Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

9.2: Demandas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)

  • Page ID
    67650
    • Anonymous
    • LibreTexts

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    La mayor parte de la presión sobre las juntas directivas en los últimos 25 años ha venido de los accionistas. Más recientemente, sin embargo, ha surgido una fuente diferente de presión, la demanda de responsabilidad social corporativa (RSC), que está obligando a los directores a ingresar a un nuevo territorio de gobierno ocupado por partes interesadas distintas a los accionistas. Si bien la presión sobre los ejecutivos corporativos para que presten mayor atención a las preocupaciones de las partes interesadas y hagan de la RSC una parte integral de la estrategia corporativa ha ido en aumento desde principios de la década de 1990, dicha presión apenas está comenzando a filtrarse hasta la junta directiva.

    El surgimiento de la RSC como un tema más destacado en la agenda de una junta refleja un cambio en la opinión popular sobre el papel de los negocios en la sociedad y la convergencia de las fuerzas ambientales, como las siguientes:

    • Globalización. En la actualidad hay más de 60.000 corporaciones multinacionales que se estima que están en el mundo.World Investment Report (2004). Las percepciones sobre el creciente alcance e influencia de las empresas globales han llamado la atención sobre el impacto de los negocios en la sociedad. Esto ha llevado a mayores demandas para que las corporaciones asuman la responsabilidad de los efectos sociales, ambientales y económicos de sus acciones. También ha generado demandas más agresivas para que las corporaciones pongan su mirada en limitar el daño y buscar activamente mejorar las circunstancias sociales, económicas y ambientales.
    • Pérdida de confianza. Casos de alto perfil de fechorías financieras corporativas (Enron, WorldCom y otros) y de irresponsabilidad social y ambiental (por ejemplo, la supuesta complicidad de Shell en la represión política en Nigeria; el derrame de petróleo de Exxon en Prince William Sound en Alaska; los vínculos de Nike y otros fabricantes de ropa con mano de obra “explotadora” en países en desarrollo; preguntas sobre las prácticas de Nestlé en la comercialización de fórmulas para bebés en el mundo en desarrollo) han contribuido a una disminución amplia de la confianza en las corporaciones y líderes corporativos. La creciente renuencia del público a dar a las corporaciones el beneficio de la duda ha llevado a un escrutinio intensificado del impacto corporativo en la sociedad, la economía y el medio ambiente, y una mayor disposición a asumir, correcta o erróneamente, una intención corporativa inmoral.
    • Activismo de la sociedad civil. La creciente actividad y sofisticación de las organizaciones de la “sociedad civil”, muchas de las cuales están orientadas a causas sociales y ambientales, ha generado presión sobre las corporaciones para que se tomen en serio la RSC. La Cámara de Comercio Internacional, un grupo global de incidencia para el sector privado, observó en 2000 que “las organizaciones no gubernamentales han ganado una enorme influencia” en la toma de decisiones corporativas, como se cita en Barrington (2000, enero-junio). Organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales conocidas, como Oxfam, Amnistía Internacional, Greenpeace, Rainforest Action Network y la Fair Labor Association, han influido en la toma de decisiones corporativas en áreas como el acceso a medicamentos esenciales, normas laborales, la protección del medio ambiente y los derechos humanos. El advenimiento de Internet ha aumentado la capacidad de estas organizaciones, así como de una plétora de asociaciones cívicas nacionales y locales, para monitorear el comportamiento corporativo y movilizar a la opinión pública. A veces se describe a la “sociedad civil” como la parte de la sociedad que existe entre el estado y el mercado. Una definición más formal es “la asociación voluntaria de ciudadanos, promoviendo sus valores e intereses en el dominio público”, según Saxby y Schacter (2003, p. 4). Kaldor, Anheier y Glasius (2003, p. 2) estiman que hay aproximadamente 48 mil organizaciones no gubernamentales internacionales (ONG), y que la membresía total en ONG internacionales creció alrededor de 70% entre 1990 y 2000.
    • Interés de inversionista institucional en RSE. El crecimiento de la “inversión socialmente responsable” ha generado una demanda institucional de capital en corporaciones que demuestren un compromiso con la RSC. El reciente crecimiento de los activos involucrados en la inversión socialmente responsable ha superado el crecimiento de todos los activos de inversión gestionados profesionalmente en Estados Unidos, a pesar de que la comunidad financiera dominante ha tardado en incorporar factores no financieros en sus análisis del valor corporativo. “Los grandes inversores quieren que la investigación SRI: las instituciones europeas destinen parte de las tarifas de los brókers a información 'no tradicional'”, Financial Times (Reino Unido), 18 de octubre de 2004.

    Estas tendencias indican que existe tanto una percepción creciente de que las corporaciones deben ser más responsables ante la sociedad por sus acciones, como una creciente disposición y capacidad dentro de la sociedad para imponer rendición de cuentas a las corporaciones. Esto tiene profundas implicaciones para el futuro del gobierno corporativo. Sugiere que las juntas pronto tendrán que lidiar con

    • una presión creciente para dar a las partes interesadas un papel en el gobierno corporativo;
    • una creciente presión sobre las corporaciones para que divulguen más y mejor información sobre su manejo de los temas sociales, ambientales y económicos;
    • un nivel cada vez mayor de coacción regulatoria relacionada con elementos de la actividad corporativa que actualmente se consideran formas voluntarias de responsabilidad social;
    • un creciente interés de la comunidad financiera dominante en el vínculo entre el valor de los accionistas y el desempeño corporativo no financiero.

    La discusión sobre la rendición de cuentas corporativas ante los actores involucrados, por lo tanto, aunque a menudo está plasmada en el vocabulario de la RSC, es realmente una discusión sobre la definición cambiante de gobierno corporativo, razón por la cual debería recibir una mayor prioridad en la agenda de la junta directiva.

    Curiosamente, mientras que las agendas de la junta se centran principalmente en la competencia, la cooperación puede convertirse en la estrategia empresarial preferida para abordar los problemas sociales y ambientales. Cada vez más, las empresas están uniendo fuerzas no solo con competidores empresariales sino también con activistas de derechos humanos y ambientales (antes considerados enemigos), así como con inversionistas socialmente responsables, académicos y organizaciones gubernamentales. En la reunión del Foro Económico Mundial (WEF) 2007, por ejemplo, se anunciaron dos coaliciones de este tipo para abordar el tema de la libertad de expresión global en línea, particularmente en los regímenes represivos. Uno, facilitado por Business for Social Responsibility (BSR), consiste en empresas que enfrentan intensas críticas por complicidad con la supresión de la libertad de expresión en línea en China. Esta coalición incluye grandes nombres, como Google, Microsoft y Yahoo. El otro reunió a empresas de inversión socialmente responsables y defensores de los derechos humanos, como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Reporteros sin Fronteras.


    This page titled 9.2: Demandas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) is shared under a CC BY-NC-SA 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.