Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.4: Las Américas y Colón

  • Page ID
    103837
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Desembarco de Colón
    Figura: Cristóbal Colón es representado en la rotonda del edificio del Capitolio de Estados Unidos, aterrizando en las Indias Occidentales, en una isla que los nativos llamaron Guanahani el 12 de octubre de 1492.

    Cuando tus padres estaban en la escuela, la Historia del Mundo Moderno y la Historia de Estados Unidos solían comenzar en 1492, con el “descubrimiento” de América por parte del italiano Cristoforo Colón. Incluso hoy en día, las historias típicas de América tienden a considerar el momento del desembarco de Colón el 12 de octubre de 1492, como un punto de inflexión significativo. Algunos siguen considerando a Colón como un explorador heroico mientras que otros lo consideran como un monstruo y lo acusan de genocidio deliberado. El contacto europeo con las Américas fue un acontecimiento trascendental, pero la historia es un poco más complicada de lo que suele representarse. Este capítulo agregará detalles a las historias tradicionales de la conquista y colonización del “Nuevo Mundo”.

    Poblaciones mundiales en 1500

    Una de las cosas más importantes que hay que saber es que en 1500, las poblaciones de Europa, África y América eran bastante similares. Las poblaciones europeas y asiáticas se habían recuperado sustancialmente de las plagas de los dos siglos anteriores y estaban en aumento. Asia continental dominó. China lideró al mundo con 125 millones de personas, seguida de India con cerca de 90 millones. Europa y África tenían alrededor de 80 millones cada uno, y las Américas probablemente tenían una población total de alrededor de 65 millones. Es importante entender que en vísperas del encuentro de Europa con las Américas, sus poblaciones eran muy similares. Esta paridad demográfica cambió muy rápidamente, como pronto veremos.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué crees que las historias de Colón siguen siendo polémicas?
    • ¿Por qué es importante que Europa, África y las Américas tuvieran poblaciones de tamaño similar justo antes del contacto?

    Como se describe en la Introducción, las personas que viven en las Américas habían estado separadas de Eurasia durante casi 12 mil años, desde el final de la Edad de Hielo. Durante este período, los nativos americanos experimentaron su propia revolución agrícola casi al mismo tiempo que los africanos y eurasiáticos, pero en lugar de domesticar ganado, caballos, ovejas, cabras, cerdos y pollos —que no eran nativos de las Américas— desarrollaron ciertas plantas, creando tres de las los cinco principales cultivos básicos actuales: maíz, papa y yuca, así como plantas adicionales como pimientos picantes, tomates, frijoles, cacao y tabaco.

    Pirámide de Kukulcán
    Figura: La pirámide de Kukulcán en Chichén Itzá

    Los suministros confiables, almacenables y básicos de alimentos son una condición previa necesaria para el asentamiento a largo plazo y el crecimiento de la población, es decir, la creación de ciudades. Al igual que los europeos, africanos y asiáticos, una vez que crearon un suministro de alimentos confiable, los nativos estadounidenses construyeron ciudades notables, especialmente en América Central y del Sur. Desde el sur de la península de Yucatán de México hasta Guatemala, los mayas desarrollaron una sociedad compleja que alcanzó su florecimiento más intenso durante su “Período Clásico” (250 CE-900 CE). Sin embargo, para cuando llegaron los españoles, los mayas vivían en ciudades-estado independientes más separadas, aparentemente habiendo abandonado algunos de sus templos y estructuras más impresionantes como Chichén Itzá en Yucatán. Esto llevó a una interpretación de que la sociedad original sufrió un colapso parcial en algún momento alrededor del 900 d.C., debido a las disputas entre estas ciudades separadas.

    Sin embargo, una topografía más extensa utilizando tecnología láser recientemente desarrollada ha revelado que las ciudades-estado nunca estuvieron tan separadas durante el período Clásico; hay nuevas estructuras y edificios que se revelan a través de esta nueva investigación, mostrando que el área maya probablemente estaba más poblada que calculado previamente. Para apoyar a tal población, los mayas utilizaron campos de regadío criados, creando canales y nuevamente, investigaciones más recientes han revelado que criaron cierto tipo de peces para usar como fertilizante, además de plantas acuáticas y algas. En las zonas montañosas, los mayas escalonaron las laderas para proporcionar áreas planas para la siembra.

    La religión y el gobierno se entrelazaron en la sociedad maya, y las historias de dioses y diosas fueron fundamentales en la construcción de templos y la determinación de los mejores tiempos para plantar y cosechar. La historia de origen maya, Popul Vuh, es sorprendentemente similar a la que se encuentra en el Libro Judeocristiano del Génesis. El maíz y el dios relacionado con el maíz fueron la principal preocupación para la religión y la sociedad mayas. Para registrar sus creencias y dirigir su compleja sociedad, los mayas desarrollaron un lenguaje escrito basado en 800 jeroglíficos que representaban diferentes sílabas. También desarrollaron un sistema de números de base 20 que incluía “cero” siglos antes de que el concepto fuera introducido en Europa occidental. La precisión de las matemáticas mayas, junto con la importancia de las estrellas y planetas para sus creencias religiosas, permitieron que los mayas estuvieran más avanzados que los europeos en astronomía y desarrollaran un calendario más exacto.

    Las creencias religiosas mayas incluían raspar y redecorar sus templos cada sesenta años. Un famoso calendario tallado utilizado para calcular el tiempo preciso para esta renovación y otras ceremonias clave terminaron el 21 de diciembre de 2012, llevando a muchos a creer que los mayas habían predicho el fin del mundo. En realidad, parece que los astrónomos simplemente se habían quedado sin espacio en ese calendario en particular.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Es significativo que varias culturas precolombinas no estaban en su apogeo cuando llegaron los europeos?
    • ¿Cómo altera la existencia de un lenguaje escrito cómo pensamos del nivel de civilización de las personas?
    Cabeza Olmeca
    Figura: Una Cabeza Olmeca de 1.8 metros de altura procedente de San Lorenzo, tallada en basalto, 1200—900 a.C.

    Más al norte en el México actual, los olmecas estuvieron entre los primeros en formar una sociedad compleja: tallaron impresionantes estatuas que incluían grandes cabezas de piedra hace unos 3.000 años. Otra sociedad construyó las estructuras de Teotihuacán entre el 100 a. C. y el 750 d.C. Las cercanas capitales gemelas de la Triple Alianza Mexica de Tenochtitlán y Texcoco, construidas en la década de 1320 en el Valle de México, tenían cada una más de 200 mil habitantes cuando fueron encontradas por primera vez por los españoles, haciéndolas tan grandes como París y Milán, las ciudades más pobladas de Europa en ese momento. Tenochtitlán fue construido en una isla en el lago Texcoco y estaba conectado a la orilla del lago por una serie de calzadas.

    Chinampas
    Figura: Mapa del Valle de México cuando llegaron los españoles, mostrando las chinampas aledañas a Tenochtitlán y en Xochimilco, donde algunas persistieron hasta la actualidad

    Los aztecas urbanos tenían mucha gente que alimentar. Rodearon su capital isleña de Tenochtitlán con plantadores elevados llamados chinampas en plataformas flotantes en el lago Texcoco. Esta técnica permitió a los agricultores aztecas controlar cuidadosamente la fertilidad del suelo y el riego. Los aztecas estaban tan preocupados por la calidad del agua, crearon un dique al otro lado del lago que separaba el agua dulce alrededor de su ciudad de las aguas salobres del lago principal hacia el oriente; y bebieron agua traída a la ciudad a través de un acueducto de manantiales en los cerros con vista al lago. Los aztecas apoyaron a seis personas por acre utilizando chinampas en el siglo XV. En comparación, el cultivo intensivo de arroz chino, la técnica agrícola más exitosa conocida en Europa y Asia, soportó solo alrededor de una persona por acre al mismo tiempo.

    Terrazas alrededor del Lago Titicaca
    Figura: Terrazas antiguas que rodean el lago Titicaca

    Tiwanaku, ubicado cerca de las orillas del lago Titicaca en lo que hoy son las tierras altas bolivianas, fue construido hace unos 3,500 años. Sus 30 mil habitantes desarrollaron una técnica agrícola llamada agricultura de campo inundada y cubrieron los cerros alrededor del lago con terrazas amuralladas. Siglos después, los incas mantuvieron y expandieron en miles de millas cuadradas estas granjas escalonadas a lo largo de los Andes para lograr un nivel de producción agrícola similar al de los aztecas. Por ejemplo, alrededor del lago Titicaca en Bolivia había terrazas que se elevaban desde la elevación junto al lago de 12,500 pies (casi 3,700 metros). Salpicando las laderas orientales de los Andes se encontraban ciudades como la capital inca en Cusco y sus pueblos y pueblos cercanos, que también estaban rodeados de granjas escalonadas, muchas de las cuales todavía están en uso hoy en día. Estas terrazas no solo fueron construidas e irrigadas a mano a altitudes extremadamente altas, sino que el guano de las islas costeras a cientos de kilómetros de distancia fue transportado por caminos incas bien construidos para fertilizar las granjas andinas. Muchas de estas ciudades nativas han sido escondidas y sus edificios y terrazas destrozadas por árboles de la selva tropical en los últimos cinco siglos. Machu Picchu, un asentamiento más pequeño ubicado en un pico de montaña a unas sesenta millas de Cusco, solo fue encontrado por occidentales en 1911. El hecho de que no hubiera sido descubierto por los españoles proporcionó una imagen más clara de cómo los incas habían organizado sus asentamientos, con terrazas para la agricultura y edificios hechos de piedra sin costura utilizando grandes bloques de roca tallada, muy superiores a la mayoría de la mampostería europea en ese momento.

    Machu Picchu
    Figura: Vista del tramo residencial de Machu Picchu

    Las sociedades complejas en las Américas no se limitaban solo a los aztecas, mayas e incas. En Colombia hay evidencia de grandes ciudades ceremoniales construidas en las tierras altas del norte cerca de la costa caribeña antes de la llegada de los españoles, mientras que otros grupos indígenas construyeron complejos sistemas de riego en las tierras bajas justo al lado de la costa caribeña. El Muisca en el altiplano oriental de la actual Colombia, se asentó a gran altura, alrededor de 8000 pies (2600 metros) sobre el nivel del mar. Cultivaron maíz y quinua en los extensos valles planos entre las montañas, controlaban extensos depósitos de sal y comercializaron sal por oro, esmeraldas, frutas y otros productos de las tierras bajas con grupos indígenas vecinos. Su arquitectura era impresionante, pero construida con enormes troncos de árboles en lugar de piedra, por lo que ningún ejemplo sobrevivió a la conquista española.

    Los muisca no desarrollaron un sistema de escritura como los mayas y los aztecas, sino que mantuvieron rituales y creencias religiosas centradas en el culto a los antepasados y la sacralidad de sus reyes. Cada año, en un lago ceremonial redondo a las afueras de la actual Bogotá, el rey Muisca se empolvó en polvo de oro y se zambulló en las aguas como rito de purificación para los dioses. Esta práctica es el origen del mito de El Dorado, el “Hombre de Oro”, buscado por los españoles en sus primeras exploraciones. Con el tiempo, españoles como Coronado llegaron a creer que buscaban una ciudad de oro, que nunca encontraron.

    Pregunta para Discusión

    ¿Por qué son tan impresionantes los sistemas agrícolas nativos?

    Los nativos de Norteamérica también se asentaron en sociedades complejas en diversas regiones, basadas principalmente en el cultivo de maíz, arroz silvestre, calabaza y calabazas y en el manejo del medio ambiente para promover el éxito de los animales de caza. La tradicional cena de Acción de Gracias de Estados Unidos y Canadá celebra las comidas nativas de América del Norte, incluido el pavo. A lo largo del río Mississippi y sus afluentes, los indígenas vivían principalmente en aldeas pero ocasionalmente se reunían en ciudades y construyeron montículos como los que se encuentran en Cahokia. Los algonquinos e iroqueses eran semi-sedentarios, viviendo en lo que hoy es el norte del estado de Nueva York y el sur de Quebec y Ontario. Para el momento del contacto con los europeos, los iroqueses habían formado una confederación de cinco tribus principales. Los Ojibwe y Dakota también eran semi-sedentarios, viviendo en asentamientos en la región occidental de los Grandes Lagos y en el borde de las Grandes Llanuras septentrionales. Al momento del contacto con los europeos, los Dakota dominaban las Llanuras, donde aprovechaban las grandes manadas de búfalos como fuente de proteínas, ropa y vivienda, mientras recolectaban arroz silvestre y cultivaban maíz y calabaza para obtener carbohidratos. Muchos habitantes de los bosques norteamericanos también desarrollaron la savia del arce como fuente clave de azúcar.

    Por supuesto, toda esta agricultura y construcción de ciudades y civilización estaba ocurriendo en las Américas sin que nadie en Europa, Asia o África lo supiera. Aunque NO es cierto que todos creyeran que el mundo era plano hasta que llegó Colón, algunos europeos no estaban claros sobre el tamaño real de la Tierra, la existencia de los continentes americanos y el Océano Pacífico. Pero no todos los europeos desconocían que había algo valioso al otro lado del Atlántico. Es importante darse cuenta de que la exploración europea no COMIENZÓ con Colón. Alrededor del 1000 d.C., quinientos años antes de que el explorador italiano se dispusiera a descubrir una nueva ruta comercial a Asia para España, exploradores nórdicos de Europa e Islandia habían establecido presencia en Groenlandia. La colonia Groenlandia duró cuatrocientos años y fue una base para la exploración y asentamiento aún más al oeste. Leif Erikson, hijo del líder de la colonia Groenlandia, Erik the Red, inició una colonia en lo que hoy es el norte de Terranova. Durante mucho tiempo, los historiadores pensaron que las afirmaciones escandinavas sobre una colonia norteamericana llamada Vinland eran solo cuentos populares patrióticos. Pero en 1978, los arqueólogos descubrieron un sitio llamado L'Anse aux Meadows que data de alrededor del 1000 d.C. El asentamiento era algo más que un campamento de pescadores: los ocho edificios incluyen una herrería y una sala de hilatura que incluye artefactos que sugieren que las mujeres vivieron allí y tejieron telas para sus familias.

    mapa de Skalholt
    Figura: 1570 mapa de Skálholt, Islandia, que muestra ubicaciones de Groenlandia y Norteamérica visitadas por vikingos.

    La Pequeña Edad de Hielo fue un período de enfriamiento global que golpeó el Atlántico Norte particularmente duro a partir de la década de 1430. La navegación se volvió cada vez más peligrosa y a medida que la temporada agrícola se vio acortada por inviernos más largos y severos, la colonia Groenlandia fue abandonada a principios del 1400, y sin una base en Groenlandia los vikingos no pudieron sostener una colonia norteamericana. También se enfrentaron a una fuerte oposición de los nativos a los que llamaban Skraelings, quienes según las sagas vikingas eran feroces guerreros. Este mapa hecho en Islandia en 1570 identifica el área en la latitud de Terranova como Skralinge Land. Al norte de eso se encuentra Markland (tierra de bosques) y Helleland (tierra de piedras planas), luego Groenlandia. Y en un mapa más reciente de Groenlandia, de 1747, se pueden ver los nombres de antiguos asentamientos vikingos así como un canal que se creía que una vez había atravesado la isla. El texto del mapa dice: “Se dice que estas calles [sic] antes eran transitables, pero ahora están encerradas con hielo”. A ambos lados de Groenlandia, el mapa dice “La Costa es en su mayor parte inaccesible por razón de montañas flotantes y fijas de hielo”.

    Antigua Groenlandia

    Los libros de texto tienden a enfatizar el deseo europeo de oro y plata, y encontrar metales preciosos fue muy importante para exploradores como los conquistadores. Pero no debemos subestimar el miedo de los europeos a la hambruna, especialmente durante la Pequeña Edad de Hielo. Incluso antes del viaje de Colón, pescadores vascos y portugueses visitaban regularmente los Grandes Bancos frente a la costa de Terranova para capturar bacalao. Un relato de 1497 de Giovanni Caboto (otro explorador italiano que anglicizó su nombre a John Cabot) afirmó que el bacalao era tan abundante en la costa de América del Norte que los pescadores europeos casi podían caminar de barco en barco sobre sus espaldas. El bacalao salado sigue siendo un elemento importante de la cocina tradicional portuguesa, aunque hoy en día obtienen su pescado de Noruega. Las pesquerías eran originalmente un secreto comercial muy guardado, pero para cuando Colón hizo su famoso viaje eran bien conocidas, y como el bacalao generalmente se secaba en bastidores en tierra antes de ser llevado de regreso a Europa, Colón y su tripulación probablemente no fueron los primeros europeos en tocar tierra en las Américas después de que los asentamientos vikingos hubieran sido abandonados.

    Bacalao

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué los historiadores tendían a no creer las historias del asentamiento vikingo en Vinland hasta hace poco?
    • ¿Por qué los europeos estaban tan interesados en navegar a través del Atlántico para pescar bacalao?

    La promesa de Colón de encontrar una ruta marítima hacia Asia interesó a monarcas europeos como Fernando e Isabella porque las rutas comerciales terrestres hacia Asia se estaban volviendo más difíciles y costosas. El colapso del Imperio mongol a finales del siglo XIII y las plagas del siglo XIV aumentaron el peligro percibido de los viajes por tierra. Colón no había podido interesar a Portugal en su propuesta, porque Bartolomeu Dias ya había descubierto una ruta a Asia alrededor del fondo de África. Por otro lado, España se había unificado recientemente con el matrimonio del rey Fernando de Aragón y la reina Isabel de Castilla, y los monarcas acababan de concluir la Reconquista y expulsaron a musulmanes de Granada, su último reino en la península ibérica.

    Vale la pena considerar que a medida que volvían sus intereses hacia afuera, los españoles llevaban casi 800 años en guerra. Su guerra a favor de la religión y la gloria continuaría en el Nuevo Mundo. También vale la pena señalar que los inventos que desataron esta nueva era de exploración y construcción del imperio, como el timón de poste de fuerza, la brújula, la pólvora y la imprenta, fueron todos inventos chinos que encontraron su camino a Europa a través de una red de comercio internacional ya existente dominada por árabes comerciantes, que estaba a punto de volverse verdaderamente global con el encuentro europeo de las Américas.

    Colón llegó al Caribe el 12 de octubre de 1492, y exploró hasta finales de diciembre. Su buque insignia, el Santa María, encalló en La Española el 25 de diciembre y tuvo que ser abandonado. Con permiso del jefe local, Colón dejó atrás a 39 marineros en un asentamiento que llamó La Navidad. Regresó a Europa con dos barcos, unos pocos nativos taínos cautivos, algo de oro y especímenes de especies del Nuevo Mundo como pavos, piña y tabaco. Al llegar a Barcelona a mediados de marzo, Colón fue celebrado como un héroe.

    A menudo se menciona que Colón creía que había llegado a Asia, y sí hizo esa afirmación en su extravagante “Carta sobre el primer viaje”. Pero este documento era el informe del explorador a sus patrocinadores reales, y Colón deseaba mucho que se le enviara de vuelta de nuevo. Colón escribió “La Española es un milagro... tanto fértil como hermoso... los puertos son increíblemente buenos y hay muchos ríos anchos, la mayoría de los cuales contienen oro”. Ya sea que Colón entendiera o no que estaba informando sobre tierras previamente desconocidas para los europeos, definitivamente entusiasmó a sus lectores por los lugares que había visitado.

    Cuatro viajes de Colón

    Cuando otros exploradores europeos llegaron a América quedaron igualmente asombrados. La gente de toda Europa lee emocionantes cuentas de viajeros como el best-seller de Amerigo Vespucci de 1504, Mundus Novus, que en realidad acuñó el término Nuevo Mundo y dejó claro para cualquiera que aún pudiera estar confundido, que estas tierras no eran Asia sino un continente previamente desconocido. Al igual que Colón, los exploradores llevaron de regreso a Europa no solo relatos de testigos presenciales de civilizaciones adineradas, sino muestras de plantas nativas, animales y personas cautivas.

    Colón regresó al Caribe en 1493 con 17 barcos, 1,200 hombres, y según sus diarios, “semillas y esquejes para la siembra de trigo, garbanzos, melones, cebollas, rábanos, ensaladeras, vides de uva, caña de azúcar y piedras frutales para la fundación de huertos”. Otros cultivos del viejo mundo que prosperaron en las Américas incluyeron el café y el banano, originalmente cultivados en África y Asia, que fueron traídos de las Islas Canarias en 1516. Los españoles habían introducido el cultivo de azúcar en las Islas Canarias a principios del siglo XV, y trasplantaron cañas al paraíso tropical que sus exploradores habían descubierto al otro lado del Atlántico.

    El ganado fue entregado a los conquistadores españoles en México en 1521. La mayoría de las especies euroasiáticas significativas traídas a las Américas por exploradores y colonos europeos fueron introducidas por los españoles a principios del siglo XVI, mucho antes de que comenzara el asentamiento norteamericano. Incluso especies como los caballos salvajes del oeste americano que transformarían la cultura india de las llanuras en los siglos XVIII y XIX fueron descendientes de fugitivos de los rebaños de los conquistadores. Las Américas tenían muy pocas especies de mamíferos grandes y la mayoría no podían ser domesticadas. Casi todas las especies que los humanos han domesticado con éxito, los familiares residentes de la granja moderna, se originaron en Europa y Asia. Estos incluyen cabras, ovejas, vacas, caballos, cerdos y pollos.

    Los españoles y portugueses dominaron el primer siglo de exploración, conquista y colonización en las Américas por muchas razones. España y Portugal tenían una larga tradición de guerra de ocho siglos desde la lucha contra la Reconquista contra los moros, y estaban preparados para una mayor batalla por la gloria y la religión. El portugués también tenía una tradición marítima, que fue como Colón aprendió su oficio. Pero las dos naciones católicas también tenían una carta papal. A los españoles y portugueses se les concedió una licencia por el Papa en virtud del Tratado de Tordesillas de 1494, que otorgó todo el territorio al este del meridiano 47 a Portugal y todo al oeste del mismo a España. El Papa (Alejandro VI) que hizo este trato fue un español llamado Rodrigo Borja —su reinado era conocido por el nepotismo y la corrupción, y, a pesar de una prenda de celibato clerical, fue el padre de la famosa familia política italiana conocida por envenenar a sus enemigos, los Borgias. Los portugueses recibieron el oriente, porque ya estaban estableciendo colonias en las costas este y oeste de África. A los españoles se les asignó el oeste desconocido, que resultó ser más grande de lo que nadie hubiera esperado. El Papa no concedió nada a ningún otro reino europeo. Este tipo de corrupción en el Vaticano ayudó a motivar a reformadores como Martín Lutero hacia lo que se convirtió en la Reforma Protestante.

    Planisferio cantino
    Figura: Mapa de 1502 que muestra la línea trazada por el Tratado de Tordesillas recortando América del Sur.
    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué los monarcas españoles estaban interesados en financiar el viaje de Colón pero a los portugueses no?
    • ¿Qué causó que los europeos se entusiasmaran tanto con las tierras recién descubiertas?
    • ¿Por qué los españoles y portugueses dominaron la colonización temprana?

    El intercambio colombino

    Los historiadores llaman a la transferencia de plantas y animales que comenzó con el encuentro entre Europa y las Américas después de 1492 el Intercambio Colombiano. Las direcciones de estas transferencias biológicas y sus efectos en los ambientes y las personas de Europa y América dieron forma al mundo moderno en el que vivimos. El maíz, la papa y la yuca estadounidenses alimentaron a poblaciones europeas, africanas y asiáticas en crecimiento, lo que permitió la construcción de nuevas ciudades e industrias. Los animales europeos como cerdos, ovejas, pollos y ganado vacuno prosperaron en las Américas, lo que permitió tanto a los nativos americanos como a los europeos agregar y mantener proteínas animales a sus dietas y eventualmente expandir sus poblaciones. Pero antes de que la mayoría de los indígenas tuvieran la oportunidad de beneficiarse de las nuevas fuentes de alimentos introducidas por los europeos, fueron abatidos por la transferencia en gran parte accidental de virus y bacterias de Europa a América, lo que provocó la muerte de al menos el 90% de la población nativa americana.

    Cuando los eurasiáticos prehistóricos comenzaron a vivir en estrecho contacto con las especies que domesticaban, las personas se vieron afectadas casi tanto como los animales que guardaban. La mayoría de las principales enfermedades de la humanidad se originaron en animales y se cruzaron de especies domesticadas a sus guardianes humanos. La tos ferina y la influenza provinieron de cerdos; sarampión y viruela del ganado bovino; malaria y gripe aviar de pollos. Las personas que domesticaron estas especies y vivieron con los animales durante generaciones co-evolucionaron con ellos. Las enfermedades animales se volvieron supervivientes cuando las personas desarrollaron anticuerpos e inmunidad. Sin la protección heredada de que gozan la mayoría de los eurasiáticos y africanos, incluso una enfermedad infantil rutinaria como la varicela fue inicialmente devastadora para los nativos americanos, quienes no tenían animales domesticados y por lo tanto poco adquirieron inmunidad a estas enfermedades.

    La introducción de una enfermedad en una zona sin inmunidad heredada se denomina epidemia de suelo virgen. Tales epidemias habían ocurrido en Eurasia, cuando los romanos extendieron la viruela a las poblaciones que conquistaron, y en Europa cuando los mongoles en expansión introdujeron la peste bubónica, la Peste Negra que mató probablemente a la mitad de la población de Europa en el siglo XIV, reduciendo el mundo población en alrededor de cien millones. Las epidemias de suelos vírgenes se extendieron por las Américas cuando exploradores y colonos introdujeron enfermedades euroasiáticas a los nativos americanos. Las enfermedades euroasiáticas que atacaron a las poblaciones nativas incluyeron viruela, sarampión, varicela, influenza, tifus, cólera, tifoidea, difteria, peste bubónica, escarlatina, tos ferina y malaria.

    Viruela
    Figura: Representación europea 1540 de aztecas que padecen viruela.

    El impacto de estas enfermedades euroasiáticas en los nativos americanos fue uno de los desastres poblacionales más abruptos y severos de la historia de la humanidad. Incluso la Peste Negra no mató a un porcentaje tan grande de europeos, y cuando las enfermedades recurrían en Europa, generalmente mataban a sus víctimas durante un lapso de tiempo mucho más largo debido a la inmunidad heredada de las poblaciones europeas. Las poblaciones nativas americanas no tenían tales salvaguardias y la enfermedad se propagó de manera virulenta. Por ejemplo, había más de un millón de personas viviendo en la isla caribeña de La Española en 1492 cuando Colón dejó a sus 39 marineros en La Navidad. Para 1548, solo quedaban 500 nativos vivos. 999.500 personas habían desaparecido en poco más de 50 años.

    Las poblaciones de otras islas caribeñas como Cuba fueron igualmente aniquiladas. Sociedades enteras desaparecieron, y esto no solo fue una tragedia para las culturas que desaparecieron. La reducción de las poblaciones nativas inició un ciclo de violencia que se volvió central en la historia de las Américas. Una vez que no quedaban nativos para trabajar en las plantaciones azucareras europeas, los africanos esclavizados —que tenían una inmunidad adquirida similar a la de los europeos— fueron considerados cruciales para la supervivencia de la economía azucarera de las Indias Occidentales.

    La mayor densidad poblacional de América Central y del Sur permitió que las enfermedades contagiosas se propagaran más rápidamente allí. Las carreteras muy transitadas en el centro de México ayudaron a propagar enfermedades más allá de las áreas a las que habían llegado los exploradores españoles. Se acabaron ciudades que nunca habían visto a un hombre blanco. La población del corazón azteca bajó de unos 25 millones en vísperas de la conquista española en 1519 a poco menos de 17 millones una década después. Uno de cada tres nativos murió en apenas diez años. Después de otra década la población azteca se redujo a cerca de 6 millones. Tres de cada cuatro personas en el mundo azteca desaparecieron en 20 años. Imagina escribir una lista de tus 10 amigos y familiares más cercanos, y luego tachar siete nombres al azar. Para 1580, el imperio azteca había sido vaciado a menos de 2 millones de personas, desde un punto de partida de 25 millones. Tachar a dos más — estás abajo a un amigo.

    Ciudad de México 1524
    Figura: 1524 Mapa español de la Ciudad de México, construido sobre Tenoctitlán.

    La despoblación de las Américas es uno de los desastres poblacionales más significativos de la Tierra, tanto en su peaje humano como en los cambios que trajo consigo. A lo largo de los años, como cabría esperar, ha habido mucha controversia sobre lo sucedido. Los críticos del colonialismo español (muchos de ellos españoles, como el sacerdote Bartolomé de las Casas) han acusado a los españoles de atrocidades en lo que se ha dado a conocer como “la Leyenda Negra”. Para defenderse, los colonialistas acusaron a los imperios azteca e inca de atrocidades propias y han enfatizado el apoyo que los conquistadores recibieron de los rivales indígenas de estos imperios. Los libros de texto suelen reflejar algunos de estos sesgos, uno, por ejemplo, menciona que “Supuestamente, entre 20 mil y 80 mil hombres, mujeres y niños fueron sacrificados en una sola ceremonia en 1487” como sacrificio en un templo de la capital azteca de Tenochtitlán. Esta afirmación puede o no ser cierta, pero aunque lo sea, compárela con las muertes de más de 20 millones de hombres, mujeres y niños que siguieron a la invasión española de las tierras aztecas del centro de México.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué las poblaciones nativas eran tan susceptibles a las enfermedades europeas?
    • ¿Cómo afectó la enfermedad la capacidad de las sociedades nativas para resistir a los invasores europeos?
    Figura: 1550 ilustración muestra Cortés reuniéndose por primera vez con Moctezuma con Malintzin a su lado para traducir.

    Las historias de exploración tradicionales europeas o eurocéntricas americanas suelen presentar la victoria de los españoles sobre los aztecas como ejemplo de la superioridad de los europeos sobre los indios salvajes. La realidad es mucho más compleja. Cuando Cortés exploró el centro de México, se encontró con una región a fuego lento con conflictos nativos. Lejos de estar unificados y contentos bajo el dominio azteca, muchos pueblos en México resentían a los señores supremos de Tenochtitlán y estaban listos para rebelarse. Cortés también fue auxiliado por una mujer nahua esclavizada, Malintzin (también conocida como La Malinche o Doña Marina, su nombre español), a quien los nativos de Tabasco le dieron como esclavo tributo. Además de hablar nahua y maya, Malintzin aprendió rápidamente español y tradujo para Cortés en sus tratos con el emperador azteca Moctezuma.

    Malintzin también (voluntariamente o bajo presión) entabló una relación física con Cortés. Su hijo, Martín, fue uno de los primeros “mestizos” (personas de ascendencia mixta indígena americana y europea) en Hispanoamérica. Malintzin sigue siendo una figura polémica en la historia del Mundo Atlántico. Algunos la ven como una traidora porque ayudó a Cortés a conquistar a los aztecas, mientras que otros la ven como una víctima del imperialismo europeo cuyas opciones eran muy limitadas. En cualquier caso, demuestra una manera en la que los pueblos originarios respondieron a la llegada de los españoles. Sin ella, Cortés no habría podido comunicarse, y sin el puente lingüístico, seguramente habría tenido menos éxito en desestabilizar al Imperio azteca. Por este y otros medios, los nativos ayudaron a dar forma a la conquista de las Américas.

    Caminos Incas
    Figura: Caminos incas, la extensión del imperio, y ciudades incas tomadas por los españoles

    El Imperio Inca en los Andes sufrió la misma suerte. El 90% de los sudamericanos murieron, y empezaron a morir ANTES de que los invasores blancos llegaran en 1532, lo que causó confusión y consternación. Cuando Pizarro cruzó los Andes con ochenta conquistadores, encontró el caos social. Huayna Capac, el líder inca que había extendido triunfalmente el imperio a Chile y Ecuador, había muerto de viruela en 1527. Sus dos hijos libraron una brutal guerra civil por el control del imperio, el hijo menor Atahualpa finalmente derrotó y asesinó a su hermano mayor Huáscar. La guerra civil exacerbó los efectos de las epidemias, y la debilidad de la reducida población inca le dio a Pizarro la oportunidad que necesitaba para capturar y matar a Atahualpa en 1533, comenzando el fin del imperio inca.

    Aunque los conquistadores enfocaron gran parte de su energía en América Central y del Sur, también trajeron enfermedades a Norteamérica. Después de ayudar a Pizarro a conquistar el Inca, Hernando De Soto aterrizó una expedición en Florida en 1539 y exploró territorio ahora en los estados de Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Tennessee, Alabama, Mississippi y Oklahoma. Dondequiera que iba, el conquistador informó que la tierra estaba “densamente asentada con grandes pueblos”.

    De Soto no se quedó mucho tiempo. Murió de fiebre en Luisiana en 1542, y aunque la región fue visitada por algunos misioneros, no volvió a ser considerada seriamente por los europeos hasta que el aristócrata francés, La Salle, viajó por el río Mississippi en 1670. Donde De Soto había visto pueblos fortificados, La Salle no vio ninguno. Toda la región había sido vaciada por las enfermedades que acompañaban a De Soto y sus hombres, y había regresado al desierto. El explorador francés reportó viajar cientos de millas sin pasar por un solo pueblo. Los historiadores en realidad desconocían hasta hace poco que el sur de Estados Unidos alguna vez había estado densamente poblado antes de la llegada de los contagiosos exploradores y misioneros españoles.

    Los invasores españoles no habían infectado deliberadamente a los nativos con todas estas enfermedades (los europeos todavía no tenían idea en este momento de cómo funcionaban los virus o las bacterias), pero se apresuraron a aprovechar las oportunidades que brindaba el caos social y la debilidad militar de las sociedades nativas en crisis. Tanto en México como en Perú, los conquistadores encontraron aliados entre diferentes grupos indígenas que a menudo se consideraban vencedores, con ayuda española, y no al revés. Aún así, a los pocos años, los españoles se apoderaron de las capitales de los imperios Inca y Azteca, insertándose en las primeras posiciones en los gobiernos preexistentes. Se mantuvieron patrones de tributo, así como el borrador laboral de la mita inca, aunque ahora la mano de obra se dedicaría a las minas de plata y no solo a los proyectos de carreteras, riego y construcción.

    Como lo habían estado en España durante la Reconquista, los conquistadores fueron recompensados por el servicio militar con encomiendas. Desde una palabra raíz que significa “confiar”, las encomiendas eran concesiones de territorio capturado y de las personas que vivían en él, a quienes el encomendero era teóricamente responsable de traer a la comunidad cristiana. Esta técnica había sido utilizada en España para hacer un seguimiento de los musulmanes conquistados y asegurarse de que no retrocedieran después de sus conversiones forzadas. En Hispanoamérica, había un énfasis mucho mayor en gravar y trabajar a los nuevos campesinos, en lugar de conducirlos a la religión.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Malintzin era heroína o villano en su colaboración con Cortés?
    • ¿Cómo se vieron afectadas las regiones alejadas de los principales puntos de contacto europeos? ¿Cómo te imaginas que fue para los nativos?
    • ¿Qué herramientas utilizaron los colonizadores para organizar el trabajo nativo?

    Europa

    Como se mencionó anteriormente, los cultivos básicos estadounidenses fueron adoptados con éxito por los agricultores en Europa, proporcionando una nutrición mejor y más confiable que provocó un auge poblacional. Los nuevos alimentos como las papas fueron tan importantes para prevenir las hambrunas cíclicas que regularmente golpean Europa, que se convirtieron en un tema clave en el clásico de Adam Smith, Sobre la riqueza de las naciones. Muchas especies de plantas desarrolladas por los nativos americanos siguen siendo cruciales para la economía mundial, incluyendo no solo el maíz, las papas y la yuca, sino también los tomates, las batatas, el cacao, los chiles, el caucho natural, el tabaco y la vainilla. La quinina, un medicamento elaborado a partir de la corteza del árbol de cinchona peruano, fue eficaz para tratar la malaria y ayudó a abrir los trópicos africanos y asiáticos a la colonización europea. Las plantas euroasiáticas como el azúcar, la soja, las naranjas, los plátanos y el arroz (que probablemente llegaron a América desde África junto con mujeres esclavizadas que eran expertas en cultivarlo) también se cultivaron extensamente en las Américas para su envío rentable a los mercados europeos. Las exportaciones de cultivos nativos y trasplantados ayudaron a alimentar a las ciudades en crecimiento y, a mediados del siglo XVIII, liberaron a los trabajadores agrícolas para ingresar a las nuevas industrias de Europa. Sin alimentos nativos americanos económicos y abundantes, podría no haber habido Revolución Industrial.

    Potosí
    Figura: La primera imagen de Potosí publicada en Europa en 1553.

    Al igual que los portugueses en su exploración de África, los españoles también estaban interesados en encontrar fuentes de oro y plata para el comercio europeo. A pesar de que nunca encontraron a El Dorado, el “hombre dorado” que se expandió en leyendas a una ciudad de oro, los europeos sí encontraron una buena cantidad de oro. Y encontraron aún más plata. Por ejemplo, la ciudad boliviana de Potosí, ubicada en los Andes a una elevación de 13,420 pies (más de 4 mil metros), sigue teniendo la mayor población de cualquier ciudad a esa altitud. Potosí fue establecido por los españoles en 1542 en el sitio de un pueblo minero nativo de larga data al pie del Cerro Rico, que es una montaña literal de plata. Potosí tiene una población actual de alrededor de 165 mil, casi idéntica a la población de la ciudad en 1660, cuando el centro minero de gran altitud era más grande que Sevilla, Madrid o Roma, y cuando la población combinada de TODAS las colonias europeas en América del Norte era de sólo unas 75 mil.

    Potosí hoy
    Figura: Potosí hoy

    Las monedas de plata españolas llamadas “piezas de ocho” del Cerro Rico y de minas similares en Zacatecas, México, eran tan abundantes que se convirtieron en la moneda internacional de Europa y gran parte de Asia. Cada año entre 1566 y 1815, una flota del tesoro navegaba de Acapulco a Manila cargada de plata para el comercio en China e India. Otra flota transportaba no sólo metales preciosos sino especias y costosas cerámicas chinas adquiridas en Asia desde Veracruz hasta España.

    Una vez más, los productos originarios de las Américas fueron un estímulo para la Revolución Industrial. Sin el dinero acuñado de la plata y el oro de América Latina, podría no haber habido un boom comercial global para financiar la industrialización europea. Y la historia de Potosí aún no ha terminado. Aunque la mayor parte de la plata de fácil extracción fue sacada de la montaña hace siglos, el Cerro Rico sigue siendo trabajado por niños bolivianos cuya historia se cuenta en el galardonado documental, The Devil's Miner, que puedes ver en la web si te interesa aprender más.

    Pregunta para Discusión

    ¿Cuáles fueron los principales efectos económicos del colonialismo español en Europa?

    Mestizos

    Debido a que la mayoría de los españoles en el Nuevo Mundo eran soldados varones en las primeras décadas de la conquista, las mujeres fueron tomadas, a menudo por la fuerza, de comunidades nativas para ser esposas y amantes. Un nativo inca de alto rango llamado Felipe Guaman Poma de Ayala escribió al Rey de España alrededor de 1600, quejándose de que los españoles se están llevando a todas las mujeres indias en edad fértil, por lo que el lugar estaba siendo inundado de mestizos que no estaban obligados a trabajar como lo estaban los indios. Peor aún, los padres no estaban apoyando a sus hijos ilegítimos, y “si un español roba a cuatro mujeres indias para hacer pequeños mestizos, él sobornará a los jueces y se negará a reconocer su paternidad”, dejando su apoyo al Estado. “Los españoles deberían vivir como cristianos”, argumentó Guaman, “casándose con mujeres de igual estatus y dejando solas a las pobres mujeres indias para que puedan tener hijos indios”.

    La mayoría de los países de América Latina están construidos sobre poblaciones mixtas o mestizas; tanto es así que en la década de 1700, los colonos intentaron hacer distinciones entre todos los diversos tipos de personas que creían conformaban sus sociedades, para “probar” a la Corona española que existía un sistema lógico de castas en el colonias. Si bien estas distinciones eran algo arbitrarias y a menudo se usaban para mantener el poder del grupo en la cima, a la larga muchas de estas poblaciones mixtas euroamericanas han desarrollado fuertes identidades étnicas. Un proceso similar ocurrió en Nueva Francia, el Quebec de hoy en Canadá. En 1663 sólo había unos veinticinco cientos franceses en la provincia. La mayoría de ellos eran viajeros, comerciantes de pieles que se adentraban en los bosques del norte para hacer su fortuna. Los viajeros frecuentemente se casaban con mujeres indias locales, y sus descendientes canadienses ahora son reconocidos como un grupo etnocultural distinto llamado Métis.

    Pintura Casta
    Figura: Una pintura “casta” de la América española colonial, que muestra la variedad de supuestas divisiones sociales creadas por la mezcla étnica.

    El sistema social de castas desarrollado en América Latina se basó tanto en la sangre como en el origen. En la cima estaban los peninsulares, españoles nacidos en España (en la Península Ibérica), quienes fueron nombrados para casi todos los cargos administrativos importantes en el gobierno y para los más altos cargos clérigos (arzobispos y obispos). A continuación fueron criollos (criollos), españoles nacidos en las colonias. Constituían la élite terrateniente, a menudo descendientes de los encomenderos originales, y eran la gran mayoría de la clase mercante y algunos del clero superior. Debajo de ellos había mestizos, gente de raza mixta, que trabajaban como artesanos y en el clero inferior, o cultivaban sus propias pequeñas explotaciones o las fincas de terratenientes criollos. Los indios estaban por debajo de los mestizos, y aunque a menudo manejaban sus propias comunidades (bajo la supervisión de sacerdotes misioneros), el tributo y las obligaciones laborales les obligaban a trabajar en la economía asalariada gestionada por los españoles. Posteriormente, cuando los colonos comenzaron a importar esclavos africanos, se desarrollaron nuevas designaciones como mulato y zambo para describir a los hijos de uniones negro-blanco y negro-indio. Estas nuevas poblaciones “mixtas” a menudo jugaron el mismo papel en la economía y la sociedad que los mestizos, aunque se ubicaban más cerca de las regiones azucareras a las que inicialmente se traía a los africanos esclavizados.

    Los portugueses inicialmente estaban más interesados en dominar las rutas comerciales en el Océano Índico, por lo que en su mayoría ignoraron su nueva posesión en Brasil hasta que los hugonotes franceses —cristianos protestantes que huían de la Francia católica— intentaron establecer una colonia cerca de la actual Río de Janeiro a mediados del siglo XVI. Para entonces, los portugueses habían visto a los españoles llegar a ser exitosos cultivando caña de azúcar en el Caribe. El azúcar, que los españoles y portugueses habían aprendido a cultivar y procesar en Oriente Medio durante las Cruzadas, ya se cultivaba con mano de obra africana esclavizada en plantaciones rentables en las colonias insulares de Portugal frente a la costa africana. Empresarios portugueses trajeron caña y esclavos a Brasil y establecieron plantaciones a lo largo de la costa norte. Para entonces, la Iglesia Católica había prohibido la esclavización de los indios, pero no de los africanos. Los brasileños nativos no establecieron las sociedades complejas que se encuentran en México, Centroamérica y Sudamérica andina, por lo que en realidad era más difícil “conquistarlas”, ya que escaparon más profundamente en las selvas y bosques interiores. No obstante, los portugueses ya habían establecido colonias y lazos comerciales en África, que pronto suministraron mano de obra esclavizada a las plantaciones de azúcar.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué los españoles estaban tan interesados en la “sangre pura” y los diversos grados de etnia en sus colonias?
    • ¿Cuáles fueron los cuatro principales niveles de condición de casta en la sociedad colonial?
    Elmina
    Figura: 1563 Ilustración portuguesa de África, con su castillo en Elmina.

    Como se describió en el capítulo anterior, la esclavitud era un elemento tradicional en todas las sociedades mundiales, incluidas las de África, pero los europeos rápidamente captaron la utilidad de haber esclavizado a los africanos en las comunidades europeas porque les sería más difícil integrarse con la población local. El comercio de azúcar estimuló la trata de esclavos, así como las nociones europeas de superioridad racial para justificar la esclavización de personas con pieles más oscuras.

    A mediados del siglo XVI en Europa, la riqueza española comenzó a causar problemas. Los ricos nobles españoles se casaron en familias aristocráticas como los Habsburgo austríacos. En 1519 (ese mismo año Cortés atacó a Tenochtitlán y Magallanes se dispuso a dar la vuelta a la Tierra) el nieto de Fernando e Isabel, Carlos V, se convirtió en emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Carlos también fue rey de España y (por matrimonio) Portugal, lo que le dio el control legal de todas las colonias americanas. Cuando su esposa Isabella murió en 1555, Carlos se quedó inconsolable. Abdicó en 1556 y se retiró a un monasterio, dejando a su hermano menor Fernando a cargo del Sacro Imperio Romano Germánico en Europa y a su hijo Felipe II bajo el control de España, Portugal y sus posesiones (incluyendo los “Países Bajos españoles” en la costa europea).

    Armada Española
    Figura: Montaje británico de los acontecimientos de 1588 incluyendo batalla marítima con la Armada Española y la reina Isabel (en la orilla, a la izquierda) reuniendo a las tropas,

    A pesar de que Felipe II fue llamado “El prudente”, y también fue brevemente rey de Inglaterra mientras estaba casado con la reina (Bloody) Mary, después de que ella muriera en 1558, perdió el control de la rebelde República Protestante Holandesa y España se declaró en quiebra cinco veces. Los problemas financieros de España se debían en parte a deudas que el padre de Felipe Carlos V había acumulado como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Después de la muerte de la reina María, Felipe le propuso matrimonio a su sucesora, Isabel I, quien lo rechazó. El padre de Isabel, el rey Enrique VIII, había separado la Iglesia de Inglaterra de Roma en la década de 1530, luego de una disputa con el Papa por la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón, hija de Fernando e Isabel y tía de Carlos V. Felipe apoyó la afirmación de María Reina de Escocia ante los británicos trono, pero cuando fue ejecutada en 1587, Felipe decidió invadir y devolver Inglaterra al catolicismo.

    En 1588, la Armada española organizada por Felipe se vio obstaculizada por el mal tiempo en el Canal de la Mancha y luego derrotada por la Royal Navy británica, que no perdió barcos mientras que España perdió cinco antes de retirarse. Durante la retirada, la mayor parte de la marina española fue destruida por tormentas, dejando a los británicos en control del Atlántico. Más tarde ese mismo año una flota inglesa navegó hacia el puerto de Cádiz, quemó 200 barcos españoles y se fue con el envío anual de plata. Fue el comienzo del fin del Imperio español como una gran potencia europea.

    Poblanas
    Figura: Mujeres del México del siglo XIX, vestidas con el vestido “China Poblana” que originalmente era contrabando de China.

    Otra razón por la que España no dominó permanentemente la economía europea fue que durante siglos la mayor parte de la plata que enviaron desde Perú y México terminó en China, donde la plata era la base de la economía más grande de la tierra. Impulsada por el dominio económico de China, la población asiática aumentó de 60% de la población mundial a 67% entre 1500 y 1800. Además de los Mings en China, los mogoles en la India gobernaban un imperio de 150 millones de personas, y estaban muy interesados en expandir el comercio con Occidente. La India también fue altamente productiva; entre los dos imperios, Asia producía el 80% de todos los bienes del mundo. A pesar de que en este capítulo nos estamos concentrando en las complejidades del Mundo Atlántico y la intersección de África, Europa y América, hasta mediados del siglo XVIII, es importante recordar que China e India dominaron el comercio y la industria mundiales.

    Las sedas chinas y el algodón indio eran los textiles de mejor calidad y de menor costo del mundo, y la ropa hecha con ellas se usaba en todo el mundo, incluso en las colonias de España donde la ley exigía que las personas comerciaran solo con el país de origen. El traje nacional de México se llama la China Poblana; originalmente era un vestido de seda de contrabando que usaban las mujeres de los pueblos. Los británicos estaban tan intimidados por los textiles asiáticos que impusieron aranceles para tratar de proteger a sus propios tejedores de ser expulsados del negocio. El mercantilismo, en el que las colonias servían al país de origen como mercado y fuente de materias primas en una economía cerrada, en realidad no era un sistema económico primitivo que evolucionara hacia el capitalismo de libre mercado, era un intento de proteger a los comerciantes británicos y europeos de una libre internacional ya existente mercado en el que con demasiada frecuencia eran los perdedores ante las potencias asiáticas dominantes.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Cómo afectó la política dinástica en Europa a las colonias americanas?
    • ¿Por qué Asia era tan importante para la América colonial?

    Fuente Primaria Suplemento #1: Descubrimiento de América de Leif Ericsson, de la saga de Eric el Rojo, 1387.

    Biarni Heriulfsson salió de Groenlandia en visita a Earl Eric, por quien fue bien recibido. Biarni dio cuenta de sus viajes [mientras perdió en el mar en una niebla durante varios días, aparentemente aterrizó en América] cuando vio las tierras, y la gente pensó que le había faltado empresa, ya que no tenía reporte que dar sobre estos países; y el hecho le trajo reproche. Biarni fue nombrado uno de los hombres del conde, y salió a Groenlandia el verano siguiente. Ahora se hablaba mucho de viajes de descubrimiento. Leif, hijo de Eric el Rojo, de Brattahlid, visitó a Biarni Heriulfsson y compró un barco de él, y recogió una tripulación, hasta que formaron en conjunto una compañía de treinta y cinco hombres. Leif invitó a su padre, Eric, a convertirse en el líder de la expedición, pero Eric declinó, diciendo que luego fue golpeado en años, y agregando que era menos capaz de soportar la exposición de la vida marina de lo que había sido. Leif respondió que, sin embargo, sería el que estaría más apto para traer buena suerte y Eric cedió a la solicitud de Leif, y cabalgó desde casa cuando estaban listos para navegar.

    Cuando estaba a poca distancia del barco, el caballo que montaba Eric tropezó, y fue arrojado de su espalda e hirió el pie, con lo cual exclamó: “No está diseñado para mí descubrir más tierras que aquella en la que ahora estamos viviendo, ni podemos ahora seguir más tiempo juntos”. Eric regresó a su casa en Brattahlid, y Leif siguió su camino hasta el barco con sus compañeros, treinta y cinco hombres. Una de las empresas era un alemán, llamado Tyrker. Pusieron el barco en orden; y, cuando estaban listos, navegaron hacia el mar, y encontraron primero esa tierra que Biarni y sus compañeros encontraron por última vez. Navegaron hasta la tierra, echaron ancla, y lanzaron una barca, y bajaron a tierra, y allí no vieron hierba. Grandes montañas de hielo yacían tierra adentro atrás del mar, y era como una [meseta de] roca plana desde el mar hasta las montañas de hielo; y el país les pareció completamente desprovisto de buenas cualidades. Entonces dijo: Leif “No ha pasado con nosotros en lo que respecta a esta tierra como con Biarni, que no nos hayamos topado con ella. A este país le daré ahora un nombre y lo llamaré Helluland [la tierra de las rocas planas]”.

    Regresaron al barco, salieron al mar y encontraron una segunda tierra. Volvieron a navegar a tierra, y llegaron a fondear, y lanzaron el bote, y bajaron a tierra. Se trataba de una tierra arbolada nivelada; y había amplios tramos de arena blanca donde iban, y la tierra estaba nivelada junto al mar. Entonces dijo Leif: “Esta tierra tendrá nombre según su naturaleza; y la llamaremos Markland [tierra de bosques]”. Regresaron al barco de inmediato, y navegaron sobre la principal con vientos del noreste, y salieron un día completo antes de que avistaran tierra. Navegaron hacia esta tierra y llegaron a una isla que yacía hacia el norte frente a la tierra. Allí bajaron a tierra y miraron a su alrededor, el clima estaba bien, y observaron que había rocío sobre la hierba, y sucedió que tocaron el rocío con las manos, y se tocaron las manos a la boca, y les pareció que nunca antes habían probado algo tan dulce como esto. Volvieron a subir a bordo de su barco y navegaron con cierto sonido, que yacía entre la isla y una capa, que sobresalía de la tierra del norte, y se pararon en poniente más allá del cabo. En ebb-marea, allí había amplios alcances de aguas poco profundas, y encallaron su barco allí, y estaba a una larga distancia desde el barco hasta el océano; sin embargo, estaban tan ansiosos por desembarcar que no podían esperar hasta que la marea suba debajo de su barco, sino que se apresuraron a la tierra, donde cierto río fluye de un lago. En cuanto la marea subió debajo de su barco, sin embargo, tomaron la barca y remaron hasta la nave, que transportaron río arriba, y así hacia el lago, donde echaron ancla y llevaron sus hamacas a tierra desde el barco y se construyeron allí cabañas.

    Posteriormente determinaron establecerse ahí para el invierno, y en consecuencia construyeron una casa grande. No faltaban salmones ahí ni en el río ni en el lago, y salmones más grandes de lo que jamás habían visto antes. El país por ahí parecía estar poseído de tan buenas cualidades que el ganado no necesitaría forraje allí durante los inviernos. Allí no había escarcha en los inviernos, y la hierba se marchita pero poco. Los días y noches allí eran de duración más casi igual que en Groenlandia o Islandia. En el día más corto del invierno, el sol salió entre las 7:30 y las 3:30 [lo que sugiere una latitud de unos 50°]. Cuando terminaron su casa, Leif dijo a sus compañeros: “Propongo ahora dividir nuestra compañía en dos grupos, y comenzar una exploración del país. La mitad de nuestro partido permanecerá en casa en la casa, mientras que la otra mitad investigará la tierra; y no deberán ir más allá de un punto desde el que puedan regresar a casa la misma tarde, y no deben separarse [unos de otros]. Así lo hicieron por un tiempo. Leif, él mismo, por turnos se unió a la fiesta exploradora, o se quedó atrás en la casa. Leif era un hombre grande y poderoso, y de un porte muy imponente; un hombre de sagacidad, y un hombre muy justo en todas las cosas.

    ...

    Eric el Rojo también murió ese invierno. Ahora se hablaba mucho del viaje de Leif a Vinland; y su hermano, Thorvald, sostuvo que el país no había sido suficientemente explorado. Entonces Leif le dijo a Thorvald: “Si es tu voluntad, hermano, puedes ir a Vinland con mi barco”. Y así se hizo.

    ...

    Pronto se les proporcionó una abundante y buena provisión de alimentos; pues una ballena de buen tamaño y calidad fue conducida a tierra allí, y la aseguraron, y la flencharon, y entonces no le faltaron provisiones. El ganado se volvió sobre la tierra, y los machos pronto se volvieron muy inquietos y viciosos: habían traído consigo un toro. Karlsefni hizo que los árboles fueran talados y tallados en maderas con las que cargar su nave, y la madera se colocó sobre un acantilado para que se secara. Recolectaron algo de todos los productos valiosos de la tierra: uvas, y todo tipo de caza y pescado, y otras cosas buenas. En el verano siguiente al primer invierno se descubrieron Skrellings. Una gran tropa de hombres salió del bosque. El ganado estaba duro, y el toro comenzó a bramar y rugir con un gran ruido, con lo cual los Skrellings se asustaron, y huyeron con sus manadas, donde había pieles grises, sables, y todo tipo de pieles. Huyeron hacia la vivienda de Karlsefni y buscaron efectuar una entrada a la casa; pero Karlsefni hizo que las puertas fueran defendidas [contra ellas].

    Fuente: Documentos históricos americanos, 1000-1904: con introducciones y notas. Nueva York: P.F. Collier, c1910. Los clásicos de Harvard v. 43.

    https://sourcebooks.fordham.edu/mod/1000Vinland.asp

    Fuente Primaria Suplemento #2: Un relato azteca del ataque español

    Esta fuente agrega una serie de informes escritos tempranos de autores aztecas que describen la destrucción de Tenochtitlán a manos de una coalición de ejércitos españoles e indios. Esta colección de fuentes fue ensamblada por Miguel León Portilla, antropólogo mexicano.

    Cuando Montezuma le había dado collares a cada uno, Cortés le preguntó: “¿Eres Montezuma? ¿Eres el rey? ¿Es cierto que usted es el rey Montezuma?”

    Y el rey dijo: “Sí, yo soy Montezuma”. Entonces se puso de pie para dar la bienvenida a Cortés; se adelantó, inclinó la cabeza y se dirigió a él con estas palabras: “Señor nuestro, estás cansado. El viaje te ha cansado, pero ahora has llegado a la tierra. Has venido a tu ciudad, México. Has venido aquí para sentarte en tu trono, para sentarte bajo su dosel.

    “Los reyes que han ido antes, sus representantes, la custodiaron y la conservaron para su venida. Los reyes Itzcoatl, Montezuma el Viejo, Axayacatl, Tizoc y Ahuitzol gobernaron por ti en la Ciudad de México. El pueblo estaba protegido por sus espadas y resguardado por sus escudos.

    “¿Conocen los reyes el destino de aquellos que dejaron atrás, su posteridad? ¡Si tan solo están mirando! ¡Si tan solo pueden ver lo que yo veo!

    No, no es un sueño. No estoy caminando en mi sueño. No te estoy viendo en mis sueños... ¡Por fin te he visto! ¡Te he conocido cara a cara! Estuve en agonía cinco días, durante diez días, con los ojos fijos en la Región del Misterio. Y ahora has salido de las nubes y nieblas para volver a sentarte en tu trono.

    Esto fue predicho por los reyes que gobernaron tu ciudad, y ahora se ha dado. Has vuelto a nosotros; has bajado del cielo. Descansa ahora, y toma posesión de tus casas reales. ¡Bienvenidos a su tierra, mis señores!”

    Cuando Montezuma había terminado, La Malinche tradujo su dirección al español para que el Capitán la entendiera. Cortés respondió en su lengua extraña y salvaje, hablando primero a La Malinche: “Dile a Montezuma que somos sus amigos. No hay nada que temer. Hemos querido verlo desde hace mucho tiempo, y ahora hemos visto su rostro y escuchado sus palabras. Dile que lo amamos bien y que nuestros corazones están contentos”.

    Entonces le dijo a Montezuma: “Hemos venido a tu casa en México como amigos. No hay nada que temer”.

    La Malinche tradujo este discurso y los españoles agarraron las manos de Montezuma y le dieron unas palmaditas en la espalda para mostrarle su afecto por él...

    Durante este tiempo, la gente le preguntó a Montezuma cómo debían celebrar la fiesta de su dios. Dijo: “Vístelo con todas sus galas, en todos sus ornamentos sagrados”.

    Durante este mismo tiempo, The Sun ordenó que Montezuma e Itzcohuatzin, el jefe militar de Tlatelolco, fueran hechos prisioneros. Los españoles ahorcaron a un jefe de Acolhuacán llamado Nezahualquentzin. También asesinaron al rey de Nauhtla, Cohualpopocatzin, hiriéndolo con flechas y luego quemándolo vivo.

    Por ello, nuestros guerreros estaban en guardia en la Puerta del Águila. Los centinelas de Tenochtitlan estaban parados a un lado de la puerta, y los centinelas de Tlatelolco al otro. Pero llegaron mensajeros a decirles que vistieran la figura de Huitzilopochtli. Dejaron sus puestos y fueron a vestirlo con sus sagradas galas: sus ornamentos y su ropa de papel.

    Cuando esto se había hecho, los celebrantes comenzaron a cantar sus canciones. Así celebraron el primer día de la fiesta. Al segundo día empezaron a cantar de nuevo, pero sin avisar todos fueron condenados a la muerte. Los bailarines y cantantes estaban completamente desarmados. Traían sólo sus capas bordadas, sus turquesas, sus tapones labiales, sus collares, sus racimos de plumas de garza, sus baratijas hechas de pezuñas de venado. Los que tocaban los tambores, los viejos, habían traído sus calabazas de tabaco y sus timbreles.

    Los españoles atacaron primero a los músicos, cortando sus manos y rostros hasta que los mataron a todos. También mataron a los cantantes -e incluso a los espectadores-. Esta matanza en el Patio Sagrado se prolongó durante tres horas. Entonces los españoles irrumpieron en las habitaciones del templo para matar a los demás: los que llevaban agua, o traían forraje para los caballos, o moliendo comida, o barriendo, o vigilando de pie esta obra.

    El rey Montezuma, que estaba acompañado por Itzcohuatzin y por los que habían traído comida para los españoles, protestó: “¡Nuestros señores, ya basta! ¿Qué estás haciendo? Estas personas no llevan escudos ni macanas. ¡Nuestros señores, están completamente desarmados!”

    El Sol había asesinado traicioneramente a nuestro pueblo el vigésimo día después de que el capitán partiera hacia la costa. Permitimos que el Capitán regresara a la ciudad en paz. Pero al día siguiente lo atacamos con todas nuestras fuerzas, y ese fue el comienzo de la guerra.

    Miguel LeonPortilla, ed., The Broken Spears: The Aztec Account of the Conquest of Mexico (Boston: Beacon Press, 1962), pp. 6466, 129131.

    Disponible a través del Internet History Sourcebooks Project. y The American YAWP Reader

    Fuente Primaria Suplemento #3: Bartolomé de Las Casas Describe la Explotación de los Pueblos Indígenas, 1542

    Bartolomé de Las Casas, sacerdote dominicano español, escribió directamente al Rey de España esperando nuevas leyes para evitar la brutal explotación de los nativos americanos. Los escritos de Las Casas se extendieron rápidamente por Europa y fueron utilizados como justificación humanitaria para que otras naciones europeas desafiaran el imperio colonial de España con sus propios esquemas de conquista y colonización.

    Ahora bien, esta infinita multitud de Hombres son por la Creación de Dios inocentemente simples, totalmente vacíos y reacios a todo tipo de Artesanía, Sutileza y Malicia, y Sujetos más Obedientes y Leales a sus Soberanos Nativos; y se comportan muy pacientemente, sumisa y silenciosamente hacia los españoles, a quienes son serviles y sujetos; para que finalmente vivan sin la menor sed de venganza, dejando a un lado toda litigiosidad, Conmoción y odio...

    Los nativos son capaces de la Moralidad o de la Bondad y muy aptos para recibir los principios de la Religión Católica; ni son reacios a la Civilidad y a los buenos modales..., yo mismo he escuchado a los propios españoles (que no se atreven a asumir la Confianza para negar la buena Naturaleza en ellos) declarar, que no había nada queriendo en ellos para la adquisición de la gracia eterna, pero el único Conocimiento y Comprensión de la Deidad...

    Los españoles primero asaltaron a las inocentes Ovejas, tan calificadas por el Todopoderoso, como la mayoría de los crueles tigres, lobos y leones, hambrientos, sin estudiar nada, para el espacio de Cuarenta Años, después de su primer desembarco, sino la Masacre de estos Desgraciados, a quienes tan inhumana y bárbaramente han masacrado y acosados con varios tipos de Tormentos, nunca antes conocidos, o escuchados (de los cuales tendréis algún relato en el siguiente Discurso) el de Tres Millones de Personas, que vivió en la propia Hispaniola, hay en la actualidad pero el insignificante remanente de escasos Trescientos. No, la Isla de Cuba, que se extiende hasta donde Valladolid en España está distante de Roma, yace ahora sin cultivar, como un Desierto, y sepultada en sus propias Ruinas. También se pueden encontrar las Islas de San Juan, y Jamaica, lugares grandes y fructíferos, despobladas y desoladas. Las Islas Lucayanas del Lado Norte, colindantes con La Española y Cuba, que son sesenta en número, o por ahí, junto a las, vulgarmente conocidas con el nombre de las Islas Gigantescas, y otras, las más infértiles de las cuales, superan en fecundidad el Real Jardín de Sevilla, una de las más saludables y placenteras Clima, ahora está asolado y deshabitado; y mientras que, cuando los españoles llegaron aquí por primera vez, alrededor de Quinientos Mil Hombres moraban en él, ahora están cortados, algunos por matanza, y otros violados por la Fuerza y la Violencia, para trabajar en las Minas de La Española, que era indigente de Habitantes Nativos: Por un cierta Embarcación, navegando a esta Isla, hasta el final, que la Cosecha habiendo terminado (algún buen cristiano, movido con Piedad y Piedad, emprendió este peligroso Viaje, para convertir Almas al cristianismo) las espigaciones restantes podrían recogerse, solo se encontraron Once Personas, que vi con mis propios Ojos. Hay otras islas Treinta en número, y al alza lindando con la Isla de San Juan, totalmente despobladas; todas las cuales están por encima de las Dos Mil millas de longitud, y sin embargo permanecen sin Habitantes, Nativos, o Personas.

    En cuanto a la tierra firme, ciertamente estamos satisfechos, y asegurados, de que los españoles por sus acciones bárbaras y execrables han despoblado absolutamente Diez Reinos, de mayor extensión que toda España, junto con los Reinos de Aragón y Portugal, es decir, por encima de Mil Millas, que ahora desechos de lejía y desolados, y están absolutamente arruinados, cuando como antes ningún otro País en absoluto era más poblado. No nos atrevemos a afirmar audazmente, que durante el espacio Cuarenta Años, donde ejercieron su sanguinaria y detestable Tiranía en estas Regiones, por encima de Doce Millones (computación Hombres, Mujeres y Niños) han perecido inmerecidamente; ni concibo que deba desviarme de la Verdad diciendo que por encima de Cincuenta Millones en total pagaron su última Deuda a la Naturaleza.

    Los que llegaron a estas Islas desde las partes más remotas de España, y que se enorgullecen del Nombre de los Cristianos, dirigieron dos cursos principalmente, con el fin de la Extirpación, y Exterminación de este Pueblo de la faz de la Tierra. El primero de lo cual estaba levantando una guerra injusta, sangrienta, cruel. El otro, al ponerlos a muerte, que hasta ahora, sedientos de su Libertad, o diseñó (que pretendían los Espíritus más Potentes, Extenuantes y Magnánimos) recuperar su prístina Libertad, y sacudirse los Grilletes de tan injurioso Cautiverio: Para que los quitaran en la Guerra, ninguno más que Mujeres y Niños se les permitió gozar del beneficio de ese País-Aire...

    Ahora el último fin y alcance que incitó a los españoles a esforzarse por la Extirpación y Desolación de este Pueblo, fue el Oro solamente...

    Por último, en una palabra, su Ambición y Avaricia, de las que el corazón del Hombre nunca entretuvo más grande, y la vasta Riqueza de esas Regiones; la Humildad y Paciencia de los Habitantes (que facilitó su acercamiento a estas Tierras) promovieron mucho el negocio: A quien tan despreciablemente contemonaron, que los trataron (hablo de cosas de las que fui testigo ocular, sin la menor falacia) no como Bestias, que de corazón deseé que lo hicieran, sino como el estiércol y la inmundicia más abyecta de la Tierra; y tan solícitos eran de su Vida y Alma, que el número mencionado de Personas murieron sin entendiendo la verdadera Fe o Sacramentos. Y esto también es tan realmente cierto que los _Españoles_ nunca recibieron ninguna lesión por parte de los indios, sino que más bien los reverenciaban como Personas que descendían del Cielo, hasta que se vieron obligadas a tomar Armas, provocadas a ello por repetidas Lesiones, Tormentos violentos, y Carnicerías injustas.

    Bartolomé de Las Casas, Un breve relato de la destrucción de las Indias... (Proyecto Gutenberg eBook: 2007), 9-16.

    Disponible a través de Internet Archive y The American YAWP Reader

    Atribuciones de medios


    This page titled 1.4: Las Américas y Colón is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Dan Allosso and Tom Williford (Minnesota Libraries Publishing Project) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.