Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.2: Griegos en Roma

  • Page ID
    102555
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje

    • Ser capaz de definir las percepciones del pueblo griego en Roma;
    • Poder definir en qué medida los griegos contemporáneos fueron aceptados y respetados por los romanos;
    • Para conocer las posiciones cercanas a la élite romana que los griegos podrían ocupar (y lamentar)

    EL OJO ROMANO PARA EL CHICO GRIEGO

    Lo que los romanos pensaban sobre los griegos y el griego 'Oriente' es complicado. Tenían mucho respeto por algunas culturas antiguas, especialmente (pero no limitado a) Grecia. También basaron casi toda su literatura en modelos griegos, [1] y algunos romanos de élite se convirtieron en seguidores entusiastas de la filosofía griega. Sin embargo, los romanos a menudo pensaban mucho más en los griegos muertos que en los vivos reales, y Grecia finalmente se convirtió en una colonia romana. Muchos griegos llegaron a Roma como esclavos, a menudo en gran número en la República Media y los años 100 a. C., cuando Roma estaba conquistando Grecia y reinos griegos en Asia Menor. Si bien muchos griegos tenían ciudadanía romana, había relativamente pocos griegos en el Senado durante mucho tiempo.

    En el siguiente discurso del 62 a. C. Cicerón defiende a un poeta griego, Aulo Licinio Archias, quien fue juzgado acusado de reclamar falsamente la ciudadanía romana. Estaba siendo juzgado como una forma de llegar a sus poderosos mecenas (patrocinadores), porque ciertamente no había pruebas reales en su contra, y abundantes pruebas, como señala Cicerón, a favor de que sea ciudadano. Cicerón y él también eran amigos, y era un hombre Cicerón respetado como individuo e intelectual; aquí, Cicerón toma un tono muy diferente sobre los griegos vivos que hace en otros lugares, y también celebra el valor de los griegos y la literatura griega para Roma:

    ... Pronto te haré pensar que el hombre frente a ti, Aulo Licinio, [2] es alguien no sólo, ahora que es ciudadano, no merece ser cortado de la lista de ciudadanos, sino que es digno, aunque ahora no fuera uno, de ser hecho ahora ciudadano. Cuando Archias dejó por primera vez la infancia, de todos los estudios de esas artes por los que poco a poco se entrena y perfecciona a los jóvenes, se dedicó al estudio de la escritura. Esto fue ante todo en Antioquía, pues él nació y allí fue un noble, anteriormente una ciudad ilustre y rica, y aún llena de hombres eruditos y de eruditos; ahí fue su destino mostrarse rápidamente superior a todos en habilidad y por cómo se reconocían sus talentos. Después, en otras partes de Asia y sobre toda Grecia, se habló tanto de su llegada donde quiera que viniera, que la ansiedad con la que se le esperaba era aún mayor que la fama de su genio; —pero la admiración que recibió cuando llegó, superó incluso la ansiedad con la que se le esperaba! 5 Italia estaba en ese momento llena de ciencia griega y de sistemas griegos, y estos estudios fueron cultivados en ese momento en Lacio [3] con mayor celo del que ahora están en los mismos lugares; aquí también en Roma, a causa del entonces tranquilo estado de la República, estaban lejos de ser descuidados . Por lo tanto, la gente de Tarento, Rhegium y Naple [4] s le presentó su ciudadanía y otros dones; y todos los hombres que eran capaces de juzgar el talento lo pensaron merecedor de su amistad y hospitalidad. Cuando, por su gran fama nos dio a conocer in absentia llegó a Roma, en el consulado de Marius y Catulo [102 a. C.]. Fue su destino tener a esos hombres como sus primeros cónsules, el primero que pudo proporcionarle los logros más ilustres sobre los que escribir, el otro podría darle, no sólo hazañas para celebrar, sino sus oídos y atenciones juiciosas. De inmediato los Luculli, [5] aunque Archias era todavía un joven, lo recibieron en su casa. Pero debemos atribuir no sólo su genio y su aprendizaje, sino también su disposición natural y virtud, que la casa que fue la primera que se le abrió en su juventud, es también aquella en la que vive más familiarmente en su vejez.

    6 En aquella época se hizo amigo de Quinto Metelo, el gran hombre que era el conquistador de Numidia, y de su hijo Pío. Fue escuchado con entusiasmo por Marco Emilio; se asoció con Quinto Catulo (el padre y los hijos). Fue muy respetado por Lucio Craso; y en cuanto a los Luculli, y Dusos, y los Octavii, y Cato, y toda la familia de los Hortensii, [6] estaba en términos de la mayor intimidad posible con todos ellos, y fue sostenido por ellos en el mayor honor. Porque, no sólo cada uno cultivaba a su conocido que deseaba aprender o escuchar algo, sino que fingían querer hacerlo. Mientras tanto, después de un intervalo suficientemente largo, habiendo ido con Lucio Lúculo a Sicilia, y posteriormente partió de esa provincia en compañía del mismo Lúculo, llegó a Heraclea. Y como esa ciudad era aquella que gozaba de todos los derechos de una ciudad aliada en toda su extensión, se puso ansioso por convertirse en ciudadano de ese pueblo. Y, como lo pensaban digno de tal favor por su propio bien, al ser ayudado por la influencia y autoridad de Lúculo, lo obtuvo fácilmente de los heracleos.7 Se le dio su ciudadanía conforme a lo dispuesto en la ley de Silvano y Carbo: “Si algún hombre hubiera sido inscrito como ciudadanos de las ciudades aliadas, y si, en el momento en que se aprobó la ley, tenían residencia en Italia, y si dentro de sesenta días habían hecho un regreso o ellos mismos al pretor”. Como ya llevaba muchos años residiendo en Roma, se inscribió como ciudadano ante el pretor, Quinto Metelo, su amigo más íntimo. 8 Si no tenemos nada más de qué hablar excepto los derechos de la ciudadanía y la ley, no necesito decir más. Se acabó la causa. ¿Para cuál de todas estas afirmaciones, oh Gratius, puede ser invalidada? ¿Negará que estaba inscrito, en el momento de que hablo, como ciudadano de Heraclea? Hay un hombre presente de la máxima autoridad, un hombre de lo más escrupuloso y veraz, Lucio Lúculo, quien te dirá no que lo piensa, sino que lo sabe; no que haya oído hablar de ello, sino que lo vio; ni siquiera que estuvo presente cuando se hizo, sino que en realidad lo hizo él mismo...

    9 “Pero no tenía residencia en Roma”. ¿Qué, un hombre que había trasladado todos sus bienes y fortunas a Roma muchos años antes de convertirse en ciudadano? “Pero no se reportó para el censo”. [7] Efectivamente lo hizo, y en ese retorno que por sí solo tiene la autoridad de un documento público con el colegio de pretores.. en estos documentos, por lo tanto, no verá ningún borrado que afecte el nombre de Aulo Licinio. 10 Y como este es el caso, ¿qué razón tiene usted para dudar de su ciudadanía, sobre todo porque estaba inscrito como ciudadano de otras ciudades también? En verdad, como los hombres en Grecia tenían la costumbre de dar derechos de ciudadanía a muchos hombres de calificaciones muy ordinarias, y dotados de ningún talento en absoluto, o de muy moderados, sin pago alguno, es probable, supongo, que los regianos, y locrianos, y napolitanos, y tarentinos [8] deberían haber sido reacios a darle a este hombre, gozando de la más alta reputación posible de genio, ¡lo que tenían la costumbre de dar incluso a los actores! ...

    Cicerón continúa con sus entusiastas elogios a Archias antes de señalar que su poesía en alabanza a famosos romanos fue útil para Roma porque el griego era conocido mucho más amplio que el latín:

    23 Porque si alguien piensa que las personas obtienen menos gloria de los versos griegos que de los latinos, está muy equivocado, porque la poesía griega se lee entre todas las naciones, mientras que el latín se limita a los límites de nuestro territorio, que son lo suficientemente estrechos. Y así, si los logros que hemos realizado están limitados únicamente por los límites del mundo entero, debemos desear que, dondequiera que nuestra energía y nuestros brazos hayan penetrado, nuestra gloria y nuestra fama también alcancen. Porque, como esto es siempre una amplia recompensa para aquellas personas cuyos logros son objeto de escritos, entonces sobre todo es el mayor incentivo para encontrar trabajos y peligros a todos los hombres que luchan por sí mismos por el bien de la gloria... 25 Por lo tanto, supongo, si Archias no fuera ciudadano romano según a las leyes, ¡no pudo haber ideado que algún general le presentara la ciudadanía! ...

    26 ¿Qué más necesito decir? ¿No pudo haber obtenido la ciudadanía de Quinto Metelo Pío, su propio amigo más íntimo, que se la dio a muchos hombres, ya sea por petición propia, o por la intervención de los Luculli? especialmente cuando Metelo estaba tan ansioso por que se celebraran sus propias hazañas por escrito, que prestó su atención de buena gana a poetas nacidos incluso en Córdoba, cuya poesía tenía un sabor muy pesado y extraño. Porque esto no debe preocuparse, que no puede guardarse en la oscuridad, sino que podría declararse abiertamente: todos estamos influenciados por un deseo de alabanza, y los mejores hombres son los más especialmente atraídos por la gloria. Esos mismos filósofos incluso en los libros que escriben sobre despreciar la gloria, ponen sus propios nombres en la página del título. En el mismo acto de registrar su desprecio por el renombre y la notoriedad, desean que se conozcan y hablen sus propios nombres. 27 Decimus Brutus, ese ciudadano más excelente y general consumado, adornó los acercamientos a sus templos y monumentos con los versos de Atio. Y últimamente ese gran hombre Fulvio, que luchó con los etolios, teniendo a Ennius para su compañero, no dudó en dedicar el botín de Marte a las Musas. Por tanto, en una ciudad en la que generales, casi en armas, han respetado el nombre de los poetas y los templos de las Musas, estos jueces vestidos de paz no deben actuar de manera inconsistente con el honor de las Musas y la seguridad de los poetas...

    Pero incluso personas como Cicerón, que eran entusiastas partidarios de (algunos) intelectuales griegos y el papel de la filosofía y la literatura griegas en la vida romana a menudo no pensaban mucho en muchos griegos reales que conocía y conocía. Lo siguiente es mucho más mordaz de los griegos que su discurso de defensa para Archias. En la siguiente carta a su hermano Quinto en el 49 a. C., quien era gobernador de la Provincia de Asia (abarcando aproximadamente gran parte de la Turquía moderna) sugiere que desconfiar de los griegos y lugareños era el camino a seguir. Es importante recordar que el mismo Cicerón había sido gobernador romano en la provincia de Cilicia en el 51 a. C., y esta carta probablemente estaba destinada a su publicación y el consejo para llegar mucho más que a su hermano, así que esto es lo que Romanos se sintieron cómodos diciendo abiertamente sobre los griegos:

    Si, sin embargo, has encontrado en la propia provincia a alguien, antes desconocido para mí, que se haya abierto camino en la intimidad contigo, cuida cuánta confianza depositas en él. Puede que haya, seguro, muchos buenos provinciales, pero, aunque así lo esperemos, es arriesgado estar seguros al respecto. Porque el verdadero personaje de todos está cubierto por muchas capas de pretensión y está oculto por una especie de velo: el rostro, los ojos y la expresión muy a menudo mienten, y el habla más a menudo de todas. Y entonces, ¿cómo puede esperar encontrar en esa clase a cualquiera que, mientras perdura por el bien del dinero todo de lo que apenas podemos arrancarnos, sin embargo, le amará sinceramente y no se limite a pretender hacerlo por motivos interesados? Creo, en efecto, que es una tarea difícil encontrar a esos hombres, sobre todo si notamos que a las mismas personas no les importa casi ningún hombre fuera del cargo, sin embargo, siempre con un solo consentimiento mostrar afecto por los pretores. [9] Pero de este grupo, si por casualidad has descubierto que alguien es más cariñoso de ti —porque puede que así suceda— que de tu posición, deberías estar feliz de agregar a esa persona a tu lista de amigos: pero si no lo percibes, no hay grupo de personas debes estar más en guardia contra admitir a la intimidad, sólo porque conocen todas las formas de ganar dinero, hacen todo por el bien del dinero en efectivo, y no tienen consideración por la reputación de un hombre con el que no están destinados a pasar la vida. E incluso entre los propios griegos hay que desconfiar de permitirles ser amigos cercanos, salvo en el caso de los muy pocos —si se pueden encontrar— que son dignos de la antigua Grecia. Tal como están las cosas ahora, de hecho, demasiadas de ellas son poco confiables, falsas y educadas por la larga servidumbre en las artes de la adulación extravagante. Mi consejo es entretener a estos hombres con cortesía, pero sólo formar estrechos lazos de hospitalidad o amistad con los mejores de ellos: las intimidades excesivas con ellos no son muy dignas de confianza, pues no se atreven a oponerse a nuestros deseos, y no sólo son celosos de los romanos sino también de otros griegos.

    Cicerón, Cartas a su Hermano Quinto 1.1

    Obviamente, la siguiente carta no estaba destinada a su publicación. Cicerón había recibido lo que claramente era una carta indignada de su hermano, quien estaba furioso porque Cicerón le había recomendado a un hombre que había matado a su madre, y había olvidado mencionar ese hecho. Al responder Cicerón trata de defenderse básicamente diciendo que los griegos son todos bastante astutos, y usando la estrategia de no disculpa 'Lo siento, estás molesto'.

    Ahora voy a responder a las cartas que me entregó L. Cesio, a quien, como veo que lo deseas, voy a ayudar en todo lo que pueda. Uno de ellos es sobre Zeuxis de Blaundus, a quien dices que te lo recomendé calurosamente por mí aunque un matricidio muy notorio. En este asunto, y sobre este tema en general, por favor escuchen una breve declaración, en caso de que por casualidad se sorprenda de que me haya vuelto tan conciliador con los griegos. Al ver, como lo hice, que las quejas de los griegos, porque tienen un genio para el engaño, se les permitía un peso excesivo, cada vez que me decían de alguno de ellos haciendo quejas sobre ti, los apaciguaba por todos los medios a mi alcance. Primero, pacifiqué a los dionisopolitanos, que estaban muy amargos, cuyo líder, Hermippus, me puse de lado no sólo por cómo hablaba, sino tratándolo como a un amigo. Yo le hice lo mismo a Hefesto de Apameia; lo mismo a ese tipo más poco confiable, Megaristus de Antandro; lo mismo a Nicias de Esmirna; también abrazé con toda la cortesía que poseía a los hombres más inútiles, incluso Ninfona de Colofón. Y todo esto lo hice de ningún gusto por estas personas en particular, o por la nación en su conjunto: estaba harto de todo corazón de su volubilidad y obsequiosidad, de sentimientos que no se ven afectados por nuestra amabilidad, sino por nuestra posición.

    Pero para regresar a Zeuxis. Cuando me estaba contando la misma historia que usted menciona en su carta sobre lo que le había dicho el señor Cascellio en conversación, le detuve de hablar más lejos, y lo admití en mi sociedad. No puedo, sin embargo, entender tu virulencia cuando dices que, habiendo cosido en el saco de la parricida [10] dos misianos en Esmirna, deseabas mostrar un ejemplo similar de tu severidad en la parte alta de tu provincia, y que, por tanto, habías deseado atraer a Zeuxis a tu manos por todos los medios posibles. Porque si lo habían llevado a la corte, quizás no debería haberle permitido escapar: pero no había necesidad de que fuera cazado y atraído por palabras suaves para que fuera juzgado, como dice en su carta, sobre todo porque es uno a quien aprendo a diario, tanto de sus conciudadanos como de muchos otros, a ser un hombre de mayor carácter de lo que cabría esperar de un pueblo tan oscuro como el suyo. Pero, dirás, sólo son los griegos a quienes soy indulgente. ¡Qué! ¿No hice todo lo posible para apaciguar a L. Caecilius? ¡Qué hombre! ¡Tan irritable! ¡Tan violento! De hecho, ¿quién está ahí excepto Tuscenius, cuyo caso nadie puede ayudar, no me he ablandado?

    Cartas a su Hermano Quinto 1.2

    Reflejo

    Al mirar los tres documentos anteriores, ¿cuál opina que fue la actitud de Cicerón hacia los griegos? ¿Cómo se da cuenta de la manera diferente en que presenta a los griegos y habla de ellos?

    CIUDADANOS GRIEGOS, CIUDADANÍA ROMANA

    Los griegos, al igual que otros pueblos provinciales, se convirtieron en ciudadanos romanos por diversos medios. A algunos se les podría dar la ciudadanía como honor por servir a los romanos o a un pozo romano. Otros podrían convertirse en ciudadanos cuando fueron liberados de la esclavitud por un maestro romano (los esclavos griegos eran bastante populares en Roma, especialmente para enseñar a hijos de la élite griega), o si habían servido una cantidad apropiada de tiempo en las fuerzas auxiliares para Roma. Otros que viven en Grecia podrían ser hijos de ciudadanos romanos que vivían en el extranjero, ya que los romanos no vinculaban la ciudadanía al nacimiento en la ciudad de Roma o incluso en Italia. Si eras hijo de dos ciudadanos romanos libres entonces eras ciudadano, donde quiera que hayas nacido.

    A pesar de las burlas de muchos romanos, Roma fue donde se hicieron fortunas y reputaciones. Algunos griegos podrían tacharlo para Roma por posibles recompensas monetarias dando clases particulares a romanos en filosofía. No obstante, si el escritor del siglo II de la CE, de Lucian 'Sobre el filósofo dependiente' tiene razón, ese podría ser un trabajo terrible. Comienza describiendo cómo el filósofo es atraído por primera vez al ser invitado por un romano a una cena elegante donde será tratado como un rey, y cómo van las cosas cuesta abajo a partir de ahí:

    En conjunto, tus sentimientos están mezclados, tu espíritu perturbado y azotado de asombro. En un momento estás envidiando a tu anfitrión su oro, su marfil, y toda su magnificencia; al siguiente, te estás compadeciendo como una miserable no-entidad que llama vida a su existencia. A intervalos piensas, '¡qué feliz estaré, compartiendo este esplendor, disfrutándolo como si fuera mío!' Porque sueñas con tu vida futura como una fiesta continua... Actualmente se beben brindis por la salud. El anfitrión pide una copa grande, y bebe para 'el Profesor', o cualquiera que sea su título. Tú, en tu inocencia, no sabes que deberías decir algo en respuesta; recibes la copa en silencio, y te consideran grosero. 17 Además de esto, la promesa de tu anfitrión te ha asegurado el odio de muchos de sus viejos amigos, con algunos de los cuales ya era un agravio que un conocido de unas horas' de pie debe sentarse por encima de los hombres que llevan años bebiendo la copa de la esclavitud. [11]

    Las lenguas están ocupadas contigo a la vez. Escucha algunos de ellos. '¡Entonces! ¡Estamos para dar lugar a los recién llegados! Sólo quería esto. Las puertas de Roma no están abiertas a nadie más que a estos griegos. Ahora, ¿cuál es su reclamo para ser colocado sobre nosotros? Supongo que piensan que nos están haciendo un favor con sus balbuceos? ' '¡Cómo bebió, para estar seguro!' dice otro. '¿Y viste cómo le bajaba la comida, de la mano? ¡Menudo hambriento sin modales! Nunca antes había soñado tanto con pan blanco. Fue lo mismo con el capón y el faisán; ¡mucho si nos dejara los huesos para recoger! ' 'Mis queridos señores' (llora número tres), 'Le doy cinco días en el exterior; después de lo cual lo verán en nuestro extremo de la mesa, gimiendo con nosotros mismos. Es un nuevo par de zapatos en este momento, y es tratado con toda ceremonia. Espera a que haya sido usado algunas veces, y el barro haya hecho su trabajo; será arrojado debajo de la cama, pobre desgraciado, como el resto de nosotros, para ser un receptáculo para chinches. ' Tales son algunos de los muchos comentarios que te excitan; y, por lo que sabemos, las travesuras pueden estar gestando en este momento...

    ... Tal, amigo mío, es tu primera cena, la mejor que jamás vas a conseguir. Por mi parte, dame una cena de hierbas, con libertad de comer cuando quiera y tanto como quiera. Te ahorraré el recital de los males nocturnos que siguen a tu exceso. A la mañana siguiente, tienes que llegar a términos en cuanto al monto de tu salario, y los tiempos de pago. Al aparecer en respuesta a su citación, encuentras con él a dos o tres amigos. Él te pide que estés sentado, y empieza a hablar. 'Ya has visto el tipo de forma en que vivimos, sin ostentación, sin alboroto; todo bastante sencillo y ordinario. Ahora considerarás todo aquí como propio. Sería algo extraño, en efecto, si yo le confiara la más alta responsabilidad de todos, la guía moral de mí y de mis hijos —si hay niños para ser instruidos—” y, sin embargo, dudar en poner el resto a su disposición. Algo, sin embargo, debe resolverse. Conozco tu espíritu moderado e independiente. Me doy cuenta bastante de que usted viene a nosotros de ningún motivo mercenario, que sólo está influenciado por el respeto y respeto uniforme que se le va a asegurar en esta casa. Aún así, como digo, hay que resolver algo. Ahora bien, mi querido señor, dígame usted mismo, lo que piensa bien; recordando que hay algo que esperar en los grandes festivales; porque no me va a encontrar negligente en ese sentido, aunque no digo nada definitivo en la actualidad; y estas ocasiones, como usted sabe, vienen con bastante frecuencia en el transcurso del año. Esta consideración sin duda te influirá en liquidar el monto de tu salario; y aparte de eso, se sienta bien en hombres de cultura como tú, estar por encima de la idea del dinero. ' Tus esperanzas están enfurecidas en las palabras, y tu espíritu orgulloso es domesticado. El sueño del millonario y propietario aterrizado se desvanece, a medida que poco a poco captas su parsimoniosa deriva. Sin embargo, sonríes el aprecio de la promesa. Debes 'considerar todo como tuyo'; ahí, seguramente, ¿hay algo sólido? 'Es un calado (¿pero lo sabías?)

    Eso moja los labios, pero deja el paladar seco.

    Después de un intervalo de vergüenza, dejas el asunto a su decisión. Él declina la responsabilidad, y pide la intervención de una de las empresas: déjele nombrar una figura, a la vez digna de su aceptación y no difícil de pagar para él, que tiene tantos llamamientos más urgentes sobre ella. 'Señor', dice este viejo caballero oficioso, que desde su juventud ha sido un sapo, 'Señor, usted es el hombre más afortunado de Roma. ¡Niégalo si puedes! Se ha ganado un privilegio que muchos hombres han anhelado, y no es como obtener a manos de Fortune. Te han admitido para disfrutar de la compañía y compartir el hogar y hogar del primer ciudadano de nuestro imperio. Usado bien, tal privilegio será más para ti que la riqueza de un Croesus o un Midas. Sabiendo como yo cuántas hay —personas de alto rango— que estarían encantadas de pagar dinero, simplemente por el honor y la gloria del conocimiento, de ser visto en su compañía, y clasificarse como sus amigos e íntimos, —sabiendo esto, estoy perdido de palabras en las que expresar mi sentido de tu buena fortuna . ¡No solo estás para disfrutar de esta felicidad, sino que te paguen por disfrutarla! Dadas las circunstancias, creo que vamos a satisfacer sus expectativas más extravagantes, si decimos 'y nombra una suma que en sí misma es de la más pequeña, bastante aparte de toda referencia a sus brillantes esperanzas. No obstante, no hay nada21 para ello sino someterse con una buena gracia. Ya es demasiado tarde para escapar; estás en las labores. Entonces abres la boca por el momento, y eres muy manejable desde el principio. No le das a tu jinete ocasión de mantener un rienda firme, o de usar el espolón; y al fin por grados imperceptibles estás bastante roto en él...

    Para salvarte he cortado algunas de las diversas cosas horribles que empiezas a soportar como filósofa de casa, la mayoría de las cuales requieren que te des cuenta de que tu nuevo trabajo va a ser no solo humillante, sino mal pagado. Lucian continúa...

    ... No, su patrón no tiene necesidad de sus servicios en esta dirección. Por otro lado, tienes una barba larga y un semblante venerable; el manto griego cuelga admirablemente sobre tus hombros, y se te sabe que eres profesor de retórica, o literatura, o filosofía; no estará mal, piensa, tener tales búsquedas representadas en el numeroso séquito que le procede. Le dará un aire de cultura griega, de curiosidad liberal de hecho. ¡Amigo, amigo! tu stock in-trade parecería no ser palabras de sabiduría, sino un manto y una barba. Si cumplieras con tu deber, por lo tanto, estar siempre bien en evidencia; comienza tu asistencia infalible desde las primeras horas de la mañana, y nunca dejaras de su lado. De vez en cuando pone una mano sobre tu hombro, y murmura algunas tonterías en beneficio de los transeúntes, que han de entender que aunque camina al extranjero no se olvidan las Musas, que en todas sus idas y venidas puede encontrar empleo elegante para su 26mente. Sin aliento y transpirante, trotas, un espectáculo lamentable, al lado de la camada; o si camina —ya sabes lo que es Roma—, cuesta arriba y abajo dale tras él vagas. Mientras él está haciendo una llamada a un amigo, te quedan afuera, donde, por falta de asiento, estás fain para sacar tu libro y leer de pie.

    La noche te encuentra hambriento y sediento. Te arrebatas una disculpa por un baño; y es medianoche o cerca de él antes de llegar a cenar. Ya no eres un invitado honrado; ya no atraes la atención de la empresa. Te has retirado para dejar espacio para alguna captura más nueva. Empujado en el rincón más oscuro, te sientas viendo el progreso de la cena, royendo en especie canina cualquier hueso que te baje y regalándote con hambre de entusiasmo sobre hojas de malva tan duras —los envoltorios de despedida más delicada— que pueden escapar de la vigilancia de quienes se sientan encima de ti. Ningún ligero es querer. No tienes tanto como un huevo que llamar tuyo; pues no hay razón para que esperes que te traten de la misma manera que un extraño; eso sería absurdo. Las aves que caen a tu suerte no son como otras aves. A tu vecino le da algún asunto regordete y exquisito; tú, un pobre medio pollo, o una paloma magra, un insulto, una indignación positiva en las aves de corral. Tan a menudo como no, aparece inesperadamente un invitado extra, y el mesero resuelve la dificultad quitando tu parte (con el consuelo susurrado de que eres 'uno de la familia'), y colocándolo ante el recién llegado.

    Se han cortado más indignidades sobre la comida y el ser servido en la mesa...

    Muchos son tus agravios; todo es un agravio enorme. 27 Y el clímax se alcanza cuando te encuentras eclipsado por algún secuaz, algún maestro de baile, algún vil rapero alejandrino de canciones jónicas. ¿Cómo se debe esperar comparar con los placeres del ministro del Amor, con el sigiloso transportador de letras sexys? Te acobardes desvergonzado en tu esquina, y lamentas tu suerte dura, también puedes; maldiciendo tu suerte que nunca has tenido ni un puñado de logros tan graciosos. Creo que desearías poder escribir canciones de amor, o cantar de otros hombres con buena gracia; percibiendo a medida que haces lo que es estar en demanda. No, podrías encontrar en ti jugar el papel del mago, el adivino, y hablar de tronos y en millones de dinero. Por estos, también, observas, se abren camino en el mundo, y están muy a favor. Con mucho gusto entrarías en alguna de estas vocaciones, en lugar de ser un náufrago inútil. Ay, incluso estos están más allá de ti; te falta plausibilidad. Te queda dar lugar a los demás; soportar el descuido, y guardar tus quejas para ti mismo...

    Lucian, sobre el filósofo dependiente 16-27

    Lucian continúa con más insultos repartidos al desafortunado filósofo, entre ellos los horrores de un viaje al campo y ser ensillado con cuidar al perro, así como la dificultad de conseguir el sueldo prometido tras sufrir todo esto. Este sholder frío de los romanos es un tema común en la literatura de la época:

    6. Nada puede ser más concienzudo que el hombre [un amigo al que acaba de referirse], nada más razonable, nada más sin pretensiones; generoso también, si soy alguna autoridad, y considerando la esbeltez de sus recursos con las manos abiertas que sus medios lo permitan. Sus características, sencillez, veracidad de autocontrol, un honor claramente romano, —y una calidez de afecto, sin embargo, posiblemente no romana, porque no hay nada de lo que toda mi vida a través de la que haya visto menos en Roma que un hombre infingidamente φιλσστοργορος. La razón por la que ni siquiera hay una palabra para esta virtud en nuestro idioma debe, me imagino, ser, que en realidad nadie en Roma tiene ningún afecto cálido.

    Fronto a Lucius Verus 163 CE


    1. Todos los géneros excepto la sátira, de hecho.
    2. Este era su nombre legal, romano.
    3. La región alrededor de Roma, ahora llamada Lazio
    4. Todas las ciudades originalmente griegas en el sur de Italia.
    5. Una familia romana muy famosa y distinguida.
    6. Cicerón es nombre dejando caer los nombres de famosos romanos y distinguidas familias como locos aquí. No es importante que conozcas todos sus nombres, pero debes saber que esta fue la crema de la sociedad romana que Archias contaba como sus amigos.
    7. Siempre que se tomaba el censo todos los romanos tenían que presentarse en Roma para registrarse a sí mismos y a sus bienes e hijos. Esto se suponía que ocurriría cada 5 años, pero durante la República Tardina el caos político a menudo significaba que era imposible realizar el censo.
    8. Todas eran ciudades griegas en el sur de Italia.
    9. Los pretores, al igual que los cónsules, eran de rango para poder ser nombrados gobernador.
    10. Los condenados en Roma por matar a sus padres fueron cosidos en un saco con algunos animales vivos, y luego arrojados al agua.
    11. Donde te posicionaron en una fiesta romana indicó tu estatus. Los invitados más honrados llegaron a tumbarse en sofás.

    This page titled 5.2: Griegos en Roma is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .