Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

6.6: Investigación observacional

  • Page ID
    144641
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Objetivos de aprendizaje
    1. Enumerar los diversos tipos de métodos de investigación observacional y distinguir entre cada uno.
    2. Describir las fortalezas y debilidades de cada método de investigación observacional.

    ¿Qué es la investigación observacional?

    El término investigación observacional se utiliza para referirse a varios tipos diferentes de estudios no experimentales en los que se observa y registra sistemáticamente el comportamiento. El objetivo de la investigación observacional es describir una variable o conjunto de variables. De manera más general, el objetivo es obtener una instantánea de las características específicas de un individuo, grupo o entorno. Como se describió anteriormente, la investigación observacional es no experimental porque nada es manipulado o controlado, y como tal no podemos llegar a conclusiones causales utilizando este enfoque. Los datos que se recogen en estudios de investigación observacional suelen ser de naturaleza cualitativa pero también pueden ser cuantitativos o ambos (métodos mixtos). Existen varios tipos diferentes de métodos de observación que se describirán a continuación.

    Observación Naturalista

    La observación naturalista es un método observacional que implica observar el comportamiento de las personas en el entorno en el que suele ocurrir. Así, la observación naturalista es un tipo de investigación de campo (a diferencia de un tipo de investigación de laboratorio). La famosa investigación de Jane Goodall sobre los chimpancés es un ejemplo clásico de observación naturalista. El Dr. Goodall pasó tres décadas observando a los chimpancés en su entorno natural en África Oriental. Examinó cosas como la estructura social del chimpancé, los patrones de apareamiento, los roles de género, la estructura familiar y el cuidado de la descendencia observándolos en la naturaleza. Sin embargo, la observación naturalista podría implicar más simplemente observar a los compradores en una tienda de abarrotes, a los niños en un patio de recreo escolar o a pacientes psiquiátricos hospitalizados en sus salas. Los investigadores que se dedican a la observación naturalista suelen hacer sus observaciones de la manera más discreta posible para que los participantes no sean conscientes de que están siendo estudiados. Tal enfoque se llama observación naturalista disfrazada. Éticamente, este método se considera aceptable si los participantes permanecen en el anonimato y el comportamiento ocurre en un entorno público donde las personas normalmente no tendrían expectativas de privacidad. Los compradores de comestibles que ponen artículos en sus carritos de compras, por ejemplo, se dedican a un comportamiento público que es fácilmente observable por los empleados de la tienda y otros compradores. Por esta razón, la mayoría de los investigadores considerarían éticamente aceptable observarlos para un estudio. Por otra parte, uno de los argumentos en contra de la ética de la observación naturalista del “comportamiento del baño” discutidos anteriormente en el libro es que las personas tienen una expectativa razonable de privacidad incluso en un baño público y que esta expectativa fue violada.

    En los casos en que no sea ético o práctico realizar una observación naturalista disfrazada, los investigadores pueden realizar una observación naturalista no disfrazada donde los participantes son conscientes de la presencia del investigador y el seguimiento de su comportamiento. Sin embargo, una preocupación con la observación naturalista no disfrazada es la reactividad. La reactividad se refiere a cuando una medida cambia el comportamiento de los participantes. En el caso de la observación naturalista no disfrazada, la preocupación con la reactividad es que cuando las personas saben que están siendo observadas y estudiadas, pueden actuar de manera diferente a lo que normalmente lo harían. Este tipo de reactividad se conoce como el efecto Hawthorne. Por ejemplo, puedes actuar de manera muy diferente en un bar si sabes que alguien te está observando y registrando tus comportamientos y esto invalidaría el estudio. Por lo que la observación disfrazada es menos reactiva y por lo tanto puede tener mayor validez porque las personas no son conscientes de que sus comportamientos están siendo observados y registrados. No obstante, ahora sabemos que las personas a menudo se acostumbran a ser observadas y con el tiempo empiezan a comportarse de manera natural en presencia del investigador. Es decir, con el tiempo las personas se habituan a ser observadas. Piensa en reality shows como Big Brother o Survivor donde constantemente se observa y graba a las personas. Si bien pueden estar en su mejor comportamiento al principio, en poco tiempo están coqueteando, teniendo relaciones sexuales, usando casi nada, gritándose el uno al otro y ocasionalmente comportándose de maneras que son vergonzosas.

    Observación Participante

    Otro enfoque para la recolección de datos en la investigación observacional es la observación participante. En la observación participante, los investigadores se convierten en participantes activos en el grupo o situación que están estudiando. La observación participante es muy similar a la observación naturalista en que implica observar el comportamiento de las personas en el entorno en el que suele ocurrir. Al igual que con la observación naturalista, los datos que se recopilan pueden incluir entrevistas (generalmente no estructuradas), notas basadas en sus observaciones e interacciones, documentos, fotografías y otros artefactos. La única diferencia entre la observación naturalista y la observación participante es que los investigadores que participan en la observación participante se convierten en miembros activos del grupo o situaciones que están estudiando. El fundamento básico para la observación participante es que puede haber información importante que sólo es accesible para, o puede ser interpretada únicamente por, alguien que sea un participante activo en el grupo o situación. Al igual que la observación naturalista, la observación participante puede ser disfrazada o no disfrazada. En la observación encubierta participante, los investigadores pretenden ser miembros del grupo social que están observando y ocultan su verdadera identidad como investigadores.

    En un famoso ejemplo de observación participante disfrazada, Leon Festinger y sus colegas se infiltraron en un culto del fin del mundo conocido como los Buscadores, cuyos miembros creían que el apocalipsis ocurriría el 21 de diciembre de 1954. Interesados en estudiar cómo los miembros del grupo se enfrentarían psicológicamente cuando la profecía falló inevitablemente, registraron cuidadosamente los eventos y reacciones de los miembros del culto en los días anteriores y posteriores al supuesto fin del mundo. Como era de esperar, los miembros de la secta no renunciaron a su creencia sino que se convencieron de que era su fe y esfuerzos los que salvaron al mundo de la destrucción. Festinger y sus colegas publicaron posteriormente un libro sobre esta experiencia, que utilizaron para ilustrar la teoría de la disonancia cognitiva (Festinger, Riecken, & Schachter, 1956) [1].

    En contraste con la observación participante no disfrazada, los investigadores pasan a formar parte del grupo que están estudiando y revelan su verdadera identidad como investigadores al grupo investigado. Una vez más hay importantes cuestiones éticas a considerar con la observación encubierta participante. Primero no se puede obtener el consentimiento informado y se está utilizando el segundo engaño. El investigador está engañando a los participantes al retener intencionalmente información sobre sus motivaciones para ser parte del grupo social que están estudiando. Pero a veces la participación disfrazada es la única manera de acceder a un grupo protector (como un culto). Además, la observación participante disfrazada es menos propensa a la reactividad que la observación participante no disfrazada.

    El estudio de Rosenhan (1973) [2] de la experiencia de personas en una sala psiquiátrica se consideraría observación participante disfrazada porque Rosenhan y sus pseudopacientes fueron ingresados en hospitales psiquiátricos con el pretexto de ser pacientes para que podría observar la forma en que los pacientes psiquiátricos son atendidos por el personal. El personal y otros pacientes desconocían sus verdaderas identidades como investigadores.

    Otro ejemplo de observación participante proviene de un estudio realizado por la socióloga Amy Wilkins sobre una organización religiosa universitaria que enfatizó lo felices que estaban sus miembros (Wilkins, 2008) [3]. Wilkins pasó 12 meses asistiendo y participando en las reuniones y eventos sociales del grupo, y entrevistó a varios miembros del grupo. En su estudio, Wilkins identificó varias formas en las que el grupo “impuso” la felicidad, por ejemplo, hablando continuamente de felicidad, desalentando la expresión de emociones negativas y usando la felicidad como una forma de distinguirse de otros grupos.

    Uno de los principales beneficios de la observación participante es que los investigadores están en una posición mucho mejor para comprender el punto de vista y las experiencias de las personas que están estudiando cuando forman parte del grupo social. La principal limitación con este enfoque es que la mera presencia del observador podría afectar el comportamiento de las personas observadas. Si bien esto también es una preocupación con la observación naturalista, surgen preocupaciones adicionales cuando los investigadores se convierten en miembros activos del grupo social que están estudiando porque pueden cambiar la dinámica social y/o influir en el comportamiento de las personas que están estudiando. De igual manera, si el investigador actúa como observador participante puede haber preocupaciones con los sesgos resultantes del desarrollo de relaciones con los participantes. Concretamente, el investigador puede llegar a ser menos objetivo resultando en un sesgo más experimentador.

    Observación Estructurada

    Otro método observacional es la observación estructurada. Aquí el investigador realiza observaciones cuidadosas de uno o más comportamientos específicos en un entorno particular que está más estructurado que los entornos utilizados en la observación naturalista o participante. A menudo el escenario en el que se hacen las observaciones no es el escenario natural. En cambio, el investigador puede observar a las personas en el ambiente de laboratorio. Alternativamente, el investigador puede observar a las personas en un entorno natural (como un entorno de aula) que han estructurado de alguna manera, por ejemplo introduciendo alguna tarea específica en la que los participantes deben participar o introduciendo una situación social específica o manipulación.

    La observación estructurada es muy similar a la observación naturalista y la observación participante, ya que en los tres casos los investigadores están observando el comportamiento natural; sin embargo, el énfasis en la observación estructurada está en la recopilación de datos cuantitativos más que cualitativos. Los investigadores que utilizan este enfoque están interesados en un conjunto limitado de comportamientos. Esto les permite cuantificar los comportamientos que están observando. En otras palabras, la observación estructurada es menos global que la observación naturalista o participante porque el investigador que realiza observaciones estructuradas está interesado en un pequeño número de comportamientos específicos. Por lo tanto, en lugar de registrar todo lo que sucede, el investigador sólo se enfoca en comportamientos de interés muy específicos.

    Los investigadores Robert Levine y Ara Norenzayan utilizaron la observación estructurada para estudiar las diferencias en el “ritmo de vida” entre países (Levine & Norenzayan, 1999) [4]. Una de sus medidas consistió en observar a los peatones en una gran ciudad para ver cuánto tiempo les tomó caminar 60 pies. Descubrieron que la gente en algunos países caminaba confiablemente más rápido que la gente de otros países. Por ejemplo, la gente en Canadá y Suecia cubrió 60 pies en poco menos de 13 segundos en promedio, mientras que la gente en Brasil y Rumania tardó cerca de 17 segundos. Cuando la observación estructurada tiene lugar en el complejo e incluso caótico “mundo real”, es importante tener en cuenta las cuestiones de cuándo, dónde y bajo qué condiciones se harán las observaciones, y quién se observará exactamente. Levine y Norenzayan describieron su proceso de muestreo de la siguiente manera:

    “La velocidad de caminata masculina y femenina sobre una distancia de 60 pies se midió en al menos dos ubicaciones en las principales áreas del centro de cada ciudad. Las mediciones se tomaron durante el horario principal de atención en días claros de verano. Todas las ubicaciones eran planas, despejadas, tenían aceras anchas y estaban suficientemente despobladas como para permitir que los peatones se movieran a velocidades potencialmente máximas. Para controlar los efectos de socializar, solo se utilizaron peatones que caminaban solos. Los niños, los individuos con discapacidades físicas obvias y los ventaneros no fueron cronometrados. En la mayoría de las ciudades se cronometraron 35 hombres y 35 mujeres”. (p. 186).

    La especificación precisa del proceso de muestreo de esta manera hace que la recolección de datos sea manejable para los observadores, y también proporciona cierto control sobre variables extrañas importantes. Por ejemplo, al hacer sus observaciones en días claros de verano en todos los países, Levine y Norenzayan controlaron los efectos del clima en las velocidades de marcha de las personas. En el estudio de Levine y Norenzayan, la medición fue relativamente sencilla. Simplemente midieron una distancia de 60 pies a lo largo de una acera de la ciudad y luego usaron un cronómetro para cronometrar a los participantes mientras caminaban sobre esa distancia.

    Como otro ejemplo, los investigadores Robert Kraut y Robert Johnston quisieron estudiar las reacciones de los jugadores de bolos ante sus disparos, tanto cuando se enfrentaban a los alfileres como luego cuando se volteaban hacia sus compañeros (Kraut & Johnston, 1979) [5]. Pero, ¿qué “reacciones” deberían observar? Basado en investigaciones previas y sus propias pruebas piloto, Kraut y Johnston crearon una lista de reacciones que incluían “sonrisa cerrada”, “sonrisa abierta”, “risa”, “cara neutra”, “mirar hacia abajo”, “mirar hacia otro lado” y “cubrirse la cara” (cubrirse la cara con las manos). Los observadores comprometieron esta lista a la memoria y luego practicaron codificando las reacciones de los bolos que habían sido grabados en video. Durante el estudio real, los observadores hablaron a una grabadora de audio, describiendo las reacciones que observaron. Entre los resultados más interesantes de este estudio fue que los jugadores de bolos rara vez sonreían mientras aún enfrentaban los alfileres. Eran mucho más propensos a sonreír después de que se volvieron hacia sus compañeros, sugiriendo que sonreír no es puramente una expresión de felicidad sino también una forma de comunicación social.

    En otro ejemplo más (éste en un ambiente de laboratorio), Dov Cohen y sus colegas hicieron que los observadores calificaran las reacciones emocionales de los participantes que acababan de ser golpeados e insultados deliberadamente por un confederado luego de que dejaran un cuestionario completado al final de un pasillo. El confederado se hacía pasar por alguien que trabajaba en el mismo edificio y que se sentía frustrado por tener que cerrar dos veces un cajón de archivos para permitir que los participantes pasaran junto a ellos (primero para dejar el cuestionario al final del pasillo y una vez más en su camino de regreso a la habitación donde creían se estaba llevando a cabo el estudio al que se inscribieron). Los dos observadores se colocaron en diferentes extremos del pasillo para que pudieran leer el lenguaje corporal de los participantes y escuchar cualquier cosa que pudieran decir. Curiosamente, los investigadores plantearon la hipótesis de que participantes del sur de Estados Unidos, que es uno de los varios lugares del mundo que tiene una “cultura del honor”, reaccionarían con más agresión que los participantes del norte de Estados Unidos, predicción que de hecho fue apoyada por la observacional datos (Cohen, Nisbett, Bowdle, & Schwarz, 1996) [6].

    Cuando las observaciones requieren un juicio por parte de los observadores, como en los estudios de Kraut y Johnston y Cohen y sus colegas, generalmente se requiere un proceso denominado codificación. La codificación generalmente requiere definir claramente un conjunto de comportamientos objetivo. Luego, los observadores clasifican a los participantes individualmente en términos de qué comportamiento se han involucrado y el número de veces que se involucraron en cada comportamiento. Los observadores podrían incluso registrar la duración de cada comportamiento. Los comportamientos objetivo deben definirse de tal manera que guíe a diferentes observadores para que los codifiquen de la misma manera. Esta dificultad con la codificación ilustra el tema de la confiabilidad entre evaluadores, como se menciona en el Capítulo 4. Se espera que los investigadores demuestren la confiabilidad entre evaluadores de su procedimiento de codificación al hacer que múltiples evaluadores codifiquen los mismos comportamientos de manera independiente y luego muestren que los diferentes observadores están muy de acuerdo. Kraut y Johnston, por ejemplo, el video grabó un subconjunto de las reacciones de sus participantes y hicieron que dos observadores las codificaran de forma independiente. Los dos observadores mostraron que coincidieron en las reacciones que se exhibieron 97% del tiempo, lo que indica una buena confiabilidad entre evaluadores.

    Uno de los principales beneficios de la observación estructurada es que es mucho más eficiente que la observación naturalista y participante. Dado que los investigadores están enfocados en comportamientos específicos esto reduce el tiempo y los gastos. También, muchas veces el entorno se estructura para fomentar los comportamientos de interés lo que nuevamente significa que los investigadores no tienen que invertir tanto tiempo en esperar que los comportamientos de interés ocurran de forma natural. Finalmente, los investigadores que utilizan este enfoque pueden ejercer claramente un mayor control sobre el medio ambiente. Sin embargo, cuando los investigadores ejercen más control sobre el medio ambiente, puede hacer que el ambiente sea menos natural, lo que disminuye la validez externa. Es menos claro, por ejemplo, si las observaciones estructuradas realizadas en un ambiente de laboratorio se generalizarán a un entorno del mundo real. Además, dado que los investigadores dedicados a la observación estructurada a menudo no se disfrazan, puede haber más preocupaciones con la reactividad.

    Estudios de casos

    Un estudio de caso es un examen en profundidad de un individuo. A veces también se completan estudios de casos sobre unidades sociales (por ejemplo, un culto) y eventos (por ejemplo, un desastre natural). Más comúnmente en psicología, sin embargo, los estudios de caso proporcionan una descripción y análisis detallados de un individuo. A menudo, el individuo tiene una afección o trastorno poco frecuente o inusual o tiene daño en una región específica del cerebro.

    Al igual que muchos métodos de investigación observacional, los estudios de casos tienden a ser de naturaleza más cualitativa. Los métodos de estudio de caso implican un examen profundo y a menudo longitudinal de un individuo. Dependiendo del enfoque del estudio de caso, los individuos pueden o no ser observados en su entorno natural. Si el entorno natural no es lo que es de interés, entonces el individuo puede ser llevado al consultorio de un terapeuta o al laboratorio de un investigador para su estudio. Además, la mayor parte del informe de estudio de caso se centrará en descripciones en profundidad de la persona más que en análisis estadísticos. Con eso dicho también se pueden incluir algunos datos cuantitativos en la redacción de un estudio de caso. Por ejemplo, el puntaje de depresión de un individuo puede compararse con los puntajes normativos o su puntaje antes y después del tratamiento puede compararse. Al igual que con otros métodos cualitativos, se pueden utilizar una variedad de métodos y herramientas diferentes para recopilar información sobre el caso. Por ejemplo, se pueden usar entrevistas, observación naturalista, observación estructurada, pruebas psicológicas (por ejemplo, prueba de coeficiente intelectual) y/o mediciones fisiológicas (por ejemplo, escaneos cerebrales) para recopilar información sobre el individuo.

    HM es uno de los estudios de caso más notorios en psicología. La HM padecía epilepsia intratable y muy grave. Un cirujano localizó la epilepsia de HM en su lóbulo temporal medial y en 1953 le extirpó grandes secciones de su hipocampo en un intento de detener las convulsiones. El tratamiento fue un éxito, ya que resolvió su epilepsia y su coeficiente intelectual y personalidad no se vieron afectados. Sin embargo, los médicos pronto se dieron cuenta de que HM exhibía una extraña forma de amnesia, llamada amnesia anterógrada. HM pudo llevar a cabo una conversación y pudo recordar cadenas cortas de letras, dígitos y palabras. Básicamente, se conservó su memoria a corto plazo. Sin embargo, HM no pudo comprometer nuevos eventos a la memoria. Perdió la capacidad de transferir información de su memoria a corto plazo a su memoria a largo plazo, algo que los investigadores de memoria llaman consolidación. Entonces, si bien podía mantener una conversación con alguien, olvidaría por completo la conversación después de que terminara. Este fue un estudio de caso extremadamente importante para los investigadores de memoria porque sugirió que existe una disociación entre la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo, sugirió que se trataba de dos habilidades diferentes subatendidas por diferentes áreas del cerebro. También sugirió que los lóbulos temporales son particularmente importantes para consolidar nueva información (es decir, para transferir información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo),

    ¿Qué pasa cuando se quita el hipocampo? - Sam Kean. https://youtu.be/KkaXNvzE4pk

    La historia de la psicología está llena de estudios de casos influyentes, como la descripción de Sigmund Freud de “Anna O.” (ver Nota 6.1 “El caso de “Anna O.””) y la descripción de John Watson y Rosalie Rayner de Little Albert (Watson & Rayner, 1920) [7], quien supuestamente aprendió a temer a una rata blanca, junto con otros objetos peludos, cuando los investigadores repetidamente hacían un fuerte ruido cada vez que la rata se le acercó.

    El caso de “Anna O.”

    Sigmund Freud utilizó el caso de una joven a la que llamó “Anna O.” para ilustrar muchos principios de su teoría del psicoanálisis (Freud, 1961) [8]. (Su nombre real era Bertha Pappenheim, y fue una feminista temprana que pasó a hacer importantes contribuciones al campo del trabajo social). Anna había llegado al colega de Freud, Josef Breuer, alrededor de 1880, con una variedad de síntomas físicos y psicológicos raros. Una de ellas fue que durante varias semanas no pudo tomar ningún líquido. Según Freud,

    Ella tomaría el vaso de agua que anhelaba, pero en cuanto tocaba sus labios lo alejaba como alguien que sufría de hidrofobia. ... Vivía sólo de la fruta, como los melones, etc., para disminuir su sed atormentadora. (pág. 9)

    Pero según Freud, un gran avance llegó un día mientras Anna estaba bajo hipnosis.

    [S] se quejó de su “damy-companion” inglesa, a quien no le importaba, y continuó describiendo, con cada señal de asco, cómo había entrado una vez en el cuarto de esta señora y cómo su perrito, ¡criatura horrista! —había bebido de un vaso ahí. La paciente no había dicho nada, ya que había querido ser educada. Después de dar más expresión enérgica a la ira que había retenido, pidió algo de beber, bebió una gran cantidad de agua sin ninguna dificultad, y despertó de su hipnosis con el vaso en los labios; y con ello la perturbación desapareció, para no volver nunca. (p.9)

    La interpretación de Freud fue que Anna había reprimido el recuerdo de este incidente junto con la emoción que desencadenó y que esto era lo que había provocado su incapacidad para beber. Además, consideró que su recuerdo del incidente, junto con su expresión de la emoción que había reprimido, provocaron que el síntoma desaparecieran.

    Como ilustración de la teoría de Freud, el estudio de caso de Anna O. es bastante efectivo. Como evidencia para la teoría, sin embargo, es esencialmente inservible. La descripción no proporciona forma de saber si Anna realmente había reprimido el recuerdo del perro bebiendo del vaso, si esta represión le había causado su incapacidad para beber, o si recordar este “trauma” alivió el síntoma. Tampoco está claro a partir de este estudio de caso qué tan típica o atípica fue la experiencia de Anna.

    10.1.png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Anna O. “Anna O.” fue objeto de un famoso estudio de caso utilizado por Freud para ilustrar los principios del psicoanálisis. Origen: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Pappenheim_1882.jpg

    Los estudios de caso son útiles porque proporcionan un nivel de análisis detallado que no se encuentra en muchos otros métodos de investigación y se pueden obtener mayores conocimientos de este análisis más detallado. Como resultado del estudio de caso, el investigador puede obtener una comprensión más precisa de lo que podría llegar a ser importante para mirar más extensamente en futuras investigaciones más controladas. Los estudios de caso también suelen ser la única forma de estudiar afecciones raras porque puede ser imposible encontrar una muestra lo suficientemente grande de individuos con la afección para usar métodos cuantitativos. Aunque a primera vista un estudio de caso de un individuo raro puede parecer decirnos poco sobre nosotros mismos, a menudo proporcionan información sobre el comportamiento normal. El caso de HM aportó importantes conocimientos sobre el papel del hipocampo en la consolidación de la memoria.

    Sin embargo, es importante señalar que si bien los estudios de casos pueden proporcionar información sobre ciertas áreas y variables a estudiar, y pueden ser útiles para ayudar a desarrollar teorías, nunca deben usarse como evidencia para teorías. En otras palabras, los estudios de caso pueden ser utilizados como inspiración para formular teorías e hipótesis, pero esas hipótesis y teorías necesitan entonces ser probadas formalmente utilizando métodos cuantitativos más rigurosos. La razón por la que los estudios de caso no deben utilizarse para dar soporte a las teorías es que sufren problemas de validez tanto interna como externa. Los estudios de caso carecen de los controles adecuados que contienen los experimentos verdaderos. Como tales, sufren problemas de validez interna, por lo que no pueden ser utilizados para determinar la causalidad. Por ejemplo, durante la cirugía de HM, el cirujano puede haber lesionado accidentalmente otra área del cerebro de HM (posibilidad sugerida por la disección del cerebro de HM después de su muerte) y esa lesión puede haber contribuido a su incapacidad para consolidar nueva información. El hecho es que con estudios de casos no podemos descartar este tipo de explicaciones alternativas. Entonces, como con todos los métodos de observación, los estudios de casos no permiten determinar la causalidad. Además, debido a que los estudios de casos suelen ser de un solo individuo, y típicamente de un individuo anormal, los investigadores no pueden generalizar sus conclusiones a otros individuos. Recordemos que con la mayoría de los diseños de investigación existe un compromiso entre validez interna y externa. Con los estudios de casos, sin embargo, existen problemas tanto de validez interna como de validez externa. Por lo que hay límites tanto para la capacidad de determinar la causalidad como para generalizar los resultados. Una limitación final de los estudios de caso es que existe una amplia oportunidad para que los sesgos teóricos del investigador coloreen o sesguen la descripción del caso. En efecto, ha habido acusaciones de que la mujer que estudió HM destruyó gran parte de sus datos que no fueron publicados y ha sido cuestionada por destruir datos contradictorios que no apoyaban su teoría sobre cómo se consolidan los recuerdos. Hay un fascinante artículo del New York Times que describe algunas de las controversias que surgieron después de la muerte de HM y el análisis de su cerebro que se pueden encontrar en: https://www.nytimes.com/2016/08/07/magazine/the-brain-that-couldnt-remember.html?_r=0

    Investigación archivística

    Otro enfoque que a menudo se considera investigación observacional consiste en analizar datos de archivo que ya han sido recopilados para algún otro propósito. Un ejemplo es un estudio de Brett Pelham y sus colegas sobre el “egoísmo implícito” —la tendencia de las personas a preferir personas, lugares y cosas similares a ellos mismos (Pelham, Carvallo, & Jones, 2005) [9]. En un estudio, examinaron los registros del Seguro Social para mostrar que las mujeres con los nombres Virginia, Georgia, Louise y Florence tenían especialmente probabilidades de haberse mudado a los estados de Virginia, Georgia, Luisiana y Florida, respectivamente.

    Al igual que con la observación naturalista, la medición puede ser más o menos sencilla cuando se trabaja con datos de archivo. Por ejemplo, contar el número de personas llamadas Virginia que viven en varios estados con base en los registros del Seguro Social es relativamente sencillo. Pero considere un estudio de Christopher Peterson y sus colegas sobre la relación entre optimismo y salud utilizando datos que habían sido recopilados muchos años antes para un estudio sobre el desarrollo adulto (Peterson, Seligman, & Vaillant, 1988) [10]. En la década de 1940, estudiantes universitarios varones sanos habían completado un cuestionario abierto sobre experiencias difíciles en tiempos de guerra. A finales de la década de 1980, Peterson y sus colegas revisaron las respuestas al cuestionario masculino para obtener una medida del estilo explicativo, sus formas habituales de explicar los malos eventos que les suceden. Las personas más pesimistas tienden a culparse a sí mismas y esperan consecuencias negativas a largo plazo que afecten muchos aspectos de sus vidas, mientras que las personas más optimistas tienden a culpar a fuerzas externas y esperan consecuencias negativas limitadas. Para obtener una medida de estilo explicativo para cada participante, los investigadores utilizaron un procedimiento en el que se identificaron y escribieron en fichas todos los eventos negativos mencionados en las respuestas al cuestionario, y cualquier explicación causal de los mismos. Estos fueron dados a un grupo separado de evaluadores que calificaron cada explicación en términos de tres dimensiones separadas de optimismo y pesimismo. Estas calificaciones se promediaron para producir una puntuación de estilo explicativo para cada participante. Luego, los investigadores evaluaron la relación estadística entre el estilo explicativo de los hombres como estudiantes de pregrado y las medidas archivísticas de su salud aproximadamente a los 60 años de edad. El resultado primario fue que cuanto más optimistas eran los hombres como estudiantes de pregrado, más saludables eran como hombres mayores. La r de Pearson fue +.25.

    Este método es un ejemplo de análisis de contenido, una familia de enfoques sistemáticos de medición utilizando datos complejos de archivo. Así como la observación estructurada requiere especificar los comportamientos de interés y luego señalarlos a medida que ocurren, el análisis de contenido requiere especificar palabras clave, frases o ideas y luego encontrar todas las ocurrencias de ellas en los datos. Estas ocurrencias se pueden contar, cronometrar (por ejemplo, la cantidad de tiempo dedicado a temas de entretenimiento en el programa de noticias nocturno) o analizarse de varias otras maneras.

    Referencias

    1. Festinger, L., Riecken, H., & Schachter, S. (1956). Cuando la profecía falla: Un estudio social y psicológico de un grupo moderno que predijo la destrucción del mundo. Prensa de la Universidad de Minnesota.
    2. Rosenhan, D. L. (1973). Al estar cuerdo en lugares demente. Ciencia, 179, 250—258.
    3. Wilkins, A. (2008). “Más felices que los no cristianos”: Emociones colectivas y límites simbólicos entre cristianos evangélicos. Psicología Social Trimestral, 71, 281—301.
    4. Levine, R. V., & Norenzayan, A. (1999). El ritmo de vida en 31 países. Revista de Psicología Transcultural, 30, 178—205.
    5. Kraut, R. E., & Johnston, R. E. (1979). Mensajes sociales y emocionales de sonreír: Una aproximación etológica. Revista de Personalidad y Psicología Social, 37, 1539—1553.
    6. Cohen, D., Nisbett, R. E., Bowdle, B. F., & Schwarz, N. (1996). El insulto, la agresión y la cultura sureña del honor: una “etnografía experimental”. Revista de Personalidad y Psicología Social, 70 (5), 945-960.
    7. Watson, J. B., & Rayner, R. (1920). Reacciones emocionales condicionadas. Revista de Psicología Experimental, 3, 1—14.
    8. Freud, S. (1961). Cinco conferencias sobre psicoanálisis. Nueva York, NY: Norton.
    9. Pelham, B. W., Carvallo, M., & Jones, J. T. (2005). Egotismo implícito. Direcciones Actuales en Ciencia Psicológica, 14, 106—110.
    10. Peterson, C., Seligman, M. E. P., & Vaillant, G. E. (1988). El estilo explicativo pesimista es un factor de riesgo de enfermedad física: Un estudio longitudinal de treinta y cinco años. Revista de Personalidad y Psicología Social, 55, 23—27.

    This page titled 6.6: Investigación observacional is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Rajiv S. Jhangiani, I-Chant A. Chiang, Carrie Cuttler, & Dana C. Leighton.