Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.12: Guerra Fría

  • Page ID
    103805
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Cuando pensamos en la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, normalmente imaginamos los miles de misiles nucleares que cada nación señalaba hacia la otra y de un choque de ideologías mientras el comunismo y el capitalismo luchaban por la supremacía mundial. Un elemento definitorio de la Guerra Fría fue que no se convirtió en una guerra caliente. Ni Estados Unidos ni la URSS lanzaron ataques contra los territorios del otro. En cambio, las superpotencias apoyaron o intervinieron en los conflictos de las naciones en sus esferas de influencia. En gran medida, la Guerra Fría fue una lucha de cada superpotencia para extender su esfera de influencia y bloquear a la otra para que no hiciera lo mismo. Los soviéticos y los estadounidenses justificaron sus acciones de diversas maneras. Crear una zona de amortiguamiento para proteger la patria. Defender gobiernos afines contra una filosofía política o económica diferente. Una parte dijo que estaba protegiendo al mundo de la amenaza del imperialismo comunista totalitario y la otra dijo que estaba protegiendo al mundo del capitalismo imperialista. Curiosamente, ambos acusaron a su antagonista de ser un imperio.

    Guerra Fría mapa
    Figura: Alianzas militares europeas durante la Guerra Fría

    La Segunda Guerra Mundial en Europa estaba a punto de terminar cuando Stalin, Roosevelt y Churchill se reunieron en Yalta en febrero de 1945, pero la guerra en el Pacífico seguía en curso. Este hecho pesó mucho sobre los británicos y estadounidenses, que esperaban la ayuda soviética para derrotar a Japón. Stalin había firmado un Pacto de No Agresión con los japoneses en 1941, que ambas partes mantuvieron durante el conflicto; en Yalta, se comprometió a declarar la guerra a Japón tres meses después de la rendición alemana. A cambio, Roosevelt y Churchill acordaron esencialmente la ocupación militar soviética de Europa del Este. Resulta que este sería el comienzo de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que no se libraría directamente entre las dos superpotencias, sino a través de guerras por poderes en el mundo en desarrollo durante la mayor parte de las próximas cinco décadas.

    División de Alemania
    Figura: La zona de ocupación limita con Alemania, y las cuatro zonas de Berlín, 1947.

    La Segunda Guerra Mundial en Europa estaba a punto de terminar cuando Stalin, Roosevelt y Churchill se reunieron en Yalta en febrero de 1945, pero la guerra en el Pacífico seguía sin resolverse. Stalin había firmado un Pacto de No Agresión con Japón en 1941 que ambas partes habían mantenido durante el conflicto. Roosevelt y Churchill instaron a Stalin a unirse a ellos para derrotar al último socio alemán del Eje. Stalin accedió a declarar la guerra a Japón tres meses después de la rendición alemana. A cambio, Roosevelt y Churchill acordaron esencialmente aceptar la ocupación militar soviética de Europa del Este. A los Aliados les interesaba ganar la Segunda Guerra Mundial, pero todos estaban conscientes de que a la larga no eran aliados naturales. Después del fin de la guerra, Europa del Este y Asia serían ambas zonas de contienda entre la URSS y el “Occidente”.

    A pesar de las elecciones democráticas prometidas, para 1949 los soviéticos habían establecido estados comunistas unipartidistas que reflejaban los suyos propios en Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria. El deseo de Stalin de dominar Europa del Este como zona de amortiguamiento contra los ataques de Occidente era comprensible, dada la historia de las guerras europeas y los tremendos sacrificios de sangre y tesoro por parte de los soviéticos durante la guerra que acababa de terminar. Stalin también decidió retener el territorio polaco tomado por primera vez por sus ejércitos en 1939 cuando había sido aliado de Hitler y abogó por empujar las fronteras de Polonia más al oeste y al sur hacia lo que había sido Alemania en 1939. Y los estados bálticos que el Ejército Rojo había conquistado en 1939-1940 mientras Hitler atacaba a Francia también seguía siendo parte de la Unión Soviética.

    El primer desafío de la Guerra Fría a la paz de posguerra ocurrió en Grecia, donde partisanos comunistas y no comunistas antinazis comenzaron a luchar por el control poco después de que los alemanes se retiraran de su país a fines de 1944. Cuando terminó la guerra, este conflicto pronto se convirtió en una guerra civil en toda regla. Sin embargo, Grecia estaba fuera de la esfera de influencia de Stalin. Los británicos y los estadounidenses comenzaron a apoyar a la asediada monarquía parlamentaria contra los comunistas, que fueron derrotados en 1947. El conflicto en Grecia mostró la nueva “Doctrina Truman” de contención, bajo la cual Estados Unidos estaba dispuesto a ceder a la dominación soviética de Europa del Este, pero “contendría” la propagación de los regímenes comunistas en cualquier otro país.

    En 1946, el ex primer ministro Winston Churchill visitó al presidente Harry Truman en su estado natal de Missouri e hizo un discurso en el Westminster College. Churchill dijo que la situación en Europa se sentía como si Stalin hubiera dejado caer una “cortina de hierro” que separaba Oriente de Occidente. Fue una descripción acertada: ni los soviéticos ni los nuevos regímenes comunistas permitieron viajar libremente entre ambas partes. La división de. Europa hacia Oriente y Occidente se complicó por el acuerdo aliado para ocupar a Alemania derrotada en cuatro sectores: estadunidense, británico, francés y soviético. La capital alemana Berlín también fue dividida en cuartos por los cuatro ex aliados, a pesar de que estaba rodeada por la Alemania Oriental ocupada por los soviéticos. La división de Alemania se completó cuando la porción occidental que se une en una república federal, la Bundesrepublik Deutschland (RDA), en octubre de 1949, completa con elecciones y múltiples partidos políticos. Al mismo tiempo, Alemania Oriental se convirtió en la Deutsche Demokratische Republik (DDR), un estado satélite comunista de partido único de la Unión Soviética. Recuerdo que cuando era niño estaba confundido cuando escuché la noticia, por qué Estados Unidos era enemigo con una nación que tenía demócrata en su nombre.

    mapa de cortina de hierro
    Figura: El telón de hierro en color negro, con un punto negro que representa Berlín Occidental. Países del Pacto de Varsovia en rojo, miembros de la OTAN en azul. Países militarmente neutrales en gris. Yugoslavia, país miembro del Movimiento de los Países No Alineados, en verde. La Albania comunista rompió contactos con la Unión Soviética a principios de la década de 1960, alineándose con China después de la división chino-soviética; parece rayada con gris.

    Si bien Estados Unidos y la Unión Soviética habían sido aliados en la Segunda Guerra Mundial, la relación no duró mucho después de la derrota de Alemania y Japón. En febrero de 1946, a menos de un año del fin de la guerra, el jefe de la embajada de Estados Unidos en Moscú, George Kennan, envió un mensaje que se conoció como el largo telegrama al Departamento de Estado denunciando a la Unión Soviética. Aunque el punto principal de Kennan era que la Unión Soviética estaba interesada en expandir su poder mundial, hizo su argumento en forma de ataque al comunismo que se convirtió en un elemento regular de la retórica de la Guerra Fría. “El comunismo mundial es como un parásito maligno que se alimenta únicamente de tejido enfermo”, escribió Kennan, y “el avance constante del intranquilo nacionalismo ruso. es más peligroso e insidioso que nunca”.

    Kennan argumentó que el imperialismo ruso no había terminado con el imperio ruso y bajo los soviéticos avanzaría bajo lo que él llamó la “nueva apariencia del marxismo internacional”, aunque la URSS estaba siendo gobernada no como una democracia comunista sino como una dictadura totalitaria bajo Josef Stalin. El ideal de Marx de una “dictadura del proletariado”, donde los trabajadores convivan en tal armonía que policías y ejércitos serían innecesarios, nunca llegaron para el pueblo ruso. No podría haber cooperación entre Estados Unidos y la Unión Soviética, escribió Kennan. En cambio, los soviéticos tuvieron que ser “contenidos”. A medida que los rusos habían avanzado hacia Alemania en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial, no sólo habían retomado territorio ruso sino que se habían aferrado a las tierras que Stalin había conquistado cuando era aliado de Hitler y ampliaron su control sobre Europa del Este. En los años posteriores a la guerra, la URSS controló no solo a Alemania Oriental sino a las repúblicas populares recién formadas de Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Rumania, Bulgaria y Albania. En la alarma provocada por la creación de estos estados satélites, a menudo gobernados por dictadores instalados soviéticos, el sentimiento antisoviético se apoderó del gobierno estadounidense y pronto al pueblo estadounidense.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué los líderes occidentales estaban tan preocupados por la amenaza del comunismo?
    • ¿Qué opinas que motivó a los soviéticos a tratar de ampliar su esfera de influencia?
    • ¿Fue diferente la motivación de Occidente?
    Figura: Durante el invierno de 1947, miles protestan en Alemania Occidental contra la desastrosa situación alimentaria. El letrero dice: “Queremos carbón, queremos pan”.

    Para tratar de evitar una deriva hacia el socialismo en naciones que luchan con la escasez de alimentos y la reconstrucción de la destrucción de la guerra, Estados Unidos lanzó el Plan Marshall en 1948 para reconstruir Europa occidental. Los soviéticos respondieron al programa de ayuda de 15 mil millones de dólares con una orden de que sus naciones satélites lo rechazaran, porque la asistencia financiera llegó con la condición de cooperación económica que a Stalin le preocupaba que hiciera que naciones pequeñas como Yugoslavia dependieran de las corporaciones occidentales. Estados Unidos estaba ansioso por reconstruir Europa lo más rápido posible, no solo para reabrir los mercados de bienes estadounidenses, sino también para contrarrestar la influencia de los partidos comunistas crecientes en Italia, Francia y otros países de Europa occidental. El secretario de Estado de Estados Unidos, George C. Marshall, envió alimentos y otra ayuda material, y brindó apoyo financiero a cualquier país europeo que lo solicitara. El resultado fue la reconstrucción mayoritariamente capitalista de Europa Occidental y Alemania Occidental, mientras que Europa del Este comenzó a industrializarse siguiendo Planes Quinquenales inspirados en los soviéticos.

    Bandera de la OTAN

    Las naciones europeas también entraron en nuevas alianzas militares a lo largo de las líneas Este-Oeste. En abril de 1949, Gran Bretaña, Francia y otros aliados de Europa Occidental se unieron con Estados Unidos y Canadá en una alianza militar, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), comprometiéndose a defenderse mutuamente en caso de ataque. La OTAN se volvió alarmantemente relevante más tarde ese verano cuando los soviéticos detonaron su primera bomba atómica, rompiendo el monopolio estadounidense sobre las armas nucleares. En las décadas siguientes, ambas superpotencias desarrollarían misiles avanzados, fuerzas aéreas y submarinos para lanzar un ataque nuclear abrumador en la patria del otro lado en caso de guerra. Las superpotencias adoptaron una política de “destrucción mutuamente asegurada” como medio para prevenir un conflicto que casi seguro habría destruido a la mayoría de los humanos y probablemente gran parte de la vida en el planeta. Gran Bretaña fue la siguiente en unirse al club nuclear en 1952, seguida de Francia en 1960, China en 1964, India en 1974, Pakistán en 1998 y Corea del Norte en 2006. Israel desarrolló armas en secreto en la década de 1960, y Sudáfrica desarrolló un par de armas en la década de 1970 pero las desechó y se unió al movimiento de no proliferación para 1991, al mismo tiempo que el gobierno de De Klerk estaba liberando a Nelson Mandela y comenzando a acabar con el apartheid. También en 1991 Kazajstán dejó la Unión Soviética y heredó un arsenal nuclear mayor que el de Gran Bretaña y Francia, pero se convirtió en la primera nación en desechar su arsenal nuclear. Volveremos a ambos hechos más adelante en el capítulo.

    Operación Castillo
    Figura: Operación Castillo serie de pruebas estadounidenses de armas termonucleares (bombas H) en las Islas Marshall.

    1949 terminó con un nuevo reto en el este de Asia, cuando las fuerzas comunistas encabezadas por Mao Zedong derrotaron a los ejércitos nacionalistas de Chiang Kai-Shek y establecieron la República Popular China, a la que recurriremos en breve.

    Nikita Jruschov
    Figura: Nikita Khrushchev, hombre del año de la revista Time para 1957

    Stalin murió en 1953 y después de una lucha de poder en el Buró Político un nuevo Premier, Nikita Khrushchev, tomó el poder en Moscú. Jruschov se distanció de lo que llamó el “culto a la personalidad” de Stalin y reveló el alcance de las atrocidades de Stalin contra los enemigos políticos percibidos, que habían provocado la muerte de millones en purgas, trabajos forzados y hambruna en las décadas anteriores.

    Jruschov anunció una nueva política exterior soviética de “coexistencia pacífica” con Occidente, comprometiéndose a no extender el comunismo invadiendo otros países sino creando una alianza militar, el Pacto de Varsovia, dentro del bloque soviético en Europa para contrarrestar a la OTAN. Jruschov quería que el comunismo soviético proporcionara un nivel de vida más alto a los trabajadores. Lograr esto era difícil si el presupuesto militar era demasiado grande, por lo que buscó disminuir las tensiones con Estados Unidos y sus aliados. Pero había límites al “liberalismo” de Jruschov. En 1956, las reformas democráticas en Hungría llevaron a la posibilidad de difundir la disidencia antisoviética en los países comunistas vecinos bajo el control de Moscú. Los soviéticos y sus países satélites del Pacto de Varsovia enviaron tropas y tanques para reprimir cualquier cambio político en Hungría y Europa del Este.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Crees que la destrucción mutua asegurada fue una estrategia razonable?
    • Cuando revisas la lista de integrantes del “club nuclear”, ¿hay algún país en él que no esperabas ver?

    La Guerra Fría en Asia

    Emperador Hirohito y General MacArthur
    Figura: El emperador Hirohito y el general MacArthur, quienes encabezaron la ocupación, en su primera reunión en la Embajada de Estados Unidos, Tokio, septiembre de 1945

    Aunque la URSS había ayudado a poner fin a la Guerra del Pacífico al invadir Manchuria en agosto de 1945, la posterior reconstrucción de Japón fue estrictamente un asunto estadounidense. Para cuando terminó la ocupación militar en 1955, Japón había vuelto a gobernar por una monarquía parlamentaria elegida democráticamente bajo el mismo emperador, Hirohito. Estados Unidos garantizó la seguridad de Japón a través de un tratado y una base militar en Okinawa, y brindó asistencia financiera y acceso preferencial a los mercados estadounidenses para reconstruir la economía japonesa. Esto fue en parte un intento de contrarrestar la amenaza comunista percibida en Asia, y Japón desarrolló un modelo económico público-privado de gran éxito, produciendo en última instancia electrónica y automóviles que dominarían sus sectores en todo el mundo.

    Después de la Segunda Guerra Mundial, los Nacionalistas y Comunistas reiniciaron su guerra civil, que había sido interrumpida en 1937 por la invasión japonesa. Los ejércitos de Mao salieron victoriosos sobre los nacionalistas corruptos e incompetentes encabezados por Chiang Kai-Shek. Al final, divisiones enteras del ejército nacionalista se dirigían a los comunistas, y Chiang huyó a la isla de Taiwán, que había sido cedida a China después de ser parte del Imperio japonés durante cincuenta años. Ahí, el Kuomintang continuó con la República de China, que fue formalmente reconocida como “China” por las Naciones Unidas y Estados Unidos hasta la década de 1970. La política de la Guerra Fría fue la razón de esta decisión diplomática, pero incluso después de su fin, la autonomía de Taiwán con respecto a China continental todavía está garantizada por Estados Unidos.

    Como se mencionó anteriormente, estalló la guerra en la frontera de China un año después del establecimiento de la República Popular. La península de Corea se había dividido como Alemania al final de la guerra con los soviéticos administrando el norte mientras que el sur estaba controlado por Estados Unidos. La URSS ayudó a establecer un régimen comunista bajo Kim Il-sung, mientras que los estadounidenses apoyaron a un autoritario “nacionalista”, Syngman Rhee. >En junio de 1950, Kim ordenó la invasión del sur en un intento de unir la península. Como las fuerzas de Kim rápidamente tomaron la mayor parte del sur, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ordenó una respuesta militar, encabezada por Estados Unidos. La Unión Soviética se abstuvo en lugar de utilizar su poder de veto en el Consejo de Seguridad, poniendo en duda la sospecha occidental de que Stalin había aceptado la invasión de Kim al sur.

    Combate en Seúl
    Figura: Combate en las calles de Seúl, 1950.

    >Para octubre, las fuerzas de las Naciones Unidas encabezadas por Estados Unidos habían empujado a las fuerzas comunistas norcoreanas fuera del sur y habían tomado la capital del norte, Pyongyang. Los ejércitos de la ONU continuaron avanzando hacia el norte hacia la frontera china en el río Yalu, lo que llevó a China a la guerra del lado norcoreano. El 25 de octubre, las tropas de la ONU se sorprendieron por un contraataque de millones de soldados de China, ya que Mao defendió el territorio chino de la invasión extranjera y su propio nuevo gobierno comunista, establecido solo un año antes. El comandante estadounidense Douglas MacArthur, héroe de la Guerra del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial y líder de la ocupación de Japón, habló sobre su ambición de expandir el conflicto en Corea a una guerra total con China y contempló el uso de armas nucleares. Dado que la URSS también tenía armas nucleares y había firmado un tratado de defensa mutua con el nuevo gobierno de Mao, era probable que una guerra con China escalara a la Tercera Guerra Mundial. Cuando el general se negó a dar marcha atrás y criticó el juicio del presidente, Harry Truman despidió a MacArthur.

    Guerra de Corea mapa
    Figura: El territorio a menudo cambió de manos al principio de la guerra, hasta que el frente se estabilizó.

    >Después de tres años de combates y casi 3 millones de muertes coreanas (y 54 mil soldados estadounidenses), las dos partes acordaron un alto el fuego, pero nunca se concluyó un tratado de paz y la zona ha seguido siendo un punto de crisis. Corea del Norte se ha convertido en una sociedad cerrada totalitaria, en gran parte aislada tras la caída de la Unión Soviética y el abrazo chino del capitalismo en la década de 1980. La familia Kim ha permanecido en el poder a pesar del hambre y la mala gestión, al tiempo que defiende su régimen desarrollando armas nucleares. Corea del Sur estuvo gobernada por Rhee y los militares hasta una transición a la democracia en la década de 1990, cuando se convirtió en una potencia industrial exitosa siguiendo el modelo de desarrollo japonés. > EU sigue manteniendo una presencia militar en Corea del Sur, y actualmente hay 28 mil 500 efectivos estacionados cerca de la capital de Seúl. > La frontera entre Norte y Sur es considerada la zona más fuertemente militarizada del mundo.

    El establecimiento de la República Popular China en 1949 condujo a que continuara el conflicto diplomático sobre el estatus de Taiwán y la guerra en la península de Corea. Un punto de acceso adicional es el Tíbet, una región del Himalaya históricamente dominada por el Imperio Chino que se convirtió en una nación independiente dirigida por monjes budistas durante los caóticos primeros años de la República China en la década de 1920. Mao Zedong decidió reclamar el Tíbet para su nueva República Popular, y envió tropas en 1951. Tenzin Gyatso, el Dalai Lama de esa época sigue siendo el líder espiritual exiliado del Tíbet, y el movimiento “Libre Tíbet” es muy activo en todo el mundo.

    Lhasa
    Figura: Mirando a través de la plaza en el templo de Jokhang, Lhasa Tíbet.

    >Internamente, el propio estilo totalitario de Mao tuvo consecuencias desastrosas para los chinos. Los comunistas ya habían iniciado la reforma agraria hacia 1946 en las partes de China que controlaban, mucho antes de su victoria final; la política les había ganado un amplio apoyo entre la vasta población campesina. Con los nacionalistas fuera del camino, la política de Mao se volvió más agresiva. Pidió la eliminación de la clase de campesinos propietarios y la redistribución de la tierra de manera más uniforme. Desafortunadamente, cuando Mao dijo eliminación, lo decía en serio. Los asesinatos masivos de propietarios por motivos de clase continuaron durante los próximos 30 años y las estimaciones del número de muertos oscilan entre 14 millones y 28 millones.

    Hornos de patio trasero
    Figura: Los hornos de patio trasero en China durante la era del Gran Salto Adelante produjeron acero muy pobre y mucha contaminación.

    A la purga de los propietarios le siguió el Gran Salto Adelante, un plan económico y social de 1958 a 1962 que colectivizó la agricultura y promovió la industria. Mao estableció 25 mil “comunas populares” de 5 mil familias cada una, que se encargarían no sólo de alimentarse a sí mismos y a sus conciudadanos chinos, sino de proporcionar excedentes para exportar. Mao insistió en mantener altas las exportaciones de granos a pesar de las malas cosechas. La hambruna que resultó, conocida como la Gran Hambruna China, mató a 55 millones de personas, aunque algunos millones aparentemente fueron golpeados hasta la muerte y millones más se suicidaron. En algunas regiones de China, la gente recurrió al canibalismo.

    >Este desastre provocó que algunos miembros prominentes del partido comunista cuestionaran el liderazgo de Mao, pero mantuvo el apoyo en el ejército y culpó de la hambruna a la falta de compromiso socialista entre los chinos. Mao inició su Gran Revolución Cultural Proletaria en 1966, llevando a los militares a reclutar a jóvenes para reforzar la ideología maoísta y purgar remanentes de elementos capitalistas y tradicionales de la sociedad china. Se cerraron escuelas y universidades, y se alentó a las tropas de la Guardia Roja a acosar e incluso asesinar a intelectuales. Gente educada fue golpeada, aterrorizada y desterrada al campo para ser “reeducada” por los campesinos. Se debate el número de muertos de la revolución cultural, pero las estimaciones oscilan entre 3 y 10 millones. > Retrasó la industrialización y modernización chinas, y una generación de chinos se vio privada de una educación.

    Figura: Pintura al óleo propagandística de Mao y estudiantes sosteniendo su “Pequeño Libro Rojo” durante la Revolución Cultural, 1967.
    Preguntas para Discusión
    • ¿Podría haberse evitado la Guerra de Corea?
    • ¿Fue Mao Zedong un líder efectivo de China?

    Como se vio en el último capítulo, los esfuerzos de los vietnamitas por liberarse de los franceses después de la Segunda Guerra Mundial fueron inicialmente frustrados. Esto cambió en 1954 cuando las fuerzas anticoloniales de Ho Chi Minh derrotaron a los franceses en el norte de Vietnam en la batalla de Dien Bien Phu. El francés decidió abandonar su colonia de Indochina, prefiriendo centrar sus esfuerzos en mantener su imperio más cerca de casa en Argelia (que hemos visto tampoco tuvo éxito). Ignorando el ejemplo de la Guerra de Corea, los franceses dejaron Vietnam dividido entre un norte comunista y un sur no comunista; con la vaga promesa de un eventual referéndum en el sur para determinar si el país se reuniría o no.

    La votación nunca se llevaría a cabo. Estados Unidos comenzó a enviar asesores militares a Vietnam del Sur casi tan pronto como los franceses se retiraron. >El presidente Dwight Eisenhower, electo en 1952, invocó la “teoría dominó” para ayudar al régimen impopular de Vietnam del Sur a impedir elecciones que habrían convertido al extremadamente popular Ho Chi Minh en líder de una nación unificada. Esta teoría postulaba que cada país el “cayó” al comunismo representaba un paso más la dominación mundial por los enemigos de Estados Unidos, aunque después de la “división chino-soviética” de 1956, no estaba claro qué nación comunista era la amenaza en Vietnam, luego Laos, luego Camboya, Birmania, India, etc. Estados Unidos también envió militares y ayuda económica a la vecina Laos, también recientemente independiente de Francia, en un intento de apuntalar una monarquía que estaba en conflicto con la guerrilla pathet lao apoyada por los soviéticos.

    A finales de la década de 1950 y principios de los 60, la CIA y los asesores militares estadounidenses apoyaron al gobierno de Vietnam del Sur. Para la década de 1960, el tema de Vietnam afectaría enormemente la política interna en Estados Unidos, especialmente después de que el presidente Lyndon Johnson comenzara a enviar a cientos de miles de soldados estadounidenses para defender Vietnam del Sur en 1965. En 1969 y 1970, Richard Nixon bombardeó e invadió Camboya, pero no pudo derrotar a las guerrillas del Viet Cong. Estados Unidos finalmente se retiró en 1973, después de que 58 mil tropas estadounidenses y más de un millón de vietnamitas hubieran sido asesinados. Sin el apoyo de Estados Unidos, el gobierno del Sur perdió la guerra y Vietnam se unificó en 1975. Ho Chi Minh no vivió para verlo —murió en 1969 a los 79 años.

    Marina estadounidense mueve un presunto Viet Cong
    Figura: Un infante de marina estadounidense mueve a un anciano sospechoso de ser Viet Cong durante una operación de búsqueda y limpieza a 15 millas al oeste de la base aérea de Da Nang, 1965.
    Pregunta para Discusión
    • ¿Podría haberse evitado la guerra de Vietnam?

    Guerra Fría en Medio Oriente

    En el último capítulo, examinamos cómo el establecimiento de Israel en 1948 condujo de inmediato a una serie de conflictos con sus vecinos árabes. La derrota de las fuerzas árabes por parte de Israel en 1949 provocó una oleada del nacionalismo árabe, encabezado por el líder egipcio Gamal Abdul Nasser, quien se convirtió en jefe de Estado en 1954 tras un golpe militar que puso fin a la monarquía egipcia. La popularidad de Nasser se cimentó cuando tomó el control del Canal de Suez, rodeado de Egipto pero administrado por británicos y franceses, en 1956. En esta crisis, Estados Unidos y la URSS obligaron a Gran Bretaña, Francia e Israel a aceptar el control egipcio del canal para evitar un conflicto mayor. Nasser se convirtió en un héroe para el mundo árabe, enfrentándose tanto a las antiguas potencias coloniales como a lo que los árabes veían como su creación, el nuevo estado de Israel.

    Nasser recibido por multitudes
    Nasser recibido por multitudes en Alejandría un día después de su anuncio de la retirada británica y
    un fallido intento de asesinato en su contra, octubre de 1954.

    El modelo gobernante de Nasser se convirtió en una inspiración para muchos árabes. Al igual que Mustafa Kemal Atatürk en Turquía en la década de 1920, Nasser estableció un estado secular dedicado a mejorar la vida de la gente común. Separó en gran medida la religión y la política, apoyó la intervención gubernamental en la economía para evitar el control extranjero y brindó más y mejores servicios sociales. Nasser, ex coronel del ejército, también confió en los militares como la institución más confiable y disciplinada para mantener la unidad y el orden. Este “nasserismo” se convirtió en la ideología del Partido Baaz, formado en Siria y más tarde en Irak en la década de 1950 entre los oficiales militares.

    El líder egipcio aprovechó hábilmente la política de la Guerra Fría, jugando a Estados Unidos y a la Unión Soviética entre sí para obtener ayuda militar y económica. Los soviéticos en particular apoyaron la construcción de la masiva Presa de Asuán, terminada por etapas en 1970 para controlar las inundaciones del Nilo mientras suministraba energía hidroeléctrica a Egipto.

    Nasser predicó el panarabismo, el objetivo de que todos los árabes se unan en una nación federada. Egipto y Siria se unieron brevemente bajo este modelo a principios de la década de 1960, mientras que después de la muerte de Nasser, Libia, Siria e Irak se federaron por un tiempo en la década de 1970. La liberación de Argelia de Francia en 1962 fue un momento de inspiración; otro fue la unificación de los palestinos en la Organización de Liberación de Palestina en 1964, encabezada por Yasser Arafat y su Partido Fatah. El odio y el resentimiento hacia Israel fue (y sigue siendo) un poderoso factor unificador en la región. La resistencia árabe y las consideraciones de la Guerra Fría llevaron a Estados Unidos a continuar su apoyo a Israel, que fue apoyado por los estadounidenses judíos, pero también por evangélicos fundamentalistas cristianos, muchos de los cuales consideran el restablecimiento de Israel como el comienzo del apocalíptico Fin de los Tiempos y el regreso de la Mesías. En tanto, la Unión Soviética buscó aliados en el Medio Oriente, que estaba mucho más cerca de sus fronteras que de América. Rusia aún mantiene su única base naval en el Mediterráneo en Siria, que data de la época en que comenzó a apoyar a la familia Ba'athi Assad en ese país a fines de la década de 1970.

    Nasser, Arafat, Hussein
    Figura: Nasser (centro) mediando un acuerdo entre Yasser Arafat y el rey jordano Hussein, durante la cumbre de emergencia de la Liga Árabe, septiembre de 1970.

    Los libros de texto suelen describir el resurgimiento islámico que comenzó en la década de 1970, pero generalmente lo consideran solo como un movimiento religioso. Algunos críticos del Islam afirman que el mundo musulmán nunca se ha recuperado de la Primera Cruzada, cuando los ejércitos cristianos capturaron Jerusalén en 1099 d.C. Y en el transcurso de unos días asesinaron a casi toda la población musulmana de la ciudad. Puede haber algo de verdad en esta afirmación, pero no tenemos que mirar atrás varios siglos para encontrar razones por las que las poblaciones que resultan ser musulmanas resienten a las poblaciones que resultan ser cristianas. Y si la globalización, que vamos a cubrir con más detalle en el próximo capítulo, es ante todo un desarrollo económico que ha superado a la política mundial, entonces la resistencia a la globalización debe ser considerada en términos económicos y políticos.

    Mosaddegh con Truman
    Figura: El primer ministro Mosaddegh con el presidente estadounidense Truman en 1951

    Los lugares donde musulmanes y cristianos se encuentran con mayor frecuencia en conflicto son a menudo donde los europeos occidentales y los estadounidenses han sido muy activos en la extracción de recursos naturales de los territorios ocupados por musulmanes. Las petroleras occidentales del Golfo Pérsico, por ejemplo, han tenido un papel decisivo en las relaciones entre los gobiernos de Gran Bretaña y EU y los pueblos y gobiernos de la región. Por ejemplo, cuando el primer ministro iraní, Mohammad Mosaddegh, decidió nacionalizar la Compañía Petrolera Anglo-Iraní (ahora BP), Winston Churchill convenció a Harry S. Truman de que Mosaddegh tenía que irse. El MI-6 británico y la CIA organizaron un golpe contra el gobierno electo de Irán e instalaron a Shah Mohammed Reza Pahlavi como gobernante de Irán en 1953 para asegurar un flujo constante de petróleo fuera de Irán.

    La producción de petróleo en Irán aumentó rápidamente de menos de un millón de barriles diarios en la década de 1950 a 6 millones de barriles diarios a mediados de la década de 1970. Sin embargo, el boom petrolero de la década de 1970 amplió la brecha entre ricos y pobres en Irán. En 1971, la celebración del 2.500 aniversario de la fundación del Imperio Persa por parte de Ciro el Grande en el siglo VI a. C. contó con la presencia de jet-set de todo el mundo mientras que los iraníes fueron excluidos y su pobreza fue ignorada. El Sha inició una política de abrazar la cultura occidental y occidentalizar a Irán; los musulmanes conservadores se opusieron. Los nuevos bienes de consumo y los cambios culturales estaban generalmente disponibles únicamente para los iraníes más ricos, y no iban acompañados de una liberalización política. La policía secreta del Shah, SAVAK, aterrorizó a la población y asesinó rutinariamente a los críticos del Sha. En 1977, SAVAK mató a varios líderes islámicos, entre ellos Mostafa Jomeini, hijo del ayatolá.

    manifestantes armados
    Figura: Manifestantes armados frente a una pancarta que dice: “Viva el antiimperialismo y las fuerzas democráticas”.

    El estallido de la Revolución Iraní cogió por sorpresa al Shah. Cuando el clero musulmán anunció una reunión de oración al aire libre en las vacaciones anuales que marcaron el final del Ramadán, el Shah entró en pánico y declaró la ley marcial. 5 mil manifestantes salieron a las calles de Teherán. El ejército disparó contra la multitud, matando a 64 personas. El ayatolá Jomeini afirmó que 4 mil personas habían sido asesinadas y los trabajadores de las refinerías de petróleo de Teherán y trabajadores del gobierno declararon una huelga general que paralizó la economía. A principios de diciembre, más del 10% del pueblo iraní marchaba en manifestaciones contra el Shah. El Gobierno de Estados Unidos fue odiado por ayudar a instalar al Shah, y también por las declaraciones del presidente Jimmy Carter apoyando al Gobierno iraní y la “relación especial” que el Shah tenía con Estados Unidos El Shah enfermo abandonó a Irán, llegando finalmente para recibir tratamiento a Estados Unidos, mientras que Jomeini proclamó una nueva República Islámica.

    Estudiantes iraníes
    Figura: Estudiantes iraníes asaltando la Embajada de Estados Unidos en Teherán, noviembre de 1979.

    Un grupo de estudiantes islamistas irrumpieron en la Embajada de Estados Unidos en Teherán en noviembre de 1979 y tomaron como rehenes al personal. 52 estadounidenses estuvieron retenidos durante 444 días, hasta la inauguración de Ronald Reagan en enero de 1981. El ayatolá, que era un político astuto así como un líder religioso, apoyó mantener a los rehenes por motivos puramente políticos. Dijo a los periodistas: “Esta acción tiene muchos beneficios... Esto ha unido a nuestro pueblo. Nuestros oponentes no se atreven a actuar contra nosotros. Podemos poner la constitución al voto popular sin dificultad”.

    Sin embargo, el nuevo régimen iraní también enfrentó la resistencia del mundo árabe, especialmente del líder iraquí Saddam Hussein. No sólo los iraníes eran persas, más que árabes, la mayoría también eran seguidores del Islam chiíta, en lugar de la rama sunita más común que prevalece en el mundo árabe y entre todos los musulmanes. Si bien los chiítas y sunitas habían vivido en paz durante siglos, el nuevo estado clerical de Irán fue considerado una amenaza por sus vecinos árabes, especialmente por el régimen conservador sunita en Arabia Saudita.

    Irak, sin embargo, tenía sus propias particularidades: no sólo los sitios sagrados específicamente chiítas estaban ubicados en el país de Saddam Hussein, sino que la mayoría de los iraquíes eran también árabes chiítas. Hussein, por su parte, era un baathista, promoviendo el nacionalismo árabe en un estado laico gobernado por sus militares. style="text-align:initial; font-size:14pt; ">En septiembre de 1980 envió a sus ejércitos a Irán en un intento de aprovechar lo que ellos suponían que sería un caos político. Hussein afirmó que estaba protegiendo a los árabes que vivían en la región fronteriza iraní, aunque convenientemente, estas zonas también contaban con vastos yacimientos petroleros. La guerra Irán-Irak duró 8 años y, al igual que la crisis de los rehenes, ayudó a consolidar el poder del régimen Jomeini. Estados Unidos, la URSS, Francia y muchos países árabes brindaron apoyo a Irak, que utilizó armas químicas contra objetivos militares y civiles iraníes. El número de muertos se ha estimado en 800,000 iraníes y hasta 500,000 iraquíes. style="text-align:initial; font-size:14pt; ">

    Un soldado iraní que portaba una máscara antigás durante la Guerra Irán-Irak.
    Figura: Un soldado iraní con máscara de gas durante la Guerra Irán-Irak.

    Hussein no había ganado nada en la guerra sino deuda y demandas de autonomía por parte de kurdos no árabes étnicos en el norte de Irak; respondió con ataques químicos contra poblaciones civiles kurdas. En 1990, el dictador iraquí decidió entonces incorporar a Kuwait a su nación, alegando que históricamente había sido parte de Mesopotamia (lo cual era plausible, dada la absurda forma en que los británicos habían trazado las fronteras nacionales después de la Primera Guerra Mundial). Las Naciones Unidas, encabezadas por Estados Unidos empujaron a Hussein fuera de Kuwait. Ni siquiera los saudíes querían que el dictador iraquí se llevara el diminuto reino, que a pesar de su tamaño tenía tanto petróleo como Irak. No obstante, aunque diezmó el ejército en retirada de Hussein en la infame “Carretera de la Muerte”, la coalición no llegó a derrocar al propio Hussein, lo que tendría consecuencias en las próximas dos décadas.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Fue el movimiento panárabe un desarrollo positivo o negativo?
    • ¿Cómo cree que la historia de las relaciones entre Estados Unidos e Irán afecta la relación actual de las naciones?

    América Latina y la Guerra Fría

    El siglo XX comenzó en América Latina con la Revolución Mexicana, cuando Pancho Villa en el norte de México y Emiliano Zapata en el sur de México crearon una oportunidad para nuevas fuerzas liberales lideradas por Álvaro Obregón. Después de derrotar a Villa en el campo de batalla, Obregón celebró en 1917 una convención constitucional que produjo un documento que abarcaba la reforma agraria, una jornada laboral de ocho horas y el derecho a organizar sindicatos; y una declaración de que el subsuelo pertenece al estado en nombre del pueblo. El fue un retorno a la tradición del Imperio español de que los minerales subterráneos pertenecían al pueblo o al estado, más que a individuos o empresas. Estas ideas fueron inspiradoras para el resto de América Latina e incluso para otras partes del mundo: la Revolución Mexicana fue anterior a la Revolución Bolchevique por varios meses.

    Logotipo de PEMEX
    Figura: Logotipo de Petróleos Mexicanos, la petrolera estatal establecida por Cárdenas. El lema significa, “Por el rescate de la soberanía”.

    A México le tomó una generación realizar esta meta, pero en la década de 1930, bajo el mando del presidente Lázaro Cárdenas, se implementó una reforma agraria que trajo de vuelta las tierras comunales indígenas, divididas durante el periodo de Díaz. Y en 1938, Cárdenas nacionalizó el petróleo mexicano, haciéndose cargo de los arrendamientos otorgados a compañías petroleras estadounidenses y británicas. El presidente estadounidense, Franklin Roosevelt, quien había iniciado una “Política de Buen Vecino” hacia América Latina cuando asumió el cargo, para enfatizar el comercio y la cooperación más que en la fuerza militar, no intervino cuando las petroleras se opusieron. Gran Bretaña accedió a fin de asegurar el apoyo mexicano en lo que todos entendieron pronto sería la próxima guerra mundial.

    Cárdenas formó parte de una ola de jefes de Estado populistas en América Latina, líderes carismáticos que intentaron atender las necesidades de “el pueblo”, que para los años treinta y cuarenta incluía tanto a campesinos rurales como a la clase obrera urbana. El populismo latinoamericano también atrajo a una clase media profesional en ascenso, excluida del poder político por las oligarquías tradicionales. En Argentina, esta nueva clase media incluía inmigrantes de primera generación procedentes de Europa que apoyaban a un nuevo Partido Radical en las primeras décadas del siglo XX. Argentina solo fue superada por Estados Unidos como opción de inmigración para europeos empobrecidos, particularmente italianos, alemanes y judíos de Europa del Este. En otros casos, oficiales del ejército que habían recibido formación profesional ya sea en su país o en el extranjero por misiones militares europeas consideraron que los oligarcas eran insuficientemente patrióticos y necesitaban ser reemplazados.

    Los populistas también apoyaron medidas económicas nacionalistas, incluyendo políticas de industrialización de sustitución de importaciones, reforma agraria y esfuerzos para reducir la dependencia de los mercados internacionales para sus bienes mineros o agrícolas. La crisis de la Gran Depresión enfatizó la importancia de construir economías internas independientes e instituir mejoras en educación, vivienda e infraestructura para todas las personas. La guerra global contra el fascismo inspiró a muchos a abrazar la democracia y derrocar regímenes militares de larga data, como en Guatemala, Venezuela y Cuba; aunque estos intentos de prácticas democráticas fueron frecuentemente de corta duración.

    Vargas y Roosevelt
    Figura: El presidente brasileño Getúlio Vargas (izquierda) y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt (derecha) en 1936

    Dos de los líderes populistas más notables son también ejemplos de versiones civiles y militares del populismo: Getúlio Vargas de Brasil y Juan Perón de Argentina. Vargas era un candidato opositor que perdió en una elección fraudulenta ante un candidato respaldado por la oligarquía en 1930; un breve levantamiento lo convirtió en presidente. Se enfrentó hábilmente a una revuelta separatista en el rico estado cafetalero de Sao Paulo, pero después de abrazar cierto grado de democracia liberal, en 1937 Vargas estableció un estado autoritario para evitar que los izquierdistas apoyados por los comunistas fueran electos. Sin embargo, también enraizó un nuevo movimiento fascista y lo disolvió también, estableciéndose para aceptar la ayuda estadounidense y apoyar a los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Brasil fue la única nación en América Latina que envió tropas para luchar junto a los Aliados en Europa. Vargas renunció en 1945, pero volvió a postularse para presidente en 1950 y fue reelegido.

    Perón, en cambio, era un oficial del ejército que se había desempeñado como agregado militar en Italia en la década de 1930, presenciando de cerca el régimen fascista de Benito Mussolini. Argentina en su momento estaba gobernada por políticos electos a través del fraude que reprimió los llamados a la reforma del Partido Radical. En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los militares derrocaron al régimen corrupto, instituyendo un gobierno que ellos sentían más digno y respondían más directamente al pueblo. Juan Perón, jugador clave en el golpe, optó por convertirse en el Ministro del Trabajo. Al garantizar el derecho laboral y favorecer a los trabajadores en las negociaciones, se popularizó entre las masas urbanas de Buenos Aires. A pesar de que el régimen militar se puso nervioso por su creciente popularidad y había detenido a Perón, los trabajadores acudieron en su auxilio. Fue liberado y fue electo presidente de Argentina en 1946.

    Perón se benefició de un boom económico de posguerra en Argentina. Podría prometer y cumplir con salarios más altos, mejores condiciones de vida y de trabajo, y vacaciones para los trabajadores a medida que los ingresos fiscales llegaron debido a los altos precios internacionales del trigo y la carne de res argentinos. En el contexto de la Guerra Fría, Perón proclamó que representaba una “tercera vía” entre el capitalismo sin trabas y el comunismo totalitario. Perón aseguró que su gobierno mejoró la vida de los argentinos sin tener que tomar partido en el conflicto de las superpotencias. Esto lo hizo particularmente molesto para Estados Unidos, que a menudo tuvo que enfrentar a la oposición argentina en conferencias regionales.

    Figura: Llegan a Madrid el presidente Juan Perón y su esposa, “Evita”.

    Perón apostó por los buenos tiempos interminables, sobre todo cuando parecía que la Guerra de Corea podría llevar a una Tercera Guerra Mundial en la que Argentina se beneficiaría. No obstante, poco después de ser reelegido en 1952, la popular esposa de Perón, Eva Duarte, murió de cáncer de ovario a los 33 años de edad. Cientos de miles asistieron a su funeral y rápidamente se afianzó un culto a “Santa Evita”. La economía argentina comenzó a sufrir a medida que el mundo se recuperó de la Segunda Guerra Mundial y Argentina enfrentó la competencia por su trigo y carne de res en el mercado internacional. Al igual que Vargas, Perón también enfrentó inflación y escándalos políticos. Una amarga lucha con la Iglesia Católica llevó a la destitución de Perón por parte de los militares en 1955 y la supresión del movimiento peronista hasta que Perón fue invitado a regresar del exilio para ser reelegido presidente en 1973.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Por qué podría haber apelado el populismo a la gente de las naciones latinoamericanas?
    • ¿Se justificó México en la nacionalización de la industria petrolera del país?

    Si bien Estados Unidos se felicitó por haber sustituido la flagrante intervención militar y la “diplomacia del dólar” por una “Política de Buen Vecino” bajo Franklin Roosevelt, naciones como Costa Rica, Guatemala y Honduras seguían dominadas por la United Fruit Company (UFC); aún Banana Repúblicas. Después de la Segunda Guerra Mundial, los hermanos Dulles se convirtieron en líderes en el desarrollo de la política exterior estadounidense en América Latina. John Foster Dulles era un abogado corporativo que había ayudado a negociar enormes obsequios de tierras a UFC por parte de los gobiernos de Guatemala y Honduras. Después de fungir como senador de Nueva York, Dulles fue nombrado secretario de Estado por Dwight Eisenhower en 1953. Su hermano Allen Dulles estaba en la junta directiva de UFC antes de fungir como Director de la CIA del presidente Eisenhower.

    En 1954 el gobierno democráticamente electo de Guatemala comenzó a hablar de apoderarse de algunas de las vastas extensiones de tierra que United Fruit Company había adquirido pero no estaba utilizando. El gobierno planeaba recomprar la tierra a UFC y redistribuirla a los pobres. Los hermanos Dulles acusaron al gobierno guatemalteco de tener estrechos vínculos con los soviéticos y enviaron a la CIA para derrocarlo en un golpe militar. Los guatemaltecos resistieron al nuevo régimen y el país cayó en una guerra civil que duró de 1960 a 1996 y mató hasta 200 mil personas.

    Eisenhower y Dulles
    Figura: El presidente Dwight Eisenhower con John Foster Dulles, 1956.

    Uno de los elementos clave de la relación de América Latina con el mundo exterior parece ser la cuestión de la revolución y la amenaza que naciones como Estados Unidos reclamaban temer, de los movimientos socialistas, anticapitalistas en el hemisferio occidental. En muchos casos el anticapitalismo expresado por los latinoamericanos era en realidad resistencia a lo que percibían como imperialismo económico por naciones como Estados Unidos, que defendían regularmente a las corporaciones con sede en Estados Unidos que operaban libremente en sus naciones y a menudo intervenían en su política. Líderes nacionalistas latinoamericanos como Getúlio Vargas en Brasil (Presidente de 1930-45 y 1951-54), Juan Perón en Argentina (Presidente de 1946-55 y 1973-4), o Lázaro Cárdenas en México (Presidente de 1934-40), que nacionalizó la industria petrolera mexicana, no eran marxistas, ni siquiera particularmente socialistas en su orientación o políticas. Sustitución de importaciones La industrialización era un enfoque capitalista para reducir la dependencia, e incluso cuando naciones como México nacionalizaban la extracción de recursos naturales, generalmente compensaban a las empresas extranjeras por los activos que estaban expropiando y luego dirigían las industrias extractivas como negocios en la economía mundial. Incluso cuando el objetivo del gobierno era algo así como la reforma agraria, por lo general intentaban compensar a los ex dueños. El conflicto por la reforma agraria en Guatemala fue tergiversado por los hermanos Dulles. El gobierno guatemalteco ofreció a UFC un precio por las tierras que recuperó con base en los valores reclamados en las declaraciones de impuestos de la corporación. Puede haber sido un secreto a voces que UFC estaba defraudando al gobierno guatemalteco, pero el gobierno estaba dentro de sus derechos para llamar a ese farol. Un gobierno verdaderamente comunista decidido a eliminar el capitalismo en Guatemala podría simplemente haber afirmado que UFC había adquirido las tierras ilegalmente y las había tomado sin ninguna oferta de compensación.

    Guevara con Alberto Granado
    Figura: Guevara (derecha) con Alberto Granado (izquierda) en junio de 1952 en el río Amazonas a bordo de su balsa de madera, lo que fue un regalo de los leprosos a quienes habían atendido durante su viaje en motocicleta.

    Muchos idealistas en América Latina y en otros lugares fueron radicalizados por la violencia que naciones como Estados Unidos aprobaron o iniciaron para proteger los intereses de las corporaciones pero justificados como defensas de la democracia. Ejemplo de ello fue la experiencia Ernesto “Che” Guevara, quien presenció la Revolución Boliviana de 1952 antes de trasladarse a Guatemala en 1954. La lucha de Bolivia comenzó cuando el candidato del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) ganó las elecciones presidenciales de 1951 pero fue impedido por los militares de asumir el cargo. Víctor Paz Estenssoro armó a civiles y el MNR tomaron el poder después de 3 días y 600 bajas. Cumplió su primer mandato de 1952 a 1956, y aceptó la ayuda financiera estadounidense a cambio de compensar las minas de estaño que nacionalizó. Estenssoro suavizó el enfoque de la revolución para reescribir las leyes minerales y petroleras, pero sí redistribuyó la tierra. Bolivianos aprobaron su liderazgo y Estenssoro fue reelegido en 1960, 1964 y 1985.

    Campesinos del altiplano, la meseta altoandina alrededor de la ciudad de Cochabamba, al ver los cambios en los códigos mineros, comenzaron a apoderarse de haciendas y dividiendo la tierra entre ellos. El gobierno aprobó en 1953 un Decreto de Reforma Agraria para captar el apoyo de los campesinos y controlar un poco el proceso. Antes de la revolución, menos del 1% de los terratenientes más ricos de Bolivia poseían la mitad de la tierra del país y el 6% poseía 92% de Bolivia. Bajo la reforma, 185 mil familias campesinas, aproximadamente la mitad de todas las familias rurales, obtuvieron títulos a un promedio de unas 20 hectáreas cada una. La producción agrícola nacional cayó cerca de 10% después de la distribución de la tierra, pero probablemente porque la gente estaba creciendo y conservando más productos para uso doméstico y comercializándolos de manera informal en lugar de llevarlos a mercados comerciales o de exportación. Algunas ciudades vieron escasez de alimentos, pero estos fueron compensados por importaciones y alguna ayuda extranjera.

    Che y Fidel
    Figura: Che Guevara y Fidel Castro, 1961.

    Después de presenciar este cambio revolucionario en Bolivia, Guevara se fue a Guatemala y vio un intento similar aplastado por ejércitos imperialistas que operaban para proteger las ganancias corporativas. Esta experiencia y su romance con una economista marxista peruana llamada Hilda Gadea Acosta, con quien se casó en 1955, radicalizó al Che. Cuando fue colocado en una lista de enemigos por el nuevo régimen guatemalteco, Guevara escapó a México donde conoció a Raúl y Fidel Castro, quienes allí se encontraban exiliados tras un fallido golpe revolucionario en Cuba. Guevara se convirtió en aliado de los Castro en junio de 1955 y se unió a la revolución. Cerca de 80 revolucionarios llegaron a finales de noviembre de 1956 al extremo oriental de Cuba, pero sus números se redujeron a unos 20 en su primera escaramuza con el ejército de Fulgencio Battista. Los sobrevivientes huyeron a las montañas de la Sierra Maestra y reclutaron a campesinos en un ejército guerrillero que acosó al ejército cubano durante los próximos dos años. En 1958, Guevara explicó el éxito de las guerrillas:

    “El soldado enemigo en el ejemplo cubano que en la actualidad nos preocupa, es el socio menor del dictador; es el hombre que obtiene la última miga que deja una larga fila de especuladores que comienza en Wall Street y termina con él. Está dispuesto a defender sus privilegios, pero está dispuesto a defenderlos sólo en la medida en que sean importantes para él. Su salario y su pensión valen algún sufrimiento y algunos peligros, pero nunca valen su vida. Si el precio de mantenerlos le va a costar, es mejor que los entregue; es decir, retirarse de la cara del peligro guerrillero”.

    La guerra fría se desarrolló principalmente a través de guerras por poderes: conflictos regionales como la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam y la Guerra Rusia-Afganistán donde los combatientes fueron aprovisionados, apoyados y a veces unidos por tropas de las superpotencias. Ocasionalmente, el nivel de calor aumentaba y Estados Unidos y U.S.R.apenas evitaban el conflicto directo. Una de esas veces fue durante la Crisis de los Misiles Cubanos. La URSS se convirtió en socio comercial de Cuba después de que los revolucionarios marxistas Fidel y Raúl Castro y el Che Guevara derrocaran al gobierno battista respaldado por Estados Unidos en 1959 y lo reemplazaran por un estado socialista revolucionario. El presidente Kennedy apoyó un plan patrocinado por la CIA para invadir Cuba utilizando cubanos anticastristas en 1961, pero la invasión de Bahía de Cochinos fue un fiasco. En octubre de 1962 Estados Unidos descubrió que la URSS había desplegado misiles nucleares en Cuba, a menos de 100 millas del continente estadounidense. Castro inicialmente no había estado buscando una estrecha alianza con los soviéticos, pero parece haber creído que Estados Unidos iba a continuar con sus ataques (recientemente documentos desclasificados de la CIA que describen varios planes más de golpe y asesinato demostraron que los temores de Castro estaban bien fundados).

    CIA mapa
    Figura: Mapa de la CIA que muestra la actividad de misiles tierra-aire en Cuba, septiembre de 1962.

    El enfrentamiento de 13 días terminó con la retirada de los misiles de la Unión Soviética a cambio de las promesas estadounidenses de no volver a intentar derrocar a Castro. El Che Guevara anunció “Nuestra revolución está poniendo en peligro todas las posesiones estadounidenses en América Latina. Estamos diciendo a estos países que hagan su propia revolución”. El Che encabezó la delegación cubana ante las Naciones Unidas en 1964, donde pronunció un discurso criticando el apartheid en Sudáfrica y dijo de Estados Unidos: “Quienes matan a sus propios hijos y los discriminan diariamente por el color de su piel; los que dejan que los asesinos de negros permanezcan libres, protegiendo ellos, y además castigar a la población negra porque reclaman sus legítimos derechos como hombres libres, ¿cómo pueden los que hacen esto considerarse guardianes de la libertad?” Guevara creyó cada vez más que el norte global (las naciones del hemisferio norte) era culpable de oprimir al sur global. Incluso criticó a la URSS por no hacer lo suficiente para acabar con el imperialismo, acusando a Rusia de olvidar a Marx. El Che apoyó los movimientos independentistas de los pueblos indígenas y salió de Cuba para tratar de incentivar estas revoluciones, primero en el Congo y luego en Bolivia, donde fue capturado por fuerzas gubernamentales bolivianas asistidas por la CIA en 1967 y ejecutado sumariamente. Fidel Castro continuó como presidente cubano hasta 2008 cuando su hermano Raúl se convirtió en presidente. Fidel murió en 2016 y Raúl entregó la Presidencia en 2018, aunque sigue siendo el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba hasta una jubilación prevista en 2021.

    Hugo Chávez
    Figura: El presidente venezolano Hugo Chávez confió en los ingresos petroleros para ejecutar programas en favor de los pobres, pero no logró diversificar su economía.

    Los conflictos de la guerra fría del siglo XX que involucran petróleo no se han limitado al Golfo Pérsico. El desarrollo de los recursos petroleros de Venezuela, que se cree que son al menos una quinta parte de las reservas mundiales conocidas, comenzó en la década de 1910 cuando el presidente del país otorgó concesiones a sus amigos para explorar, perforar y refinar petróleo. Estas concesiones se vendieron rápidamente a compañías petroleras extranjeras. En 1941 un gobierno reformista ganó el poder y aprobó la Ley de Hidrocarburos de 1943 en virtud de la cual el gobierno recibiría el 50% de las ganancias de la industria petrolera. El estallido de la Segunda Guerra Mundial había incrementado la demanda de petróleo, y el gobierno venezolano otorgó una serie de nuevas concesiones que se rompieron a pesar del impuesto del 50%. La explosión de la posguerra de la propiedad de automóviles en Estados Unidos siguió impulsando la demanda, y la producción venezolana aumentó. Venezuela compró la empresa Cities Service y el gas CITGO se convirtió en una exportación clave de Venezuela. En 1976, el gobierno nacionalizó la industria petrolera. El petróleo fue una bendición mixta para Venezuela, aportando altos niveles de ingresos para apoyar programas gubernamentales que beneficiaban a la gente; pero también impidiendo que la industria venezolana se diversificara. Sin embargo, el letrero CITGO se convirtió en un espectáculo bienvenido para muchos habitantes de Nueva Inglaterra, ya que la compañía ha donado millones de galones de aceite para calefacción doméstica para ayudar a cientos de miles de familias en el noreste de Estados Unidos a lo largo de varias décadas.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Cuáles fueron los motivos ulteriores de los estadounidenses detrás de sus elecciones de intervenir en América Latina para combatir el comunismo?
    • ¿Qué quiso decir Ernesto Guevara cuando describió las diferencias entre sus soldados y las tropas del gobierno?

    Durante las décadas de 1950 y 1960 el colonialismo terminó mayormente en África, aunque no sin atrocidades ocasionales como la opresión británica de los kikuyu en Kenia en un conflicto los británicos aún perdieron, a pesar de tener una fuerza abrumadora de su lado. En Sudáfrica, el gobierno blanco de F. W. De Klerk, quien se convirtió en presidente en 1989, finalmente comenzó a desmantelar el sistema de apartheid que había oprimido a la mayoría negra durante generaciones. Nelson Mandela (1918-2013) era miembro de una familia nativa real del pueblo xhosa que se convirtió en abogado en Johannesburgo y se convirtió en activo en la política después de que el gobierno blanco comenzara a instituir políticas de apartheid en la década de 1940. El apartheid era un sistema de segregación racial que separaba por completo a la mayoría negra de los gobernantes blancos y los privaba de derechos políticos y civiles. Mandela se convirtió en presidente del Congreso Nacional Africano (ANC), una organización establecida en 1912 para defender los derechos de los africanos nativos y los mestizos en Sudáfrica. Fue detenido en 1956 por sedición y traición. A pesar del compromiso con la no violencia, Mandela comenzó a liderar actos de sabotaje contra propiedades gubernamentales en 1961 y fue condenado en 1962 y condenado a cadena perpetua.

    De Klerk y Mandela
    Figura: Frederik de Klerk y Nelson Mandela se dan la mano en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en 1992.

    De Klerk visitó a Nelson Mandela en prisión unos meses después de convertirse en presidente y habló con él durante 3 horas. En 1990, De Klerk pidió una nueva Constitución y cerró el programa de armas nucleares de Sudáfrica. Después liberó a Mandela después de 27 años como preso político y levantó la prohibición de que el ANC operara como partido político. Después de perder la elección presidencial ante él en 1994, De Klerk se desempeñó como uno de los vicepresidentes de Mandela de 1994-6. Mandela se desempeñó como presidente por un solo mandato y luego renunció. Se centró en la reconciliación mientras estaba en el cargo y en su retiro se dedicó a combatir la pobreza y el SIDA.

    Guerra Fría en EU

    El senador de Wisconsin Joseph McCarthy irrumpió en la escena política estadounidense durante un discurso en Wheeling, Virginia Occidental, en febrero de 1950. Agitando una hoja de papel en el aire, McCarthy anunció falsamente que sostenía una lista de 205 nombres “que se dieron a conocer al Secretario de Estado como miembros del partido comunista y que, sin embargo, siguen trabajando y dando forma a la política [estadounidense]”. Como McCarthy no tenía una lista real, el número rápidamente cambió a cincuenta y siete, luego ochenta y uno. Por último, prometió revelar el nombre de un solo comunista, el “principal agente soviético” de la nación. Los números cambiantes trajeron el ridículo, pero no importaba: las mentiras de McCarthy le ganaron fama y alimentaron un nuevo “susto rojo”.

    Edgar Hoover
    Figura: J. Edgar Hoover, jefe de la Oficina Federal de Investigaciones, 1961.

    El macartismo fue parte de una campaña propagandística anticomunista generalizada dirigida por el gobierno de Estados Unidos a la Guerra Fría en Estados Unidos. Apenas dos años después de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Truman emitió la Orden Ejecutiva 9835, estableciendo revisiones de lealtad para los empleados federales. El FBI realizó exámenes minuciosos de todos los posibles “riesgos de seguridad” entre los oficiales del Servicio Exterior. Cuando comenzó la Guerra de Corea, el director del FBI, J. Edgar Hoover, solicitó sin éxito a Truman que suspendiera el habeus corpus y detuviera a 12 mil estadounidenses sospechosos de deslealtad. Hoover se sintió cada vez más frustrado con lo que veía como la obstrucción del Presidente y la Corte Suprema de su capacidad para procesar a las personas por sus opiniones políticas. En 1956, Hoover inició un programa de contrainteligencia, COINTELPRO, para perturbar al Partido Comunista de Estados Unidos (CPUSA). El alcance de las sospechas de Hoover y los objetivos de COINTELPRO crecieron para incluir grupos de derechos civiles, feministas, ambientalistas, activistas nativos americanos y manifestantes contra la guerra antes de la disolución del programa en 1971. El espionaje doméstico y las tácticas de guerra psicológica del programa fueron ampliamente criticadas. Muchos creían que el FBI había sobrepasado en gran medida su autoridad; algunos incluso acusaron a COINTELPRO de planear los asesinatos de algunos de los objetivos del programa.

    En el Congreso, el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes (HUAC) y el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado realizaron más de cien investigaciones y audiencias sobre la influencia comunista en la sociedad estadounidense entre 1949 y 1954. La Ley de Seguridad Interior, aprobada por el Congreso en septiembre de 1950, requería que todas las “organizaciones comunistas” se inscribieran ante el gobierno, le otorgaba mayores facultades para investigar la sedición, y permitió evitar que los presuntos individuos obtuvieran o conservaran su ciudadanía. En el primer año, la nueva ley dio la vuelta a más de 50 mil inmigrantes de Alemania y a más de 10 mil rusos desplazados. Había, por supuesto, comunistas norteamericanos en Estados Unidos. El CPUSA disfrutó de la mayor parte de su influencia como organizadores laborales y como fuertes opositores a la segregación de Jim Crow. Pero incluso en el apogeo de la Depresión, el comunismo nunca atrajo a muchos estadounidenses. Las cazas de brujas de McCarthy y Hoover lanzaron acusaciones y arruinaron carreras menos sobre los sentimientos comunistas populares y más sobre su oposición a los derechos civiles y a los manifestantes contra la guerra.

    La carrera armamentista no sólo se trataba de tecnología nuclear, sino también de una contienda para mejorar la distancia y precisión de los misiles que pudieran llevar una carga nuclear. La carrera de misiles condujo indirectamente a la carrera espacial, ya que tanto Estados Unidos como los soviéticos iniciaron programas para la exploración espacial. Al colapsar Alemania al cierre de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética habían corrido hacia Berlín, esperando no sólo ser los primeros en ocupar la capital sino adquirir elementos del programa nazi de misiles V-2 y del proyecto de propulsión a chorro. En los últimos meses de la guerra, los nazis habían desarrollado un “arma de venganza” para aterrorizar a Inglaterra, a pesar de que Alemania no tenía esperanzas de ganar. El V-2 fue el primer misil balístico guiado del mundo, capaz de transportar una carga explosiva de hasta seiscientas millas. Tanto Estados Unidos como la URSS esperaban capturar científicos, diseños y equipos de fabricación para construir sus propios cohetes. El principal científico de cohetes de Alemania, Wernher von Braun, se rindió a las tropas estadounidenses y finalmente se convirtió en el líder del programa espacial estadounidense. Alrededor de 1,600 científicos e ingenieros alemanes encontraron su camino en el programa estadounidense. El programa de la Unión Soviética fue manejado por el coronel del Ejército Rojo Sergei Korolev, aunque el programa soviético también contaba con alrededor de 2 mil alemanes. Ambos equipos de ingeniería trabajaron para adaptar la tecnología de cohetes alemanes para crear un misil balístico intercontinental (ICBM) que pudiera portar las nuevas armas nucleares.

    F-86
    Figura: F-86 del 4to ala caza-interceptor, Guerra de Corea.

    La tecnología Jet se desarrolló aún más rápidamente. Para la época de la Guerra de Corea, los cazas a reacción apoyaban a ambos bandos, utilizando la misma tecnología alemana adquirida después de la Segunda Guerra Mundial. Los aviones comerciales se introdujeron en la década de 1950, reemplazando a los transatlánticos en la década de 1970 como transporte de pasajeros.

    Apolo 11
    Figura: El cohete Apolo 11 Saturno V se levanta, 16 de julio de 1969.

    Los soviéticos lograron primero el éxito en la carrera de misiles. Incluso utilizaron el vehículo de lanzamiento ICBM en octubre de 1957, para enviar a la órbita Sputnik, el primer satélite artificial del mundo. Fue una victoria tecnológica decisiva, y el ministerio de propaganda soviético aprovechó al máximo la oportunidad para iniciar una carrera espacial al tiempo que advirtió a Estados Unidos que podría entregar armas nucleares a objetivos estadounidenses.

    En respuesta, el gobierno de Estados Unidos se apresuró a perfeccionar su propia tecnología ICBM y en 1958 estableció la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) para lanzar satélites y astronautas al espacio. Los primeros intentos estadounidenses de lanzar un satélite a la órbita sufrieron fracasos espectaculares, aumentando los temores de la dominación soviética en el espacio. Mientras el programa espacial estadounidense luchaba, la cápsula Luna 2 de la Unión Soviética se convirtió en el primer objeto hecho por el hombre en tocar la luna en septiembre de 1959. Entonces la URSS lanzó con éxito a un par de perros (Belka y Strelka) a la órbita y los devolvió vivos a la Tierra en agosto de 1960 mientras que el programa estadounidense Mercury languideció atrasado (el primer perro que los soviéticos enviaron a orbitar, Laika, murió durante el viaje). El cosmonauta Yuri Gagarin fue lanzado a órbita el 12 de abril de 1961. El astronauta estadounidense Alan Shepard logró un vuelo suborbital en la cápsula Freedom 7 el 5 de mayo. Estados Unidos se había sentido avergonzado, y John Kennedy utilizó la frustración de Estados Unidos por las primeras pérdidas en la “carrera espacial” para reforzar los fondos para un alunizaje tripulado, que tuvo éxito el 20 de julio de 1969.

    Preguntas para Discusión
    • ¿Cómo lesionó la ansiedad por el comunismo los derechos civiles en Estados Unidos?
    • ¿Por qué Estados Unidos estaba tan motivado para vencer a la U.S.S.R. en la carrera espacial?

    La Guerra Fría terminó con los 80. Entre 1989 y 1991, el sistema soviético colapsó y Rusia perdió el control de sus satélites de Europa del Este. Los líderes soviéticos Yuri Andropov y Mijaíl Gorbachov comenzaron a relajar los estrictos controles que el estado había estado ejerciendo sobre los estados satélites. Andropov impidió que la URSS invadiera Polonia en 1981 para aplastar al movimiento Solidaridad, como lo habían hecho durante la Primavera de Praga en 1968. Para 1989, Solidaridad se incluyó en las elecciones multipartidistas en Polonia y el líder del movimiento, Lech Walesa, fue elegido Presidente (1990-95). El sucesor de Andropov, Gorbachov inició un proceso de perestroika, reestructurando la economía, en 1986 e introdujo glasnost, una política de mayor apertura política y apoyo a los derechos individuales, incluida la libertad de expresión. La libertad de expresión que Gorbachov otorgó incluía la libertad de criticar al gobierno, que no podría controlar.

    En octubre de 1989, el líder de toda la antigüedad de Alemania Oriental renunció. Erich Honecker había sido fundamental en la construcción del Muro de Berlín en 1961. Honecker había gobernado entonces la nación comunista desde 1971 hasta 1989, y había ordenado a las tropas de Alemania Oriental que dispararan contra personas que intentaban escapar a Berlín Occidental. Más de mil personas fueron asesinadas a lo largo de los años. El muro sólo duró tres semanas después de la remoción de Honecker del cargo. Huyó primero a Rusia y luego a Chile para evadir la acusación por dar la orden de disparar contra personas que huían de Alemania del Este, pero para entonces sufría de cáncer avanzado de hígado. Alemania no luchó demasiado para extraditar a Honecker y murió en 1994 en Santiago.

    Muro de Berlín
    Figura: Alemanes se paran en lo alto del Muro frente a la Puerta de Brandenburgo en los últimos días antes de que el Muro fuera derribado

    Honecker había creído honestamente que el Muro de Berlín era inevitable y que al construirlo había impedido una “tercera guerra mundial con millones de muertos”. Derribar el muro y reunificar a Alemania en 1990 fueron hitos al final de la Guerra Fría. En 1991, Gorbachov accedió a permitir que las repúblicas bálticas (Letonia, Lituania y Estonia) se separaran de la URSS, y los de línea dura en el Kremlin intentaron derrocarlo en un golpe de estado. El presidente de la Federación Rusa, Boris Yeltsin, apoyó a Gorbachov y frustró el golpe. A pesar de que Gorbachov había sido devuelto al Kremlin, Yeltsin comenzó a ganar el poder para él y para Rusia a expensas del Gorbachov y la U.S.R.A finales de 1991, Yeltsin ondeó la bandera rusa sobre el Kremlin junto con la bandera soviética. El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov renunció como presidente de la URSS en un discurso televisado, y entregó los códigos nucleares soviéticos a Yeltsin. Al día siguiente, la U.S.R.se disolvió y Yeltsin se mudó a la oficina de Gorbachov en el Kremlin.

    El colapso de la Unión Soviética dejó a EU como la única superpotencia del mundo. Esta no fue una noticia bienvenida para algunos de los funcionarios de la antigua U.S.S.R. Veremos cómo estas personas consolidaron su poder en la nueva Rusia cuando discutamos la Globalización en el próximo capítulo.

    Pregunta para Discusión
    • ¿Crees que Mijaíl Gorbachov pretendía acabar con la U.S.S.R.?

    Atribuciones de medios


    This page titled 1.12: Guerra Fría is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Dan Allosso and Tom Williford (Minnesota Libraries Publishing Project) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.