fuera reelegido en 1936, Dewson comentó: “No hacemos la súplica anticuada a las mujeres de que nuestra nominada es encantadora, y todo eso. Apelamos a la inteligencia de las mujeres del país. Los nuestros eran temas económicos y encontramos a las mujeres listas para escuchar”.

    Como jefa de la División de Mujeres del Comité Nacional Demócrata (DNC) en 1932, Molly Dewson demostró ser una influyente defensora del presidente Franklin Roosevelt y uno de sus asesores clave en temas relacionados con los derechos de las mujeres. Al estar de acuerdo con la primera dama Eleanor Roosevelt en que “Las mujeres deben aprender a jugar los juegos como lo hacen los hombres”, Dewson trabajó diligentemente en su cargo con la DNC para asegurar que las mujeres pudieran servir como delegadas y suplentes a las convenciones nacionales. Su enfoque, y su comprensión de que las mujeres eran lo suficientemente inteligentes como para tomar decisiones racionales, apeló mucho a Roosevelt. Sus métodos quizás no eran muy diferentes de los suyos, ya que hablaba con el público a través de sus charlas junto a la chimenea. Las impresionantes habilidades organizativas de Dewson en nombre del partido le valieron el apodo de “la pequeña general” del presidente Roosevelt.

    No obstante, Eleanor Roosevelt, más que cualquier otro individuo, llegó a representar la mayor influencia sobre el presidente; y utilizó su posición única para defender varias causas para las mujeres, los afroamericanos y los pobres rurales (Figura 26.3.6). Se casó con Franklin Roosevelt, quien era su primo quinto, en 1905 y posteriormente tuvo seis hijos, uno de los cuales murió a los siete meses de edad. Fuerte partidaria de las ambiciones políticas de su marido, Eleanor hizo campaña a su lado a través de la fallida candidatura a la vicepresidencia en 1920 y en su nombre después de que le diagnosticaran polio en 1921. Cuando descubrió cartas del romance de su esposo con su secretaria social, Lucy Mercer, el matrimonio se volvió menos de romance y más de una asociación política que continuaría —tensa a veces— hasta la muerte del presidente en 1945.

    Una fotografía muestra a Eleanor Roosevelt visitando una guardería WPA, rodeada de un pequeño grupo de adultos y varios niños.
    Figura 26.3.6: Eleanor Roosevelt viajó por el país para promover programas de New Deal. Aquí visita una guardería WPA en Des Moines, Iowa, el 8 de junio de 1936. (crédito: Biblioteca y Museo Presidencial de la FDR)

    Los historiadores coinciden en que la primera dama utilizó su presencia en la Casa Blanca, además del apalancamiento de su matrimonio fallido y el conocimiento de las infidelidades de su marido, en su beneficio. Ella promovió varias causas que el propio presidente habría tenido dificultades para defender en su momento. Desde artículos de periódicos y revistas que escribió, hasta una apretada agenda de viajes que la veía cruzar regularmente el país, la primera dama buscó recordar a los estadounidenses que su difícil situación estaba en la mente de todos los que trabajaban en la Casa Blanca. Eleanor fue tan activa en sus apariciones públicas que, para 1940, comenzó a dar conferencias de prensa regulares para responder a las preguntas de los reporteros. Entre sus primeros proyectos sustanciales estuvo la creación de Arthurdalé, una comunidad de reasentamiento para mineros de carbón desplazados en Virginia Occidental. Si bien la comunidad planificada se convirtió en una prioridad de administración a medida que avanzaban los años (finalmente se plegaron en 1940), durante siete años, Eleanor siguió comprometida con su éxito como modelo de asistencia a los pobres rurales.

    Expuesta a temas de segregación racial en el experimento de Arthurdale, Eleanor posteriormente apoyó muchas causas de derechos civiles a través del resto de la presidencia de Roosevelt. Cuando se hizo más claro que la discriminación racial era desenfrenada en la administración de prácticamente todos los programas de empleo de New Deal —especialmente en los estados del sur—, continuó presionando a su esposo para que se le diera remedio. En 1934, presionó abiertamente para que se aprobara el proyecto de ley federal contra el linchamiento que el mandatario apoyó en privado pero que no pudo refrendar políticamente. A pesar del posterior fracaso del Senado para aprobar dicha legislación, Eleanor logró concertar una reunión entre su esposo y el entonces presidente de la NAACP, Walter White, para discutir contra los linchamientos y otros llamados pertinentes a la legislación de derechos civiles.

    White fue solo uno de los invitados afroamericanos de Eleanor a la Casa Blanca. Rompiendo con precedentes, y para desdén de muchos funcionarios de la Casa Blanca, la primera dama invitó rutinariamente a prominentes afroamericanos a cenar con ella y el presidente. Más notablemente, cuando las Hijas de la Revolución Americana (DAR) se negaron a permitir que el contralto de ópera negra de renombre internacional Marian Anderson cantara en el Salón de la Constitución, Eleanor renunció a su membresía en el DAR y organizó que Anderson cantara en un concierto público en los escalones del Lincoln Memorial, seguida de su aparición en una cena de estado en la Casa Blanca en honor al rey y la reina de Inglaterra. Con respecto a las relaciones raciales en particular, Eleanor Roosevelt pudo lograr lo que su esposo —por delicadas razones políticas— no pudo: convertirse en el rostro de la administración para los derechos civiles.

    Resumen de la Sección

    A pesar de su popularidad, Roosevelt tuvo importantes críticos al final del Primer Nuevo Trato. Algunos de la derecha sintieron que había movido al país en una dirección peligrosa hacia el socialismo y el fascismo, mientras que otros de la izquierda sintieron que no había ido lo suficientemente lejos como para ayudar al pueblo estadounidense aún en apuros. Tambaleándose después de que la Suprema Corte derribó dos piezas clave de la legislación del New Deal, la AAA y la NIRA, Roosevelt empujó al Congreso a aprobar una nueva ola de proyectos de ley para proporcionar empleos, reformas bancarias y una red de seguridad social. Las leyes que surgieron —la Ley Bancaria, la Ley de Apropiación de Alivio de Emergencia y la Ley del Seguro Social— siguen definiendo hoy a nuestro país.

    Roosevelt ganó su segundo mandato en un deslizamiento de tierra y continuó presionando por una legislación que ayudara a la economía. Los programas de empleo emplearon a más de ocho millones de personas y, si bien la discriminación sistemática perjudica tanto a las mujeres como a los trabajadores afroamericanos, estos programas aún lograron que la gente volviera a trabajar. La última pieza importante de la legislación del New Deal que Roosevelt aprobó fue la Ley de Normas Laborales Justas, que establecía un salario mínimo, establecía una semana laboral máxima de horas y prohibía el trabajo infantil. Esta ley, así como el Seguro Social, todavía proporciona gran parte de la red de seguridad social en Estados Unidos hoy en día.

    Mientras críticos e historiadores continúan debatiendo si el New Deal marcó el comienzo de un cambio permanente a la cultura política del país, de una de individualismo a la creación de un estado de bienestar, ninguno niega el hecho de que la presidencia de Roosevelt expandió el papel del gobierno federal en la vida de todas las personas , generalmente para mejor. Aunque el más conservador de los sucesores presidenciales cuestionara este compromiso, la noción de algún nivel de participación gubernamental en la regulación económica y el bienestar social se había resuelto en gran medida hacia 1941. Futuros debates serían sobre el alcance y grado de esa implicación.

    Preguntas de revisión

    ¿Cuál de las siguientes afirmaciones describe con precisión a Mary McLeod Bethune?

    Fue una destacada defensora del Plan Townsend.

    Ella fue una figura clave en la NYA.

    Ella era la secretaria personal de Eleanor Roosevelt.

    Ella era organizadora laboral.

    B

    La Ley del Seguro Social tomó prestadas algunas ideas de ¿cuál de las siguientes?

    el Plan Townsend

    la División de Asuntos de Negro

    el Fideicomiso de Educación

    la NIRA

    A

    ¿Cuál fue la primera agencia New Deal en contratar mujeres abiertamente?

    la NRA

    la WPA

    la AAA

    el TVA

    B

    ¿Cuáles fueron los principales objetivos y logros del Indian New Deal?

    La Ley de Reorganización de la India, o Indian New Deal, de 1934 puso fin a las políticas establecidas en la Ley de Severalty de Dawes de 1887. En lugar de fomentar la asimilación, la nueva ley promovió el desarrollo de los indios del autogobierno local y la preservación de los artefactos y el patrimonio indios. John Collier, el Comisionado de Asuntos de la Oficina de la India, pudo usar la ley para presionar para que los funcionarios federales devolvieran casi dos millones de acres de tierras controladas por el gobierno a varias tribus.

    Preguntas de Pensamiento Crítico

    ¿Hasta qué punto fue la abrumadora victoria de Franklin Roosevelt en las elecciones presidenciales de 1932 un reflejo de sus propias ideas de cambio? ¿Hasta qué punto representaba el descontento público con la falta de respuestas de Herbert Hoover?

    ¿A quién ayudó menos el New Deal? ¿Qué penurias siguieron sufriendo estos individuos? ¿Por qué los programas de Roosevelt no tuvieron éxito en el alivio de sus adversidades?

    ¿Franklin Roosevelt tuvo éxito en combatir la Gran Depresión? ¿Cómo afectó el New Deal a las futuras generaciones de estadounidenses?

    ¿Cuáles fueron las diferencias clave entre el Primer Nuevo Trato y el Segundo Nuevo Trato? En general, ¿qué se propuso lograr cada New Deal?

    ¿Qué retos enfrentó Roosevelt en su trabajo a favor de los afroamericanos? ¿Qué impacto tuvo el New Deal en última instancia en las relaciones raciales?

    Glosario

    Seguridad Social
    una serie de programas diseñados para ayudar a los más vulnerables de la población —los desempleados, los mayores de sesenta y cinco años, las madres solteras y los discapacitados— a través de diversos programas de pensiones, seguros y ayudas
    Plan de empaque de la Corte Suprema
    El plan de Roosevelt, tras ser reelecto, de empacar a la Suprema Corte con seis jueces adicionales, uno por cada juez de más de setenta años que se negó a renunciar
    Administración del Progreso de Obras
    un programa dirigido por Harry Hopkins que proporcionó empleos a más de ocho millones de estadounidenses desde su inicio hasta su cierre en 1943

    This page titled 26.3: El Segundo Nuevo Trato is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.