Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

8.1: El lugar de la emoción en la argumentación

  • Page ID
    103867
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Alternativa a los medios

    Escucha una versión de audio de esta página (5 min):

    Hemos pasado la mayor parte de este libro analizando la estructura lógica de los argumentos. Hemos trazado argumentos y evaluado su razonamiento, evidencia y suposiciones sin referirnos a nuestros sentimientos sobre ellos. Y sin embargo, todos sabemos que los argumentos no se ganan y pierden únicamente por los méritos de las ideas. Los humanos no son robots. Como lo pusieron Jeanne Fahnstock y Marie Secor en Una retórica de argumento, las emociones son “poderosos incentivos para la creencia y la acción”. Los filósofos y laicos han preguntado desde hace mucho tiempo qué papel deberían tener las emociones en la conformación de nuestras ideas. ¿Es correcto que los argumentos apelen a la emoción, o es un truco barato? ¿Debemos protegernos de sentir lo que un argumento nos pide sentir? ¿O deberíamos dejar que las emociones jueguen un papel para ayudarnos a decidir si estamos de acuerdo o no?

    Una imagen de dos caras del Buda mezcladas, una riendo y otra sonriendo pacíficamente.
    Foto de Mark Daynes en Unsplash bajo la Licencia Unsplash.

    En una visión demasiado simplificada, la lógica es una buena manera de decidir las cosas y escuchar las emociones es una mala manera. Podríamos hacer esta suposición si nos decimos a nosotros mismos o a los demás: “Detente y piensa. Te estás poniendo demasiado emocional”. Según esta opinión, nadie razona bien bajo la influencia de la emoción. Las ideas puras son el rey, y los sentimientos sólo las distorsionan.

    Por supuesto, a veces las emociones sí nos llevan por mal camino. Pero las emociones y la lógica pueden trabajar juntas. Considera el discurso “Tengo un sueño” del doctor Martin Luther King. ¿Fue ilegítimo para él pedir a los oyentes que se sintieran profundamente conmovidos para apoyar la igualdad racial? El famoso proclamó: “Tengo el sueño de que mis cuatro hijos pequeños algún día vivirán en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”. ¿Deberían los oyentes haberse guardado contra sentir simpatía por esos cuatro hijos? Si nos importan las cosas que importan y una discusión es sobre algo que importa, entonces tendremos y debemos tener sentimientos al respecto. King entrelaza su argumento lógico contra el racismo con un llamado a nuestra empatía, ternura y sentido de la justicia.

    No todos los argumentos son tan intensos como ese. Muchos, como los artículos de revistas científicas, son tranquilos y desapasionados. Pero todos los argumentos deben llamar a la emoción, ampliamente definida, porque deben motivar a los lectores a mantenerse comprometidos. Incluso una audiencia cautiva podría potencialmente desconectarse. Todo argumento necesita una razón para existir, una razón por la que sea importante o relevante o simplemente valga la pena leerla. Tiene que mantenernos interesados, o, en su defecto, mantenernos convencidos de que seguir leyendo valdrá la pena. Esta razón para existir a veces se llama exigencia. Un argumento puede crear exigencia y motivar a los lectores de muchas maneras, pero todas estas formas dependen de la emoción.

    Además de las emociones humanas básicas que podríamos reconocer en la cara de un niño pequeño (ira, alegría, tristeza, miedo, asco, deseo y sorpresa) cada una con muchas opciones de niveles de intensidad, hay otras que no siempre pensamos como emoción. Si apelamos al interés propio de los lectores, jugamos con el miedo y la esperanza y el deseo de bienestar emocional, físico y económico. Otro tipo de emoción es el deseo de pertenecer, de un sentido de ser visto y validado. Nos sentimos orgullosos de un grupo o sentido de identidad o estatus social, por lo que las referencias a esa identidad o estatus compartido apelan a este sentido de pertenencia. Nuestra motivación para defender nuestros valores más preciados está ligada a un sentimiento profundo.

    Otra forma de emoción presente en los argumentos más aparentemente objetivos es la curiosidad. Esto a menudo se combina con un llamamiento a un sentimiento de orgullo por nuestra capacidad intelectual. Los artículos de revistas académicas y los artículos populares de periódicos y revistas y los libros de no ficción deben apelar a la curiosidad de los lectores sobre el mundo y su funcionamiento y sorpresas para animarlos a seguir leyendo. Un argumento puede invitarnos implícitamente a disfrutar del aprendizaje y el descubrimiento. Puede ofrecer una sensación de alivio, comodidad y placer en ideas que se presentan claramente de manera ordenada.

    Un collage de 16 retratos de una joven expresando una variedad de emociones.
    Foto de Andrea Piacquadio de Pexels bajo la Licencia Pexels.

    Los argumentos pueden invocar emociones en apoyo de las afirmaciones, pero también pueden hacer que la conformación de las emociones de los lectores sea su propósito principal. Un argumento puede proponerse definir o cambiar cómo se siente un lector acerca de algo. O bien, puede proponerse reforzar las emociones y amplificarlas. Un elogio, por ejemplo, es un discurso que elogia a una persona que ha fallecido, una persona generalmente ya conocida por el público. Sirve para ayudar a las personas a sentir más intensamente lo que ya creen sobre el valor de la vida de la persona.

    En este capítulo, exploraremos cómo los escritores usan ejemplos, elección de palabras y tono para afectar los sentimientos de los lectores. Veremos cómo los escritores pueden variar sus apelaciones emocionales en el transcurso de una discusión y adaptarlos a audiencias específicas. Por último, consideraremos cómo distinguir entre apelaciones emocionales legítimas e ilegítimas, entre las que se ajustan a la lógica del argumento y las que se apartan de ella.


    This page titled 8.1: El lugar de la emoción en la argumentación is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Anna Mills (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .