Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

7.3: Características de la Gestión Efectiva del Aula

  • Page ID
    137853
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Robert J. Marzano y Jana S. Marzano (2003) en su investigación “La clave para la gestión del aula” argumentan que al “combinar niveles apropiados de dominio y cooperación y una conciencia de las necesidades de los estudiantes, los maestros pueden tener dinámicas positivas en el aula” (p. 6). Además, Marzano (2003) en otro metaanálisis de más de 100 estudios, encontró que la relación profesor-alumno es una de las principales características para una gestión efectiva del aula. De hecho, su estudio presentó algunos datos reveladores de que los maestros con relación alumno-maestro de calidad tenían 31 por ciento pocos er temas de gestión del aula que los profesores que no tenían relaciones de calidad con los alumnos. De ahí que Marzano y Marzano (2003) propongan algunas características efectivas para mejorar las relaciones estudiante-maestro. Tener comportamientos específicos del maestro como (1) exhibir niveles apropiados de dominio; (2) exhibir niveles apropiados de cooperación; y (3) ser conscientes de los estudiantes con altas necesidades, construye las bases para las relaciones estudiante-maestro (Marzano, 2003, p. 8). A continuación, encontrarás un breve resumen de los comportamientos docentes enfatizados en la obra de Marzano y Marzano “ La clave para la gestión del aula ” (2003).

    Niveles apropiados de dominancia

    altEl dominio en este contexto no se refiere al control contundente, ni tiene una connotación negativa al mismo; más bien, Wubbels et al. (1999), se refieren a él como “la capacidad del maestro para proporcionar un propósito claro y una orientación fuerte con respecto a la conducta académica y estudiantil” (como se cita en Marzano & Marzano, 2003, p. 8). Por lo tanto, los maestros pueden cultivar niveles apropiados de dominio estableciendo expectativas claras en sus reglas y procedimientos de aula, así como estableciendo consecuencias para el comportamiento de los estudiantes. Además, establecer metas de aprendizaje claras es crucial para crear niveles apropiados de dominio. Proporcionar metas claras sobre la instrucción y el contenido al inicio de la unidad, proporcionar retroalimentación sobre estos objetivos de manera sistemática, y el uso de rúbricas ayuda a los maestros a establecer y mantener metas de aprendizaje claras. Finalmente, exhibir un comportamiento asertivo favorece a los maestros en el desarrollo de niveles apropiados de dominancia (Marzano & Marzano, 2003, pp. 8-9). Tomando prestado a Emmer y colegas (2003), Marzano y Marzano (2003) explican el comportamiento asertivo como “la capacidad de defender los derechos legítimos de uno en formas que hacen menos probable que otros burdos los ignoren o los burlen” (p. 146). Además, elaboraron que el comportamiento asertivo no significa comportamiento pasivo o agresivo. Más bien, es el uso del lenguaje corporal asertivo como mantener una postura erecta, usar un tono de voz apropiado y persistir hasta que los estudiantes respondan con la conducta apropiada (como se cita en Marzano & Marzano, p. 8).

    Niveles Apropiados de Cooperación

    altA diferencia del dominio donde el maestro es el agente para hacer un cambio, la cooperación requiere la colaboración entre alumno y maestro para trabajar en equipo. Marzano y Marzano (2003) enfatizan que la interacción de dominio y cooperación juega un papel crucial en las relaciones efectivas estudiante-maestro. Al proporcionar metas de aprendizaje flexibles, los maestros pueden fomentar niveles adecuados de cooperación. Empoderar a los estudiantes para que establezcan sus propios objetivos para una lección es una manera de impartir un sentido de cooperación y también refleja que el maestro se preocupa genuinamente por el aprendizaje del estudiante acomodando sus necesidades (Marzano & Marzano, 2003, p. 11). Los profesores pueden reflejar los niveles adecuados de cooperación demostrando un interés personal en cada alumno de la clase. Pueden saludar a los estudiantes de manera informal, hablar sobre sus intereses y logros personales, discutir intereses extracurriculares, etc. que comunique preocupación por los estudiantes. Finalmente, mediante el uso de comportamientos equitativos y positivos en el aula, los maestros pueden crear y mantener niveles adecuados de cooperación. Comportamientos sutiles como mantener el contacto visual con cada estudiante, establecer una disposición de los asientos que faciliten el movimiento fácil tanto para los estudiantes como para los maestros, y alentar a todos los estudiantes a contribuir a las discusiones en clase. También se recomienda hacer un llamado a los estudiantes que no suelen participar para motivarlos para la participación.

    Colaboradores y Atribuciones

    Contenido con licencia CC, Original
    • Fundamentos de la Educación. Autor: SUNY Oneonta Departamento de Educación. Licencia: CC BY: Atribución
    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente
    Contenido de dominio público