Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.4: Cultos romanos

  • Page ID
    102577
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje

    En este capítulo, aprenderás sobre cultos romanos antiguos, así como algunos detalles de los específicos que existieron en Roma, entre ellos:

    • El culto a Isis;
    • El culto a Baco;
    • Pitagoranismo

    CULTOS ROMANOS

    La religión romana compuesta por muchos dioses, tradiciones y cultos diferentes. Como ya se ha visto anteriormente (por ejemplo, en la sección sobre la Magna Mater), los romanos eran bastante receptivos a las religiones y cultos extranjeros, y en gran medida permitieron que las provincias asimiladas continuaran sus prácticas y culto a su elección. Sin embargo, los cultos y su influencia también fueron temidos por los que estaban en el poder. Las religiones y cultos misteriosos finalmente comenzaron a declinar debido a la creciente popularidad y eventual elevación del cristianismo a la religión oficial del estado en Roma por el emperador Constantino en 380 d.C.

    A continuación, conocerás algunos de los cultos que coexistieron y funcionaron junto a las prácticas religiosas tradicionales romanas.

    ISIS Y SU CULTO

    Isis era una diosa egipcia muy importante que desde hace mucho tiempo ha tenido una atracción para muchos romanos. Isis tenía una elaborada mitología, que incluía revivir a su esposo Osiris después de que su hermano Set lo hubiera cortado en pedazos. También es una diosa madre con un culto misterioso. Cuando los romanos la encontraron, muchos la abrazaron con entusiasmo, para disgusto de algunos otros romanos.

    Tertuliano reporta cómo el Senado en el 59 a. C. decidió destruir el culto a Isis en Roma, en un reporte muy probablemente no muy exacto:

    Muchas veces los censores han destruido (un dios) sin consultar al pueblo. Baco, con todo su ritual, fue sin duda por los cónsules, en la autoridad del senado, echados no sólo fuera de la ciudad, sino de toda Italia; mientras Varro nos informa que Serapis también, Isis, Arpócrates y Anubis, fueron excluidos del Capitolio, y que sus altares que el senado había arrojado solo eran restaurada por la violencia popular. El cónsul Gabinio, sin embargo, el primer día del mes de enero siguiente, aunque dio un consentimiento tardío a algunos sacrificios, en deferencia a la multitud que se reunió, porque no había podido decidir sobre Serapis e Isis, sin embargo sostuvo que el juicio del senado era más potente que el clamor de la multitud, y prohibió que se construyeran los altares.

    Tertuliano, A las Naciones 1.10.17

    BACCHUS

    Si te preguntas a qué se refiere el comentario sobre Baco en la sección anterior, es la llamada conspiración bacanal.

    El culto a Baco se introdujo en Roma alrededor del 200 a.C., y el culto misterioso atrajo tanto a hombres como a mujeres participantes por igual. El culto celebró reuniones secretas conocidas como la Bacanal, festivales dedicados en honor a Baco (el dios grecorromano del vino, el éxtasis religioso, la locura y la festividad, entre otras cosas); como ocurre con todos los cultos misteriosos, en los que los iniciados están atados por el secreto, se sabe muy poco sobre el culto y sus rituales . Según Livy, la Bacchanalia habría sido el lugar perfecto para eclosionar una trama y/o cometer un delito, ya que cualquier ruido que se hiciera en la realización de estas parcelas sería ahogado por el ruido que hacían los tambores y platillos ceremoniales.

    En uno de los primeros casos de los romanos bajando duro sobre una religión, el estado reprimió violentamente el culto de Baco en Italia 186 a. C.

    8. Al año siguiente desvió a Espurio Postumio Albino y Quinto Marcio Filipo del cuidado de ejércitos, guerras y provincias, al castigo de una conspiración intestinal. Los pretores echaron suertes para sus provincias, Titus Maenius obtuvo la jurisdicción de la ciudad; Marco Licinio Lúculo, que entre ciudadanos y extranjeros; Cayo Aurelio Escauro, Cerdeña; Publio Cornelio Sulla, Sicilia; Lucius Quintio Crispinus, Hither Spain; Caius Calpurnius Piso, Más lejos España. Se decretó a ambos cónsules la realización de inquisición en relación con las reuniones clandestinas. Un griego de bajo rango llegó, primero, a Etruria, no con uno de los muchos oficios que su nación, de todos los demás, el más hábil en el cultivo de la mente y el cuerpo, ha introducido entre nosotros, sino un operador bajo en sacrificios, y un adivino; ni fue aquel que, por ritos religiosos abiertos, y por públicamente profesando su vocación y enseñanza, impregnó de terror la mente de sus seguidores, pero sacerdote de ritos secretos y nocturnos. Estos misteriosos ritos fueron, en un principio, impartidos a unos pocos, pero después se comunicaron a grandes números, tanto hombres como mujeres. A sus representaciones religiosas se sumaron los placeres del vino y la fiesta, para seducir a un mayor número de prosélitos. Cuando el vino, el discurso lascivo, la noche y el coito de los sexos habían extinguido todo sentimiento de modestia, entonces comenzaron a practicarse libertinos de todo tipo, ya que cada persona encontraba a la mano ese tipo de disfrute al que estaba dispuesto por la pasión predominante en su naturaleza. Tampoco estaban confinados a una especie de vicio: el coito promiscuo de hombres y mujeres nacidos libres; pero desde esta tienda-casa de villanía procedieron falsos testigos, sellos falsificados, falsas evidencias y descubrimientos fingidos. Desde el mismo lugar, también, procedieron envenenamientos y asesinatos secretos, de manera que en algunos casos, ni siquiera se pudieron encontrar los cadáveres para su entierro. Muchas de sus acciones audaces fueron provocadas por la traición, pero la mayoría de ellas por la fuerza; sirvió para ocultar la violencia, que, a causa de los fuertes gritos, y el ruido de tambores y platillos, ninguno de los gritos pronunciados por las personas que sufrieron violencia o asesinato se podía escuchar en el extranjero.

    9. El contagio de esta travesura, como la del contagio de la enfermedad, se extendió de Etruria a Roma; donde, el tamaño de la ciudad que daba mayor espacio para tales males, y más medios de ocultación, la cubrió al principio; pero la información de ella fue llevada largamente al cónsul, Postumio, principalmente en el siguiente manera: Publio Aebucio, cuyo padre había tenido rango ecuestre en el ejército, quedó huérfano, y sus guardianes muriendo, fue educado bajo los ojos de su madre Duronia, y su padrastro Titus Sempronio Rutilo. Duronia estaba enteramente dedicada a su esposo; y Sempronio, habiendo manejado la tutela de tal manera que no pudo dar cuenta de los bienes, deseó que su pupilo fuera despojado, o obligado al cumplimiento de su voluntad por algún fuerte lazo. Los ritos bacanales fueron la única manera de efectuar la ruina de la juventud. Su madre le dijo, que, “durante su enfermedad, ella había hecho un voto por él, que si él se recuperaba, ella lo iniciaría entre los bacanalianos; que siendo, por la bondad de los dioses, atada por este voto, ella deseaba ahora cumplirlo; que era necesario que conservara la castidad durante diez días, y el décimo, después de que él debiera haber comido y lavado él mismo, ella lo conduciría al lugar de culto...”

    Livy, Historia de Roma

    En la siguiente sección se detallan cómo los romanos tomaron conciencia del culto a Baco y sus 'peligros', volviendo a la historia cuando Hispala, una prostituta con corazón de oro, lo cuenta todo:

    ... Hispala dio entonces un relato completo del origen de los misterios. Al principio —dijo— esos ritos fueron realizados por mujeres. No solía ser admitido a ningún hombre. Tenían tres días declarados en el año en que se inició a la gente entre los bacanalianos, durante el día. Las matronas solían ser nombradas sacerdotisas, en rotación. Paculla Minia, una campaniana, cuando sacerdotisa, hacía una alteración en cada particular, como por la dirección de los dioses. Para ella presentó por primera vez a hombres, que eran sus propios hijos, Minucio y Herrenius, ambos de apellido Cerrinio; cambiaron la hora de celebración, del día a la noche; y, en lugar de tres días del año, designó cinco días de iniciación, en cada mes. Desde el momento en que así se hicieron comunes los ritos, y los hombres se entremezclaron con las mujeres, y se añadió la libertad licenciosa de la noche, no había nada malo, nada pecaminoso, que no se hubiera practicado entre ellos. Hubo una contaminación más frecuente de los hombres entre sí que con las mujeres. Si alguno era menos paciente en someterse a la deshonra, o más reacio a la comisión de vicio, se les sacrificó como víctimas. Pensar que nada ilegal era la gran máxima de su religión. Los hombres, como desprovistos de razón, pronunciaron predicciones, con frenéticas contorsiones de sus cuerpos; las mujeres, en hábito de Bacantes, con el pelo despeinado, y llevando antorchas ardientes, corrieron hasta el Tíber; donde, sumergiendo sus antorchas en el agua, las volvieron a sacar con la llama sin extinguir, estando compuesto por azufre nativo y carbón vegetal. Dijeron que esos hombres fueron llevados por los dioses, a quienes las máquinas agarraron y arrastraron de su vista a cuevas secretas. Se trataba de quienes se negaron a prestar juramento a la sociedad, a asociarse en sus crímenes, o a someterse a la profanación. Este número era sumamente grande ahora, casi un segundo estado en sí mismos, y entre ellos había muchos hombres y mujeres de familias nobles. Durante los dos últimos años había sido regla, que no se iniciara a ninguna persona mayor de veinte años; pues buscaban personas de tal edad que las hicieran más susceptibles de sufrir engaños y abusos personales.

    14. Al completar su información, volvió a caer de rodillas al cónsul, y repitió las mismas súplicas, para que él la enviara fuera del país. El cónsul solicitó a su suegra que despejara alguna parte de la vivienda, en la que Hispala podría apartarse; en consecuencia, se le asignó un departamento en la parte alta de la misma, del cual se detuvo la escalera, que se abría a la calle, y la entrada se hizo desde el patio interior. Todos los efectos de Fecenia fueron inmediatamente retirados ahí y sus esclavos mandaron a buscar. Aebucio, también, recibió la orden de trasladar a la casa de uno de los clientes del cónsul. Cuando ambos informantes estaban por estos medios en su poder, Postumio representó el asunto ante el senado, poniendo ante ellos toda la circunstancia, en su debido orden; la información que se le dio en un principio, y los descubrimientos obtenidos por sus indagaciones después. Gran consternación se apoderó de los senadores; no sólo en la cuenta pública, no sea que tales conspiraciones y reuniones nocturnas puedan ser productivas de traición secreta y travesuras, sino, de igual manera, a causa de sus propias familias particulares, no sea que algunas de sus relaciones se vean involucradas en este infame asunto. El senado votó, sin embargo, que se le diera el agradecimiento al cónsul porque había investigado el asunto con singular diligencia, y sin excitar ninguna alarma. Luego comprometieron con los cónsules la realización de una indagación, fuera del curso común, sobre los Bacanales y sus orgías nocturnas. Les ordenaron que se encargaran de que los informantes, Aebucio y Fecenia, no sufrieran ningún daño por esa cuenta; e invitar a otros informantes en la materia, ofreciendo recompensas. Ordenaron que los funcionarios en esos ritos, sean hombres o mujeres, sean buscados, no sólo en Roma, sino también en todas las ciudades comerciales y lugares de reunión, y ser entregados al poder de los cónsules; y también que se haga la proclamación en la ciudad de Roma, y que se publique a través de todos Italia, que “ninguna persona iniciada en los ritos bacanales debe presumir de reunirse o reunirse a causa de esos ritos, o de realizar algún tipo de culto de ese tipo; y sobre todo, esa búsqueda debe hacerse para quienes se hayan reunido o conspirado para abusos personales, o por cualesquiera otras prácticas flagiosas. El senado aprobó estos decretos.

    Los cónsules ordenaron a los curule aediles que hicieran una indagación estricta después de todos los sacerdotes de esos misterios, y que mantuvieran tal como pudieran aprehender bajo custodia hasta su juicio; al mismo tiempo impusieron a los ediles plebeyos que se encargaran de que no se realizaran ceremonias religiosas en privado. A los triunvirs capitalinos se le asignó la tarea de postear relojes en lugares propios de la ciudad, y utilizar la vigilancia para impedir cualquier reunión por la noche. Para así mismo resguardarse contra incendios, cinco asistentes se unieron a los triunvirs, para que cada uno tuviera la carga de los edificios en su propio distrito separado, de este lado el Tíber. 15. Después de despachar a estos oficiales a sus diferentes trabajos, los cónsules montaron en la tribuna; y, habiendo convocado a una asamblea del pueblo, uno de los cónsules, cuando había terminado la solemne forma de oración que los magistrados están acostumbrados a pronunciar antes de dirigirse al pueblo, procedió así: “Romanos, a ninguna antigua asamblea fue esta solemne súplica a los dioses más adecuada o incluso más necesaria: como sirve para recordarte, que estas son las deidades a las que tus antepasados señalaron como objetos de tu culto, veneración y oraciones: y no las que enamoraron la mente de los hombres con corruptos y foráneos modos de religión, y los condujo, como incitados por las furias, a cada lujuria y a cada vicio. Estoy perdido para saber qué debo ocultar, o hasta qué punto debo hablar; porque no temo que, si te dejo ignorante de algún particular, debería dar lugar al descuido, o si revelo el todo, que despierte demasiado tus miedos. Que los ritos bacanalianos han subsistido desde hace algún tiempo en todos los países de Italia, y en la actualidad se realizan en muchos puntos de esta ciudad también, estoy seguro de que debieron haber sido informados, no sólo por reporte, sino por los ruidos nocturnos y gritos horrendos que resuenan por toda la ciudad; pero aún así lo eres ignorante de la naturaleza de ese negocio. Parte de ti piensa que es algún tipo de adoración a los dioses; otros, algún deporte y diversión excusables, y que, sea lo que sea, concierne solo a unos pocos. En cuanto al número, si le digo que son muchos miles, que de inmediato se aterrorizaría al exceso es una consecuencia necesaria; a menos que le familiarice más quiénes y qué tipo de personas son. Primero, entonces, gran parte de ellas son mujeres, y esta fue la fuente del mal; el resto son machos, pero casi se asemejan a las mujeres; actores y páticos en la lascivia más vil; juerguistas nocturnos, impulsados frenéticos por el vino, ruidos de instrumentos, y clamores. La conspiración, hasta el momento, no tiene fuerza; pero tiene abundantes medios para adquirir fuerza, pues cada día son cada vez más numerosas. Tus antepasados no permitirían que alguna vez te reunieras casualmente, sin alguna buena razón; es decir, ya sea cuando se erigió el estandarte sobre el Janículo, y el ejército salió con motivo de las elecciones; o cuando las tribunas proclamaron una reunión de los plebeyos, o algunos de los magistrados te convocaron a ella. Y juzgaron necesario, que cualquiera que fuera la multitud, hubiera un gobernador legítimo de esa multitud presente. ¿De qué tipo crees que son las reuniones de estas personas? En primer lugar, celebrado en la noche, y en el siguiente, compuesto promiscuamente por hombres y mujeres. Si supieras a qué edades se inician los machos, no solo sentirías lástima sino también vergüenza por ellos. Romanos, ¿puedes pensar que los jóvenes iniciados, bajo juramentos como el suyo, son aptos para ser hechos soldados? ¿Que las armas deben ser inconfiadas con desgraciados sacados de ese templo de la obscenidad? ¿Estos, contaminados con sus propios libertinos y los de otros, serán campeones de la castidad de sus esposas e hijos?

    16. “Pero las travesuras eran menos, si solo se hicieran femeninas por sus prácticas; de eso la desgracia se afectaría principalmente a sí mismos; si guardaran sus manos de la indignación, y sus pensamientos del fraude. Pero nunca hubo en el estado un mal de una magnitud tan grande, o uno que se extendiera a tantas personas o tantos actos de maldad. Cualesquiera que sean los hechos de villanía, durante los últimos años, se han cometido a través de la lujuria; lo que sea, a través del fraude; lo que sea, a través de la violencia; tienen todos, estén seguros, procedieron únicamente de Todavía no han perpetrado todos los delitos para los que combinaron. La asamblea impía en la actualidad se limita a ultrajes contra los particulares; porque aún no ha adquirido fuerza suficiente para aplastar a la mancomunidad; pero el mal aumenta y se propaga diariamente; ya es demasiado grande para que las filas privadas de la vida la contengan, y apunta sus puntos de vista al cuerpo del estado. A menos que tomen las precauciones oportunas, romanos, su asamblea nocturna puede llegar a ser tan grande como esta, realizada en jornada de puertas abiertas, y convocada legalmente por un cónsul. Ahora ellos uno a uno te temen juntar en la asamblea; actualmente, cuando te hayas separado y retirado a tus varias viviendas, en pueblo y campo, volverán a reunirse, y realizarán una consulta sobre los medios de su propia seguridad, y, al mismo tiempo, de tu destrucción. Así unidos, causarán terror a cada uno de ustedes. Cada uno de ustedes, por lo tanto, debe orar para que sus parientes se hayan comportado con sabiduría y prudencia; y si la lujuria, si es locura, ha arrastrado a alguno de ellos a ese abismo, considerar a esa persona como la relación de aquellos con quienes ha conspirado para cada acto vergonzoso e imprudente, y no como uno de los suyos. No estoy seguro, no sea que algunos, incluso de ustedes mismos, hayan errado por error; porque nada es más engañoso en apariencia que la religión falsa. Cuando la autoridad de los dioses se sostiene como pretexto para tapar el vicio, el miedo entra en nuestras mentes, no sea que, al castigar los crímenes de los hombres, podamos violar algún derecho divino conectado con ellos. Innumerables decisiones de los pontífices, decretos del senado, e incluso respuestas de los arúpices te liberan de escrúpulos religiosos de este carácter. Cuán a menudo en las edades de nuestros padres se le dio a cargo a los magistrados, prohibir la realización de cualquier rito religioso extranjero; desterrar a los sacrificios y adivinos paseantes del foro, el circo y la ciudad; buscar y quemar libros de adivinación; y abolir todas las modalidades de sacrificar eso no era conforme a la práctica romana! Porque ellos, completamente versados en toda ley divina y humana, sostenían que nada tendía tan fuertemente a la subversión de la religión como el sacrificio, cuando la ofrecíamos no después de las instituciones de nuestros antepasados, sino después de costumbres extranjeras. Tanto me pareció necesario mencionarles de antemano, que ningún escrúpulo vano podría perturbar sus mentes cuando deberían vernos demoler los lugares a los que recurren los bacanalianos, y dispersando sus asambleas impías. Haremos todas estas cosas con el favor y la aprobación de los dioses; quienes, por estar indignados de que su divinidad fuera deshonrada por las concupiscencias y crímenes de esas personas, han sacado sus procedimientos de las tinieblas ocultas a la luz abierta; y que los han dirigido a ser expuestos, no para que puedan escapar con impunidad, pero para que puedan ser castigados y reprimidos. El senado nos ha comprometido a mí y a mi colega una inquisición extraordinaria respecto a ese asunto. Lo que es requisito para que lo hagamos nosotros mismos, en persona, lo haremos con energía. El encargado de colocar relojes por la ciudad, durante la noche, nos hemos comprometido con los magistrados inferiores; y, por sus partes, le corresponde ejecutar vigorosamente las tareas que se le asignen, y en los diversos lugares donde se colocará cada uno, realizar las órdenes que reciba, y hacer todo lo posible para que no surja ningún peligro o inquietud por la traición de la parte involucrada en la culpabilidad.

    17. Entonces ordenaron que se leyeran los decretos del senado, y publicaron una recompensa para cualquier descubridor que debiera llevar ante ellos a alguno de los culpables, o dar información en contra de alguno de los ausentes, agregando, que si alguna persona acusada volara, limitarían un cierto día en el que, si no respondía cuándo convocado, sería condenado en su ausencia; y si se le imputara a alguien que estuviera fuera de Italia, le permitirían más tiempo, si deseara venir a hacer su defensa. Entonces emitieron un edicto, en el sentido de que “ninguna persona debería presumir de comprar o vender nada con el propósito de salir del país; ni recibir u ocultar, o por cualquier medio ayudar a los prófugos”. Al ser destituida la asamblea, un gran terror se extendió por toda la ciudad; ni se confinó meramente dentro de las murallas, ni al territorio romano, pues en todas partes a lo largo de toda Italia se empezó a sentir alarma, cuando se recibieron las cartas de los amigos invitados, relativas al decreto del Senado, y lo que pasó en la asamblea, y el edicto de los cónsules. Durante la noche, que sucedió el día en que se hizo público el asunto, grandes números, que intentaban volar, fueron incautados, y traídos de vuelta por los triunvirs, quienes habían puesto guardias en todas las puertas; y se depositaron informaciones contra muchos, algunos de los cuales, tanto hombres como mujeres, se mataron. Se dice que por encima de siete mil hombres y mujeres han prestado el juramento de la asociación. Pero parecía que los jefes de la conspiración eran los dos Catinii, Marco y Cayo, plebeyos romanos; Lucio Opiturnius, un faliscan; y Minius Cerrinio, un campaniano: que de estos procedieron todas sus prácticas delictivas, y que estos eran los principales sacerdotes y fundadores de la secta. Se tuvo cuidado de que fueran aprehendidos lo antes posible. Fueron llevados ante los cónsules, y, confesando su culpabilidad, no causaron demoras hasta los fines de la justicia.

    18. Pero tan grandes fueron los números que huyeron de la ciudad, que debido a que los pleitos y bienes de muchas personas iban a arruinar, los pretores, Titus Maenius y Marco Licinio, se vieron obligados, bajo la dirección del senado, a levantar sus juzgados por treinta días, hasta que las indagaciones fueran concluidas por el cónsules. El mismo estado desierto de los juzgados, ya que las personas, contra las que se presentaron cargos, no parecían responder, ni pudieron hallarse en Roma, requirieron que los cónsules hicieran un circuito de los pueblos del campo, y ahí que hicieran sus inquisiciones y realizaran los juicios. Aquellos que, como aparecía, solo habían sido iniciados, y habían hecho después del sacerdote, y en la forma más solemne, las imprecaciones prescritas, en las que se contenía la maldita conspiración para la perpetración de todo crimen y lujuria, pero que no habían cometido, u obligado a otros a cometer, ninguno de aquellos actos a los que estaban atados por el juramento, todos esos que dejaron en la cárcel. Pero los que habían cometido por la fuerza profanaciones personales o asesinatos, o estaban manchados con la culpabilidad de pruebas falsas, sellos falsificados, testamentos falsificados, u otros fraudes, todos estos castigaban con la muerte. Un número mayor fueron ejecutados que arrojados a prisión; efectivamente, la multitud de hombres y mujeres que sufrieron en ambos sentidos, fue muy considerable. Los cónsules entregaron a las mujeres, que fueron condenadas, a sus parientes, o a aquellos bajo cuya tutela se encontraban, para que pudieran infligir el castigo en privado; si no aparecía ninguna persona propia del tipo para ejecutar la sentencia, el castigo se infligió en público. Luego se dio la acusación de demoler todos los lugares donde los bacanalianos habían mantenido sus reuniones; primero en Roma, y luego en toda Italia; exceptuando aquellos en los que se debía encontrar algún altar antiguo o estatua consagrada. Con respecto al futuro, el Senado aprobó un decreto, “que no se celebren ritos bacanales en Roma ni en Italia”; y ordenando que, “en caso de que alguna persona crea algún tipo de culto que le corresponde, y necesario; y que no pueda, sin ofender a la religión, y incurrir en culpabilidad, omitirlo, debe representar esto ante el pretor de la ciudad, y el pretor debe poner el negocio ante el senado. Si el permiso fuera otorgado por el senado, cuando no menos de cien miembros estuvieran presentes, entonces él podría realizar esos ritos, siempre que no más de cinco personas estuvieran presentes en el sacrificio, y que no tuvieran stock común de dinero, ni ningún presidente de las ceremonias, ni sacerdote”.

    Livy, Historia de Roma

    A continuación, el senado aprobó el siguiente decreto:

    Quinto Marcio, hijo de Lucio, y Espurio Postumio, consultaron al senado los Nones de octubre [es decir, el 7 de octubre], en el templo de las Bellonas. Marco Claudio, hijo de Marco, Lucio Valerio, hijo de Publio, y Quinto Minucio, hijo de Cayo, fueron el comité encargado de elaborar el informe. En cuanto a la Bacanal, se resolvió dar las siguientes indicaciones a quienes están en alianza con nosotros: Nadie de ellos va a poseer un lugar donde se celebren las fiestas de Baco; si hay alguno que afirme que es necesario que tengan tal lugar, están para venir a Roma a la pretor urbanus, y el senado es decidir sobre esos asuntos, cuando se hayan escuchado sus reclamos, siempre y cuando estén presentes no menos de cien senadores cuando se discuta el asunto. Ningún hombre va a ser bacantiano, ni ciudadano romano, ni uno de nombre latino, ni ninguno de nuestros aliados a menos que lleguen al pretor urbanus, y él de acuerdo con el dictamen del senado expresado cuando no menos de cien senadores estén presentes en la discusión, habrá dado permiso. Llevado.

    Ningún hombre ha de ser sacerdote; nadie, ni hombre ni mujer, ha de ser oficial (para gestionar los asuntos temporales de la organización); ni nadie de ellos tiene a cargo de un erario común; nadie designará ni hombre ni mujer para ser amo o para actuar como amo; en lo sucesivo no formarán conspiraciones entre ellos mismos, suscitar cualquier desorden, hacer promesas o acuerdos mutuos, o intercambiar promesas; nadie observará los ritos sagrados ya sea en público o privado o fuera de la ciudad, a menos que llegue al pretor urbanus, y él, de acuerdo con la opinión del Senado, expresado cuando no menos de cien los senadores estén presentes en la discusión, habrán dado permiso. Llevado.

    Nadie en una compañía de más de cinco personas en total, hombres y mujeres, observará los ritos sagrados, ni en esa compañía habrá presentes más de dos hombres o tres mujeres, a menos que de acuerdo con el dictamen del pretor urbanus y del senado como se ha escrito anteriormente. Ver que lo declare en la asamblea por no menos de tres días de mercado; para que pueda conocer la opinión del senado de que esta fue su sentencia: si hay alguno que haya actuado en contra de lo que se escribió anteriormente, han decidido que se instituya un procedimiento por delito capital en su contra; el senado ha decretado justamente que se inscriba esto en una tablilla descarada, y que se debe ordenar que se coloque donde sea más fácil de leer; procurar que las juergas de Baco, si las hay, salvo en caso de que se trate en la materia algo sagrado, como se escribió anteriormente, se disolvieran dentro de los diez días siguientes a la entrega de este escrito. En el campo teuraniano.

    PITAGÓRICOS Y OTROS GRUPOS FILOSÓFICOS

    Los pitagóricos se originaron y desarrollaron en el sur de Italia a partir del siglo VI a. C. Esta hermandad filosófica parece haber florecido como una rama sobreviviente de, o al menos ha sido significativamente influenciada por, los cultos misteriosos anteriores de las Bacchae u Orfismo. Las creencias pitagóricas se basaban en las enseñanzas metafísicas de Pitágoras y sus seguidores, y pueden verse como similares a las muchas religiones misteriosas en curso en el antiguo mundo grecorromano. Sus enseñanzas influyeron en escuelas de pensamiento posteriores, como el platonismo, el neoplatonismo y el cinismo.

    Tenemos muchas referencias a los pitagóricos en Roma desde Cicerón. En la siguiente sección de las Disputaciones Tusculanas de Cicerón, marca los inicios de la fama de Pitágoras, y su influencia en la temprana República Romana.

    Pero mientras estoy en este tema, y considerando el estudio de la filosofía, me encuentro con muchas razones para imaginar que esos estudios nos fueron traídos del extranjero, y no meramente importados, sino conservados y mejorados; porque tenían Pitágoras, un hombre de consumada sabiduría y nobleza de carácter, de una manera, antes sus ojos, que estaba en Italia en el momento en que Lucio Bruto, el ilustre fundador de su nobleza, libró a su país de la tiranía. A medida que la doctrina de Pitágoras se extendió por todos lados, me parece probable que haya llegado a esta ciudad; y esto no sólo es probable de sí misma, sino que realmente parece haber sido el caso de muchos restos de ella. Porque quién puede imaginar eso, cuando floreció tanto en esa parte de Italia que se llamaba Magna Græcia, y en algunas de las ciudades más grandes y poderosas, en las que, primero el nombre de Pitágoras, y luego el de esos hombres que después fueron sus seguidores, estaba en tan alta estima; quién puede imaginar, digo, eso nuestro pueblo podía cerrar los oídos ante lo que decían esos hombres sabios? Además, incluso es mi opinión que fue la gran estima en la que se tenían los pitagóricos, la que dio origen a esa opinión entre los que vinieron tras él, que el rey Numa era pitagórico. Porque, al conocer la doctrina y los principios de Pitágoras, y habiendo escuchado de sus antepasados que este rey era un hombre muy sabio y justo, y al no poder distinguir con precisión entre tiempos y periodos que eran tan remotos, dedujeron, de su ser tan eminente por su sabiduría, que tenía sido alumno de Pitágoras. [1]

    Cicerón, disputaciones toscanas 4

    Cicerón también ataca a Vatinius (cónsul romano en el año 47/48 a. C.) por llamarse pitagórico, y por la defensa de Vatinius de sus acciones “salvajes y bárbaras” basadas en hechos pitagóricos:

    6. [14] Y como los inicios de todas las grandes cosas se derivan de los dioses, deseo que me respondas, —tú, que te llamas pitagórico, y que pongas alrededor del nombre de un hombre muy erudito como pantalla para aguantar tus propios hábitos salvajes y bárbaros, —qué depravación del intelecto te poseía, qué frenesí excesivo se apoderó de ti, y te hizo, cuando habías comenzado tus sacrificios inauditos e impíos, acostumbrados como estás a buscar evocar los espíritus de las sombras de abajo, y apaciguar a los Dî Manes con las entrañas de muchachos asesinados, despreciar los auspicios bajo los cuales se fundó esta ciudad, por los cuales todo esto república e imperio se mantienen unidos, y, al comienzo mismo de su tribuna, avise al senado de que las respuestas de los augurios y la arrogancia de ese colegio no deben ser obstáculo para sus procedimientos

    Cicerón, Contra Vatinius 6

    [Siobhan: Esto es un talón y se agregará a]

    Bibliografía y lectura adicional:

    General:

    Merkelbach, Reinhold. 2010. “Religión misteriosa”. Enciclopedia Británica. Consultado en julio de 2020. https://www.britannica.com/topic/mystery-religion

    Moser, Claudia. 2007. “Religiones orientales en el mundo romano”. En Heilbrunn Cronología de la Historia del Arte. Nueva York: El Museo Metropolitano de Arte, 2000—. http://www.metmuseum.org/toah/hd/errw/hd_errw.htm

    Isis y su adoración:

    Esta página del Centro de Estudios Helénicos de Harvard tiene una serie de fuentes griegas y romanas sobre el culto a Isis.

    Baco:

    Livy, Historia de Roma Libro 39

    Pitagóricos y otros grupos filosóficos:

    Huffman, Carl. 2019. “Pitagoranismo”. The Stanford Encyclopedia of Philosophy (edición de otoño de 2019), Edward N. Zalta (ed.). Consultado en agosto de 2020. https://plato.stanford.edu/archives/...ythagoreanism/

    Thesleff, Holger. 2013. “Pitagoranismo”. Encyclopædia Britannica. Consultado en julio de 2020. https://www.britannica.com/science/Pythagoreanism


    1. Aquí, Cicerón señala la admiración romana por las enseñanzas de Pitágoras.

    This page titled 9.4: Cultos romanos is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .